Reciente

viernes, 17 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 76

Capítulo 76. El Dolor de María


Seol Jihu no pudo ganar contra el acoso de María y se forzó a sí mismo a levantarse del suelo. Arrastró a Mikhail y Chohong, mientras que María arrastró a Verónika fuera de la caverna subterránea.

Finalmente dejaron la región de las colinas y volvieron a su campamento inicial. Sólo entonces sintió que había sobrevivido al encuentro mortal. Las lágrimas amenazaban con salir de sus ojos, pero las suprimió.

Sin embargo, María lloró. Aunque su forma de hablar era un poco brusca, al final, seguía siendo un ser humano como él. Seol Jihu sintió un sentimiento de afinidad con ella y formó una sonrisa tranquila.

"¡¿Por qué estás sonriendo así?! Vete a la mierda, ¿Es divertido ver a alguien llorar?"

"…."

Resultó que las lágrimas de María eran por el crucifijo que tuvo que sacrificar durante la Ceremonia. Dijo algo acerca de que era un artículo que ninguna cantidad de dinero podía comprar.

María había perdido su invaluable artefacto, y su apariencia también estaba más que arruinada. Era obvio que empezaría a descargar sus lágrimas por lo miserable de su estado actual.

Seol Jihu trató de consolarla lo más delicadamente posible con las palabras, "Pero al menos resolvimos el misterio", pero María se encendió inmediatamente y gritó: "¡¿La fama pone comida en la mesa?!"

Luego procedió a escupir todo tipo de culpas y suspiros de lamento.

"No debí haber venido con ustedes, si hubiera sabido que algo como esto pasaría, olvídate de las 15 monedas de plata, no hubiera dicho que sí aunque me dieras 150 monedas de plata"

Pero Seol Jihu también tenía algo que decir sobre esto.

"Bueno, si te hubieras puesto de mi lado durante la votación..."

"¡No sabía que las cosas iban a resultar de esa manera!"

María lo agarró del cuello y empezó a sacudirlo con locura. Gritó: "¿Por qué? ¿Por qué no me convenciste mejor?"

Ya no pensaba con claridad. Respiró como un toro furioso, se levantó de su asiento, luego se dirigió a donde Mikhail y Veronika dormían tranquilamente actuando bruscamente.

'... Se ha vuelto loca'.

Seol Jihu suspiró cautelosamente en voz baja y desvió su atención de ella. Cambió su mirada preocupada hacia Chohong. Misteriosamente, su cabello permanecía en los tonos de plata brillante incluso ahora. Con esta apariencia, ella parecía una persona totalmente diferente. Era muy hermosa a la vista, como una diosa durmiente tumbada de espaldas.

Seol Jihu acarició sin decir palabra su suave cabello por un rato más antes de acostarse tranquilamente a su lado, mientras aún sostenía un mechón de su cabello.


*


Ya era temprano en la mañana cuando abrió los ojos. También se dio cuenta de que estuvo durmiendo como un bebé tras olvidarse por completo de actuar como el vigía. Algo como eso nunca debe suceder, pero estaba demasiado fatigado y no se podía evitar.

Los primeros en recobrar la conciencia fueron Mikhail y Veronika. Al principio estaban confundidos e inseguros de lo que pasó, pero después de que Seol Jihu les explicó la situación, entendieron los acontecimientos que tuvieron lugar durante y después de la batalla. Incluso comenzaron a rugir de rabia cuando escucharon que Gierszal había elegido huir justo después de quedar incapacitados.

"¡Gierszal, ese hijo de puta...!"

Mikhail resopló con una cara enrojecida.

"Ese maldito bastardo. ¡Ya veremos! Le diré a todo el mundo, no sólo en Haramark, sino en todos los malditos lugares para asegurarme de que ya no tenga lugar en el Paraíso".

Como decía el viejo dicho, las malas noticias viajan rápido. El impacto de un rumor que se extiende rápidamente es bastante aterrador. Ningún Terrícola recibiría a otro que abandonara fácilmente a sus camaradas en medio de una batalla.

Seol Jihu habría hecho lo mismo si pudiera. Sin embargo, en este caso no había necesidad de hacerlo más.

"No necesitas hacer eso".

"¿Qué? ¿Por qué no?"

"Ya está muerto".

Sólo pensar en ese evento hizo enojar a Seol Jihu. El Nido absorbió el cuerpo de Gierszal y se recuperó de la herida fatal que tanto María como Chohong apostaron sus vidas para infligir. Si su 'Visión Futura' no se hubiera activado a tiempo, todos habrían muerto.

"Se lo merece".

"Menos mal que está muerto. Ese hijo de puta".

Las reacciones de estos dos estaban ligeramente alejadas de las expectativas de Seol Jihu. Se presentaron como camaradas que habían trabajado juntos durante mucho tiempo. En lugar de sentirse amargados o incluso comprensivos, estaban ocupados aplaudiendo en celebración. Mikhail abrió la boca después de observar la expresión de los jóvenes.

"No hay necesidad de sentir lástima por un bastardo como ese."

"No, no es que sienta lástima por él."

"Él es el que desechó en la basura nuestro vínculo de confianza. Cometió uno de los tabúes del Paraíso. Si estaba planeando hacer lo que quisiera, ¿Por qué molestarse en formar parte de un equipo en primer lugar? ¿Por qué no hacer el idiota por su cuenta?"

Esas palabras ciertamente no estaban equivocadas. Mikhail se mordió los labios un poco y estudió en silencio las reacciones del joven. Luego juntó silenciosamente sus manos en una posición de súplica.

"Lo siento".

"¿...?"

"No sólo por Gierszal, sino, bueno... Tenías razón. No debimos haber entrado, pero nos cegó la codicia y..."

Veronika también bajó la mirada un poco como si ella tampoco tuviera nada que decir para defenderse.

Si fuera honesto, estos tipos no cumplían con los estándares de Seol Jihu. Comparados con la expedición anterior, definitivamente carecían de muchas áreas. Samuel y Verónica estaban en una liga completamente diferente, tan amplia como la distancia entre el cielo y la tierra.

Pero, este fue el nivel de equipo que logró reunir en primer lugar. Estos dos hicieron lo mejor que pudieron. Por lo menos, no trataron de huir como cierta persona, así que eso ciertamente sirvió para algo.

Tal vez por eso Seol Jihu podía reírse.

"Está bien".


*


El equipo empacó el campamento y se puso en marcha para volver a la Aldea de Ramman.

Sin embargo, había un problema. Chohong no había recuperado la conciencia todavía.

Mikhail todavía se sentía apenado por lo que había pasado e hizo una sugerencia de buena voluntad respecto a que llevaría a Chohong en su lugar, pero Seol Jihu inmediatamente rechazó la propuesta. Seol Jihu no se había recuperado completamente, pero aún así llevó su cuerpo inconsciente sin quejarse ni una sola vez. En realidad, se sentía un poco incómodo permitiendo que otro hombre la tocara.

El equipo necesitó alrededor de dos horas para volver a la aldea. Lo primero que hicieron al llegar fue alquilar la habitación más grande de la posada. Los demás podrían haberse sentido bien, pero María y Chohong estaban en un estado en el que necesitaban descansar urgentemente.

Mikhail se marchó diciendo que buscaría un carruaje mientras que Verónika fue a buscar una deliciosa comida después de que María se lo ordenara.

Seol Jihu también salió de la posada. Había un último asunto del que tenía que ocuparse antes de dejar esta aldea por completo.

Tocó una puerta familiar y escuchó una voz que le decía que entrara. Entró y vio al anciano dueño de la casa. No era otro que el jefe de la aldea.

"¿Cómo va la petición?"

Ni siquiera se molestó en darse la vuelta desde su asiento para preguntar eso.

"Se ha resuelto. Los mutantes no volverán a aparecer nunca más."

A Seol Jihu no le extrañó que la cara del jefe de la aldea se pusiera muy rígida en ese breve momento.

"... Debo agradecerles. Sin embargo, sólo han pasado uno o dos días desde nuestro último encuentro, y aún así parece que estás muy afectado por el desgaste. Supongo que los mutantes eran bastante fuertes."

"No nos has visto pelear, pero pareces saberlo bastante bien."

Seol Jihu sonrió brillantemente y mantuvo su mirada fija en el jefe de la aldea.

"Bueno, un mago famoso como tú se daría cuenta fácilmente de lo que sucedió."

El jefe de la aldea mantuvo un rostro inexpresivo. Simplemente se quedó sentado en su silla, con los ojos cerrados en silencio. Parecía que estaba nadando en el turbio mar de sus pensamientos en ese momento.

No mostró ni una sola señal de movimiento y permaneció completamente en silencio durante un largo rato. Justo cuando la impresión de que el tiempo se había congelado entró en la mente de Seol Jihu, el anciano rompió finalmente el silencio y se dirigió a él.

"... ¿Lo mataste?"

"Sí".

De forma bastante inesperada, la reacción del anciano fue bastante tranquila. ¿O estaba más cerca de ser una mezcla de alivio y tristeza? Incluso pareció como si se hubiera quitado un peso de encima.

"Ya veo".

Incluso su forma de hablar se había vuelto más brusca también. Pero el cambio resultó tan natural que Seol Jihu no se sintió muy desanimado por ello.

"De hecho, me esperaba esto. Cuando empezaste a hablar de los centros de investigación, empecé a sospechar. Tal vez sólo estabas examinando las circunstancias porque ya habías descubierto mi identidad."

"No voy a negar eso".

"¿Cómo te enteraste? La información relacionada con mi identidad ya debería haber sido borrada".

"Antes de responder, hay algo que me gustaría preguntarle primero."

El jefe de la aldea no dijo nada más. Seol Jihu sacó una silla junto al anciano y se sentó.

"En primer lugar..."

El joven se tomó un poco de tiempo para organizar sus pensamientos y sólo entonces, hizo su pregunta.

"¿Qué era exactamente esa caverna? ¿Era un laboratorio?"

"Un laboratorio, dices... En cierto modo, se podría decir. Bueno, la verdad es que está mucho más cerca de ser un escondite".

Seol Jihu asintió con la cabeza. Llamarlo un escondite ciertamente tiene más sentido.

"Jefe de la aldea, has construido un escondite para un Nido cerca de tu aldea."

"Yo dije que un lugar como ese tenía que ser construido. Pero no lo construí personalmente. Sería más correcto decir que fue construido para mí."

"¿Fue... construido para ti?"

Seol Jihu inclinó su cabeza. ¿Estaba este anciano tratando de engañarlo ahora mismo?

"El escondite fue construido por los residentes de esta aldea, en realidad."

¿Qué quiso decir con eso?

"¿Está insinuando que los residentes de esta aldea son sus cómplices?"

"Ten cuidado con lo que dices. Esta gente está tratando de encontrar una manera de sobrevivir, así que, ¿Cómo puede ser visto como un crimen?"

El anciano puso una simple queja. Una forma de sobrevivir. Seol Jihu reflexionó sobre esas palabras y lentamente reorganizó sus pensamientos de nuevo.

"Así que escapaste del ducado después de que el proyecto fue cerrado y te estableciste en esta aldea. Después, continuaste con tu investigación. Los aldeanos adultos de alguna manera se enteraron de la verdad y decidieron ayudar en sus experimentos."

"Eres inteligente. No me disgustan los tipos listos como tú."

El jefe de la aldea sonrió brillantemente.

"Bueno, nuestros intereses se alineaban bastante bien, eso fue todo."

Luego suspiró suavemente en voz baja y continuó.

"Quería lograr un resultado tangible de alguna manera y hacer mi glorioso regreso. Y los aldeanos querían medios para defender esta aldea en todo momento de una potencial invasión enemiga. ¿Lo entiendes ahora?"

La Aldea de Ramman estaba situada bastante cerca de la región fronteriza. En pocas palabras, los aldeanos querían una especie de fuerza de combate que pudiera defenderlos de la invasión de Parásitos que pudiera ocurrir en cualquier momento. Considerando ese punto, no era como si Seol Jihu no pudiera entender su punto de vista, pero...

"Pero, incluso entonces, estoy bastante sorprendido de que los aldeanos ayudaran voluntariamente de esa manera. Especialmente cuando hay muchos niños alrededor también."

"¿Qué puedo decir? Estamos viviendo en una época difícil."

El anciano siguió adelante.

"No hay bien o mal en cuestiones de supervivencia. En este mundo, tanto si eres un hombre justo como si eres una mala persona, tienes que reunirte bajo una sola bandera y juntar tus recursos para sobrevivir. Ese es el caso, incluso ahora."

"¿Pero no podrían haberse mudado a otro lugar?"

"Es difícil abandonar la tierra a la que has llamado hogar durante décadas... Bueno, no diré algo tan simple como eso."

El anciano formó una sonrisa amarga.

"Pero la verdad es que no tienen otro lugar donde ir. No estamos viviendo en el campo porque nos guste."

"¿Le han denegado la entrada a la ciudad?"

"Entrar en ella no es tan difícil en absoluto. Sin embargo, el problema es la parte de 'establecerse'. Después de todo, sin importar el castillo o la ciudad, siempre hay un límite en cuanto a la cantidad de gente que puedes acoger. Ya es una gran tarea acomodar a todos los Terrícolas, así que, ¿Cómo podrían ahorrar cuidar de gente como nosotros?"

La voz del anciano ciertamente resultó ser punzante para los oídos del joven.

"Pero eso no significa que planeemos morir sin oponer resistencia. Si eres un ser humano, entonces quieres seguir viviendo pase lo que pase. La gente de esta aldea no es la excepción. Por eso me han aceptado".

La forma en que este anciano hablaba, sonaba como si tratara de proteger la aldea, en lugar de culpar a la gente que vivía en ella. Seol Jihu hizo su siguiente pregunta.

"¿Tuvo éxito en sus experimentos?"

"No, he fallado".

El anciano respondió inmediatamente. Su voz estaba cargada de remordimiento.

"El Imperio sabía cuáles eran los problemas del proyecto. No, yo también los conocía. Pero me engañé a mí mismo con un sueño vacío, pensando que no podía dejar que terminara así como así."

"Problemas, dices..."

"No son sólo uno o dos. Necesitas bastante tiempo para que un Nido se transforme en una fuerza de combate confiable, y además, había un límite respecto a cuánto puedes controlarlo. ¿Debería decir que su eficiencia era mala?"

El anciano respondió hasta ese momento, antes de hacer una pregunta.

"Me preguntaste, por qué el nivel del equipo que solicitaba cada vez era más alto, ¿No?".

"Sí".

"Me sentí un poco asustado cuando preguntaste eso. En realidad, la respuesta es simple. Quería que aprendiera".

"¿Aprender?"

"Un Nido recién nacido no es diferente de un niño despistado. Los Parásitos poseen una estructura de mando única con la reina en la cúspide de su jerarquía. Todo es como una red de una telaraña. Sus roles están claramente asignados y la información se transmite entre ellos, pero no importa cuánto lo hayamos investigado, aún así no hemos podido descubrir el funcionamiento interno de su organización."

Ahora que Seol Jihu lo pensaba, los mutantes nacidos del Nido se parecían mucho más a los humanos en apariencia, muy diferente de cómo se veían la Medusa, los Insectos o incluso las Cucarachas. Sintiéndose genuinamente curioso, continuó con su interrogatorio.

"En ese caso, parece que el experimento no ha sido un fracaso total. Ahora se ha demostrado que el Nido es capaz de aprender, así que si el Imperio hubiera intensificado seriamente sus esfuerzos, ¿No habría sido posible acortar el tiempo de gestación?"

El anciano parpadeó como si no esperara que el joven dijera algo así. Pronto, sin embargo, formó una expresión amarga.

"¿No lo dije? Hay un límite para el control que podemos ejercer".

Se levantó lentamente de la silla y sacó una pequeña caja de algún lugar. Abrió la tapa para revelar una piedra oscura y turbia del tamaño del puño de un niño.

Seol Jihu la miró con cierto interés. Pensó que se parecía a una gelatina negra.

"¿Esto es...?"

"Esto es 'rudium'. Se podría decir que es la esencia de la alquimia. Bueno, sólo piensa en ello como el núcleo del mineral usado para controlar el Nido".

"¿Tal cosa es realmente posible?"

Los ojos de Seol Jihu brillaban. Tal vez encontrando su interés agradable, el anciano comenzó a reírse suavemente.

"Si quieres escucharlo, entonces bien, te lo diré. Si tu nivel de conocimientos de ingeniería mágica es por lo menos un cuarto de lo que conozco, entonces te enseñaré dentro de siete días."

"... ¿Y si no tengo ninguno?"

"Por favor, perdona a este anciano. No quiero dar mi último aliento tratando de hacerte entender."

El anciano respondió sin perder el ritmo. Miró la caja y suspiró en voz baja.

"Y ya se ha hecho así de pequeña. Quería conservarla tanto como pudiera..."

"¿Es imposible controlar un nido sin este mineral llamado rudium?"

"Exacto. No sólo el proceso de fabricación es muy difícil, sino que, obtener el mineral que sirve de base es como arrancar las estrellas del cielo. Además, no es ni siquiera un artículo de uso permanente, sino un consumible..."

La voz del anciano se apagó al final, antes de que cerrara la boca. Sin embargo, Seol Jihu no necesitó escuchar el resto para hacer conjeturas inteligentes. Insistió en ello.

"Usaste lo que quedaba de este 'rudium' para controlar el Nido y continuaste con tu investigación."

"Eso es correcto".

"Y gracias a nosotros, la esperanza de la aldea ha desaparecido ahora."

"No, no es así."

El anciano sacudió la cabeza.

"La investigación ha fracasado hace mucho tiempo. No te culpo de nada".

"Aunque no te habías dado por vencido."

"No tenía elección en el asunto. Odiaba la idea de rendirme cuando ya había llegado tan lejos. Está bien que me ridiculicen por ser un tonto obstinado. De todos modos, esa es la razón por la que no me di por vencido."

"…."

"Que me reproche a mí mismo no funciona de todos modos y sólo me hace ver más desdichado de lo que ya estoy, así que por favor, discúlpame eso. Entonces, ¿Hay algo más?"

"Tengo dos preguntas más".

El anciano hizo un gesto con la barbilla para señalar 'Adelante'.

"La entrada oculta en las colinas no mostraba rastros de que alguien la haya usado en los últimos años. Sin embargo, la Arquera me dijo que había rastros de personas dentro de la caverna."

"Eso es simple. ¿No has pensado en la posibilidad de una entrada secreta que lleve hasta la caverna diseñada para evitar los ojos de los Arqueros?"

El anciano sonrió y goleó las tablas del suelo de la casa con el pie.

"¿Y qué más?"

"¿Qué planeabas hacer una vez que el rudium se agotara?"

"Estaba planeando entregarme al reino. Sin embargo, me imaginé que todavía servía para uno o dos usos más."

El anciano respondió sin retener nada.

Seol Jihu pensó que ya había escuchado suficiente. Se levantó, y detectó una pequeña bolsa que venía volando hacia él. Al agarrarla, escuchó los sonidos metálicos que salían de ella. Era la recompensa de la petición.

"Debería darte lo que te corresponde primero."

El jefe de la aldea abrió gravemente su boca a continuación.

"Entonces, ¿Qué me pasará ahora?"

"... Hmm, me pregunto."

"¿Vas a matarme? O, como alternativa, reportarme a la realeza y hacer que se emita una orden de arresto".

Seol Jihu estudió al anciano por un tiempo. Con toda honestidad, vino a satisfacer su curiosidad y no pensó realmente en lo que haría después. Claro, Chohong se lastimó bastante, pero para Seol Jihu, resultaba difícil culpar a este anciano por eso.

El joven contempló sus opciones por un rato antes de hacer una última pregunta.

"Jefe de la aldea. En realidad, hay una cosa sobre la que tengo mucha curiosidad."

El anciano escupió un largo gemido.

"Chico. Por casualidad, ¿Hay gente a tu alrededor que te encuentra bastante insoportable?"

"…."

"Tsk. Muy bien, adelante."

"¿Por qué lo hiciste?"

"¿Mm?"

"Tanto el Imperio como el Ducado de Delpinion han sido destruidos. Ya no hay nadie que te persiga. Con tu nivel de conocimiento, habrías recibido un trato favorable sin importar el reino al que eligieras ir, entonces, ¿Por qué elegiste permanecer en esta pequeña aldea?"

El jefe de la aldea apretó los labios. Sus manos estaban entrelazadas ahora, sus dedos índices golpeando ligeramente sus nudillos. Poco tiempo después, dio su respuesta.

"Porque este lugar me necesitaba a mí y a mi investigación".

A continuación, una suave sonrisa se reflejó en sus labios.

"Si es aquí, entonces tengo un lugar donde puedo quedarme."

Un lugar que lo necesitaba, donde podía quedarse. Esas palabras tocaron a Seol Jihu en su corazón.

"... Supongo que sí."

El joven asintió con la cabeza y se dio la vuelta para irse. Esa respuesta fue suficiente para decidir el destino del anciano.

"¿Te vas?"

"Sí. Ah, por cierto. Tienes una deuda conmigo por esto".

"¿Qué quieres decir con que te debo?"

"Voy a mantener mi boca cerrada sobre este asunto."

"Pero, ya te he dado dinero."

"Ey, vamos ahora. Eso fue por la petición. Además, seamos honestos con esto. Es demasiado poco, ¿No?"

El anciano se echó a reír por esa respuesta tan natural.

"No me importa que seas estricto con tus cálculos, pero si estamos siendo honestos, también tienes que decirme algo."

"¿...?"

"Tu identidad. ¿Cómo te diste cuenta de todo?"

"He hecho una suposición".

"Basta de tonterías eso no tiene sentido."

Seol Jihu mostró algunos indicios de haber sido descubierto.

"Mm... Decírtelo no me sienta bien. Tuve que trabajar muy duro para resolver el misterio, después de todo."

"¿De verdad vas a hacerle esto a un anciano?"

"¿Por qué no lo hacemos de esta manera? Te daré una pista para que lo descubras por tu cuenta".

El anciano sonrió como si encontrara ridícula la idea del desafío.

"¡Jajaja! Presentarme a mí un acertijo, el mayor genio del Ducado de Delpinion... Interesante. Muy bien."

"No te eches atrás ahora."

"Sólo date prisa y dilo."

"Cuando hay nueve ojos, ¿Qué será?"

"Nueve... ¿Qué sera?"

El anciano formó una expresión tonta.

Ahora que su curiosidad había sido satisfecha, Seol Jihu envió una sonrisa reconfortante al anciano junto con un ligero movimiento de su cabeza y salió de la casa.


*


El joven regresó a la posada sólo para ser recibido por una noticia bastante desafortunada: Mikhail había fallado en conseguir un carruaje. Pero, por otra parte, esto es una aldea pequeña, y no habría tantos carruajes que vengan de Haramark. Al final, tuvieron que conformarse con volver a casa caminando.

El equipo partió de Ramman a media tarde. Seol Jihu inicialmente quería esperar hasta que Chohong recuperara la conciencia, pero también tuvo que pensar en la condición de María que necesitaba llegar a su templo lo antes posible para recuperarse adecuadamente.

Marcharon durante toda la noche y ya muy tarde en la noche encontraron un lugar adecuado para establecer el campamento.

La hora de la cena siguió siendo bastante bulliciosa. Chohong todavía no se había despertado, pero su condición había mejorado notablemente. Viendo que el color de la sangre había vuelto a sus pálidas mejillas y que su respiración se había normalizado, se relajó un poco más que antes. Según el pronóstico de María, debería despertarse antes de que termine el día.

Entonces, el equipo también consiguió resolver el misterio. Como esto podría considerarse un regreso triunfal a la gloria, la atmósfera general estaba bastante animada. Con la excepción de María sintiéndose muy deprimida.

Chohong finalmente recuperó la conciencia, un tiempo después de que el equipo terminara de cenar y se retirara a sus tiendas. Se masajeó la frente mientras se levantaba de su saco de dormir, antes de descubrir a Seol Jihu sentado solo como un vigía. Sus ojos se hicieron muy grandes.

Después de sentir el movimiento detrás de él, miró hacia atrás y sus ojos también se abrieron mucho. Se levantó del suelo y rápidamente la llamó. Una expresión de felicidad se extendió por su rostro.

"¡Chohong!"

"¿Qué, qué pasó?"

Chohong tenía una expresión confusa.

"Tú estabas..."

Seol Jihu se acercó apresuradamente a ella, pero entonces, una repentina luz de picardía parpadeó dentro de sus ojos. "¡H-Hmm!" Tosió para aclarar su garganta y habló como si nada estuviera mal.

"¿Qué quieres decir, qué me pasó?"

"¿Dónde estamos? ¿No estábamos dentro de una caverna?"

"¿Una caverna?"

Preguntó como si no entendiera lo que ella estaba diciendo.

"¿Qué pasa? ¿Sigues dormida ahora mismo? Estamos en camino a la Aldea de Ramman, ¿Recuerdas?"

"¡¿Qué?!"

Chohong gritó en puro shock.

"Decidimos aceptar la petición de la Aldea Ramman, ¿Recuerdas? Para subyugar a los mutantes y si es posible, averiguar de dónde vienen."

"Espera. Espera, espera."

Chohong frunció el ceño profundamente y se cubrió las dos sienes con las manos.

"Joder... ¿Qué está pasando aquí? ¿Todavía estamos en camino a la Aldea de Ramman?"

Rápidamente escudriñó sus alrededores y sus cejas se contorsionaron de forma bastante impresionante. Los signos de aturdimiento eran claros en su expresión.

Pronto, sus ojos se abrieron de par en par y respiró profundamente. Sus ojos, que una vez se habían apagado, comenzaron a temblar notablemente.

"... Así que eso fue lo que pasó..."

¿Reversión del tiempo? ¿O fue un sueño? Empezó a murmurar para sí misma como si tuvo una epifanía, y luego...

"Oye, regresemos".

Dio un gran paso hacia él y habló con una voz decidida.

"Si seguimos así, todos moriremos".

"¿Qué? ¿De qué estás hablando de repente?"

"Sólo escúchame, ¿Quieres? Sé que lo que digo no tiene mucho sentido. Pero por el momento, volvamos a Haramark. Tenemos que regresar".

"¿Qué? No quiero. Seguiré adelante. Sabes lo mucho que he estado esperando por esta petición, ¿No?"

Chohong de repente comenzó a golpear su pecho mientras la frustración se apoderaba de ella.

"¡Argh! ¡Maldita sea, me estás volviendo loca! ¡De verdad, escúchame!"

Chohong se congeló en medio de su discurso en ese momento. Podía notar a Seol Jihu haciendo lo mejor que podía y fallando en suprimir su risa.

"¡¿Tú...?!"

Los ojos de Chohong se hicieron cada vez más anchos, y se apresuró a agarrarse el cabello para confirmarlo. Por supuesto, estaba plateado.

"Tú..."

El joven rápidamente huyó de allí.

"... ¡Bastardo! ¡Te voy a matar!"

Chohong también lo persiguió locamente.

"¡¡Jajajaja!!"

"¡Alto ahí! ¡Dije que te detuvieras!"

Pronto fue atrapado por la parte trasera del cuello, y lo tiraron al suelo sobre su espalda. Se subió a la cintura como si estuviera montando a caballo.

"¡Eh, tú! ¡¿Te divertiste haciendo el ridículo conmigo?!"

"Me siento aliviado".

Seol Jihu suspiró antes de sonreírle a la mujer que estaba arriba gruñéndole amenazadoramente. Chohong dudó después de observar esa sonrisa sincera y feliz.

"Es un alivio que hayas despertado. ¿Sabes lo preocupado que estaba?"

"Bueno, eh..."

Sus ojos estaban tan serios y su voz llena de sus sentimientos honestos. Sólo podía parpadear ante la mirada que venía de abajo llena de su calidez. Ella apartó furtivamente sus ojos mientras su cuello se enrojecía gradualmente. Sin embargo, eso sólo duró un breve momento. Su expresión se arrugó y gritó a todo pulmón.

"¿Cómo te atreves a intentar engañarme? ¡¿Crees que te dejaré libre por eso?!"

"¡Espera...!"

¡Kuk! Ella lo agarró bruscamente del cuello y comenzó a sacudirlo como una muñeca de trapo.

Era obvio que el repentino estallido de una conmoción despertaría a los dormidos.

"¡Keuk! ¡Detente, detente!"

"Mejor quédate quieto, ¿Me entiendes?"

"¡¡Sálvenme!!"

"¡¿Cómo te atreves a burlarte de mí?! ¿Ah?"

"... ¿Por qué diablos es tan ruidoso?"

Mikhail se despertó del sueño y, mientras se frotaba los ojos, se levantó del saco de dormir. Veronika se había despertado antes que él y, aunque tenía la cara adormecida, sus ojos brillaban mientras continuaba echando un vistazo fuera de la tienda.

"¡Yo estoy muriendo!"

"¡Así es! ¿Por qué no morimos juntos? No te preocupes, ¡Hoy te mataré de verdad!"

"¿Eh? ¿No es esa la voz de Chohong?"

Mikhail echó un vistazo afuera y se sorprendió. Sólo podía observar a Chohong desde atrás, pero también podía verla cabalgando sobre Seol Jihu y meciendo violentamente su cuerpo de un lado a otro.

"El juego al aire libre, es... ¡Keuh! Mira cómo se mueven sus caderas. Eso es otra cosa."

Mikhail miró fijamente a Seol Jihu con ojos de envidia. Tragó saliva y envió una mirada furtiva a Veronika. Ella lo percibió, luego, le devolvió una primitiva y tensa mirada. Sin embargo, por la forma en que las comisuras de sus labios se arqueaban, parecía que ella también estaba muy excitada para la ocasión.

Poco después, los gruñidos que salían de cierta parte de la madre naturaleza, así como los que salían de cierta tienda, se convirtieron en una armonía que resonó en la tierra.

Así, exactamente como un rayo en medio de la noche...

María se quedó sola en la otra tienda, y estaba demasiado aturdida para volver a dormir ahora. De hecho, pensó que podía observar su propio asombro materializarse en el aire y danzar frente a sus ojos.

Finalmente, se enterró en el saco de dormir con la cara deprimida y se tapó sus oídos.

"... Joder..."