Reciente

miércoles, 22 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 93

Capítulo 93. Adicción (2)


Mientras la sala de tratamiento estaba llena de visitantes, Ayase Kazuki se quedó en silencio con la espalda apoyada en la pared.

'Hay mucho ruido aquí, eh...'

La situación le pareció bastante escandalosa, pero al mismo tiempo se sorprendió.

'Escuché que era un guerrero de nivel 2'.

Casi todos los presentes en la sala eran Terrícolas muy reconocidos. Viendo cómo todos vinieron a desearle al joven una pronta recuperación, Ayase Kazuki podía fácilmente adivinar que tenían algún tipo de conexión con él. En otras palabras, estas personas eran amigos, si no conocidos, del Terrícola conocido como Seol.

'¿Hm?'

Justo cuando se dio la vuelta pensando que había llegado el momento de irse, vio a una mujer que se asomaba a la habitación por el espacio medio abierto detrás de la puerta.

'¡Eso es...!'

Kazuki se sorprendió por dentro pero inclinó la cabeza al mismo tiempo. La mujer estaba mirando a un hombre determinado en la habitación. Sus ojos estaban fijos en él de forma algo incómoda. En lugar de estar triste, parecía más preocupada.

'¿A quién está mirando?'

Siguiendo la línea de visión de la mujer, Kazuki volteó su mirada, que se posó en el joven sentado en la cama. El joven hablaba con una brillante sonrisa mientras que ocasionalmente estallaba en una risa. Dijo que estaba totalmente recuperado, y que parecía estar bien mentalmente.

'Parece que no hay efectos duraderos...'

Kazuki se giró hacia la puerta y su mirada se encontró con la de la mujer. Kazuki desplegó rápidamente sus brazos cruzados y se inclinó respetuosamente. La mujer sonrió suavemente y se inclinó antes de darse la vuelta.


*


Ayase Kazuki fue el primero en irse. Siguiéndole, los visitantes empezaron a salir uno a uno. El regreso a salvo de Seol Jihu fue algo para celebrar, pero resultaba difícil considerarlo como un final feliz. La pérdida del Arquero Tirador de Nivel 5, Edward Dylan, fue una dura realidad.

Perder al líder de un equipo es un asunto de serias consecuencias, especialmente si ese líder era un Alto Ranker. Es como perder al capitán de un barco a mitad de camino.

Era un hecho innegable que el Carpe Diem ya no mantendría la posición que tenía antes. Después de todo, nadie estaba tan loco como para confiar una misión importante a un equipo con sólo tres Guerreros.

Mientras los visitantes se despedían deliberadamente, la habitación de tratamiento se quedó finalmente con sólo tres personas. Una vez que la conmoción se calmó y el silencio descendió sobre la habitación, Seol Jihu se quedó con una sensación de amargura. No pudo evitar pensar en lo feliz que sería si Dylan estuviera aquí con el resto.

"¿Por qué estás tan deprimido?"

A Chohong no debió gustarle cómo actuaba Seol Jihu, habló con una mirada de disgusto.

"¡Levanta los hombros! ¡Abre tu pecho! La misión fue un éxito. Rescatamos a tres personas y salvamos a otras tres. Incluso arruinaste los planes de los Parásitos a lo grande. ¿Sabes la gran sacudida que causaste en el Paraíso?"

"Ella tiene razón, Seol. No hay razón para que te sientas culpable. En cambio, deberías estar orgulloso. Dylan seguramente habría dicho lo mismo."

Hugo también se metió.

"... Dylan."

Seol Jihu levantó cuidadosamente su voz después de escuchar en silencio por un rato.

"Estará bien... ¿Verdad?"

"Si estás hablando del castigo... bueno."

Hugo se rascó la nariz.

"No es fácil. La sensación de vacío y pérdida que sientes cuando pierdes tus recuerdos del Paraíso es algo que es difícil de manejar para la mayoría."

"Entonces..."

"Pero si es él, estoy seguro de que será capaz de superar todas las dificultades. Confío en Dylan."

Hugo continuó con una voz firme.

"Lo importante es que Dylan regresó a la Tierra como un humano. Deberíamos enfocarnos en eso".

Las palabras de Hugo tocaron a Seol Jihu. Realmente deseaba que Dylan fuera capaz de superar el infame castigo. Mejor dicho, estaba seguro de que Dylan sería capaz de superarlo.

Seol Jihu apretó sus puños. Hubo un momento de silencio antes de que Chohong abriera la boca.

"¿Qué vas a hacer a partir de ahora?"

Seol Jihu se sorprendió un poco. ¿Estaba hablando del futuro del Carpe Diem? Él mismo quería preguntarle sobre eso. Nunca esperó que ella fuera la que hiciera esa pregunta.

"Hugo y yo vamos a volver a la Tierra por ahora". Chohong continuó, "Estamos, un poco agotados. Queremos descansar tranquilos, y también necesitamos algo de tiempo para organizar nuestros pensamientos."

"¿Estás disolviendo Carpe Diem?"

"¿De qué estás hablando?"

Chohong resopló y agitó su mano.

"Sólo digo que deberíamos descansar ya que acabamos de completar una gran misión. No te precipites."

Afortunadamente, parecía que Chohong no tenía planes de disolver Carpe Diem. Eso era suficiente. Seol Jihu internamente dio un suspiro de alivio.

"Oh, también, necesito decirte algo."

Hugo, que tenía la mano en la cesta, habló de repente como si acabara de recordar algo.

"La Señorita Zorra quería que te transmitamos un mensaje. Dijo que deberías venir a la Tierra cuando estés despierto".

"Señorita Zorra... ¿Quieres decir, Kim Hannah?"

Seol Jihu preguntó sorprendido.

"Sí. Yo también me sorprendí. ¿Quién sabía que estabas contratado por Sinyoung?"

"No, no lo estoy".

"¿No lo estás?"

"No, me lo pidieron, pero me negué. Kim Hannah y yo sólo tenemos un contrato personal entre nosotros."

"¿Te has negado? ¿Y firmaste un contrato con la Señorita Zorra?"

"Sí".

Los ojos de Hugo se abrieron de par en par, sorprendidos. Luego, sus manos comenzaron a moverse de nuevo. Sacó una fruta bien madura y murmuró con admiración.

"Guao... No puedo creer que rechazaras a Sinyoung. Ah, bueno, supongo que eres una Marca de Oro."

Crunch. Mordió la fruta y comenzó a reírse.

"Aún así, me sorprendió mucho".

"¿Por qué? ¿Dijo algo?"

"No, eso no... ¿Kik! No te lo tomes a mal, pero ... ¿Cómo es que todas las mujeres en tu vida están locas? "

'¿Locas?'

"¿Qué significa eso?"

Chohong debe haber estado curiosa también. Hugo continuó riéndose mientras señalaba a Chohong con su barbilla.

"Quiero decir, tienes a cuatro de los Seis Locas del Paraíso a tu alrededor."

"¿Cuatro de las Seis Locas? Uh, Señorita Zorra, Maria Yeriel, Claire Agnes... Ah, tienes razón."

Chohong contó con sus dedos y finalmente estalló en risa.

"¡Vinieron a visitarlo! ¡Él, está jodido! ¿Vamos a encontrar su cadáver un día en un callejón? ¡Jajajjaja!"

Chohong se rió mientras le daba una palmada en la espalda a Seol Jihu.

"¿Quién es la otra? ¡Ah! ¡Cinzia! ¡Cinzia noonim! ¡Jajajaja!"

Pero por alguna razón, Hugo no se reía en absoluto.

"…."

De hecho, miraba a Chohong con una expresión mezclada de amargura y confusión. Sus labios se movían como si quisiera decirle algo, pero sólo chasqueó la lengua y volvió a morder la fruta.

"... Ten cuidado, Seol, especialmente con la que está cerca de ti. No estoy bromeando."

Le susurró a Seol Jihu mientras masticaba la fruta. Seol Jihu le devolvió una sonrisa irónica.

"Pero llamarlas locas... ¿no es un poco grosero?"

"¿Grosero? ¿Sabes cuánto tiempo hace que la conozco? La locura no empieza a describirla. Su apodo es Doncella de la Matanza. ¡Doncella de la Matanza! Ni siquiera es Doncella de Batalla".

"¿Doncella de la Matanza?"

Mientras Chohong estaba ocupada riéndose con las manos en la barriga, los dos hombres se susurraban el uno al otro.

"¿No te lo dije antes? Ella se hace la tímida e inocente a tu alrededor. De verdad."

"¿Chohong? ¿Tímida? Ella casi me golpea hoy. Aunque, eso fue mi culpa."

"Exactamente. Eso apenas cuenta como estar enfadada. Tiene que ser al menos diez veces más de lo que has visto hoy para decir, 'Ah, ella está realmente enfadada hoy'."

'¡¿Diez veces?!"'

Seol Jihu no podía creerlo. Inmediatamente activó Nueve Ojos y miró a Chohong.


[Ventana de Estado de Chung Chohong]

[Información general]

Fecha de invocación: 18 de noviembre de 2015
Grado de Marca: Rojo
Sexo/Edad: Femenino/22
Altura/Peso: 170,2 cm/58,6 kg
Condición actual: Saludable
Clase: Nvl. 4 Campeón Divino
Nacionalidad: Hong Kong (Área 7)
Afiliación: Carpe Diem
Alias: Doncella de la Matanza, Seis Locas, Engañada de Nuevo.


'¿Eh...?'

Era cierto. Seol Jihu estaba a punto de pedirle a Chohong que leyera sus alias en su ventana de estado, pero entonces sus ojos vieron el cajón destrozado junto a su cama. De repente, un escalofrío le recorrió la espalda.

"Ah, hace tiempo que no me reía tanto".

Chohong finalmente se agarró y se limpió las lágrimas de sus ojos.

"De todas formas, te vas, ¿Verdad?"

"¿Hm?"

"A la Tierra".

Seol Jihu sintió de repente que lo tomaron desprevenido.

"¿Hola? ¿No necesitas regresar? Tu contratista te está llamando, ya sabes."

"Uh, sí... La llamaré."

"¿De qué estás hablando? ¿Cómo vas a llamar a alguien en la Tierra desde aquí? ¿Qué? ¿Hay algo que tengas que hacer? ¿Por qué suenas reacio a volver?"

"La Princesa Teresa dijo que me invitaría al palacio".

"¿A quién le importa? Puedes ir una vez que regreses."

Seol Jihu no tenía palabras y sólo podía tartamudear. Chohong sintió que algo estaba mal, y sus cejas se levantaron.

"Tú... ¿Realmente no quieres volver?"

"No".

Seol Jihu respondió reflexivamente, pero no pudo ocultar su Manzana de Adán temblando ligeramente. Fue entonces cuando Seol Jihu notó que sus dedos temblaban y los escondió bajo la manta.

Para ser honesto, quería decirle que no quería volver. No sabía por qué. Fue sólo que cuando pensó en dejar el Paraíso... una sensación instintiva de rechazo creció dentro de él. Sintió que su pecho se congestionaba incómodamente e incluso sintió un poco de ansiedad.

Pero no se atrevió a decir todo esto. Si lo hacía, sabía que Chohong se preguntaría por qué. No quería mentir, pero tampoco quería decir la verdad.

'...No'.

Ahora que lo pensó, tuvo que volver al menos una vez. Resultaba difícil decir que no tenía cosas que hacer en la Tierra, además pensó que sería más fácil encontrar conocimientos básicos sobre el lanzamiento de lanzas y la circulación de energía en la Tierra.

Pensándolo de esta manera, se sintió un poco mejor.

'Bien, si quiero vivir en el Paraíso...'

"Por supuesto, voy a volver. Tengo cosas de las que ocuparme, así que puede que tarde un tiempo en volver".

"... Sí, estoy seguro. No te preocupes por eso y que tengas un viaje seguro."

Chohong borró sus sospechas al escuchar la respuesta directa de Seol Jihu. Seol Jihu sonrió. Ya estaba emocionado cuando consideró aprender la Lanza de Maná y la Circulación de Maná una vez que regresara al Paraíso.


*


La nueva dirección de Carpe Diem fue revelada. Los tres miembros restantes decidieron tomar un descanso y usar el tiempo para pensar en el futuro.

Chohong y Hugo dijeron que volverían a la Tierra hoy. Seol Jihu pensó que no debía perder más tiempo. Después de pedirle a Chohong que le trajera una bolsa, contactó con Kim Hannah a través de la bola de cristal de comunicación que le dio.

'Ella no está contestando...'

Sin embargo, no pudo ponerse en contacto. Parecía que aún no había regresado de la Tierra. Agarró la ropa que Chohong le trajo y salió de la habitación de tratamiento. Como no estaba en un hospital, no necesitaba pasar por procedimientos formales para que se le permitiera salir. Aún así, debía pagar por el tratamiento que recibió.

'Parece que mi cuerpo ha mejorado mucho'.

Seol Jihu se sonó el cuello y movió sus brazos, sólo para ser sorprendido más allá de lo creíble. Su cuerpo físico estaba demasiado saludable. Sus heridas se cerraron, y aunque podría estar equivocado, sintió que su maná circulaba más intensamente que antes.

En general, se sentía como si se hubiera fortalecido, casi como si hubiera comido una preciosa hierba o píldora. Sin embargo, no podía recordar nada sobre el Sacerdote que lo había curado. Fue porque no hizo nada más que dormir después de observar esa luz brillante.

Dicho esto, sabía que alguien lo había cuidado profundamente durante las 24 horas que estuvo dormido o apenas despierto.

'¿Quién podría ser?'

Para pagar su tratamiento y agradecer al sacerdote que lo cuidó, Seol Jihu se dirigió a la recepción del templo. Sin embargo, se encontró con un problema inesperado.

"¿No está aquí?"

"No, dijo que tenía algo urgente que atender."

"Entonces, ¿Puedo al menos saber su nombre...?"

"Me disculpo, eso no es algo que pueda revelar sin su permiso."

Incluso le dijeron que no necesitaba pagar. Aparentemente, quien lo trató había dado a los Sacerdotes una orden estricta de no recibir el pago. Aún así, Seol Jihu siguió siendo persistente, y la recepcionista dijo que el tratamiento costaba al menos una moneda de oro. Seol Jihu no pudo ocultar su sorpresa cuando escuchó eso.

'¿Cuán asombrosa es la persona que me atendió?'

Al final, se rindió y se paró frente a la puerta de regreso a la Tierra. Se convenció a sí mismo que volver era la elección correcta, pero aún así dudaba.

'No esperes nada. No esperes nada'.

Murmuró para sí mismo varias veces antes de confiarse a la luz azul.


*


Regresando a la Tierra. Ya lo había experimentado una vez, pero no pudo evitar sentirse un poco extraño. No es que no estuviera familiarizado con la sensación de regresar. No estaba familiarizado con la habitación limpia a la que regresó.

'¿Cuánto tiempo estuve fuera?'

Miró alrededor de su habitación como si estuviera en el lugar de otra persona. Luego encontró su teléfono tirado en el suelo. Tal vez por su constante recordatorio interior sobre no esperar nada, sus manos no lo agarraron inmediatamente. Sabía que sólo se decepcionaría. Sin embargo, aún necesitaba su teléfono si iba a contactar con Kim Hannah. Seol Jihu chasqueó sus labios y tomó el teléfono.

'Parece que todavía es temprano...'

Cuando abrió la ventana, fue recibido por la luz del sol. Frunció el ceño cuando el aire caliente entró corriendo.

Era principios de Mayo. El clima estaba demasiado caluroso considerando que el verano acababa de empezar.

'Supongo que he vuelto'.

Miraba los coches que circulaban por las calles debajo de los edificios. Entonces, de repente agarró su cartera. Salió apresuradamente de su edificio y corrió a la tienda de la calle.

"¡Keu!"

Cuando compró una lata de Coca-Cola y se tragó el líquido, sintió que tenía el mundo entero a su alcance. Nunca pensó que las bebidas gaseosas se sentirían tan bien. Sólo después de comprar un paquete de cigarrillos, sintió que finalmente estaba de vuelta en la Tierra.

Después de vaciar la lata de Coca-Cola y terminar un cigarrillo a un lado del camino, se sintió relajado. Quería ir a comer algo sabroso, pero sabía que tenía mejores cosas que hacer.

Sacó su teléfono y presionó el botón de encendido con el pulgar, sus ojos miraban constantemente a la pantalla. En el momento en que el teléfono terminó de encenderse y la pantalla apareció...

¡¡Bzzz, bzzzz, bzzzz!!

El teléfono zumbaba alocadamente. Aunque había una corta pausa entre cada vibración, pudo contar al menos diez de ellas. Sus ojos se abrieron de par en par, Seol Jihu revisó sus mensajes. Su mandíbula cayó ligeramente.

'Mamá... ¿También Hyung?'

La mayoría de sus llamadas perdidas parecían ser llamadas de spam, pero su madre lo había llamado dos veces y su hermano mayor, Seol Wooseok, una vez.

'¿Por qué?'

No es que alguien lo estuviera persiguiendo, pero Seol Jihu entró en pánico. Comprobó la fecha de las llamadas. Aunque había pasado un tiempo desde entonces, aún estaba tentado de volver a llamar. Pero después de pensarlo un poco más, decidió que no era una buena idea. Tenían que estar llamando para preguntarle de dónde obtuvo el dinero con el que se presentó anteriormente. Seol Jihu aún no tenía una buena respuesta.

Por lo tanto, sólo había una persona a la que podía llamar ahora mismo.

'¿Fue el 17 de abril la última vez que estuve aquí, cierto?'.

Recordó que Kim Hannah lo regañaría. Un número de teléfono no registrado le había llamado varias veces el 17 de abril. A juzgar por la hora en que se hicieron las llamadas, se dio cuenta de que se trataba del número de Kim Hannah.

Pero ahora que lo pensaba, llamarla tampoco era tan fácil. Hizo todo lo posible para calmar el latido de su corazón mientras presionaba el botón de llamada.

¡Bip!

Antes de que el tono de llamada sonara una vez...

—Tú....

Seol Jihu rápidamente se quitó el teléfono de la oreja. Apenas podía escuchar la voz que salía del teléfono, pero captó algunas palabras, incluyendo 'hijo' y 'bastardo'.

—¡%@#^&@^#@!

Como un gorrión que se encontró con un ave de rapiña, Seol Jihu miró fijamente su teléfono lloroso.