Reciente

miércoles, 27 de mayo de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 115

Capítulo 115. Sucesor de las Bestias Legendarias (6)


El Tigre Dientes de Sable resopló.

[Estúpidos tontos. ¿Qué tan patético tienes que ser para obtener la compasión de los humanos? Ni siquiera merecen ser llamados Bestias Legendarias.]

La Fénix, la Tortuga del Abismo y el Dragón del Vacío.

Los reconoció ya que se llamaban Bestias Legendarias. Pero como habían muerto tan fácilmente, no sabía qué pensar de ellos. 

Tal vez se habían olvidado que representaban, ya que habían vivido tantos años en paz.

[Sea cual sea el motivo, el hecho de que sean tontos estúpidos no cambia.]
 
Le disgustaba especialmente el que llevaba una máscara, el sucesor de la Fénix. Las Bestias Legendarias son existencias iluminadas. ¿Pero esas existencias confiaban en los humanos?

El Tigre Dientes de Sable ya no quería pensar en ellos, porque cuanto más pensaba, más se enojaba. Pero pensó que debía prepararse para los humanos que vendrían pronto, ya que habían asesinado a las otras Bestias Legendarias.

[Tendré que usar mi fuerza por primera vez en un tiempo.]

El Tigre Dientess de Sable lanzó un rugido. Llamó a todos los subordinados de su territorio. Sus subordinados se pusieron en sus lugares, listos para luchar.

Y un momento después.

Pudo sentir un hormigueo en su cerebro. Una energía pesada se acercaba.

Un humano que lentamente llegaba con cientos de sombras. La caja de hierro que tenía en su espalda era impresionante.

[Ya viene.]

El Tigre Dientes de Sable salió de su cueva. Iba a demostrar lo que les sucedía a quienes invadieran su territorio.

Desde arriba, donde el Dios del Sable y el Tigre Dientes de Sable se enfrentarían.

El Espíritu Familiar, Boo estaba mirando desde el cielo.

<< Nota: Boo es uno de los Espíritus Familiares de Yeon-woo, es un médico brujo. >>


***


¡Boom!

"Ha comenzado".

Edora gritó, mirando rápidamente a Yeon-woo.

Incluso si estaban bastante lejos del territorio del Tigre Dientes de Sable, podían escuchar sonidos tan fuertes como un trueno. El suelo temblaba, e incluso Edora podía sentir los temblores.

Edora sentía su boca seca.

'¡Fuerte...! ¡Extremadamente!'

Con sus ojos que podían ver a través de la verdad, ella podía verlo claramente. Dos tornados se retorcían bruscamente como un cuchillo y destruían la tierra.

Resultaba fácil saber de quién era quién. El Rey Marcial había destruido la mitad de Kuram con un solo golpe. Pero esta es una fuerza diferente a esa. Una que sólo los humanos en la cima de la pirámide podían lograr.

Un viento como un cuchillo barrió el bosque, y todo el escenario del piso 11 tembló.

El Tigre Dientes de Sable no fue capaz de defenderse.

¿Luchar contra alguien así? Es demasiado. Es imposible. Incluso si fueran a luchar contra esa persona, tendría que hacerlo mucho tiempo después. Sólo después de que hubieran subido más pisos. No, incluso después de eso, seguirían teniendo una brecha entre sus fuerzas.

Edora estaba realmente agradecida con el Tigre Dientes de Sable por haberlos echado. ¿Si hubieran estado en ese lugar con el Tigre Dientes de Sable? No había necesidad de preguntar. Habrían muerto. Como un huevo estrellado contra una roca.
 
Por supuesto, como se trataba de la Princesa de la Tribu de un Solo Cuerno que estaba aliada con Cheonghwado, podría haber estado bien. Pero no se sabía que le hubiera sucedido a Yeon-woo. 

Sin embargo.

Yeon-woo no se intimidó ante el inmenso poder. Estaba mirando con calma. Su mirada parecía la de un cazador que se preparaba para cazar un tigre.

'Un cazador tratando de cazar a un Alto Ranker...'

Ella sabía que tenía sentido. Pero ¿Por qué la expresión de sus ojos la hacía sentir de esa manera?

Mientras tanto, Yeon-woo estaba acariciando la cabeza de Chirpy con una mano y hablándole.

"Chirpy."

¿Chirp?

"Esa es la presa que vamos a cazar."

¡Chirp!

Chirpy asintió ampliamente con la cabeza y enfocándose en la visión de Yeon-woo a través de la conexión.

La visión estaba siendo transmitida por el Espíritu Familiar Boo.
 
Con más entrenamiento del Brazalete Negro, Yeon-woo es capaz de compartir fácilmente los sentidos con los Espíritus Familiares.

Por supuesto, al aumentar la distancia, se hacía más difícil, así que sólo podía compartir su visión.

Pero eso bastaba para observar la lucha entre el Dios del Sable y el Tigre Dientes de Sable. Además, Chirpy fue capaz de visualizar la visión a través de la conexión que compartía con Yeon-woo.

Boo no había sido descubierto por el Dios del Sable, ya que flotaba en lo alto y había ocultado su presencia lo máximo posible.

'Incluso si lo atrapan, el Dios del Sable estará muy preocupado por la pelea'.

Yeon-woo se centró en la visión de Boo.

'A pesar de que hay un registro de batalla con el Dios del Sable en el diario. Necesito comprobar directamente cuánto se ha fortalecido desde entonves. Adenmás, necesito conocer sus fortalezas y debilidades. No puedo desperdiciar esta oportunidad'.

El Dios del Sable estaba presionando unilateralmente al Tigre Dientes de Sable. Su apariencia se mantenía tranquila, pero sus métodos de lucha eran despiadados.
 
El Dios del Sable lanzó primero la caja de hierro que trajo al aire. Mientras los sables que habían estado dentro de la caja se esparcieron por todo el suelo.

9 sables, grandes y pequeños. Eran sables que había recogido de diferentes pisos. Cada uno eran artefactos preciosos de los antiguos Lords, o seres lo suficientemente poderosos para ser considerados dioses.

El Dios del Sable dejó los sables en cualquier lugar, y tomaba los más cercanos mientras luchaba contra el Tigre Dientes de Sable.

Cuando el Tigre Dientes de Sable decidió atacarlo con su garra, agarró el más cercano y lo lanzó, antes de alejarse de su objetivo. Así sucesivamente. No había ningún orden en particular. Rodeaba libremente al Tigre Dientes de Sable y seguía atacándolo con sables.

Con ese método, el Tigre Dientes de Sable no podía moverse en absoluto. Los repetidos ataques lo dejaron con heridas por todo el cuerpo.

[¡Te atreves! ¡Te atreves...!]

Con la ira del Tigre Dientes de Sable, la atmósfera se volvió más fría. Pero al Dios del Sable no le importó en lo más mínimo y continuó atacando. Su velocidad aumentó, y la fuerza con la que lanzaba sus sables también se incrementó. Fue como si una bomba atacara al Tigre Dientes de Sable.

La piel del Tigre estaba desgarrada, y se podían ver sus huesos. Su pierna derecha ya había sido cortada, así que su equilibrio también estaba alterado.

El Dios del Sable sonrió como si se estuviera divirtiendo. Yeon-woo no podía escucharlo, pero estaba claro que se estaba riendo. Parecía un demonio que había llegado a disfrutar de la destrucción.

'Casi está jugando con él. ¿El Dios del Sable siempre ha sido fuerte?'

Yeon-woo frunció el ceño ante la fuerza del Dios del Sable. Parecía que había aumentado enormemente tomando como referencia lo que estaba escrito en el diario de su hermano.

Con los ataques cada vez más violentos, trató de cortar su conexión con Chirpy. Resulta evidente que lo que le estaba sucediendo al Tigre Dientes de Sable, seguramente había sido similar a lo que ocurrió con la Fénix. No quería dejarla con un trauma.

Pero Chirpy sacudió la cabeza como diciéndole que se detuviera. Yeon-woo pudo sentir su fuerte determinación.

"Bien. Pero si te parece demasiado, avísame. No tienes que forzarte."

¡Chirp!

Yeon-woo orgullosamente acarició su cabeza, y se sumergió en sus pensamientos mirando a través de la visión de Boo.

'No creo que el Dios del Sable se haya hecho más fuerte durante la batalla. Su estado actual parece alcanzado por la locura, como si hubiera sido demonizado. ¿Adquirió algo más? ¿Magia negra?'

Los ojos de Yeon-woo brillaban con frialdad.

Pensó que podría ser una pista clave para derrotar de alguna manera al Dios del Sable en el futuro.

¡Boom!

Entonces, cuando el Dios del Sable agarró la novena espada que no había empuñado antes, la mitad de la cabeza del Tigre Dientes de Sable salió volando con una explosión que parecía haber cortado el mundo.

Sus ojos se llenaron de conmoción.

Yeon-woo inmediatamente llamó a Boo para que retornara a su Brazalete Negro. Con el fin, de evitar que el Dios del Sable lo encontrara.

"Ahora."

¡Chirp!

Yeon-woo se levantó de su asiento. Y Chirpy, que le leía sus pensamientos, se subió a sus hombros y chirrió en voz alta.

Yeon-woo usó toda su fuerza en Shunpo para llegar al territorio del Tigre Dientes de Sable. Le dijo a Edora que no lo siguiera y vigilara el lugar.
 
Podría parecer una misión suicida para cualquier otra persona.

.....
.....

'Como esperaba, no está aquí'.

Cuando Yeon-woo llegó al territorio del Tigre Dientes de Sable, el Dios del Sable ya había huido. Probablemente para alejarse del Dragón Rojo, que podría llegar pronto.

'Pero esta es una oportunidad para mí'.

Yeon-woo aterrizó cerca del cadáver del Tigre Dientes de Sable. Su Neidan y su corazón ya no estaban. Su cabeza estaba cortada por la mitad, era una vista horrible.

Yeon-woo chasqueó ligeramente su lengua. Definitivamente le había advertido, y lo había ignorado. Pero aún así se sentía mal viendo a la Bestia Legendaria en este estado.

[¿Viniste a burlarte de mí, humano?]

En ese momento, una luz blanca se reunió sobre el cuerpo del Tigre Dientes de Sable, y se convirtió en un humano.

Un hermoso hombre de cabello largo miró fijamente a Yeon-woo. Era el vestigio del Tigre Dientes de Sable, como el Dragón del Vacío.

"¿Por qué haría eso? Todo fue tu elección."

[¿Entonces? ¿Qué estás haciendo aquí? Si esperas que te dé algo como los otros estúpidos , será mejor que te vayas.]

El vestigio lo miró fríamente, con dos ojos llenos de ira.

[No tengo nada que darle a un simple humano. Aunque podría liberar mi ira contigo, en realidad es algo bueno.]

Una energía blanca giró alrededor del vestigio. Como si estuviera a punto de atacar a Yeon-woo en cualquier momento.

Incluso si fuera un vestigio, podría atacar a Yeon-woo.

Sin embargo.

¨*Risa*

[¿Te estás riendo?]

El Tigre Dientes de Sable arrugó la frente por la risa que escuchó desde el interior de la máscara. Yeon-woo se estaba riendo de él.

"¿Quién dijo que vine a recibir algo de ti?"

[¿Qué?]

Yeon-woo ni siquiera se molestó en ser respetuoso con él, ya que no había razón para hacerlo con alguien que mostraba enemistad.

"Puedo tomarlo mi cuenta."

[¡Qué.....!]

Antes de que el vestigio rugiera de rabia.

Yeon-woo extendió su mano izquierda y la llevó donde estaba el cuerpo muerto del Tigre Dientes de Sable.

"Devorar."