Reciente

martes, 21 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 89

Capítulo 89. El Espíritu Vengativo Atrapa Fantasma Malvado


No se escuchó ni un solo sonido. Tampoco había un preludio.

Aún así, Seol Jihu podía sentirlo claramente. Sintió la enorme presión del aire que se abalanzaba sobre él en un instante, como para cerrar la boca para siempre. Si el Hada del Cielo no lo hubiera sostenido con sus brazos fuertemente entrelazados a su espalda, ya podría haber sido arrojado.

'Así que, este es el Espíritu de Viento...'

Fue una experiencia completamente diferente a la del Pendiente Festina. Las corrientes de vientos que soplaban parecían empujar todo su cuerpo.

Aumentar su velocidad tanto como fuera posible antes de emerger de la cordillera y, en el preciso momento en que abandonan la relativa seguridad de la montaña, tomar prestados los poderes de los Espíritus para superar su velocidad máxima; en eso consistía su plan.

De esa manera, ocho figuras voladoras, reunidas en un grupo, cruzaron el cielo.

Anteriormente, el Ángel Caído llamó a este plan 'Hundirse o Nadar' considerando que necesitaban superar dos grandes obstáculos. Incluso si podían de alguna manera sobrevivir al primer obstáculo, dijo que tendrían que dejar el segundo obstáculo a la suerte.

Incluso entonces, había una razón por la que se eligió el plan de Seol Jihu. Fue porque tenían algo para bloquear a los perseguidores.

'¡Con esta velocidad...!'

¿Se sentiría así si metiera la cabeza por la ventana de un coche deportivo que va tan rápido como para sobrecalentar el motor? Era como si su cara estuviera a punto de desprenderse por la resistencia del aire.

Forzó sus párpados que intentaban cerrarse por sí mismos y siguió mirando hacia adelante. La cordillera pasó en un instante, y llegaron a la enorme extensión del bosque que se extendía interminablemente ante sus ojos.

Justo antes de entrar en él...

"¡¡¡Kyahaaaaaah-!!!"

Desde algún lugar de abajo, un fuerte grito estalló. Seol Jihu chasqueó su lengua. Hubiera preferido que no lo descubrieran, pero parecía que no estaba destinado a suceder. Después de todo, avanzaron a toda velocidad por el cielo abierto como si gritaran, '¡Oye, míranos!'

A menos que los Parásitos fueran ciegos, seguro que descubrirían la fuga.

*Retumbar*

El sonido de un enjambre corriendo por el suelo resonó. Innumerables sombras extrañas aparecieron por todas partes cerca de la entrada del bosque.

Eso no fue todo. Ruidos de poderosos aleteos y desagradables zumbidos de insectos comenzaron su feroz asalto.

No mucho después, Seol Jihu vio a la horda de Parásitos reuniéndose en un enjambre justo en el camino de la fuga y despejó su mente. Todo se decidiría en un solo momento.

La distancia entre su grupo y los enemigos desapareció en un parpadeo. Mantuvo sus ojos abiertos y se preparó para enfrentarse a la fuerza de impacto.

Justo antes de que ambos bandos estuvieran a punto de enfrentarse, el Ángel Caído y las Hadas del Cielo cantaron otro hechizo.

¡¡Woong, woong!!

Lo primero en hacer contacto con este muro de criaturas fue la barrera redonda que apareció repentinamente alrededor del Ángel Caído. Al mismo tiempo, la ráfaga de viento aceleró el ritmo un poco, y una explosiva elasticidad se añadió a la rápida velocidad de las Hadas del Cielo.

¡Crack!

¡Kwang!

Junto con algo que se rompía con fuerza, los ruidos de las explosiones resonaban en el aire. Sus oídos estaban ensordecidos, y su visión se llenó con una repentina oscuridad. Pero un segundo después, la oscuridad se disipó, y el cielo azul lo recibió una vez más.

Fue en ese momento que Seol Jihu supo que habían navegado a salvo más allá del muro. Los Parásitos que volaban por los alrededores se reunían con urgencia, sin duda habiendo recibido una llamada telepática. Aunque parecía que no iban a seguirlos.

En otras palabras, la elección de atravesar con un asalto frontal les permitió superar con seguridad el primer obstáculo.

'¡Euhk...!'

El impacto residual de ese fuerte avance causó que el cuerpo de Seol Jihu se estremeciera. Sin embargo, ni siquiera tuvo tiempo de recuperarse.

La situación hasta aquí se había desarrollado como se esperaba. La razón por la que el Ángel Caído consideró imposible su escape se debía a la existencia de francotiradores llamados 'Fantasmas Malvados'. Para empeorar las cosas, aparentemente había cientos de ellos escondidos en la zona.

En resumen, habían logrado entrar en el Bosque de la Negación, pero aún era demasiado pronto para celebrarlo porque todos sabían qué tipo de ataque vendría después. Crearon tanta distancia como les fue posible con todo lo que tenían mientras cantaban sin aliento un hechizo protector tras otro.

Seol Jihu tragó nerviosamentemientras veía cómo se apilaban barreras sobre barreras unas sobre otras. Fue entonces. De repente sintió que su respiración se detenía. Por alguna razón, su hombro izquierdo herido comenzó a dolerle de nuevo.

Cierta sensación inquietante comenzó a surgir en él. Si lo expresara con palabras, parecía que una aguja muy afilada rozaba suavemente su tobillo.

Desafortunadamente, esa sensación no se detuvo ahí, y ahora se sentía como si estuviera rascando suavemente su carne mientras subía cada vez más alto. La velocidad de vuelo era tan rápida que su cabello amenazaba con desprenderse de sus raíces, pero la desagradable sensación se apoderó de él aún peor que antes.

'Esto...'

En el momento en que su cerebro hizo sonar las campanas de alarma...

¡Tang, tang, tang, tang!

Un número desconocido de disparos sonó y tuvo eco en el aire. Podía observar vívidamente lo que sucedió después. Las Hadas del Cielo que volaban a la derecha y a la retaguardia se apartaron repentinamente de la ruta de vuelo del grupo. El significado de esa acción era claro. Sus barreras se habían roto.

Las dos hadas cayeron al suelo impotentes, como mariposas con las alas mojadas. Una parte de la horda perseguidora de Parásitos se precipitó y las rodeó.

Después de observar los cuerpos de todas las hadas llenos de agujeros, se reían a carcajadas. En cuanto a las Hadas del Cielo, sonreían incluso cuando temblaban por el intenso dolor.

Al observar esas ridículas sonrisas, los Parásitos dejaron de reírse. El intento de fuga fue un fracaso, así que ¿Por qué sonreían?

Pronto lo descubrieron. Invocando los últimos restos de fuerza, las Hadas del Cielo levantaron sus temblorosas manos. Antes de que alguien pudiera hacer algo al respecto, las piedras azuladas que tenían en sus manos empezaron de repente a emitir luces cegadoras.

*Retumbar* *Retumbar*

Dos 'truenos' retumbaron lo suficientemente fuerte como para sacudir el mundo con un corto intervalo entre ellos. Seol Jihu cerró los ojos involuntariamente ante el cegador destello de luz. Si hubiera podido, también se habría tapado los oídos.

Sin embargo, esa línea de pensamiento duró sólo un breve momento. A pesar de que los primeros intentos de ataque habían terminado, esa desagradable sensación de pinchazo aún permanecía. En lugar de detenerse, esta sensación rozó su corazón, su cara y luego hacia el frente...

'... ¿Adelante?'

Abrió rápidamente los ojos y se dio cuenta de la fuente de esta extraña sensación. Se sorprendió mucho al mirar fijamente hacia delante. Al activar Nueve Ojos, se dio cuenta de que el aire vacío que tenía delante estaba mezclado con colores rojos y negros. Antes de que pudiera gritar, "Es peligroso..."

¡Tang-!

Un disparo sonó. No esperó a que Seol Jihu terminara de pensar.

"¡Aaaak!"

Un corto grito penetró en la oreja de Seol Jihu. Su línea de visión se inclinó repentinamente hacia un lado. Ahora estaba cayendo, mientras los otros seguían volando. Sus ojos captaron al Ángel Caído que llevaba a Teresa alejándose con cada respiración.

'No...'

El dolor intolerable asaltó al Hada del Cielo y su enfoque se rompió. Naturalmente, la ráfaga de viento también se dispersó. De alguna manera no soltó el brazo que sostenía al joven humano, pero eso fue todo. Trató de agitar sus alas, pero con un ala parcialmente dañada, todo lo que pudo hacer fue facilitar el descenso.

Finalmente, se estrellaron en el bosque como un avión de papel habiendo perdido todo su impulso.

"¡¡Fuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!"

No hicieron un aterrizaje seguro. Tan pronto como tocaron el suelo, los dos dieron vueltas. Fue como si estuvieran siendo arrastrados por maremotos.

Aunque Seol Jihu sufría de un severo caso de mareo, apretó los dientes y se aferró al delgado hilo de conciencia vacilante. Se negó a rendirse aquí.

"¡Heuuuuu...!"

Se sintió mareado. Sentía que el mundo giraba a su alrededor, pero se las arregló para volver a levantarse. Se dio la vuelta instintivamente, y su estrecha visión descubrió al Hada del Cielo cerca de sus pies, gimiendo de dolor. Su capucha fue retirada durante sus saltos mortales, y su cabello de color azul se había extendido desordenadamente por todos lados.

Por un breve momento, un destello de duda pasó por su mente. Pero después de recordar que ella lo había agarrado fuertemente incluso durante el aterrizaje forzoso, movió su brazo izquierdo.

Su herida aún no había sido perfectamente curada, así que cuando se movió, el dolor se intensificó casi inmediatamente. Los sonidos de él apretando los dientes eran tan aterradores que parecía como si estuviera tratando de moler sus muelas hasta la nada.

'Tenemos que salir de aquí'.

Apenas logró levantar al Hada del Cielo. Luego activó el Pendiente Festina. Sólo un poco más lejos. Sólo un poco más. Ese pensamiento singular hizo que sus pies pisaran fuertemente el suelo.

Desafortunadamente, el tiempo es justo para todos y la realidad es fría e indiferente. Todo el tiempo que pasó cayendo, levantándose y levantando al Hada del Cielo fue más que suficiente para que el 'Fantasma Malvado' preparara una nueva ronda de ataques. Además, también fue tiempo más que suficiente para que la horda de Parásitos los alcanzara.

Antes de que pudiera dar unos pasos más, el sonido de un disparo sonó cruelmente.

"¡Ahk!"

Seol Jihu recibió un disparo en el muslo y cayó al suelo. Para empeorar las cosas, sintió que las ruidosas presencias se acercaban.

"... Haa."

El dolor era más paralizante de lo que se podía imaginar, pero una risa vacía se filtraba de sus labios. ¿No se lo habían dicho antes? Que los Parásitos eran un grupo de bastardos que siempre se las arreglaban para superar sus expectativas. Esas palabras volvieron para atormentarlo ahora. ¿Debería decir que esto era demasiado complicado?

No, había sido demasiado codicioso, esperando que sus enemigos fueran descuidados. Los Parásitos son famosos por ser despiadados y fríos; no tienen la gracia de esperar a que el personaje principal de un anime se potencie o que un mecha gigante termine su transformación.

<< Nota: Mecha - es un vehículo de gran tamaño parecido a un robot controlado por uno o más pilotos, que posee partes móviles tales como brazos o piernas, y varía en su uso dependiendo de la obra de ficción a la que pertenezca. >>

'Maldita sea...'

No tenía ninguna salida. De verdad. No importaba cuán duro destrozara su cerebro, no podía pensar en una manera de salvarse. Ni siquiera podía decir dónde estaba ahora mismo. Lo peor de todo es que la 'Visión Futura' que siempre parecía hacer efecto en momentos de peligro no mostraba ningún signo de activación.

'¿Es este el final?'

Una vez que sus pensamientos llegaron a ese punto, las lágrimas empezaron a brotar de repente alrededor de sus ojos. Los últimos ocho días de dificultades pasaron por su cerebro. Pensando en todos los obstáculos inimaginables que tuvo que superar para llegar hasta aquí, se sintió enfadado y resentido. La pena se precipitó como un maremoto.

"... ¡Keuk!"

Las lágrimas que creía que se habían evaporado hace tiempo cayeron por sus mejillas. Incluso entonces, sus brazos se agitaron mientras se arrastraba por el suelo. ¿Qué tan miserable y patético se veía en este momento?

Aún así, no le importaba. Aunque tuviera que revolcarse en mierda de perro, prefería eso a la muerte. No le importaba si los demás le regañaban por ser patético o por actuar como un insecto.

'Quiero vivir...'

Mientras pueda sobrevivir. No podía dejar de lado ese deseo, incluso cuando los pasos de la muerte se acercaban cada vez más.

Así que...

"... Él..."

Con sus labios temblorosos...

"... Ayuda...."

Agarrando la hierba del suelo...

"... Por favor....."

Mientras jadeaba y gemía suavemente en voz baja...

"... Ayuda, por favor...."

Él gritó fuertemente.

¡¡CLUNK!!

El ruido de cierta apertura de puerta resonó.


*


Cerca de un gran árbol entre los muchos que hay en este bosque, cierta criatura oculta levantó lentamente su cuerpo.

Tenía unos dos metros de altura. A simple vista, se parecía a un humano, pero también tenía un gran ojo rojo que cubría la mitad de su cara y un par de orejas puntiagudas de hada. Su largo brazo tenía la forma del cañón de un rifle; en el extremo de este brazo, había un agujero diseñado para parecer la boca de un arma, o quizás el extremo abierto de un tubo, en lugar de una mano real.

"¡Kiik, kiik!"

Viendo al humano arrastrarse por el suelo como un insecto, esta criatura comenzó a reírse. Aunque algunos se escabulleron de su red, ya no le importaba porque ya había cumplido su misión admirablemente.

Viendo a los de su especie correr hacia los objetivos, el Fantasma Malvado levantó lentamente su cuerpo. Y justo cuando estaba a punto de dar un tranquilo paso...

"¿...?"

Ssssk...

Algo rozó su mejilla. Se dio la vuelta por reflejo pero no pudo ver nada. Pero entonces, justo cuando pensaba que no había nada aquí, una sensación similar pasó por su otra mejilla. El Fantasma Malvado se congeló en el acto.

"…."

La presencia de la cosa desconocida no pudo ser detectada. Sin embargo, esa sensación fue muy clara. Incluso ahora, esa cosa rozaba la cara de la criatura constantemente.

Lo que resultaba más extraño era que su cuerpo no quería moverse. Inexplicablemente, cada pequeña porción de su carne emitía urgentes señales de advertencia. No muevas un músculo, decían.

Fue entonces cuando el francotirador Parásito notó cómo el bosque se había vuelto silencioso.

*Parpadear* *Parpadear*

Su gran ojo rojo parpadeó varias veces. El Fantasma Malvado eventualmente cambió su mirada a un lado. Echó una mirada furtiva y descubrió cierto pequeño pie justo al lado.

*Balancear* *Balancear*... La identidad de la cosa que rozaba las mejillas del Parásito era ese pie humano, que se balanceaba de un lado a otro como un péndulo oscilante.

El Fantasma Malvado miró aturdido antes de estremecerse. Miró hacia arriba inconscientemente, sólo para que una figura negra en una rama del árbol cayera sobre él.

"¡...!"

¡CRACK!

Ese fue el final. El Fantasma Malvado ni siquiera pudo mirar de cerca a la figura que caía antes de que su cuello fuera arrancado de su cuerpo. Murió instantáneamente, incapaz incluso de gritar.

El problema es que esta criatura no fue la única que sintió el extraño fenómeno que se desarrollaba a su alrededor.

"¿Kiereuk...?"

La horda de Parásitos que rodeaba al macho y la hembra colapsados también se congeló. Mientras permanecían inmóviles, uno de ellos miró con cautela a su alrededor.

Woooo...

Un grito espeluznante sonó. Después de escuchar este desconocido y escalofriante grito, los Parásitos comenzaron a retroceder poco a poco.

Heuuuu....

Sin embargo, como si el dueño de la voz no fuera a permitir que se fueran, otro grito que provocaba escalofríos sonó.

No podían ver nada. No podían escuchar nada. No podían ni siquiera percibir nada. Sin embargo, los Parásitos podían sentirlo con agudeza.

Podían sentir la horrible intención maliciosa que se extendía por todo el bosque.

Sentían que se acercaba una espantosa intención asesina lo suficientemente grande como para aplastar a todos los Parásitos como si fueran gusanos.

Era inevitable que estas criaturas pudieran sentir este cambio. Después de todo, eran monstruos. Un monstruo sabía mejor que nadie sobre otros monstruos. Y los monstruos fabricados nunca podían ganar contra un monstruo 'real'.

Fue entonces.

¡Crack!

El cuello de uno de los Parásitos se rompió de repente. Sus ojos permanecieron muy abiertos mientras su cabeza rodaba por el suelo. Poco después, los ojos de otro comenzaron a girar antes de que todo su cuerpo temblara.

¡Puk!

En un parpadeo, su cuerpo explotó, la carne y los líquidos corporales salieron disparados por todas partes.

"Kiiie... ¡¡¡Puwaaaak!!!"

La criatura que abrió la boca se quedó con la mandíbula completamente destrozada. Entonces...

"¡Kuaaaa!"

Las extremidades de otro fueron arrancadas de sus cavidades.

Incluso antes de que los Parásitos restantes pudieran parpadear conmocionados por la muerte de sus parientes, el humo negro se precipitó sobre ellos como una serpiente venenosa. Este humo procedió a envolver fuertemente sus cuerpos antes de elevarlos al cielo como si fuera un látigo.

"¡Kiiieek! ¡¡Kiiieeek!!"

"¡Grrrr, grrrr!"

Los Parásitos lucharon y se resistieron tardíamente, pero el humo no se dispersó.

En cambio, la horda permaneció fuertemente envuelta por el humo negro y se elevó cada vez más alto en el aire antes de ser empujada de nuevo al suelo, con la cabeza hacia delante.

¡Koong, koong, koong, koong! La tierra se estremeció violentamente cuando los sonidos crueles y horribles irrumpieron.

Luego, se elevaron de nuevo al cielo antes de caer al suelo una vez más. Como si dijera que una vez no fuera suficiente, el movimiento de 'azotar' continuó varias veces más.

El espectáculo de docenas de cabezas siendo destrozadas como sandías hasta el punto de que ahora parecían carne picada era lo suficientemente grotesco como para apartar la mirada.

"Kyahhhh..."

"Kyahhhh...."

Tal vez el humo negro pensó que esto no bastaba, ya que el aura que logró masacrar docenas de criaturas en un instante, se extendió a todos los rincones del bosque.

Pronto, numerosos gritos resonaron en cada rincón del bosque. Sonaban tan tristes que uno no podía ni siquiera imaginar que estaban hechos por monstruos.


*


Teresa Hussey llegó a salvo a la tumba y se dirigió rápidamente de regreso, pero después de presenciar esta cruel escena de masacre, no pudo cerrar su mandíbula floja.

"¿Qué demonios es...?"

Todos esos aterradores Parásitos se habían convertido en una masa sangrienta.

Miró aturdidamente los trozos de carne y fluidos corporales que formaban un denso río en el suelo antes de observar al joven que estaba cerca y jadear con horror. Ya había sido herido gravemente, pero se le había infligido otra herida grave. La aterrorizada Teresa corrió rápidamente hacia él. No, lo intentó, pero entonces...

"¡Kywaaahk!"

"¡¿Seol... Ah-ahhk?!"

Un aura sin forma que la presionaba por todos lados la obligó a caer al suelo. Ni siquiera quería hacerlo, pero su cuerpo luchó contra su control y comenzó a temblar sin parar. Nunca se asustaría de nada en la mayoría de las circunstancias, pero estaba tan aterrorizada que sus dientes rechinaban solos.

"¡Kyahrurururu...!"

Teresa escuchó ese gruñido sobrenatural y bajó la cabeza antes de asentir con la cabeza como una loca. Ella no tuvo que escuchar ninguna palabra para darse cuenta.

Teresa escuchó ese gruñido sobrenatural y bajó la cabeza antes de asentir con la cabeza como una loca. Ella no tuvo que escuchar ninguna palabra para darse cuenta.

Ese humo negro que rodeaba al joven estaba absolutamente furioso, tanto que no permitía ni siquiera el acercamiento de otro ser humano.

Poco después...

Tap, tap... Podía escuchar suaves pasos cruzando la hierba. Y luego...

Teresa parpadeó varias veces antes de levantar cautelosamente la cabeza para mirar.

Vio a una mujer delgada y de aspecto débil. No, esa figura definitivamente no era nada débil. Viendo la evidencia de la masacre que manchaba las manos y la túnica blanca de esta figura desconocida, el terror que olvidó por un momento revivió en su cabeza otra vez.

Mientras la boca de Teresa se movía silenciosamente, esta mujer con un brillante cabello plateado sostuvo con cautela al joven y desapareció de nuevo en el bosque.

Su dirección era hacia la tumba.