Reciente

jueves, 7 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 210

Capítulo 210. Una Ganancia Inesperada (1)


La niña Hombre Zorro, Haeryeo, contó su historia.

Esta mañana, las Hadas del Cielo celebraron un ritual en un lugar llamado la Pagoda de los Sueños. Haeryeo tenía curiosidad por el ritual y quería asistir, pero el área alrededor de la Pagoda de los Sueños era una zona de peligro extremo que la Federación había designado como tierra prohibida.

Sin su permiso explícito, no se le permitía entrar a nadie de la Federación.

Sin embargo, la curiosidad se había apoderado de Haeryeo. Siguió en secreto a las Hadas del Cielo con su hermana menor y luego se perdió.

Vagó por ahí sosteniendo la mano de su hermana menor hasta que finalmente se encontró con una tierra desconocida. Mientras caminaba, sin saber qué hacer, fue descubierta por un grupo de personas.

Los cazadores furtivos lAs persiguieron como si fueran un regalo enviado por los dioses y capturaron a la hermana menor. Haeryeo escapó por poco y estaba huyendo. Como estaba apurada, no le importó en qué dirección se dirigía, y fue entonces cuando se encontró con el equipo de expedición de Seol Jihu.

"Estaba siguiendo bien a las Hadas del Cielo, no sé cómo nos perdimos..."

Pensar en su hermana menor debe haberle afectado la conciencia por la culpa, debido a que empezó a llorar de nuevo.

La preocupación empañó el rostro de Seol Jihu. Esperaba que no fuera así, pero la preocupación de Kazuki se hizo realidad.

Entonces, ¿Cuál sería el mejor escenario de acción?

'Hay algo de esperanza si rescatamos a la hermana menor de Haeryeo y devolvemos a ambas a la Federación...'

Seol Jihu se dirigió a Teresa, que también estaba llena de preocupación.

"La hermana menor de Haeryeo debe estar viva, ¿Verdad?"

"Lo más probable es que. Esos tipos deberían ir tras el dinero..."

Teresa miró a llorona Haeryeo y habló en voz baja.

"Hay una posibilidad de que estén cerca. Podrían estar viniendo hasta nosotros siguiendo el rastro de esta niña. Si es así, nosotros..."

"¡Seol!"

La voz de Kazuki se escuchó antes de que Teresa pudiera terminar.

"Veinte, treinta, cuarenta... dos. ¡Cuarenta y dos! ¡Hay un gran grupo de cazadores furtivos que se dirigen hacia este lugar!"

"¡Uaah!"

Haeryeo comenzó a entrar en pánico.

Seol Jihu miró fijamente a Teresa, e inmediatamente llegaron a un entendimiento tácito. Teresa sostuvo a la temblorosa Haeryeo.

Pronto...

"¡Ah, mierda! ¿Por qué es tan veloz una jodida niña?"

"Creo que la perdimos".

"Te dije que no la atraparíamos una vez que escapara de nuestra red circundante."

"Pero todavía podemos cazarla. Si seguimos adelante, estoy seguro de que la encontraremos exhausta y durmiendo en algún lugar."

Después de varios murmullos, un grupo apareció de los altos juncos.

"¿Eh?"

Un Arquero, que caminaba con la espalda doblada y los ojos en el suelo, levantó de repente la vista. Luego gritó.

Fue lo mismo con los demás. Estando demasiado concentrados en perseguir el rastro de su objetivo, se sorprendieron al encontrarse con el equipo de expedición.

"¿Quiénes son estos tipos? ¿Son uno de nosotros?"

"¡Eh! ¿Ustedes han...?"

Un hombre detuvo su sentencia. Esto fue porque vieron que el hombre a la cabeza del grupo los miraba con desprecio y una mujer de cabello rosado sostenía a una niña Hombre Zorro en sus brazos.

"¡Ah, mierda!"

Uno de los hombres soltó una maldición. Ni siquiera necesitaron preguntar qué pasó. Esta situación se presentaba ocasionalmente a la gente que se dedicaba a este trabajo. Este grupo probablemente se estaba tomando un descanso aquí y afortunadamente se encontró con la niña.

El hombre malinterpretó la situación por su cuenta y luego se rascó la cabeza.

"¡Maldita sea!"

"¿Qué debemos hacer?"

Seol Jihu apretó los dientes. La compleja relación de la humanidad con la Federación lo estaba volviendo loco, así que ver a un grupo de tontos que sólo sabían llenar sus codiciosos estómagos lo llenó de asco.

"¿Qué, por qué nos detuvimos de repente? ¿Hah?"

En ese momento, una voz sonora sonó desde la parte trasera del grupo. Los hombres que se estaban chasqueando los labios miraron rápidamente hacia atrás.

"¡Líder! Ya ves..."

"¿Qué? ¿Alguien la secuestró?"

Un hombre bajo y corpulento se adelantó. No sólo sobresalía su vientre, sino que la grasa de su cuello también cubría su mandíbula.

A continuación, la mirada de Seol Jihu se fijó en un lugar. Detrás del hombre que se llamaba a sí mismo líder, había una niña Hombre Zorro que se parecía a Haeryeo.

Estaba bien vestida y no parecía estar sufriendo ningún tipo de problemas; sin embargo, un paño blanco estaba fuertemente envuelto alrededor de su boca.

"¡Haeya!"

A juzgar por el grito afectuoso de Haeryeo, ella tenía que ser su hermana menor.

"¡Uup! ¡Uuup!"

La niña Hombre Zorro atada dejó salir sonidos contenidos y luchó.

Como dijo Kazuki, había un total de 42 hombres en el grupo. No parecía que la entregaran tan fácilmente. Sintiendo que se estaba gestando una batalla, Seol Jihu apretó su lanza.

Entonces.

'Hmm. Es una nueva cara...'

El líder se frotó su cuello regordete. Se dio cuenta de la situación, pero no podía entender por qué mostraban tanta hostilidad.

'No parece tan especial...'

Él sabía que no debía juzgar un libro por su portada, pero el equipo del hombre comúnmente se encontraba en tiendas. No parecía tan hábil.

Sin embargo, la atmósfera estaba un poco extraña. Tenían más de cuarenta personas en su grupo, pero los otros sólo tenían diez. Excluyendo a los conductores, el número se redujo aún más a ocho.

El problema es que no parecían nerviosos de ninguna manera. De hecho, parecía que los miraban con desprecio.

'¿Son cazadores furtivos que trabajan como un pequeño grupo de élite? O... ¿Hm?'

Cuando el líder observó a la mujer de cabello rosado sosteniendo a la niña Hombre Zorro, sus pupilas se enfocaron. A continuación, su mandíbula cayó cuando vio la escalofriante mirada de Kazuki.

"Tú eres..."

Eso no fue todo.

Una mujer con una túnica de sacerdote blanca pero sosteniendo una maza de batalla espantosa.

Un hombre negro calvo sosteniendo una hermosa alabarda que no coincidía con su apariencia.

Y un Arquero de cabello gris ceniza que parecía un lobo de nieve.

'No me digas'.

Cuando sus ojos se posaron en la mujer de cabello rojo bostezando ampliamente, un solo pensamiento llegó a su cerebro como un relámpago.

Su respiración se detuvo inmediatamente.

'¡No puede ser!'

"Devuélvela".

Justo cuando el líder pensó '¿Por qué están aquí?', Seol Jihu habló. Los cazadores furtivos intercambiaron miradas entre ellos.

"¿Qué? ¿Devolverla?"

"¡Jajaja! Eso es lo que deberíamos decir."

La risa bulliciosa estalló. Uno de los hombres gritó entonces con fuerza.

"Parece que están trabajando en lo mismo. ¿No tienes conciencia?"

Las pupilas de Seol Jihu se hundieron. Él había pedido que le dieran a la niña antes de mostrar su fuerza, pero fue justo como lo esperaba.

"Oye, ¿Ves a esta chica?"

El hombre que estaba en el lado opuesto de Seol Jihu levantó a la niña Hombre Zorro y la sacudió ligeramente.

"Estábamos persiguiendo a la mocosa Hombre Zorro que afortunadamente capturaste. ¿Por qué no la entregas?"

"Seol, no hay necesidad de escucharlos más. Vamos a..."

Kazuki susurró desde atrás.

"Eres uno de nosotros, así que deberías conocer las reglas. Reconoceremos que la has capturado para nosotros, ¿De acuerdo? Ya sabes qué hacer".

Kazuki tenía razón. No tenía sentido hablar con esta gente.

Seol Jihu bajó su centro de gravedad. Poniendo fuerza en sus piernas, despertó su maná.

"Entrégala rápidamente, para que podamos hablar de cómo distribuir..."

¡Pang, pang, pang!

Pendiente Festina activado tres veces. Seol Jihu avanzó, sintiendo un poderoso viento que envolvía su cuerpo.

En esa fracción de segundo, los ojos de Seol Jihu se abrieron de par en par. Fue porque el líder reaccionó, como si su movimiento hubiera sido visto.

No...

'Espera'.

El líder no le apuntaba a Seol Jihu. Su palma golpeó la espalda del hombre que gritaba. Seol Jihu rápidamente detuvo sus pasos.

Shiiicck-

Sus talones se clavaron en el suelo, dejando un largo rastro atrás, y Seol Jihu apenas detuvo su avance.

"¡Bastardo descarado!"

El líder gritó con la cara sonrojada. El hombre que fue abruptamente golpeado levantó su cabeza en un aturdimiento. Se sorprendió al observar a Seol Jihu justo delante de él, pero estaba aún más confundido por el hecho de haber sido golpeado.

"¿Lí-Líder...?"

"¿Qué? ¿Entregarla? ¿Distribuir? ¿Quién te crees que eres? ¿Quieres ser el líder, eh?"

Ahora, el líder lo estaba apuntando con el dedo y gritando. Él debe haber sentido la mirada de Seol Jihu mientras se daba vuelta rápidamente.

Su jadeo disminuyó, y una cálida sonrisa se extendió por su rostro regordete.

"Cielos. Mis disculpas, mis disculpas. No eduqué a mi subordinado apropiadamente... Jajaja."

Se frotó las manos y sonrió humildemente. Seol Jihu parpadeó.

"¡Ah! Espera un momento. ¡Oye! ¡Devuélvela ahora! ¡No la sujetes así! ¡Te dije que la trataras con dignidad y respeto!"

"¿Cuando..."

"¡Cállate! ¿¡Qué haces, que no se la has devuelto a este caballero!?"

El líder prácticamente le arrebató la niña Hombre Zorro de las manos de su captor.

"Cielos, verás, no lo hice a propósito..."

Le quitó la tela que envolvía la boca de la chica. Entonces...

"¡Tú, malvado... ¡Uup!"

Volvió a enrollar la tela cuando la chica Hombre Zorro intentó hablar.

"¡Uuuup! ¡Uuuuup!"

El líder miró a Seol Jihu antes de hacer un nudo rápidamente y respetuosamente entregarla con ambas manos.

"¡Aquí está! Realmente no hicimos nada. ¡Está sana y salva, sin un solo rasguño! ¡Ni siquiera le tocamos una sola hebra de su cabello!"

"…."

"¡Por favor, es toda tuya! ¡Jejeje!"

Seol Jihu estaba claramente sorprendido. Como las cosas se pondrían difíciles si usaban a la hermana pequeña de Haeryeo como rehén, planeó recuperarla antes de hacer cualquier otra cosa.

Esperaba escuchar cosas como '¿Qué mierda estás diciendo?' o '¿Devolverla? ¿Estás loco?' '¡Oye, mátalos a todos!'

'Diablos...'

Nunca esperó que la entregaran tan fácilmente. Siendo completamente honesto, estaba atónito.

Seol Jihu miró fijamente al líder sin decir nada.

'¡Por favor, por favor...!'

Los ojos del líder se movieron rápidamente. Los compañeros detrás de Seol Jihu tenían los brazos cruzados, mirándolos de forma divertida.

El líder temblaba de miedo internamente. Fue entonces cuando sus ojos se encontraron con los del joven.

Inmediatamente se inclinó.

"¡Mis disculpas!"

Thud. Él golpeó su frente en el suelo.

"¡He cometido un grave pecado! Estaba cegado por el dinero. ¡Por favor perdóname una vez!"

*Murmurar* *Murmurar*

Los subordinados del líder se hicieron más fuertes.

Phi Sora entonces estalló en risas.

"¡Este viejo! ¡Este viejo! Seguro que sabe cómo entender la atmósfera. ¡Probablemente no se suicidará con tanta facilidad, no importa a dónde vaya!"

"Jejeje, sí, sí..."

Seol Jihu suspiró. Él había sentido lo mismo durante el Banquete, pero había gente que entendía las palabras y gente que no. Este líder parece ser de los primeros.

"Debes hacer esto a menudo."

El líder se estremeció.

"No, para nada. Lo hago muy de vez en cuando, de vez en cuando..."

"…."

"¡Esta es la primera vez que tengo éxito! Jejeje..."

Seol Jihu miró al hombre corpulento con ojos fríos. La niña Hombre Zorra también emitió un sonido. Seol Jihu la abrazó y le dio una palmada en la espalda. La niña no se resistió, aparentemente consciente de que Seol Jihu estaba tratando de ayudar.

Seol Jihu habló.

"No vuelvas a hacer algo así nunca más."

El líder levantó la cabeza.

"¡Quieres decir!"

"Si te pillo haciendo esto otra vez..."

"¡Maldición! ¡Me lavaré las manos y nunca más haré este trabajo! ¡No sé los tipos que están detrás de mí, pero juro que no lo volveré a hacer!"

Thud, thud, thud, thud. El líder golpeó repetidamente su cabeza contra el suelo hasta que su frente comenzó a sangrar.

El acto del hombre borró cualquier pensamiento de Seol Jihu de luchar, y se dio la vuelta.

"Lo prometiste".

"¡Si!"

"Puedes irte".

"¡Gracias! ¡Gracias por perdonarme!"

El líder se levantó rápidamente.

"Seol, este es tu problema. Eres demasiado amable."

"Exactamente. Esta es la oportunidad perfecta para hacer algo de dinero extra. Estaríamos más que justificados también. Kyaa~ Sólo imagina cuánto ganaremos eliminándolos y vendiendo su equipamiento..."

Al escuchar los murmullos que venían de la distancia, el líder se estremeció. Inmediatamente se marchó, dejando a sus subordinados atrás y cuidando sólo de su propia vida.

"¿Qué?"

"¿Por qué él..."

El murmullo de los subordinados sólo duró un momento. Una vez que algunos de los más perspicaces salieron corriendo, los miembros restantes entendieron la situación  y comenzaron a escapar.

"¡Qué desperdicio, qué desperdicio!"

Chohong se mordió los labios mientras se frotaba la Espina de Acero.


*


Después de que todos los cazadores furtivos huyeran.

"Haeya..."

"¡Unni!"

Las dos hermanas se regocijaron en los brazos de la otra, mientras Seol Jihu sonreía con entusiasmo. Luego se dio vuelta, escuchando una risa amortiguada que venía de atrás. El normalmente frío Kazuki se estaba riendo.

"¿Qué?"

"Ah".

Kazuki miró en la dirección en la que los cazadores furtivos huyeron, mientras aún sonreían.

"Estaba pensando que sigue siendo el mismo. Ya sabes, ese líder."

"¿Lo conoces?"

"Sólo su cara. Somos de la misma Área. El tutorial fue muy divertido con él alrededor."

"Mm. ¿Qué clase de persona es?"

Kazuki señalo sus propios ojos.

"Es agudo".

"¿...?"

"Es increíblemente bueno leyendo la atmósfera. Su capacidad de juicio situacional instantáneo es también impresionante. Pasó el Tutorial y la Zona Neutral sólo con esta habilidad."

Seol Jihu inclinó su cabeza. Él no pensó haber dado tantas pistas. Por supuesto, estaba planeando lanzar su lanza en el momento en que recuperara a la hermana pequeña de Haeryeo. ¿Ese hombre vio a través de esto?

'¡Qué interesante!'

Tal vez debería haber comprobado su color con mis Nueve Ojos.

Seol Jihu sacudió su cabeza. Luego, miró a Teresa, que estaba hablando a través de un cristal de comunicación.

Dejó a las dos Hombres  Zorro al cuidado de Teresa. Como entrar en el territorio de la Federación sin pensar podría causar malentendidos innecesarios, Teresa sugirió que se pusieran en contacto con ellos antes de cruzar la frontera.

Como Teresa tenía conexiones con la Federación, no debería haber razón para que se negaran. El único inconveniente es que tenían que contactar con la Federación a través de la Familia Real.

"Sí, sí, padre. ¿Eh? ¿Dormir?"

En ese momento, la voz de Teresa subió repentinamente de nivel.

"¿Qué quieres decir con... sí."

Después de un corto tiempo.

"Lo entiendo. Gracias, padre."

Teresa colgó y se levantó.

"Dijo que informó a la Federación sobre la situación. Como la Federación dijo que se pondrían en contacto con su seguridad fronteriza, deberíamos poder entrar".

"¿Prometimos encontrarnos en algún lugar?"

"No, dijeron que nos encontrarían una vez que entráramos en su territorio. También..."

Teresa exhaló un largo suspiro. Dudó con una expresión de perplejidad antes de continuar tranquilamente con sus palabras.

"Dijo que no debemos dormir hasta que los encontremos".

"... ¿Repítelo?"

"Yo tampoco lo sé. Eso es aparentemente lo que dijo la Federación. Preguntaron si habíamos hecho contacto con las niñas Hombre Zorro, y luego nos dijeron que no durmiéramos hasta que nos encontraran..."

Teresa se encogió de hombros, diciendo que no explicaron exactamente por qué.

Seol Jihu asintió.

"Bueno, estoy seguro de que nos lo dirán una vez que nos encontremos con ellos. Sólo tenemos que no dormirnos hasta que nos encontremos, ¿Cierto?"

Los ojos de Teresa se enroscaron en forma de media luna.

"Sí, no dormir."

"Comprendo".

"Nunca. Nunca debemos dormir."

Una vez que lo enfatizó varias veces, Seol Jihu hizo una pausa. La miró, sólo para darse cuenta de que la seriedad de su expresión había desaparecido y había sido reemplazada por una extraña sonrisa en su rostro.

"... ¿Princesa?"

'Estaba pensando que ha estado demasiado tranquila últimamente'.

"¿Qué? Todo lo que digo es que no podemos dormir. No te imaginaste nada raro, ¿Verdad?"

Seol Jihu la miró en silencio, pero Teresa continuó inocentemente.

"De todas formas, no te duermas."

"…."

"Pero si crees que te estás durmiendo, dímelo. Seré amable y te ayudaré, ¿De acuerdo?"

Teresa cerró y luego abrió su mano mientras sonreía con sus ojos.

Seol Jihu suspiró.

"Princesa".

"¡Sí! Por favor, dime."

"Por favor, no me mires así."

Teresa se estremeció ligeramente, abriendo bien los ojos.

"Y por favor no me hagas preguntas extrañas".

"Oh~"

Teresa silbó.

"¡Eres bastante bueno!"

"¿Qué quieres decir?"

Ella hizo "Hmp" antes de que Seol Jihu se diera la vuelta y se dirigiera al carruaje.


*


Por otro lado.

"¿¡Qué!?"

Uno de los cazadores furtivos se sorprendió con la explicación del líder.

"¿Qué dijo? ¿Que era Carpe Diem?"

El líder jadeante frunció el ceño y gritó.

"¡Sí! ¿Cuántas veces tengo que decírtelo?"

"¿Por qué Carpe Diem..."

"¿Cómo voy a saberlo? Sólo estaba medio seguro cuando vi a Kazuki, ¡Pero ellos eran Carpe Diem!"

Luego apuntó con sus dedos a sus subordinados, que tenían todos la misma expresión.

"¡Malditos imbéciles! ¿Cómo es que no lo sabían? ¿Qué fue eso? ¿Eh? ¿Decían que estaba loco? ¡Bastardos! ¡Si no fuera por mí, ya estaríamos todos muertos! ¿¡Saben eso!?"

"…."

"Ufff. Mi corazón sigue acelerado. Kazuki y el Arquero de Acero, Escoria e incluso Perra Loca..."

Murmurando para sí mismo, el líder dio un suspiro de alivio antes de fruncir el ceño.

"Espera, ¿Por qué Kazuki está con Carpe Diem? Y esa mujer de cabello rosado tiene que ser..."

"Pero hombre, qué pena. Teníamos más gente. Si hubiéramos tenido a alguien como rehén, podríamos haber sido capaces..."

Cuando uno de los subordinados murmuró lamentablemente, el líder enloqueció.

"¡Maldito idiota! ¿¡Todavía dices eso!?"

Se golpeó el pecho y escupió con rabia.

"¡Idiota! ¡Tienes mierda en el cerebro! ¡Usa tu maldita cabeza por una vez! ¿No sabes quién era ese hombre?"

"¿El de la lanza?"

"¡Sí! Si son Carpe Diem, ¿Quién crees que puede ser?"

La cara del hombre se volvió rígida al instante. Luego tartamudeó, como si finalmente se diera cuenta de algo.

"No me digas..."

"El Héroe de Guerra de Haramark ¡Seol Jihu! ¿Quién más puede ser?"

Los sonidos de todos tragando fuertemente sonaron entre la multitud.

"¡Es el que mató a Diligencia Eterna, conocido como el Primer Comandante del Ejército y el Segundo Comandante más fuerte! Sí hubieramos actuado, ¡Estoy seguro de que eso hubiera sido todo!

"…."

"…."

"Y esa mujer de cabello rosado tiene que ser la princesa de Haramark, Teresa Hussey. ¡Un movimiento equivocado y todos habríamos tenido el Aviso Rojo! ¡Incluso si de alguna manera nos las arreglamos para escapar con nuestras vidas, habríamos tenido que vivir como vagabundos sin hogar por el resto de nuestras vidas!"

Una vez que expresó su miedo reprimido, el líder comenzó a correr de nuevo. Quería alejarse de la zona de peligro lo más rápido posible. Sentía que no sería capaz de calmarse a menos que llegara a Eva.

El subordinado siguió al líder y le preguntó.

"¿Y qué vamos a hacer ahora?"

"¿Qué quieres decir?"

"¿De verdad te vas a lavar las manos? Sólo estabas bromeando, ¿Verdad?"

"¡Claro que me estoy lavando las manos!"

El líder gritó sin dudarlo ni un instante.

"¿De verdad?"

"Sí. A juzgar por ese breve intercambio, su fama no es injustificada. La gente dice que recorría el campo de batalla como un demonio. Tengo la sensación de que en el momento en que vuelva a hacer algo como esto, me perseguirá como un demonio".

El líder sacudió la cabeza como para sacudir su miedo.

"¡De todas formas, he terminado con esto! ¡Hagan lo que quieran! ¡No me culpen si hacen que los maten!"

Después de gritar eso, el líder se sacudió las manos y salió corriendo.


**


Al mismo tiempo.

El demonio del que hablaba el líder estaba ocupado jugando con dos niñas.

Gritos y risas sonaban sin cesar desde el carruaje principal.

"¡Hazlo! ¡Hazlo!"

"¿Eso? ¿La burbuja a la que te refieres?"

"¡Sí! Fuuuu- ¡Eso!"

La hermana menor de Haeryeo, Haeya, sopló mientras aplaudía.

Seol Jihu sacó un pedazo de goma de mascar de su bolsillo y se lo metió en la boca. Haeya era mucho más amigable que su hermana mayor.

Más bien, se mostraba más activa. Aunque apenas escapó de las garras de los cazadores furtivos, no se desanimó, y tal vez porque sabía que la habían salvado, no actuó con cautela.

Como resultado, rápidamente se acercó a Seol Jihu.

"Fuuu-"

Una vez que Seol Jihu sopló una burbuja, las colas de las dos niñas Hombre Zorro se movieron suavemente. Esperaron pacientemente a que la burbuja creciera antes de pincharla con su dedo índice una vez que alcanzaba cierto tamaño.

¡Boom! La burbuja se rompió y salpicó en la cara de Seol Jihu.

"¡Ack, estalló de nuevo!"

Cuando Seol Jihu tanteó su cara, las dos niñas se rieron como si fueran a estallar.

"¡Jejejeje! ¡Eres un Tonto!"

"¡Tonto! ¡Tonto monstruo!"

"¿Qué? ¿Un tonto monstruo?"

Seol Jihu levantó su voz a propósito y movió sus dedos.

"¡Bien, soy un tonto monstruo!"

Se puso rudo y se abalanzó sobre los dos niños, haciéndoles cosquillas en los costados. Haeryeo y Haeya se reían mientras daban vueltas y vueltas.

"¡Kyaaaa! ¡Kyaaaa!"

Seol Jihu y las dos hermanas Hombre Zorro lucharon entre ellas en el carruaje.

"... ¡Asombroso!"

Teresa, a quien las hermanas le robaron el asiento, no pudo ocultar su sorpresa mientras miraba a los tres jugar.

"¿Cómo puede ser tan bueno con los niños...?"

"Es obvio".

Phi Sora resopló.

"Es sólo un niño grande jugando con dos niños pequeños. ¿No sabes que los niños no tienen problemas para jugar juntos?"

"…."

Teresa sonrió amargamente, sin poder pensar en una respuesta.