Reciente

sábado, 9 de mayo de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 4

Capítulo 4. Barrio Rojo


A los Kurkan rara vez se les llamaba por sus nombres. La mayoría de los continentes los despreciaban, percibiéndolos como bárbaros o bestias. Esto se debe a que se sabe que su raza heredó la sangre de las bestias, su naturaleza inhumana e indecorosa. Son seres impulsivos, indulgentes e instintivamente peligrosos.

Pero había una cosa que la humanidad les envidiaba, su capacidad física y belleza. La monstruosidad que yacía bajo su piel no podía atenuar su excepcional apariencia otorgada por los Dioses.

Esta disparidad les dio popularidad. De hecho, entre los esclavos, la mejor clase fue siempre la de los Kurkan. Incluso en Estia, donde la esclavitud es ilegal, son comerciados en secreto.

De hecho, la propia Princesa Leah había visto a varios Kurkan vendidos como esclavos, pero esta fue la primera vez que vio a un Kurkan con un aura imponente.

Su mente estaba nublada, pero estaba segura de una cosa. El hombre frente a ella no era apto para la esclavitud sexual ni para el humor. Más bien, con todas sus células exudando autoridad, podía imaginarlo mirando con desdén desde lo alto.

"..."

Su cuerpo se movió por instinto. Leah dio un paso atrás, pero pronto sintió que su espalda tocaba la pared. Una sensación dura y fría recorrió su columna vertebral al verse repentinamente atrapada.

El hombre de la esquina la miraba con diversión en sus ojos. Lenta y pausadamente, atravesó la distancia entre ellos. Se acercó mucho hasta que sus cuerpos se tocaron. Al instante, Leah se sintió asfixiada, pero solo podía permanecer rígida en su lugar. En este momento, encontró que respirar era un trabajo bastante laborioso.

Con un dedo largo, el hombre le quitó la capucha a Leah. Era un ser con sentidos supremos y no había nada extraño que no pudiera percibir. Frunció el ceño ante la rígida y barata peluca marrón que llevaba Leah, y se la arrancó de inmediato. Sin nada que lo restrinja ahora, el deslumbrante cabello plateado de Leah se deslizó suavemente por su cintura con un leve brillo.

La observó con sus ojos dorados entrecerrados. Su mirada aguda y ardiente parecía estar picando su piel expuesta, haciendo agujeros en los lugares donde la colocaba. Aunque llevaba ropa, se sentía desnuda.

La nuca delgada, la clavícula ligeramente expuesta a través de la ropa alborotada, y el pequeño pecho que se expandía mientras respira laboriosamente, el hombre estudió todo esto. No fue difícil darse cuenta de que la dama a la que estaba acorralado no era una plebeya.

"No puedo creer que una dama de tu posición visite el barrio rojo. ¿Supongo que hay algo inestable con los aristócratas?"

<< Nota: Un 'Barrio Rojo' es un área de una ciudad donde se concentra la prostitución y otros negocios relacionados con la industria del sexo. >>

Leah enderezó su hombro tenso. En lugar de refutar, abrió los labios con calma y dijo lo que le daba vueltas en la mente, "Parece que no conoces mi propósito al seguirte..."

Ella lo miró y sintió que moría por dentro. '¡Me equivoqué de hombre! Pero, ¿cómo le explicaría mi error sin revelar quién soy?'

"¿Propósito?" Sus labios se torcieron en una sonrisa burlona, ​​entendiendo completamente sus motivos.
 
"¿Qué hay de malo en eso? Solo buscaba diversión mientras me aseguraba de que mi identidad estuviera oculta."

"..."

Estaba sin palabras. No todos los días una aristócrata, visita este tipo de lugares. 'Ella está escondiendo algo'.

Aunque tenía más preguntas que deseaba que le respondiera, no la presionó más. Por otro lado, su silencio puso a Leah muy nerviosa, su corazón latía alocadamente contra su pecho. Sabía que en este momento, su cara se parecía a un tomate.

Avergonzada, se vio obligada a bajar su mirada. Tal vez, el hombre estaba buscando algo de entretenimiento esta noche que, en las circunstancias actuales, le fue concedido. Ella, quien asumió que él era un prostituto, debe haber despertado su interés. Su lenguaje corporal le decía que no tenía la intención de dejarla ir pronto.

En silencio, Leah finalmente decidió su próximo curso de acción. De todos modos, nunca lo volvería a ver. Si este era uno de los precios que tenía que pagar por arruinar la pureza de la familia real, entonces no importaba.
 
Con manos temblorosas, se agarró el borde de su falda. Desde el principio, estaba decidida a hacerlo sabiendo incluso que podía morir. Por lo tanto, en este punto, no había razón para que tuviera miedo.

Cuando levantó la vista lentamente, ella notó una mirada ardiente en sus pupilas doradas que se adelgazaron ligeramente y su mandíbula cayó al instante. Ser testigo de esta peculiaridad en esta proximidad fue asombroso.

Profundamente cautivada, perdió la noción de los segundos transcurridos, pero una risa profunda y gutural la devolvió a sus sentidos.

Leah entonces empujó el pecho del hombre, tratando de hacer espacio entre ellos. Sin embargo, no tenía mucha fuerza en sus frágiles brazos, el hombre apenas se movió. En su lugar, su sonrisa creció mientras la veía luchar.

'Seguramente está disfrutando esto', ella lo fulminó con la mirada. 

"No actúes presuntuosamente. Solo buscaba a quien pagarle para tener sexo." Ella escupió con irritación evidente en su voz. A sus ojos, ella no era una mujer modesta, entonces, ¿Por qué actuaría como tal?

El hombre solo se rió roncamente por su brusquedad. Preguntó de vuelta con gran diversión. "Entonces, ¿Debería llamarte ama?"

'Este hombre es muy arrogante'. Ella apretó los dientes y desató el nudo de su vestido con manos temblorosas. Solo quería que esto terminara. Mientras trataba de quitarse la ropa, el hombre le susurró al oído, haciendo que sus manos temblorosas se congelaran.

"Debería ser yo quien haga eso."

Antes de que ella pudiera protestar, grandes manos levantaron su cuerpo sin esfuerzo. ¡El hombre la manejó como si fuera una simple niña!

Cargada en sus brazos, ella lo miró, rebosante de vergüenza.

"¿Tienes miedo?" Le preguntó.

Su respuesta no fue escuchada porque tan pronto como lo dijo, la arrojó a la cama y se subió elegantemente encima de ella. La cama crujió bajo su peso. Sus delgados dedos agarraron la barbilla de Leah y el pulgar le frotó su regordete labio inferior.

"¿Por qué te atreviste a venir a este lugar?"

La voz que resonó en sus oídos causó pequeños estremecimientos a su cuerpo. Sin embargo, su intimidación no pudo hacer añicos su resolución de mantener el motivo de su visita y, por lo tanto, su identidad para sí misma.

"Solo haz lo que te dije que hicieras." Ella levantó una ceja y fingió coraje. "No te preocupes. Prometo pagarte."

Al escuchar esto, el hombre susurró con voz suave; sus ojos brillaban con picardía. "Abre tus piernas."