Reciente

domingo, 17 de mayo de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 11

Capítulo 11. Quiero Morir (2)


"Ahh," Sin embargo, parecía no haber escuchado nada. En cambio, miró el cuerpo de Leah, que no tenía ni la más mínima cicatriz y se lamió los labios.

"Hagámoslo una vez más."

Ella abrió la boca con asombro. A diferencia de Leah, que le dolía todo el cuerpo, él no mostraba signos de fatiga. Un brillo agudo comenzó a reflejarse en sus ojos, que estaban oscuros hace un momento.

Leah sacudió la cabeza con disgusto al sentir el familiar calor abrasador que se elevaba en la habitación.

El hombre soltó una risa profunda. Sin embargo, él todavía envolvió sus brazos alrededor de su delicada cintura, atrapándola completamente.  Implacable, Leah pateó e intento escapar de sus garras, pero de repente se detuvo al notar algo.

Sus ojos estudiaron su cuerpo. Anoche, tuvieron un ardiente encuentro en la oscuridad. Por lo tanto, no se percató de este extraño detalle.

El cuerpo del hombre estaba limpio, sin ningún tatuaje.

Todos los Kurkan que Leah había visto antes estaban tatuados. Ya sea en la cara, cuello o antebrazos, su piel tenían grandes tatuajes en la piel. Este hombre, con quien recientemente compartió intimidad, fue el primer Kurkan cuya piel estaba limpia de tinta.

Sus ojos dorados, su físico dominante y su fuerza inconmensurable; estaba segura de que era miembro del clan bárbaro, pero no podía entender por qué no tenía ni una sola marca.

El hombre, quien notó que ella miraba su cuerpo con el ceño fruncido, la abrazó más de cerca.

"¿De qué tienes curiosidad?"

Frunciendo el ceño, ella lo miró a la cara, "No tienes tatuajes... Aléjate un poco más para poder ver mejor."

Con su brazo, lo empujó, pero él permaneció cerca de ella. Para desviar su atención, la besó en las mejillas y en la nariz.
 
"Intercambiemos información. Si respondes mi pregunta, yo responderé la tuya."

Antes de que Leah estuviera de acuerdo, lanzó su primera pregunta.

"¿Por qué tiraste a la basura tu primera experiencia de la noche a la mañana con un enemigo?"

En el Reino de Estia, la pureza de la novia era primordial. Este era un asunto aún más vital para los nobles, ya que la castidad podía reflejar el honor de la familia. Por lo tanto, uno podría divorciarse legalmente de una novia impura y, en el peor de los casos, matarla.

Sin mencionar que Leah era una princesa real que pronto participaría en un matrimonio político esencial. Si se encontraba impura, su honor caería en picada, al igual que el de su familia.
 
Había muchas razones por las que tomó este camino. Ella no quería darle su pureza a un anciano 25 años mayor que ella, no lo conocía y él solo buscaba carne fresca, más joven, para saciar sus necesidades.

La vida matrimonial que la esperaba tampoco era mejor. Al igual que la mayoría de las esposas de nobles poderosos como Byun Gyongbaek, ella viviría una vida miserable en su mundano palacio. Estaría desperdiciando su juventud. Para ella, esta sería una muerte más dolorosa.

La familia real la vendió como un producto de alta gama, por lo que se regocijaría al arruinar la reputación de la misma. Sobre todo, quería dejar atrás la vida problemática y dolorosa que tenía.

Sin embargo, no podía decírselo al hombre, así que Leah evitó su mirada y solo se mordió los labios.

"..."

Sintiendo su renuencia, el hombre no preguntó más. Sonrió, se acostó de lado con una mano sosteniendo su esculpida barbilla. Miró a Leah y dijo, "¿No quieres huir?"

La idea era prometedora y realmente tentadora. Al borde de ser persuadida, Leah volvió en sí. Sonaba como si pudiera resolver todos sus problemas, pero sabía que nunca sucedería.

Suspiró, dándose cuenta de que si hubiera bajado la guardia un poco más, el hombre la habría descifrado.

A decir verdad, si realmente quisiera, podría huir fácilmente. La familia real se había estado pudriendo durante mucho tiempo, y Leah había asumido la responsabilidad de la mayoría de los trabajos del palacio. Con un poco de ayuda, coraje y suerte, podría dejar Estia.
.
Sin embargo, no quería hacer eso. Ella no quería vivir toda su vida siendo perseguida como una criminal. Más bien, deseaba abandonar este mundo y dejar a la familia real en su miseria. Y sobre todo...

Se sentía vacía.

Desde el momento en que se dio cuenta de que su familia la había abandonado por completo, perdió las ganas de vivir. Ya no quería seguir viviendo. Su odio no estaba dirigido solo a la familia real, sino también a sí misma. Se aborrecía por dedicar su vida tontamente a la familia que la trataba terriblemente.

Para vengarse y acabar con su vida, esto era lo que Leah más quería. Lentamente cerró y abrió los ojos. El hombre esperaba en silencio su respuesta.

Una aventura de una noche. Alguien a quien nunca volvería a ver. Una conversación libre de cortesía, formalidad e identidad.

"Yo..."

En el impulso del momento, Leah pronunció algo que nunca le dijo a nadie.

"Quiero morir."