Reciente

viernes, 15 de mayo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 175

Capítulo 175. Heterogeneidad (2)



Estaba condenando abiertamente a Heinley por traerme personalmente.

Además, aunque parecía saber que ya me había convertido en la Reina, incluso me llamó 'una mujer' directamente en mi cara.

McKenna exclamó furioso, "¡Sir Yunim!" Por su parte, Heinley le advirtió con calma, como si estuviera bromeando.

"Vaya, hay un hombre delante de mí que está arriesgando su vida solo por unas palabras."

Tras ese comentario, la expresión del caballero "Sir Yunim" se volvió rígida. Se disculpó conmigo inmediatamente por haber sido desconsiderado.

"He sido grosero. Soy Yunim, el Capitán de la Guardia."

Sin embargo, añadió tercamente algunas palabras maliciosas,

"Mi Señor se puso en peligro para traer a Lady Navier, así que olvidé cuidar mi tono. Lo siento."

"Sir Yunim. Como yo soy tu maestro, Navier también lo es. Sé respetuoso."

Cuando Heinley le advirtió directamente, suavizó su mirada de mala gana y dio un paso atrás, disculpándose. Sin embargo, cuando Heinley trató de llevarme a la habitación de la reina luego de hacerle varias advertencias, dio un paso adelante de nuevo y dijo,

"Le ruego me disculpe, Su Majestad. La habitación de la reina no puede ser usada hasta la ceremonia de boda."

Ante ese comentario, Heinley parecía estar al borde de la explosión. Su sonrisa desapareció por completo, y la atmósfera se volvió feroz en un abrir y cerrar de ojos.

La Emperatriz Se Volvió A Casa - Capítulo 175

Incluso cuando nos conocimos, pensé que se veía bien siendo inexpresivo, pero...

La atmósfera era completamente diferente, su aspecto era aterrador.

Probablemente al sentir mi mirada Heinley volvió a sonreír, pero fue diferente de la sonrisa que me mostró en el carruaje. Pero ahora no era el momento de observar la expresión de Heinley.

Me tomó un momento recuperarme del asombro, pero rápidamente tomé el brazo de Heinley. 

'No des un paso al frente.'

Los músculos del brazo de Heinley en mi mano se estremecieron en sorpresa.

Pero no dijo nada, como si se diera cuenta de mis intenciones.

Aunque era difícil de soportar, se contuvo.

Le toque repetidamente el brazo con mi pulgar en señal de que lo hizo bien, y sonreí para parecer natural. Este no es un asunto por el que Heinley deba explotar.

El caballero no está enfadado porque yo haya sido una emperatriz extranjera, sino porque Heinley fue detenido en el Imperio Oriental mientras intentaba traerme aquí.

Me fije en la atmósfera desde que llegué, las personas del Reino Occidental todavía parecían considerarme como la "Emperatriz del Imperio Oriental" en lugar de la "Reina del Reino Occidental."

Estoy segura de que este tipo también.

Por otro lado, si Heinley se pone de mi lado y castiga a un hombre que habla molesto en defensa de su propio maestro, incluso frente a la ira del mismo. A la larga, no sería bueno para mí en absoluto.

Un hombre así no es de los que se someten ante el poder, con este tipo de persona uno se debe ganar el reconocimiento y la confianza.

Sí. Para conseguir un lugar adecuado aquí, tendré que ganarme el reconocimiento de esas personas. Por mi cuenta.

Sonreí deliberadamente y hablé con una voz suave.

"Si esas son las reglas aquí, entonces está bien."

Yunim dudó por un momento porque pensó que me enojaría, pero se disculpó con una expresión de incredulidad.

"Lo siento."

Le pregunté con una 'sonrisa cariñosa pero digna' que practiqué cientos de miles de veces durante mi época de princesa heredera.

"Entonces, ¿está lista otra habitación para mí?"

Tanto si lo había pensado como si no, respondió de inmediato.

"Hay una habitación para invitados de honor, puedes quedarte en ella."

Sacudí la cabeza inmediatamente y seguí su lógica.

"¿Dijiste que no puedo usar la habitación de la reina hasta la ceremonia de boda? Pero ya intercambiamos nuestros votos matrimoniales, mi estatus es definitivamente el de la Reina. Por esa misma razón no puedo acceder a quedarme en una habitación de huéspedes."

"¡!"

Yunim movió sus cejas como si estuviera avergonzado.

Seguí mirándolo con la misma expresión.

Es cierto que debo ganarme su reconocimiento y confianza, pero no debo parecer complaciente. Debía dejar en claro hasta qué punto estaba dispuesta a ceder.

"Eh..."

McKenna miró fijamente la confrontación entre Yunim y mi persona, cuando lo miré, escupió un sonido sin sentido y abrió la boca, mirando a Heinley a los ojos.

"Bueno, entonces, um... ¿por qué no compartes tu habitación? No, no quiero decir que usen la misma habitación, en el piso de abajo hay más habitaciones..."

Pero incluso antes de que McKenna terminara de hablar, pude escuchar pasos viniendo desde el pasillo.

McKenna dejó de hablar.

Giré la cabeza hacia el sonido, y una dama de vestido azul venía hacia aquí.

Sorprendentemente, cuando ella apareció, la expresión de Yunim se relajó un poco. Por el contrario, McKenna parecía preocupado.

'¿Quién es?'

Mientras me lo preguntaba, la dama se acercó a saludarme.

"Soy Christa, la Reina de Wharton III, Navier."

Luego me sonrió dulcemente y me sugirió algo.

"Vine a saludar y escuché parte de la conversación. Parece que tienes problemas con tu residencia temporal, así que si no te importa, ¿por qué no te quedas en el anexo de la reina?"

<< Nota: De momento, usaremos 'anexo' este término podría cambiar. >>

Es la mejor opinión que he escuchado hasta ahora.

Heinley frunció el ceño en señal de insatisfacción, pero yo acepté.

Una vez que le di las gracias, tomó la iniciativa, diciéndome que la siguiera.

Heinley intentó seguirme, pero esta vez iré sola. Agité mi mano en respuesta.

Pero por dentro, estaba muy avergonzada. Esto es porque nunca pensé que la anterior reina todavía estaría en el palacio real.

La difunta Emperatriz del Imperio Oriental se llevó consigo a sus ayudantes del palacio imperial cuando Sovieshu y yo ocupamos el trono. Si se hubiera quedado, habría sido difícil para mí establecerme en el palacio sin tener la confianza necesaria.

Como ya había estudiado el sistema de sucesión del Reino Occidental, pensé que la anterior Reina de Occidente estaría en la Mansión de Compshire.

Tenía la intención de reunirme con ella algún día, pero no esperaba que estuviera aquí.

No era simplemente porque fuera incómodo estar juntas.

Debido a que Heinley no se casó de inmediato, probablemente siguió haciéndose cargo del palacio, incluso después de no ser reina.

Los empleados del palacio deben ser aquellos que contrató cuando era reina.

Si se queda conmigo, ¿a quién seguirían? Por supuesto que sería a ella.

Si Christa es una buena persona o no— no, si es una buena persona, sería aún más difícil hacerme un lugar aquí.

'Es un gran problema.'

Mientras estaba preocupada, Christa, que caminaba a mi lado, me preguntó en un susurro.

"¿Es cierto el rumor?"

"¿Qué rumor?"

"Escuché que te casaste con su Majestad justo después de divorciarte."

"... Sí."

"Oh, Dios mío."

Cuando respondió honestamente, se rió, cubriéndose la boca.

Era una sonrisa dulce, pero digna.

Sin embargo, al pasar el momento de la risa, se quedó sorprendentemente tranquila y de repente miró hacia abajo.

Parecía muy triste.

"¿Señorita Christa? ¿Estás bien?"

Cuando le pregunté con preocupación, Christa me miró con una expresión de desconcierto.

"¿A qué te refieres?"

"..."

Por extraño que parezca, parecía no tener ni idea de lo que había hecho.

"Nada. Nada."

'¿Es por mi exesposo?'

En lugar de decirle que tenía una mirada muy oscura en su rostro hace un rato, sonreí en silencio.

Fue entonces.

Uno de los cortesanos, que pasaba por aquí, saludó a Christa con naturalidad, diciendo, "¡Me alegra verla, Reina!"

No sé si es uno de los cortesanos que me recibió, pero llamó a Christa la reina delante de mí con una actitud muy gentil.

Christa se sorprendió y corrigió sus palabras.

"¿La reina? ¿No dije que no deberían llamarme así ahora?"

"Su Majestad, estoy encantado de verla."

Sin embargo, el cortesano respondió con una brillante sonrisa.

"Su Majestad ha continuado desempeñado el papel de reina. La nueva reina es extranjera y ama mucho a su país. ¿Lo daría todo por el nuestro? Para nosotros, usted es la verdadera reina."