Reciente

sábado, 16 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 309

Capítulo 309. Preparaciones (2)


"¿La Estrella de la Avaricia vino a visitarnos?"

Seol Jihu preguntó de nuevo por sorpresa.

"Sí. Vino sin previo aviso, lo llevé a la sala de recepción por ahora."

La usualmente tranquila Kim Hannah tartamudeó un poco, aparentemente igual de sorprendida.

El Ejecutor de la Avaricia, que estaba en el pináculo del Gremio de Magos, había hecho una visita pública a Valhalla.

"¿Por qué me buscaría un Ejecutor."

"Yo tampoco lo sé. Pero parece que había estado esperando durante bastante tiempo en Eva."

"¿Cuánto tiempo?"

"Unos diez días."

Seol Jihu sacó su lengua asombrado.

"Deberíamos haberle pedido que nos visitara antes."

"Hiciste un viaje a Odor hace unos días. Quizás hasta se cruzaron en el camino."

"Oh, eso."

"De todos modos, me sorprendió mucho. Le hubiera dicho de antemano si hubiera enviado a alguien."

"Debería ir y reunirme con él ahora mismo."

"Iré contigo."

Seol Jihu se movió con prisa.


*


Un hombre y una mujer estaban sentados en el sofá de la sala de recepción.

Había un joven alto y guapo leyendo un libro mientras tomaba té. A juzgar por la gruesa túnica de mago que llevaba, se trataba definitivamente de la Estrella de la Avaricia. Por el contrario, una chica guapa con una túnica ligera estaba mirando con curiosidad alrededor de la sala de recepción.

Mientras miraba por la habitación, sus ojos se encontraron con los de Seol Jihu cuando abrió la puerta para entrar.

Era una joven con el cabello ligeramente ondulado y marrón claro, cuyo rostro se veía lleno de vida.

Seol Jihu abrió la boca cuando identificó a la chica.

"¡Ah!"

La chica también jadeó al mismo tiempo.

"¡Tú eres...!"

La hermosa sonrisa que tenía se había ido cuando se levantó para señalarlo con el dedo.

"... La persona que abandonó nuestro equipo para desafiar solo la misión Imposible y monopolizó el cupón de la tienda VIP!"

Al escuchar el 'lindo' saludo, Seol Jihu sin querer soltó una pequeña risa. Fue realmente un saludo al estilo de Odelette Delphine.

"¡Ay!"

Sin embargo, pronto se sentó de nuevo mientras acariciaba su cabeza cuando recibió un puñetazo en esa zona.

"¡Ayyy! ¿Por qué me golpeaste?"

"¿Dónde están tus modales, señalando con los dedos de esa manera?"

"¡No! Sólo estaba feliz de verlo de nuevo."

"¿No me seguiste con la condición de no ser imprudente?"

"Hnng."

Odelette Delphine se quejó para sí misma mientras hacía pucheros con sus labios.

El joven se sacudió el puño antes de asentir con la cabeza a Seol Jihu.

"Lo siento. Aunque no le enseñé a esta niña esos modales, me disculpo como su representante."

"Está bien. Es agradable verla siendo la misma."

Respondiendo con una sonrisa, Seol Jihu caminó hacia adelante para pararse frente a él.

"Soy Seol Jihu, el representante de Valhalla. Escuché que te he hecho esperar por mucho tiempo."

"Soy Philip Muller, el representante del Gremio de Magos. En realidad, he esperado bastante tiempo."

Los dos hombres cuya reputación los precedía en todo el Paraíso se dieron la mano.

"¡Guao!" Al verlos estrechar la mano, Odelette Delphine dio una pequeña exclamación.

"Bueno, es mi culpa por visitar de repente sin ningún aviso. Aún así, no pensé que iba a ser tan difícil coincidir. Especialmente desde que fuiste a Odor, que es donde vivo."

"Yo también me sorprendí. Nos hubiéramos podido encontrar antes si hubieras dejado un mensaje."

"En realidad, vine a Eva antes. Para conocerte."

Seol Jihu parpadeó sus ojos ante la repentina confesión.

"Me enteré después de llegar que ya habías partido hacia la Zona Neutral. No había forma de encontrarte en ese momento, así que sólo pude regresar."

"Entonces en ese momento..."

"Así que apunté a otro encuentro cuando la Zona Neutral concluyó, pero fallamos de nuevo."

Philip Muller sonrió un poco.

"Todo tipo de pensamientos cruzaron mi mente en ese momento. Que tal vez algún ser trascendental que podía leer el camino de las estrellas estaba impidiendo intencionalmente nuestro encuentro."

Un ser trascendental tratando de interferir en su encuentro. Tal vez fue porque era un Mago, pero las palabras de Philip Muller sonaban como las de un romántico.

Una parte de Seol Jihu comenzó a preguntarse por qué una figura de semejante calibre había estado tratando de conocerlo.

"Me estás haciendo sentir más curiosidad por saber por qué me visitaste."

"No es mucho."

Philip Muller respondió ligeramente.

"He querido conocerte personalmente desde la guerra del valle. Me aseguré después de escuchar las noticias sobre el incidente de la Noche de Eva. Y..."

Philip Muller se detuvo mientras arreglaba sus gafas.

"Hay más cosas que quiero saber después de conocer sus recientes acciones."

Seol Jihu inclinó su cabeza.

No pudo pensar en nada especial sobre sus recientes acciones.

"He escuchado que un individuo de alto rango de la Federación visitó a Eva no hace mucho tiempo."

"Sí".

"Y después de su visita, comenzaste a moverte muy ocupado."

Seol Jihu miró cuidadosamente al joven de gafas, que irradiaba un aura de erudito.

Habría sido comprensible si fuera un miembro de Valhalla. Después de todo, es extremadamente raro que los de fuera, especialmente los Terrícolas, muestren interés en los asuntos de la Federación.

"Supongo que es por los Parásitos, pero quiero escucharlo de usted directamente. ¿Podría decírmelo?"

"No es nada que no pueda hacer, pero es largo y complicado".

"Mucho mejor".

Los ojos de Philip Muller brillaban mientras sostenía su barbilla con el dorso de su mano.

"Prefiero los problemas difíciles a los fáciles."

"Eso es bueno entonces."

Seol Jihu aclaró su garganta antes de empezar a explicar.

Empezó con la visita de la Federación y terminó con el porqué había liberado a Hoshino Urara.

Philip Muller, que había estado escuchando en silencio, habló cuando Seol Jihu explicaba los extraños fenómenos que Hoshino Urara había sentido en el lugar.

"El Mundo Astral."

"¿Perdón?"

"Tus sentidos se vuelven borrosos y la vista frente a ti permanece fija a pesar de mirar desde diferentes ángulos. Esas descripciones coinciden perfectamente con las del Mundo Astral."

Seol Jihu miró fijamente.

Sin mencionar a Kazuki, incluso Philip Muller lo adivinó en cuanto lo escuchó.

"Para poner esto simplemente. Asumamos que Odelette Delphine cometió un error al teletransportarse. ¿Qué crees que pasaría si accidentalmente se superpone con una roca en la cima de una montaña?"

"... ¿Se fusionarían juntos?"

"No. Explotarán. Los dos."

Odelette Delphine frunció el ceño al escuchar el terrible comentario de repente.

"Es porque desafía las leyes del mundo que rigen el volumen, la masa y otros. Lo que significa que el mundo no tolera que existan tales fenómenos."

Odelette Delphine protestó por qué tenía que usarla como ejemplo, pero Philip Muller continuó casualmente.

"Por supuesto, el espacio y los objetos no pueden compararse con el mismo razonamiento. Sin embargo, no cambia el hecho de que las cosas se rompen cuando dos cosas diferentes se superponen a la fuerza. Llamamos al espacio donde se superponen los límites de diferentes mundos y se vuelven ambiguos, el Mundo Astral."

Teniendo en cuenta que los oyentes no tenían conocimientos en la materia, Philip Muller explicó intencionalmente en frases simples y concisas. Gracias a eso, Seol Jihu fue capaz de entender un poco de lo que estaba diciendo.

"Para que Galaev pensara en un método como ese, eh. Cruzar a otro mundo encontrando la brecha en el centro de los límites ambiguos. Suena creíble, pero..."

Philip Muller murmuró para sí mismo mientras se acariciaba la barbilla.

"La idea es buena, pero encontrar ese hueco parece casi imposible. A menos que puedas ver los dos mundos superpuestos al mismo tiempo, será extremadamente difícil encontrar el camino."

"Ya me he ocupado de eso."

"¿Eh?"

"Ya te lo he dicho. Acerca de los hermanos Halep."

"¡Ah! Espera."

El par de ojos detrás de sus gafas se estrecharon.

"¿Esa chica quizás...?"

"Según ella, posee los Ojos Espirituales."

Philip Muller exclamó ligeramente.

Fue una pequeña exclamación, pero viendo cómo Odelette Delphine parecía sorprendida, debe haber sido una respuesta rara.

"... Como esperaba."

Los labios de Philip Muller se enroscaron ligeramente. Tenía una mirada satisfecha en su cara mientras asentía con la cabeza.

"Empezando por la Zona Neutral, has hecho bien en ocuparte de todos los problemas molestos. No es de extrañar que Gula tenga sus ojos en ti."

"¿...?"

"No, no. No es nada."

Philip Muller hizo un gesto con la mano.

"Para resumir, estás tratando de cruzar al Reino de los Espíritus para revivir el Árbol del Mundo como preparación para la invasión de los Parásitos a la Federación."

"Así es."

"Bien. Muy bien. ¡Maravilloso! El apodo de 'Solucionador de Problemas' no se desaprovecha en ti."

Seol Jihu sintió que su corazón se iluminaba después de escuchar la serie de alabanzas de la Estrella de la Avaricia.

Los miembros de su propia organización no reconocieron sus esfuerzos, en cambio sospecharon de su tendencia a conseguir mujeres por traer a Eun Yuri. Sin embargo, el Mago presente lo reconoció plenamente.

"Ya que has hecho todo esto por ti mismo. Espera, no, quiero pedirte primero que escuches tres peticiones".

"¿Peticiones?"

"La primera es que quiero que me lleves cuando vayas a ese lugar. Sé que eres el que lo preparó todo, pero si no te importa, quiero acompañarte."

Seol Jihu sólo podía dudar de sus oídos.

¿Un Ejecutor quería participar en la expedición que estaba liderando?

"Tengo un interés personal en el Mundo Astral. Y el Reino de los Espíritus también. Bueno, no es sólo por mi curiosidad, pero de cualquier manera, confío en que seré de ayuda."

Eso no hacía falta decirlo. Por supuesto, sería de gran ayuda. Era un Terrícola que estaba en el pináculo de la magia. Sólo que fue una petición tan repentina que resultaba difícil de creer.

"¿En serio? ¿Realmente vendrás con nosotros?"

"No soy de los que bromean. En cualquier caso, ¿Puedo tomar su respuesta como un sí?"

Seol Jihu asintió rápidamente con la cabeza.

"La segunda es..."

Philip Muller de repente puso su mano en la cabeza de Odelette Delphine.

"¡Eh!"

"... ¿Proporcionarás un lugar para esta niña?"

Odelette Delphine de repente hizo un signo V con sus dedos como si ya lo supiera.

"Quiero colocar a Odelette Delphine como jefa de sucursal en Eva. Cualquier lugar está bien. Me gustaría que compartieras cualquier parte de tu tierra restante."

"¿Qué?"

En ese momento, Kim Hannah, que había estado callada hasta ahora, dio su aprobación de corazón.

"¡Claro! ¡Por supuesto, lo haremos!"

"Eso es bueno. Aunque, el representante tiene que tomar la decisión final."

Philip Muller respondió, pero sus ojos seguían fijos en el representante de Valhalla.

Seol Jihu sintió repentinamente que Kim Hannah lo golpeaba sin piedad en la espalda. No sabía por qué se comportaba de esa manera, pero pensó que tener una sucursal del Gremio de Magos en la ciudad sería algo bueno para Eva.

'¿Pero por qué está golpeando tan fuerte?'

Odelette Delphine se mordió los labios mientras miraba al sacudido Seol Jihu. Luego ella habló mientras trataba de contener su risa.

"Es para darnos un pretexto."

Seol Jihu de repente se dio cuenta de algo. Finalmente supo por qué Philip Muller de repente se planteó establecer una sucursal en Eva.

Si el Gremio de Magos establecía una organización filial en Eva, la filial pasaría a estar bajo la protección de la organización representativa de la ciudad, mientras seguía afiliada al gremio. En consecuencia, Valhalla tendría ahora una conexión directa con el Gremio de Mago que tenía su base en Odor.

Entonces, en el caso de incidentes inesperados en Eva, el Gremio de Magos tendría más que suficientes justificaciones para intervenir. Por ejemplo, si una guerra estallara, el Gremio de Mago podría enviar un escuadrón en nombre de la protección de su rama.

'Es para minimizar la discordia interna'.

Seol Jihu se quedó sin palabras por un tiempo.

¿Cómo debería decir esto? Era una sensación desconocida. Es como si hubiera recibido un regalo que había deseado desesperadamente en su corazón, pero que no esperaba recibir.

'Sólo he sido acosado hasta ahora...'

Dijeron que vinieron por su propia voluntad a ayudar. Como se trataba de la primera vez que experimentaba esto, no tuvo más remedio que estar incrédulo.

Viendo a Seol Jihu permanecer en silencio por un tiempo, Philip Muller se mordió los labios.

"La razón por la que queremos un área para nosotros es para aumentar el rango de operaciones de nuestro gremio en consideración a sus planes futuros. Por supuesto, no negaré que nos beneficiaremos de esto, pero no creo que seas tan idiota como para no saber mis intenciones ocultas."

"... No es eso."

Seol Jihu habló con una voz ligeramente ronca.

"Fue muy inesperado."

"... ¿Inesperado? ¿Estabas pensando en hacer todo esto por ti mismo?"

"…"

Seol Jihu no respondió.

"Hmm. ¿Eres como Evangeline Rose? No lo pareces."

Philip Muller sacudió la cabeza y continuó.

"No hay necesidad de agradecerme. Como dije antes, todo es posible gracias a los planes que hiciste. Además, queda una petición que podría ser más difícil de aceptar."

"Está bien, continua. Mencionaste que tenías tres peticiones."

"Mmm. Hay algo que necesito decirte antes de esto. Puede sonar pesimista, pero creo que debemos asumir el peor escenario para cada situación. Especialmente considerando la actual disparidad entre la humanidad y los Parásitos."

"En el peor de los casos, te refieres a..."

"No intento exagerar las cosas, así que no me malinterpretes. Tu plan es definitivamente el mejor método con el que la humanidad puede ayudar a la Federación, pero no estoy seguro de cuánto efecto tendrá contra los Parásitos."

"…"

"Para ser honesto, no creo que la Reina Parásito se quede sentada sin hacer nada mientras intentamos salvar el Reino de los Espíritus. Ella ya debe tener algo planeado. Y aunque de alguna manera logremos revivir el Árbol del Mundo, tenemos que pensar si la Fortaleza Tigol todavía estaría ocupada por la Federación para entonces."

La emoción de Seol Jihu se desvaneció repentinamente.

"Aunque todo vaya de acuerdo con tu plan, no se sabe si terminará en nuestra victoria. No hay nada de lo que podamos estar seguros ahora mismo."

Él no estaba equivocado. Actualmente existía una enorme disparidad entre los Parásitos y sus fuerzas opuestas. Parecía inoportuno, pero era una realidad que debía ser reconocida.

"En cualquier caso, tenemos que luchar con todas nuestras fuerzas para ganar al menos algo de tiempo pero..."

Philip Muller preguntó mientras golpeaba su reposabrazos.

"¿Participará Eva en esta guerra?"

"Por supuesto."

"Bien. Odor no será un problema puesto que yo estoy a cargo. Necesitaré hablar con las Estrellas de la Ira y el Orgullo."

"Dos estrellas más, ¿Crees que ayudarán?"

"No puedo garantizar nada. El campo de batalla no estará en territorio humano sino en el de la Federación. Aun así, como tu plan está totalmente preparado, creo que vale la pena intentarlo."

En cualquier caso, esos dos son también apóstoles de Dios. Philip Muller explicó que mientras compartieran los valores de los dioses a los que servían, actuarían dado que la situación no era del todo imposible.

También añadió que podían esperar la participación adicional de dos familias reales.

Seol Jihu no podía esperar más ayuda, pero Philip Muller no había terminado de hablar.

"El problema es Haramark."

"Probablemente pueda persuadirlos."

"Ese podría ser el caso de la familia real. Pero estoy hablando de Sicilia."

La expresión de Philip Muller se volvió seria.