Reciente

sábado, 16 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 313

Capítulo 313. La Víspera (2)


[El tiempo está cerca.]

Una voz vigorosa resonó solemnemente en el gran salón.

[Pronto, la Estrella dejará el Mundo Medio.]

Hablando con una voz ligeramente sonrojada, la Reina Parásito extendió sus alas de huesos. Las puntas de sus alas temblaban débilmente. Era un signo de emoción.

[Escuchen, todos.]

Entonces, justo cuando la Reina Parásito se acercó a los Comandantes del Ejército y estaba a punto de decir algo.

"Perdóneme, mi generosa Reina."

Una voz tenue la interrumpió. En ese momento, Humildad Desagradable, Castidad Vulgar, Caridad Aborrecible y Paciencia Explosiva, todos giraron sus miradas sorprendidos.

Luego, se sorprendieron una vez más después de observar a un joven que miraba directamente a la reina.

¿Interrumpir las palabras de la Reina Suprema? Esto es algo impensable para los cuatro Comandantes del Ejército, que recibieron la divinidad de las Siete Virtudes y se convirtieron en los servidores de la Reina.

"Hay algo que me muero por saber. ¿Puedo?"

[El tiempo está cerca.]

Una voz vigorosa resonó solemnemente en el gran salón.

[Pronto, la Estrella dejará el Mundo Medio.]

Hablando con una voz ligeramente sonrojada, la Reina Parásito extendió sus alas de huesos. Las puntas de sus alas temblaban débilmente. Era un signo de emoción.

[Escuchen, todos.]

Entonces, justo cuando la Reina Parásito se acercó a los Comandantes del Ejército y estaba a punto de decir algo.

"Perdóneme, mi generosa Reina."

Una voz tenue la interrumpió. En ese momento, Humildad Desagradable, Castidad Vulgar, Caridad Aborrecible y Paciencia Explosiva, todos giraron sus miradas sorprendidos.

Luego, se sorprendieron una vez más después de observar a un joven que miraba directamente a la reina.

¿Interrumpir las palabras de la Reina Suprema? Esto es algo impensable para los cuatro Comandantes del Ejército, que recibieron la divinidad de las Siete Virtudes y se convirtieron en los servidores de la Reina.

"Hay algo que me muero por saber. ¿Puedo?"

Bondad Retorcida fue la única que levantó ligeramente los ojos y miró al hombre que hablaba.

"¡Qué insolente!"

Una voz digna se interpuso. Aunque la dueña de esta voz parecía una refinada mujer de la nobleza, el sudario de difunto que la cubría le causaba un aura sombría.

<< Nota: Sudario - Tela que se pone sobre el rostro de los difuntos o en que se envuelve el cadáver para enterrarlo. >>

Era Paciencia Explosiva.

"Reina, le ruego que nos perdone en su lugar. Por favor, disculpe la insolencia de esa raza inferior."

Temiendo la ira de la Reina que pronto descendería, la voz de la Banshee resonó en el gran salón.

<< Nota: Banshee - Son espíritus femeninos que según la leyenda, se aparecen con sus gritos o llantos para anunciarle a una persona la muerte de un pariente cercano. >>

Pero la reacción de la Reina fue aún más sorprendente. Normalmente habría castigado la impertinencia de un Comandante mientras exudaba una espantosa intención asesina.

[Habla.]

Pero esta vez, fue más allá de permitirlo y sonrió.

[¿Qué te intriga tanto?]

Ella era como una madre mirando a su lindo recién nacido.

Mientras Paciencia Explosiva temblaba por la conmoción, Sung Shihyun sonrió.

"He tenido esta pregunta incluso cuando era un humano."

[Adelante. Dilo. Yo también tengo curiosidad.]

Sung Shihyun fue al grano por insistencia de la Reina.

"¿Cuál es la razón por la que estás tan obsesionada con esto?"

[¿Obsesionada?]

"Fortaleza Tigol, quiero decir. La he visto unas cuantas veces, y ese lugar no es una tontería."

[¿Y? ¿Y qué?]

La Reina Parásita asintió con la cabeza.

"No es la respuesta que esperaba."

[Ya veo. Quieres saber por qué estamos tan concentrados en atacar la Fortaleza Tigol cuando hay otros lugares donde podemos atacar.]

"Exactamente. Es cierto que la Fortaleza Tigol necesita ser derribada, pero también puedes hacerlo después. Si puedo ser franco, si hubieras dejado a un lado a la Federación y te hubieras centrado en atacar a la humanidad, los Siete Reinos habrían caído hace mucho tiempo. Aunque, admito que estoy siendo orientado a los resultados."

[De hecho. ¿Por qué lo preguntas si lo sabes muy bien?]

"¿Supongo que significa que hay algo que no entiendo?"

"¿Por qué no te detienes ya?"

En el momento en que la pregunta de Sung Shihyun terminó, la Paciencia Explosiva entró en calma.

"Realmente, los humanos son una raza sin ninguna apariencia de modales. Sabandijas despistadas, cuando se trata de este asunto, nadie lo sabe mejor que nuestra Reina."

Sung Shihyun volteó su mirada. Miró con molestia a la Banshee vestida como una mujer de la nobleza.

"No eres muy paciente, ¿Verdad? ¡Qué desperdicio de tu título!"

Paciencia Explosiva resopló con la burla de Sung Shihyun.

"Es gracioso que digas eso. Estoy siendo más que paciente en este momento. Si no fuera por el hecho de que estamos ante nuestra Reina, te habría enseñado una lección hace mucho tiempo."

"¿Ah, sí?"

Sung Shihyun se levantó decididamente. Cuando se giró a un lado y agarró la empuñadura de su espada, los desprevenidos Comandantes no pudieron ocultar su sorpresa.

Sung Shihyun estaba claramente pidiendo una pelea.

Delante de la Reina, nada menos.

"Reina."

Sung Shihyun abrió la boca.

"Deberías saber la razón directa por la que traicioné a la humanidad."

[Sí.]

"Entonces debes entender lo que estoy a punto de hacer. ¿No es así, mi generosa Reina?"

Al escuchar su tono arrogante, la Reina Parásita se rió a carcajadas.

[De hecho, a mis hijos no les gustaba mucho que te unieras a mí. Especialmente a Paciencia Explosiva, a quien ya derrotaste en una batalla.]

"Ya que estamos a punto de ir a la guerra, me abstendré de causar su muerte. Me limitaré a darle una lección."

[Fufu, estás menospreciando demasiado a la Reina Banshee. ¿Olvidaste que aún no puedes controlar tu poder apropiadamente?]

"Sabré si merece ser respetada o despreciada cuando le arranque su maldito sudario. He tenido curiosidad, en realidad, por el sonido que esta perra malhumorada hace en la cama."

La cara de la noble dama se enrojeció por el comentario sexualmente degradante del hombre. Parecía como si ella fuera a explotar en cualquier momento.

[Determinar el orden jerárquico, ¿Eh? Estoy de acuerdo en que no sería una mala idea.]

La Reina Parásita apoyó lentamente su barbilla en su mano.

[Pero aún no has escuchado mi respuesta, ¿No?]

Al escuchar esto, Sung Shihyun guardó su espada medio desenvainada.

"Creo que este no es el mejor lugar. De todos modos, aceptaré que lo has permitido."

Él sonrió radiantemente, luego volvió a ponerse de rodillas.

[Mi respuesta a tu pregunta es simple.]

La voz de la Reina Parásita sonó.

[La razón por la que estoy tan obsesionada con la Fortaleza Tigol, es porque la Fortaleza Tigol es el punto de inflexión final.]

"¿Punto de inflexión final?"

[Un punto de inflexión se refiere a la encrucijada por la que debemos pasar para llegar al futuro final que vislumbro.]

"No sabía que a mi Reina le gustaba ser enigmática como Gula... ¿No puedes decir, 'Tenemos que atacar la Fortaleza Tigol por X razón?' Eso lo haría mucho más fácil de entender."

[Si eso es lo que quieres, me rebajaré a tu nivel y te lo diré. ¿Cuál es la mayor resistencia que la Federación y la humanidad pueden oponer en la situación actual?]

"Eso es..."

Sung Shihyun respondió después de reflexionar sobre la pregunta.

"Revitalizar el Reino de los Espíritus y revivir el Árbol del Mundo. Con la Federación y la humanidad uniendo sus manos."

[Entonces supongamos que todas esas cosas se hacen realidad. ¿Crees que eso será suficiente para cambiar el rumbo de esta guerra?]

Sung Shihyun inclinó su cabeza.

"Bueno, la guerra podría durar un poco más y volverse más molesta, pero no creo que estemos en desventaja o incluso que perdamos. Mientras pueda controlar completamente este poder."

[Tiene razón. De hecho, se podría decir que estamos mirando directamente la victoria.]

"Eso es lo que estoy diciendo. Entonces, ¿Por qué...?"

[Por supuesto, si podemos deshacernos de un obstáculo.]

Al escuchar esto, la expresión de Sung Shihyun se desvaneció.

"¿Obstáculo?"

[Estoy hablando de una estrella. Una que brilla más que cualquier otra.]

La Reina Parásito habló con calma antes de inclinar la cabeza. Miró hacia arriba como si mirara las incontables estrellas que brillan alrededor del planeta.

Después de un momento de silencio.

[Existen incontables estrellas en el universo. No sólo en el Paraíso, sino en cualquier galaxia.]

La Reina Parásito continuó sus palabras.

[La gran mayoría de las estrellas nacen con un cierto destino. Estas estrellas generalmente no pueden escapar del destino que ha sido elegido para ellas.]

La mayoría de las estrellas avanzan hacia su destino predeterminado. Así que, cuando un ser capaz de mover las constelaciones manipula su curso, no tienen otra opción que ser absorbidas por ese futuro.

[Pero...]

En este momento, la Reina Parásito presagió un giro.

[Hay una pequeña minoría de estrellas que son capaces de ser pioneras de su propio destino.]

Las estrellas que no se movían por la manipulación externa, que podían definir su futuro con su fuerza de voluntad, ciertamente existían.

[Y muy raramente entre ellas hay estrellas que puedan hacer evolucionar a otras estrellas.]

Más allá de ellas mismas, también había estrellas que podían atraer a las estrellas cercanas a sus propias órbitas y hacerlas cambiar de rumbo.

[… Yo.]

La voz de la Reina Parásita tembló.

[Yo tenía y sigo teniendo miedo de esa estrella.]

El gran salón se volvió alborotado. Nadie esperaba que la Reina admitiera que tenía miedo.

Sólo la Humildad Desagradable mantuvo su cabeza baja, sin moverse ni un centímetro.

[En el pasado, sólo era una Estrella muerta. Sin embargo, molesta por un recuerdo humillante del pasado, terminé cometiendo un enorme error.]

"Por error, quieres decir..."

[Enviando tres de los Siete Ejércitos para eliminar esa Estrella.]

Sung Shihyun estaba a punto de preguntar, 'Si tienes tanto miedo, ¿no puedes simplemente destruir esa Estrella?' Pero cuando escuchó lo que dijo la Reina Parásito, se vio obligado a cerrar la boca.

'No tiene sentido'.

Una parte de él todavía dudaba. La Reina decidió enviar tres ejércitos encabezados por Diligencia Eterna, ¿Y la Estrella lo resistió?

No tenía sentido. Una fuerza de esa magnitud debería haber amenazado la caída de la humanidad.

[Fue un error absolutamente imperdonable. Todo lo que tenía que hacer era ignorarlo y continuar por mi camino.]

La Reina Parásito se lamentó con un suspiro.

¿Pero quién podría culparla? Su elección apresurada fue lo que causó que la estrella muerta recuperara su luz.

Fue fácil comprobarlo con sólo mirar el movimiento actual de las estrellas. Se cerraron muchos caminos que conducían al futuro deseado de la Reina Parasito; por otro lado, se abrieron muchos caminos que conducían a la Federación y al futuro deseado de la humanidad.

Sin embargo, la marea aún no había cambiado.

Aunque la Reina Parásito desperdició mucho de lo que había construido, el futuro que deseaba seguía vivo.

¿Pero qué pasaría si algo similar a su error anterior volviera a ocurrir?

Entonces, ni siquiera la Reina Parásito podría garantizar lo que sucedería. Pero, al menos, estaba claro que un gran y aterrador cambio ocurriría.

Entonces la Reina Parásito finalmente se dio cuenta de que la estrella no podía ser manejada descuidadamente.

Una dificultad a medias sólo estimularía el crecimiento de la estrella. El mejor curso de acción consistía en seguir adelante sin estimular a la estrella tanto como fuera posible.

[Por eso necesitamos capturar la Fortaleza Tigol.]

La Fortaleza Tigol, el punto de inflexión final, el último paso que debe darse antes de que la Reina Parásito pueda alcanzar su futuro deseado.

"Ah."

Sung Shihyun habló.

"Así que cuando dijiste que la Estrella dejará el Mundo Medio..."

Él asintió con la cabeza y continuó.

"Quiso decir que golpearía la Fortaleza Tigol mientras esa Estrella no está en este mundo."

[En efecto.]

La Reina finalmente dio una sonrisa de satisfacción.

[En el momento en que la Fortaleza Tigol caiga, el destino de la Federación y de la humanidad quedará grabado en piedra. El mundo se dirigirá hacia el futuro que quiero. Así que esto debe hacerse durante el tiempo en que la Estrella esté fuera.]

El futuro se abrirá completamente una vez que el obstáculo final sea superado. A partir de ese momento, el destino de los Parásitos avanzaría rapidamente.

[Ni siquiera los salmones que nadan río arriba pueden cambiar el flujo de agua.]

La Reina Parásito habló con fuerza.

[No importa cuán brillante sea una estrella, al final es una simple estrella. Mientras el curso de este planeta esté determinado, no importa cuánto luche, sólo será barrida cuando agote su energía.]

"... Lo entiendo."

Sung Shihyun se encogió de hombros.

"Bueno, no me oponía realmente a la próxima batalla ni a nada. Simplemente tenía curiosidad. En cuanto a mí, me sentaré y disfrutaré del espectáculo."

[Sí, todavía es muy pronto para que te vayas a la batalla. Te ordenaré cuando te hayas acostumbrado a tu poder y puedas controlarlo.]

"Todavía puedo ir a ver, ¿Verdad?"

[Siempre y cuando recuerde lo que dije.]

Después de dar su aprobación, la Reina Parásito se levantó del trono.

[¡Escuchen, todos!]

Los Comandantes del Ejército bajaron sus cabezas.

[Como estoy segura de que todos escucharon, esta guerra será una batalla de tiempo.]

[En el momento en que la Estrella haga su movimiento será el momento en que nosotros hagamos el nuestro.]

[Y ese momento se está acercando rápidamente.]

[¡Reúnan sus fuerzas! Mientras la Estrella esté fuera, ¡Hagan todo lo que esté a su alcance para derribar la Fortaleza Tigol!]

Se ha declarado una guerra total. Los Parásitos, que se habían calmado tras la derrota en el Valle Arden, finalmente despertaron de su sueño.

Los Comandantes del Ejército reaccionaron ante la Reina y se levantaron al mismo tiempo.

En ese momento, la Reina llamó a un comandante.

[Permanece aquí.]

"¿Yo, Su Majestad?"

Bondad Retorcida, preguntó.

[Sí. Hay algo que debo decirte por separado.]

Una vez que los otros cinco Comandantes del Ejército se fueron con cortesía, Bondad Retorcida inclinó su cabeza.

"Hnng. Espero sinceramente que no me des una orden aburrida, como atacar a los humanos para atar sus pies."

Aparte de Sung Shihyun, Bondad Retorcida fue la única Comandante del Ejército que absorbió completamente la divinidad de las Siete Virtudes.

Escuchando las quejas del último dragón, la Reina sonrió.

[No te preocupes. Eso es algo que también debe hacerse, pero lo que te encargaré es otro asunto. Estoy segura de que te interesará.]

"Oh. Has enfatizado la importancia vital de la Fortaleza Tigol. ¿Me está diciendo que hay un asunto de mayor importancia?"

[No se puede evitar. Esto es por otra estrella.]

La Reina Parásito también sonaba reacia.

"Oh, otra Estrella. Con eso, debes querer decir..."

[La Estrella de la Lujuria.]

Los ojos de Bondad Retorcida se iluminaron.

La Reina Parásito miró hacia el techo una vez más, mirando a la estrella que más temía.

Aunque la luz que desprendía era todavía insignificante, no se atrevió a bajar la guardia. Porque viéndola desde una perspectiva diferente, la estrella había logrado esto con una luz muy insignificante.

Ella no debe cometer el mismo error dos veces.

Apretando los puños, ella se concentró por completo en el centro de la masiva colonia de estrellas.

[Sus recientes actividades han llamado mi atención de forma negativa.]

"Estoy intrigada. Entonces, ¿Qué es lo que te gustaría que hiciera?"

[Sería una historia diferente si Diligencia Eterna estuviera aquí. Los otros no son suficientes para asegurarme. Sólo puedo confiar en ti para que te ocupes de este asunto.]

La Reina Parásito regresó su mirada hacia abajo y continuó.

[De ahora en adelante, tú...]

Debido a eso, ella no pudo ver.

Escondida detrás de la Estrella que más temía, una pequeña Estrella que irradiaba un frío intenso empezaba a arder silenciosamente.


*


A la misma hora.

Eun Yuri estaba cara a cara con Roselle.

"Señorita Eun Yuri..."

Aunque no estaba claro de qué hablaban, Roselle miraba con una cara ligeramente estupefacta.

"Maestra."

Eun Yuri llamó a Roselle con un sentido de urgencia en su voz.

"¿Crees que es posible?"

Los rápidos parpadeos de Roselle sólo duraron un momento.

"Para resumir..."

Ella se lamió los labios y continuó.

"Tomando prestado el camino usado por el avatar del Árbol del Mundo para manifestarse, conectando el Reino de los Espíritus con el Mundo Medio, y materializando el Mundo de los Sueños en la realidad."

Roselle habló con calma mientras bajaba lentamente su brazo sosteniendo una taza de té a medio terminar.

"... Quieres materializar un espacio que trascienda el Mundo Astral donde dos mundos simplemente se superponen, un espacio que ni siquiera yo puedo entender y garantizar..."

Clunk. Cuando el sonido de su taza de té tocando el pequeño plato sonó.

"Oh Dios."

Las esquinas de la boca de Roselle se enroscaron.

"Señorita Eun Yuri, se le ha ocurrido una idea bastante interesante."