Reciente

domingo, 3 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 161

Capítulo 161. Una Llamada en Medio de la Noche


Se desconocía si este cambio fue influenciado por la decisión de Seol Jihu, pero su cuerpo llegó a aceptar la Esencia de Soma como si fuera familiar.

La esencia se arraigó como un núcleo interno en el dantian de Seol Jihu, y una vez que el proceso de fusión se terminó, el cuerpo de Seol Jihu mejoró notablemente.

A la hora de la cena, Seol Jihu consideró volver a entrenar, pero la vehemente protesta de Seo Yuhui le hizo mirar a los hermanos Yi en su lugar.

Verlos fue divertido de alguna manera.

Yi Sungjin no hacía más que trabajar arduamente, y Phi Sora sorprendentemente lo ayudaba a entrenar.

Dicho esto, todo lo que ella estaba haciendo era pararse en una pequeña colina, rodando hacia abajo grandes rocas de tamaño decente. También dejó claro que Jang Maldong la estaba obligando a hacerlo, pero el simple hecho de que estuviera ayudando seguía siendo una mejora.

Cuando una roca descendía por la colina, Yi Sungjin apretaba los dientes y usaba su cuerpo como escudo para estrellarse contra ella.

La reprimenda de Jang Maldong ocurría si se tropezaba aunque fuera un poco.

Por otro lado...

"¿No dijiste que eras un Rastreador?"

"¡Sí, lo soy!"

"No sé por qué me lo preguntas. Soy un arquero de Nivel 4, pero estoy muy centrado en la ofensiva. El rastreo no es mi especialidad".

"Esperaba que pudieras enseñarme sólo lo básico..."

"Estoy ocupado tratando de recuperar mis instintos de batalla. No me molestes".

Cuando Marcel Ghionea se giró con una fría respuesta, Yi Seol-Ah gritó apresuradamente.

"¡Pero! Orabeo-nim y el Maestro Jang me dijeron que aprendiera bajo tu tutela..."

"¿El líder lo hizo?"

"¿Sí?"

"¿Empezamos entonces?"

"¿...?"

"El rastreo no es mi especialidad, pero te enseñaré lo que pueda. Generalmente, hay dos tipos de arqueros de Nivel 2; Rangers y Rastreadores. Ya que eres este último, deberías estar caminando por el camino de los Exploradores. Ahora, te enseñaré lo que significa ser un Explorador..."

Seol Jihu se rió después de observar a Marcel Ghionea cambiar totalmente de opinión. Luego, cuando el entrenamiento estaba llegando a su fin, él se ofreció para ayudar a cocinar.

Aunque ya había cenado, sabía lo hambriento que uno se ponía después de un entrenamiento difícil.

Seol Jihu había elegido el ramen como la comida del día.

Seol Jihu había traído un poco, esperando comer un poco cuando lo necesitara, pero no tuvo la oportunidad debido a las comidas nocturnas de Seo Yuhui.

Se ocupó de encender el fuego, hervir el agua, poner los fideos y la sopa en polvo, luego romper los huevos...

*Burbuja* *Burbuja*

Cuando el olor del ramen comenzó a extenderse, la gente, que descansaba en el suelo o volvía después de bañarse en el lago, se reunió.

Seol Jihu levantó palillos y tazas de papel que había preparado de antemano.

"¿Alguien quiere un poco? He hecho suficiente para todos."

"¿Ramen a esta hora de la noche? Deberías estar descansando".

Jang Maldong se quejó.

"Yo, yo quiero un poco".

Sin embargo, Seo Yuhui sorprendentemente levantó su mano con ojos brillantes. Incluso estaba babeando.

Como este lado de ella era algo que todos encontraban difícil de imaginar, la miraron con curiosidad.

Pero ignorando tales miradas, Seo Yuhui tomó una taza de papel llena de ramen y rápidamente tomó un bocado.

"¡Mmmmn!"

Juntó las manos, encorvó los hombros y se estremeció.

"¡Ah, de verdad, este ramen! ¡No sé cuánto tiempo he esperado!"

Gritó sin darse cuenta antes de darse cuenta de las peculiares miradas que la rodeaban y se rió torpemente.

"Está, está bien hecho. Hace tiempo que quiero comer ramen..."

Murmurando en voz baja, volvió a comer ramen en silencio.

"Oh, guao, así que ahora está hablando casualmente, Huh."

Phi Sora resopló antes de darle un suave codazo a Seol Jihu.

"Yo también puedo tomar un poco, ¿Verdad? Hoy ayudé con el entrenamiento."

"Adelante. Te habría dejado tomar un poco aunque no ayudaras con el entrenamiento."

"¡Gracias!"

Cuando Seol Jihu le dio a Phi Sora una taza de ramen, la tomó con algo de arrogancia. Pero no pasó mucho tiempo hasta que su expresión 'veamos a qué sabe' dio un giro completo.

Después de un bocado, sus ojos se abrieron de par en par, y después de un segundo, se puso dudosa.

A continuación, se metió la taza entera en la boca.

"Haa~"

Exhalando un aliento caliente, se acercó a la olla, que aún estaba llena de ramen. Sus palillos chocaron con los de Seo Yuhui, que también estaba buscando más al mismo tiempo.

La electricidad fluyó en el aire mientras las dos mujeres se miraban fijamente.

La comisura de la boca de Phi Sora se torció.

"Unni, ¿No te acabas de terminar una taza?"

"Lo mismo va para usted, Señorita Phi Sora."

"Espero que puedas ceder. Tengo que ganar peso. Pero tú, Unni..."

Phi Sora miró a Seo Yuhui de arriba a abajo, dejando sus pensamientos extremadamente claros. Seo Yuhui se rió en respuesta.

"No te preocupes. Toda la grasa que obtenga al comer irá a mis pechos."

"... Ah, ya veo."

Clang, clang. Incluso mientras hablaban, sus palillos chocaban sin parar. Mientras Seol Jihu se preguntaba cómo dos pares de palillos podían hacer semejante sonido, Jang Maldong soltó una tos seca.

"Kuhum. ¿Qué ha pasado?"

"¿Perdón? Ah, decidimos estar cerca, como una hermana mayor y un hermano menor."

"Ah, bueno, supongo que está bien. De todas formas, yo también probaré una taza."

Parecía que esa era su verdadera intención. Seol Jihu sonrió y le dio una taza a Jang Maldong .

Pronto, con el sonido de los fideos sorbidos, los ojos de Jang Maldong se abrieron de par en par y se echó a reír.

"¡Ja, ja! Pequeño mocoso! ¿Por qué no abres una tienda de ramen?"

"¿Es bueno?"

"Se desliza por mi garganta como por arte de magia".

"Es increíble".

Yi Seol-Ah tomó una taza, y luego hizo un comentario.

Una inesperada fiesta de ramen estalló.

En esta noche silenciosa...

"Jihu, Noona quiere más ramen..."

"Haré más de inmediato".

Bajo el tranquilo cielo nocturno...

"¡Ah, date prisa! ¡Tengo hambre!"

"Está bien, está bien, sólo espera un poco más."

"Ey, no suelo comer ramen. ¿Por qué es tan bueno? ¿Le has metido en dr#gas o algo así?"

"No bromees".

Un grupo se reunió alrededor de una fogata crepitante.

"La Señorita Phi Sora tiene razón. Este fideo es masticable y lleno de sabor, e incluso la sopa es increíble. Orabeo-nim, ¿Cómo hiciste este ramen?"

"Sólo sigo las instrucciones de la parte de atrás".

"Eyy, no seas así. Dime el secreto."

"Estoy hablando en serio. ¿Quién sabe más sobre el ramen que la persona que lo creó? Sólo sigue las instrucciones".

Todos se rieron y hablaron mientras compartían una olla de ramen. Viendo lo mucho que todos disfrutaban el ramen que cocinó, Seol Jihu estaba abrumado de felicidad.

Este pequeño incidente, en el que comer ramen hizo feliz a todos, conmovió a Seol Jihu. Si pudiera, no dudaría en detener el tiempo y aferrarse a este momento para siempre.

'Espero que cada día sea como este momento'.

¿Qué tan bueno sería si pudiera disfrutar de cada día sin tener que preocuparse por nada?

Por supuesto, sabía que no podía quedarse en la Gran Montaña Rocosa para siempre. Pero Seol Jihu esperaba que esta vez durara un poco más.

'De todas formas, ¿Debería abrir una tienda de ramen en el futuro?'

Viendo lo popular que era su ramen incluso en el Paraíso, Seol Jihu pensó en buscar una tienda vacía cuando volviera a Haramark mientras se acostaba en su saco de dormir.

Pronto, Seol Jihu respiró periódicamente y se durmió. La sonrisa en su rostro lo hacía parecer extremadamente feliz, y realmente se sentía así por dentro.

Hasta que llegó el amanecer.

El dulce sueño de Seol Jihu llegó a su fin cuando alguien lo despertó. Seo Yuhui, que también parecía medio dormida, lo sacudía con urgencia.

"Jihu. Jihu."

"... ¿Noona?"

"Despierta. ¡Deprisa!"

Tan pronto como Seol Jihu salió de su saco de dormir, Seo Yuhui le dio varios cristales, que parpadeaban con las llamadas entrantes.

Seol Jihu había traído un total de cuatro cristales de comunicación, cada uno conectado a Kim Hannah, Sicilia, el Palacio Real de Haramark y Carpe Diem, respectivamente.

El problema residía en que los cuatro cristales parpadeaban.

Esta era la primera vez que los cuatro grupos intentaban contactar con él simultáneamente.

'¿Qué pasó?'

No estaba seguro, pero no parecía un asunto simple.

Se despertó en un instante.

Después de un momento de vacilación, Seol Jihu infundió su maná en cada cristal. Entonces, los cristales de comunicación se encendieron.

—¡Seol!

Empezando por Teresa...

—Finalmente estás despierto.

Agnes...

—¿Estás despierto?

Chohong...

—¡Oye! ¿Tú...?

Y hasta Kim Hannah.

Kim Hannah miró a su alrededor y, al observar otros tres cristales de comunicación, puso una cara de asombro.

—¡Maldito idiota...!

Pat. El cristal de Kim Hannah se apagó. Las otras tres mujeres se miraron confundidas antes de que Teresa finalmente hablara.

—Señorita Agnes, Señorita Chung Chohong, le daré la noticia.

—Entendido.

—...De acuerdo.

Pat. Pat. Los cristales de Agnes y Chohong se apagaron.

Ahora, sólo quedaba un cristal de comunicación. Teresa hizo lo posible por parecer tranquila, pero una voz temblorosa se le escapó de la boca.

—¿Dónde estás ahora mismo?

"Estoy en la Gran Montaña Rocosa".

—Eso es... Ah.

"Teníamos nuevos reclutas. También fui a entrenar con el Maestro Jang. ¿Um...?"

Seol Jihu frunció el ceño en medio de la conversación. Wiiiing... era porque podía escuchar débilmente el sonido de una sirena.

—Ya veo. Pensé que... Claro, no hay forma de que lo hicieras.

'¿No hay manera que yo qué?'

Seol Jihu inclinó su cabeza y preguntó.

"¿Qué pasó, Princesa?"

—Seol, escúchame con atención.

Teresa, que parecía aliviada, de repente se puso seria. Seol Jihu se dio cuenta de la gravedad de la situación y escuchó mientras reprimía su nerviosismo.

Pronto, la cara de Seol Jihu se retorció y exclamó conmocionado.

"¡¿Qué?!"

—No somos sólo nosotros. Todas las familias reales, excepto Scheherazade, emitieron una convocatoria a sus filas.

"¿Pero por qué tan de repente...?"

Seol Jihu cerró la boca y se mordió el labio.

"Entendido. Volveremos lo antes posible. Llegaremos hoy."

—... Gracias.

La llamada terminó.

Seol Jihu y Seo Yuhui se miraron fijamente por un momento antes de empezar a despertar a todos uno por uno.

"¿Qué es...?"

Jang Maldong, que estaba durmiendo y hablando con una cara somnolienta, se levantó de un disparo en cuanto oyó la noticia.

"¡¿Qué?! ¡¿Los Parásitos han reunido un ejército?!"

Su voz ronca se despertó y dio un aullido de sorpresa.

"No es sólo Haramark. Aparentemente, están invadiendo todo el territorio humano por todos lados."

"Ja, así que finalmente lo hicieron..."

Jang Maldong miró fijamente a Seo Yuhui y le preguntó.

"¿Qué pasa con la Federación?"

"No estamos seguros. Todo lo que escuchamos es que debemos regresar lo antes posible. Tendremos que esperar para saber los detalles".

"El entrenamiento ha terminado. Hagan el equipaje y contacten con Chohong."

"Lo tengo".

La situación de repente se convirtió en urgente. La silenciosa caverna se tornó ruidosa en un parpadeo.

Cuando todos terminaron de empacar, Flone regresó a la caverna después de haber estado fuera por un tiempo. Como un fantasma, ella había regresado cuando sintió que el grupo estaba a punto de irse.

'Espera, ella es un fantasma'.

Flone parecía extrañamente melancólica después de escuchar la explicación.

[Es una pena. Quería ir a explorar contigo.]

'¿Explorar?'

[Tienes este colgante.]

El colgante en el cuello de Seol Jihu tembló.

[El abuelo me contó su secreto.]

'¿Secreto?'

[¿Recuerdas cuando te dije que el abuelo escondió la riqueza de la familia antes de ir a la codiciosa villa del emperador?]

'Lo recuerdo'.

[No te sorprendas. ¡Dijo que este colgante tiene las coordenadas para la ubicación de la riqueza oculta!]

¿El colgante contenía las coordenadas de la riqueza oculta de la familia Rothschear, famosa por ser rica incluso en la época del Imperio?

Aunque era una información tentadora, ahora no era el momento de pensar en ello.

Ahora que los Parásitos habían levantado un ejército, una simple exploración o una expedición era un asunto trivial.

'Lo siento, ahora no es un buen momento'.

[No, está bien. ¿Dijiste que esos bastardos no-muertos están invadiendo?]

'Sí'.

[Entonces podemos ir después de matarlos a todos, ¿Verdad?]

Viendo a Flone retorcer su cuello y muñeca, Seol Jihu se rió.

Le agradeció a Flone por hacerlo reír.

Entonces, de repente tuvo la sensación de que este no podía ser el único secreto detrás del colgante. Mientras se devanaba los sesos tratando de conectar los puntos, un cristal de comunicación parpadeó.

"¡Chohong!"

Ella estaba hace un momento allí, así que Seol Jihu se preocupó cuando ella no atendía.

—Sí. Se trata de un carruaje, ¿Verdad?

"¿Enviaste uno?"

—Fui a los establos para investigarlo, pero volví porque no parecía que tuviera que hacerlo.

"¿Qué quieres decir?"

—No importa eso. Sabes el lugar donde el carruaje siempre te deja al pie de la Gran Montaña Rocosa, ¿Verdad? Ve a  ese lugar por la mañana y espera.

Seol Jihu entendió lo que Chohong quería decir cuando llegó la mañana.

Para estar seguros, el grupo había estado esperando en el lugar habitual desde el amanecer. Cuando salió el sol, un carruaje había llegado.

El que se bajó del carruaje fue Hugo.

"He venido a encontrarme, sin excepción, con mi futura esposa."

"…."

"Dudé un poco, pero el infierno sólo da un poco de miedo cuando es por mi primera futura esposa... ¿Eh? ¿Por qué están todos aquí?"

Hugo, que parloteaba, preguntó cuando vio a todos con sus maletas hechas. Por lo que parece, parecía que no sabía lo que había pasado.

Debe haber dejado Haramark antes de que se supiera la noticia.

Pensando en el momento oportuno, Seol Jihu hizo un trato con el conductor del carruaje antes de subirse al carruaje con Seo Yuhui.

Jang Maldong golpeó los hombros del Hugo congelado mientras se acercaba.

"Incluso el excremento de un perro puede ser usado como medicina. Buen trabajo."

"... ¿Eh?"

Pronto, el sonido de alguien causando un alboroto afuera sonó. El alboroto no duró mucho tiempo ya que Hugo debe haber escuchado lo que pasó, así que no tuvo más remedio que volver a Haramark tan pronto como llegó a la Gran Montaña Rocosa.

Con una cara sin expresión.

El conductor azotó su rienda.

¡Dudududu, dudududu!

Como Seol Jihu le había dado una moneda de plata extra para que fuera lo más rápido posible, los caballos corrieron como si sus vidas estuvieran en juego.

El interior del carruaje estaba totalmente en silencio. Jang Maldong, que jugaba con su bastón de madera, rompió el silencio.

"Tengo un mal presentimiento sobre este..."

Yi Seol-Ah, que ya no podía sentarse cómodamente, apretó la mano de su hermano menor con una cara nerviosa.

"Las invasiones de los Parásitos hasta ahora habían sido todas emboscadas... Pero esta vez..."

Jang Maldong difuminó el final de su discurso, pero Seol Jihu podía adivinar lo que venía después sin tener que escucharlo.

Una invasión de semejante escala masiva es como un relámpago en un cielo despejado, pero Seol Jihu hizo todo lo posible por mantener la compostura y miró el aire.


[Tu Ventana de Estado]

[3. Nivel Físico]

Fuerza: Intermedio (Intermedio) ↑1
Resistencia: Intermedio (Bajo) ↑1
Agilidad: Intermedio (Intermedio) ↑1
Estamina: Intermedio (Intermedio) ↑1
Mana: Intermedio (Alto)
Suerte: Intermedio (Intermedio) ↑1

Puntos de habilidad restantes: 10


Sus estadísticas habían subido bastante. Equivalía a consumir cinco Elixires Divinos o a usar 10 Puntos de Habilidad.

Puramente en términos de nivel físico, era comparable o incluso superior a la mayoría de los Altos Rankers.

Eso no era todo.

Cuando despertó su maná, la energía dorada comenzó a fusionarse en su mano.

La crepitante energía dorada se veía supremamente hermosa y poderosa.

Las cosas eran completamente diferentes que a cuando estaba en el Nivel 1 y se fue al Valle Arden sin saber nada.

Sus estadísticas eran incomparablemente mejores, había obtenido el poder para cazar el mal y, lo más importante, había conseguido varios aliados fiables.

'Tengo que ganar'.

No.

'Ganaré'.

Mirando su maná dorado, los ojos de Seol Jihu parpadeaban con determinación.