Reciente

martes, 21 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 90

Capítulo 90. Seol Jihu vs Teresa Hussey


El Bosque de la Negación solía ser el centro de una furiosa tormenta de truenos y disparos, pero a partir de cierto punto, se volvió inquietantemente silencioso como si las cosas que sucedieron antes fueran una alucinación.

Dentro de esta quietud que fluía sin prisa, Teresa Hussey permaneció sobre su trasero por un largo tiempo. ¿Ser un náufrago y flotar sin rumbo en un océano interminable se sentiría así? Ella podría haber sospechado que la frenética fuga de hace unos minutos fue un mal sueño si no fuera por todos los rastros de sangre y tripas desparramadas por la zona.

Eventualmente, recuperó su ingenio después de observar al Hada del Cielo tendida en el suelo, inmóvil como un cadáver. Ahora que lo pensó, las heridas de Seol Jihu también eran bastante graves. Si no había visto mal, entonces la zona de su muslo estaba empapada de sangre fresca. Lo más probable es que haya sido herido de nuevo.

Su cuerpo ya estaba en un estado lamentable, ¿Podría soportar otra lesión? Y también, ¿Podría esa señora fantasma ser capaz de tratar al joven?

Nada parecía seguro en este momento. Ella pensó que su tratamiento debería ser prioridad en cualquier caso. Teresa se levantó del suelo y ayudó al Hada del Cielo a ponerse de pie. A ella no le habría importado desmoronarse y tomar un descanso, pero este intento de fuga aún estaba lejos de terminar. Tomar un largo descanso podría esperar.

Se las arregló para arrastrarse a sí misma y al Hada del Cielo hasta donde estaba la tumba, allí vio que el Ángel Caído estaba ocupado con el tratamiento de otras dos Hadas del Cielo gimiendo de dolor. Todos habían sido heridos, sean heridas graves o leves. Otras dos no pudieron librarse de los perseguidores y murieron. Incluso entonces, seis de ellos habían logrado salir. Como mínimo, podían considerar esto como un éxito rotundo si se compara con el plan de causar desviaciones.

Teresa dejó caer al Hada del Cielo y le preguntó al Ángel Caído.

"¿Qué pasa con Seol?"

".... Ella lo llevó adentro."

El Ángel Caído respondió con una cara tranquila, pero su voz temblaba ligeramente. Parecía que también había visto a la dama fantasma.

"Necesitamos tratar a Seol, también..."

"Entra y tráelo, entonces."

El Ángel Caído habló bruscamente.

"Nunca pondré un pie dentro de ese lugar".

Luego añadió una cosa más, con una actitud firme e inquebrantable.

"No sé qué atrocidad cometió esta desconocida en este bosque, pero no hay duda de que la persona en cuestión estaba loca".

"¿Qué quieres decir?"

"Seguro que puedes entenderlo por ti misma, ya que también has sentido esa aura malvada."

"Esa..."

"Esa alma, murió mientras su corazón se llenaba de una cantidad verdaderamente horrorosa de resentimiento. Incluso la confinaron por la fuerza en esta tumba. El resentimiento concentrado se ha estado condensando aquí durante varios cientos de años, así que ¿Cómo no puede producirse el nacimiento de un espíritu vengativo?"

"Uuuu..."

Teresa se frotó los brazos expuestos. Todavía podía recordar vívidamente todos los cadáveres de Parásitos asesinados en una variedad de formas crueles. Con toda honestidad, debería haberse sentido aliviada al observar a sus enemigos jurados y odiados morir así, pero...

'Aterrador...'

El aura hostil emitida por la dama fantasma era tan siniestra y viciosa que Teresa nunca pudo considerarla una aliada. Con toda honestidad, estaba agradecida de que la dama fantasma no les hiciera daño junto con el resto.

Teresa no quería encontrarse con ella de nuevo si podía evitarlo, pero tampoco podía dejar atrás a Seol.

Reuniendo todo su valor, Teresa se puso de pie ante la tumba. El aura malvada que rezumaba de la estructura daba tanto miedo que su cuerpo temblaba solo, pero estaba segura de un par de cosas. Se desconocía el método que usaba Seol Jihu, pero esa dama fantasma parecía estar protegiéndolo por alguna razón. Eso significaba que las palabras podían llegar a ella. Y también, aunque mostró cierta hostilidad, el fantasma no atacó a nadie más.

Teresa abrió la boca para hablar.

"¿Señorita Fantasma?"

El discurso cortés surgió por sí solo. Podría ser una veterana Princesa Caballero que había experimentado todo tipo de batallas y dificultades como peleas peleas callejeras, guerras, entre otras cosas. Pero aún así, no había nada que hacer. La cosa es que tuvo una experiencia traumática cuando era una niña pequeña, eso influyó en su odio hacia los fantasmas y espectros.

"Uhm, ¿Puedes abrir esta puerta, por favor?"

No hubo respuesta. Aún así, Teresa persistió en ello y continuó.

"Estoy segura de que ya lo has notado. Es uno de nuestros camaradas. Está en muy mal estado ahora mismo, y si no se le trata pronto, podría morir de verdad. Juro que no haré nada malo, así que por favor, déjame entrar".

Ella explicó para que la otra parte la entendiera, pero de nuevo, no hubo respuesta. En este punto, comenzó a preguntarse si el fantasma estaba usando esta oportunidad para confinarlo y dejarlo morir. No pudo evitar sospechar que la señora fantasma intentaba convertir a Seol en un fantasma para que pudieran vivir juntos con amor. Si ese fuera realmente el caso, entonces ella simplemente tenía que arriesgarlo todo e impedir que eso sucediera.

"Por favor, te lo ruego. Ese tipo, realmente tuvo que pasar por un infierno para llegar hasta aquí. Casi hemos sobrevivido a nuestra prueba, pero si termina muriendo aquí... ¡¿Heuk?!"

Click. El sonido de la apertura de la puerta resonó. Teresa se preparaba para cubrirse la boca con una mano y tirarse al suelo para empezar a llorar por si acaso, pero cuando vio la puerta metálica abierta de par en par, golpeó el aire con el puño.

"¡Está abierta!"

Ella gritó con una voz emocionada, pero el Ángel Caído simplemente la miró con una cara que decía, '¿Y? ¿Qué quieres que haga al respecto?'

El Ángel Caído habló.

"Entra y sácalo".

"Bueno, yo... ¿Eh?"

"Ya lo he dicho antes. No voy a entrar."

"Mira aquí, la señorita Ángel Caído".

"Me niego".

"No, espera. Se supone que eres un 'Angel' Caído, así que ¿Cómo puedes tener miedo de un fantasma?"

"No es como si hubiera empezado a tener miedo de ellos. Sólo crecí para temerles, eso es todo. Por favor, trata de entender."

El Ángel Caído se dio la vuelta. Fue entonces.

Swish. Algo salió del interior de la tumba y rozó el cuello de Teresa. El aura era tan fuerte que sólo la rozó, pero aún así terminó haciendo que su desordenado y despeinado cabello color rosa se moviera hacia arriba.

"¡¿Eh?!"

Justo cuando la expresión de Teresa estaba a punto de apagarse, un chorro de humo negro de repente envolvió con fuerza la cintura del Ángel Caído y la tiró. Ella agitó desesperadamente sus brazos y piernas, pero aún así terminó siendo arrastrada dentro de la tumba. Su largo grito siguió después de que su figura desapareciera dentro de la tumba, y justo detrás de ella, la puerta de metal se cerró de golpe.

"¡¡Uwaaaaaah-!!"

Para ser un grito, sonaba un poco simple.


*


Seol Jihu abrió los ojos una hora después. La condición de su cuerpo era realmente grave y dormir todo el día no habría sido muy sorprendente. Sin embargo, el hábito de dormir por un corto período de tiempo se arraigó en su cuerpo después de tratar de mantenerse despierto todo el tiempo que pudo para cuidarse de los perseguidores enemigos. Seol abrió los ojos bruscamente.

Incluso entonces, sintió una acogedora calidez que envolvía sus sentidos. No podía explicar por qué, pero empezó a pensar que ahora estaba a salvo. Por supuesto, todavía estaba consciente del hecho de que sus problemas no se habían resuelto.

Su cuerpo aún se sentía como si pesara una tonelada. El hambre y la sed todavía lo atormentaban. Gimió de dolor antes de extender la mano para agarrar su lanza por costumbre y morderla. Rápidamente aspiró el aire frío que se extendía dentro de su boca.

[Te ves terrible.]

Cuando lo hizo, sintió una mano rozando cautelosamente su cabeza. Seol Jihu se sorprendió mucho y sus ojos se abrieron rápidamente para mirar a su alrededor. Con un poco de prisa, levantó su torso y se encontró en un lugar bastante familiar. Su mandíbula cayó al suelo después de observar el sarcófago.

¿Cómo pudo olvidar este lugar? Además de todo eso, el hecho de que estuviera aquí significaba...

"¿Santa?"

[Sí.]

Escuchó la voz que tanto quería oír. Incluso entonces, se sentía un poco inseguro. Ahora que estaba aquí, no podía creerlo.

"Uhm, bueno, ah..."

[Los maté a todos. Destruí todo lo que te amenazaba, así que no tienes que preocuparte más.]

Aunque hablaba en un tono de voz elegante, el contenido de sus palabras era de una naturaleza un tanto espantosa. Aún así, se sintió profundamente tranquilizado por ellas.

Seol Jihu no pudo decir nada más y simplemente cerró los ojos. Los recuerdos de los últimos ocho días entraron en su mente uno tras otro. Empezando desde el momento en que entró en el laboratorio, rescatando a la Princesa, siendo cortado, confinado, escapando, regresando a la ciudad, huyendo y huyendo un poco más, hasta...

"…."

Si fuera honesto consigo mismo, nunca esperó salir vivo de esta dura prueba. Trató de hipnotizarse, diciendo a su cerebro que había una esperanza de supervivencia, pero el conocimiento de que su muerte estaba a la vuelta de la esquina lo acompañaba constantemente. Especialmente cuando él y el Hada del Cielo fueron atacados en el aire; realmente pensó que estaba acabado.

¿Cuán frustrado y a merced de la desesperación estaba? Más de una vez, pensó que volverse loco era preferible a toda esta miseria. Sin embargo, aquí estaba, vivo.

... De hecho, sobrevivió. Salió vivo. No murió y se las arregló para llegar hasta aquí.

[Debe haber sido muy duro.]

En ese momento escuchó esas palabras...

[Ahora todo va a estar bien.]

Las lágrimas salieron de repente de sus ojos cerrados.

"... ¡Keuk!"

Pensaba que ya no le quedaba humedad en el cuerpo; sin embargo, las lágrimas calientes que no podía contener caían por su rostro.

[¿Eh?]

Una voz nerviosa entró en sus oídos. Mientras lloraba, Seol Jihu abrió los ojos. La única razón por la que pudo vivir fue gracias a la Santa. Si no hubiera sido por esta alma, habría muerto definitivamente.

No pudo contener la gratitud que crecía rápidamente en su corazón y se arrodilló en el suelo. Presionó sus manos en el suelo y se inclinó hasta que su frente tocó el suelo.

"¡Gracias...!

[¿Uh? ¿Uh?]

"¡Muchas gracias...!

[¿Qué estás haciendo? Para.]

Tug, Tug... Ella comenzó a tirar de su brazo. Sin embargo, Seol Jihu no se movió. Su frente permaneció presionada contra el suelo, su cuerpo temblaba mientras sollozaba suavemente.

Parecía que la Santa estaba en un serio estado de pánico en este momento. El humo negro que flotaba en el aire hace un momento, empezó de repente a zumbar incómodamente por toda su figura.

Poco después. El humo negro, claramente enredado y confuso, dejó de moverse abruptamente. Fue como si se le hubiera ocurrido una gran idea. Se deslizó alrededor de un sarcófago y rápidamente volvió a su lado. Y al igual que se intenta calmar a un niño que llora, comenzó a pasarle algo justo debajo de la cara.

[Toma, Toma.]

"¿…?"

Seol Jihu vio un hermoso brazalete hecho de oro y parpadeó los ojos varias veces.

[Déjame darte esto, así que por favor deja de llorar.]

"No, espera. Por favor, no lo necesito. Lo que nos diste la última vez fue más que suficiente para mí".

[Pero, ¿Pensé que ustedes aman las cosas como esta? Está bien siempre y cuando te sientas mejor.]

"Estoy, estoy bien ahora. Además, ¿Cómo puedo aceptar algo de ti otra vez? Incluso me salvaste la vida."

[Eeeek.]

"Tómalo", "No puedo" - se pelearon entre ellos por un tiempo de esta manera, tratando de hacer que la otra parte se rindiera, sólo para detenerse después de escuchar a alguien reírse desde algún lado. Esta persona pareció haber presenciado esta extraña escena con toda su atención. Seol Jihu usó esta oportunidad para forzar la devolución del brazalete, y sólo entonces descubrió al Ángel Caído en cuclillas en la esquina de la tumba.

"¿Por qué no lo aceptas? Ese artefacto posee bastante maná".

"Hasta una sanguijuela conoce la vergüenza. No vine aquí por los tesoros de todos modos, y... Ah."

Seol Jihu respondió reflexivamente, dijo "¡Ups!", y echó una mirada apresurada a su alrededor. El Ángel Caído respondió a su silenciosa pregunta.

"No tienes que preocuparte. Nos están esperando afuera".

"¿Afuera?"

"No me preguntes. También fui arrastrado aquí contra mi voluntad por tu culpa."

El Ángel Caído habló en voz baja y se levantó del suelo en silencio. Miró fijamente al sarcófago y preguntó.

"En cualquier caso, ha recuperado la conciencia, así que... Puedo irme ahora, ¿Verdad?"

[¿Cómo está tu cuerpo?]

Por alguna razón, sintió una sensación de cosquilleo en la parte superior de su cabeza, pero lo ignoró y miró primero a su muslo. Estaba envuelto expertamente en vendas. El dolor también se había calmado en un grado significativo. Mientras tanto, el Ángel Caído resoplaba infelizmente.

"He hecho el tratamiento de emergencia, pero sería mejor que volvieras a casa lo antes posible para recibir el tratamiento adecuado. La herida causada por el Fantasma Malvado es verdaderamente vil y no se cura fácilmente."

Nunca antes en su vida las palabras 'volver a casa' le habían conmovido tanto. Seol Jihu asintió con la cabeza.

"Gracias".

"No lo mencione. Gracias a ti, cuatro de nosotros logramos sobrevivir también".

El Ángel Caído expresó su opinión claramente y se dio la vuelta para irse sin dudarlo. Seol Jihu casi preguntó, '¿Ya te vas?', pero se mantuvo controlado. Era obvio que se iría ahora. Su intento de fuga fue un éxito, así que con eso, su relación de cooperación también había llegado a su fin.

"... Ah."

El Ángel Caído, saliendo apresuradamente, dejó de caminar abruptamente.

"¿Cómo te llamas?"

"¿Mi nombre?"

"Ya me has escuchado, ¿Por qué me lo preguntas?"

El Ángel Caído hizo pucheros y se quejó en voz baja. Seol Jihu se rascó tímidamente la mejilla y abrió la boca.

"Es... Seol".

"Seol, ¿Verdad? Gracias por la información. Me acordaré de ti."

"¿Qué hay de ti, Señorita Ángel Caído?"

El Ángel Caído asentía con la cabeza sabiamente hasta entonces, pero ella se estremeció ligeramente ante su pregunta. Parecía estar deliberando sobre algo, como lo había hecho el joven que estaba delante de ella, y se encogió de hombros.

"Es Mikael".

Mikael, dijo. Escuchó ese nombre unas cuantas veces antes en su vida.

'Ella realmente es un ángel...'

Seol Jihu la miró con ojos desconcertados.

'¿Por qué vino al Paraíso?'

En un autoproclamado estado 'corrupto', para colmo.

Tenía algunas preguntas que quería hacer, pero como el Ángel Caído que reveló su nombre como 'Mikael' mostraba indicios obvios de querer salir de este lugar, no quería hacerla quedarse más tiempo del necesario.

"Yo también recordaré ese nombre".

Mikael sonrió suavemente antes de volverse a dar la vuelta. Pronto, escuchó el sonido de la puerta cerrándose. Viendo que la Santa también estaba callada, debió renunciar a hacerle aceptar el brazalete. Seol Jihu escudriñó el interior de la tumba una vez más y se mordió los labios.

"Uhm, ¿Santa?"

[¿Mm?]

"Por casualidad, ¿Tienes agua?"

[¿Cómo puedes pedir agua en este lugar?]

'Pero, por supuesto. Obviamente, no habría agua aquí'.

Seol Jihu sólo podía reírse amargamente ante esa respuesta.


*


Salió de la tumba veinte minutos después. El fantasma tenía curiosidad por saber cómo terminó en este estado miserable, y una vez que comenzó con su detallada explicación, terminó pasando más tiempo del que esperaba.

Dijo que sentía haberla molestado y prometió volver a verla pronto con un juramento de meñique. La señora fantasma parecía reacia a separarse de él, pero no intentó detenerlo. Incluso con una mirada casual, se podía ver lo lamentable que era su estado actual, así que ella consideró que sería mejor que volviera a la civilización lo antes posible.

La gente de la Federación ya se había ido cuando salió. Teresa, abandonada sola afuera, estaba en cuclillas en el suelo chupando una hierba desconocida. Saltó de alegría al mirar al joven salir ileso. Los dos se abrazaron y celebraron su supervivencia por un corto tiempo. Pero eso no fue todo.

"Toma esto".

Teresa le extendió un vestido de color marfil, diciendo que había recibido dos del Ángel Caído. Era pequeño y apenas le cubría el trasero, pero seguro estaba mejor que nada. Además, se preocupaba tranquilamente de cuándo estuvieran entrando en la ciudad, así que Seol Jihu los aceptó con gusto.

"Por cierto, ¿Qué es eso?"

"¿Qué es qué, Princesa?"

"¿Por qué hay algo atado a tu cabeza?"

Teresa señaló con su dedo índice y preguntó. Palpó por reflejo alrededor de su cabeza y se quedó atónito de inmediato. El brazalete de oro estaba atado a su cabello.

"¿Santa?"

Recordó brevemente preguntándose por qué sentía cosquillas en la cabeza.

Por supuesto, trató de devolver el artefacto, pero la entrada permanecía bien cerrada. Llamó y tiró de la puerta con todas sus fuerzas, pero sus esfuerzos fueron en vano. La puerta no mostraba signos de moverse. Decidió dejarlo delante de la tumba, pero menos de diez segundos después, volvió a sentir cosquillas en la cabeza. Para cuando se asustó y levantó las manos, la maldita cosa ya estaba bien atada a su cabeza.

[Jejeje.]

Viendo la parte trasera de ese humo negro huir como una niña traviesa, Seol Jihu no tuvo más remedio que suspirar en voz baja.

'No es que no lo quiera...'

De hecho, ¿Quién rechazaría un regalo tan valioso? Es que no tenía derecho a pedir dicho regalo en primer lugar.

Aún así, decidió aceptarlo. Se inclinó hacia la tumba una vez más y se dio la vuelta para irse.

Puede que hayan escapado de las garras de los Parásitos, pero era demasiado pronto para decir que estaban completamente a salvo. Su nueva prioridad se centraba en escapar del Bosque de la Negación sin encontrarse con otro incidente.

Seol Jihu caminó hacia adelante sin ningún pensamiento que ocupara su mente pero tuvo que detener sus pasos después de observar a Teresa arrodillarse repentinamente.

"¿Su Alteza?"

"... Así que tiene este tipo de efecto, eh."

"¿Estás bien?"

"No te preocupes por mí, esto no es nada."

Teresa volvió a levantarse lentamente mientras se limpiaba los labios con el dorso de la mano.

"Comparado con la persecución de los Parásitos, esto es....."

Su voz se hizo abruptamente más fuerte antes de que sus ojos se abrieran más. Seol Jihu quiso preguntarle qué le pasaba, pero primero se puso el dedo en los labios.

"Shh. Por favor, cállate."

Sus ojos se entrecerraron en una rendija a continuación. Levantó su lanza y comenzó a explorar sus alrededores, sólo para que sus propios movimientos se detuvieran también sin previo aviso. *Gotear*, *Gotear*... Escucharon el sonido del agua que fluía.

Se miraron el uno al otro con un poco de aturdimiento. ¿Necesitaban decir algo aquí? Como si hubieran hecho una promesa antes, se lanzaron en la dirección del agua que fluía.

Poco después, descubrieron un enorme lago en la boca del Bosque de la Negación. Estaba conectado por un pequeño arroyo, y su superficie brillaba como un espejo bajo la luz del sol, mientras que el agua era tan cristalina que podían visualizar el fondo del lago.

Sin embargo, no importaba detenerse por un segundo para admirar el hermoso paisaje, simplemente sumergieron sus cabezas directamente en el lago en el momento en que vieron este lugar.

¡¡Gulp, gulp!! ¡¡¡Slurp, Slurp!!! Bebieron sin aliento y locamente el agua.

'¡¡Delicioso!!'

El agua del lago era demasiado pura y refrescante. Demonios, incluso sabía dulce. Cuanto más tiempo la bebía, más húmeda se volvía su garganta, y se sentía como si el agua se pegara a su lengua como el pegamento. La sensación de llamas ardientes que se apagaban instantáneamente era un éxtasis divino que ninguna palabra podría describir.

'¡Tan dulce! ¡¡¡Tan bueno!!!'

"¡Pu-hahaaah!"

Teresa finalmente levantó la cabeza y empezó a reírse después de mirar a Seol Jihu sumergido a medias en el lago para beber. Aguantaba la respiración hasta el límite para aspirar el agua y tardó en levantar la cabeza mientras formaba una sonrisa vergonzosa.

No tenía ni idea de que el agua podía saber tan bien hasta ahora. Estaba realmente feliz. Tan feliz, de hecho, que podría morir de felicidad. En realidad, pensó brevemente que no le importaría morir ahora mismo.

Los dos bebieron hasta la saciedad. Sus cuerpos, que habían estado demandando cualquier tipo de humedad durante mucho tiempo, comenzaron a relajarse completamente, ahora que estaban llenos de agua. Pero entonces, Teresa se puso de pie urgentemente como si simplemente beber no fuera suficiente para ella. Se quitó la túnica y la cota de malla en miniatura, y entonces...

"¡Eyy!"

¡Splash! Saltó directamente al agua.

"Ah, aaaaah~... ¡Huwaa~ang...!"

Todo su cuerpo tembló, y dejó salir un ruido extraño.

"¡¿Tienes idea de lo mucho que quería bañarme?!"

Incluso se puso a llorar cuando se sumergió en lo profundo de la superficie antes de volver a emerger. Viéndola bañarse de esa manera, Seol Jihu no pudo contenerse más. Siguiendo sus instintos, se encogió de hombros, luego se quitó la túnica y los calzoncillos amarillentos para sumergirse en el agua del lago.

"Euh... ¡¡Euhh-uhh!!"

Todo el cuerpo de Seol Jihu tembló con fuerza. Ahora entendía por qué Teresa lo había hecho antes.

¿La sensación del agua tocando su cuerpo que se sentía sucio y cubierto de sudor? En una palabra, refrescante. Tan refrescante que incluso podría perder la cabeza. Cada vez que sentía que el agua limpia pasaba por su ingle, un maravilloso escalofrío recorría todo su cuerpo, sólo quería gritar de alegría y rodar por el suelo sin ninguna preocupación.

Se sumergió hasta la cabeza y comenzó a lavarse el cuerpo con gran rapidez. Frotó varias veces con fuerza, causando que el pus seco, la suciedad y el sudor se desprendieran de su piel. Sintió lástima por la población de peces que vivía en el lago, pero aún así, no dejó de limpiarse.

"Aaaaaah~~. Soy tan feliz..."

Teresa también tarareaba de pura alegría. Sus miradas se encontraron, y simultáneamente, alegres carcajadas escaparon de sus bocas. No era nada divertido, pero no podían contenerse.

"Es mucho mejor estar vivo, ¿Verdad?"

Teresa le preguntó con una amplia sonrisa en sus labios. Seol Jihu asintió con la cabeza, pero entonces, su mirada dejó de moverse de la nada. La Princesa estaba disfrutando de los cálidos rayos del sol mientras arrastraba su cabello empapado detrás de ella.

¿Fue esto porque todas las capas de suciedad acumuladas habían sido finalmente removidas de ella? Habiendo recuperado su aspecto original, su forma desnuda se veía hermosa a la vista. Su piel, mojada con una abundante cantidad de agua que goteaba sensualmente, reflejaba los rayos del sol y emitía un suave brillo parecido al del melocotón. Su cuello y sus hombros se arqueaban grácilmente como una orquídea salvaje, y justo debajo de ellos, un par de picos que presumían con orgullo de un rebote sin igual...


|¡Muy bien! ¡Por supuesto, te lo diré! En primer lugar, tiene un 70D alrededor de su pecho, y su cintura es como...|


... De repente, Seol Jihu recordó las palabras de Ian y rápidamente desvió su mirada. Tampoco se olvidó de cantar el himno nacional de Corea en su cabeza sólo como una buena medida de distracción.

"... ¿Mm?"

Después de verlo entrar en pánico y ponerse nervioso, Teresa se dio cuenta poco a poco de lo que estaba pasando. Una sonrisa refrescante surgió en sus labios.

"¿Por qué te sientes tímido? Ya hemos visto casi todo lo que hay que ver, ¿No es así?"

Bueno, eso es cierto. Estaban acostumbrados a estar casi completamente desnudos ahora, y durante las noches, se abrazaban fuertemente para poder dormirse también.

"Pero, es diferente, y esto es algo más. Nuestras circunstancias han cambiado, ¿No estás de acuerdo?"

Seol Jihu tartamudeó un poco sin querer. Teresa lo miró un poco, pero luego, las comisuras de sus labios se escabulleron hacia arriba. Ahora que se sentía renovada y viva, su travieso comportamiento se puso en marcha de nuevo. Avanzó fácilmente a través del agua y se acercó a Seol Jihu antes de lanzar repentinamente una pregunta.

"Entonces, ¿Qué piensas?"

"¿...?"

"Es rosa, ¿Verdad?"

"…."

Honestamente hablando, él lo vio. No podía fingir que no sabía de qué estaba hablando, pero eso no significaba que pudiera pensar en algo que decir en este momento.

"¿No es así? ¿O estoy equivocada?"

Él cerró los ojos involuntariamente. Con eso, ella lo atrapó para siempre.

"Oh, Dios. Oh, Dios. Mi caballero no quiere decir nada. ¿Está desobedeciendo una orden directa?"

"... Me gustaría evitar ser condenado a muerte por lesa majestad, Su Alteza."

<< Nota: Lesa majesta - Es un delito genérico de orden público, que puede ser considerado tanto como una ofensa o como un crimen en contra de un estado, rey o emperador. >>

"¿De qué estás hablando? No tenemos una ley como esa. En cualquier caso, supongo que lo has visto, ¿Verdad?"

Seol Jihu apenas logró asentir con la cabeza. Realmente no quería que ella estuviera insistiendo. Desafortunadamente para él, Teresa siguió siendo bastante persistente ahora que había mordido a su presa.

"Hmm~~. Entonces, ¿Dónde estabas mirando?"

"¿Perdón?"

"Sabes, acabas de confirmarlo asintiendo con tu cabeza, así que te pregunto, ¿Qué parte?"

Ella colocó sus manos sobre su cintura y le preguntó con confianza.

"... Ya lo sabes."

"Honestamente no lo sé. No es sólo es en uno o dos lugares, así que ¿Cómo puedo saberlo?"

Teresa movió su exuberante cabello con sus dedos antes de encogerse de hombros. Mientras se esforzaba por cubrir su ingle, la estudió a ella y a su desarmante sonrisa.

Entonces...

'¿Por qué está haciendo esto?'

... Cierta emoción comenzó a hervir en su pecho. Recordó que aún estaban dentro del Bosque de la Negación e interiormente dijo: 'Ah, mierda', pero los efectos ya se habían activado.

'Ella debe saber que me estoy avergonzando, así que ¿Por qué?'

Las llamas se encendieron en el interior y se volvieron demasiado poderosas para que Seol Jihu las controlara en un instante.

'¿Disfruta ella burlándose de otras personas? ¿Su personalidad es así?'

Seol Jihu dejó de evitarla. Planeaba aguantarse, pero no pudo contenerse más.

"No puedo estar seguro."

"Ey~. ¡Dijiste que lo habías visto antes!"

"Bueno, lo vi, pero todo pasó demasiado rápido. No puedo recordar todo muy bien."

Seol Jihu comenzó a responder de manera descarada ahora. Teresa sintió que algo había cambiado, y sus ojos parpadeaban confundidos.

"Realmente no puedo estar seguro, así que... Ah, Princesa, tal vez pueda decírmelo."

"... ¿Eh?"

"Por favor, dígame con sus propias palabras dónde está el rosa."

Viendo que ella se ponía nerviosa como consecuencia, una expresión victoriosa surgió en su rostro a continuación.

"... Hnng."

Ella rápidamente recuperó la compostura y cruzó los brazos mientras lo miraba de forma aguda.

"Ohhh, así que... Quieres que te lo diga personalmente. ¿Es eso?"

"Sí, Su Alteza".

"Ohhh".

Sonrió, su expresión parecía implicar '¿Te atreves a enfrentarte a mí?'

"Por supuesto, no es que no pueda decírtelo, ¿Verdad?"

Echó un vistazo a su alrededor antes de aplaudir ligeramente.

"¿Puedes preguntarme si he visto un fantasma antes?"

"¿Por qué?"

"No, bueno, sólo. No es una petición extraña, ¿Verdad? Puedes hacer esa pregunta, ¿Verdad?"

'¿Preguntarle si ha visto un fantasma antes?'

Aunque se sentía bastante sospechoso de adónde iba esto, aún así hizo lo que le pidió.

"Princesa, ¿Ha visto un fantasma antes?"

Fue entonces cuando Teresa formó una sonrisa agradable, como si él hubiera caído en su trampa.

"Si".

Y ella le respondió.

"Te 'pussy'ste en contra de esto antes, ¿No lo recuerdas?"

<< Nota: Pussy - hace referencia al órgano reproductor femenino. Lo dejo en inglés para que se pueda entender un poco la broma. >>

Por alguna razón, ella enfatizó mucho esa palabra . Lo que siguió fue un corto período de silencio.

"... Ah."

Seol Jihu inclinó un poco su cabeza, pero finalmente, su expresión se endureció como una roca, y entonces...

¡Splash!

... Él se zambulló rápidamente bajo el agua.

Ese día, Seol Jihu levantó su bandera de rebelión por primera vez, sólo para ser hundido en las profundidades del océano por un solo golpe concentrado de Teresa.