Reciente

jueves, 7 de mayo de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 2

Capítulo 2. La Princesa Y El Salvaje


Los ojos de Blair temblaron de ira. Lentamente bajó la mano y se acercó.

"No pienses que este matrimonio te permitirá huir de mí." A una distancia de un pelo de ancho entre ellos, un susurro despectivo penetró en el oído de Leah como si se tratara de una serpiente. "El día que ascienda al trono... seré el primero en traerte de vuelta a la capital."

Era una amenaza, pero Leah no sintió miedo. En cambio, sonrió suavemente, apuñalando al príncipe profundamente en sus entrañas. Quería responderle, pero se dio cuenta de que intercambiar palabras con una persona insensata sería una gran pérdida de tiempo. Sin despedirse, se subió al carruaje, ignorándolo por completo.

Cuando la puerta del carruaje se cerró, Blair gritó y golpeó la puerta con los puños. Pero Leah ya no prestó atención a sus maldiciones e insultos. No importa lo que el príncipe dijera, sus palabras eran inútiles, como una lanza de madera apuntando al acero.

El carruaje se movió y con el giro de sus ruedas, una lágrima brotó de los ojos de Leah.  Ella corrió la cortina un poco y miró por la ventana. El palacio de Estia se alejaba rápidamente de su vista, de su alcance...

Es el lugar donde vivió toda su vida, pero no sintió remordimiento ni pena. Leah nunca perteneció a ese lugar desde el principio.

Sin embargo, había sentimientos persistentes que la molestaban.

"..."

Se mordió el labio inferior y cerró la cortina con un suspiro. Ella no sabía por qué seguía pensando en él. Un hombre arrogante, rebelde e incomprensible.

Por lo que escuchó, el bruto dejó el palacio hace un día. ¡Ah! Se regañó a sí misma internamente. Era una tontería de su parte pensar en una relación ya rota. Pero mientras se maldecía por ser estúpida, todavía no podía librarse de la avalancha de pensamientos.

Mientras estaba perdida en sus reflexiones, el carruaje salió de la capital y llegó a las afueras de la misma. Atrás quedaron las casas; lo que la recibió fue una llanura abierta llena de hierba. Era una escena hermosa, pero no quería ver esto en absoluto. En cambio, Leah se sentó en su asiento miserablemente.

Deseaba que el tiempo pasara rápidamente para que su aburrida e inútil vida terminara antes. Sin nada más que hacer, cerró los ojos cuando, de repente, sintió un cambio en el viento.

Un cuerno sonó en medio de la tranquilidad que reinaba. Su sonido desgarrador hizo que Leah se sentara derecha de inmediato, con los pelos de punta. Tras el rugido del primer cuerno, los demás sonaron uno tras otro. Los latidos de su corazón se descontrolaron ante los caóticos ruidos que se extendieron por las llanuras anteriormente pacíficas.

Leah corrió las cortinas y miró por la ventana. Con la vista que la recibió, tragó con fuerza. Docenas de hombres a caballo avanzaban hacia su dirección. Los caballeros reales que custodiaban su carruaje gritaron apresuradamente.

"¡Es una emboscada!"

A partir de este punto, el carruaje comenzó a ir más rápido bruscamente. Pero los movimientos de los perseguidores fueron sorprendentemente ágiles. Fácilmente alcanzaron a la comitiva y rodearon el perímetro. Los sonidos penetrantes de instrumentos y gritos se mezclaron en el aire. Las espadas de hierro desenvainadas resonaban por todas partes.

De la nada, una cuerda voló alrededor del cuello del caballero que protegía a Leah desde el exterior del carruaje. Luego cayó lamentablemente de su caballo, su cabeza golpeó el suelo grotescamente.

Las flechas llovieron, atravesando el viento en sucesión. Los caballos frenéticos patearon y se volvieron salvajes.

Cuando miró por la ventana, vio al jinete del carruaje caer al suelo. Leah cerró los ojos con fuerza. El carruaje, con solo el caballo arrastrándolo, se estremeció terriblemente. En poco tiempo, su mundo entero se puso patas arriba.

"..."

Ella jadeó. El carruaje se volcó horriblemente, sus ruedas se rompieron, y su puerta se abrió. Aparte de los rasguños que estropearon su piel, fue afortunada de sobrevivir al accidente ilesa. Solo que se sintió mareada, y cuando finalmente recuperó el sentido, Leah apartó la puerta rota del carruaje.

Al salir del vehículo destrozado, se encontró con el viento frío que olía a sangre. Su cabeza estaba hormigueando mientras miraba a su alrededor. Los caballeros reales luchaban contra sus perseguidores en un charco de sangre. Pero fue una batalla sin sentido. Los caballeros reales fueron barridos en vano como si no fueran nada. Un caballero rugió con voz sangrienta.

"¿Cómo se atreven ustedes, salvajes—?"

No pudo terminar de hablar. Una afilada cuchilla curva penetró en su cuello. De su garganta, la sangre fluyó hacia la hierba. Ante la horrible vista, Leah se cubrió la boca con las manos, reprimiendo un grito.

Las imágenes de los asaltantes estaban incrustadas en su visión. Ojos altamente cromáticos, cabellos oscuros y tatuajes en la piel bronceada.

Los hombres que atacaron la comitiva real eran salvajes, los Kurkan.

Entre los hombres bestiales, surgió una figura prominente. El hombre alto, montado en un caballo gigante, se dirigió hacia Leah.

Debajo del despeinado cabello castaño oscuro, un ojo dorado caliente atravesó a Leah. En el momento en que sus miradas se encontraron, Leah sintió que le faltaba el aire. Sin aliento, abrió los labios.

"¿Por qué...?"

Su susurro, apenas pronunciado con voz entrecortada, fue rápidamente ahogado por la risa del hombre.

"¿No te acuerdas?"

Estirando su mano, levantó a Leah del suelo y la hizo subir a su caballo, delante de él. En resistencia, Leah retorció su cuerpo pero fue simplemente dominada por la fuerza del hombre. Una mano grande la sujetó con firmeza por la cintura, de modo que solo podía retorcerse sin lograr nada.

Con una sonrisa, el hombre detrás de ella murmuró contra la parte superior de su cabeza. Sus palabras le provocaron escalofríos en la espalda.

"Te lo dije, arruinaré tu vida."