Reciente

domingo, 17 de mayo de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 12

Capítulo 12. Volvamos A Vernos (1)


Su declaración fue clara. Las palabras confidenciales fueron pronunciadas, Leah cerró los labios con fuerza.

El hombre, por primera vez, se quedó callado, asombrado como si de repente olvidara cómo hablar. Mirándolo a la cara, anticipando una reacción, Leah se sorprendió.

Ella vio una agitación en sus ojos dorados; sus pupilas se estrecharon y un color rojo la rodeó como una faja.

Se asustó por un momento, y sus pelos se pusieron de punta. El hombre, al notar el miedo que le estaba provocando, suspiró pesadamente.

Se peinó, se limpió la cara y, por un momento, se cubrió los ojos.

Y cuando su misteriosa mirada se reveló de nuevo, la mirada amenazante en sus ojos se había desvanecido, enmascarada con su habitual expresión relajada.

El hombre arrastró el pequeño cuerpo de Leah sobre su abdomen. Le recogió su cabello plateado a un lado, y habló con sus labios ligeramente presionados contra su nuca blanca expuesta.

"En cuanto a mi historia— el Kurkan que no tiene tatuajes— te la contaré la próxima vez que nos veamos," una leve sonrisa apareció en sus labios, sus ojos brillaron con un destello travieso, "Será muy divertido."

'Qué absurdo'. Parecía bastante seguro de que la volvería a ver. Conociendo la vanidad de sus palabras, Leah se rió en silencio. La sonrisa expectante que llevaba probablemente se desmoronaría en cualquier momento.

Preguntó de nuevo, reduciendo la brecha entre sus cejas, "Aférrate a tu vida hasta que termine de contarte mi historia, ¿De acuerdo?"

Mientras permaneciera como un acuerdo vacío y sin sentido, lo toleraría. Leah asintió ágilmente, mirándolo mientras arrastraba su enorme cuerpo hasta la parte superior de la cama, y dejando que su cabeza descansara sobre una almohada.

"Comamos algo."

Sus hermosos músculos de la espalda se retorcieron y se estiraron, al igual que sus hombros y su cadera estrecha. Aunque su cuerpo era grande, ella encontró su parte trasera bastante linda. Se veía tan apretado.

Ella había estado mirando fijamente al hombre desnudo. De repente, su mirada inconscientemente se dirigió hacia su miembro erecto. A toda prisa, ella tiró de la manta, cubriendo su cuerpo como un capullo.
 
¡No podía creer que hablara tan casualmente estando desnudo!
 
Un espécimen exquisito, estaba seguro con su cuerpo. De hecho, excesivamente seguro. '¡Este hombre no conoce la decencia!' Un comportamiento desvergonzado de un bárbaro.

A pesar de esto, Leah no podía apartar los ojos de él y se encontró con dificultades para integrar su deliciosa apariencia a la palabra 'bestia'.

Con una bandeja en una mano, miró a Leah envuelta firmemente en la manta y se echó a reír. Sin embargo, no se la quitó. "Frío, ¿Eh?"

En cambio, se sentó cerca de ella y apoyó la bandeja sobre sus rodillas. En la misma había un estofado lleno de carne y verduras junto con una barra de pan de trigo con pasas. El estofado estaba un poco tibio, ya que había sido preparado antes de que ella se despertara.
 
Como no tenía mucho apetito, se negó y apartó la cabeza. Pero el hombre la obligó a sostener la cuchara y todo lo que Leah pudo hacer fue aceptar la bandeja de estofado y pan, que ahora estaba en pequeños trozos— el hombre lo rompió de antemano para ella.

Era un plato encantador para una posada de mala muerte.

El estofado no tenía olor y el pan de trigo estaba blando. Aunque no quería comer, su apetito creció cuando se metió la comida en la boca. Después de un tiempo, finalmente se sintió llena, así que dio un golpecito a la bandeja, y el hombre la miró a los ojos.

Entendiendo lo que ella quería, negó con la cabeza. En lugar de retirar la bandeja, arrancó un gran trozo de pan, lo sumergió en el estofado y se lo dio.
 
"Come más. Eres más delgada que las ramas de invierno."

Leah devoró lo que le había dado, masticando suavemente el pan humedecido. ¿Era porque tenía hambre o eran solo sus sentimientos los que nublaban su juicio? No estaba segura de por qué, pero el estofado simple y el pan de trigo tenían un sabor más delicioso que las exquisiteces del palacio real.

Mientras comía con ganas, el hombre la atendió sin decir una palabra. Mientras masticaba, constantemente lo miraba de reojo mientras él rasgaba el pan diligentemente.

El pedazo de pan bastante grande en sus manos parecía pequeño en las suyas. Aunque Leah era pequeña y delgada en comparación con las mujeres de su edad, se sentía como una niña pequeña cuando estaba con él.

Ella le lanzó una mirada observadora a su abultado antebrazo. Sin duda, los antebrazos de Leah combinados apenas equivaldrían a uno de los suyos. Incluso sus muslos eran tan gruesos que podían pasar como un tocón de árbol.

<< Nota: 'Tocón', parte del tronco de un árbol que queda unida a la raíz cuando lo cortan por el pie. >>

Este vistazo minucioso le hizo recordar la noche apasionada que tuvieron. Después de todas esas actividades rigurosas, parecía lejos de estar cansado. No es de extrañar, todo se debe a su cuerpo en forma y ​​a esos músculos esculpidos que se ondulan cuando se mueve.

'¿En qué estoy pensando?'

Rápidamente, se sacudió los pensamientos rebeldes que inundaban su mente. Cuando el hombre la sorprendió evaluándolo, frunció el ceño cuando dijo, "No me mires así."

No podía entender qué lo había ofendido. Por lo tanto, ella parpadeó ante las palabras que sonaban como una advertencia.

Con una cara seria, el hombre apuntó con su dedo a la parte inferior de su cuerpo, donde su miembro, luciendo tan excitado como siempre, le suplicó por su atención.

Por lo tanto, a partir de entonces, Leah se concentró en la comida que le daba sin mirarlo siquiera de reojo.