Reciente

viernes, 8 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 232

Capítulo 232. Los Hilos Se Entrelazan (1)


"Ella ciertamente hace honor a su nombre. Qué señora tan ambiciosa y valiente".

Jang Maldong se rió después de que se terminara la reunión. Parecía satisfecho por primera vez en bastante tiempo. Cualquiera podía darse cuenta de que estaba contento con lo que había pasado.

Seol Jihu sonrió amargamente.

"En realidad me preocupa que esté siendo demasiado fuerte desde el primer encuentro".

"No seas estúpido".

Jang Maldong resopló.

"No estamos jugando a las casitas. Cualquiera que no encuentre aceptable lo que ella dijo debe irse inmediatamente."

"…."

"Por lo que he escuchado, no dijo nada malo. Todo el mundo se quedó sin habla porque todo lo que dijo fue agradable. Y eso incluye a Chohong. ¿No lo has visto tú mismo?"

"Pero..."

"Pero, ¿Qué pero?"

Jang Maldong lo interrumpió bruscamente.

"La libertad que han estado disfrutando hasta ahora fue todo porque trabajaron bajo la bandera de Carpe Diem, que significa aprovecha el día. ¿Vas a seguir usando el nombre de Carpe Diem?"

"... No."

"Por supuesto. El vino nuevo tiene que ser elaborado en un nuevo barril. En primer lugar, los equipos también tienen reglas básicas que deben cumplir. Carpe Diem es el único que es especial".

Viendo que Seol Jihu no planteó ninguna objeción o desacuerdo, Jang Maldong continuó.

"Jihu, ser miembro de una organización significa disfrutar de una vida comunitaria. Es una comunidad en la que los miembros comparten valores e intereses comunes".

"Cierto".

"Ahora sólo somos diez, pero el número de miembros aumentará naturalmente a medida que la organización crezca. Tal vez el número irá más allá de estar en dos o tres dígitos".

Jang Maldong miró alrededor de la oficina, comprobando que no había nadie más, antes de acercar su cara a Seol Jihu.

Bajó la voz y susurró.

"A medida que más gente se reúne, las posibilidades de que se produzca un incidente aumentan inevitablemente. Los conflictos pueden ocurrir, como en el caso de Seol-Ah y Sora."

Seol Jihu lo entendió inmediatamente cuando puso como ejemplo a Yi Seol-Ah y a Phi Sora.

"Hay un límite para que un árbitro se acerque y maneje el asunto. Tienes que dejar que las partes involucradas resuelvan la situación por su cuenta. Por supuesto, no puedes darles demasiada libertad, o de lo contrario la comunidad se convertirá instantáneamente en un desastre. He visto más de unas cuantas organizaciones que se derrumbaron por esto".

"…."

"Es por eso que necesitas reglas y regulaciones. Aplicando principios y reglas fundamentales a todo para asegurar la equidad. La Señorita Kim Hannah lo sabe muy bien."

Sólo entonces Jang Maldong se sentó de nuevo en el sofá.

"Digo esto por si acaso. No le digas que se lo tome con calma."

"¿No puedo?"

"Al menos, no por ahora. No puedo entender por qué alguien de su calibre está aquí para ayudarnos..."

Jang Maldong sonrió amargamente.

"Pero sus ojos estaban claramente ardiendo. No sé qué pasó, pero su determinación es real. Ella debe estar apretando los dientes por dentro."

"Sí, lo entiendo."

Seol Jihu apenas logró asentir con la cabeza.

La transformación de Carpe Diem en una organización. El plan, que anteriormente era impreciso, estaba empezando a ganar impulso.

Después de traer a Kim Hannah.

Tenían que pasar por varios obstáculos complicados para registrarse oficialmente como una organización, y Kim Hannah era la única experta confiable de Carpe Diem en este campo.

Como resultado, estaba ocupada trabajando desde el primer día que llegó a Haramark.

Seol Jihu siguió a Kim Hannah, ayudándola y aprendiendo. Si algo aprendió, fue que Kim Hannah mantenía un horario regular sin importar lo ocupada que estuviera.

Contando el tiempo con un reloj de arena, Kim Hannah se acostaba a las 2 de la madrugada y se despertaba a las 6 de la madrugada sin excepción.

Ella empezaba el día lavándose la cara y haciendo un poco de ejercicio ligero. Luego, después de terminar el desayuno, se iba a trabajar de inmediato.

Aparte de dos descansos cortos para el almuerzo y la cena, pasó todo el tiempo trabajando.

Seol Jihu no pudo evitar sentirse mal ya que parecía una empleada de la compañía trabajando horas extras todos los días.

Como resultado de concentrarse en el trabajo administrativo sin perder un solo minuto, Kim Hannah comenzó a mostrar resultados en sólo unos días.

El primero estaba sucediendo ahora. Chohong, Marcel Ghionea, Phi Sora y Hugo habían sacado cada uno 55 monedas de oro, además de 120 gemas.

Seol Jihu miró fijamente las monedas de oro que fueron entregadas a Kim Hannah. Un total de 220 monedas de oro y 480 gemas... era una cantidad realmente asombrosa.

"Siento que mi sentido del dinero se está volviendo extraño."

"¿Por qué?"

"En el pasado, no importaba una moneda de oro, pensaba que incluso unas pocas docenas de monedas de plata eran muchas..."

Atraer a María con unas pocas docenas de monedas de plata casi se sentía como un sueño.

"Bueno, no te culpo. Casi grité cuando abriste tu bolsa para mostrarme."

Kim Hannah habló con una risita.

"Ah, Jihu, saca el 20 por ciento de tu parte también."

"¿...?"

"Tomar el 20 por ciento de cada miembro fundador es suficiente para empezar. No tienes que agobiarte sólo porque eres el líder. Es importante mantener separados los activos privados y los de la organización".

¿En qué clase de familia se crió para ser tan inteligente?

Seol Jihu estaba preparado para sufrir un gran gasto, así que se sorprendió gratamente al escuchar esto.

Felizmente entregó 110 monedas de oro y 240 gemas, que incluían la parte de Flone.

Pero incluso podía reclamar una parte de este gasto ya que Marcel Ghionea solicitó formalmente pagar por el Laurel del Triunfo.

Después de un poco de negociación de precios, se pusieron de acuerdo en 20 monedas de oro. Aunque su precio como recompensa del banquete normalmente sería de 30 monedas de oro, Seol Jihu le hizo un gran descuento ya que es un miembro del equipo.

Incluso este pequeño gesto hizo que Marcel Ghionea se sintiera muy conmovido.

Pero como Seol Jihu consideró la ballesta como un regalo y no tenía intención de recuperarla hasta que Kim Hannah la mencionó, consideró el intercambio como un ingreso extra inesperado.

Lo que lo hizo más feliz fue que esto contaba para su activo privado y no para el fondo de la organización.

Phi Sora, por otro lado, dejó el asunto a un lado temporalmente. Casi se sintió atraída por el enorme descuento, pero no es una decisión fácil comprar una armadura completa más un arma.

En el Paraíso, el equipamiento adecuado para los Terrícolas de alto rango se hacía más caro exponencialmente.

Como este equipamiento era también del Banquete, el enorme precio necesario para comprarlo hizo que Phi Sora dudara.

Al final, Phi Sora se tragó sus lágrimas y devolvió el equipamiento. Luego, acordó un período de alquiler de cuatro meses a partir del día en que Carpe Diem se registrara oficialmente como organización.

Realmente se sentía como si el sistema de la organización estuviera uniéndose a partir de las pequeñas cosas.


*


"Todo hecho".

Kim Hannah se estiró después de golpear una pila de papel contra el escritorio para organizarlo.

"Lo revisaré por última vez y te lo daré mañana. Todo lo que tienes que hacer es enviarlo al Palacio Real de Eva a través de un mensajero. Escribe tu nombre como remitente y el del administrador real como receptor. Te daré la dirección."

Preguntó Seol Jihu mientras revisaba los documentos.

"¿Dijiste que este es el primer paso?"

"Sí. Básicamente estamos pidiendo la opinión del Palacio Real de Eva. Nuestro equipo quiere establecerse en su ciudad y trabajar, ¿Qué opina? Ahora, ¿Recuerda lo que le dije sobre la forma en que responden?"

Fue una pregunta repentina, pero Seol Jihu respondió como había aprendido.

"Los documentos que enviaste son..."

"Ah, no tienes que entrar en detalles. Sólo di el punto principal."

"Esta carta comenzó con el Imperio hace 500 años."

"¡Hey!"

Cuando Kim Hannah se puso seria, Seol Jihu se rió y se corrigió.

"Su respuesta es generalmente será una de estas dos: un permiso formal para nuestra estancia o un pensativo nos reunimos y hablamos."

Kim Hannah chasqueó su lengua y suspiró.

"Intentas hacer una broma cada vez que se puede, de todas formas, la primera es una forma indirecta de rechazarnos. Si se trata simplemente de quedarse en Eva, cualquiera puede hacerlo, ¿Verdad? A menos que seas un criminal de alto perfil con el Aviso Rojo".

"Bien".

"Lo último significa que Eva está interesada. Vendrán a nosotros. Ahí es cuando comienza su proyección."

"¿Vendrán a nosotros? ¿A la oficina de Carpe Diem?"

"¿De qué otra manera verán con sus propios ojos? Si los documentos que enviamos son verdaderos o falsos. También discutiremos otras cosas. Preguntarán por qué dejas Haramark para venir a Eva, así que asegúrate de tener una respuesta."

Kim Hannah dijo que estaría hecho el 80 por ciento después de esta etapa antes de continuar su explicación.

"Si la charla va bien, Eva sacará el tema de la tierra. Puedes dejarme las cosas a mí a partir de ese momento."

Sólo después de que todos los procesos anteriores terminaran, podrían poner oficialmente su nombre en el registro de organizaciones del Paraíso.

En cierto modo, todo el proceso fue similar a conseguir una visa aprobada para viajar. Comprobando sus antecedentes y su poder financiero, viendo si serían útiles para el desarrollo y la seguridad de Eva...

"Estos documentos siendo aprobados son lo primero. Para que conste, más del 80 por ciento de los solicitantes reciben permiso de estancia en esta etapa".

"¿Tanto?"

"No importa lo famoso que sea tu equipo, al final del día, es sólo un equipo. Si un equipo es una pluma, entonces una organización es una roca".

Es decir, el peso que cada palabra tenía era diferente.

Seol Jihu sacudió su cabeza.

"Siendo honesto, todavía estoy un poco confundido. No sé por qué hicieron el procedimiento tan complicado."

"Bueno, no era así en el pasado."

Kim Hannah echó un vistazo a Seol Jihu antes de soltar una tos seca.

Se tragó las palabras, 'Cuando el Paraíso se abrió por primera vez, los reinos dieron la bienvenida a la creación de nuevas organizaciones'.

Hacerlo sería escupir en la cara de los Terrícolas, incluida ella misma.

"Es porque el área de actividad en el Paraíso se expandió demasiado rápido. Aunque, probablemente no tengas ni idea de lo que eso significa."

Kim Hannah aprendió en los últimos días que aunque Seol Jihu fuera renombrado y hábil, le faltaba la amplitud de conocimientos sobre el Paraíso.

"Para decirlo de forma sencilla, serás reconocido como un Paradisíaco. No serás tratado como un ciudadano común, sino como un noble."

Estrictamente hablando, los terrícolas eran forasteros en el Paraíso. Debido a que fueron invocados por los Siete Dioses, casi nunca fueron maltratados. Pero aunque tenían más fuerza tanto en número como en calidad, lo que podían y no podían hacer estaba estrictamente diferenciado por la ley.

"Ser reconocido como un Paradisíaco te otorgará la protección de la ley. ¿Qué crees que pasará si te conviertes en nobleza?"

La respuesta era obvia: convertirse en un pez en el agua.

Seol Jihu murmuró la respuesta interiormente, pero la verdad es que la nobleza es un concepto anticuado y un título vacío en estos días.

La mayoría de los nobles del Paraíso habían muerto en la larga guerra o escapado. Prácticamente ninguno permaneció en el actual Paraíso.

'¿Así que las cosas resultaron así porque las familias reales trataron de reemplazar a estos nobles con Terrícolas?'

Seol Jihu tuvo el pensamiento anterior, pero no le preguntó a Kim Hannah para confirmar sus sospechas.

No era como si Kim Hannah supiera todo sobre el Paraíso. Además, pensó que preguntarle cada vez que tenía una duda era un mal hábito.

Descubrirlo por su cuenta haría que la respuesta se le quedara grabada en la mente por más tiempo.

"De todos modos, no es una tarea fácil. Pero, no es nada para que pierdas el sueño."

Kim Hannah bostezó y se levantó de su asiento.

"No es que no tenga ninguna preocupación, pero este equipo tiene un gran mérito que fácilmente cubrirá sus pequeños defectos."

"¿Gran mérito?"

"Sí. Es casi como una llave trampa. Y este equipo tiene dos".

"¿Y qué son esos?"

Usando la mano que cubría su bostezada boca, señaló a Seol Jihu.

"Tú".

Entonces, su dedo índice se movió hacia la puerta.

"Y el Maestro Jang".


*


A la mañana siguiente, Seol Jihu dejó la oficina alrededor del mediodía.

Era para entregar los documentos que Kim Hannah le había dado al mensajero.

Sin embargo, hizo una pausa en sus pasos mientras bajaba las escaleras.

Fue porque una mujer familiar estaba sentada al borde de la escalera.

"¿Chohong?"

"¿Eh?"

Chohong inclinó la cabeza hacia atrás, sorprendida. Pero pronto corrigió su expresión y soltó el cigarrillo.

"Oh, ¿A dónde vas?"

"Hacia un mensajero".

"¿Mensajero?"

"Sí, tengo que enviar los documentos al Palacio Real de Eva."

Seol Jihu levantó el sobre en su mano y lo agitó de izquierda a derecha.

Chohong asintió con la cabeza en silencio antes de ponerse de pie.

Como parecía un poco sombría, Seol Jihu no pudo evitar preguntar.

"¿Qué pasa? No es propio de ti. ¿Pasó algo?"

"No... nada..."

Chohong rozó sus pobres pies repetidamente hasta que finalmente murmuró con una voz cabizbaja.

"Es sólo que, no puedo creer que Carpe Diem se convierta en una organización."

"Ni siquiera hemos tenido noticias de Eva todavía."

"Lo sé, pero nunca pensé que tendría algo que ver con una organización en mi vida."

Chohong se mordió los labios.

"Cómo decirlo, estoy un poco inquieta."

Seol Jihu bajó con dificultad las escaleras y preguntó.

"No estás planeando irte, ¿Verdad?"

Chohong se rió.

"Bastardo, ¿Por qué lo haría? Yo soy la que más tiempo lleva aquí. ¿Crees que perderé esta oportunidad?"

Después de gritar bastante alegremente, se giró.

"Hasta luego. Voy a ir a beber un poco de licor al bar".

Pero antes de que Chohong pudiera dar un solo paso, la mano de Seol Jihu la agarró del hombro.

Chohong se estremeció.

"¿A dónde crees que estás huyendo?"

La esquina de la boca de Seol Jihu se enroscó.

"¿Qué? ¡Dije que voy al bar!"

Chohong tartamudeaba y retorcía su cuerpo aquí. Pero Seol Jihu no es el tipo de persona que la dejaba ir tan fácilmente, especialmente cuando finalmente tenía algo pendiente.

"Cielos~ Jefa Chung. Ir al bar suena genial, pero tienes que pagar la cuenta primero, ¿No?"

"¿Cuenta? ¿Qué cuenta?"

La cabeza de Chohong crujió hacia atrás.

Seol Jihu sonrió con astucia.

"¿Quieres ir con Oppa o con Esposo?"

Los ojos de Chohong comenzaron a temblar. Parecía estar diciendo, '¿Todavía recuerdas eso?'

"¿O prefieres Maestro en su lugar?"

Chohong saltó.

"No, yo..."

"Sí, tú, qué".

"Noooo, quiero decir..."

"Ahora, ahora, te escucharé, así que cálmate."

"¡Nooooooo!"

"Continúa".

La cara de Chohong se enrojeció, y Seol Jihu se rió incontrolablemente.

Tener sentimientos encontrados sobre Carpe Diem convirtiéndose en una organización tenía que ser una excusa. Probablemente estaba pensando en la apuesta que hizo descuidadamente con Seol Jihu.

Trató de escabullirse inventando una pésima excusa, pero su actuación no tenía sentido frente al bromista.

"No tienes nada que decir, ¿Verdad?"

El cuello de Chohong tembló.

"Lo prometiste. Kim Hannah y Yuhui Noona. Dijiste que me llamarías como quisiera, si lograba reclutar a una de ellas. Mencionaste que serías muy cortés y educada."

"¿Dije eso?"

Al final, eligió hacerse la tonta.

Seol Jihu dijo, "Ohh~", viendo a Chohong luchar para fingir ignorancia.

"¿Quieres hacerte la tonta?"

"¿Qué quieres decir?"

"Kyaa, ¿Entonces la promesa de un Sacerdote no significa nada?"

Un "¡Keuk!" sonó.

"Espera, está bien, recuerdo haber dicho eso. ¿Pero no dije que tenías que reclutar a las dos?"

"No".

"No, no, definitivamente recuerdo haber dicho que tenías que reclutar a ambas."

"Ooh~ Así que recurres a la fabricación y la trampa para ganar? ¿Quieres ir al templo de Invidia para confirmarlo?"

Chohong cerró la boca y frunció el ceño.

Había jurado sobre su poder como Sacerdote con Invidia. No había nada que pudiera hacer si Seol Jihu quería seguir con el asunto hasta el final.

'Maldita sea, ¿Por qué dije eso?'

Recordó que Dylan le aconsejó que pensara tres veces antes de decir algo.

Viendo a Chohong a punto de estallar en lágrimas, Seol Jihu se rió.

Habiendo jugado con ella lo suficiente para aliviar su aburrimiento, eligió parar aquí por hoy. De esa manera, podría divertirse en otro momento.

"Hm. Tal vez dijiste ambas."

Una vez que Seol Jihu inclinó la cabeza mientras se frotaba la barbilla, la cara de Chohong se iluminó instantáneamente.

"¡Sí! ¡Sé que dije ambas!"

"No lo sé, bueno, lo sabremos con seguridad una vez que vayamos al templo a comprobarlo. ¿Quieres ir?"

"Ah, oye, no necesitamos ir tan lejos. No seas tonto."

Chohong se aferró a Seol Jihu desesperadamente, hablando con una rara.

Seol Jihu se encogió de hombros.

"Bien, ¿Entonces dices que fueron ambas?"

"¡Sí!"

"Está bien, está bien. No dirás nada una vez que reclute a Yuhui Noona también, ¿Verdad?"

Chohong asintió con la cabeza con locura.

"¡Claro! No diré ni pío. Si me retracto de mis palabras, sería una verdadera perra. ¡Lo diré ahora! ¡Soy una perra si me retracto de mis palabras! ¡De verdad!"

"Oh".

Seol Jihu acaba de encontrar una forma legítima de tratar a Chohong como a una perra.

Como un cachorro que tenía una personalidad violenta, pero que en realidad es un dulce y gentil.

"No lo sé, siento que inventarás otra excusa."

"No lo haré. Bien, hagamos esto entonces. Hagamos un contrato. Lo firmaré esta vez."

Se fue corriendo a algún lugar, trajo un bolígrafo y un papel, luego comenzó a escribir un contrato.

"Yo, Chohong... si Seol Jihu tiene éxito en reclutar tanto a Kim Hannah como a Seo Yuhui... hará lo que quiera... prometo ante la Diosa Invidia..."

"No olvides la parte en que eres una perra".

"Sí, sí, lo haré".

Incluso firmó con la huella de un pulgar.

"Bien, ahí. . Tómalo, sucio bastardo."

Chohong mantuvo el contrato mientras refunfuñaba con una cara de alivio.

"¿No te quejarás de ello más tarde?"

Seol Jihu sonrió y aceptó el contrato.

"¿Lo odias tanto?"

"No sé de qué estás hablando. De todas formas, los términos de este contrato son finales."

"Vaya, ¿Dónde tiraste tu conciencia?"

"¡Al diablo con mi conciencia! ¡Tómalo!"

"Bien, bien".

Una vez que Seol Jihu dejó de lado el contrato, Chohong gritó encantada.

No habría tenido ninguna salida si hubieran ido al templo, pero de alguna manera se las arregló para cambiar la situación al final.

¿Cómo podría ella no estar feliz?

En realidad, Chohong había hecho algunos cálculos para conseguir esta actuación.

Que Kim Hannah se uniera a Carpe Diem fue absurdo, pero podía entenderlo perfectamente ya que Seol Jihu estaba conectado a Kim Hannah como Invitado e Invitadora.

Pero reclutar con éxito a la persona restante es realmente imposible.

La probabilidad es un cero absoluto.

¿Quién es Seo Yuhui?

¡El mito y la leyenda del Paraíso!

¿Una Terrícola conocida como el Muro de Hierro, que se negaba a unirse a cualquier organización hasta ahora, viniendo a un precario Carpe Diem?
Un perro que pasaba por el lugar se agarraba la barriga y se revolcaba de risa.

Como Chohong lo sabía, recuperó su tranquilidad en un instante.

"Jaja, lindo hijo de perra. ¿Tanto querías que esta Noona te llamara Oppa? Bueno, ¡Sigue soñando!"

"Eh, seguro que estás en tu propio país de los sueños."

Viendo a Seol Jihu sacudir la cabeza, Chohong se rió.


*


Por otro lado, al mismo tiempo.

El edificio en el lado opuesto parecía tranquilo por fuera, pero estaba ruidoso por dentro.

Era porque su dueña estaba ocupada preparándose para una mudanza.

"Ah, por fin hemos terminado".

Una vez que la Sacerdote cayó, Seo Yuhui juntó sus manos y sonrió.

"Gracias. Siento haberte pedido que me ayudes de nuevo."

"No, estoy bien ayudando, pero..."

La Sacerdote miró a Seo Yuhui con resentimiento.

"¿Pero no estás exagerando, Unni? ¿No ha pasado tanto tiempo desde que te mudaste a Haramark y te estás mudando de nuevo? ¿Y a Eva esta vez?"

"Lo siento, no tenía ni idea de que mi bebé se mudaría a Eva."

"Cielos".

La Sacerdote exhaló un profundo suspiro antes de mirar los sacos llenos con una expresión de cansancio.

"Realmente te estás esforzando mucho con la cuestión de cuidarlo. Si se mueve de nuevo, ¿Vas a continuar siguiéndolo?"

"Sí, pero no te llamaré por una mudanza de ahora en adelante."

Ahora, ¿Qué significa eso?

Cuando la Sacerdote la miró fijamente, Seo Yuhui inclinó su cabeza ligeramente y puso sus manos sobre sus mejillas.

"Bueno, em, verás... ese niño..."

Kyaa.

Cerrando los ojos, gritó en silencio como una adolescente que finalmente conoció a su caballero de brillante armadura.

"Él dijo que quería protegerme..."

¡Plop! Una gota de saliva cayó de la boca abierta de la aturdida Sacerdote.