Reciente

sábado, 2 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 151

Capítulo 151. Con Dos Huevos de Oro (2)


Los hermanos Yi habían estado esperando que algo cambiara su situación desde hace tiempo. Y como un relámpago, la organización a la que estaban afiliados había perecido de la noche a la mañana.

'Podemos superar esto juntos. La Rosa Blanca no morirá así. Esto es sólo el comienzo, así que crean en mí y síganme'. Y así sucesivamente.

Bok Jungsik había reunido a los miembros restantes e hizo un apasionado discurso. Sin embargo, desapareció al día siguiente como si nunca hubiera existido.

Fue entonces cuando los hermanos Yi se enteraron de toda la historia detrás de la controversia.

La verdadera cara del tío que conocían desde joven y que pensaban que era un buen hombre. Es algo que a los hermanos, les resultaba difícil de creer.

No fue hasta que se emitió una Notificación Roja para Bok Jungsik que los hermanos finalmente aceptaron este hecho. Al mismo tiempo, se dieron cuenta de que debían enfrentar la realidad que habían estado evitando hasta ahora.

La mayor parte de la fuerza de combate del gremio había sido asesinada, y cuando el líder huyó, el resto de la gente comenzó a irse uno por uno.

Mientras Rosa Blanca se despedazaba y se dispersaba en todas direcciones, los hermanos inexpertos no sabían qué hacer.

Aunque reunieron su valor y visitaron a Phi Sora cuando supieron que había regresado, sólo se les dijo que hicieran su equipaje y esperaran.

Como incluso los miembros más leales se fueron, sólo los hermanos permanecieron en el edificio vacío del gremio.

Como tenían que abandonar el edificio al final del día, hoy sería su último día también. Cada vez que pensaban, '¿Qué vamos a hacer después de hoy?' el mundo entero se volvía negro. ¿Así se sentía estar encima de un barco que se hundía?

Yi Sungjin, que estaba hurgando sin sentido en sus bolsas, abrió de repente la boca.

"Noona".

"... ¿Hm?"

Como si estuviera pensando en otra cosa, Yi Seol-Ah reaccionó un poco tarde.

"¿Por qué nuestra vida es siempre así?"

Yi Seol-Ah, que estaba acostada de espaldas y mirando al techo, se rió del lamento de su hermano menor. Después de reírse durante mucho tiempo, se limpió los ojos ligeramente llorosos y lo aceptó.

"No lo sé".

"Creo que estamos malditos o algo parecido. Tanto en la Tierra como en el Paraíso".

Aunque ambos eran demasiado jóvenes para hablar de la vida, estaban seguros de que vivían vidas más duras que la mayoría de las personas de su edad o incluso que los adultos comunes.

"¿Cómo es que nada de lo que hacemos funciona...?"

Yi Sungjin se quejó en voz baja. Yi Seol-Ah asintió con la cabeza antes de inclinarla repentinamente.

"Bueno, no todo."

"¿...?"

"No es que no haya habido cosas buenas. Tanto en la Tierra como en el Paraíso".

"¿Qué te gustó entonces?"

"¿Yo? Bueno..."

Yi Seol-Ah comenzó a contar con sus dedos.

"¿Hacer atletismo?"

"Te echaron por negarte a pagar tus cuotas".

"Oye, no digas eso. No me negué a pagar. No pude. Además, salí por mi cuenta".

"Es lo mismo".

"Y cuando mamá dijo que no se rendiría con nosotros, me sentí muy feliz."

"Ahora está en el hospital por exceso de trabajo. Por nuestra culpa".

Cuando Yi Sungjin dijo tranquilamente la verdad, Yi Seol-Ah se rascó la cabeza con una sonrisa irónica.

"Oye, ¿Quieres ir a dónde Orabeo-nim? Si tomamos un carruaje, sólo nos llevará tres o cuatro días llegar a Haramark."

Una pizca de vacilación tiñó la cara de Yi Sungjin, pero sacudió la cabeza.

"No lo sé. Incluso si los iconos de la desgracia como nosotros lo visitan..."

"¿Por qué no? Lo está haciendo bien."

"No creo que nos reciba con los brazos abiertos aunque vayamos. ¿No recuerdas haber ido a casa de la abuela cuando no teníamos adónde ir y ser echados después de un día?"

"... Ey, de ninguna manera."

Un murmullo tenue fluyó. Una voz hábilmente tonificada parecía imitar la voz de Yi Seol-Ah, y Yi Sungjin suspiró interiormente pensando, 'Noona debe haber recordado esa momento también'.

"Ah, ya no sé."

"¿Por qué? ¿Tienes otro lugar a dónde ir?"

"Sabes que no lo tengo."

"Entonces vamos. Podemos pedirle que nos compre una comida y contarle nuestra situación."

Yi Seol-Ah parecía contener su risa, pero Yi Sungjin no reconoció la anormalidad. Fue porque su mente estaba preocupada por otra cosa.

"No podemos. ¿Cómo vamos a ir cuando todavía estamos atados por nuestros contratos?"

"No te preocupes. Me ocupé de los contratos".

"¿Lo hiciste? ¿Cómo?"

"Fui a Phi Sora y le arrojé mi guante."

<< Nota: Lanzar El Guante - En tiempos pasados arrojarle tu guante a alguien significa que lo estás desafiando a un duelo. >> 

"¿No te dijo que te callaras y esperaras?"

"Fui a verla otra vez. La abofeteé unas cuantas veces y le grité que me entregara los contratos. Ella inmediatamente lo hizo mientras sollozaba."

"¿Qué?"

Sólo entonces Yi Sungjin giró la cabeza, dándose cuenta de que algo estaba mal. Inmediatamente vio a una conmocionada Yi Seol-Ah mirando a la puerta con los ojos abiertos.

Yi Sungjin giró su mirada hacia la puerta con reflejos y se congeló instantáneamente.

Un joven conocido lo estaba mirando. Cuando sus ojos se encontraron, el joven levantó su mano con una sonrisa.

"Hola".

El hermano y la hermana gritaron simultáneamente.

"¡Orabeo-nim!"

"¡Hyung!"


*


Seol Jihu se llevó a los hermanos que estaban llorando como bebés y se dirigió a un restaurante. Por supuesto, no se olvidó de ayudarles personalmente a empacar.

Como esperaba de un restaurante en la ciudad más famosa de los Siete Reinos, tenía una atmósfera y unas instalaciones incomparablemente más limpias que las de Come, Bebe y Disfruta de Haramark.

Cuando Seol Jihu dijo a los hermanos, '¿Qué quieres comer? Pidan lo que quieran', ambos preguntaron, '¿Cómo llegaste aquí?' Y con una sonrisa irónica, Seol Jihu ordenó por ellos y comenzó a explicarles.

Cuando la curiosidad de los hermanos se sació, el camarero trajo los platos pedidos a la mesa.

Seol Jihu sugirió a los hermanos que hablaran después de comer, pero se sorprendió cuando terminaron sus platos en un parpadeo. Fue hasta el punto en que se preguntó si Rosa Blanca los mataba de hambre.

Francamente, aunque los hermanos no pasaron hambre durante su estancia en White Rose, nunca tuvieron una comida confortable. Porque siempre estaban preocupados mientras comían; al estar relajados en esta ocasión comieron los alimentos como si fuera agua potable.

Además, la persona con la que habían estado soñando había venido a llevarlos, así que ¿Cómo no iban a estar contentos?

Después de pedir el postre para aliviar sus estómagos hinchados, la conversación continuó.

No fue nada especial. Preguntar cómo fueron las cosas después de dejar la Zona Neutral y si sabían qué les había pasado a los demás.

Sin embargo, lo que se convirtió en el tema principal de la conversación fueron los logros de Seol Jihu.

Los hermanos conocían tanto sus hazañas que empezaron a competir entre ellos para hablar. Hasta el punto de que el tranquilo Seol Jihu empezaba a sentirse incómodo.

'Esto es un poco... problemático'.

Parecía un buen momento para decírselos. Antes de llegar al punto principal, Seol Jihu decidió romper la fantasía de los hermanos. Entendió por qué estaban emocionados. Después de todo, acababa de rescatarlos de un barco que se hundía. Sin embargo, no era ni un salvador ni un superhombre.

"No".

Por eso habló.

"Casi todo en los registros es una mentira, o son exageraciones".

Para hacer las cosas correctamente.

"¿El Banquete? El Maestro Ian centró el informe en torno a mí, pero en realidad, no habría podido hacer nada solo. Porque seguro que no podría. Si no fuera por la cooperación de las Tríadas, Umi Tsubame y Carpe Diem, me habrían dado una paliza por no saber cuál es mi lugar".

Seol Jihu continuó rápidamente.

"Es lo mismo para el laboratorio. ¿La explosión? Eso fue obra de la Federación. No conduje a propósito a los guardias para abrir una brecha. Las cosas salieron bien mientras corría por mi vida".

"…."

"Lo que vino después de eso fue una serie de dolor. Lloré de hambre, tuve que beber orina para saciar mi sed y vomité. Al final, traté de atravesar el perímetro custodiado por los Parásitos con un método de vida o muerte y terminé con un agujero en mi muslo. ¿Saben lo que pasó después de que cayera del cielo?"

Los hermanos que habían estado hablando sin parar se callaron y miraron fijamente a Seol Jihu.

"Supliqué por mi vida. Mientras lloraba. No es un recuerdo del que me sienta orgulloso."

Cuando Seol Jihu se subió la manga y les mostró sus heridas, Yi Seol-Ah tuvo hipo.

"Esta es la verdad. Así es como he vivido."

Seol Jihu suspiró y se bajó la manga.

"Y podría pasar por cosas similares en el futuro. No, lo haré, sin duda alguna."

Cuando Seol Jihu habló solemnemente, la atmósfera de alegría se volvió rápidamente desalentadora.

Los hermanos no eran idiotas, y naturalmente se dieron cuenta de por qué Seol Jihu les decía todo esto.

Seol Jihu miró fijamente a los dos hermanos nerviosos. Como había gastado dos huevos de oro, no quería perderlos. Sin embargo, tampoco quería forzarlos con sus contratos.

Una cosa reconfortante en esta complicada situación era que ambos estaban brillando de color dorado, como en el pasado.

Entonces, ¿Cómo debería tratarlos para que confiaran en él y lo siguieran?

Después de mucha deliberación, Seol Jihu decidió 'mostrarles'.

Sacó los dos trozos de papel que recibió de Phi Sora.

"Estos son sus contratos. Mientras estén en vigor, están obligados a cumplir las condiciones que acordaron previamente."

Cuando dos pares de miradas preocupadas aparecieron, Seol Jihu sostuvo los papeles con dos manos.

"Primero".

Luego, sin dudarlo un instante, los partió en dos.

Ignorando a los hermanos sorprendidos, rompió los contratos en pedacitos antes de tirarlos a la basura.

"Con esto, son libres."

Luego, sonrió.

Seol Jihu se empolvó la mano y continuó.

"Ya que son libres, ustedes dos tienen ahora innumerables posibilidades para el futuro. Pueden volver a la Tierra o continuar viviendo en el Paraíso. Creo que elegirán lo último, pero eso significa que tienen más decisiones que tomar. Podéis confiar en el otro para superar cualquier dificultad futura, entrar en otra organización, o seguirme."

Seol Jihu se detuvo un momento antes de terminar tranquilamente su declaración.

"Es decir, dependiendo de sus metas para el Paraíso y lo que piensen de este mundo, sus vidas en el Paraíso cambiarán significativamente."

En resumen, estaba dejando la decisión a los hermanos.

"¿Quieres decir que si te seguimos, Noona y yo también tendremos que participar en cosas peligrosas?"

Yi Sungjin señaló la esencia del asunto.

"No inmediatamente. Necesitas estar calificado para participar en misiones riesgosas. Pero una vez que subas de nivel y adquieras las habilidades adecuadas para ese nivel..."

Seol Jihu dudó antes de asentir.

"Llegará un momento en que tendrás que hacer algo aunque no quieras. Quiero que me ayuden entonces. Si no tienen confianza, sería mejor que no me siguieran."

Seol Jihu habló por última vez.

"Aquí está el punto principal. Si ven el Paraíso como un juego para disfrutar de su tiempo libre, no quiero que estemos juntos. Porque nuestros objetivos son diferentes."

Después de esto, Seol Jihu cerró la boca y esperó.

Como no se trataba de un problema que pudiera ser resuelto en un momento, un silencio largo invadió el aire.

La primera persona en romper este silencio fue Yi Seol-Ah.

"Verás, nuestra madre está enferma."

"... ¿Madre? ¿Tiene una enfermedad?"

"Sí. No es nuestra madre biológica, sino nuestra madrastra".

"Ah, ¿Tu padre se volvió a casar?"

"No, nosotros también tenemos un padrastro. Aunque ya no está aquí."

Seol Jihu parpadeó. ¿Ambos padres eran padrastros? ¿Huérfanos? ¿Adoptados? Todo tipo de pensamientos entraron en su cabeza.

"Um, perdón por ser grosero, pero..."

"Está bien".

Yi Seol-Ah mordió el tenedor, que tenía un pequeño trozo de pastel, y luego se encogió de hombros.

"Nuestros padres biológicos se divorciaron cuando éramos jóvenes. Sungjin y yo seguimos a nuestra madre, que se volvió a casar poco después. Formamos una familia con nuestro padrastro, pero nuestra madre biológica no pudo soportar su abuso físico y nos abandonó. Nuestro padrastro se volvió a casar y conseguimos una madrastra. Pero esta vez, nuestro padrastro se escapó".

La mandíbula de Seol Jihu bajó lentamente.

"Está bien. No tienes que poner esa cara. Hubo momentos en los que las cosas fueron difíciles, pero nuestra madrastra es una persona amable."

Seol Jihu se sorprendió. La brillante y alegre  expresión de Yi Seol-Ah era una razón, pero también estaba sorprendido por lo complicado que era todo esto.

"Cuando se enteró de nuestra situación, rompió en llanto y prometió que se ocuparía de nosotros. Pero se enfermó por trabajar demasiado."

"¿Es urgente?"

Yi Seol-Ah sacudió la cabeza.

"Ella tiene tiempo. Pero no tenemos dinero, y por lo que escuchamos, no es una enfermedad que tenga cura..."

Seol Jihu pudo notar a Yi Seol-Ah mordiendo el tenedor como para ocultar sus verdaderas emociones.

"Vinimos al Paraíso para ganar dinero para las cuentas del hospital y encontrar una cura para su enfermedad. Esa es la meta que Sungjin y yo estamos tratando de lograr en el Paraíso."

Yi Seol-Ah sonrió.

"Orabeo-nim, ¿Lo sabías? Que el Paraíso tiene una panacea que puede curar cualquier enfermedad."

"... ¿En serio?"

"Sí. Pero esta medicina es extremadamente rara, y es difícil de encontrar. Y para traerla de vuelta a la Tierra, también se necesita una gran cantidad de puntos de contribución."

Esto era lógico. Si una medicina que puede curar cualquier enfermedad aparece en la sociedad moderna, la Tierra se convertiría en un caos.

Para un artículo tan influyente, incluso los puntos de contribución que Seol Jihu había acumulado hasta ahora podrían no ser suficientes.

"Cuando escuché lo que dijo Orabeo-nim, inmediatamente pensé esto, 'Ah, si sigo a Orabeo-nim, podré aumentar mis habilidades y ganar puntos de contribución. ¡Dios mío! ¿Cómo puede haber una oferta tan buena?' "

Yi Seol-Ah aplaudió con una exagerada expresión de alegría, a la que Seol Jihu sonrió amargamente. Ella decía que lo seguiría.

"¿Qué hay de ti, Sungjin?"

"A mí me pasa lo mismo".

Su respuesta inmediata hizo que Seol Jihu se avergonzara por estar tan nervioso.

"Bueno, Noona ya dijo todo lo que había que decir..."

Su boca se movió ligeramente.

"Pero para agregar una cosa más, quiero ser feliz."

¿Qué significa eso?

"¿Seguirme te hará feliz?"

"Para ser honesto, no lo sé."

Yi Sungjin respondió sinceramente.

"Pero cuando nos quedamos juntos en la Zona Neutral, me sentí feliz. Por primera vez en mi vida."

Seol Jihu se rascó la mejilla.

"El Paraíso es diferente de la Zona Neutral".

"Lo sé. ¿Eres feliz en el Paraíso, Hyung?"

¿Feliz? Esa no es una pregunta que pudiera responder tan fácilmente.

Siendo completamente honesto, no era completamente feliz. Hubo más de unas cuantas ocasiones en las que sufrió dolor, y hubo varias ocasiones en las que lloró de forma miserable.

Pero, en general...

"Soy feliz".

Seol Jihu sonrió suavemente.

"Buenos amigos, un buen maestro, buena gente... Tendría que decir que soy feliz."

Al menos, más feliz que en la Tierra.

Yi Sungjin asintió en silencio con la cabeza, como si fuera suficiente.

Con eso, la conversación se detuvo.

Después de vaciar la taza de té, Seol Jihu la dejó en silencio.

"Creo que..."

Con una pequeña risa, abrió la boca.

"Será mejor que me sigan. Parece que ya lo han decidido de todas formas."

Seol Jihu dio un largo suspiro antes de levantarse lentamente de su asiento.

"Vámonos".

"¿Dónde?"

"¿Cómo que dónde? Por supuesto, a Haramark."

Cuando Seol Jihu guiñó un ojo, hermano y hermana se miraron fijamente. Asintieron con la cabeza con miradas alegres, y luego gritaron simultáneamente.

"¡Si!"

"¡Si!"


**


"Hyung, hay algo de lo que tengo curiosidad."

En su camino al establo junto a la puerta del palacio, Yi Sungjin preguntó de repente.

"¿Qué pasa?"

"¿De verdad abofeteaste a Phi Sora para conseguir los contratos de ella?"

Seol Jihu se rió.

"No, sólo estaba bromeando. Con su personalidad, dudo que deje a alguien hacer eso."

"Supongo que tienes razón".

Yi Sungjin parecía ligeramente decepcionado.

"¿Por qué?"

"Esa persona es una perra. Quiero decir, una persona mala."

"Bueno, su personalidad es bastante terrible. Pero no es que no tenga un lado bueno".

"Es amable y se ocupa de la gente que es buena con ella. A todos los demás, los trata como enemigos".

Seol Jihu estuvo de acuerdo con esta evaluación.

"Ella tiene una cosa que yo llamo 'Momento de Perra'. Al menos una vez al día, se queja de algo aunque no hayamos hecho nada malo."

"Pero si no hubiera rechazado las ofertas de otras organizaciones, no estaríamos aquí ahora."

"¿Ella hizo qué?"

Yi Sungjin parecía genuinamente sorprendido.

Murmuró confundido, "No hay forma de que esa bruja haya hecho eso".

¿Qué hizo Phi Sora para que Yi Sungjin fuera tan escéptico y rencoroso?

Mientras una nueva pregunta comenzaba a surgir en la mente de Seol Jihu, el grupo llegó cerca de la puerta del castillo.

Pero cuando trató de encontrar un carruaje a Haramark, el conductor parecía decepcionado.

"Oh no, el transporte a Haramark ya..."

El conductor miró hacia la puerta del castillo y parpadeó.

"¿Eh? ¿Todavía sigue aquí? ¡Hey, Jang Tu!"

Cuando levantó la voz a un carruaje en la distancia, otro conductor llamado Jang Tu vino corriendo.

"¡Oooh! ¿Clientes?"

"Sí, son un grupo de tres. Pensé que ya te habías marchado hace tiempo".

"¡No hables de ello! Iba a salir con tres personas, pero una de ellas se negó con insistencia."

"¿Quién?"

"No sé. ¡Una perra loca lloró por irse con solo dos esas personas equivocadas y siguió quejándose por esperar un poco más!"

Jang Tu gritó con ira y escupió un bocado de saliva.