Reciente

jueves, 28 de mayo de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 21

Capítulo 21. Sus Servicios


Las sirvientas sorprendidas se congelaron y reaccionaron demasiado tarde. La Condesa Melissa se agarró la falda con ira y le gritó.

"¡Eso es demasiado grosero!"

Pero tan pronto como Melissa miró a Ishakan a los ojos, se congeló. Su cara se puso pálida, y su respiración se detuvo. Su cuerpo tembló con un miedo absoluto. Leah se puso inmediatamente delante de la Condesa Melissa, protegiéndola de su línea de visión.

"Él es el rey."

Ishakan se giró hacia Leah. La Condesa Melissa suspiró aliviada cuando la atención se desvió de ella. Leah entonces lo miró directamente a los ojos.

"Tocar el cuerpo de un miembro de la realeza sin permiso es una violación del respeto en Estia. Mientras estés aquí, me gustaría que siguieras la etiqueta de Estia."

Las sirvientas solo cumplían con sus obligaciones. Ishakan debería hacer lo mismo. Sorprendentemente, admitió su error.

"Cometí un error."

Las sirvientas, así como Leah, retrocedieron sorprendidas. No podían creer que una disculpa saliera tan fácilmente de la boca de un rey. Ninguna persona de la realeza actuaba de esta manera; admitir el error de uno significaba renunciar a su orgullo.

Pero Ishakan admitió su culpa como si no fuera nada y miró suavemente a Leah. Ella luchó contra el impulso de mirar hacia otro lado, enfrentándose a su mirada.

"La caza es como la segunda naturaleza de los Kurkan..." Comenzó a explicar.

Sus labios se curvaron en una sonrisa, "Por eso, si me das la espalda, mi instinto natural será el de perseguirte y atraparte."

En contraste con su sonrisa relajada, sus palabras tenían un significado aterrador, haciendo que la atmósfera se volviera tensa. Por la forma en que hablaba y se comportaba, era como si Leah fuera una presa. Pero ella no se movió. Consideraba que guardar silencio era una opción mucho mejor que tener una discusión sin sentido con él.

Ishakan le preguntó sonriendo.

"¿Me podrías mostrar los alrededores del palacio?"

Sus palabras fueron como veneno. ¿La prometida de Byun Gyongbaek saliendo con el Rey de los Kurkans? Sería el chisme del siglo.

Estaba segura que si aceptaba, el rumor de que el Rey de los Kurkan estaba atacando a la princesa de Estia se extendería como un incendio forestal.

A pesar de ser consciente de esto, no pudo rechazar su petición. En comparación con el arma poderosa que Ishakan podría usar contra Leah, el rumor no era nada.

Ishakan le extendió su mano, pidiéndole que lo acompañara. A regañadientes, puso su mano sobre la de él en aceptación.

"Princesa..."

Asustadas, las sirvientas llamaron a Leah. La Condesa Melissa tembló al recordar el miedo que sintió al enfrentar a Ishakan.

"Estoy bien. Pueden seguir adelante."

"Pero—"

"Tengo que entretener al invitado."

Después de consolar a las sirvientas aterrorizadas, Leah lideró el camino mientras le mostraba el lugar. Ishakan la siguió a un ritmo pausado. Intentó dirigirse a un lugar apartado, pero era imposible evitar por completo los ojos curiosos de la gente. Con cada paso que daban, más miradas los seguían.

Para Leah, sus ojos se sentían como abejas picándola continuamente.

Ella caminó más rápido. Solo después de llegar a un tranquilo jardín su respiración volvió a la normalidad.

A su alrededor, arbustos y matorrales se erguían, ocultando sus figuras de los transeúntes. En el medio del jardín, había una fuente instalada sobre una losa cuadrada de piedra, de la cual fluía serenamente el agua.

La fuente tenía la forma de una escultura, tallada por un artista famoso. Esta obra maestra fue perfeccionada según la hermosa forma desnuda de una deidad masculina. Por todo el palacio de Estia, tales obras de arte permanecen desatendidas en los jardines.

Ishakan se detuvo cuando Leah se paró frente a la fuente. Después de confirmar que finalmente estaban a solas, ella se dio la vuelta y lo miró.

A diferencia del delicado y finamente adornado palacio de Estia, Ishakan era fuerte y salvaje. Destacaba sobre el espléndido palacio como una gota de sangre sobre la piel blanca y dura.

"¿Lo sabías desde el principio?"

Ishakan levantó las cejas, por lo que Leah repitió su pregunta, su rostro desprovisto de toda expresión.

"Te pregunto si te acercaste a mí sabiendo que soy la princesa de Estia."

Hacer esa pregunta requirió mucho coraje. En lugar de explicarse, Ishakan simplemente dijo,

"¿Y si digo que sí?"

"......"

Ahora que estaban solos, Ishakan reveló de inmediato sus verdaderos colores, dejando de lado cualquier pretensión de etiqueta. Su actitud era cruda y directa.

Leah fue incapaz de responder. Ishakan se rió y se le acercó. "¿Y si lo sabía y por eso me acerqué a ti? ¿Qué harías?"

"Me pregunto si te aprovecharás de mi debilidad y la usarás en mi contra." Sus ojos brillaron mientras escuchaba sus palabras con gran deleite, encontrando fascinante todo lo que ella decía.

"Ishakan." De repente él intervino.

Ella no entendió qué quiso decir. En un tono amistoso, continuó.

"No te refieras a mí como el rey de los Kurkan. Llámame Ishakan."

¿Es esto una orden o una petición? De cualquier manera, no tenía elección, así que intentó llamarlo por su nombre.

"Ishakan..."

Se sintió extraña llamándolo tan casualmente. Cuando su nombre salió de su lengua, su corazón se aceleró. Para ocultar su agitación, endureció su tono.

"Quiero que aclares tus acciones. ¿Me consideras una princesa?" Ella respondió con calma. "Tu percepción de mí dictará cómo debo tratarte, ya sea como el Rey de los Kurkan.. o como un prostituto."

Ishakan estalló en risas, encontrando su arrebato bastante adorable. Por otro lado, Leah tenía su mirada fija en sus caninos puntiagudos, que se revelaron cuando su boca se abrió por completo.

"Si te pido que me trates como un prostituto, ¿Me pagarás por mis servicios?"

De hecho, le encantaba jugar con sus palabras. Leah frunció los labios y mantuvo su ira a raya, "Te daré todo lo que quieras."