Reciente

viernes, 8 de mayo de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 3

Capítulo 3. En Una Posada De Mala Muerte


La boda entre Leah y Byun Gyongbaek de Oberde fue arreglada. Para su frustración, su opinión no fue escuchada, ya que no se le dio importancia en este matrimonio político. Ella recibió la noticia sin ninguna discusión previa.

¿No es Byun Gyongbaek un fiel héroe de Estia? ¡De hecho, la mejor expresión de gratitud de la familia real eres tú!

Te dije que tu cuerpo pertenece a la familia real. Este es un deber que una princesa real debe soportar.

Esto es por el bien de Estia.

Las palabras que se suponía que la consolarían alimentaron aún más su ira. Para atarla a sus deberes, la gente comenzó a susurrarle a sus oídos, midiéndola para que se sometiera al decreto real. ¡Después de todo, Byun Gyongbaek no querrá una esposa vacilante!

Al descubrir que su existencia era solo con el único propósito de conseguir un tratado beneficioso, se sintió desesperada.  Y tan pronto como la inconmensurable tristeza la dejó, la ira tomó su lugar.

Mientras su mirada recorría el documento oficial que le notificaba de su unión con Byun Gyongbaek, había tomado una decisión. Dejaría una larga deshonra a la familia real de Estia, incluso si eso significaba una muerte prematura para ella.

Cuando se negó a renunciar al destino que la familia real le estableció, un plan malvado comenzó a seguir su curso.

Esta noche, ella tendría una compañía nocturna. La familia real sería acusada de dar una novia desflorada al poderoso Byun.

"..."

Por un momento, mientras avanzaba conforme a su decisión, contuvo el aliento. Las puntas de sus dedos temblaban mucho mientras el miedo se deslizaba lentamente... Se le pusieron los pelos de punta y sus piernas se tambaleaban ligeramente.

Sin embargo, este bajón de vulnerabilidad se desvaneció rápidamente; su determinación permaneció intacta.

La noche apenas comenzaba. Leah se mordió el labio inferior con fuerza y continuó recorriendo la calle envuelta en nada más que oscuridad y obscenidad.

Las personas borrachas caminaban con pasos vacilantes bajo las lámparas encendidas que colgaban entre los viejos edificios. Las risas sonaban vulgares, las bromas sucias se hacían en un tono bullicioso.

Leah se apretaba la capa alrededor de su cuerpo. Después de comprobar cuidadosamente cada establecimiento por el que pasaba, finalmente encontró el sitio que buscaba; una posada de mala muerte que parecía que se derrumbaría en cualquier momento.

El pomo se sintió frío bajo la palma de su mano mientras abría la puerta de madera con vacilación.

La posada ya estaba llena de gente borracha e intoxicada. Naturalmente, atrajo algo de atención al entrar. Pero pronto, los pocos que miraron a Leah perdieron el interés en ella y continuaron charlando entre ellos.

Antes de venir aquí, ya había hecho los arreglos. Su compañía estaría sentada en el rincón más oculto de este establecimiento, vistiendo un conjunto oscuro por razones de discreción.

Su mirada se dirigió a cada rincón del lugar y no pasó mucho tiempo hasta que un hombre vestido con capas oscuras en un rincón discreto llamó su atención. Estaba enterrado en las sombras, lejos del bullicio y el ajetreo. A simple vista, el hombre pareció mezclarse con la oscuridad— la sombra y él se fusionaron en un cuerpo difícil de diferenciar.

Leah lentamente comenzó a acercarse al hombre misterioso. Al llegar a él, le tocó la mesa donde estaba sentado y al instante, la mano solitaria que sostenía la copa de vino se congeló en el aire...

Sus manos, cubiertas por guantes de cuero, eran tan grandes que el cristal que sostenía parecía un simple juguete.

"¿Eres mi compañía esta noche?" Ella preguntó con valentía.

Pasó un agonizante segundo antes de que los labios del hombre se separaran y dijera, "Así parece..."

Era una voz baja y áspera que parecía rascarse desde su interior. Leah parpadeó con fuerza. Ella escuchó que los hombres con ese tono son gentiles y hermosos.

Pero la voz que resonaba en sus oídos era diferente de lo que ella había imaginado. Aunque repentinamente sorprendida, pronto dejó de pensar en ello. De todos modos, una vez que las cosas estén bien hechas, esto acabará en poco tiempo.

"Sígueme." El hombre le indicó, a lo que ella asintió servilmente en respuesta. Pronto la condujo a un tramo de escaleras que se dirigían al segundo piso del edificio.

Las escaleras de madera crujían con cada paso que daba. Después de pasar por un largo pasillo, entraron en una habitación en la parte más alejada. El hombre le abrió la puerta y la dejó entrar primero.

Sorprendentemente, la habitación alquilada era la mejor de la posada. Cortinas pesadas y muebles acogedores. En todo caso, parecía romántica y digna de parejas que querían que su primera noche fuera memorable. Sin embargo, era un desperdicio, ya que esta noche no estaba destinada al romance. Por el contrario, ella vino aquí con una intención clara.

Al entrar en la habitación detrás de ella, el hombre cerró la puerta con llave. El chasquido sonó como una sentencia de muerte para Leah.

No hay vuelta atrás ahora...

Reuniendo valor, se dio la vuelta y lo miró de frente. Mientras lo hacía, respiró hondo.

"¡...!"

Hace un rato, el hombre se sentó en las sombras y se encorvó, cuando se puso de pie hizo que Leah perdiera su gran altura. Ahora, frente a él en toda su gloria, una amplia diferencia de altura entre ella y su barbilla era difícil de ignorar. A pesar de la tenue luz en la habitación, ella podía ver claramente sus anchos hombros y su fuerte físico.

Estaba sinceramente avergonzada por el marcado contraste de sus cuerpos. El hombre debe haberlo notado mientras sus labios se torcían lentamente hasta convertirse en una leve sonrisa. Tiró su pesada capa con una mano al suelo, revelando su rostro.

Lo que le dio la bienvenida fue una piel bronceada de aspecto saludable, cabello castaño oscuro y ojos apagados pero feroces.

En la oscuridad, sus penetrantes ojos dorados permanecían claros y brillantes, reflejando la naturaleza salvaje de una bestia...

Sus rasgos eran brutalmente hermosos. Llena de una fascinación abrumadora por este hombre, fijó descaradamente su mirada curiosa en él.

El corazón de Leah se aceleró. Su garganta se secó cuando se dio cuenta de ello.

El hombre no era humano.

"... ¿Kurkan?" Murmuró inconscientemente para sí misma. Su boca temblaba tan levemente cuando esta palabra tabú fue arrojada descuidadamente. La piel oscura, el físico enorme y los ojos dorados claros con pupilas de colores intensos eran las características especiales de un Kurkan.

Él levantó sus cejas y lo reconoció con frialdad.

"Ha pasado mucho tiempo desde que una persona me llamó Kurkan. Hoy en día, normalmente nos llaman salvajes." Dijo, pronunciando vagamente la última palabra.


***


Nota: Desde este capítulo comienzan los eventos anteriores del inccidente en el carruaje.