Reciente

domingo, 10 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 256

Capítulo 256. Zorro, Zorra (2)


Recientemente, el edificio de Carpe Diem había estado teniendo un flujo constante de visitantes. La razón era simple. Con el dinero y la comida gratis que se reparte, ¿Cómo podrían los Paradisíacos no hacer sus viajes diarios aquí?

"¡En fila! ¡Alinearse! Tenemos suficiente comida para todos, ¡Así que no se preocupen!"

Una joven con una túnica de Sacerdote inmaculada gritó a la multitud reunida frente al edificio.

Kim Hannah pidió a Seo Yuhui que tomara este trabajo, y estaba mostrando habilidades que iban más allá de las expectativas de Kim Hannah.

Como se esperaba de alguien con experiencia en el trabajo voluntario, adquirió el suministro de alimentos en gran cantidad a un precio barato y visitó el templo de Eva para complementar su falta de personal.

Gracias a ella, el área frente al edificio estaba ruidosa, pero bien organizada.

"¡Como se esperaba del héroe de guerra de Haramark! ¡Él es realmente diferente al resto!"

Un hombre sonrió mientras sostenía una caja de provisiones.

"¡Dicen que mató a ese espantoso Primer Comandante del Ejército! ¡No se le puede comparar con esos Terrícolas corrientes!"

Una mujer que trajo a sus hijos se metió en la conversación con una sonrisa.

El valor de Seol Jihu y Carpe Diem aumentó exponencialmente con este acto de caridad. No sólo dieron comida y gastos de manutención, sino que también pagaron las deudas de la gente.

Aunque la deuda no había desaparecido por completo, el generoso préstamo a 10 años de Carpe Diem con una tasa de interés del 9.63%, definitivamente valía la pena elogiarlo.

"¡Bueno, Viva Carpe Diem! Desearía que su líder se convirtiera en el rey."

"Oye, ¿Y si la gente te escucha?"

"¿Y qué? ¡Es un millón de veces mejor que la reina que no se presenta ni siquiera en momentos como éste!"

"Supongo que aunque sea un Terrícola..."

La mujer y el hombre, cada uno con una caja en sus brazos, se alejaron mientras continuaban su conversación.

Seol Jihu observaba todo esto desde la distancia con una cara de satisfacción. Se sentía bien. Su estado de malestar después de visitar la vida nocturna de Eva y la casa de subastas VIP se había relajado un poco.

Aunque los gastos de tener cientos de visitantes cada día no eran insignificantes, no representaba una gran preocupación ya que tenían mucho más dinero del que se estaba gastando.

Kim Hannah dijo que el depósito entregado sería más que suficiente, pero incluso si se les acababa, podían usar el dinero del almacén.

Por extraño que parezca, nada de esto se sentía como un desperdicio.

Ya sea porque ahora eran ricos o por el resto de las herencias Rothschear, Seol Jihu sentía que tenía mucho. Cuando era un adicto al juego, incluso perder un centavo se sentía como un desperdicio.

Él lo pensó en su interior y sonrió. Entonces, vio una cara familiar y se acercó a la persona.

"¿Tú también estabas mirando?"

Él se puso a su lado y preguntó, pero no obtuvo respuesta. Kim Hannah simplemente se quedó allí, mirando sin palabras la escena de la caridad. Seol Jihu se encogió de hombros y preguntó.

"Por cierto, aún no nos hemos registrado como organización, ¿Verdad?"

"... Iba a mencionar eso pronto."

Kim Hannah finalmente comenzó a conversar.

"Creo que sería mejor que no nos registráramos por un tiempo, ¿Qué te parece?"

Seol Jihu parpadeó sus ojos con sorpresa.

"¿Por qué?"

"Podemos ponerlos aún más nerviosos, de esa manera".

Kim Hannah continuó sin cambiar su línea de visión.

"Mientras una organización no esté oficialmente registrada, no será reconocida como tal. Lo que significa que Carpe Diem sigue siendo un equipo."

"Bien."

"Piénsalo, una organización oficial, no sólo una o dos, sino una gran alianza de siete es destrozada impotentemente por un pequeño equipo de diez. ¿Qué tan ridículo se vería? Deben estar echando humo".

Mientras parecía convencido, Seol Jihu reflexionó cuidadosamente sobre las palabras de Kim Hannah.

Si hubiera sido en el pasado, simplemente habría aceptado, diciendo: 'Ya veo'. Pero habiendo observado la situación durante los últimos días, tenía algo en mente, aunque era sólo una conjetura.

"Estuve leyendo el código de la ley de Eva durante los últimos días."

Kim Hannah miró de reojo, escuchando que se mencionaba la ley de nuevo.

"Había bastantes leyes con respecto a los Terrícolas. Una de ellas prohíbe la violencia o el uso de la fuerza en la ciudad."

"Es una ley sólo de nombre."

Kim Hannah se burló.

"Las peleas estallan varias veces al día, tanto del lado de los Paradisíacos como de los Terrícolas."

"Cierto, pero no hablo de simples peleas que resultan de conflictos insignificantes."

"¿Qué es entonces?"

"Lo importante es que esta ley tiene una cláusula de excepción, la misma que restringe el uso de fuerza excesiva en la región fronteriza de la Federación."

Kim Hannah levantó ligeramente su barbilla antes de girar lentamente su cara para mirarlo con una expresión renovada.

"... Entiendo lo que intentas decir."

Entonces, ella soltó una risa burlona.

"Pero aunque hagamos esto, no harán nada por un tiempo."

"¿No van a hacer nada otra vez?"

"Probablemente."

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron.

"¿Por qué piensas eso?"

"Por tu culpa."

Kim Hannah señaló a Seol Jihu con su dedo.

"Y por mí."

Luego, se señaló a sí misma.

"¿Por qué yo? Yo sólo soy un Alto Ranker."

"No sólo un Alto Ranker."

Kim Hannah cruzó sus brazos mientras hablaba.

"No hay ni siquiera diez Rankers Únicos en el Paraíso. Si excluyes a los Ejecutores o a los llamados apóstoles de los dioses, el número es aún menor. Pero incluso estos Ejecutores casi no tienen oportunidad de ganar cuando luchan contra los Comandantes del Ejército de los Parásitos. Su victoria ni siquiera está garantizada."

"…."

"¡Pero espera, hay un Alto Ranker frente a mí que ha matado a un Comandante del Ejército de los Parásitos, algo que ni siquiera los Ejecutores pudieron hacer antes!"

Habiendo experimentado la guerra antes, Seol Jihu tuvo que aceptar que las palabras de Kim Hannah eran verdaderas.

"Deben estar pensando: '¿Eh? ¿Qué pasa con estos tipos? ¿Por qué se comportan así? ¿Están locos? No, espera, están buscando una pelea. Pero eso es imposible a menos que esa Zorra se haya vuelto realmente loca. Espera...' "

Deteniéndose allí, Kim Hannah señaló a Seol Jihu con su barbilla.

"... ¿Están pasando desapercibidos porque me tienen miedo?"

"Dijiste que te apoyaste en varias Habilidades del Despertar para matar a Diligencia Eterna, pero nunca hiciste una aclaración oficial. La mayoría de la gente no sabe la verdad. Por eso las organizaciones están apretando los dientes y todavía esperando el momento oportuno. Porque con un solo movimiento equivocado, tendrían que enfrentarse a la lanza del misterioso Terrícola que mató al Primer Comandante del Ejército de los Parásitos."

Todo esto tenía sentido, pero Seol Jihu se quedó con más preguntas. Fue entonces.

"Jihu."

La voz de Kim Hannah de repente se volvió más grave. Se giró y miró fijamente por la ventana otra vez.

"¿Sabes qué es lo más importante cuando una estafadora se prepara para atacar?"

Seol Jihu levantó una de sus cejas. Kim Hannah continuó sin pestañear.

"Es simple, asegurarse de que la persona estafada no sepa que está siendo estafada."

"…."

"Sólo cuando la estafa tiene éxito se dan cuenta, 'Ah, eso fue una estafa'. Para entonces, sería demasiado tarde para hacer algo al respecto."

Seol Jihu entendió lo que intentaba decir.

"Lo entiendo. Los estafadores de las casas de apuestas no ganan una gran cantidad de dinero inmediatamente. Esperan, perdiendo una buena parte de su propio dinero, antes de revertir todo."

"¿Qué?"

"Escuché que esperan lentamente el momento oportuno, esperando la oportunidad de devolver el golpe a lo grande. Aparentemente, es importante hacer que la víctima siga por su propia iniciativa."

Los ojos de Kim Hannah se abrieron de par en par, aparentemente con gran sorpresa. Pero pronto, recuperó la compostura y sonrió débilmente. La forma en que inclinó la cabeza hacia abajo con la boca cerrada, parecía que estaba tratando de contener su risa.

"¿Qué? ¿Qué es tan gracioso?"

"No..."

Cuando Seol Jihu preguntó despreocupadamente, Kim Hannah se rió y se cubrió la boca.

"Sólo estaba sorprendida. Esa fue la comparación perfecta."

"No creo que sea por eso que te reíste."

"Tienes razón. Me pareció gracioso escuchar a un antiguo adicto al juego decirlo."

Kim Hannah sonrió antes de marcharse.

"¿Adónde vas?"

Seol Jihu preguntó malhumorado.

"Tengo que encontrarme con alguien..."

Kim Hannah agitó su mano mientras se alejaba felizmente. Viéndola alejarse lentamente, Seol Jihu murmuró interiormente: 'Desearía que me lo dijera directamente'.

No estaba ocultando todo, pero la forma en que esquivó hábilmente el punto principal, Seol Jihu realmente sintió que estaba hechizado por una zorra.

'¿Qué está pensando?'

Seol Jihu suspiró, sacudiendo su cabeza de lado a lado.


*


El líder del Cártel de Ochoa, Omar García, estaba de mal humor. No sólo perdió uno de sus principales negocios, sino que cuando trató de compensar sus pérdidas haciéndose cargo del negocio de entretenimiento para adultos de Royal Pattaya, Carpe Diem le había dado la vuelta a la mesa como si hubieran estado esperando.

Sus ahorros estaban desapareciendo por segundos.

'Estos malditos...'

Aunque actuaba con calma por fuera, estaba a punto de explotar por dentro.

'Demonios, y yo también estaba tratando de ser amable, ¿De verdad quieres hacer esto?'

Era obvio que Kim Hannah estaba detrás de todo esto. Ese era el problema.

Omar García era un verdadero veterano del Paraíso. Naturalmente, había escuchado de la reputación de la Señorita Zorra.

No podía considerarse una persona justa de ninguna manera, pero Omar García realmente pensó que sus malas acciones eran una gota de agua en el mar en comparación con Kim Hannah.

Según los rumores, incluso la famosa lucha interna de Haramark fue su trabajo más útil.

Una despiadada demonia que no dudó en emplear los medios más retorcidos para obtener beneficios. Así era Kim Hannah como Terrícola.

Y por eso Omar García tenía tantas dudas. A menos que ese Zorra se hubiera vuelto loca, no había forma de que hiciera algo como esto sin un plan.

A juzgar por sus recientes acciones, estaba claramente buscando luchar contra las organizaciones. No importaba lo mucho que pensara, no podía entender qué le daba la confianza para ser tan audaz.

'¿Es Sinyoung? No es eso, la echaron. Entonces, ¿Por qué vino a Eva...?'

La relación entre las organizaciones del Paraíso es bastante compleja.

Sicilia se llamaba a sí misma la conquistadora del sur, pero dicho de otra manera, se podría decir que se vieron obligados a quedarse en Haramark. Debido a que el acuerdo que hicieron al final del conflicto de Haramark les impedía influir en otras ciudades, Omar García no tuvo que preocuparse de que Carpe Diem tuviera a Sicilia para protegerlos.

Si iban en contra de este acuerdo, la organización número uno del Paraíso, situada en su capital, definitivamente no ignoraría el asunto, interviniendo para ayudar.

Así, Omar García podría descartar esta posibilidad con casi una certeza total. Pero también era difícil de creer que la Familia Real de Haramark estuviera detrás de esto.

Mientras meditaba sobre el problema durante mucho tiempo, un cristal a su lado brilló repentinamente.

Omar García levantó la vista. Era la llamada que había estado esperando.

"Sí, soy yo. Sí, sí, cómo..."

Inmediatamente puso su mano en el cristal y lo acercó a sus orejas.

"... ¿Repítelo?"

Después de escuchar un rato, frunció el ceño. Pero incluso eso sólo duró un momento mientras dejaba caer su mandíbula, respondiendo.

"Ah, sí, ¿Es eso cierto?"

La comisura de su boca se curvó.

"Sí, sí, por supuesto. Nos quedaremos aquí, así que no te preocupes. No pondremos nuestras manos sobre los miembros de la Federación, especialmente en un momento como éste."

—No digas que no te lo advertí.

"Por supuesto, por supuesto, lo entiendo. Gracias por tu duro trabajo."

—No sé por qué me agradeces, pero de todos modos, reflexiona sobre esto con cuidado.

Con eso, la llamada terminó. Al mirar que la luz del cristal de comunicación se apagaba, Omar García se echó a reír.

"Jajaja, esta mujer manipuladora. Es la que más miedo da."

Murmurando para sí mismo, juntó sus manos y se frotó los pulgares.

"Ya veo, así que es así. En ese caso."

Después de tomarse un momento para organizar sus pensamientos, llamó a alguien. Un hombre y una mujer pronto entraron.

"¿Nos ha llamado, señor?"

"Estoy aquí..."

El hombre con rasgos faciales bien definidos llevaba una pesada armadura de metal completo, mientras que la mujer de cabello color marfil llevaba una armadura de malla ligera.

Oliver Rogers y Noah Freya. Ambos eran guerreros Alto Rankers y ases del Cártel de Ochoa. Como mínimo, ambos podían derrotar a Jirayu Matthew con facilidad.

"Realmente ha pasado un tiempo desde que nos llamaste a los dos juntos."

La mujer que ostentaba una seductora piel preguntó con una sonrisa encantadora. Omar García explicó inmediatamente.

"Tengo una pregunta que quiero hacerles a ambos."

"¿Qué es?"

"Se trata de Carpe Diem."

"Bueno, yo esperaba lo mismo."

Noah Freya puso su mano en la delgada cintura sobre su trasero, inclinando su cabeza con curiosidad.

"Pero si se trata de Carpe Diem..."

"¿Han escuchado de la Terrícola, Phi Sora?"

"Ah, por supuesto, seríamos tontos si no lo hubiéramos hecho."

Noah Freya respondió de inmediato. Omar García se volvió hacia el hombre que mantenía su silencio.

"¿Qué hay de ti?"

"He escuchado un poco."

Era una respuesta vaga, pero a pesar de eso, parecía que ambos la conocían.

"¿Sabes lo fuerte que es? Por ejemplo, si luchan con ella uno contra uno."

"Perderé".

"No hay oportunidad."

Oliver Rogers y Noah Freya respondieron al instante.

"Para que sepas, aunque Rogers y yo peleemos juntos, no duraremos más que unos pocos movimientos antes de ser decapitados."

Con Noah Freya asestando un golpe mortal, Omar García se aturdió.

"¿Ella es tan fuerte?"

"Sólo porque seas Alto Ranker, no significa que sea igual Como debería decir esto. Mmm, está en una liga diferente a la nuestra."

"Siempre los consideré a ustedes dos como de primera categoría entre los Altos Rankers."

Oliver Rogers reveló un poco de insatisfacción, pero Noah Freya se encogió de hombros despreocupadamente.

"Si somos de primera categoría, entonces esa mujer Phi Sora es trascendental. Tendría que agradecer a Mil Espada por haber avanzado al Nivel 6. Pero es una maestra del movimiento rápido y entre los del Nivel 5, está definitivamente entre los 10 primeros. Se puede decir por la facilidad con la que golpea a esa Oh Rahee."

"Entonces, ¿Qué pasa con Chung Chohong?"

"Hmm, tendría que luchar con ella para estar seguro, pero no diría que estoy tan seguro..."

La mandíbula de Omar García cayó. Él esperaba algo parecido, pero los Altos Rankers de Carpe Diem parecían ser verdaderos monstruos.

"¿Nos llamaste sólo para preguntar eso?"

Oliver Rogers preguntó con brusquedad. Omar García sacudió la cabeza con una cara de disgusto.

"También quería preguntar sobre Seol Jihu. Para evaluar nuestra fuerza."

"Seol Jihu, debes referirte al líder de Carpe Diem."

Noah Freya se frotó la barbilla.

"No tengo ni idea. Todo sobre esa persona está envuelto en un velo de misterio..."

"Creo que los rumores sobre él son muy exagerados, ¿Verdad?"

"No exactamente."

Oliver Rogers intervino.

"Aunque hay algunos cuentos ridículos por ahí, es cierto que Seol Jihu mató a Diligencia Eterna. Hay innumerables testigos que pueden confirmarlo."

Omar García frunció el ceño.

"Pero, ¿Cómo es posible? ¡Si el Primer Comandante del Ejército invade el Eva, la ciudad será destruida ese mismo día!"

"No estoy en desacuerdo. Después de todo, Eva no tiene un Ejecutor. Ah, supongo que la Hija de Luxuria está aquí ahora."

"Lo sé. Pero lo que realmente quiero saber es si Seol Jihu está por encima de Diligencia Eterna."

"Ah, entonces eso es un no definitivo."

La garantía de Oliver Rogers hizo que los ojos de Omar García parpadearan con la luz.

"Me interesaba esa guerra, así que hice mi propia investigación. Seol Jihu aparentemente dominó ese campo de batalla como un demonio, pero dicen que recibió mucha ayuda de los Ejecutores."

"¿Ah, sí?"

"Orgullo, Pereza, Lujuria, Ira, Avaricia... Había cinco Ejecutores en el lugar. Y aunque no es una Ejecutora, la Sagrada Emperatriz también participó."

"Así que había seis Terrícolas a nivel de Ejecutor."

"Sí. Y los informes dicen que la Hija de Luxuria y la Sagrada Emperatriz ayudaron a Seol Jihu con todo su esfuerzo. Por eso pudo matar a Diligencia Eterna. Algunos de los rumores que dicen que Seol Jihu por su cuenta abrumó a tres Comandantes del Ejército son falsos."

"Bien, eso tiene sentido."

"También estuvo en coma durante varias semanas después de la guerra, y considerando que la Federación vino a curarlo, es muy probable que usara habilidades que cobraron un alto precio en su cuerpo."

"¡Genial!"

Omar García golpeó la mesa como si finalmente hubiera escuchado lo que quería escuchar.

"Estás seguro de eso, ¿Verdad?"

"¿...?"

"Lo que quiero decir es que la razón por la que Carpe Diem está actuando tanto es porque confían en la fuerza de su equipo y de Seol Jihu."

"Lo más probable. Ellos han estado jugando con los Parásitos. ¿Cómo podemos entrar en sus ojos?"

Oliver Rogers respondió con calma antes de poner una expresión dudosa.

"Si aún tiene dudas, señor, siempre puede investigarlo usted mismo, ¿Pero por qué nos pregunta esto?"

Omar García sonrió.

"Porque es un asunto muy importante."

"¿...?"

"En el peor de los casos, podríamos tener que enfrentarnos a la fuerza principal de Carpe Diem. Si realmente están por encima del nivel de un Comandante del Ejército de los Parásitos, no importará que las siete organizaciones se unan y luchen."

"Eso es cierto, pero siguen siendo humanos. Contra un número abrumador, sólo pueden perder."

Noah Freya también asintió con la cabeza.

"Ahora si podemos movilizar el ejército del reino además, realmente no tendrán opción, ¿Verdad?"

"Obviamente. ¿Pero puedes movilizarlos?"

"Moveré algunos hilos y me aseguraré de poder hacerlo. Pero antes de eso..."

Omar García se levantó de su asiento.

"Tendré que hacer una visita a las Tríadas."

"¿Las Tríadas?"

"Ah, no es mucho. Ya sabes, para confirmar lo que acabas de decir..."

Se alejó mientras la comisura de su boca se curvaban.

"Y para preguntar cuáles son sus intenciones".


*


Al mismo tiempo.

Una fiesta estaba en marcha en una habitación escondida dentro del edificio de Carpe Diem.