Reciente

martes, 5 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 173

Capítulo 173. Desesperación, y.


Seol Jihu no se movió desconsideradamente. No, era más correcto decir que no podía.

Dado el enemigo al que se enfrentaba, tenía que ser aún más cauteloso.

'Maldita sea, ¿Cómo...?'

... En realidad, sabía que el resultado sería el mismo sin importar actuaba descuidadamente o con cautela.

Ni siquiera estaba en una situación en la que pudiera ganar tiempo.

Él tenía que luchar, sabiendo que moriría. Finalmente entendió lo que se sentía ser un soldado que se dirigía a la batalla.

"Si tú no vienes, yo sí".

Diligencia Eterna caminó hacia adelante.

Seol Jihu se dio cuenta de que ya no podía quedarse quieto.

Si su única opción era morir, pensó que lo daría todo. Dar un golpe efectivo podría ser mucho pedir, pero si moría sin hacer un solo intento, sentía que se arrepentiría cuando diera su último aliento.

Cuando sus pensamientos llegaron a este punto, un diminuto coraje del tamaño de un frijol surgió en su corazón.

Seol Jihu fijó su postura y agarró con fuerza su lanza con sus temblorosas manos. Diligencia Eterna asintió con la cabeza.

"Bien. Eso es lo que me gusta ver".

Seol Jihu abrió los ojos repentinamente antes de pisar con fuerza el suelo. Gritando para quitarse el miedo, sacó cada onza de su fuerza y se lanzó hacia adelante.

La Lanza de Hielo esparció partículas doradas de luz mientras cortaba el aire. Pero Diligencia Eterna permaneció en el mismo lugar, evitando el ataque con sólo inclinar la cabeza hacia un lado.

Seol Jihu debe haber esperado esta respuesta, ya que inmediatamente cambió su ataque de una estocada a un golpe.

En ese instante, las rodillas de Diligencia Eterna se doblaron. La parte superior de su cuerpo se inclinó severamente, y la lanza de Seol Jihu sólo golpeó el aire vacío.

Como si hubiera estado esperando este momento, Seol Jihu inmediatamente cortó con su lanza, pero...

"Deja de jugar".

La Diligencia Eterna murmuró fríamente antes de usar su brazo tocando el suelo como un pivote para girar.

La lanza de Seol Jihu rozó sus costillas y apuñaló el suelo.

Levantándose como una golondrina, Diligencia Eterna empolvaba su mano.

"¿Eso es todo?"

Los ojos de Seol Jihu temblaron violentamente.

Dejando a un lado las habilidades físicas de su oponente que superaban su imaginación más salvaje... Estocada, Golpe y Corte... había realizado las técnicas en las que tenía más confianza, pero no había logrado ni siquiera rozar el cabello de Diligencia Eterna.

Por no mencionar que Diligencia Eterna sólo había evitado sus ataques y ni siquiera intentó contraatacar de ninguna manera.

Era casi como si estuviera siendo puesto a prueba.

Seol Jihu rápidamente retiró su lanza. Justo cuando estaba a punto de dar un paso atrás, se detuvo.

Estaba bastante cerca de Diligencia Eterna.

Como parecía que Diligencia Eterna no tenía ningún deseo de atacar...

¡Pang! Activó el Pendiente Festina.

Usando el viento que lo envolvía, Seol Jihu corrió hacia adelante con una ráfaga. Después de cerrar la distancia en un instante, enroscó su cuerpo. Y al igual que cuando derrotó al Campeón Orco, lanzó su lanza usando la fuerza de salto de Paso Flash.

Fue entonces...

'Ah'.

De repente se encontró con un par de ojos indiferentes. Una indefinible sensación de desesperación pasó por su cabeza. Como si le dijera: 'Esto no está bien'.

Sin embargo, ya había extendido su cuerpo, y su lanza estaba subiendo.

Diligencia Eterna levantó su dedo.

¡Tak! El dedo bloqueó fácilmente la punta de la lanza que emanaba energía anti-maldad. No importaba cuán duro Seol Jihu tratara de empujar su lanza hacia adelante, ésta se negaba a moverse.

Y cuando Diligencia Eterna dobló su ligeramente dedo, Seol Jihu sintió que su centro de gravedad se movía hacia abajo.

En el momento en que Seol Jihu cayó sobre su trasero, quedó aturdido. Había esperado mucho, pero la imaginación y la realidad son completamente diferentes.

Cuando levantó su mirada en un aturdimiento, vio una cara marchita que había perdido todo el interés.

Diligencia Eterna examinó con calma su dedo. Estaba ligeramente quemado, como si alguien hubiera apagado un cigarrillo en él.

"Sólo un tonto que tiene el poder anti-maldad..."

Se frotó el dedo índice con el pulgar y chasqueó la lengua.

Su objetivo era una Estrella a la que incluso la Reina a quien servían le tenía miedo. Esta Estrella valía más que la Fortaleza Tigol que conquistaron en una guerra total.

Naturalmente, esta Estrella tenía que tener un poder que lo sorprendiera.

Como esto es lo que pensaba Diligencia Eterna, era razonable que juzgara que el 'actual' Seol Jihu fuera insuficiente.

"Es una lástima, pero ya que tomaste uno decisión, supongo que no hay nada que pueda hacer."

El momento en que levantó su pie para aplastar a Seol Jihu como un insecto...

¡Tududuk! El cuello de Diligencia Eterna hizo un sonido espantoso mientras se retorcía hacia atrás.

Flone, que estaba ayudando a los camaradas de Seol Jihu, regresó corriendo después de ver a Seol Jihu en peligro.

"Ohhh".

Diligencia Eterna miró fijamente al fantasma que lo miraba y exclamó.

"Bien. Tú también estabas aquí".

¡Puf! Con una sonrisa, Diligencia Eterna se transformó en una niebla y se disparó al aire. Flone lo persiguió de inmediato.

Neblinas rojas y negras dibujaban espirales en el aire mientras emanaban una energía aterradora.

"¡Flone!"

Seol Jihu se acercó y creó una Lanza de Mana, pero no se atrevió a lanzarla. Debido a que Flone estaba luchando demasiado cerca de Diligencia Eterna, existía la posibilidad de que la golpeara accidentalmente.

[¡Muere! ¡Dieeeee!]

Flone atacó a Diligencia Eterna con violentos movimientos de mano, pero no se desempeñó mejor que Seol Jihu.

"Tu fuerza es decente..."

La Diligencia Eterna evaluaba sus ataques mientras los esquivaba por márgenes muy finos de papel.

"Pero te falta experiencia".

Diligencia Eterna se reveló de la niebla y sonrió brillantemente.

"Como una joven que aborda un problema con exceso de confianza, sin saber cómo funciona el mundo."

Como para destruir su boca balbuceante, Flone lo arañó con maldad. Sin embargo, Diligencia Eterna se extendió y le agarró fácilmente la mano.

[¿¡....!?]

Habiendo sido agarrada cuando ella ni siquiera se había materializado, Flone luchó en un frenesí.

[¡Eek! ¡Eeeeeeek!]

Diligencia Eterna sonrió como si estuviera viendo a una niña hacer un berrinche. Luego, derramó su energía en su mano.

Desde la parte que hacía contacto con Flone, un aura de color sangre se filtró y tiñó de rojo el humo negro.

[¡Aaaaaaaack!]

Flone emitió un chillido chillón. El color de su humo se volvió ligero, y comenzó a caer del cielo.

"Debes tener al menos un par de cientos de años. Eres digna de ser absorbida."

Mientras Diligencia Eterna descendía lentamente, una sonrisa de satisfacción apareció en su rostro. Estaba obteniendo una ganancia inesperada, así que era obvio por qué estaba feliz.

Diligencia Eterna se acercó a Flone, que yacía cojeando en el suelo, temblando.

Seol Jihu estalló con un rugido de frustración.

"¡Floneeee!"

Bramando con fuerza, se precipitó ciegamente hacia adelante. Diligencia Eterna miró al joven mientras una pizca de irritación se reflejaba en su cara.

"¡Molesto!"

Su brazo se movió hacia los lados como un dragón.

Ese fue el final. La visión de Seol Jihu se oscureció de repente, y cuando abrió los ojos de nuevo, se dio cuenta de que estaba mirando al cielo.

Volando a través del cielo... ¡Thud! Golpeó el suelo.

"¡Kuhuk!"

La sangre fresca brotaba de su boca.

Y...

"Kuk".

El dolor...

"¡Huaaaaaak!"

... Llegó antes de lo que pensaba.

Del agujero en su pecho, salió sangre fresca. Seol Jihu rebotó en el suelo varias veces antes de detenerse. Sus miembros se agitaban, y su cuerpo temblaba.

"¡Huk! ¡Huk!"

Mientras Seol Jihu se quedaba sin aliento, una sombra se proyectó sobre él.

"Bueno, aún así..."

Diligencia Eterna caminó hacia él y levantó su pie. Como el joven poseía el atributo anti-maldad, asegurarse de matarlo era lo correcto.

"Ya que me has traído un nutriente tan excelente, te mataré sin dolor."

Y justo cuando estaba a punto de golpearlo con su pie, un caballero cortó entre ellos con su escudo heater levantado.

El escudo de plata destellaba con un aura sagrada.

"¡Keuk!"

Teresa frunció las cejas cuando la empujaron hacia atrás.

Diligencia Eterna abrió la boca con una expresión de sorpresa.

"¡Oh! Princesa de Haramark, ¿Te has vuelto más fuerte desde la última vez que nos vimos? No."

Mirando el aura sagrada que fluye alrededor de su espada y escudo, hizo una mirada comprensiva.

"Ya veo, no te hiciste más fuerte pero conseguiste un par de armas útiles."

"¡Cógelo y corre! ¡Deprisa!"

Haciendo caso omiso del comentario de Diligencia Eterna, Teresa giró la cabeza a medio camino y gritó.

Las cejas de Diligencia Eterna se levantaron. Una chica de cabello rubio corrió hacia el joven convulsionando esporádicamente y comenzó a cantar frenéticamente un hechizo.

"¡Señorita María!"

"¡Joder! ¡Cállate!"

"¡Deprisa!"

"¿Crees que me quedo aquí para divertirme? ¡Tiene que ser capaz de moverse antes de que podamos hacer algo!"

'¿Tómalo y corre?'

Con la fortaleza conquistada, no había ningún lugar al que pudieran correr. Para ser precisos, los matarían aunque huyeran.

Pero la que decía esto era la princesa que eligió luchar en lugar de escapar. Naturalmente, Diligencia Eterna sintió que estaba un poco fuera de lugar.

Y no fue sólo la princesa.

"¡Uwaaaaaah!"

Un guerrero negro atacó con una alabarda brillante en la mano. Diligencia Eterna esperó apáticamente antes de mover su puño como un relámpago y mandarlo a volar.

"¡Bastardo!"

A continuación, pateó el mentón de una doncella de batalla blandiendo su maza. Luego agarró las espadas de dos espadachines que atacaban de izquierda a derecha y las unió.

Oh Rahee y Phi Sora se enfrentaron antes de ser derribadas.

"Hm..."

Diligencia Eterna inclinó su cabeza mientras miraba a los cuatro guerreros que gemían en el suelo a su alrededor.

Tan pronto como eliminó el atributo de ser humano portador de maldad, la princesa de Haramark y los guerreros de alrededor se apresuraron a ayudar.

Claramente, todos estaban tratando de salvar a ese joven.

Como el concepto de camaradería no existía en la mente de Diligencia Eterna, no pudo evitar imaginar una cierta posibilidad.

Y pensando en ello ahora, había escuchado que su objetivo era una estrella muerta, no una estrella brillante.

'Una Estrella muerta...'

La evaluación de Diligencia Eterna sobre Seol Jihu se había desplomado, pero comenzó a subir una vez más. Aunque era sólo una intuición, sentía que había algo en el joven que no entendía.

Estaba intrigado una vez más. Así que se dirigió a algunos de sus subordinados que estaban en medio de la matanza de un grupo de soldados, y abrió la boca.

"Deténgase".

Cuatro Nosferatus se detuvieron inmediatamente y se quedaron quietos.

Diligencia Eterna caminó lentamente hacia Teresa, que era la única que quedaba en pie.

"¡Joder! ¡Joder!"

María estaba maldiciendo sin sentido mientras se centraba en la sanación de Seol Jihu.

Ella gritó con una voz apremiante.

"¡Levántate! ¡Despierta! ¡Hijo de perra, despierta!"

Estaba usando un hechizo de sanación tras otro, pero la herida en su pecho seguía cerrándose lentamente.

Lo que sea que lo haya herido, parecía tener un poder capaz de impedir la recuperación.

Y cuando Seol Jihu finalmente tosió una bocanada de aire...

"Por favor, por favor... ¡Hieeeek!"

La desesperada María soltó de repente un chillido. Ella se escabulló desesperadamente.

Fue porque Diligencia Eterna caminaba hacia ella mientras sostenía a Teresa por el cuello.

Aunque Seol Jihu se había recuperado parcialmente, aún no se había recuperado de su estado de shock.

Cuando Diligencia Eterna se acercó y lo agarró por el cuello, fue levantado sin problemas. Aunque Diligencia Eterna podría haberlo matado en ese momento, su personalidad diligente lo empujó a seguir hasta el final.

Para ser más preciso, buscó la eficiencia.

Podía ver claramente que los Parásitos se habían apoderado del campo de batalla. La única tarea que les quedaba era buscar la Estrella.

Para ello, tendrían que recorrer la fortaleza o rastrear a cada uno de los fugitivos. Y esto naturalmente tomaría tiempo.

Por otro lado, si podían terminar con su objetivo principal, el resto podía dejarse a sus subordinados. El plan de Diligencia Eterna consistía en volver a la Fortaleza Tigol con los otros dos Comandantes de Ejército tan pronto como cumplieran su misión.

Después de todo, cuanto más rápido regresaran a la fortaleza, mayor sería la posibilidad de protegerla.

Y por esa razón, su objetivo, la Estrella muerta, tenía que estar en este lugar.

Así que miró de un lado a otro entre Seol Jihu y Teresa.

"¿Este es ese humano? Si no, ¿Sabes quién es?"

Si fuera lo primero, Seol Jihu sería llevado. Si fuera lo segundo, Seol Jihu sería asesinado.

Sabiendo esto, Teresa sólo miraba con odio. Diligencia Eterna la arrojó rápidamente a un lado como si no hubiera esperado nada.

"Ella es un regalo para la Reina. No la maten."

Con eso, comenzó a caminar hacia la chica que estaba arrodillada en el suelo con los dos brazos atados.

"Responde".

Un Nosferatu levantó con fuerza la cabeza de Phi Sora.

Diligencia Eterna estrechó la mano que sostenía a Seol Jihu.

"¿Este es ese humano?"

Phi Sora miró hacia arriba con un par de ojos temblorosos antes de abrir la boca con dificultad.

"Así que..."

"¿Así que?"

"... Tan jodidamente feo..."

Phi Sora se rió como si se hubiera vuelto loca. Diligencia Eterna resopló y la golpeó con el codo.

Su cuello giró 90 grados hacia un lado, y la parte superior de su cuerpo se desplomó sin vida.

"¿Es este..."

"¡Ptui!"

Chohong escupió antes de que la Diligencia Eterna pudiera siquiera terminar su pregunta.

Cuando el escupitajo sangriento llegó a su uniforme, Diligencia Eterna la golpeó con su talón.

La sangre brotó de los siete orificios de Chohong.

Diligencia Eterna sacó con calma un pañuelo y limpió la saliva de su uniforme.

Y cuando encontró a la Sacerdote con la cabeza besando el suelo, temblando con las manos juntas, una luz llamativa parpadeó en sus ojos.

"Responde. Sólo tienes que dar una confirmación".

Diligencia Eterna habló en un tono benévolo.

"Si respondes, te dejaré vivir. Esto, lo prometo".

El temblor de María disminuyó lentamente.

Diligencia Eterna, que esperaba pacientemente, parpadeó repentinamente sus ojos.

Ahora que miró más de cerca, pudo ver un altar bajo sus pies. Un artefacto en forma de cruz se estaba dispersando lentamente como ceniza.

"¡Mor Te Oculorum Meorum!"

María levantó la cabeza y gritó.

"¡Mjolnir!"

Como Diligencia Eterna había inclinado su cabeza hacia abajo en el momento más oportuno, un gran martillo de luz golpeó directamente su cabeza.

"... Huuu."

Diligencia Eterna suspiró mientras se desempolvaba la electricidad crepitante de su cara.

"¡Kwuek-!"

Cuando su pie atravesó el plexo solar de María, ella gritó y se desmayó como una rana.

Diligencia Eterna retrajo su pie. Viendo el flujo de sangre que fluía a través de las rocas en el suelo, se mordió los labios.

Al final, murmuró: "Supongo que ahora no hay elección". Y así como puso más fuerza en su agarre.

"¿Debería responderte esa pregunta?"

Una voz alegre sonó.

La nariz de Diligencia Eterna se movió. Vio un puñado de polvo que brillaba con luz plateada, esparcido a su alrededor.

'Este polvo...'

"¡Explosión!"

En el siguiente instante, el polvo explotó con una luz brillante, engullendo la cara de Diligencia Eterna.

"¡Heup-!"

Cuando Diligencia Eterna tomó un respiro inconscientemente, el fuego se apagó rápidamente. A continuación, sacudió la cabeza con fuerza, se encogió de hombros y giró el cuerpo.

Un anciano con su barba blanca y larga estaba parado ahí, apuntándole con un bastón.

"Mago, ¿De dónde sacaste este polvo?"

"¿Por suerte?"

Ian sonrió. Los Nosferatus rápidamente mostraron signos de movimiento, pero Diligencia Eterna agitó su mano para detenerlos.

"¿Tienes más de eso?"

"Por supuesto que no. ¡Porque ustedes han sido tan minuciosos en destruirlo, que ni siquiera llegamos a verlo! Sólo pude adquirir una pequeña cantidad gracias a la fortuna divina. Estoy seguro de que lo saben mejor que nadie, así que, ¿Por qué preguntar?"

"... Tienes razón. Pero pensar que te las arreglaste para obtener aunque sea una pequeña cantidad, eres bastante talentoso."

"Gracias por el cumplido. De todas formas".

Ian se acarició la barba y frunció las cejas.

"Qué extraño. Según los registros históricos del Imperio, la Luz Lunar fue una de las armas desarrolladas para combatir a la Reina Parásito y a sus Comandantes del Ejército, siendo una de las pocas herramientas efectivas que..."

"Eso es realmente cierto. Triturando una joya rara que contiene maná, poner las piezas en un cáliz que contiene agua bendita, y usar la luz lunar para equilibrar las dos energías; una fusión de maná y poder sagrado. Fue una idea excelente".

"Dices esto, pero no parece funcionar mucho."

"No diría que fue completamente ineficaz".

Cuando Diligencia Eterna sonó su nariz, salió un bulto de sangre.

"Funcionó, aunque sólo un poco."

Se limpió la cara antes de mirar a Ian.

"Un Mago debe saber sobre la ley de intercambio equivalente".

Le decía a Ian que respondiera a su pregunta ahora que ha respondido a la suya.

Sin embargo, Ian hizo un gesto con la mano.

"Estás haciendo las cuentas mal. Eso es algo que ya sabía, y tú respondiste por tu cuenta. No esperes que me crea tu argumento forzado."

"El argumento forzado, dices tú. Bueno, no veo por qué no."

La Diligencia Eterna caminó hacia adelante. Ian se rió y movió su bastón.

"¡Soram!"

El suelo retumbó, y pilares de tierra se elevaron.

Diligencia Eterna extendió su pie, y se movió en un instante, dejando atrás una imagen posterior.

"¡Espiral!"

Las superficies de los pilares de la tierra se distorsionaron. Luego, docenas de espinas salieron disparadas.

Sin embargo, Diligencia Eterna las aplastó con su cuerpo y se paró directamente frente a Ian.

"Ya que has dado un espectáculo interesante y has tenido la audacia de hablar conmigo, te daré otra oportunidad. Responde."

"Amigo mío, ¿No es de sentido común hacer una pregunta si quieres una respuesta?"

La cara de Diligencia Eterna se oscureció. Levantó a Seol Jihu y abrió la boca.

"Sólo hay dos cosas que puedes decir de ahora en adelante. Sí, o no."

"No lo sé".

¡Puk! Un brazo penetró en el delgado estómago de Ian. Cuando Diligencia Eterna agitó las entrañas de Ian, Ian respiró profundamente.

"¿Tienes ganas de hablar ahora?"

La cara de Ian se contorsionó dolorosamente. Pero en lugar de responder, agarró rápidamente el brazo del enemigo con sus manos envejecidas.

Viendo al anciano luchar por sobrevivir, Diligencia Eterna levantó una ceja. Y en ese momento, Ian gritó.

"¡Ahora! ¡Receptor del Vestigio Divino!"

"¿Qué...?"

Diligencia Eterna se volteó hacia atrás sobresaltado. Sin embargo, el escenario detrás estaba igual. Los subordinados a los que había ordenado que se quedaran quietos seguían allí.

Al voltearse hacia el frente, observó a Ian sonriendo y lanzando una pequeña bolsa.

"Jejeje, te tengo".

Un puñado de polvo de Luz Lunar salió de la bolsa.

Los ojos de Diligencia Eterna se abrieron de golpe.

"¡Explosión!"

¡BOOM! Un brillante resplandor estalló con un fuego sagrado, pegada a la cara de Diligencia Eterna.

"¡Keeeeuu!"

Por primera vez, Diligencia Eterna gritó. Se envolvió las manos alrededor de la cara y se tambaleó hacia atrás.

Ian atrapó a Seol Jihu que caía y rápidamente lo arrastró fuera del alcance de la explosión.

"¡Tú, viejo insecto...!"

Diligencia Eterna gritó en una rabia dolorosa, y las llamas hirvientes se extinguieron al instante.

"Bien. ¡Mataré a todo el mundo!"

Al derribar a Seol Jihu, Ian preparó un hechizo para hacer retroceder al enemigo. Al mismo tiempo, una mirada amarga apareció en su cara.

'Maldito viejo jefe de la aldea'.

Viendo al enemigo volar como una golondrina, maldijo a Arbor Muto, sin saber si estaba vivo o muerto.

'¿No podrías haber traído más de estas cosas cuando escapaste?'

Un puño golpeó la cara amargamente sonriente de Ian.

Los golpes indiscriminados siguieron. Después de golpear la cara de Ian cinco, seis veces, Diligencia Eterna le dio una fuerte patada en el estómago.

Golpeado severamente, Ian cayó sobre Seol Jihu sin emitir un solo grito.

"¡Los mataré a ambos!"

Una neblina de sangre rojiza y negra se elevó detrás de Diligencia Eterna como para reflejar su furia creciente. Justo cuando estaba a punto de mover su mano y golpear al viejo hasta la muerte...

"¡..!"

Diligencia Eterna de repente inclinó su cabeza sobresaltado.

En ese momento y en ese lugar, una lanza de color jade que contenía un aura sagrada cayó del cielo.

...

[¡KUAAAAAA!]

Un grito aterrador sonó.

"... ¿Hm?"

Castidad Vulgar, que contemplaba tranquilamente el campo de batalla desde el cielo, entrecerró los ojos.

"Esta aura..."

Con una mirada seria, lentamente recorrió el área antes de fijar su mirada en un punto.

Cuando el espíritu de Castidad Vulgar cambió enormemente, las súcubos que la rodeaban agitaron sus alas y volaron en el cielo.

Al mismo tiempo...

"Esfuerzo valiente".

Humildad Desagradable alabó a Cintia, que fue embestida contra la puerta de la fortaleza. Los dos parecían haber luchado ferozmente, ya que la mitad del yelmo de Humildad Desagradable había desaparecido de su cráneo.

Por otro lado, Cinzia se aferraba a su estómago, que se estaba poniendo rojo de sangre, y miraba al enemigo con la cara empapada de sudor.

"Sólo tenías un solo Servidor ayudándote, pero te las arreglaste para esquivar a mis caballeros de élite e incluso me heriste hasta este punto. Tu hazaña es ciertamente digna de elogio. Así que no te decepciones demasiado".

La Humildad Desagradable habló mientras le daba un gran mordisco a la pierna humana en su mano.

Cinzia se mordió el labio cuando vio a Agnes desplomarse delante del caballo espectral con las piernas arrancadas.

Humildad Desagradable masticó la carne que goteaba sangre antes de arrojarla a un lado.

"Los humanos son realmente sabrosos. Bueno, ahora que he llenado mi estómago, es hora de..."

Mientras hablaba, su cráneo se giró repentinamente hacia atrás.

"... ¿Eh?"

Su boca se abrió a medida que los pedazos de la pierna de Agnes cayeron.

"Oh... Ahora esto es inesperado."

Los tres Comandantes de Ejército miraban en una dirección: al Pico del Amanecer.