Reciente

domingo, 3 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 158

Capítulo 158. Conexiones Provocan Otras Conexiones (2)


Seol Jihu fue el primero en llevar a Marcel Ghionea a la caverna.

No sólo se arrodilló de repente, sino que también pidió entrar en Carpe Diem, diciendo: 'Por favor, dame una oportunidad de pagar mi deuda'.

Seol Jihu no pensó que sería apropiado decidir esto como si fuera a hornear frijoles con un rayo. Así que le pidió a Jang Maldong, que estaba regañando a los hermanos Yi, que se uniera a la conversación.

En realidad, la actitud demasiado seria de Marcel Ghionea hizo que Seol Jihu se sintiera incómodo, así que le pidió ayuda a Jang Maldong.

"Pensé que te habías retirado. Es un honor conocerte."

Incluso un hombre tan distante y masculino, mostró gran respeto frente a Jang Maldong.

'¿Quién diablos es este?' fue la reacción que Jang Maldong reveló primero, pero cuando escuchó la historia de Marcel Ghionea, su cara se puso seria y solemne.

Un Terrícola Rumano titulado el Arquero de Acero, miembro de la línea de Arqueros de élite de Haramark, siguiendo a Edward Dylan y Ayase Kazuki.

Marcel Ghionea tuvo una brillante carrera que no perdía ante Seol Jihu, pero había llegado a unirse a Carpe Diem por su cuenta con el pretexto de pagar sus deudas.

Los Nueve Ojos revelaron que Marcel Ghionea no tenía color.

En cuanto a su Ventana de Estado...


[Ventana de estado de Marcel Ghionea]

Fecha de la convocatoria: 18 de Marzo de 2016
Grado de Marca: Bronce
Altura/Peso: 178.8cm/72.4kg
Condición actual: Saludable
Clase: Nivel 4. El Primer Francotirador de Acero
Nacionalidad: Rumanía (Área 2)
Afiliación: N/A
Alias: Arquero de Acero, Tirador de Primera, Lobo de Tundra

[2. Características]
1. Temperamento
-Corazón frío (Frío y sin afectación)
-Calma (No muestra nerviosismo, ira u otras emociones fuertes)

2. Aptitud
-Esfuerzo (Esfuerzos con el cuerpo y la mente para lograr un objetivo)
-Superior (Talento superior al promedio)

[3. Nivel físico]
Fuerza: Intermedio (Intermedio)
Resistencia: Bajo (Intermedio)
Agilidad: Alto (Bajo)
Estamina: Intermedio (Baja)
Mana: Intermedio (Bajo)
Suerte: Bajo (Bajo)

Puntos de habilidad restantes: 0

[4. Habilidades]

1 Habilidades Innatas (0)

2. Habilidades de Clase (6)
-Arco y Flecha de Acero [Intermedio (alto)]
-Puntería Aguda (Pináculo)
-El Primer Manual de Combate de Acero
-Paso del Halcón Nocturno

3. Otras Habilidades (2)

[5. Nivel de Cognición]
Testarudo (No corrige o cambia su obstinada determinación, actitud o posición) / Convicción / Persistente (Lucha duramente para soportar el dolor)


'¡Increíble!'.

Su nivel físico se caracterizaba por unas estadísticas que no se parecían en nada a las del Nivel 4, pero lo que resultaba aún más llamativo era su agilidad, que había entrado en el reino del rango Alto.

Parecía que invertía todos sus puntos de habilidad en la Agilidad sin aumentar su Resistencia.

No sólo eso, sino que su clase era una que Seol Jihu nunca había visto u escuchado antes, y venía con una modificación única llamada 'El Primer'.

Seol Jihu tendría que experimentarlo personalmente para estar seguro, pero podía decir que Marcel Ghionea se especializaba en el combate con sólo mirar su Ventana de Estado.

Eso fue lo que hizo esta situación más extraña.

¿Un Arquero de semejante calibre pedía unirse a un equipo sólo por gratitud? A pesar de que Seol Jihu había salvado su vida, incluso llegó a contratar a un Explorador para buscarlo durante varios días...

No importaba cómo Seol Jihu lo pensara, no podía evitar pensar: '¿Era necesario llegar tan lejos?'

Después de observar en silencio durante un rato, Jang Maldong habló con una voz resonante.

"¿Hay alguna petición que le gustaría hacer o alguna condición que le gustaría añadir para unirse al equipo?"

"No tiene que ser tan formal, Maestro Jang."

"Está bien. Me gustaría escuchar tu respuesta primero".

"No, en absoluto. Si me das una oportunidad, lo daré todo y haré lo poco que pueda hasta que devuelva el favor que recibí".

La conversación parecía moverse en círculos. Seol Jihu dio un pequeño suspiro, mientras el simple y honesto Marcel Ghionea fijaba su postura. Aunque se le dijo que se sentara cómodamente, se arrodilló de nuevo.

Mirando a Seol Jihu, habló un poco más cuidadosamente.

"¿Fue mi petición demasiado descortés...?"

"No, no fue nada descortés. Sólo un poco repentino es todo..."

Sacudiendo la cabeza, se preguntó qué hacer antes de decidir ser directo.

"Para ser honesto, tengo dudas. Es un poco vergonzoso decirlo, pero nunca pensé que alguien estuviera cautivo de esos monstruos".

"Sí".

"Ya que ninguno de los dos sabía del otro, habría estado bien pasar por alto el hecho. Pero te esforzaste en encontrarme, sólo para compensarme. Es un poco confuso. Me pregunto cuál es tu intención."

Seol Jihu estaba a punto de decir 'motivo oculto' pero cambió su elección de palabras. Después de todo, si Marcel Ghionea había venido con buenas intenciones, preguntarle algo así sería extremadamente grosero.

"... No sé qué pensará de esto."

Después de escuchar atentamente, Marcel Ghionea abrió la boca con calma.

"Es mi convicción".

"... ¿Convicción?"

El Arquero de Acero...

"Devuelve la venganza como la espada, devuelve la bondad como el océano".

... Reveló su verdadera intención.

"Un hermano mayor que conocí convirtió esto en su credo personal."

Era un poco aterrador tomarlo como un simple credo.

"Y así es también como elegí vivir en el Paraíso."

Pero cuando Seol Jihu escuchó esto, el temor que sentía se desvaneció en un instante, y se sintió conmovido por la sinceridad de Marcel Ghionea.

En cierto modo, Seol Jihu tenía una convicción similar. Sus valores pueden diferir ligeramente, pero ¿No decidió también vivir según la Regla de Oro?

Fue esta convicción suya la que le hizo destruir a Rosa Blanca cuando realmente no lo necesitaba.

Seol Jihu descruzó sus brazos y asintió con la cabeza.

"Nos darás tiempo para pensar, ¿Verdad?"

"Por supuesto. ¿Debo esperar afuera?"

"No tomará mucho tiempo."

"Puedes tomarte tu tiempo".

Cuando Marcel Ghionea se fue, Jang Maldong se rió.

"¡De verdad! Tú..."

"¿Por qué?"

"Mocoso. Estaba pensando que sería bueno tener un veterano experimentado Arquero. Me sorprende que uno haya aparecido por su cuenta".

"¿Por Seol-Ah?"

"Así es. Como saben, los Rastreadores tienen muchas cosas que necesitan aprender. El entrenamiento físico es mi especialidad, pero no sé cómo enseñar a detectar enemigos que se acercan o cómo leer los rastros que dejan. Por eso me preocupaba".

Jang Maldong miró hacia atrás a la entrada de la cueva.

"Es un buen hombre. Aunque parece estar persiguiendo habilidades de combate más que de rastreo, debería al menos saber lo básico. Estará bien siempre que pueda ayudar a Seol-Ah con eso."

En ese momento, Seol Jihu se dio cuenta de la identidad de la incómoda sensación que se retorcía en su interior.

Inconscientemente estaba en contra de traer un nuevo y hábil Arquero, cuando finalmente había traído un Arquero que lo escuchaba.

'¿Estaba siendo demasiado egoísta...?'

Se sintió un poco avergonzado por el alivio que sintió cuando supo que Marcel Ghionea no se especializaba en rastreo.

"¿En qué estás pensando tanto?"

"Ah, sólo lo encuentro interesante."

"¿Interesante? ¿Qué es?"

"Tuvimos dificultades para encontrar un Arquero al principio. Incluso reclutar a Seol-Ah y Sungjin también fue difícil..."

Uno nunca podía predecir todo en la vida, y la vida estaba destinada a estar llena de altibajos, pero ahora que había experimentado esta ironía del destino, no podía evitar sentirse desconcertado.

Por otro lado, se sentía un poco asustado. Ian le contó sobre esto. Que una acción que él consideraba insignificante podría causar grandes olas. Seol Jihu no esperaba que las cosas salieran así.

"¿Qué vas a hacer?"

"No tengo una razón para negarme. De hecho, debería estar agradecido".

"Es una persona justa y poco común. Si es sincero, lo es".

"Por eso necesito confirmar algo".

Seol Jihu llamó al invitado inesperado y le preguntó directamente.

"¿Cuál es tu objetivo para venir al Paraíso?"

"¿Objetivo?"

Seol Jihu explicó lentamente la razón por la que estaba haciendo esta pregunta. Era más o menos lo mismo que le había dicho a los hermanos Yi en Scheherazade.

El punto estaba en que sería difícil trabajar juntos si no compartían el mismo propósito.

Aunque Marcel Ghionea podía irse después de pagar sus deudas, Seol Jihu sintió que era mejor que lo dejaran claro desde el principio.

La mirada confusa de Marcel Ghionea se convirtió lentamente en la de la comprensión, y pronto abrió la boca.

"Veo que mi benefactor sigue una gran causa."

Seol Jihu sonrió amargamente. Ser llamado benefactor era una cosa, pero la forma de hablar de Marcel Ghionea, excesivamente respetuosa, resultaba difícil de escuchar sin avergonzarse.

"Para ser completamente honesto, no tengo un objetivo tan grande como el suyo."

"Sí".

"Pero en general, creo que nuestros objetivos coinciden. Creo que no habrá ningún problema."

"... No tienes que atreverte y decirlo."

Incapaz de seguir escuchando, Seol Jihu miró fijamente y la cara de Marcel Ghionea se oscureció.

"¿Sabes lo que les pasa a los Terrícolas que mueren en el Paraíso?"

"¿No pierden sus recuerdos y reviven en la Tierra?"

"Así es. Entonces también debes saber que ha habido casos en que los Terrícolas caen en un estado de no estar vivos, pero tampoco muertos, y son incapaces de volver a la Tierra".

Las cejas de Seol Jihu se movieron.

La historia de Marcel Ghionea era la siguiente.

Tenía un equipo con el que trabajó en el pasado, y habían recibido un anuncio cuando los parásitos lanzaron un ataque a gran escala.

Y como resultado de su participación en la guerra, el equipo había sufrido una pérdida significativa debido al poderío abrumador del enemigo.

El problema no radicaba sólo en que sus compañeros murieron, sino en que uno de ellos había sido aparentemente Parasitado.

Para ser precisos, uno de los líderes que dirigía el ejército de los Parásitos se había interesado en su camarada y lo había convertido en su sirviente.

Frente al derrumbado y gimiendo Marcel Ghionea.

Seol Jihu preguntó cuidadosamente.

"¿Podría ser esta persona el hermano mayor que mencionaste antes...?"

"No".

Marcel Ghionea dudó por un momento antes de hablar de nuevo.

"Es una persona preciosa, con la que prometí mi futuro."

Apretó los dientes, y la intención asesina de sus ojos se hizo más gruesa.

"Actualmente sólo hay un objetivo que deseo alcanzar en el Paraíso."

Apretó las manos lo suficientemente fuerte como para rasgarse la piel y murmuró.

"Salvar a mi prometida y devolverla a la Tierra".

En otras palabras...

"Matar a la Castidad Vulgar que la tiene encadenada".

Al escuchar esto, Jang Maldong dio un profundo suspiro.

"Ah... Castidad Vulgar..."

Marcel Ghionea se mordió el labio inferior como si sólo pensar en esto le causara dolor.

'¿Se convirtió en mutante?'

Seol Jihu quería pedir más detalles pero mantuvo la boca cerrada. No le pareció apropiado preguntar cuando Marcel Ghionea temblaba tanto por la rabia reprimida.

El rostro de Marcel Ghionea estaba distorsionado hasta el punto que incluso el más tonto vería a través de sus pensamientos.

En cualquier caso, Seol Jihu entendió lo que estaba diciendo.

Seol Jihu quería salvar el Paraíso. Para lograrlo, la erradicación de los Parásitos era esencial. Y Marcel Ghionea tenía un odio aterrador hacia los Parásitos.

Aunque sus objetivos finales fueran diferentes, ya que querían hacer lo mismo, no había razón para que no pudieran cooperar.

Decidiendo aprovechar esta oportunidad, Seol Jihu esperó a que Marcel Ghionea se calmara antes de extender lentamente su mano.

"Bienvenido a Carpe Diem".

Cuando Marcel Ghionea levantó su cabeza ligeramente bajada, Seol Jihu continuó con una sonrisa.

"Estoy deseando trabajar contigo. Además, ser llamado benefactor me hace sentir incómodo, así que llámame por mi nombre."

"... Es un placer. Lo tendré en cuenta, Líder."

Con eso, Seol Jihu y Marcel Ghionea se dieron la mano.

El solucionador de problemas del Paraíso había elegido incorporar al Arquero de Acero.


*


[Desplegaré diez Nidos.]

Una voz distante sonó en un gran palacio real.

Diligencia Eterna, la existencia que se arrodilló ante el Trono Corrupto, preguntó.

"Nidos... ¿Dices? Si se trata de la invasión de la Fortaleza Tigol, tenemos más que suficiente..."

[No he terminado de hablar todavía.]

Diligencia Eterna rápidamente cerró su boca.

[No irás a la Federación.]

Diligencia Eterna se devanó los sesos en silencio. El objetivo no era la Federación, pero el Primer Ejército de Parásitos y diez Nidos adicionales estaban siendo enviados...

'¿Podría ser?'

"¿¡Finalmente has decidido aplastar a los insectos insignificantes!?"

[Es demasiado pronto para celebrar.]

Comparada con la voz emocionada de Diligencia Eterna, la voz de la Reina Parásito sonaba tranquila. Diligencia Eterna inclinó su cabeza y preguntó de nuevo.

"¿Debo eliminar a Haramark?"

[No.]

"¿Entonces es el Valle Arden?"

[Si es necesario.]

¿No iba a aniquilar a los humanos o a tomar el control de Haramark, e incluso la conquista de la Fortaleza Arden estaba condicionada?

"¿Entonces...?"

La Diligencia Eterna preguntó con cuidado, pero no hubo respuesta.

Cuando levantó cuidadosamente la cabeza, vio a la Reina Parásito sentada en su trono, mirando al techo.

Este era un hábito suyo siempre que miraba el movimiento de las estrellas.

Después de mirar fijamente a las estrellas, la Reina Parásito cerró suavemente los ojos. Sus cejas temblaban débilmente.

'¿Tengo miedo?'

No podía imaginar la causa, por mucho que la pensara.

No era que tuviera miedo de esa estrella. Pero cada vez que la miraba, partes de su cuerpo se estremecían.

Era como si sus instintos le indicaran una anormalidad.

El problema residía en que cada vez que sonaba esta advertencia, un recuerdo que ella quería olvidar salía a la fuerza, creando miedo.

La Reina Parásito fue una vez la gobernante de un planeta, pero había estado a punto de ser exterminada debido a una elección equivocada.

Todo comenzó con el nacimiento de un semidiós.

Comenzando como humano y habiendo alcanzado la divinidad por su cuenta, el Dios Marcial había dirigido sus fuerzas e invadido tanto el Gran Reino como el Reino del Cielo.

La Reina Parásito se sorprendió cuando el Gran Reino siguió su profecía y se rindió sin luchar, pero cuando el Dios Marcial incluso invadió el Reino de los Cielos, no pudo quedarse quieta.

Sería correcto decir que ella estaba buscando una oportunidad.

Una oportunidad para devorar a las divinidades recién nacidas y expandir su influencia.

Pero cuando la Reina Parásita entró en el Reino de los Cielos después de esperar a que fuera conquistado, se encontró con una visión que superó su imaginación más salvaje.

Había cometido un error. ¿Quién hubiera pensado que habría dos Dioses del Noveno Cielo, que estaban en la liga del Dios de la Creación? Había incluso dos Dioses del Décimo Cielo, ¡Un rango que ella ni siquiera sabía que existía!

Un solo movimiento del dedo de la Diosa Carmesí había creado 'Llamas Eternamente Ardientes', que instantáneamente convirtió en cenizas al ejército de la Reina Parásito.

Y enfrentándose al siguiente 'Fuego Infernal Destructor del Cosmos', la Reina Parásito tuvo que soportar un dolor horrible que no podía ser descrito con palabras.

Entonces...

Cuando el Dios Marcial, vistiendo una armadura negra y adornando una capa carmesí revoloteante, aceptó el desafío con un rostro divertido y causó un vendaval con el balanceo de su cuchilla invisible, la divinidad que había acumulado cuidadosamente durante miles de años se redujo a la mitad en un instante.


|¿Eh? Pensé que al menos me entretenerías un poco. ¿Por qué un supuesto Dios es tan débil?|


Mientras la Reina Parásito gritaba desesperadamente, escuchó estas palabras con claridad.

¿Cómo podía olvidar la humillación de ese día?

Diligencia Eterna, que estudiaba en silencio el rostro de la Reina Parásito, sintió de repente una presión que le quitaba el aliento y golpeó su cabeza contra el suelo.

Las alas de hueso de la Reina Parásito se estremecieron.

'¿Por qué?'

¿Por qué mirar esa estrella evoca este recuerdo?

Porque no podía entenderlo, no importaba cuántos días pasara pensando en el asunto, se frustraba cada vez más.

[Será bueno sacar cualquier brote que pueda crecer para convertirse en una fuente de problemas en el futuro.]

Hablando con firmeza, la Reina Parásito se levantó del Trono Corrupto.

Pronto, una voz llena de rabia sacudió el gran salón.

[Por la presente ordeno a 'Humildad Desagradable (Humilitas)' que participe también.]

"...  ¿Mi Reina?"

Diligencia Eterna se expresó inconscientemente.

El ejército de Nosferatu, compitiendo por la primera posición entre los Siete Ejércitos y a menudo llamado el ejército Parásito más fuerte, ya había sido convocado para la tarea, sin embargo, ¿Incluso la Humildad Desagradable estaba siendo desplegado...?

[Además...]

Sin embargo, la Reina aún no había terminado.

Los ojos de la Reina Parásito se estrecharon como los de una serpiente.

[También llamaré a la 'Castidad Vulgar (Castitas)'.]

El rostro de la Diligencia Eterna se mostraba conmocionado.