Reciente

miércoles, 6 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 206

Capítulo 206. Como Siempre, Seol Jihu Coloca Fielmente las Banderas


Seol Jihu arrastró su amuleto de la suerte, o mejor dicho Flone, a la biblioteca tan pronto como escuchó su historia. Como el adagio, 'hay una solución aunque se caiga el cielo', Seol Jihu se movió rápidamente una vez que tuvo un plan.

La Pagoda de la Infección.

Este fue el lugar que Flone señaló como el sitio donde el artefacto sagrado de la familia Rothschear estaba escondido.

Ardiendo en fervor, Seol Jihu buscó en cada rincón de la biblioteca durante unos días y reunió una buena cantidad de información.

Y el resultado fue realmente desconcertante.

『ELIMINADO.』

"... ¿Qué es esto?"

No fue difícil encontrar información sobre la Pagoda de la Infección. El problema es que cada registro se cortaba después de unas pocas páginas con la palabra 'ELIMINADO'.

Incluso un idiota se daría cuenta de que el último contenido fue eliminado. Seol Jihu había revisado docenas de registros de historia, incluyendo registros de historia no oficial, pero la información sobre este lugar había sido eliminada sin excepción.

Era como si todo el Paraíso se hubiera reunido y prometido guardar silencio.

Pero de todos los registros que leyó, pudo reunir dos fragmentos de información.

『El Emperador temía que (ELIMINADO) atacara al Imperio e ideó una medida especial. Que es borrar la existencia de los (ELIMINADO) por completo.』

Y...

『Después de ese día, el Imperio y todos sus países subsidiarios se movieron rápidamente. Arrestaron a cualquiera que hablara de (ELIMINADO) en las calles y fueron más allá de mantener el secreto oculto para redactar toda la información al respecto ...』

"... Hombre."

Seol Jihu se mordió los labios después de leer sólo unas pocas líneas. No tenía un buen presentimiento sobre esto.

Investigó los secretos de la familia Rothschear por si acaso, y fue justo como pensaba. No pudo encontrar ni un solo registro relacionado con la Pagoda de la Infección.


『Rothschear, una de las cuatro familias de duques que fundaron el Imperio. Ellos sirven a la Diosa de la Castidad.』

『Castitas, la Diosa de la Castidad, otorgó a la familia el artefacto sagrado, la Lanza de la Pureza, que albergaba el espíritu elemental, Arcus. De este modo, la familia pasó a llamarse la Lanza del Imperio y, como su nombre indica, siempre estuvo en el frente de la guerra para combatir a los enemigos externos.』

『Se dice que están protegidos por un mítico Fénix guardián que simboliza la alegría.』


Obtener la confirmación sobre los antecedentes de la familia Rothschear y la existencia de la Lanza de la Pureza fueron las únicas ganancias.

Seol Jihu le preguntó a Flone sobre la Pagoda de la Infección, pero ella sólo dijo, '¿Eh? ¿Qué es eso? Nunca he escuchado de eso antes'.

El hecho de que Flone nunca haya escuchado hablar de ello sólo puede significar que las medidas del Emperador han sido exitosas.

'La Pagoda de la Infección'.

Sólo su nombre exudaba todo tipo de problemas.

'Dudo que esté hablando de una simple enfermedad contagiosa...'

Había más que unos pocos aspectos sospechosos, pero Seol Jihu no pensó en reconsiderar sus planes.

Él tenía que irse.

Esta era la oportunidad que había estado esperando. Si se rendía ahora, elevar a Carpe Diem hasta una organización se convertiría en un sueño imposible.

Aunque incluso el Emperador del Imperio antiguo había sido cauteloso con este lugar.

'Hagamos esto de frente'.

Seol Jihu caminó hacia adelante, sacudiéndose sus miedos.


**


Después de regresar a la oficina de Carpe Diem, Seol Jihu cayó en un profundo pensamiento. Dejando de lado el asunto de la conquista de la Pagoda de la Infección, sólo llegar a ese lugar representaba un problema.

El área en cuestión era similar al Bosque de la Negación, ya que limitaba con el territorio de los Parásitos, la Federación y la humanidad.

Pero en sentido estricto, estaba más cerca del lado de la Federación y de la humanidad.

'Necesitaré un Explorador para estar seguro...'

Un Explorador sería indispensable ya que podía encontrarse con los Parásitos en cualquier momento. No es que no conociera a ningún Arquero, pero Marcel Ghionea carecía como explorador y a Yi Seol-Ah le faltaba experiencia.

'Guerreros...'

Carpe Diem tenía una fuerte alineación de Guerreros, Chohong, Phi Sora, Hugo e incluso él.

Pero eso era sólo en términos de poder de fuego.

En términos de escala y el tamaño de su grupo, este viaje a la Pagoda de la Infección sería una expedición, no una exploración. Y Seol Jihu tenía la fuerte sensación de que simplemente ser bueno en la lucha no sería suficiente para esta expedición.

Esta preocupación provenía de su falta de información. Para ser más precisos, todavía tenía dudas sobre su capacidad como líder debido a su poca experiencia.

Quería un veterano experimentado y rápido que pudiera controlar a los temperamentales guerreros de Carpe Diem en caso de emergencia.

Sería perfecto si hubiera alguien tan hábil como Dylan. No es que no se le ocurriera nadie. Pero dudaba porque aceptar la ayuda de un extraño significaría que tendría que devolver el favor.

Seol Jihu sabía lo increíble que sería el resultado de esta expedición, dado que no había caído en manos de nadie. Así que mentiría si dijera que no se arrepentía de compartir el botín con extraños.

'¿Qué debo hacer?'

"¡BOO!"

Mientras pensaba, una voz aguda llegó a sus oídos. Cuando Seol Jihu abrió los ojos, vio a Chohong parada delante de él con la boca abierta.

Seol Jihu se rió suavemente.

"¿Te estás divirtiendo?"

"Bastardo, me estás haciendo sentir avergonzada."

Chohong dio un paso atrás y se quejó con la cara sonrojada.

"¿Qué estás haciendo aquí solo? Tenías los ojos cerrados y los brazos cruzados también."

"Pienso".

"¿Pensar?"

"Por lo tanto, yo existo".

"Argh, deja de decir tonterías".

Chohong frunció el ceño.

"¿Por qué tienes que ser así? A veces eres tan desagradable, ¿Lo sabías?"

Ella jugó con sus dedos mientras lo criticaba.

"Pero, por favor dime que estabas pensando en nuestra próxima misión. No me importa si es una misión de exploración o de reconocimiento".

"Debes estar aburrida".

"Aburrida ni siquiera es suficiente. Salgamos, dejemos que entre aire fresco en nuestras fosas nasales, golpeemos a algunos monstruos y cambiemos de ritmo. ¿Qué te parece?"

Chohong hizo un apasionado discurso mientras agitaba sus manos.

Seol Jihu asintió con calma.

"Sólo estaba pensando en una".

"¿Oh? ¿Y esto vino de una fuente confiable?"

"Más que digno de confianza".

"Ya veo..."

Chohong se frotó las manos y se rió.

"Bien, no eres el tipo de persona que se queda quieta. Pensé que harías tu movimiento pronto."

Entonces, de repente ella habló como si acabara de recordar algo.

"Oh sí, ¿Has estado en el palacio?"

Seol Jihu frunció el ceño al mencionar repentinamente el palacio.

"¿No? ¿Por que debería ir al palacio?"

"Para conseguir dinero".

"¿Dinero? ¿De qué? La participación en la guerra era obligatoria".

"Eso no. Tú contrataste a esos chicos de Línea de Sangre".

Sólo entonces Seol Jihu dijo "Ah".

Recordó que Teresa mencionó esto. Que él debía buscar mercenarios y que ella le pagaría más tarde.

Seol Jihu dudó.

"No sé si es correcto aceptar ese dinero, no los contraté de mi propio bolsillo."

"¡Eso es aún mejor! Tendrías dinero extra para gastar. Es cierto que Línea de Sangre vino a ayudar, así que no debería haber ningún problema."

Chohong siguió persuadiéndole para que cogiera el dinero, pero Seol Jihu parecía bastante reacio.

"No creo que Haramark tenga dinero de sobra ahora mismo."

Esta no era una suposición infundada. Una guerra requería una cantidad exorbitante de dinero para gastar. Ahora que la guerra había terminado, Haramark no sólo tenía que reconstruir la fortaleza del valle, sino que también tenía que pagar sus deudas de la guerra.

Incluso la expansión militar que pidió Jan Sanctus estaba incluida.

"Oh, claro, se habló de eso recientemente. Acerca de cómo la gente no ha recibido ningún dinero a pesar de que han pasado meses desde la guerra. Bueno, tú eres el que llamó a Línea de Sangre, así que haz lo que quieras."

Chohong se encogió de hombros.

Seol Jihu se frotó lentamente la barbilla.

'Otra vez'.

Por alguna razón, cuando pensó en Teresa, su mente conflictiva se inclinó repentinamente hacia un lado.

Cierto, no es como si la herencia estuviera sólo en un lugar. Aparte del que está en el corazón del Imperio, donde obviamente no puede ir, hay otros tres lugares.

Seol Jihu murmuró antes de tomar una decisión. Hacerle un favor antes de dejar Haramark no sonaba tan mal.

Habiendo tomado una decisión, Seol Jihu se levantó.


*


Seol Jihu fue a buscar a Kazuki de inmediato. Era para pedirle que se convirtiera en el Explorador de la expedición.

Cuando dio una explicación aproximada de la situación, Kazuki aceptó inesperadamente de inmediato.

"De acuerdo, iré contigo."

Cuando Seol Jihu lo miró aturdido, Kazuki, que estaba revisando el papel con los términos y condiciones del contrato temporal, levantó la cabeza.

"Ah, no he tenido mucho que hacer recientemente. Mi equipo también se ha disuelto."

Parece que Umi Tsubame se rompió en pedazos al final. Como Kazuki se unió a las Tríadas, era improbable que la Federación de Negocios de Japón se quedara quieta.

"Además, ¿No es esta la primera expedición que planeaste tú mismo?"

¿Lo era?

Ahora que lo pensaba, siempre había seguido a otros, aceptado misiones, o fue arrastrado a la fuerza. Nunca había decidido solo.

En ese sentido, esta fue la primera expedición de Seol Jihu.

"Tengo curiosidad. Dudo que una expedición planeada por un Terrícola de tu calibre sea ordinaria. De todas formas, no creo que seguirte sea algo malo".

Los claros elogios de Kazuki hicieron que Seol Jihu sonriera tímidamente.

"Gracias por confiar en mí".

Kazuki miró fijamente al sonriente Seol Jihu con una mirada un poco amarga. Pronto, de repente se rió.

"No siento ningún sentido de apropiación por tu parte. Por eso puedo confiar en ti."

Con eso, Kazuki tiró los papeles.

"De todas formas, sobre estos términos."

"Sí".

"Los artefactos se distribuirán según la clase de los participantes. Todo esto está bien, pero..."

Los ojos de Kazuki se estrecharon ligeramente.

"Los artefactos que no se ajusten a ninguna clase y los que lleven el poder sagrado pertenecerán a Seol Jihu."

La distribución del botín generalmente seguía la primera regla. Con la excepción de los artefactos, esta regla básica del Paraíso se aplicaba incluso a los porteadores.

Por supuesto, Seol Jihu merecía con razón más beneficios, ya que había planeado toda la expedición, pero ni siquiera dijo que pagaría un pequeño precio por el derecho a esos artículos, lo cual sería la norma. Más bien, estaba pidiendo una propiedad absoluta sobre ellos.

"¿Puede darme una explicación más detallada?"

"Mm... Claro, es un secreto a voces de todas formas".

No es que Kazuki fuera codicioso, y como Seol Jihu sabía cuales son las reglas del Paraíso, reveló abiertamente sus pensamientos internos.

Después de escuchar su explicación, Kazuki hizo "Ah" y dejó caer su mandíbula.

"Así que es por la Señora Seo Yuhui."

"Sí, de ahora en adelante, pienso darle todas las ofrendas que tenga en mis manos. Así que planeo usar estos mismos términos por un tiempo."

"En ese caso, no tengo ninguna queja. Seguiremos con esto."

Kazuki firmó el contrato sin dudarlo, y Seol Jihu asintió con la cabeza.

Seol Jihu sabía que Kazuki lo entendería. Después de todo, Kazuki también estaba en deuda con Seo Yuhui.

"Uf".

Kazuki respiró un suspiro de alivio después de devolver el contrato a Seol Jihu y luego habló.

"Si esta expedición va bien, finalmente tendré algo de espacio para respirar."

"¿Qué quieres decir?"

"Ah, necesito formar un nuevo equipo antes de trasladarme a Eva, pero me falta mucho dinero. Hao Win me dio algunos fondos, pero eso es una deuda."

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de par en par.

"¿Tú también vas a ir a Eva, Señor Kazuki?"

"Por supuesto. La colina bajo la que me escondo se está moviendo hacia Eva, así que ¿Cómo no voy a hacerlo? ¿No te lo dijo Hao Win?"

Kazuki respondió inmediatamente antes de sonreír.

"¡De todas formas, gracias! Me has salvado."

Seol Jihu agitó su mano.

"¿No es demasiado pronto para dar las gracias? Ni siquiera sabemos si va a haber algo en ese lugar."

"Eso es cierto. Volver con las manos vacías de las expediciones o exploraciones es algo cotidiano".

Dicho esto, Kazuki miró a Seol Jihu y sonrió en silencio.

"Pero viendo que nunca antes habías fallado, pensé que podía tener esperanzas."

¿Nunca he fallado antes? Seol Jihu inclinó su cabeza una vez más.


*


El siguiente lugar que visitó Seol Jihu fue el palacio real.

"¿Una expedición?"

Al ver al joven que la visitó de la nada, los ojos de Teresa se abrieron como los de un conejo.

"Sí".

Seol Jihu asintió con una brillante sonrisa.

"Escuché que las cosas han estado un poco agitadas últimamente. Estaba pensando que sería una gran idea salir, tomar un poco de aire fresco y relajarse."

"…."

Teresa estaba claramente sin palabras.

Seol Jihu no se equivocó. Debido a que sus finanzas estaban en números rojos, había pensado en tragarse sus lágrimas y vender las tierras de la familia real.

Viendo a Seol Jihu que estaba repleto de alegría, Teresa revisó el contrato de nuevo.

Los términos eran extrañamente tacaños.

No, en primer lugar, es poco común que a la princesa se le pida que vaya a una expedición. No parecía que no supiera de la situación actual de la Familia Real, así que también resultaba extraño que le estuviera proponiendo 'tomar un poco de aire fresco y relajarse'.

Además, no es como si fuera un Mago o un Sacerdote. Carpe Diem rebosaba de hábiles Guerreros, así que ella no entendía por qué quería traer a otro Guerrero con él.

Había más que unos pocos aspectos sospechosos.

Sin embargo, la capacidad de Teresa para captar pistas es perfectas. No había forma de que Seol Jihu dijera esto sin una razón.

Teresa miró en secreto a Seol Jihu y lo examinó a fondo. Parecía extrañamente lleno de confianza.

'Espera'.

Teresa pensó repentinamente en la oferta de expedición que había recibido en el pasado de Rosa Blanca. Había pensado cuidadosamente en el asunto antes de pedirle a Seol Jihu que se uniera a la expedición, pero Seol Jihu estaba muy en contra de eso.

Teresa creía en la 'intuición' de su esposo y no siguió la expedición de Rosa Blanca. Además, la expedición no sólo terminó en un fracaso, sino que también se convirtió en la fuente de un espectacular desastre político. Teresa recordó lo aliviada que estaba en ese momento.

Lo importante era que Seol Jihu tenía una actitud totalmente diferente ahora en comparación con entonces. No sólo no estaba inseguro, sino que claramente esperaba que ella fuera con él.

En ese instante, un relámpago golpeó la cabeza de Teresa.

'Un premio gordo. ¡Un súper premio gordo, de hecho!'

Ella no sabía los detalles, pero Seol Jihu debe haber recibido una información increíble. Por eso le pidió que viniera.

Teresa finalmente entendió las intenciones de Seol Jihu.

'Me está cuidando'.

El simple hecho de darle el botín de forma gratuita sería injusto para sus compañeros y posiblemente levantaría protestas, por lo que la estaba haciendo que se uniera a la expedición para recibir legítimamente una parte.

'Otra vez... justo cuando estoy en problemas...'

A Teresa le pareció increíble cómo aparecía para salvarla cuando ella estaba pasando por un momento difícil. ¿Cómo no pudo desarrollar sentimientos por él?

"Haaa-"

Suspirando desde el fondo de su corazón, Teresa habló con una voz ligeramente sonrojada.

"¿De verdad puedo ir contigo?"

"Por supuesto. Quiero decir, yo soy el que te pide que vengas".

"Hey, sé que Carpe Diem tiene muchos guerreros".

"La fuerza no es lo único que importa. Personalmente espero otras cosas de ti, princesa".

La forma en que lo dijo hizo que Teresa se sintiera aún más apenada.

Seol Jihu sonrió.

"Vas a venir, ¿Verdad?"

Estaba llegando tan lejos. ¿Cómo podía negarse o incluso hacerse la difícil?

Teresa asintió en silencio. Luego, miró fijamente a Seol Jihu.

"Excelente decisión. Entonces..."

En el momento en que terminó de decir: "Te avisaré cuando la fecha esté decidida", Seol Jihu se estremeció.

Una mirada sutil.

Puede que se equivoque, pero sintió como si viera dos corazones floreciendo dentro de las pupilas de Teresa.

'No'.

No es que no le gustara la princesa, pero Seol Jihu se consideraba un hombre de principios. Al recordar lo que pasó cuando le dio la espada y el escudo, no podía ignorar este problema.

"Me iré ahora. Y aquí."

Seol Jihu se levantó apresuradamente y pasó la bolsa de compras que había traído consigo.

Teresa, que se levantó como para evitar que se escapara, se lamió los labios ligeramente con la lengua. Luego parpadeó los ojos, viendo la bolsa de la compra.

"Es un regalo. Aunque no es nada importante".

"Oh, dios".

Fue efectivo.

Los ojos de Teresa, que se volvían más y más seductores por segundo, recuperaron su brillo.

"Lo compré cuando estaba en la Tierra. Olvidé traerlo conmigo la última vez que vine aquí..."

Sin embargo, Seol Jihu había cometido un error fatal. En el momento en que Teresa escuchó la palabra 'regalo', la luz en sus ojos se hizo más intensa, y sus pupilas en forma de corazón se volvieron más claras.

Por supuesto, Seol Jihu también notó este cambio.

"Compré algo que necesitas en tu vida diaria. No es nada grande, así que por favor acéptalo."

¡Pang!

"Me voy, entonces. ¡Gracias por recibirme!"

Seol Jihu activó el Pendiente Festina y se escapó a toda velocidad.

"…."

Entonces, una vez que Seol Jihu se fue, Teresa se quedó quieta y miró la bolsa de la compra en el escritorio.

Esta fue la primera vez que recibió un regalo de un Terrícola.

Ella pensaba esto cada vez que lo veía, pero...

'Si todos los Terrícolas fueran como él'.

¿Qué tan grandioso sería eso?

En cualquier caso, recibió una salida inesperada de su aprieto y un regalo inesperado.

Después de jugar con la bolsa durante mucho tiempo, apartó la pila de documentos de su escritorio.

"¡Hey!"

¿A quién le importaba el trabajo?

Al menos por hoy, quería darse el gusto de la sensación de ligereza.

Y pronto, al igual que Seo Yuhui, Phi Sora y Chohong.

Teresa tuvo la misma reacción que las otras mujeres que abrieron el regalo de Seol Jihu.

Sin embargo, su confusión con el regalo sólo duró un momento. Pronto, la comisura de la boca se curvó, y sus ojos también se curvaron en forma de media luna.

"Guau..."

Con un sujetador en una mano y unas bragas en la otra, ella se rió.

Hermosos corazones de color rosa claro.

Además...

"Esa persona..."

Mirando hacia atrás y hacia adelante a la ropa interior en cada una de sus manos, Teresa no podía ocultar su admiración.

Dejando la ropa interior, puso su mano sobre su boca y se rió.

"¡Qué sabor!"