Reciente

martes, 5 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 179

Capítulo 179. Incluso Si Esta Vida Termina (1)


'Aún no...'

¡BOOM!

Antes de que pudiera terminar sus pensamientos, sus manos entrelazadas se estrellaron contra el cuerpo de Diligencia Eterna.

Su cuerpo estaba reaccionando un paso por delante de su cabeza.

Porque Seol Jihu lo sabía.

Todos los Comandantes de Ejército son monstruos a su juicio, pero este vampiro es un monstruo inmortal que es realmente agotador.

Uno no podía relajarse ni siquiera cuando dejaba de respirar, y no podían dejar de atacar aunque destrozara sus órganos.

Al menos, no hasta que ocurriera la única señal que sólo se podía visualizar cuando moría un Comandante de Ejército.

Por eso, Seol Jihu levantó sus manos entrelazadas una vez más. Pero de repente, su campo de visión tembló y cayó de espaldas.

Sólo después de rodar por el suelo unas cuantas veces, un dolor abrasador se apoderó de su espalda. Sus costados también se sentían calientes.

Castidad Vulgar miró a Seol Jihu con su cara oscurecida. Su cabello, que era lo suficientemente largo como para tocar el suelo, estaba medio quemado.

Ella había logrado romper los obstáculos de Seo Yuhui y se las arregló para dar un golpe.

"Esta perra loca".

Seol Jihu murmuró en voz baja y extendió la mano. La Lanza de Hielo, que estaba en el suelo, se levantó por sí sola y voló hacia su mano con un movimiento giratorio.

Castidad Vulgar soltó un grito y voló hacia él. Un viento feroz rozó sus oídos. Volaba con tanta velocidad y vigor que Seol Jihu ya no podía ignorarla. '¿Debo confiar en Seo Yuhui para que se encargue de ella?' Mientras se preguntaba brevemente...

¡Chrrrk!

El ruido de unas cadenas llego a sus oídos.

De la nada, una flecha entró por la izquierda, cortando el aire y golpeando perfectamente las costillas de Castidad Vulgar.

La Castidad Vulgar gritó cuando fue derribada.

¡Chrrrk, chrrrk!

El estruendo de las cadenas continuó. Sorprendentemente, dos flechas atadas a unas cadenas volaron hacia Castidad Vulgar. Rápidamente torció su cuerpo y esquivó el ataque, pero las flechas cambiaron de rumbo como si estuvieran vivas e intentaron atarle las alas.

Al final, Castidad Vulgar dobló rápidamente sus alas y gritó de frustración.

"¿Por qué está aquí la Estrella del Orgullo?"

"¡Mierda!"

Humildad Desagradable, que logró hacer retroceder a la Emperatriz Sagrada por un centímetro después de un feroz intercambio, se lamentó en voz alta.

Tenía la suficiente experiencia como para saber que la presencia de estas flechas con cadenas de hierro significaba que el Ejecutor de Superbia había venido a ayudar, aunque no fuera visible para ellos.

Mirando alrededor de la fortaleza, Humildad Desagradable rápidamente se dio cuenta de la situación en la que se encontraban.

Docenas de Valkirias volaban cerca de la puerta de la fortaleza.

La Estrella de la Pereza había regresado.

No creía que se hubiera recuperado completamente en tan poco tiempo, especialmente dada la gravedad de sus heridas. Debió forzarse a regresar al campo de batalla.

Los humanos habían enviado a los Ejecutores tan pronto como pudieron. Este era el escenario que los Comandantes de Ejército querían evitar.

Cuando inicialmente atacaron a los humanos sin otra estrategia que presionar con una fuerza abrumadora, pensaron que todo iba a su favor.

Entonces, ¿Cómo resultaron las cosas de esta manera?

Justo cuando las cosas por las que se habían preocupado empezaron a hacerse realidad una por una...

¡GUAAAA!

Como para empeorar las cosas, un horrible chillido resonó de repente por todo el cielo y la tierra.

El sonido vino de la parte trasera del valle. Para ser más precisos, era donde se encontraban los Nidos.

Los ojos de Castidad Vulgar se abrieron de golpe.

"¡Los Nidos...!"

Inmediatamente se dio cuenta de que había perdido el control sobre el Nido de rango alto. ¡No, ni siquiera podía comunicarse con él! Un suceso como éste es imposible a menos que el Nido fuera destruido.

Pronto, un grupo de personas apareció en el lejano valle donde el humo negro se elevaba.

Estaba demasiado lejos para ser claramente visible, pero al reconocer la energía que abarcaba todo el valle, los dos Comandantes de Ejército se quedaron aturdidos.

"No puede ser..."

La atónita Castidad Vulgar murmuró sutilmente como si ya no tuviera la energía para estar enfadada.

"La Estrella de la Avaricia... ¿No había regresado...?"

El joven testarudo, que había insistido en volver mientras mencionaba una violación de contrato, miró hacia el campo de batalla y sonrió.

"¿Por qué estás tan contento?"

Cuando una de las Servidoras detrás de él preguntó, rápidamente borró su sonrisa.

"Nada. Sólo me preguntaba qué deben estar pensando esos Comandantes de Ejército en este momento."

"Demonios. Entiendo que quieres engañar a los Comandantes del Ejército, pero ¿No podías habernos avisado antes?"

"Para engañar a tus enemigos, primero tienes que engañar a tus aliados."

"¿Qué sentido tiene engañar a ambos? Si ibas a ayudar, deberías haberlo hecho desde el principio. Aunque aparezcas ahora, la gente dirá que eres un oportunista. Si al menos hubieras dejado que los otros Ejecutores lo supieran de antemano..."

"No importa. Estoy acostumbrado a las críticas".

Con una respuesta clara, la Estrella de la Avaricia se levantó sus gafas.

"Además, tenía la sensación de que los Parásitos se enterarían si lo decía de antemano. Ya que los Comandantes de Ejército habrían reaccionado en consecuencia, engañarlos no habría tenido sentido."

"¿Con eso otra vez? ¿Realmente crees que alguien está colaborando con los Parásitos y llevando a cabo las órdenes de la Reina Parásito para inculcar el caos entre los humanos?"

"No tengo ninguna evidencia definitiva por ahora, así que es sólo una teoría conspirativa. Pero creo que hay una posibilidad. ¿Cómo puede el Paraíso estar en semejante confusión de otra manera?"

Después de decirlo, el Ejecutor de la Avaricia abrió el libro en su mano.

La mujer, que refunfuñaba sin cesar, abrió los ojos cuando vio las páginas del libro que se movían rápidamente.

"¿Qué estás haciendo? ¿Aquí...? ¿No hiciste todo esto para poder destruir todos los nidos de una sola vez?"

"Ese era el plan original..."

La profunda mirada del joven se fijó en el campo de batalla.

"Pero ha habido un error de cálculo. En el buen sentido."

La mujer inclinó la cabeza con una mirada confusa.

"Destruir un Nido de alto rango es mejor que destruir nueve Nidos de rango medio. ¿Pero sabes qué es mejor que destruir nueve Nidos de rango alto?... Guao, ¿Por qué él tiene tanta prisa?"

Chasqueó su lengua y extendió la mano como si empujara el aire con la mano.

En ese momento, Seol Jihu, que estaba avanzando hacia Diligencia Eterna, de repente se tambaleó y dio unos pasos hacia atrás.

Fue porque una energía invisible sopló contra él como una ráfaga de viento y bloqueó su camino. A juzgar por la forma en que lo empujó suavemente, no lo obstruía sino que le decía que esperara un poco.

Seol Jihu pronto descubrió por qué.

¡Whish, Whish!

Cuerdas hechas de maná aparecieron de la nada y comenzaron a azotar a Diligencia Eterna, que estaba tratando tenazmente de levantarse de nuevo.

Al mismo tiempo que las cuerdas se enrollaban alrededor de Diligencia Eterna, un círculo mágico lleno de formas y patrones geométricos apareció en el cielo y vertió un líquido transparente.

Como resultado, Diligencia Eterna se empapó del misterioso líquido.

¡Tsssss!

Viendo al horrible ácido perforar un enorme agujero en el suelo, Seol Jihu silbó.

Mientras tanto, Diligencia Eterna ya no era capaz de gritar. Se convirtió en un grotesco desastre cuando su carne se derritió y se mezcló.

Pero en ese momento, algo brilló de la nada.

En un parpadeo, el cuerpo de Diligencia Eterna fue teñido con luz.

A continuación, sus brazos y piernas se alargaron, y su cuerpo comenzó a crecer.

"¡Ha!"

Al darse cuenta del cambio por el que pasaba la Diligencia Eterna, los ojos de Seol Jihu se pusieron tensos.

Cuando Diligencia Eterna terminó su transformación, se había convertido en un gigante que superaba fácilmente los 4 metros de altura. Aunque estaba igual de grotesco que antes por todos los ataques que había sufrido, el aire a su alrededor se había vuelto más pesado.

Seol Jihu sintió una fuerte presión similar a cuando se encontraba frente a los Siete Dioses.

Manifestación Divina.

Cuando Diligencia Eterna finalmente usó Manifestación Divina, Castidad Vulgar y Humildad Desagradable ambos jadeaban. Por otra parte, Seol Jihu soltó una suave exclamación.

Finalmente. Finalmente había llegado a esta etapa.

Sintió que tuvo suerte y llegó a la etapa final cuando sólo planeaba vencer al primero.

Diligencia Eterna usando la prohibida Manifestación Divina tenía dos significados.

La primera era que no sería capaz de volver para recuperar la Fortaleza Tigol, donde una feroz batalla debería estar en marcha. De hecho, no sería capaz de volver al campo de batalla durante algún tiempo.

La segunda sería que Diligencia Eterna aceptó su muerte como una posibilidad.

Aunque recibió la divinidad de la Reina Parásito, el Señor de los Vampiros seguía siendo un mortal al final. Sería una historia diferente si un dios le prestara directamente su poder como los Siete Dioses hicieron con sus Ejecutores, pero resulta imposible para un mortal digerir completamente el poder de un dios inmortal.

Después de una larga deliberación, la Reina Parásito ideó dos alternativas para resolver este problema.

La primera consistía en parasitar a un miembro de una raza extranjera para ampliar el tamaño de su recipiente interno, y la otra consistía en sellar la mitad de la divinidad que les había otorgado.

Como esta era sólo una forma improvisada de resolver este problema, el poseedor de la divinidad podía llevar este poder sellado con ellos y liberarlo cuando estaban en una batalla importante.

Sin embargo, el poder de la divinidad es tremendo, tanto que el poseedor tendría que sufrir un aterrador retroceso que no podría soportar ni siquiera con su recipiente agrandado.

En otras palabras, el uso de la Manifestación Divina por parte de Diligencia Eterna en esta situación significaba una indudable señal de su muerte inminente y su lucha final para escapar de ella.

Por otro lado, se trataba de una apuesta total. Tendría que descansar durante mucho tiempo después de usar la Manifestación Divina, incluso en su estado más óptimo. 

Entonces, ¿Qué pasaría si sufriera una reacción violenta por la Manifestación Divina en su actual estado medio muerto?

No había forma de estar seguro, pero Seol Jihu confiaba en que Diligencia Eterna no reaparecería hasta por lo menos uno o dos años.

Y eso si lograba regresar con vida.

"Lo que es peor, ya que vas a morir de todos modos, eh."

Seol Jihu se burló de él, pero por dentro, entendió por qué Diligencia Eterna eligió este método.

El uso de la Manifestación Divina nunca debió haber pasado por su mente cuando entró en el Valle Arden, y lo más probable es que nunca imaginó que las cosas saldrían así, incluso cuando su corazón fue atravesado.

Diligencia Eterna levantó tranquilamente su garra y se rascó la cara profundamente. De la herida, brotaron ojos y miró fijamente a Seol Jihu.

Luego, cuando agitó ligeramente su mano, las jaulas de luz que aprisionaban a los Nosferatus se rompieron.

Fue realmente una aterradora demostración de poder. Sin embargo, la sangre brotó del cuerpo de Diligencia Eterna una vez más.

¿Cuánto tiempo duraría en ese estado?

¿Medio día? ¿Seis horas? No, Seol Jihu confiaba en que no duraría más de dos horas.

Seol Jihu se rió. Por supuesto, no se olvidó de ser cauteloso con los Nosferatus que volvían a subir uno por uno.

Si había atacado como un perro rabioso, ahora era el momento de centrar su atención en esquivar todo como una ardilla.

Después de todo, cuanto más agotara la fuerza de Diligencia Eterna, menos tiempo sería capaz de mantener esa forma.

[Yo fui un tonto.]

Justo cuando Seol Jihu pensaba, una gran y viril voz resonó.

La risa de Seol Jihu se detuvo. La voz de Diligencia Eterna estaba más tranquila de lo que esperaba, y sintió una mirada desagradable atravesar su cuerpo. Tal vez se equivocó, pero se sintió como si Diligencia Eterna estuviera sonriendo.

[Siendo provocado tan fácilmente y actuando sin pensar en las consecuencias... Jajajaja.]

Una voz triste sonaba.

[Todos. Escúchenme.]

[Nos retiraremos.]

Diligencia Eterna dijo algo simple, pero completamente inesperado.

"¿Qué?"

Fue tan inesperado que hasta Castidad Vulgar dejó escapar un grito desconcertado.

"¿Estás loco? ¿Vas a huir después de usar la Manifestación Divina?"

[Quedarse más tiempo sólo será una pérdida de tiempo. Nuestro objetivo, ya lo hemos logrado.]

Finalmente, docenas de Nosferatus volaron hacia adelante y se pararon frente a la Diligencia Eterna, bloqueando el camino entre él y Seol Jihu. Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron.

[Todo lo que tenemos que hacer es regresar. Les dejaré el resto a ustedes dos.]

Con eso, Diligencia Eterna regresó y comenzó a alejarse de la fortaleza.

"¡Maldita sea! ¿¡Qué estás pensando!?"

Cuando la Humildad Desagradable se dio vuelta silenciosamente y fue tras Diligencia Eterna, Castidad Vulgar gritó con frustración mientras desplegaba sus alas.

"¿Qué?"

Cuando los Comandantes de Ejército realmente comenzaron a escapar, el Ejecutor de Superbia murmuró conmocionado. Los Siete Ejércitos huyendo en la cara de un enemigo era algo que nunca había visto o escuchado antes.

Luego, un molesto alboroto comenzó a sonar detrás de él. El ejército de cadáveres que invadió la fortaleza estaba saliendo. Esto incluía a las Medusas y a la Hydra.

La intención de Diligencia Eterna estaba clara. Estaba abandonando a los Parásitos menores para ganar tiempo para su escape.

"¿Cómo...?"

El Arquero de Nivel 7 se giró hacia el frente con una mirada de total incredulidad. Fue entonces cuando se dio cuenta de que ni Seol Jihu ni la Sagrada Emperatriz estaban allí.

'Maldito pedazo de mierda'.

Seol Jihu ya estaba persiguiendo al enemigo, exprimiendo cada onza de fuerza que quedaba en su cuerpo.

Miró ferozmente a Diligencia Eterna y a su séquito de Nosferatus mientras desaparecían en el valle.

'¿Qué está pensando?'

Después de calcular todas las posibilidades con su conocimiento de Visión Futura, concluyó que el escape de Diligencia Eterna no era una opción después de liberar su divinidad.

Sería una historia diferente si escapara sin usar la Manifestación Divina con la ayuda de los otros Comandantes de Ejército. Pero en su estado actual, resultaba evidente que no duraría mucho tiempo y perecería.

Incluso absorbiendo todo de los Nosferatus sólo estaría vertiendo agua en un colador. Por supuesto, podría ser capaz de sobrevivir si lograba llegar a la Reina Parásito, pero...

'La Reina Parásito no puede dejar el Trono Corrupto por ahora'.

Había más de un par de días de distancia entre el Valle Arden y el Imperio. Además, el único de ellos que podía usar el teletransporte, Caridad Aborrecible, y no estaba presente.

Por mucho que pensara, Seol Jihu no podía entender lo que Diligencia Eterna estaba pensando.

A menos que planeara devorar a un Comandante de Ejército...

'¡No puede ser!'

Un pedazo de memoria de repente apareció en su mente.

Visión Futura había recordado el único conflicto interno entre los Comandantes de Ejército que ocurrió en el pasado.

Sin embargo, las piernas de Seol Jihu no se detuvieron. No tenía forma de saber lo que Diligencia Eterna haría realmente, y entre los Comandantes de Ejército, la Diligencia Eterna es alguien que debía ser asesinado cuando se tuviera la oportunidad.

Además, tenía una preocupación inexplicable.

Que este asqueroso bastardo de alguna manera sobreviviría una vez más.

Desafortunadamente, Seol Jihu no pudo cerrar la distancia. En cierto modo, esto era de esperar. Después de todo, Diligencia Eterna estaba usando la Manifestación Divina para huir, incluso si no podía utilizarla en todo su potencial.

Fue en ese momento. La luz de las estrellas cayó del cielo, y docenas de círculos mágicos aparecieron en el aire.

Seo Yuhui y la Estrella de la Avaricia habían actuado rápidamente después de darse cuenta de lo que había pasado. Sin embargo, los Comandantes de Ejército actuaron con la misma rapidez.

Castidad Vulgar contrarrestó el Réquiem Estelar de Seo Yuhui. Por otra parte, de manera sorprendente, el caballo espectral de la Humildad Desagradable voló por el acantilado y comenzó a derribar la magia vertida.

La cara de Seol Jihu se distorsionó.

'¡Maldita sea!'

Él mantuvo la compostura incluso en una situación tan urgente.

Ya no podía acelerarse como lo hizo cuando emboscó por primera vez a Diligencia Eterna. No sólo el Pendiente Festina se agotó, sino que su cuerpo no estaba en condiciones de soportar ninguna carga adicional.

Estaba seguro de que su cuerpo se desgarraría en miles de pedazos en el momento en que intentara invertir el flujo de sus energías de nuevo.

Por supuesto, tenía una carta de triunfo que había guardado hasta ahora, pero tenía la sensación de que no llegaría a Diligencia Eterna desde su posición actual por poco.

'¡Sólo una vez...!'

Una sola vez sería suficiente. ¡Si alguien creara una pequeña abertura sólo una vez...!

"Voy a cargar todo el maná que me queda en esto".

En ese momento, escuchó el susurro de una voz desconocida y sintió la sensación de que algo presionaba sus hombros antes de rebotar.

Cuando inclinó la cabeza instintivamente, vio a la Sagrada Emperatriz volando, su chaqueta blanca tradicional revoloteando en el aire.

Se las arregló para adoptar una postura de batalla en el aire y extender sus brazos con fuerza.

Fue un hermoso y preciso lanzamiento de lanza que Seol Jihu nunca había visto antes, tanto en su sueño como en la realidad.

¡Sssiiiiing!

Su lanza verde salió volando como una bala, penetrando en un Nosferatu, y justo cuando estaba a punto de perforar la parte trasera de su objetivo, Diligencia Eterna torció rápidamente su cuerpo.

Aunque la lanza lo rozó por un margen muy fino, esa fue la apertura que Seol Jihu tanto quería.

No una pequeña abertura, sino una bastante grande.

En ese momento, un Nosferatu se separó repentinamente del grupo. El Nosferatu voló contra el acantilado, claramente tratando de llamar la atención de Seol Jihu.

Seol Jihu inmediatamente se quedó aturdido.

Porque en sus manos estaba Teresa claramente inconsciente.


|Ella es un regalo para la Reina. No la maten.|


Diligencia Eterna sonrió, luego se detuvo brevemente agarrándose al acantilado y fijó su postura.

"¡Tú...!"

Las chispas se encendieron en los ojos de Seol Jihu.

No podía decir si Diligencia Eterna había planeado hacerlo todo el tiempo o si simplemente estaba utilizando todas las herramientas a su disposición.

Lo importante es que funcionó.

"¡Flone! ¡Consigue la Prin...!"

Seol Jihu olvidó por un segundo que la Diligencia Eterna ya había vencido a Flone.

Fue entonces.

Justo cuando Seol Jihu estaba a punto de cambiar su objetivo, el humo negro atravesó el cielo y voló hacia adelante. Apenas podía creerlo, pero el humo negro era definitivamente Flone.

Ella había sido liberada cuando Diligencia Eterna retiró su energía para tratar la herida de la Emperatriz Sagrada. Ahora, ella había regresado después de recuperar su fuerza perdida.

Por supuesto, Seol Jihu no tenía forma de saberlo, pero lo importante es que recuperó la oportunidad que creía haber perdido.

La oportunidad creada por la Sagrada Emperatriz aún no había desaparecido.

De los ojos agudos de Seol Jihu, una luz escalofriante salió suavemente.

De las Tierras Altas Nivel 7, Arte Profundo Definitivo - Evolución.

En el siguiente momento, el aura de Seol Jihu desapareció repentinamente.

Al mismo tiempo, su cuerpo se desvaneció.

'... ¿Qué pasó?'

Diligencia Eterna, que había vuelto a huir, miró hacia atrás cuando sintió que el aura del hombre que le perseguía como un demonio se desvanecía de repente.

'¿Se rindió?'

Cuando se dio vuelta esperando que fuera así, su cara se congeló instantáneamente.

Nadie podía culparlo. Después de todo, la figura de Seol Jihu apareció frente a él como un fantasma.

Demonio de la Lanza Nivel 8, Arte Secreto - Qi de Espada Reforzado.

En ese momento, dejando de lado el hecho de que Seol Jihu se había acercado, Diligencia Eterna dejó caer su mandíbula, sintiendo la densidad de la energía comprimida en su lanza.

"¡Deben bloquearlo...!"

Los Nosferatus ya se estaban reuniendo frente a su líder.

Sin embargo...

"¡Quítense de encima!"

Junto con un rugido como el de un león, la lanza dibujó una hermosa línea dorada, haciendo estallar la carne de los vampiros que lo obstruían y finalmente alcanzando la cabeza de su objetivo.

El ataque que llevaba toda la energía restante de Seol Jihu cortó verticalmente el cuerpo de Diligencia Eterna, causando que las dos mitades cayeran al suelo.

¡Thud, thud...!

Al mismo tiempo que la tierra retumbaba explosivamente, los dos Comandantes de Ejército pudieron sentirlo claramente.

Cuando se dieron la vuelta rápidamente, un brillante y dorado qi reforzado estaba partiendo la tierra junto con el cuerpo de Diligencia Eterna.

Entonces, desde la superficie de sus mitades cortadas, una tenue luz blanca irrumpió y tiñó de blanco el mundo entero.

Es la reacción única que ocurre cuando una existencia portadora de la divinidad perece.

Este fue el final de Diligencia Eterna, el Primer Comandante de Ejército de los Parásitos.