Reciente

viernes, 1 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 148

Capítulo 148. Una Noche de Ensueño (3)


Flone voló durante mucho tiempo incluso después de dejar la villa y sólo se detuvo cuando Seol Jihu le dijo que lo hiciera.

Después de tirar a Phi Sora al suelo, se puso a cuatro patas y empezó a jadear.

Tal vez porque huyeron como si fueran a hornear frijoles con un rayo, ni siquiera recordó cómo logró escapar.

La oscuridad que tiñó de negro todo el cuarto piso permaneció en su mente, y la piel de gallina en su espalda aún no había desaparecido.

¿Y si no hubiera tenido la suerte de encontrarse al abuelo de Flone? ¿Y si los espíritus del equipo de la expedición masacrada no se hubieran precipitado para detener la oscuridad?

No, si no hubiera 'elegido' sacar a Phi Sora, ¿Lo habrían ayudado tan desesperadamente?

Varios pensamientos pasaron por su mente, poniéndole la piel de gallina una vez más.

'Malditos Nueve Ojos. Si había algo tan aterrador, ¿No debería la villa parecer negra?'

Seol Jihu maldijo su Habilidad Innata sin conocer su posición.

Por supuesto, había experimentado algo similar un par de veces antes, y adivinó que la villa tenía algo que iba más allá de 'Escape de Inmediato'. Pero como casi murió, no pudo evitar resentirse un poco con los Nueve Ojos.

Flone estaba mirando en dirección a la villa. Verla mirar fijamente sin cesar hizo que Seol Jihu se sintiera triste y un poco malhumorado, pero no tenía el más mínimo deseo de volver a entrar.

Prefería arrojar el yelmo camuflado en su cabeza y esconderse detrás de una roca cercana.

Seol Jihu abrió la boca.

"... ¿Qué crees que fue eso?"

Flone se dio vuelta lentamente, y luego sacudió la cabeza.

[No lo sé. El abuelo también se asustó mucho.]

"¿En serio?"

[Sí. Lo escuché murmurar: 'No hay forma de que esté despierto. Normalmente no sale de la habitación del emperador...']

En otras palabras, abrir la puerta equivocada en el cuarto piso podría haber terminado con su vida.

[De todas formas, ¿Estás bien?]

Seol Jihu quería decir, 'No, no estoy bien en absoluto. ¿Por qué insististe en entrar?' Pero cuando vio que los ojos de Flone se inclinaron hacia abajo, también bajó la mirada.

Phi Sora, que tenía problemas para respirar cuando la tiró al suelo, ahora dormía tranquilamente como si nada hubiera pasado.

"Ella parece tranquila".

[La gente normalmente está en paz antes de entrar en el sueño eterno. Lo sé porque lo he experimentado.]

"Mierda, seguro que la está pasando bien. Durmiendo cuando casi me muero. Espera. ¿Dormir eternamente?"

[Sí.]

Flone asintió con la cabeza. Cuando Seol Jihu la miró fijamente, señaló tranquilamente a Phi Sora.

[Su espíritu está listo para dejar su cuerpo.]

"¿Eh? De ninguna manera."

Seol Jihu puso su dedo bajo la nariz de Phi Sora.

"... Ah."

No estaba respirando. Antes de que se diera cuenta, su cara color melocotón se había marchitado y se había vuelto pálida.

"¿Se, Señorita Phi Sora?"

Incluso cuando la sacudió y le dio una bofetada en las mejillas con un poco de sus verdaderos sentimientos detrás, su respuesta fue nula.

Incluso cuando vertió una poción curativa en su garganta, ella no se movió.

Pensando que bastaba con cortar la cuerda, apenas consideraba comenzar un tratamiento de emergencia. Recordando su experiencia en el pasado cuando aprendió a realizar la Reanimación Cardiopulmonar, entrecruzó sus dedos y presionó diligentemente el pecho de Phi Sora.

Pero como ella no mostraba signos de respirar de nuevo, presionó más fuerte e intentó el boca a boca.

[¿¡...!?]

Seol Jihu puso su boca contra los fríos labios de Phi Sora y sopló aire en ella.

[¡Eek...!]

Podía sentir que Flone tiraba tácitamente de su cabello, pero la ignoró y se concentró en dar la Reanimación Cardiopulmonar.

Sabía que Phi Sora moriría si la dejaba sola. Ella no era alguien malvada como Kang Seok. Sólo ignorarla, se sentía mal.

Además, no le parecía bien que se riera y la dejara en paz, sólo porque había sido un poco temperamental antes.

'En cierto modo, yo también tuve un desliz con mis palabras'.

Como mínimo, sentía que debía hacer lo que pudiera, para no sentirse culpable si Phi Sora moría.

Sabía que matarla sin dolor sería más fácil, pero no quería ser tan insensible para matar todavía.

¿Cuánto tiempo pasó?

Después de hacer repetidamente el boca a boca docenas de veces mientras sudaba profusamente...

"¡Heuk-!"

Finalmente se produjo una explosión de aliento. Un destello de luz parpadeó en los ojos de Seol Jihu. Cuando presionó el pecho de Phi Sora con más fuerza, ella tosió.

Cuando sopló aire en su boca una vez más, Seol Jihu pudo sentir su aliento caliente tocando suavemente su boca.

"Hnng..."

Sus delgadas y largas pestañas temblaron, luego sus ojos se abrieron de golpe.

"…."

"…."

Confirmando que ella había revivido, Seol Jihu quitó su boca. Levantó su cuerpo, y luego se sentó sobre su trasero. Él escupió en el suelo antes de inclinar la cabeza y mirar al cielo.

"Haaaa-"

Phi Sora parpadeó y puso los ojos en blanco. Estaba claramente confundida.

'Sé exactamente lo que se siente'.

Como Seol Jihu había escapado por poco de la muerte muchas veces, entendió completamente lo que Phi Sora estaba pasando.

Después de mirar distraídamente durante varios minutos, Phi Sora se limpió los labios con el dorso de la mano y levantó suavemente la parte superior de su cuerpo. Con una mano temblorosa, se frotó el cuello, que aún tenía una clara marca de cuerda a su alrededor. Sus cejas se levantaron.

"¿Qué... ha pasado?"

Su voz no sonaba tan clara como antes, estaba ronca.

"Un rescate".

En lugar de explicarlo de una manera indirecta, Seol Jihu decidió ser dominante. Por supuesto, no podía decirle todo con sinceridad, así que mezcló la cantidad correcta de mentiras.

"¿Rescate?"

Phi Sora frunció el ceño.

"Es imposible que ese viejo forme un equipo de rescate..."

A juzgar por sus murmuraciones, parecía que Phi Sora sabía que Bok Jungsik buscaba la oportunidad de echarla.

Seol Jihu decidió usar esto en su beneficio.

"No vine a rescatar a Rosa Blanca".

"¿...?"

"Mm... Hay alguien que no desea que mueras. He venido aquí para cumplir con esta solicitud."

Seol Jihu pensó en vender el nombre de Jang Maldong si preguntaba quién específicamente.

"... Lo entiendo."

"¿Eh?"

"Creo que sé quién es... De todas formas, ¿Quieres decir que viniste aquí sin que Rosa Blanca lo supiera?"

"Uh...."

"¿Qué quiere decir, 'Uh...'? Si hubieras dicho que ibas a salvarme, ese bastardo de Bok seguramente se hubiera enojado y trataría de detenerte."

Phi Sora chasqueó su lengua antes de mirar a Seol Jihu.

"Bueno, entiendo lo que dices, así que no te preocupes. Me salvaste la vida, no soy tan perra como para no entender tu posición."

Seol Jihu se alegró de que ella misma malinterpretara las cosas, pero lo que más lo sorprendió fueron sus palabras.

Seol Jihu miró fijamente a Phi Sora con una mirada de sorpresa.

Jang Maldong le había dicho que Phi Sora tenía una mentalidad de 'blanco y negro'. Que separaba a las personas en amigos o enemigos.

"Déjame preguntarte algo".

Seol Jihu preguntó abruptamente.

"¿No recibiste un mensaje de la Rosa Blanca?"

"¿Mensaje?"

Phi Sora preguntó y luegó continuó.

"¿Qué quieres decir? Incluso contactamos a Bok Jungsik más de una docena de veces, pero nunca respondió."

"¿Qué? ¿Nunca te envió un mensaje? ¿Ni siquiera una vez?"

"No recibimos ni un solo mensaje desde que dejamos Rosa Blanca. Ni de Bok Jungsik ni de nadie más".

'¿En el momento en que dejaron a Rosa Blanca?'

Eso significaba que Bok Jungsik no la había contactado ni siquiera antes de que entraran a la villa. Por supuesto, Bok Jungsik siempre podía encontrar una excusa para esto.

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron en una rendija.

"De todas formas, ¿Viniste al rescate solo...?"

Phi Sora preguntó con una mirada extrañada antes de mirar de repente alrededor del área frenéticamente.

Cuando se dio cuenta de que Seol Jihu era la única que estaba en el lugar, se le cayó la mandíbula.

"¿Dónde están todos los demás?"

La esperada pregunta finalmente llegó. En lugar de responder inmediatamente, Seol Jihu sacudió silenciosamente su cabeza.

"No puede ser."

Phi Sora apretó los dientes antes de ponerse de pie. Cuando pasó tambaleándose junto a Seol Jihu, su mano la agarró por la parte trasera de su cuello.

"Escúchame antes de irte."

Phi Sora se detuvo repentinamente, dando la vuelta y mirando fijamente a Seol Jihu.

"Están todos muertos. He visto al menos diez cadáveres, aunque no estoy seguro de que hubieran más."

Seol Jihu dijo que mientras estimaba aproximadamente el número de cadáveres que detenían la oscuridad...

"Apenas, apenas escapé de ese lugar con vida. Si regresas, te garantizo que morirás. Pero si todavía quieres ir, no te detendré."

Phi Sora lo miró fijamente antes de sacar rápidamente un cristal de comunicación. Cuando lo agarró con fuerza, el cristal emitió una luz pura.

"Por favor... por favor..."

Murmuró para sí misma mientras miraba el cristal inquietamente. Sin embargo, la intensidad de la luz del cristal seguía siendo la misma. Pero mientras repetía el mismo procedimiento varias veces sin darse por vencida, la luz brotó repentinamente.

"¡Sohyun!"

Phi Sora gritó felizmente.

"¡Sohyun, Sohyun! ¿Estáis bien? ¿Dónde estás? ¿Estás viva? ¡Di algo!"

Seol Jihu frunció el ceño. La llamada se había hecho, pero sólo la oscuridad se reflejaba en el cristal.

—Huuuuuauuuuuuu...

"¡Sohyun-!"

Cuando sonó un sonido indescriptiblemente terrible, el frenético grito de Phi Sora se estremeció.

—¿Doooonnnddeee estttaaaasss...? Reeeggrreesaaaaaaa...

"Así que..."

—Saaaalllvvvaaaammeeeeeee... Unnnniii...

"…."

—Ssallliiiissstteee cccoooorriendoooo... ssolllaaaaaa...

Hubo un sonido desagradable de algo rascando una placa de metal.

Seol Jihu suspiró mientras miraba a Phi Sora que se había quedado sin habla y estaba aturdida.

La espeluznante voz era descifrable, pero incluso Phi Sora sabía que se trataba de una trampa.

Seol Jihu habló cuidadosamente.

"Ya lo sabes..."

Tk. La bola de cristal cayó en la arena y parpadeó. Las piernas de Phi Sora se debilitaron y ella cayó de rodillas.

"... No sé..."

Murmuró con una voz débil.

"Estoy segura... quedaban cuatro personas... nos escapamos... y dije que yo sería la carnada..."

"…."

"Apenas conseguimos escapar... pero de repente se hizo demasiado silencio... Les dije que se fueran mientras llamaba su atención... pero no les escuché huir..."

"…."

"Estaba demasiado tranquilo y extraño. Así que regresé a toda prisa y todos estaban..."

Gulp, gulp. Seol Jihu pudo escuchar el sonido de ella al tragar.

"No sé. No pude pensar desde ese punto, me volví loca, queriendo encontrarlo y matarlo. De repente, todo se volvió negro..."

Phi Sora murmuró como si estuviera en trance antes de enterrar repentinamente su cara en la arena.

Seol Jihu se inclinó para mirar en silencio a la mujer apretando los puños y apretando los dientes.

Si la culparan, sería porque ella tomó la decisión de entrar en esa villa.

'Espera, ahora que lo pienso...'

Seol Jihu todavía tenía una pregunta sin resolver.

¿Por qué esa villa parecía incolora?

Esperando observar el cambio de color de la villa desde la distancia, Seol Jihu activó sus Nueve Ojos y se quedó sin palabras.

La villa no era el problema. Toda la costa había cambiado de color.

De amarillo a naranja. De Atención Requerida a No Acercarse.

'Joder...'

La situación se había desarrollado de la peor manera posible.

Ahora no es el momento de quedarse sentado.

Seol Jihu miró a Flone que había cancelado su materialización antes de que se diera cuenta. Su labio inferior estaba haciendo un puchero, pero se acercó obedientemente a Sol Jihu y se preparó para volar.

"¡Señorita Phi Sora! Venga aquí."

"... ¿Eh?"

"Ven a mis brazos. Date prisa."

Seol Jihu abrió sus brazos. Phi Sora parpadeó varias veces antes de decir con una expresión aturdida.

"¿Estás loco?"

"¿Qué?"

"No pensé que fueras alguien así. Quiero decir, estoy agradecida de que me hayas salvado, ¡Pero esto está mal! Al menos podrías haber empezado por consolarme un poco..."

"Deja de decir tonterías."

Seol Jihu dijo enfadado. Ya tenía prisa y no estaba de humor para las tonterías de Phi Sora.

No es que Seol Jihu no se diera cuenta de que sus palabras pudieron haber sido malinterpretadas. Pero el hecho de que el color del peligro hubiera aumentado en un nivel significaba que era posible que volviera a aumentar.

Tenía que escapar cuando todavía podía.

"Este es el territorio de los Parásitos. Debemos irnos lo antes posible".

Al darse cuenta de esto, Phi Sora dijo "Ah" y se levantó.

"Pero, ¿Cómo vamos a...?"

"¡Dios! ¡Tengo un buen método! ¡Así que date prisa!"

Cuando Seol Jihu gritó, Phi Sora se encogió un poco de miedo. Pero Seol Jihu sólo actuaba de esta manera por miedo a que el color se volviera rojo. Se Recomienda la Retirada Inmediata.

"¡Entonces deberías haberlo dicho primero!"

Sin conocer la situación, Phi Sora le gritó.

"¿Por qué gritas después de decir algo que puede ser fácilmente malinterpretado? Ya estoy bastante triste..."

Mientras ella gritaba con una voz sollozante, las lágrimas comenzaron a brotar alrededor de sus grandes ojos.

"¡Ya entendí, así que apúrate!"

Seol Jihu se tragó su ira y suavizó su voz. Afortunadamente, Phi Sora tenía experiencia y no estaba mal de la cabeza. Obedientemente agarró el brazo de Seol Jihu.

Aunque se sorprendió cuando Seol Jihu suspiró y de repente la abrazó. Cuando empezaron a volar en el siguiente momento, sólo pudo poner una cara de confusión.

Seol Jihu tomó la iniciativa.

"Es un artefacto volador".

"... ¿En serio?"

"Sí, lo encontré en una ruina por casualidad. Está ligado a su usuario y tiene un uso limitado. De todas formas, no preguntes más sobre ello".

"¿Quién te preguntó al respecto?"

"Te digo que no vayas por ahí difundiendo rumores".

"Entonces deberías haberlo dicho. Caray."

Phi Sora hizo un puchero.

[¡No!]

Sin embargo, Flone que escuchaba en silencio parecía ofendida.

[¡No soy un artefacto volador! ¡No tengo un uso limitado!]

"…."

[¡Por qué mentiste!]

Debido a la interminable protesta de Flone, Seol Jihu asintió con la cabeza y se disculpó en secreto.


*


El dúo masculino y femenino. No, el trío no dijo una palabra mientras cruzaban el tranquilo océano.

Cuando los Nueve Ojos volvieron al color verde, Seol Jihu finalmente pudo relajarse.

Phi Sora se aferraba dócilmente a su cuerpo. Seol Jihu no pudo evitar sentir un poco de pena cuando la vio mirando al océano con indiferencia y dócilmente.

Había perdido a diecisiete de sus camaradas, algunos de los cuales habían estado juntos desde el Tutorial. No era sorprendente que estuviera un poco desconcertada.

Seol Jihu se mordió los labios y finalmente dijo algo.

"En la villa..."

"…."

"Muchos."

"... ¿Eh?"

Seol Jihu sintió una extraña mirada atravesando su barbilla, pero mantuvo los ojos al frente.

"Tus camaradas, quiero decir. Permanecieron en la villa después de morir. Porque estaban preocupados por ti."

"¿Qué quieres decir? ¿No murieron?"

"Los vi y los escuché. Una joven Sacerdote me guió a la habitación en la que estabas y me pidió que te salvara. Me ayudó a escapar también"

Los ojos de Phi Sora se abrieron de par en par cuando escuchó las palabras la 'joven Sacerdote', pero Seol Jihu no pudo verla.

"Ella detuvo esa cosa desesperadamente. Fue gracias a ella que pudimos escapar contigo."

"No mientas".

"Puedes creerlo o no. Es tu elección."

"... Bueno, supongo que lo que dices es mucho mejor que palabras reconfortantes como 'Anímate'."

Con eso, la conversación terminó. Pero pronto, Seol Jihu sintió que su brazo temblaba débilmente. Cuando miró, vio a Phi Sora llorando. Aunque se había girado y estaba de cara al océano, Phi Sora lloraba sin parar.

Viendo sus lágrimas caer al océano, Seol Jihu no pudo evitar pensar en lo disciplinada que era.

'Yo…'

¿Fue cuando confirmó la muerte de Dylan?

Para ser sincero, sintió que se volvería loco si perdiera un solo miembro de Carpe Diem.

Seol Jihu no dijo nada y dirigió su mirada al frente. Sólo que aflojó un poco el agarre de su brazo y llevó a Phi Sora más cómodamente, como si llevara una princesa.

Así como así, el tiempo pasó. Cuando el sol empezó a salir por el horizonte...

Un puerto comenzó a aparecer en la distancia.

Era el puerto de Nur.