Reciente

miércoles, 6 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 207

Capítulo 207. Caza de Esclavos (1)


Ayase Kazuki y Teresa Hussey aceptaron de buena gana participar en la expedición. Con un hábil Arquero Alto Ranker y un Guerrero uniéndose a la expedición, Seol Jihu se sintió mucho más confiado en tener éxito.

Esa noche, Seol Jihu reveló el plan de la expedición a sus compañeros. Les habló de la información que había reunido en la biblioteca, además los sorprendió mencionando que Kazuki y Teresa vendrían.

Por supuesto, era el procedimiento normal contar primero a los compañeros de equipo sobre una expedición antes de reclutar cualquier ayuda adicional, pero no importaba tanto, porque Chohong y Hugo ya estaban impacientes.

Sus reacciones fueron más o menos las que Seol Jihu esperaba.

"¡De acuerdo, de acuerdo, estoy súper de acuerdo!"

"¡Kyaa! ¡Finalmente conseguiremos algo de dinero!"

Chohong levantó las manos y bailó, mientras Hugo se reía con una gran sonrisa.

Mientras tanto, Marcel Ghionea miraba a estos dos de forma extraña.

Normalmente, las exploraciones y expediciones tenían más probabilidades de fracasar que de tener éxito. En términos de números puros, la proporción de fracaso a éxito era de aproximadamente 7:3.

Pero la forma en que Chohong y Hugo actuaban, era como si ya hubieran terminado la expedición con éxito. Parecían seguros de que había una ruina en ese lugar.

Jang Maldong, que miraba en silencio el mapa, murmuró en voz baja.

"La región fronteriza..."

Seol Jihu levantó las cejas.

"¿Hay algún problema?"

"Debes tener cuidado, obviamente, pero ir hasta allá no debería suponer ningún problema. Después de todo, es sólo la región fronteriza. Pero debe tener cuidado de no ir demasiado profundo ya que este lugar prácticamente tiene un pie en el territorio de la Federación".

"¿Odia la Federación que los humanos se entrometan en su territorio?"

"Depende. Algunas razas son más generosas y comprensivas con los humanos, pero otras son hostiles. Pueden dejarte ir sin causar problemas si saben que sólo estás de paso, o pueden seguir persiguiéndote, pensando que estás invadiendo".

"Pero tenemos una alianza tácita, ¿No? ¿No debería estar bien mientras no los ataquemos primero?"

Seol Jihu habló con optimismo, pero Jang Maldong sacudió la cabeza inmediatamente.

"Es una relación tácita por una razón. No es como si los humanos nunca hubieran luchado contra la Federación. En primer lugar, la Federación es una enorme asamblea de naciones formada por innumerables razas. Aunque sus miembros se clasifican en cinco grupos, sólo por conveniencia. Si entra en detalles, sólo la Alianza de Hombres Bestia..."

Jang Maldong miró hacia el techo, empezando a doblar los dedos uno por uno, antes de finalmente sacudir la cabeza.

"De todas formas, es mejor que no hagas nada estúpido. Las diferentes razas tienen diferentes valores y puntos de vista hacia la humanidad. Es importante manejar la situación de forma individual, sin considerar la cooperación."

Seol Jihu asintió con la cabeza por consejo de Jang Maldong.

"En ese sentido, pedirle a la Señorita Teresa que lo acompañe fue una excelente elección, ya que la Familia Real de Haramark está en constante contacto con la Federación. Además..."

Jang Maldong miró entonces al hermano y a la hermana que estaban sentados tranquilamente a un lado.

"¿Qué vas a hacer con ellos?"

Seol Jihu los miró nerviosamente. Yi Sungjin parecía dispuesto a seguirlos, mientras que no podía percibir nada de la expresión de Yi Seol-Ah.

Seol Jihu habló.

"Creo que todavía es demasiado pronto. Sería una historia diferente si fuéramos al territorio humano, pero esta expedición será a la región fronteriza de las tres potencias. Aunque los Parásitos están esperando su oportunidad ahora mismo, si algo sale mal..."

Seol Jihu difuminó el final de su discurso, como un destello de decepción parpadeó en los ojos de Yi Sungjin y Yi Seol-Ah dejó salir un suspiro fugaz.

Por alguna razón, pudo escuchar a Phi Sora resoplando desde un lado.

"De todos modos, es demasiado peligroso. Tienen que ser de Nivel 4 por lo menos. Este no es un lugar donde pueda ir un Nivel 1 o 2."

Al escuchar esto.

"Hugo, conozco a una persona que insistió en ir a la región fronteriza de las tres potencias cuando era sólo un Nivel 1. ¿Lo recuerdas?"

Preguntó Chohong.

"¡Ah! Lo conozco. Ese tipo, ¿No se unió a la guerra y se ofreció como voluntario para provocar a los Parásitos por su cuenta? Cuando estaba en el Nivel 1."

Y Hugo respondió de inmediato.

Seol Jihu los ignoró y continuó.

"Es bueno obtener puntos de experiencia, pero como dijiste, no sabemos lo que va a pasar. No seremos capaces de cuidarlos en el peor de los casos."

"Está bien. Los entrenaré un poco más mientras estés fuera, entonces."

Jang Maldong apretó los dientes y respondió. Parecía que estaba haciendo todo lo posible para contener su risa.

Entonces, cuando Seol Jihu miró a los sonrientes Chohong y Hugo, este último contuvo su risa y preguntó.

"Seol, ¿No vamos a traer un Sacerdote?"

"Por supuesto que sí. Planeo ir a verla mañana temprano."

"¿Planeas ir a verla? ¿Es María?"

"Sí".

Seol Jihu asintió con la cabeza, tanto Chohong y Hugo inmediatamente dejaron de reírse. Luego, pusieron miradas renuentes.

"Uh, mm No sé si eso estará bien".

"¿Por qué?"

"No lo sé. Se volvió un poco loca después de que terminó la guerra..."

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe.

"¿La Señorita María se volvió loca?"

Hugo se encogió de hombros.

"Todavía no entiendo por qué. Habló de que estaba loca por invertir en una acción en alza y luego quebró cuando la acción se retiró de la lista..."

Seol Jihu inclinó su cabeza. Se dio cuenta de que se había olvidado completamente de María hasta ahora.

"Iré a verla mañana para echar un vistazo. Si está actuando de forma extraña, entonces..."

Seol Jihu murmuró vagamente como si lo que escuchó fuera demasiado difícil de creer.

"Partiremos dentro de cinco días. Se lo haré saber a la Princesa Teresa y al Señor Kazuki, así que por favor estén preparados."

"¡Sí!"

"¡Está bien!

Chohong se levantó y gritó, mientras que Phi Sora respondió con sus manos entrelazadas extendidas.

Jang Maldong se volteó hacia los hermanos Yi y habló.

"Ustedes dos prepárense para salir también."

"¿Eh? Pero no estamos..."

"No a la expedición, sino a la Gran Montaña Rocosa".

"¡Ah!"

Yi Sungjin tuvo hipo.

Marcel Ghionea juntó sus manos y rezó por los hermanos.

Seol Jihu no se perdió el hecho de que Yi Seol-Ah estaba mirando a Phi Sora, que se estaba estirando.

Ahora era un buen momento para decírselo.

"Seol-Ah, ¿Podemos hablar un poco?"

"¿Eh? ¡Ah, sí!"

Yi Seol-Ah respondió antes de sonreír brillantemente y saltar.


*


Seol Jihu llevó a Yi Seol-Ah a la azotea.

"Quieres ir con nosotros, ¿Verdad?"

"Ah... Jajaja".

Yi Seol-Ah no estaba ni de acuerdo ni en desacuerdo, sólo sonreía torpemente.

"No se puede evitar. Te traería si pudiera, pero es la primera vez que voy a estar en una expedición como esta. Tenemos muy poca información sobre este lugar".

"¿No es demasiado peligroso?"

"Es cierto. Pero tenemos que ir."

Seol Jihu pensó en decirle sobre el traslado a Eva antes de decidir lo contrario. No había necesidad de contar las gallinas antes de que los huevos nacieran.

No sería demasiado tarde para decírselo después de la expedición.

"Está bien. Sé que es porque no soy lo suficientemente hábil. Entrenaré duro mientras estés fuera".

"Grandioso. Vamos juntos la próxima vez, seguro."

A diferencia de Yi Sungjin, no parecía muy decepcionada. Seol Jihu decidió pasar al tema principal.

"También, es sobre la Señorita Phi Sora."

El sonriente Yi Seol-Ah se congeló inmediatamente.

"Parece que trabajaremos juntos por un tiempo."

Yi Seol-Ah cerró los ojos con fuerza. Ella esperaba eso, pero al escucharlo se ahogó.

"Aunque no sea inmediato, hay una posibilidad de que la reclutemos. No iba a pedirte tu opinión originalmente, pero cambié de opinión después de la guerra. La Señorita Phi Sora también dijo claramente lo que quería."

Seol Jihu habló de cómo el Carpe Diem no estaba en una situación para ser exigente y cómo incluso un Terrícola poderoso más haría una gran diferencia.

Yi Seol-Ah sonrió con fuerza.

"Hey, no necesitas contarnos todo hasta el último detalle. Sólo haz lo que quieras. Estoy totalmente bien."

Seol Jihu miró fijamente a Yi Seol-Ah.

"Está bien, pero no te preocupes demasiado por eso. Lo que pasó en Rosa Blanca no volverá a pasar. Me aseguré de decírselo."

"¿Y si ella lo hace? ¡Esta vez tampoco me quedaré quieta!"

Yi Seol-Ah apretó sus puños y habló con confianza.

Seol Jihu soltó una pequeña risa.

"Conozco la historia entre ustedes dos, así que no les diré que se lleven bien. Pero..."

'Debo hablar con ella, pero no es una mala persona. Puede que lleve tiempo, pero intenta mejorar tu relación'.

Seol Jihu se tragó esas palabras. Le pareció que decirlo sería similar a la forma en que casi obligó a Phi Sora a disculparse.

No había nada más sensible que las relaciones personales, así que Seol Jihu decidió echarse atrás por ahora. En lugar de agitar el problema, dejar que se resolviera por sí mismo parecía ser la mejor opción. Tal vez, ambas podrían llegar a un acuerdo.

Después de organizar sus pensamientos, Seol Jihu se despidió y se dio la vuelta.

Yi Seol-Ah no se fue de inmediato. Se quedó quieta y soltó el aliento que había estado conteniendo antes caminar hacia abajo.

Cuando volvió a su habitación, Yi Sungjin estaba esperando sin dormir.

"¿De qué hablaste con Hyung?"

"Nada, sólo la expedición y todo eso."

Yi Seol-Ah respondió como si no fuera gran cosa, y luego se acostó en su cama.

"No podemos ir a la expedición, eh".

"Dijo que no sabe nada del lugar, así que es demasiado peligroso. Dijo que podríamos ir con ellos en la próxima expedición."

Yi Sungjin asintió con la cabeza impotente.

"Uf, será mejor que nos hagamos más fuertes rápidamente. Ahora mismo sólo nos está mimando."

Yi Seol-Ah hizo pucheros.

"También dijo que Carpe Diem estará con esa Unni por un tiempo. Dijo que aún no lo ha decidido, pero parece que la reclutará."

Inesperadamente, Yi Sungjin no se sorprendió.

"Lo pensé tanto. Escuché que ella se desempeñó bien durante la guerra."

"¿Lo hizo? Todavía no me gusta. Al principio actuaba como si no fuera a reclutarla, y ahora..."

Yi Sungjin se estremeció. Yi Seol-Ah rodó hacia un lado y lo miró fijamente.

"Estás de acuerdo, ¿Verdad?"

"... Noona."

La voz de Yi Sungjin bajó de tono.

Yi Seol-Ah lo miró con una mirada que decía, '¿Por qué me miras así?'.

"No le dijiste eso a Hyung, ¿Verdad?"

"¿Eh? ¿Qué?"

"Lo que acabas de decir. Que no te gusta, y cómo actuaba como si no fuera a reclutarla".

"¡Ey, por supuesto que no! ¿Quién te crees que soy?"

Ella luego volvió a preguntar con la mirada de un niño inocente.

"¿Pero por qué no puedo? Con cuidado, y sin ser quisquillosa".

"No se puede. Nunca."

La firme respuesta de Yi Sungjin hizo que Yi Seol-Ah inclinara la cabeza.

"¿Por qué? Somos compañeros de equipo."

"Estamos en diferentes posiciones. Seamos realistas, sólo nos estamos ayudando de él."

"Pero..."

"Este no es nuestro equipo. Es el de Hyung."

Yi Seol-Ah parecía como si no supiera qué decir. Entonces, ella levantó la parte superior de su cuerpo indignada.

"Sungjin, no me gusta esa persona. Tú también lo sabes."

"Sí. A mí tampoco me gusta. Pero Hyung no necesita preocuparse de si nos gusta o no. Estos dos son asuntos separados."

"¿Así que estás diciendo que tenemos que estar de acuerdo con lo que diga?"

"Podemos protestar, por supuesto, si nos tratan injustamente."

Yi Sungjin continuó con calma.

"Pero nunca hemos sido tratados injustamente desde que entramos en Carpe Diem. Y no es que Hyung se haya pasado de la raya de ninguna manera."

Yi Seol-Ah parecía que no entendía nada de esto.

"Entonces, ¿Qué estás tratando de decir?"

Yi Sungjin suspiró.

"...Noona, me agradas y todo eso, pero a veces te pones un poco tensa."

"…."

"Sólo espero que no te pases de la raya".

Yi Sungjin murmuró mientras apartaba lentamente los ojos.

Yi Seol-Ah miró fijamente a Yi Sungjin durante mucho tiempo antes de volver a la cama. Tiró de su manta hasta la cabeza.

"Sólo digo que deberíamos apurarnos y fortalecernos. De esa manera, podremos proteger nuestras posiciones y ganar el derecho a opinar."

Yi Seol-Ah no respondió.

'¿He ido demasiado lejos?' Yi Sungjin se rascó la cabeza.

"No podemos seguir así para siempre. Esto es el Paraíso."

Con eso, Yi Sungjin dio un largo suspiro y apagó las luces.

"... Lo sé."

Una vez que la oscuridad se asentó, un murmullo silencioso escapó de las mantas.


*


Al día siguiente.

Seol Jihu dejó la oficina de Carpe Diem alrededor del mediodía.

Fue a encontrarse con María.

Cuando pidió una visita en la recepción, la Sacerdote en el mostrador reveló un rostro reacio. Se alejó como un cerdo siendo arrastrado al matadero, y volvió en menos de 5 minutos.

Una cosa a destacar es que su cabello bien peinado estaba ahora despeinado.

"Yo le hice saber".

"¿Puedo entrar?"

"Puedes, pero te recomiendo que no, pero haz lo que quieras."

La Sacerdote apartó la mirada.

Algo parecía raro, pero Seol Jihu entró sin dudarlo.

En realidad, la opinión de Seol Jihu sobre María no era tan mala. Sí, le gustaba el dinero, pero no creía que eso justificara que la llamaran una de las Seis Locas.

Diligencia Eterna dijo que le perdonaría la vida si revelaba su identidad, pero escuché que mantuvo la boca cerrada y lo golpeó con Mjolnir.

Lo que Chohong le dijo fue una prueba más que suficiente de su lealtad.

'Ella es hábil, leal y se compromete con sus principios cuando es algo serio'.


|Oppa, puedo ser una avara, pero soy una mujer que tiene moral.|

|Es una historia diferente si es una expedición o una exploración. Pero esto es una guerra. Es una obligación que todos tenemos que cumplir. ¿Planeabas convertirme en una perra desvergonzada?|


Recordando su conversación de ese día, Seol Jihu sonrió. Sacando el artefacto que guardaba en su bolsillo, mientras atravesaba el pasillo.

"¡Señorita María! ¡Soy yo!"

Cuando fue a la habitación de María y llamó a la puerta.

"¡Kyaaak!"

Un grito sonó repentinamente, seguido de algo que cayó y se estrelló.

"¿Señorita María?"

Seol Jihu abrió rápidamente la puerta. Entonces, inmediatamente inclinó su cabeza hacia un lado. Fue porque una botella de licor vino volando hacia él a toda velocidad.

¡Clang! Saliendo al pasillo, la botella golpeó la pared y se hizo pedazos.

Seol Jihu miró dentro de la habitación en un aturdimiento.

Estaba tan desordenado como antes. María parecía estaba haciendo el equipaje, como alguien que fue atrapado mientras intentaba huir.

"¿Qué pasa? ¿Estás bien?"

"¡AHHHHH!"

Cuando Seol Jihu intentó entrar, María tuvo un ataque. Agarró las botellas de licor que estaban por ahí y comenzó a tirarlas al azar.

"¡No vengas!"

¡Clang!

"¡Vete! ¡Al diablo! ¡Por favor!"

¡Clang!

"¡Demonio de la mala suerte! ¡Estás tratando de hacerme quebrar de nuevo!"

¡Clunk!

Se hizo más difícil esquivar las botellas mientras él se acercaba, lo que hizo que Seol Jihu activara la Bendición del Círculo para protegerse. Luego, observó a María, que estaba llena de miedo y de dilemas.

"¿Señorita María?"

"¡KYAAAAAAAK!"

María se agarró la cabeza y gritó a todo pulmón. Luego murmuró algunas palabras más incomprensibles antes de hurgar frenéticamente en el suelo.

"¡Vete a la mierda! ¡He dicho que te vayas a la mierda!"

Realmente parecía que se había vuelto loca.

"¿Cuánto más necesitas tomar hasta que estés satisfe...?"

Mientras María retrocedía con sus pies agitándose, sus ojos vieron la mano de Seol Jihu. Para ser precisos, su mirada se posó en el artefacto en forma de cruz de la mano izquierda de Seol Jihu.

'Eso es...'

A María le temblaban las pupilas, una botella de licor en su mano otra vez.

¿Por qué trajo eso?

¡Buzzzzz!

En un instante, el cerebro de María se aceleró y llegó a una conclusión.

Su vacilación sólo duró un momento. A continuación, su cuerpo siguió el mismo movimiento que la botella de licor que estaba girando en su mano, mientras se desplomaba impotente. Se cubrió la cara, se mordió el labio inferior y su cara de puso pálida. Luego convulsionó, cayendo como un pez fuera del agua.

Todo esto sucedió instantáneamente, como si ella lo hubiera ensayado incontables veces.

"¡Señorita María!"

Seol Jihu corrió rápidamente hacia adelante y la apoyó. Un gemido jadeante se escapó de la boca de María.

"¿Estás bien?"

Seol Jihu la sacudió violentamente, haciendo que su cabello rubio y sus miembros se agitaron indefensos.

"... Ah..."

Como una heroína trágica de un drama, abrió los ojos con dificultad. Sus labios con la marca de la mordedura temblaban. Parpadeó un par de veces antes de mirar a Seol Jihu confundida.

"¿Puedes entenderme?"

Con su voz llena de preocupación, María agarró la mano izquierda de Seol Jihu.

Pronto, sus labios de cereza se abrieron cuidadosamente.

"¿Op... pa?"

Una voz débil y temblorosa salió.