Reciente

viernes, 8 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 224

Capítulo 224. Las Lágrimas de Teresa (2)


No fue hasta un largo momento de silencio...

"... Ah."

Que Teresa finalmente reaccionó.

"Ah, ah..."

Sus labios carnosos producían sonidos sin sentido.

Teresa suavizó su cara completamente aturdida. Tardíamente estaba haciendo lo mejor para actuar bien, pero una mirada de confusión se extendió por su cara como una plaga.

"¿Disculpa?"

Al final, preguntó sin sentido.

No había forma de que no lo entendiera la primera vez, pero actuó como si no hubiera escuchado nada, como a menudo lo hacía Seol Jihu.

Seol Jihu metió las manos en sus bolsillos. También tenía sentimientos encontrados sobre esto.

Después de que el aire entre ellos se enfriara un poco, una emoción indescriptible fluyó hacia él. No sabía qué decir, ya que la reacción de Teresa había superado sus expectativas.

No pasó mucho tiempo en silencio hasta que Teresa finalmente reanudó la conversación.

"Estás mintiendo, ¿Verdad?"

"No".

Seol Jihu instintivamente cerró la boca en el momento en que dio su respuesta. La mirada ardiente de Teresa lo había obligado a guardar silencio.

Su mirada no lo criticaba. Tampoco era una mirada de traición.

Aún así, Seol Jihu no podía abrir la boca fácilmente. De hecho, no quería mirar a Teresa, que sin saberlo se había enderezado y lo miraba fijamente.

Eventualmente, la boca de Teresa, fuertemente cerrada, se abrió lentamente.

"¿Por qué?"

Y las palabras que había estado suprimiendo estallaron.

"¿Por qué? ¿Por qué te vas de repente? Tiene que haber una razón, ¿Verdad?"

Seol Jihu todavía no respondió. Su deseo de hablar se había desvanecido por completo al mismo tiempo que su cuerpo parecía derrumbarse.

Con Seol Jihu manteniendo su silencio, Teresa parecía estar a punto de morir de frustración; sin embargo, pronto fingió una sonrisa y habló suavemente.

"Lo entiendo. Estás decepcionado con la Familia Real de Haramark. Cierto, lo entiendo."

"No..."

"Hey, está bien. Lo entiendo. Yo también me decepcionaría. No hemos tratado al Héroe de Guerra de Haramark apropiadamente..."

"Princesa".

Seol Jihu no pudo soportar escucharla más y la miró fijamente.

"No es así en absoluto."

Habló firmemente con una voz profunda.

Teresa hizo una pausa. Respiró hondo, con el pecho hinchado, y aún así mantuvo una sonrisa en su rostro.

"Ah, ¿Entonces se trata de eso? ¿Es por eso que llegaste a odiar a Haramark?"

Ella debe estar hablando del incidente del 'Héroe Besmirching'. Seol Jihu sacudió su cabeza.

<< Nota: Besmirching - significa ensuciar o manchar. El incidente del 'Héroe Besmirching' fue cuando intentaron desprestigiar a Seol Jihu. >>

"Tampoco es eso."

Teresa soltó un suspiro.

"Si no es ninguna de esas cosas, ¿Rntonces qué es?"

"Déjame ser claro sobre esto. No es que esté insatisfecho con la Familia Real o que odie a Haramark."

"Entonces, ¿Qué es?"

Teresa levantó la voz en un instante. Rápidamente dijo "Ah" después. Sus ojos y su boca se abrieron mucho, como si hubiera cometido un error.

Pero ahora que su mecha se había encendido, siguió adelante.

"¿Qué es? ¿Cuál es la razón por la que te vas? ¡Di algo, por favor!"

Seol Jihu cerró sus ojos en silencio.

"Es por el Paraíso".

"¿Paraíso...?"

"Tengo metas que quiero alcanzar. Tres de ellas, de hecho".

Hizo una breve pausa antes de continuar.

"Me voy para alcanzar estos objetivos. Eso es todo."

"¿No puedes lograrlos en Haramark?"

"No puedo".

Seol Jihu dijo rotundamente.

"Estrictamente hablando, estos tres objetivos son sólo pasos intermedios para un objetivo final. Son pasos intermedios para lograr lo que realmente quiero conseguir. Sin una sola de ellas, no seré capaz de alcanzar mi objetivo final."

"…."

"Lo importante es que uno de los tres objetivos no puede ser alcanzado en Haramark. Por eso voy a ir a Eva".

"... ¿Y cuál es ese objetivo?"

Teresa habló con una voz débil.

"Tal vez pueda ayudarte con eso".

La voz de ella se había calmado, pero sonaba tan contundente como antes.

Seol Jihu suspiró. Eso no era algo que se pudiera hacer ahora.

"Está bien".

Entonces, él decidió preguntar directamente.

"¿Entonces tiene la confianza para convertirse en el enemigo de Sicilia, Princesa?"

Los ojos de Teresa se abrieron de par en par. Seol Jihu continuó sin parar.

"No estoy diciendo esto sólo para apartarte. Pero si me ayudas, tu relación con Sicilia empeorará sin duda. Puede que ahora tengas buenas relaciones con ellos, pero Taciana Cinzia no es el tipo de persona que aprueba a cualquiera que desafíe su autoridad. Esto, puedo prometerlo."

Teresa estaba aturdida. No tenía palabras porque finalmente entendió lo que quería Seol Jihu.

Esa no era una pregunta que pudiera responder fácilmente. En la región sur, que incluía Haramark, hasta los niños sabían el nombre de Sicilia.

Y después de la guerra, con Taciana Cinzia revelándose como la Ejecutora de la Pereza, la posición de Sicilia en Haramark se volvió indomable como una fortaleza inexpugnable.

Fue como dijo Seol Jihu. ¿Carpe Diem creando una organización en Haramark con el apoyo de la Familia Real? ¿Pretendiendo la posición de socio de la Familia Real?

Sicilia ciertamente reaccionaría negativamente a ello. En el peor de los casos, podría haber otra repetición del pasado conflicto interno de Haramark.

Teresa tartamudeó.

"Pero, ¿Necesitamos convertirnos en el enemigo de Sicilia? Tampoco es que tu relación con ellos sea mala. Tal vez funcione..."

Cierto, podría.

Dada la actual relación de Seol Jihu con Sicilia, Cinzia podría permitir que su organización prosperara hasta cierto punto. Pero eso sólo sería mientras Seol Jihu no interfiriera con su actual autoridad.

Pero eso no era lo que Seol Jihu quería.

Una sola nave nunca puede tener dos capitanes. Además, Seol Jihu quería ascender a un único trono.

Interpretando el silencio de Seol Jihu como una negación, Teresa apretó los dientes.

"Seol, eres el héroe de guerra de Haramark".

Una voz temblorosa salió.

"Para los Terrícolas, podría ser diferente. Pero para los ciudadanos de Haramark, eres su héroe y su esperanza. Para los residentes de la Aldea de Ramman, para los soldados que protegen la ciudad, y para mí..."

"…."

"Pero si te vas..."

Teresa detuvo el final de su discurso, pero Seol Jihu sabía lo que quería decir sin tener que escucharlo. Teresa apelaba a la compasión, pero Seol Jihu ya había tomado una decisión.

"... Incluso si me voy, no ignoraré a Haramark cuando esté en peligro."

Teresa cerró los ojos. Se había dado cuenta de que nada de lo que dijera haría cambiar de opinión a Seol Jihu.

Sus ojos bien cerrados se desvanecieron.

Su garganta se obstruyó, y las palabras ya no salían.

Al final, se cubrió la cara con las manos y bajó la cabeza. Su cabello rosado cayó como una cascada.

"Qué vergüenza..."

Una voz ligeramente lacrimógena salió.

"Yo pensé que desarrollarías una organización en Haramark... Jajaja, me emocioné sola..."

Murmurando para sí misma, se quitó las manos de la cara.

Sus brazos se desplomaron, con la cabeza todavía mirando al suelo.

Seol Jihu bajó ligeramente la cabeza en un intento de mirar la cara de Teresa, y luego se congeló en su lugar.

Ella estaba llorando.

Las lágrimas habían brotado alrededor de sus hermosos ojos, y si la movía un poco, probablemente se caerían.

"Tenía cosas que quería hacer, una vez que esta expedición terminara..."

"…."

"Si hubiera sabido que esta era una expedición de despedida, no habría aceptado la oferta..."

Teresa levantó la cabeza. Parpadeando los ojos, resopló y miró hacia el cielo nocturno.

Un trago sonó, y Seol Jihu la escuchó darse vuelta.

"¡Perdón!"

"Princesa".

"Iré a refrescarme un poco."

Teresa dejó esas palabras atrás y desapareció como para huir.

Seol Jihu soltó el aliento que había estado conteniendo todo este tiempo.

Esperaba escuchar cosas que no quería oír. Pero no esperaba que Teresa reaccionara tan emocionalmente.

Estaba nervioso y sin saber qué hacer, porque era la primera vez que veía llorar a Teresa.

'Princesa...'

¿Adónde fue en medio de la noche?

Por supuesto, sabía lo fuerte que era Teresa, y es poco probable que algún monstruo fuera una amenaza debido a lo cerca que estaban de Haramark.

Él lo sabía, pero miró alrededor del área sintiéndose inquieto.

Sin embargo.

"…."

Teresa no regresó hasta que llegó el momento de cambiar el turno de guardia nocturna.

Cuando se despertó a la mañana siguiente, vio a Teresa acurrucada en una bola en un rincón de la tienda de campaña. Viendo que estaba dando vueltas y vueltas ligeramente, debió quedarse despierta toda la noche.

Seol Jihu pensó en llamarla, pero decidió no hacerlo y dejó la tienda para hacer el desayuno.

En su camino de regreso a Haramark, el carruaje era tan ruidoso como antes.

Teresa también participó en la conversación con entusiasmo. Pero mientras su boca sonreía, sus ojos no lo hacían en absoluto.

Tanto Seol Jihu como Teresa sabían que no debían arruinar la atmósfera de una expedición exitosa.

Seol Jihu respondió apropiadamente, y luego miró por la ventana del carruaje, usando como excusa el sentirse mal.

Un paisaje verde pasó rápidamente.

Después de mirar fijamente durante docenas de minutos.

"¿Oh? Parece que ya casi llegamos."

Alcanzó a ver una ciudad familiar.


*


El equipo de la expedición llegó a salvo a Haramark. Con esto, la expedición había terminado oficialmente con éxito.

Cada miembro del equipo agarró su parte del botín y charló.

María y Hugo corrieron al templo después de despedirse a medias.

Pero nadie los culpó. Todos querían darse prisa y guardar su fortuna en un lugar seguro. Por eso, el grupo decidió ir al templo juntos.

Excepto Teresa.

Ella no tenía motivos para ir al templo ya que el almacén del palacio es un excelente lugar de almacenamiento.

Antes de separarse, Teresa se acercó a Seol Jihu.

Se podía ver una mirada de determinación en su cara.

"Gracias por llevarme a esta expedición".

"No hay problema. Debería agradecerte por participar".

"Me aseguraré de devolver este favor pronto."

Teresa extendió su mano después de hablar con indiferencia. Seol Jihu la miró fijamente antes de tomar su mano con suavidad.

Mientras sentían el calor del otro, Teresa de repente apretó su mano.

Como si no quisiera soltarla, como si no pudiera hacerlo.

Y Seol Jihu...

"Te visitaré pronto."

"…"

"Te convenceré. Te lo prometo".

Suavemente movió su mano y la sacó.

Con cuidado, para que ella no se disgustara.

La mano de Teresa siguió la mano de Seol Jihu, y finalmente perdió su agarre.

Teresa hizo un puchero.

"No me convenceré".

"Ya lo veremos".

Seol Jihu respondió con una sonrisa.

"Que tengas un buen viaje de regreso".

Teresa suspiró ligeramente y bajó el brazo. Luego, se dio la vuelta y comenzó a alejarse.

Seol Jihu vio cómo se alejaba antes de darse la vuelta. Entonces, comenzó a caminar hacia el templo de Gula.

Pero antes de dar diez pasos, sintió que una mirada caía sobre su espalda.

Sin embargo, no volvió a mirar atrás.


*


Había dos razones por las que los Terrícolas pagaban cuotas mensuales para usar el almacén del templo.

La primera era la seguridad, y la segunda era la utilidad.

No importaba en qué templo almacenaran sus bienes mientras lo hicieran en una ciudad. Por ejemplo, podían encontrar sus artículos en el templo de Gula, aunque los almacenaran en el templo de Luxuria.

"Uf".

Seol Jihu sonrió brillantemente después de poner su bolsa en la caja de almacenamiento. Sólo mirar la bolsa lo llenó de alegría.

No abandonó el templo de inmediato y, en cambio, se dirigió a lo más profundo. Luego bajó la cabeza frente a la estatua de piedra.

Todo fue para incubar el huevo.

Sin embargo, Gula dio un consejo inesperado.

[Espera unos días antes de ver a Luxuria.]

'¿Perdón?'

[Luxuria es la diosa hermana gemela de Castitas. Ella será capaz de darte información más precisa.]

'¿No puedo ir ahora mismo?'

Seol Jihu pidió que todo se calentara.

[Luxuria está en medio de una ceremonia ritual a gran escala. Estoy segura de que puedes esperar unos días.]

Gula lo tranquilizó con calma.

[Si es la Lanza de la Pureza, tenemos que hablar de ello entre nosotros primero. Jujuju.]

Ella se rió profundamente.

¿Cómo no podía Seol Jihu esperar unos días cuando se encontró con alguien que había esperado cientos de años?

Dijo que sí y luego se dio la vuelta.

[También.]

La voz de Gula lo retuvo.

[Por favor, trata de resolverlo bien. Consuélala, o haz que se sienta cómoda estampando tu sello en ella.]

'¿...?'

[¿No te lo dije antes? Que el futuro empezó a cambiar.]

Seol Jihu lo recordó. Pero...

[Contigo desgarrando el futuro, un nuevo futuro se ha abierto para ese niño.]

[Si ese hombre es el escudo que bloqueará la oscuridad, entonces ese niño podría convertirse en tu precioso brazo izquierdo en el futuro.]

Dejando de lado quién era este hombre, Seol Jihu sintió que sabía a quién se refería este niño.

[Es bueno tener un claro sentido del propósito. No está nada mal. Después de todo, todavía estás en el proceso de templar tu escudo.]

[Sólo digo que no deberías ser demasiado frío.]

Seol Jihu sonrió amargamente por el consejo de Gula.


*


Los miembros del equipo de la expedición, excluyendo a María, Teresa y Hugo, esperaban afuera. Por alguna razón, Chohong y Phi Sora parecían un poco impacientes.

"Hey, um, voy a ir a verlo de nuevo."

"Yo también".

Las dos mujeres corrieron al templo, donde estaba el almacén.

Seol Jihu se rió.

Así era la psicología humana. Cuando de repente tenían mucho dinero, la realidad se sentía como un sueño. Era la misma lógica que comprobar constantemente tu cuenta bancaria después de ganar el premio gordo de la lotería.

"¿No pusiste todo en el almacén?"

Kazuki preguntó mientras señalaba la bolsa en la espalda de Seol Jihu.

Seol Jihu explicó mientras se reía.

"Son ofrendas. Planeo ir de inmediato."

Recordando por qué Seol Jihu puso la condición adicional de las ofrendas, Kazuki entendió lo que quería decir inmediatamente.

"¿No crees que es una lástima? Venderlas te dará más que unas pocas monedas de oro."

"No sabía que supieras hacer bromas. Aunque no es muy graciosa."

"Sólo estoy diciendo".

Kazuki se rió, notando las espinas en las palabras de Seol Jihu. Luego pidió acompañarlo, diciendo que quería saludarla.

Seol Jihu aceptó de inmediato, ya que eso no sería realmente un problema.

Esperaron hasta que Chohong y Phi Sora salieran antes de volver a la oficina de Carpe Diem.

No, eso es lo que intentaron hacer.

"Agh, me está volviendo loco. Déjame ir a echar un vistazo una vez más."

"¡Yo también!"

Justo cuando llegaron al final de la escalera, Phi Sora y Chohong corrieron rápidamente hacia el templo.

"Yo también".

Incluso Marcel Ghionea se unió.

"¡Oh, vamos!"

Seol Jihu gritó.


*


Chohong y Phi Sora revisaron el almacén seis veces más antes de sentirse aliviadas.

Seol Jihu llegó al edificio del lado opuesto de la oficina de Carpe Diem.

"¡Noona! ¡Yuhui Noona!"

Y llamó a la puerta con un golpe de tambor.

¡Pat, pat! Seo Yuhui se apresuró a salir y mostró una cara de asombro al observar la sonrisa radiante de Seol Jihu.

"Cielos, me sorprendiste".

Ella le pellizcó ligeramente las mejillas después de no haberlo visto por un tiempo. Luego, lo guió hacia adentro.

Después de sentarse, Seol Jihu sacó las ofrendas que había estado esperando desesperadamente para mostrar.

Un toque de sorpresa apareció en la cara de Seo Yuhui tan pronto como vio el contenido de la bolsa.

"Estas..."

La calidad de las ofrendas es una cosa, pero el poder divino que llevaban era otra. Al menos le devolverían la fuerza al Nivel 3 o incluso a las primeras etapas del Nivel 4.

De hecho, sería difícil encontrar ofrendas de esta calidad incluso si buscara por toda la ciudad.

'¿De dónde sacó tantas ofrendas de grado superior...?'

Seo Yuhui miró fijamente a Seol Jihu con una mirada renovada.

"Son demasiado caras."

"Ah, no te sientas presionada. Son todos tuyas."

Cuando Seo Yuhui sonó un poco incómodo al tomar todas estas ofrendas, Phi Sora gritó con gran entusiasmo mientras tocaba el hombro de Seol Jihu.

"¡Nos hemos enriquecido con esta expedición, así que esto no es nada!"

"¡Sí! ¡Todo es gracias a él! Auuu, ¡Qué lindo!"

Chohong también se rió como una idiota y le hizo un nudo en el cabello a Seol Jihu.

Las dos mujeres trataron a Seol Jihu como a un bebé, y la expresión de Seo Yuhui se volvió extraña mientras miraba fijamente.

"Hnng~"

Habló mientras dejaba salir un extraño zumbido.

"Gracias. Debe haber sido difícil".

"No, en absoluto..."

Seol Jihu se rascó la cabeza torpemente.

Seo Yuhui agitó su cabeza.

"Fue duro, ¿Verdad?"

Ella habló suavemente mientras extendía los brazos. Los ojos de Seol Jihu se abrieron mucho.

'¡Espera! ¡Ese movimiento!'

Estaba convencido.

Ella lo estaba invitando a sus brazos.

Ella estaba tratando de abrazarlo como una recompensa por trabajar duro.

Su cuerpo tuvo un ataque por un momento. Seol Jihu se mostró reacio.

Incluso él conocía la vergüenza. Sería una historia diferente si estuviera dormido.

Abrazarla con todo el mundo mirando era un poco...

En ese momento, Seo Yuhui abrió la boca con una dulce sonrisa.

"Ven".

"¿¡...!?"

Seol Jihu estaba asombrado.

"¿Cómo?"

Seol Jihu dudó. Sin embargo, pronto cayó en una situación difícil como preguntó Seo Yuhui en respuesta a su indecisión.

"¿Jihu?"

Se dio cuenta por la expresión de ella.

¿No tuviste reparos en abrazarme en el pasado?

¿Estás tratando de salvar las apariencias ahora que has crecido un poco?

"Jihu..."

Seo Yuhui difuminó el final de su discurso lamentablemente.

Seol Jihu no sabía qué hacer mientras sonaba cada vez más herida y triste.

Seo Yuhui inclinó su cabeza.

"¿Estás bien del efecto secundario?"

Oh, claro, estaba esa conveniente excusa.

"Tienes razón. En realidad me he estado sintiendo un poco cansado..."

Seol Jihu respondió rápidamente y se acercó a ella tosiendo. No prestó atención a las miradas detrás de él. Después de todo, esto era algo que estaba fuera de su control.

Squish.

Lo importante era que el abrazo de Seo Yuhui era el lugar más acogedor del mundo. Su cuerpo inquieto parecía calmarse.

Esto era realmente un paraíso en el Paraíso.

'Ah... Increíble'.

Ahora me siento vivo.

Seo Yuhui sonrió brillantemente mientras acariciaba al conejo que se acurrucaba en sus brazos.

Con una cara radiante, ella lanzó una sonrisa difícil de entender a las dos mujeres que los miraban atónitos.


*


Gracias a la recarga de la energía de Seo Yuhui, Seol Jihu pudo volver a la oficina con alegría.

No vio a Jang Maldong y a los hermanos Yi. Todavía deben estar en la Gran Montaña Rocosa, entrenando.

Jang Maldong respondió tan pronto como los contactó a través de un cristal de comunicación.

—Deben haber llegado hace un momento.

"Sí, llamé para avisarles que hemos vuelto".

—Entonces, ¿Fue fructífera la expedición?

"Tengo más que unas pocas cosas que discutir con usted."

Seol Jihu movió sus dedos.

"¿Cuándo volverás?"

—Volveremos pronto. De hecho, una vez volvimos y regresamos a la montaña.

"¿Eh? ¿Por qué?"

—Por Sungjin.

Jang Maldong sonrió amargamente.

—Se lesionó gravemente durante el entrenamiento, así que volvimos a Haramark después de un tratamiento de emergencia. Planeé dejarlo descansar, pero insistió en volver.

Jang Maldong chasqueó su lengua.

—Ese mocoso tiene la terquedad de un toro. Ni siquiera el tendón de un toro es tan duro como él.

Jang Maldong sacudió la cabeza.

Seol Jihu preguntó con preocupación.

"¿Su lesión es grave? ¿Cómo está su cuerpo?"

—Ha mejorado mucho. Sungjin está entrenando tanto como tú.

"Espero que no se esfuerce demasiado. Necesita pensar en su cuerpo."

—Tú eres el que lo dice.

Jang Maldong asintió con la cabeza con una carcajada incontrolable.

—Bueno, volveremos en unos días. Podemos hablar de los detalles entonces.

"Está bien".

—Oh, sí.

Jang Maldong detuvo a Seol Jihu justo cuando estaba a punto de colgar.

—Es sobre esa amiga tuya, Kim Hannah. Ella es tu Invitadora, ¿Verdad?

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de par en par ante la inesperada mención.

"Sí. ¿Qué pasa con Kim Hannah?"

—Llamó cuando volvimos a Haramark.

Jang Maldong continuó con calma.

—No pensaba contestar al principio, pero llamaba cada vez que revisaba el cristal de comunicación. Una, dos, tres veces... seguía funcionando.

'¿Qué?'

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron.

"¿Has contestado?"

—Mm, parecía urgente, así que lo hice. Lo siento.

"No, no, está bien. Entonces, ¿Qué pasó? ¿Por qué ella...?"

Se tragó sus palabras antes que preguntar: '¿Por qué no ha contestado todo este tiempo?'

—No estoy seguro. Ella te estaba buscando, pero cuando dije que estabas en una expedición, dijo que estaba bien y eso fue todo.

Después de decir eso, Jang Maldong frunció el ceño y se mordió los labios.

—Pero... su cara era un poco...

"¿Perdón?"

—No, no es nada. No puedo decidirme con sólo mirarla una vez.

Jang Maldong sacudió la cabeza.

—De todas formas, intenta llamarla. Ahora, si es posible.

"Lo entiendo."

—Bien, te veré más tarde.

Con eso, la llamada terminó.

Seol Jihu se mordió los labios.

Kim Hannah había llamado en un momento en que estaba listo para desarrollar una organización completa.

'Nunca conoces tu suerte'.

Si lo supiera, le habría pedido que participara en la expedición.

Murmurando en su interior, Seol Jihu hurgaba en el cajón del escritorio y sacó el cristal de comunicación apropiado. Luego, puso su mano en la esfera de cristal descolorida.