Reciente

martes, 21 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 91

Capítulo 91. Después de la Tormenta Viene la Calma


Seol Jihu y Teresa Hussey permanecieron en el lago durante docenas de minutos, pero sabían que no podían quedarse allí toda la vida. Ahora que habían saciado su sed y llenado su cantimplora con agua, abandonaron el lago con renuencia.

El dolor aún les atravesaba el cuerpo a cada paso que daban, pero las cosas estaban mucho mejor ahora que habían aliviado su sed. Sus pasos fueron mucho más ligeros cuando salieron del Bosque de la Negación y subieron a la Colina de Nepal. Por supuesto, no se presionaron y tomaron descansos periódicos, caminando tanto de día como de noche.

En la tercera noche desde su salida del Bosque de la Negación.

"¿Qué vas a hacer primero cuando vuelvas?"

Teresa preguntó en medio de su marcha nocturna.

'¿Cuándo vuelva a Haramark?'

Había muchas cosas que quería hacer: encontrarse con sus camaradas, comer deliciosa comida, beber hasta que no pudiera más, tratar sus heridas, ir al templo, entrenar una vez que se recuperara, y...

'¿Eh?'

De repente, sintió que olvidaba algo importante...


|En el futuro, cuando necesites ir a algún lugar, a cualquier lugar, llámame primero. ¡¿Me has escuchado?!|


'¡Ah!'

Apenas se detuvo de gritar en voz alta. En realidad, Seol Jihu había dudado en llamar a Kim Hannah antes de partir a la misión de rescate. Al final, decidió no hacerlo, sabiendo que ella nunca aprobaría que fuera.

Quería completar la misión en secreto y fingir que no sabía nada al respecto. Pero bueno, ahora que las cosas habían llegado a este punto, había pocas o ninguna posibilidad de que no se enterara.

'Mi espalda...'

Recordando el poder de la palmada de Kim Hannah, Seol Jihu suspiró en su interior. Teresa continuó hablando, sin saber lo que el joven estaba pensando.

"¿Quieres seguirme al palacio real?"

"¿Palacio real...?"

"¡Si!"

Seol Jihu dudó. Pensó que podría vivir si pedía protección de la Familia Real de Haramark. Sin embargo, pronto sacudió la cabeza.

Dejando de lado si eso fuera posible, no podía quedarse encerrado en el palacio real para siempre. Como dice el refrán, 'cuanto antes mejor', no quería arriesgarse a que cinco palmadas se convirtieran en veinte sólo por tener miedo.

"Gracias, pero creo que primero informaré a Carpe Diem. Tengo que hacerles saber que estoy vivo".

"No te preocupes por eso. Los invitaremos al palacio también."

"Está bien, pero en realidad, quiero sorprenderlos."

Teresa estaba bastante sorprendida.

"Tienes una personalidad bastante extraña. Bien, entonces, te llamaré más tarde."

Parecía que ella se mantuvo firme en su deseo de invitarlo al palacio. Seol Jihu no tenía motivos para negarse, así que asintió con la cabeza.

El sendero de hierba por el que caminaban pronto se conectó con un amplio camino artificial. Entonces pudieron observar una pared gris bajo el cielo nocturno. Aunque todavía estaban a una gran distancia de ella, era sin duda el muro de un castillo.

El dúo se detuvo simultáneamente. Durante los siguientes minutos, se quedaron quietos y simplemente se miraron fijamente.

Un muro del castillo. Sin duda, era Haramark.


*


Finalmente regresaron a Haramark. Una vez que entraron a salvo a la ciudad, Seol Jihu no pudo ocultar sus emociones. Los caminos llenos de agua sucia, los viejos y deteriorados edificios envueltos en la oscuridad, todo lo conmovió.

Tal vez porque era tarde, sólo había unas pocas personas en las calles. Teresa y Seol Jihu cruzaron las calles juntos, sólo se separaron una vez que llegaron a la plaza.

Se miraron fijamente. ¿Eran necesarias las palabras? Teresa de repente extendió su mano.

"Felicitaciones".

No fue 'Bien hecho' o 'Lo hiciste bien', sino "Felicitaciones". Seol Jihu tomó su mano firmemente. La palma de la Princesa llevaba un calor que no estaba presente antes.

"Felicitaciones a ti también".

"Descansa bien. Te llamaré pronto al palacio, así que no te niegues".

"¿Por qué lo haría?"

"Jeje, puedes esperar con ansias".

Teresa guiñó un ojo. Parecía que se refería a la recompensa.

'Me pregunto cuánto piensa dar...'.

Seol Jihu se rió con indiferencia. Estaba a punto de preguntar en broma, '¿Te espero en la cama?', pero rápidamente se lo tragó. Tenía que volver y descansar lo antes posible, así que no quería meterse en problemas haciendo comentarios estúpidos.

Después de despedirse, el dúo se dio la vuelta. Teresa se dirigió al palacio, mientras Seol Jihu se dirigió a la oficina de Carpe Diem.

'¿Por qué mi cuerpo se siente tan pesado?'

¿Fue porque su cuerpo ya no estaba tenso? La fatiga acumulada en su interior parecía haber explotado cuando entró en la ciudad, porque su cuerpo estaba perdiendo fuerza. Usó su lanza como un bastón para arrastrar sus pies hacia adelante.

Cuando un edificio familiar entró en su vista, comenzó a sollozar. Un paso tras otro, subió las escaleras con dificultad antes de empujar la puerta al borde del desmayo.

¡Tung!

"... ¿Eh?"

La puerta estaba cerrada con llave. Intentó girar el pomo de la puerta de nuevo, pero la puerta no se movió en lo más mínimo.

'¿No hay nadie aquí?'

Kwang, Kwang. Llamó a la puerta, pero no hubo respuesta.

'¿Podría ser?'

Un pensamiento repentino apareció en su cabeza. ¿Podría Chohong haber ido al laboratorio para salvarlo?

'... No pudo haber hecho eso, ¿Verdad?'

En cualquier caso, no tuvo más remedio que dar la vuelta.

'Maldita sea...'

Si hubiera sabido que no había nadie, habría seguido a la Princesa hasta el palacio.

Un arrepentimiento tardío se apoderó de él. Seol Jihu se quejó internamente, y después de bajar las escaleras, suspiró mientras levantaba su mirada hacia el cielo. Sus ojos vieron el edificio al otro lado de la oficina de Carpe Diem.

'Supongo que terminó...'

Sentía curiosidad por saber quién se había mudado, pero eso sólo duró un momento. Se mordió los labios y se dio la vuelta. Ahora que las cosas habían llegado a esto, sólo tenía otro lugar a donde ir. Pronto, Seol Jihu llegó al templo de Luxuria después de una ardua caminata y arrastró sus pies dentro con gran dificultad.

"Um..."

La mujer que se dormía en la recepción abrió los ojos. Cuando sus ojos soñolientos vieron al joven apoyado en una lanza azul, sus ojos se abrieron de par en par, sorprendida.

Apenas pudo pronunciar sus siguientes palabras.

"Estoy buscando un tratamiento..."


*


Seol Jihu casi fue expulsado porque se quitó la túnica por completo cuando una Sacerdote le pidió que le mostrara sus heridas, causando que ella gritara. Afortunadamente, ella dejó de gritar en cinco segundos, y después de notar la gravedad de las heridas en su cuerpo, rápidamente llamó a mejores Sacerdotes.

Después de ser escoltado a la sala de tratamiento de emergencia, Seol Jihu mantuvo su cordura mientras le hacían un aluvión de preguntas. Consiguió acostarse en una cama cómoda por primera vez en mucho tiempo, pero su cerebro se negó a dejarle dormir tan fácilmente.

La persecución de varios días había acostumbrado a su cuerpo a dormir afuera. Por supuesto, la innecesariamente ruidosa sala de tratamiento también tenía algo que ver.

"¡Rocía más agua sanadora!"

"Detrás, a los lados... Sus heridas tienen al menos siete días de antigüedad. Intentaremos con un Masivo".

"¡Espera! Su hombro izquierdo y su muslo son... ¿Qué demonios!? ¿¡Qué le ha pasado!?"

"Esto... Parece que recibió un tratamiento de emergencia".

Seol Jihu soltó una risa hueca. La forma en que todos corrían y gritaban, le hizo sentir como si estuviera en una verdadera sala de emergencias.

'¿Mis heridas son tan malas?'

En ese momento, la charla en la habitación cesó de repente. Seol Jihu estaba mirando al techo con los ojos entrecerrados, pero cuando la habitación se calló de repente, inclinó la cabeza a un lado.

"¿Ha terminado el tratamiento?

Ahora que lo pensaba, sentía que alguien lo miraba desde hace tiempo.

"No puedo creer esto, realmente..."

'¿Qué...? ¿Quién es...?'

Apenas podía ver una figura.

'¿Por qué...?'

Puede que esté medio muerto, pero regresé vivo, ¿No?

Mientras se sentía algo triste, vio una túnica de Sacerdote sin tirantes que parecía un vestido blanco acompañado de un cabello largo de color negro.

'¿Chung Chohong?'

No, Chung Chohong no se viste así. Por alguna razón, Seol Jihu sintió como si hubiera visto esa túnica antes.

"... Malvado... Estaba tan preocupada..."

Su voz se volvió débil. Seol Jihu se esforzó en escuchar sus murmullos. Fue entonces cuando una mano tocó suavemente su frente. Pudo haberse equivocado, pero la mano parecía temblar intensamente. Pronto...

"Sanar Heridas Críticas".

Una voz familiar se escuchó...

¡Paaat!

Y su visión se volvió blanca. La luz que brotó salió de la habitación e incluso tiñó de blanco el pasillo. Viendo esta escena, Seol Jihu no pudo ocultar su sorpresa. Nunca antes había visto una luz tan hermosa y brillante.

Pronto, cerró los ojos, sintiendo la luz filtrarse en cada rincón de su cuerpo. Su conciencia parpadeante finalmente se apagó. Después de días de estar alerta, su cerebro finalmente se durmió. Seol Jihu dejó su cuerpo ante la somnolencia que lo inundaba. Su rostro dormido mostraba una sonrisa más feliz que cualquier otra persona en el mundo.


*


Esa mañana, la Familia Real de Haramark hizo un anuncio oficial sin precedentes. El contenido del anuncio fue el regreso de 'Seol' y 'Teresa Hussey'. Con esto, todos los miembros que participaron en la misión de rescate habían regresado con vida.

La Familia Real de Haramark añadió algunos detalles más. El primero fue que el dúo cooperó con la Federación durante su fuga. El segundo fue que destruyeron el laboratorio del Ducado de Delphinion, la sede de las instalaciones de producción en masa de los Parásitos. El último fue que habían regresado con éxito después de romper el creciente asedio de los Parásitos. Fue una ventaja adicional que los planes de los Parásitos fueron frustrados y sus fuerzas severamente reducidas en tamaño.

Las noticias...

"¡Eh! ¡Chohong! ¡Chohohoooooong!"

—¿Viejo? ¿Por qué tanto alboroto? ¿Bebiste tan temprano en la mañana?

"Donde... ¡No, sólo vuelve! ¡Apúrate!"

—¿Qué quieres? Ya te lo he dicho, tengo que...

"¡Seol ha vuelto! ¡Seol ha vuelto!"

—¿Qué?

... No sólo se propagó en Haramark...

...
...

"¿Qué hay del Templo de Luxuria? ¿No dijo la maldita Reina de Hielo que lo encontraría pase lo que pase? Incluso dijo que volvería a estar activa nuevamente."

"Sí, señora, estamos investigando el asunto. Parece ser cierto que sobrevivió con su propia fuerza. Después de todo, la Orden de Luxuria estaba todavía en su etapa de preparación y nunca dejó Haramark."

"Hmm... Qué interesante giro de los acontecimientos. ¿Cómo se llamaba el hombre?"

"Es Seol. Ah, hablando de eso, he escuchado noticias bastante interesantes hoy."

"¿Noticias interesantes?"

"Ese joven llamado Seol. Parece que la Hija de Luxuria está cuidando personalmente de él."

... Pero también en Scheherazade y otros reinos. En menos de un día, la noticia de sus hazañas viajó por todas partes, llegando incluso a las tierras de la Federación y los Parásitos.

Se hablaba en todo el mundo, sin embargo...

"Zzz..."

... Actualmente vagando en la tierra de los sueños. Incluso después de dormir durante todo un día, no mostró signos de despertar. Una vez que su cuerpo privado de sueño probó el sueño genuino, lo deseó sin cesar.

Seol Jihu se sentía muy feliz consigo mismo. No sabía por qué, pero había un suave calor que abrazaba su cuerpo constantemente. No, eso no bastaba para describir esa sensación. Era acogedora, relajante, purificadora... Si había una esencia de calor en el mundo, Seol Jihu creía firmemente que tenía que ser así.

Además, aunque a veces lo sofocaba, también había algo tierno y blando. Esa cosa increíblemente suave y elástica también tenía un tamaño considerable. Cada vez que Seol Jihu enterraba su cara en esa suavidad, una comodidad y amabilidad desconocidas entraban en su cerebro.

'Esto es la felicidad'.

Se volvió lánguido, tanto que pensó que estaría bien morir de esta manera. Incluso cuando se despertó, inmediatamente se volvió a dormir de la calidez.

Eso no fue todo.

"Aquí. Aaaah..."

La luz sólo daba miedo al principio. Se hizo más suave con el paso del tiempo, y lo más importante, hubo momentos en que le hablaba en sus sueños como un ser humano real. Hacía lo que le decía y le entraba comida deliciosa en la boca.

'Huele increíble. ¿Es gachas de avena?'

Seol Jihu olfateó repetidamente y abrió la boca como un bebé esperando ser alimentado. Como esperaba, una gachas calientes entraron suavemente en su boca. Seol Jihu aún creía que estaba soñando mientras tragaba.

'Delicioso, delicioso...'

Sin embargo, nunca bajó la guardia. Hubo momentos en que un olor amargo se mezclaba con la comida.

'¿...?'

'¿...?' 

Tan pronto como lo sentía, cerraba la boca al instante. No importaba si estaba comiendo algo delicioso. Igual que ahora.

"Hey..."

La luz se sorprendió.

"¿Cómo supiste que era medicina...?"

Con esto, Seol Jihu se aseguró. Estaba agradecido con la persona que lo cuidaba, pero odiaba la medicina.

"Vamos, tienes que comer esto después de tu comida."

"…."

"¿Sabes lo preciosa que es esta hierba? Sé un buen chico, ¿De acuerdo?"

"…."

"Vamos. Di, aaaah-"

"…."

Seol Jihu mantuvo la boca cerrada en protesta, pero la voz lo persuadió constantemente. Finalmente, cedió a la suave presión y abrió la boca.

"Euuuuh..."

El hombre-niño hizo una mueca. Después de apenas conseguir darle la medicina, la misteriosa persona dejó escapar un profundo suspiro.

"De verdad... ¿Cuándo vas a crecer?"

Podía escuchar la voz diciendo algo, pero tenía sueño después de haber comido algo. Después de bostezar, Seol Jihu se sumergió en el calor. Nunca imaginó que alguien le acariciara el cabello y le diera palmaditas en la espalda se sintiera tan bien.

'¡Esto es la felicidad!'

Como dice el dicho, 'después de la tormenta viene la calma', Seol Jihu disfrutó mucho de la dichosa vida que ahora tenía. Por supuesto, no tenía forma de saber lo que pasaba en el mundo exterior.


*


Seúl, sede de la Farmacéutica Sinyoung.

"Sí, sí... Hoy a las 6:25 de la tarde. Sí, entiendo."

Click. Se pudo escuchar el sonido de un teléfono colgando.

"Hm..."

Kim Hannah tenía una expresión extraña mientras miraba el teléfono de la oficina sobre su escritorio.

'Seol Jihu'.

Ella se enteró hace tiempo que Seol Jihu se unió a la misión de rescate sin decírselo. Por supuesto, ya era demasiado tarde para detenerlo. Acaba de recibir el reporte de que ha regresado con vida. Como tenía un asunto urgente que atender en la Tierra, la noticia del regreso de Seol Jihu le llegó tarde.

En cualquier caso, se sintió aliviada al saber que había regresado con vida. Cierto, ella estaba aliviada...

"Ehew".

Kim Hannah se cubrió la cara con las manos.

'Maldito hijo de perra...'

Ya estaba recibiendo atención innecesaria debido a su Marca de Oro, pero el problema que causó esta vez era demasiado grande para que alguien lo ignorara. Este asunto estaba en una escala completamente diferente comparado con la defensa de la Fortaleza Arden. Como afectaría a todo el Paraíso, no había forma de que su nombre no se difundiera.

Ya estaba más allá de las capacidades de Kim Hannah lidiar sola con esto. Aunque Seol Jihu todavía no lo sabía, el Paraíso no es un mundo simple. Como los Terrícolas podían usar los puntos de logro para traer los artículos del Paraíso a la Tierra, incontables grupos de interés luchaban en el caos.

Existía una razón por la que el Paraíso albergaba grandes y violentas organizaciones de la Tierra. Si uno tenía mala suerte, debía tener cuidado no sólo en el Paraíso sino también en la Tierra.

Kim Hannah acababa de recibir una llamada de su secretaria, diciéndole que la Primera Dama quería verla. Kim Hannah sólo pudo encontrar una razón por la que esa pervertida quisiera verla de repente.

"Huu....."

Kim Hannah se abofeteó las mejillas en la desesperación. Fue un golpe de suerte, no, un milagro de los cielos que la Hija de Luxuria cuidara de Seol Jihu.

Seo Yuhui es sin duda uno de los Terrícolas más influyentes del Paraíso. Aunque se retiró de su posición hace mucho tiempo, sus habilidades, fama, influencia y organización no se fueron a ningún lado. Ella sería capaz de convertirse en un escudo más fuerte que cualquier otro Terrícola.

Kim Hannah dio un suspiro de alivio cuando supo que Seo Yuhui se ofreció como voluntaria para ayudarlo. Al mismo tiempo, no pudo evitar preguntarse.

'¿Por qué está protegiendo a Seol Jihu?'

Kim Hannah estaba seguro de que los dos no tenían conexiones previas. No había nadie llamado Seo Yuhui entre la red de amigos, familiares y conocidos de Seol Jihu. De hecho, Seo Yuhui era una mujer envuelta en un misterio. Prácticamente nadie sabía su identidad en la Tierra.

'¿Está tratando de guíarlo?'

Pensándolo de esta manera, Kim Hannah podía empezar a entender. Por supuesto, ella tenía demasiadas cosas en este momento para pensar demasiado en ello. Por ahora, decidió concentrarse en los problemas que tenía a mano.

'Necesitaré sacar el plan adelante'.

Pero antes de eso, había algo que necesitaba hacer.

'Bastardo, espera a que te vea de nuevo'.

Sus ojos parpadeaban con una luz fría y sombría.

'Te mostraré'.