Reciente

jueves, 28 de mayo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 181

Capítulo 181.  Lo Que Heinley Quería Hacer (2)



Cuando me acerqué a la ventana y la abrí, Heinley estaba de pie en una forma similar a la de ayer.

La única diferencia es que hoy, en lugar de un ramo de joyas, sostenía un recipiente de comida de marfil y oro.

"Heinley, ¿eso es...?"

"¿Podemos comer juntos, Reina?"

"La Señorita Rose no ha regresado todavía."

Heinley se rió, golpeando su recipiente de comida.

"Lo preparé para comer juntos."

Esto me recordó a una época de mi niñez, cuando Sovieshu me traía galletas.

Me sentí desconsolada por un momento, pero rápidamente dejé de pensar en eso, sonreí y acepté.

Heinley entró nuevamente por la ventana.

Cuando levanté las cejas, ya era demasiado tarde, pero...

'¿No sería mejor acabar con ese hábito?'

Lo regañaré cuando seamos más cercanos. Con esta promesa en mente, me senté en la mesa con Heinley, cara a cara.

Heinley puso su recipiente de comida en la mesa y me preguntó, quitando la tapa.

"¿Cómo estuvo tu día?"

"Conocí a un reportero."

"¿Reportero? Aah. Hay tres de ellos caminando por los alrededores."

Por supuesto, los ojos de Heinley se enroscaron extrañamente, parecía saber quiénes eran.

"¿A cuál conociste?"

"Tenía el cabello azul marino, con una cola de caballo..."

"Oh, ya sé quién es."

Le dije las preguntas que hizo y la respuesta que di.

"Aunque omitiste muchas cosas, es verdad."

"Incluso ahora lo sigo pensando... siempre te estaré muy agradecida."

"Como siempre te digo, Reina. Yo soy quien quería tenerte como la reina."

Cuando terminó de hablar, extendió su mano como un caracol. Acercó su mano hasta mi lado de la mesa y se detuvo.

¿Quiere tomarme de la mano?

Mientras miraba torpemente su mano y le acercaba la mía, Heinley preguntó, agarrándome rápidamente la mano como una planta carnívora que esperaba su presa.

"¿Qué te pareció la Señorita Rose?"

"Una planta carnívora..."

"¿Qué? ¿Tan mala es?"

"¿Perdón? Oh, no. Es inteligente."

Heinley volvió a preguntar, inclinando la cabeza, no se percató que cuando dije 'planta carnívora' me refería a su mano.

"¿Hay alguna dama de compañía que quieras además de la Señorita Rose?"

"Déjame pensarlo cuidadosamente." Retiré mi mano de la suya mientras respondía.

Durante los días como princesa heredera, naturalmente sabes a quién mantendrás a tu lado y a quién no. Si yo fuera del Reino Occidental, aunque no pasara por los días de princesa heredera, habría tenido una buena reputación y tomaría primero como damas de compañía a las más cercanas.

Pero no estaba en ninguna de las dos posiciones, por lo que no era fácil elegir damas de compañía.

Heinley murmuró, "Sí." Pero miró con pesar mi mano, la cual retiré de la suya.

La tristeza en sus ojos era evidente, junté mis manos y sonreí torpemente.

A menudo me siento así con él. Es incómodo, pero al mismo tiempo cómodo y cosquilleante.

Es como una acogedora almohada hecha de un montón de plumas, lo que me hace sentir cómoda, pero me sigue haciendo cosquillas y reír.

Sin embargo, también estaba preocupada. Si hay una boda, entonces tendremos nuestra primera noche.

Si ya estoy así de incómoda...

Cómo estaría al ver su cara antes, durante y después de la primera noche.

Incluso entonces... ¿seríamos capaces de vernos como compañeros?

Este sentimiento fue tan extraño que deliberadamente miré hacia el recipiente de comida y elogié su presentación, aunque no sé quién lo hizo.

"Lo hice yo mismo."

Sin embargo, la respuesta que recibí fue totalmente inesperada.

"¿En serio?"

Se lo pregunté con asombro porque era algo que jamás habría imaginado, Heinley asintió y me dijo con un susurro.

"Reina. ¿Puedo pedirte un favor?"

"¿Un favor?"

"Ahora estamos casados."

"... sí."

Pero, ¿por qué lo menciona de repente?

Cuando lo miré con inquietud, habló en voz baja. 

"Hay algo que quiero hacer."

Contuve la respiración ante las palabras de Heinley y puse los ojos en blanco.

Hay algo que quiere hacer ahora que estamos casados...  ¿Qué será?

No sé lo que está pensando para hacer tales preguntas, pero estaba muy confundida. No, en realidad tenía algunas conjeturas.

Beso... ¿creo que es un beso? Tal vez quiere un contacto físico más intenso.

Estoy nerviosa.

Con las manos entrelazadas, lo miré fijamente.

¿Cómo besé a Sovieshu? No lo sé. Desde mi niñez, todo ocurrió de forma muy natural...

¿Debería negarme o debería aceptarlo?

Cuando me fijé en sus labios, se veían seductores.

'Bueno, somos una pareja, así que no podemos vivir sin besarnos.'

Después de pensarlo un poco, decidí aceptar el beso. Entonces, a mi manera, me preparé mentalmente y fingí estar tranquila.

"Puedes hacerlo."

La Emperatriz Se Volvió A Casar Capítulo 181

Heinley sonrió ampliamente, y rápidamente tomó el tenedor.

'¿Tenedor?'

Luego agarró el pescado blanco en el recipiente, me lo llevó a la boca y dijo, "Abre, por favor." Pestañeé y abrí la boca. Entonces algo sabroso entró. Mastiqué el pescado mecánicamente y luego lo tragué. Mirándolo todavía aturdida, Heinley me miraba con sus ojos brillantes.

"¿Qué es esto?"

¿Y el beso? Cuando le pregunté avergonzada, sonrió suavemente y susurró.

"Esta es mi muestra de amor."

Murmuré aún más avergonzada.

"... también tengo una mano."

Estaba avergonzada, pero mi voz fue demasiado brusca para que lo pudiera notar. Cuando lo miré, arrepentida por lo que dije, Heinley se disculpó embarazosamente.

"¿A la Reina no le gusta esto? Lo siento."

"No es eso, yo..."

"¿?"

Cerré fuertemente mis labios. Cómo podría decirle que estaba preparada para besarlo. No estaba deseosa por hacerlo, simplemente hice un mal juicio y fingí estar decidida. Pero si le dijera esto, sonaría como si esperara que me besara. En lugar de explicárselo honestamente, agarré tomates cherry y se los puse en la boca, uno tras otro.

"¿Reina? Demasiados, demasiados. Más despacio."

"Abre la boca."

"Reina, solo un poco más despacio..."

"Dijiste que querías hacer esto como una pareja."

"Ugh, Reina, empecemos con..."

"No derrames nada y cómetelo todo."

***

Rose se acercó a la puerta y se detuvo. Sorprendida por los gemidos del rey proveniente de la habitación.

Con sus ojos redondos, miró por la puerta.

Su cara pronto se puso roja.

Se decía que la Emperatriz del Imperio Oriental tenía una disposición similar a la de una espada. En muchos sentidos, parecía ser cierto.

Actúa sin vacilación...

Rose se presionó las mejillas con una mano, rápidamente tomó el tazón y dejó el vestíbulo del anexo.

***

Después de darle todos los tomates cherry, la boca de Heinley estaba manchada de rojo por todas partes.

Refunfuñó ligeramente, limpiándose la boca con un pañuelo.

"Mi muestra de amor no fue tan violenta."

Pero después de pensarlo un rato, sonrió y cambió sus palabras.

"Pero me gustó porque lo hizo Reina."

Se veía tan grandioso.

De repente, sentí pena por haber malinterpretado sus palabras y desquitarme con él.

"Lo haré por ti."

Al final, no pude soportar mi pesar, así que me levanté de mi asiento y me puse a su lado, tomé el pañuelo y le limpié adecuadamente la boca.

Estábamos cara a cara, pero sería bueno que cerrara los ojos. Heinley me miró penetrantemente mientras le limpiaba la cara.

Mientras parpadeaba, sus pestañas doradas se movían suavemente. Al ver sus ojos púrpuras aparecer y desaparecer, me recordó a Reina.

Oh, ahora que lo pienso...

"Quería preguntarte algo. Ahora lo recuerdo."

Ante mis palabras, Heinley se rió.

"Pregúntame lo que quieras, Reina."

"¿Por casualidad, McKenna es el pájaro azul que tienes?"

"¡!"