Reciente

viernes, 8 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 238

Capítulo 238. Cuando una Mujer Guarda Rencor, Nieva Incluso en Pleno Verano


La existencia frente a la Reina Parásito entrecerró los ojos ante el tono serio de la Reina.

"Eso no suena muy favorable para nosotros".

[Tienes razón. Si dejamos que las cosas continúen como están, el futuro se distorsionará aún más, y Eva será el punto de partida de esta distorsión].

"Tormenta, dices. ¿No estás exagerando la gravedad de esta situación?"

[Ahora es sólo un vendaval. Por supuesto, si llega a tierra en su estado actual, hay una gran posibilidad de que se detenga pronto. Pero...]

La Reina Parásito se detuvo un poco mientras observaba las constelaciones.

Viendo los varios hilos dorados que tocaban una estrella, frunció las cejas.

[Hay más de unos pocos elementos que impulsan la rotación de la estrella.]

"No lo sé. Aunque mató a Diligencia Eterna..."

[Cuando una pluma toca la superficie del agua, sólo causa una pequeña ondulación.]

La Reina Parásito habló en voz baja.

[Pero incluso un solo paso de un titán levanta una ola.]

Los ojos de la existencia se volvieron agudos.

[Incluso un solo paso levanta una ola, así que si aprieta los dientes y empieza a correr...]

Lo más probable es que una catástrofe aterradora y el granizo se desaten.

"... ¿Qué haremos?"

La existencia aflojó sus brazos cruzados en el lamento de la Reina Parásito.

"Si quieres, puedo atacar a Eva inmediatamente. Sólo préstame dos cuerpos de ejército."

[No es un mal plan.]

La Reina Parásito se agarró la barbilla con la mano de forma relajada.

[Ya hemos fallado una vez. No podemos repetir el mismo error.]

Enviar tres ejércitos apresuradamente al valle resultó ser un grave error.

No fue sólo la pérdida de la fuerza militar lo que dolió. Lo que más amargaba a la Reina Parásito es que la invasión había facilitado el resurgimiento de la Estrella muerta e incluso había acelerado su crecimiento.

Como resultado, una parte sustancial del futuro que la Reina Parásito estaba trazando había caído en un caos total.

"¿Estás diciendo que esperarás y verás cómo resultan las cosas?"

[No digo que no vaya a hacer nada.]

La Reina Parásito sonrió débilmente.

[Lujuria y Gula parecen haber hecho muchos preparativos. Así que ya es hora de que saque una carta para tomarlos desprevenidos. Me tomaré mi tiempo y lo haré con cuidado.]

"Al tomarlos desprevenidos, quieres decir..."

[Es el momento.]

"¿Momento...?"

La existencia levantó su cabeza en medio de su pregunta.

La Reina Parásito hizo lo mismo. Inclinó la cabeza y miró hacia el techo.

No parecía que hubiera un gran cambio. No había ninguna vibración ni un poderoso flujo de energía.

Pero, los dos podían verlo claramente con sus ojos.

En el cielo más allá del techo, una aterradora nube de tormenta estaba enfurecida.

Palpitaba, rápida pero firmemente.

[Permíteme presentarlo.]

La Reina Parásito sonrió.

[Este nuevo dios será tu compañero.]

"¿Compañero?"

[Tú y él harán una buena pareja.]

La Reina Parásito habló con confianza.

[Porque este niño es el único, aparte de ti, que ha digerido la divinidad por su cuenta.]

"¡Oh!"

Los ojos de la existencia se curvaron.

El que acaba de exclamar con asombro era la única existencia entre los Comandantes de Ejército que logró aceptar la divinidad solo.

Fue el único superviviente de una raza que se sabía extinguida desde hace mucho tiempo, un Comandante de Ejército que tenía el poder de un ejército de un solo hombre, el último Dragón, 'Bondad Retorcida'.

<< Nota: Bondad Retorcida es un dragón femenino. >>

Bondad Retorcida se estremeció.

Su cuerpo había reaccionado con sólo visualizar el fenómeno de la distorsión del cielo.

"Ahora..."

Huup. Bondad Retorcida respiró profundamente antes de mover su cabello gris hacia atrás, como una cascada. Sus rojos ojos de reptil aparecieron.

"Esto es realmente interesante".

El último dragón reveló una sonrisa alegre.


*


Kim Hannah decidió dirigirse a Eva de nuevo ya que necesitaba a alguien que supervisara la construcción que se llevaría a cabo.

Planeó alojarse y comer en una posada cercana mientras buscaba una persona cualificada.

Seol Jihu se ofreció a acompañarla para actuar como su guardia, pero Kim Hannah sorprendentemente se negó. No es que se negara a ser protegida. Ella había rechazado a Seol Jihu específicamente.

Hizo otra petición en su lugar.

"Hazte más fuerte."

"¿...?"

"Va a tomar al menos 3 meses antes de que la construcción termine. Quizás tome aún más tiempo que eso."

Con eso, Kim Hannah le hizo un gesto a Seol Jihu.

"Tú mismo lo dijiste, ¿Verdad? Que te convertiste en un Nivel 5, pero no adquiriste ninguna habilidad adecuada."

Seol Jihu asintió con la cabeza. Era cierto que no había prestado atención al entrenamiento desde que se subió de nivel.

"Si la aterradora fuerza que mostraste durante la guerra fue el resultado de confiar en las habilidades del Despertar, elevar tu verdadera fuerza debería ser tu principal prioridad. Como mínimo, necesitas ser 4 o 5 veces más fuerte de lo que eres ahora."

"¿Tanto?"

"Los Altos Rankers adecuados normalmente son así de fuertes".

Cuando Seol Jihu pensó en Phi Sora, que pertenecía a los escasos Guerreros superiores de Nivel 5, rápidamente aceptó.

"Nos trasladamos a Eva, pero no sabemos cómo reaccionarán las organizaciones establecidas en ese lugar. Sin saber sus objetivos, nos enfrentaremos a ellos sin duda alguna. Cuando eso suceda, la fuerza es lo único en lo que podemos confiar."

Esto fue algo que Sorg Kühne también mencionó.

En el peor de los casos, existía la posibilidad de que Carpe Diem fuera a la guerra con otra organización.

Seol Jihu había estado esperando para entrenar de todos modos. Y como los Parásitos podían invadir de nuevo en cualquier momento, el entrenamiento constante es algo natural.

Seol Jihu asintió felizmente con la cabeza.

"Bien, volveré mucho más fuerte de lo que soy ahora. Espérame."

"Oye, si lo dices de esa manera, suena como si fuéramos la pareja principal de un drama que no tiene más remedio que decir adiós".

Kim Hannah se lo reprochó mientras se reía.

Así de simple, decidieron dividir el equipo en dos.

Kim Hannah acudiría a Eva, con Chohong y Marcel Ghionea. Dado el número de enemigos que tenía Kim Hannah, necesitaba a alguien que la protegiera, por lo que tener un Guerrero Alto Ranker y al Arquero de Acero con ella hizo que Seol Jihu se sintiera a gusto.

Jang Maldong, por supuesto, iba con Seol Jihu a entrenar. No había necesidad de mencionar a Flone.

En cuanto al resto, Seol Jihu decidió que podían hacer lo que quisieran.

"Yo también iré a entrenar".

Yi Sungjin fue el primero en levantar la mano.

"Yo también."

Y Hugo sorprendentemente también aceptó hacerlo por su cuenta.

"Entiendo que Sungjin quiera venir, ¿Pero tú también?"

"Sí. ¿Comiste algo extraño esta mañana?"

Incluso Jang Maldong y Chohong se sorprendieron.

"No..."

Hugo miró a cada uno de los Altos Rankers de la habitación, deteniendo su mirada en Seol Jihu y luego la desvió.

"¡Voy a ir a Eva...!"

Phi Sora gritó mientras levantaba su mano en el aire.

"No puedes".

Pero, ella dejó caer su mandíbula por el firme rechazo de Jang Maldong.

"¿Por qué? ¡Dijiste que somos libres de elegir!"

"No se puede evitar. Te necesitamos para este entrenamiento".

Phi Sora dejó de protestar y parpadeó.

"Abuelo, no me digas..."

"Detente. Hablaremos más tarde. De todos modos, necesitamos tu ayuda."

Al escuchar esto, Phi Sora cerró la boca. La forma en que miraba a Seol Jihu, definitivamente ella sabía algo sobre el próximo entrenamiento.

Jang Maldong ignoró sus miradas de reojo y continuó.

"¿Qué vas a hacer?"

"Um, yo..."

Yi Seol-Ah habló cuidadosamente mientras ponía los ojos en blanco.

"Quiero ir a Eva. Tengo curiosidad por conocer cómo es el lugar."

"Adelante. Tú y Sungjin estuvieron entrenando no hace mucho tiempo de todos modos."

Jang Maldong estuvo de acuerdo. Entonces, se giró hacia Yi Sungjin y le preguntó.

"Sungjin, ¿Realmente quieres venir con nosotros? Puedes aprovechar esta oportunidad para descansar. Para ser honesto, no tendré mucho tiempo para ocuparme de tu entrenamiento esta vez."

Había revelado directamente que Seol Jihu sería su principal objetivo.

"Está bien."

Pero Yi Sungjin respondió firmemente.

"Tendré más que suficiente trabajo tratando de asimilar lo que he aprendido."

Jang Maldong se rió.

"Bien, adelante."

Así como Jang Maldong le dijo a los aprendices que empezaran a empacar para la Gran Montaña Rocosa.

"Um, Maestro Jang."

Seo Yuhui habló en voz baja.

"¿Te importaría ir a otro lugar que no sea la Gran Montaña Rocosa?"

La inesperada solicitud tomó a Jang Maldong por sorpresa.

"Por supuesto, la Gran Montaña Rocosa también está bien..."

"¿Tiene un lugar en mente, Dama Seo Yuhui?"

"Sí. No es una zona segura, pero hay un lugar cerca de Eva donde a veces voy a rezar."

Los ojos de Jang Maldong se abrieron de par en par.

No había ninguna regla que dijera que había que rezar en un templo.

Se podía hacer en cualquier lugar siempre y cuando estuviera lleno de energía milagrosa.

Pero esos lugares sólo eran conocidos por los Sacerdotes.

Seo Yuhui tenía la intención de revelar una especie de lugar secreto.

"¿Estará bien eso? A menos que estés en el templo, la energía milagrosa es un recurso limitado..."

"Por supuesto, está bien."

Seo Yuhui juntó sus manos y sonrió brillantemente.

"Será muy útil para el entrenamiento también."


*


El Palacio Haramark.

"Padre".

Teresa llamó al rey con ansiedad.

"El administrador real de Eva acaba de irse".

"Mmm".

Prihi asintió con la cabeza mientras levantaba una taza de té humeante.

"¿De verdad vas a quedarte quieto sin hacer nada?"

"Hmm".

Prihi respondió con desinterés mientras saboreaba el sabor del té.

"¿Padre?"

"Este té es bastante excelente. Jojo..."

Teresa, que lo miraba fijamente, levantó sus uñas con un "Kyaak".

Prihi escapó, gritando.

"Maldición. ¿Qué está pensando Padre...?"

El mayor héroe de guerra de Haramark estaba a punto de irse a otra ciudad. Incapaz de comprender lo que su padre estaba pensando, Teresa se dirigió a la oficina de Carpe Diem.

La forma en que se fue la última vez la había estado molestando constantemente. Pasaba para disculparse y escuchar a Seol Jihu.

Después de llegar al edificio, Teresa respiró profundamente antes de subir las escaleras.

Después de aclararse la garganta, llamó a la puerta principal.

"Estoy aquí".

Sin embargo, no hubo respuesta.

"¿Hola?"

Volvió a llamar en vano.

Teresa inclinó su cabeza y presionó su oreja contra la pared.

La oficina estaba tranquila. No podía escuchar ni un ruido.

"No puede ser".

Los ojos de Teresa se abrieron de par en par mientras su mente se tambaleaba en la incredulidad.

"¡Seol, Seol! ¡Seol!"

¡Tang, tang, tang, tang!

Incluso cuando golpeó la puerta con locura y levantó la cabeza, no hubo respuesta.

"No".

Teresa bajó las escaleras asustada.

"¡Seol! ¡Seoooool!"

Llamando el nombre de Seol Jihu con anhelo, corrió frenéticamente.

Recorrió las puertas del este, sur, oeste y norte en orden, pero no pudo encontrar ningún rastro de Seol Jihu.

Fue al establo por si acaso y, como esperaba, todos los miembros de Carpe Diem habían salido hacia Eva.

Cuando Teresa escuchó esta noticia, apenas evitó que sus piernas se desplomaran y salió del establo.

'¿Él realmente se fue? ¿Sin decir nada?'

Ella pensó que Seol Jihu vendría a verla al menos una vez antes de irse. Más bien, pensó que le diría cuándo se iría.

'¿¡No dijiste que me convencerías!?'

Teresa estaba resentida con Seol Jihu al mismo tiempo que se culpaba a sí misma.

'No debería haberme ido de esa manera en ese entonces. Eso debe haber herido sus sentimientos. No debería haber hecho eso'.

Pensado eso, caminaba por las calles sin rumbo.

Al final, terminó volviendo a la oficina de Carpe Diem.

'Él... realmente se fue...'

Teresa miró a su alrededor con ojos ligeramente húmedos.

Fue entonces. Sus ojos sin vida vieron un pedazo de papel en la esquina.

El viento debe haberlo tirado de la puerta.

Teresa recogió el papel aturdida.

Y encontró esto escrito en el papel.

『¡Vamos a ir a entrenar! Si nos necesitan para algo, contáctennos a través del cristal de comunicación. :D』

"…."

Teresa dejó de respirar mientras su cara se ponía rígida al mismo tiempo.

Plop. Cayó al suelo.

"¡Tú...!"

Por alguna razón, la ':D' realmente reforzó su ira.

Después de sollozar un rato...

"¡Espero que te aplasten absolutamente mientras entrenas!"

Teresa cerró los ojos con fuerza y gritó resentida.


*


Seol Jihu, que estaba muy entusiasmado con el entrenamiento y se había olvidado de Teresa, llevó a los miembros del Carpe Diem hasta Eva.

Allí, dejó a Kim Hannah, Chohong, Yi Seol-Ah, y Marcel Ghionea antes de ponerse de nuevo en marcha inmediatamente.

Seol Jihu sintió que su corazón palpitaba todo el camino.

Parte de la emoción provenía del hecho de que sería un lugar completamente nuevo, pero la razón principal es que finalmente podía entrenar como había estado esperando hacer desde hace un tiempo.

"Eva es una ciudad que está construida al pie de un gran volcán llamado Monte Peléeom. Si pasas por ese volcán..."

Como explicó Seo Yuhui, el grupo pasó por un volcán que se elevaba interminablemente en el cielo, y poco después, vieron una cresta que se extendía por una vasta llanura.

Bajando del carruaje en la entrada de la cresta, el equipo fue guiado por Seo Yuhui hacia el valle.

El terreno no era tan escabroso como el de la Gran Montaña Rocosa, pero su profundidad no se podía comparar en lo más mínimo.

Una hora, dos horas... Después de seguir a Seo Yuhui en lo profundo del valle, el grupo finalmente llegó a su destino y se quedó sin palabras.

El paisaje se enorgullecía de la armonía de la naturaleza, y prácticamente no se veían rastros de contacto humano.

Aunque no estaban en la cima de una montaña, una niebla blanca sagrada cubría la zona. La forma en que un transparente chorro de agua descendía y los árboles maduros con abundantes frutos estaban densamente poblados, era como si estuvieran contemplando un paraíso para los sabios de la montaña.

"¡Increíble!"

Jang Maldong exclamó con asombro.

Seol Jihu respiró hondo y no pudo ocultar su asombro por lo refrescante que se sintió al instante.

"¡Asombroso! El entrenamiento en este lugar debe ser cuatro veces más efectivo que el entrenamiento en la Gran Montaña Rocosa. Con la energía vital en el aire de aquí, el efecto de la recuperación al dormir debe ser considerable también. ¡Seré capaz de entrenar hasta el límite!"

Lo último preocupaba un poco a Seol Jihu, pero se mantuvo firme en su decisión. Eso es lo que había estado esperando de todas formas.

'Mm, hace un poco de frío'.

Seol Jihu se estremeció ligeramente. Sintió como si la escarcha se estuviera asentando en su cuerpo.

Pero al momento siguiente, simplemente lo lanzó a su imaginación corriendo como loco.