Reciente

jueves, 7 de mayo de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 1

Capítulo 1. Leah de Estia


Antes de la boda, Leah escribió una nota de suicidio. Mientras las palabras llenaban lentamente el crujiente trozo de papel pergamino, su corazón cantaba una melodía melancólica.

Estaba segura de que moriría después de la primera noche de su matrimonio. El suicidio de una novia traería desgracia a su familia. Pero una muerte deshonrosa e ignominiosa era lo que más deseaba Leah.

La muerte.

¿Es lo que se merecía? ¿Un final miserable para una princesa real, que dedicó su vida al país y a su familia real? Sus logros y esfuerzos se convirtieron en cenizas el día que su familia la vendió como un bien común, a cambio de riqueza. No importa cuánto se esforzara, al final del día, era solo una simple herramienta utilizada a conveniencia de los demás.

Oh, pero la muerte sería un dulce escape a la vida que debía enfrentar.

Byun Gyongbaek, el hombre comprometido en matrimonio con ella, podría fácilmente ser su padre. Sin embargo, a pesar de que ejerció su derecho a veto, no tuvo otra opción. El hombre era increíblemente poderoso y sus padres no podían negarse a darle su mano, ¿O incluso dudaron en primer lugar?

Cuando la familia real aceptó la propuesta de Byun, Leah juró tomar represalias. Manchar el bien de mayor calidad preparado por la familia real, que es ella misma. Era la única venganza que Leah, en su estado de impotencia, podía hacer.

Los caballos ya estaban ensillados. Hoy, ella viajaría a la casa de Byun donde se celebraría la boda.

Los arreglos se hicieron sin su permiso. Leah se imaginó en su cabeza lo que sucedería en los próximos días. Después de un viaje en carruaje de tres semanas de duración, llegaría a Oberde. Allí, intercambiaría votos con el viejo Byun, le daría el beso del juramento y... pasaría la noche con él.

El rostro de Byun Gyongbaek, entusiasmado ante la idea de tener sus sucias manos sobre su nueva y joven novia, se dibujó con claridad en la mente de Leah. Escalofríos desagradables recorrieron su espalda, asqueada al pensar que él, que parecía un sapo, cabalgaría sobre su cuerpo.

Pero Leah ya habría hecho lo irreversible. Después de su primera noche, Byun descubrirá que su nueva novia es impura.

La virginidad de la novia en Estia se consideraba más importante que cualquier otra cosa. Sabiendo que se le vendió una novia desflorada, por la cual pagó una gran cantidad de dinero, Byun se sentiría furioso e insultado.

No era un hombre con el que se pudiera jugar. Su poder se extendía incluso a los bárbaros de la periferia. Además, su furia era suficiente para estrangular a los nobles de la capital. Por lo tanto, la familia real, que ya había perdido todo su poder y solo quedaba un caparazón lujoso, sufriría un terrible destino bajo la ira de Byun. Tendrían que vomitar más de lo que habían recibido de él, solamente para apaciguar su ira.

Y Leah será despojada de su nombre real y condenada para siempre como una prodigio que desprestigió su honor real.

Sería un final perfecto. Lo único desafortunado era que Leah no podría ser testigo de la ruina de la familia real con sus propios ojos. Porque para entonces, ya sería un cadáver frío.

"Princesa, estos son los papeles de la boda."

Justo antes de salir de Estia, la corte marcial trajo los papeles que Leah tenía que firmar. Sin resistencia, escribió su nombre, esparciendo una fina tinta sobre el papel.

Leah de Estia.

La lujosa firma tenía la misma forma que la que dejó en la nota que hizo. Las letras negras sobre el papel blanco eran tan claras como la noche.

Cuando dejó el bolígrafo, la Condesa Melissa, la dama de honor que observaba desde un lado, se echó a llorar. Tan pronto como lloró, las otras mujeres que contenían las lágrimas comenzaron a sollozar al unísono. Incluso los de la corte marcial que trajeron los papeles de la boda también tenían una mirada desastrosa en su rostro.

Todos estaban afligidos por ella, pero Leah estaba tranquila. Dejó elegantemente el papel y enderezó su espalda.

"Deténganse. Debo irme. No hay tiempo que perder."

"Princesa..."

"¡Leah!" Una voz urgente resonó. Leah detuvo sus pasos, y lentamente miró hacia atrás para ver a un hombre de pie, jadeando cuando la alcanzó.

El Príncipe Heredero de Estia, Blair.

Mirando a su hermanastro con el deslumbrante cabello plateado, Leah sonrió serenamente. Una de las pocas ventajas de este terrible matrimonio era que ya no tendría que ver a Blair.

Blair hizo señas a los sirvientes y guardias alrededor de Leah para que dejaran de cargar el equipaje de ella en el carruaje de inmediato. Ante su arrogante demostración de autoridad, Leah solo lo miró directamente. El hecho de que no evitara su mirada, como solía hacerlo, hizo que Blair se riera de forma ruidosa.

"Vaya, vaya, vaya. ¿No es la zorra que atrapó a un pez gordo? Parece estar orgullosa de sí misma ahora."

Fue un comentario desprovisto de toda dignidad, parecido al de un vendedor ambulante. Pero como ya no tendría que lidiar con él, ahora que debía abandonar el palacio, Leah respondió sin ningún rastro de agitación.

"Por favor, apártate. Si me demoro más, no podré dejar la capital antes del final del día."

Esta no era la reacción que esperaba. Su indiferencia enfureció al príncipe y él levantó la mano con una mueca de desprecio. En lugar de estremecerse, Leah le respondió fríamente al hombre que estaba a punto de abofetearla fuertemente.

"Ahora soy propiedad de Byun Gyongbaek. ¿Te atreves a estropear su propiedad, hermano?"