Reciente

lunes, 20 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 86

Capítulo 86. Extraños Compañeros de Cama (1)


Sus brillantes ojos rosados comenzaron a emitir una luz clara. Ella parpadeó un par de veces, y una fina sonrisa se extendió por sus labios.

"Buenos días. ¿Dormiste bien?"

Usó su brazo derecho para levantar la parte superior de su cuerpo. Luego se frotó los ojos mientras bostezaba suavemente. Seol Jihu se quedó sin habla cuando le preguntó si había dormido bien. Por un momento, él pensó que eran una pareja felizmente casada que se despertaba en la misma cama para pasar una mañana refrescante juntos.

'En realidad, estamos en una situación desesperada...'

Se burló un poco de sí mismo, pero rápidamente cambió su forma de pensar. Su situación ciertamente no se resolvería con ansiedad. Por supuesto, el hecho de estar calmado tampoco les dejaba en una mejor posición, pero pensó que, como mínimo, tenían que ser realistas y estar más tranquilos sobre su destino.

'Bien, mi cuerpo primero...'

Huu, huu... Seol Jihu reguló su respiración y lentamente puso fuerza en su cuerpo.

"¡Euhk!"

El dolor como un cuchillo lo apuñaló. Quería rendirse y acostarse de nuevo, pero apretando los dientes, empujó su torso hacia arriba de todos modos. Apoyarse contra una pared cercana lo hizo infinitamente mejor.

"Tienes que mover tu cuerpo, aunque sea un poco".

Teresa Hussey lo miró fijamente antes de dar su opinión.

"Me encantaría decirle que puedes tomártelo con calma por un tiempo, pero desafortunadamente, no tenemos ese lujo. Si planeamos movernos de nuevo, será mejor que nos acostumbremos al dolor."

Recordó brevemente las marchas nocturnas forzadas que tuvo que hacer durante sus días de militar e inconscientemente asintió con la cabeza. Si le salían ampollas en los pies, al principio podía dolerle mucho, pero al caminar continuamente, finalmente se desensibilizaba al dolor.

Sin embargo, no había nada que pudiera hacer con el estado de su hombro izquierdo. Había un agujero del tamaño de una tapa de botella en los músculos de su hombro, y apenas podía sentir la conexión con su brazo. Trató de cerrar el puño sólo para que le doliera tanto que casi se desmaya.

"Haa..."

Al final, se rindió con su hombro izquierdo y echó un vistazo. A un lado, vio un altar con el círculo mágico de transferencia en la superficie, igual que el otro escondite.

Por si acaso, activó Nueve Ojos pero el altar se volvió rojo rápidamente. De hecho, era un pastel en el cielo. No, que sea una tarta venenosa, un pequeño mordisco los llevaría a la muerte inmediata.

"¿Es esto cierto? Según lo que está escrito aquí. Se supone que no debemos usar eso."

Teresa Hussey habló mientras miraba el mapa.

"Si te refieres al círculo mágico de transferencia... Sí, he escuchado que está conectado al centro del Imperio."

"¿Qué carajo? Olvidémoslo, entonces."

Teresa Hussey abandonó inmediatamente la idea.

"…."

"…."

Durante mucho tiempo, no dijeron nada. No es que ninguno de ellos supiera qué decir, de todos modos.


¿Agradecer al otro por el rescate? ¿O estar contentos de haber logrado sobrevivir? Ya era mucho pedir en su situación actual.

Entonces, "¿Qué tal, cómo se siente tu cuerpo?"

Ambos sabían que no estaban bien en lo más mínimo. Ahora mismo, tenían que concentrarse en escapar de este lugar.

Eventualmente, Teresa Hussey rompió esta atmósfera bastante incómoda.

"Tenemos dos opciones disponibles".

Su voz impotente estaba más cerca de 'No tenemos otra opción' que de 'una idea brillante'.

"La primera es esperar 72 horas antes de volver al escondite".

Esa habría sido la opción más ideal. Si eso fuera posible, por supuesto.

"... Dudo que el escondite esté todavía en una sola pieza."

"Dada la personalidad de ese bastardo, probablemente se destruya sin remedio".

Teresa Hussey suspiró impotente antes de continuar.

"La segunda es... De alguna manera escapamos de este lugar y regresamos a Haramark. Eso es todo."

Seol Jihu estaba a punto de reírse pero su expresión se endureció. Esto no era un asunto gracioso; si el escondite estaba realmente destruido, entonces esa era realmente la única salida.

El problema es que las probabilidades de éxito eran muy bajas. No sólo eso, también había sufrido una grave herida.

"Quedarse en este lugar para siempre tampoco va a funcionar. Nuestra resistencia seguirá cayendo. Será mejor que nos arriesguemos mientras aún podamos movernos".

'Apuestas de nuevo, ¿Verdad?'

Estaba amargado, pero la realidad era cruel. Además del círculo mágico, todo dentro de este escondite estaba de color verde, pero eso era todo. No había nada para comer o beber. Quedarse aquí sólo porque era seguro los llevaría a morir de hambre. Entonces, sería demasiado tarde para hacer algo aunque quisiera.

'También es poco realista esperar otro intento de rescate'.

Venir aquí presentaría otro problema. El Parásito de alto rango no se sentaría y no haría nada ahora que se quemó una vez. Al final, todo su pensamiento condujo a una conclusión inevitable, y sería que necesitaban hacer un movimiento.

Seol Jihu desactivó primero a Nueve Ojos. Cuanto más tiempo lo dejaba encendido, mayor sería el desperdicio de su estamina.

"¿Qué quieres hacer?"

Teresa Hussey lo presionó para que respondiera.

"¿Te quedarás aquí y pasarás un tiempo de amor antes de morir de hambre juntos? ¿O te irás de aquí sin importar lo que pase después?"

Antes de que pudiera decidirse por la última pregunta, le preguntó algo más.

"¿Cuánto tiempo crees que ha pasado desde que entramos en el escondite?"

"Uhm... No estoy segura."

Ella formó una expresión de preocupación.

"Lo siento. Una vez que llegué aquí y terminé tu  tratamiento de emergencia, me dio tanto sueño..."

Sonrió débilmente antes de sacar su lengua rosada. ¿Quién podría culparla? Ella había pasado por todo tipo de dificultades antes de ser liberada.

"Si esa criatura tiene una corta paciencia, tal vez ya dejó de buscarnos."

"Sólo podemos esperar que sea así. Aunque estaba haciendo un gran berrinche antes de quedarme dormida".

"Debemos haberlo enojado mucho."

Le devolvió el mapa a Seol Jihu. Las escaleras se encuentran en el bloque de la prisión. El área de investigación estaba ubicada en el lado izquierdo del bloque de la prisión, conectada por el largo puente del cielo en el medio como si fuera un edificio anexo. En otras palabras, el diseño general de toda la planta subterránea tenía la forma de 'ㅓ'.

Sin embargo, el escondite ficticio situado en el almacén del área de investigación estaba excluido de esta disposición. Según el jefe de la aldea, este lugar podría ser el tercer piso subterráneo por su profundidad solamente.

'... No se me ocurre nada'.

Dobló cuidadosamente el mapa y se levantó con esfuerzo. Teresa Hussey tenía razón; en lugar de quedarse en el lugar, tenían que moverse mientras pudieran. Afortunadamente, sus dos piernas estaban en perfecto estado de funcionamiento.

'¿Cuánto me queda....?'

Le quedaba un rudium del tamaño de una uña, pero ya no servía para nada. Tanto su camisa como sus pantalones se usaron como vendas. Echó un vistazo a la armadura y sólo pudo lamerse los labios. El lado izquierdo de la Armadura de Cuero Hervido había desaparecido por completo, y la parte inferior derecha también estaba muy aplastada. En lugar de un pedazo de armadura, esa cosa se parecía más a un trapo.

'Aún así, mejor que nada...'

Gimió impotente antes de recordar abruptamente que Teresa Hussey no llevaba nada en absoluto.

"... ¿Te gustaría llevar esto, por lo menos?"

Señaló la cota de malla con un agujero, y ella sonrió débilmente.

"Llevar eso sin nada debajo, bueno, eso me va a pellizcar la piel, pero... Supongo que ahora no tenemos elección".

Recogieron su equipamiento y se lo pusieron. Teresa Hussey se rió después.

"¿No nos vemos muy graciosos así?"

Seol Jihu también se rió suavemente. Ella llevaba una pequeña malla sobre su cuerpo desnudo que apenas llegaba a su vientre, mientras que el otro llevaba una armadura rota sobre sus calzoncillos. ¿Dónde encontrarías una imagen más divertida que esta?

"Bueno, es refrescantemente genial, así que supongo que es una ventaja. Espero no desarrollar el exhibicionismo a este ritmo".

Teresa Hussey recogió la lanza de hielo. Seol Jihu naturalmente dejó que ella la manejara. No importa cómo la usara, sería mejor dejarla manejar cualquier arma por el momento.

"Antes de irnos, hagamos un trato primero."

De repente le apuntó con la lanza al cuello. Ya no estaba jugando.

"En un caso de uno en diez mil... No, espera. En nueve mil novecientos noventa y nueve casos de que algo sale mal, ¿Qué quieres que haga?"

"¿...?"

"Estoy diciendo que puedo acabar con tu vida antes de que te capturen."

"No hay necesidad".

Seol Jihu respondió inmediatamente como si no necesitara pensar en ello. Los ojos de Teresa Hussey se movieron de una mezcla de sorpresa y confusión.

"¿No sabes lo que pasará cuando seas capturado?"

"No sabemos lo que va a pasar en el futuro. Además, aunque el cielo se derrumbe, siempre habrá una salida."

"Pero, vuelves a la Tierra cuando mueres, ¿Verdad?"

"Incluso entonces, me gustaría hacer todo lo que esté a mi alcance para sobrevivir."

La boca de Teresa Hussey se abrió un poco más.

"Eso es nuevo. ¿Seguro que eres Terrícola?"

Seol Jihu respondió interiormente con las palabras: 'No quiero renunciar a la vida de este lado tan rápidamente'.

Poco después...

Los dos se decidieron y dieron sus primeros pasos. La salida del escondite se podía alcanzar por la larga escalera.

Un paso tras otro, subieron lentamente. Teresa entonces abrió abruptamente la boca para hablar.

"Si volvemos allí y encontramos el círculo mágico intacto, nos sentiremos muy estúpidos, ¿Verdad?"

Seol Jihu le respondió.

"Incluso si el círculo mágico es destruido, debe haber algo que podamos salvar."

"Si se trata de suministros, ¿no se habrían llevado todo con ellos?"

"No, en absoluto. Hay un límite de peso por transferencia, así que no se habrían llevado nada".

"En ese caso, eso es bueno. Una razón más para ir y comprobarlo, entonces."

...sería maravilloso si ese fuera el caso.

El mejor escenario era encontrar los suministros abandonados, volver al segundo escondite, y luego esperar 72 horas para reactivar el círculo mágico de transferencia. Desafortunadamente, las probabilidades de que eso ocurriera eran tan buenas como cero.

Desde el principio, salir así también es...

Seol Jihu tuvo que trabajar duro para tragarse los suspiros de lamento que se le escapaban de la boca. Pronto, llegaron al final de la escalera. Una pared de ladrillos bloqueaba el final.

"Sabes, realmente luché para abrir esta cosa."

Teresa se quejó infelizmente mientras apretaba su oreja contra la pared.

Incluso si se estaban arriesgando, no tenía pensado salir sin un plan, así que reactivó Nueve Ojos. Pensó que, como mínimo, debería ser capaz de decir el momento adecuado para salir. Sin embargo...

'... ¿Eh?'

Una vez que confirmó los colores, no tuvo más remedio que sorprenderse. Al igual que antes, Teresa estaba incolora. Eso no era tan sorprendente ya que siempre había sido así.

Lo verdaderamente extraño era la pared de ladrillos, ahora estaba verde.

'¿Renunciaron a la caza del hombre realmente?'

"No puedo escuchar nada desde el otro lado..."

Teresa alejó su oreja de la pared y se puso en cuclillas en el suelo. Sacó los ladrillos de la parte inferior y superior antes de intercambiar sus posiciones.

Seol Jihu miró la espalda de Teresa sin entender nada, antes de recuperar la cordura después de escuchar un claro Click.

"¡Sí! Soy muy inteligente, ¿Verdad? Mira, ¡Memoricé todo después de hacerlo sólo una vez!"

Teresa se enorgullecía de sí misma antes de mirar detrás de ella.

"¿Vamos?"

Seol Jihu asintió con la cabeza.

Ella empujó ligeramente con la mano, y una parte de la pared giró como una puerta giratoria. Miró al exterior a través del hueco ligeramente abierto y se dio cuenta de que el mismo color verde estaba prácticamente en todas partes. Inclinó su cabeza antes de dar grandes zancadas para salir de la puerta.

"¿Uh, uh?"

Teresa entró en pánico y rápidamente lo persiguió.

"Aunque tengas prisa, deberíamos al menos comprobar primero los movimientos del enemigo..."

Bajó la voz tanto como pudo y le susurró. No se le ocurrió nada que decir porque en todas partes donde miraba estaba teñido de verde. Realmente parecía que los Parásitos habían dejado de buscar y se habían retirado de aquí.

"Vamos al primer escondite".

"¡Espera!"

Teresa trató de detenerlo, pero Seol Jihu aún así tomó la delantera de todos modos.

Cuanto más caminaba, más desconcertado estaba. Estaba demasiado tranquilo. Y a donde quiera que mirara seguía teñido del mismo tono verde. Incluso Teresa había formado una cara confusa ahora. Echó una mirada a su alrededor antes de dirigirse a ella.

"Por cierto, usted dijiste que escuchaste una fuerte conmoción afuera justo antes de dormirte, ¿No?"

"¿Perdón? Ahh, eso. Sí".

Lo admitió rápidamente.

"El escondite falso es demasiado profundo y no pude escucharlo bien, pero pensé que hubo un terremoto o algo parecido."

"¿Cuánto tiempo duró la conmoción?"

"No estoy seguro. No puedo recordarlo muy bien. Pero no creo que haya durado mucho tiempo".

Llegaron a la habitación con el primer escondite mientras estaban profundamente inmersos en la conversación. El interior estaba bastante desordenado, lo que probablemente denotaba el hecho de que el lugar había sido puesto al revés. La estantería también estaba destrozada en millones de pedazos.

Fue la misma historia con el escondite. Lo esperaban, y por supuesto, no sólo se rompió el círculo mágico, sino que todo el altar se convirtió en polvo. Afortunadamente, aún pudieron descubrir una pequeña bolsa abandonada en la esquina de la habitación, lo que resultó ser un gran alivio.

"¿Hay algo para comer ahí?"

Los ojos de Teresa brillaban de expectación, pero desafortunadamente, el equipo de rescate no había empacado nada de comida. Los artículos en la bolsa eran cuatro botellas de poción de sanación, una cantimplora de agua, un rollo de cuerda y un puñado de dagas que trajeron por si acaso.

"Mierda."

Estaba visiblemente decepcionada, pero...

"Oh, bueno. Esto sigue siendo mejor que nada, supongo."

... Ella se recuperó rápidamente y sacó el corcho de una de las pociones de sanación. Los dos usaron una botella cada uno y aplicaron cuidadosamente el líquido sobre sus heridas. Después, bebieron una botella cada uno para curar sus heridas internas. Ahora que su sed se había calmado un poco, el estado de sus cuerpos se sentía un poco mejor que antes.

"¡Ah! Finalmente siento que estoy viva."

Como si ella tratara de limpiarse aprovechando esta oportunidad, empezó a frotarse la piel mojada en varios lugares. Mientras tanto, Seol Jihu echó otro vistazo al pasillo.

'¿También es la misma historia hacía allá?'

No había visto mal, también estaba muy 'verde'. No sólo eso, la salida que podía verse en el fondo también estaba teñida de verde.

'Pero, eso no tiene ningún sentido'.

Medio convencido y medio confundido, salió de la habitación. Su perplejidad crecía exponencialmente cuanto más se acercaba a la salida. Sólo después de cruzar completamente el pasillo se encontró con otra fuente de desarmonía.

'... ¿El puente aéreo ya no está?'

Tampoco fue sólo el puente aéreo. Tampoco podía mirar el bloque de la prisión al otro lado del abismo. No, todo lo que sus ojos podían captar era el oscuro vacío. Todo se había desvanecido literalmente.

'¿Qué... qué demonios...?'

Miró a su alrededor aturdido antes de levantar la cabeza sólo para que su mandíbula cayera al suelo. Vio el cielo nocturno a través de un agujero muy grande. Esa cosa azul fría que flotaba en el cielo era definitivamente la luna.

Miró a su alrededor aturdido antes de levantar la cabeza sólo para que su mandíbula cayera al suelo. Vio el cielo nocturno a través de un agujero muy grande. Esa cosa azul fría que flotaba en el cielo era definitivamente la luna.

'¿Estoy soñando?'

Seol Jihu se dio la vuelta y se estremeció. Encontró a Teresa parada con la cara de conmoción, su línea de visión mirando diagonalmente al fondo del agujero. La siguió, y sus ojos también se abrieron.

"¿No es eso...?"

"... Sí, es la instalación de investigación."

Teresa murmuró en voz baja.

El fondo del agujero estaba en un estado de puro desorden. Aunque no podían verlo claramente, había escombros que parecían pedazos del edificio que yacían alrededor.

El bloque de la prisión, el criadero, el área experimental... Todos se habían derrumbado hasta el suelo.

Al mirar esto, de repente se le puso la piel de gallina a Seol Jihu. Recordó haber leído una noticia en Internet sobre un hundimiento en el pasado.

¿Fue en Japón? El suelo en medio de una ciudad se derrumbó y creó un agujero gigante. Este espectáculo parecía lo mismo. El diseño anterior de 'ㅓ' se había ido y ahora sólo quedaba '-'.

"... ¿Princesa?"

"No me preguntes. Yo tampoco lo sé".

Teresa Hussey parecía tan confundida como Seol Jihu. ¿Qué demonios había pasado mientras estaban noqueados dentro del escondite ficticio?

La primera en recuperar sus facultades fue Teresa. Rápidamente estimó la distancia entre la entrada del agujero y donde estaban. Era de unos seis metros desde el primer piso subterráneo hasta la superficie.

"Parece que recibimos las gracias de los dioses con esos frascos de pociones".

Teresa habló con una voz emocionada y despertó su maná. Un aura azulada envolvía sus dos manos.

¡Crack!

Sus cinco dedos doblados se clavaron profundamente en la roca como si estuviera aplastando queso. Seol Jihu recobró los sentidos al recordar que ella era un Alto Ranker.

"Bien. Con esto..."

Ella procedió a crear dos agujeros en la pared, y luego apuñaló la lanza profundamente en un punto debajo de ellos. Se paró sobre el asta de la lanza y empujó su brazo poderosamente en la pared. Después de eso, puso su pie en el agujero recién creado y subió.

Los lugares que cavó se convirtieron en puntos de apoyo; sus brazos procedieron a moverse hacia arriba y hacia abajo, su velocidad de escalada fue bastante rápida.

Seol Jihu miró hacia arriba con asombro su excelente habilidad para escalar la roca antes de bajar su mirada sintiéndose un poco avergonzado. Incluso en la situación actual, no parecía bien educado 'mirarla'.

No mucho tiempo después, Teresa se las arregló para escapar del agujero. Sin embargo, Seol Jihu se sintió perdido. Todo lo que tenía que hacer era escalar usando los puntos de apoyo que ella había creado, pero su problema radicaba en su inútil brazo izquierdo.

Fue en ese momento que una gruesa cuerda cayó ante sus ojos. Teresa estaba agitando su mano hacia Seol Jihu desde la superficie.

"No intentes agarrarla con la mano, sólo envuélvela alrededor tuyo. ¡Te subiré!"

"... Ah."

Ahora que lo pensaba, había una cuerda en la bolsa. Sacó la lanza de hielo de la pared y amarró la cuerda alrededor de su cuerpo. Ella despertó su mana todo lo posible y comenzó a sacarlo.

Se volvió aún más seguro una vez que se acercó a la superficie. No había nada que se moviera. Los alrededores estaban decorados por ruinas de edificios derrumbados como si su estado actual fuera el resultado de una mala construcción.

"En serio, ¿Qué pasó aquí?

El Parásito de alto rango se enojó y.... No, eso no tenía ningún sentido. Tal vez un hundimiento se abrió en un momento muy oportuno.

"¡Huuu!"

Habiendo logrado sacarlo del agujero, Teresa escupió un largo y pesado suspiro mientras se tiraba al suelo. Puede que haya consumido una botella de poción de sanación, pero eso no significa que su cuerpo se haya recuperado completamente. Viendo lo cansada que parecía, se sintió arrepentido. Se sentía como si se hubiera convertido en un equipaje, una carga.

"Lo siento".

Teresa Hussey había estado respirando con una cara aliviada y alegre, pero sus ojos cambiaron por sus palabras.

"¿Sobre qué?"

"Por mi culpa, tú..."

El final de su frase se difuminó, pero ella simplemente resopló desinteresadamente.

"Tonterías. Incluso pagarte un cofre lleno de tesoros no será suficiente para devolver todo lo que has hecho por mí. Espera, no dijiste eso porque realmente querías disculparte por otra cosa, ¿Verdad?"

Sonrió juguetonamente y se burló de él mientras lo miraba directamente. En ese momento, Seol Jihu sintió esta extraña mezcla de emociones.

'Sus labios están sonriendo, pero...'

Sus ojos no se reían para nada. Sus ojos, los que siempre pensó que eran bastante bonitos, brillaban misteriosamente bajo la fría luz de la luna.

"¿No es eso cierto? Lo dijiste porque estabas siendo educado, ¿No?"

Ella le preguntó de nuevo, esta vez con más insistencia. Seol Jihu tragó. Definitivamente no dijo esas palabras porque estaba siendo educado.

Mirando hacia atrás, también fue la misma historia durante su primer encuentro. Sintió una atracción inexplicable por parte de ella. Por alguna razón, quería defenderla y cuidarla. Ella es alguien a quien quería ayudar. Sin ataduras.

Sin embargo, no sabía por qué. Si tuviera que ponerlo en palabras, entonces la sensación que tuvo fue como si pagara una deuda. Algo así.

"Supongo que tenía razón. Lo decías por cortesía".

Los ojos de Teresa estaban ahora un poco solitarios cuando desvió su mirada, pero entonces...

"No, en absoluto".

... Finalmente se dirigió a ella.

"¿Perdón?"

"Antes de venir aquí, fui advertido de un posible francotirador. Pero me olvidé por completo de eso, y eso resultó en nuestra situación actual".

"…."

"Siento mucho no haber podido rescatarte adecuadamente. Lo digo en serio."

Todos los rastros de sonrisas fueron borrados de la expresión de Teresa. Su cara siempre despreocupada se volvió repentinamente sin emociones. Nunca la había visto reaccionar de esa manera antes.

"... ¿Por qué?"

Finalmente abrió la boca.

"¿Por qué piensas de esa manera? Eres un Terrícola, ¿Verdad? Estás en esta situación por mi culpa, ¿Verdad? ¿No estás resentido?"

"¿Por qué dices que eso, Princesa?"

Seol Jihu preguntó con calma.

"Independientemente de quién lo hiciera, la destrucción del laboratorio debía llevarse a cabo. ¿Me equivoco?"

"Bueno, eso, eso es verdad, pero..."

Ella parpadeó rápidamente. A medida que la luz de sus ojos se hacía más fuerte, la mirada de incredulidad se extendió en su rostro aún más.

'¿Qué le pasa?'

Él se preocupó un poco, preguntándose si había dicho algo que no debía, pero entonces...

"Vaya, así que realmente existe una persona como él en este mundo..."

Teresa murmuró para sí misma. El brillo de sus ojos también se calmó gradualmente.

"Estoy sorprendida".

"¿Acerca de?"

"Me estabas diciendo la verdad".

Seol Jihu se rascó la mejilla.

"¿No confías en mí con demasiada facilidad?

"Bueno, hay una razón para ello".

Hablaba con una voz bastante ronca.

"Verás, tengo la habilidad de leer a la gente".

"¿Perdón?"

"Ahh, no es mucho, en realidad. Uno de mis ancestros poseía la sangre de un Hada del Cielo, así que..."

Teresa Hussey dudó un poco antes de continuar tranquilamente.

"Por supuesto, ha pasado mucho tiempo desde entonces. Sin embargo, de vez en cuando, un niño nace con una Habilidad Innata. Como yo."

"¿Una habilidad innata?"

Seol Jihu se sorprendió.

"Sí".

"Princesa, se supone que no debes revelar eso a..."

"Es la primera vez que lo revelo. Por favor, mantenlo en secreto entre nosotros."

Teresa le respondió de inmediato. Seol Jihu activó Nueve Ojos y comprobó reflexivamente su Ventana de Estado.


[Ventana de Estado de Teresa Hussey]

[4. Habilidades.]

1. Habilidades Innatas (1)
2. Habilidades de Clase (6)
3. Otras habilidades (4)


'Ella realmente tiene un... ¿Qué diablos es ahora?'

Hubo otro cambio que tuvo lugar.

Su color cambió. Un matiz de color comenzó a filtrarse en el anterior estado 'incoloro' de Teresa. El color cegadoramente hermoso que le saludaba ahora era dorado.

El Mandamiento Dorado.

Ella echó un par de miradas al joven que estaba parado como un espantapájaros antes de intentar levantarse empujando el suelo con la palma de la mano. Pero entonces...

"En cualquier caso, nosotros... ¡¿Ay?!"

Frunció el ceño y levantó rápidamente la mano.

"¿Estás bien?"

Había algo afilado clavado en la palma de su mano. El objeto negro quemado parecía un fragmento destrozado.

"Argh, ahora en serio. Qué diablos es... ¿Hm?"

Teresa inclinó la cabeza antes de que sus ojos se estrecharan en una rendija.

"¿No es esto un Trueno?"

"¿Trueno?"

Asintió con la cabeza.

"Sí. Es una piedra con el poder del Espíritu de la Tierra condensado en su interior. También resulta que posee un increíble poder explosivo".

"¿Un explosivo? ¿Tienen explosivos en este mundo?"

"No explosivos, sino 'Trueno'. Se llama así porque hace un trueno cuando estalla".

Ella corrigió lo que dijo con una simple explicación.

"En cualquier caso, nunca antes había escuchado que existiera algo así".

"Ey, no somos el Imperio. Los siete reinos obviamente no tienen la tecnología para fabricar esto. Te lo acabo de decir, ¿No? Que el poder del Espíritu de la Tierra se condensa para crearlo".

Teresa agitó rápidamente sus manos como si dijera que fuera imposible.

"Si el maná es el dominio exclusivo de la humanidad, entonces los Espíritus son el dominio exclusivo de las Hadas del Cielo. Además, el Trueno es el resultado de un maestro artesano Enano puliendo su técnica hasta sus límites. Podrías llamarlo el arma secreta de la Federación".

"Vaya... No, espera, ¿Tienen cosas como esta, pero están en contra de los Parásitos?"

Teresa sonrió suavemente.

"En realidad, es lo contrario. Sólo porque la Federación posee algo como esto, es que se las arreglan para mantener su tenue equilibrio. Las principales fuerzas de los Parásitos están realmente más allá de su imaginación".

"¿Qué pasa con la Medusa...?"

"Claro, una Medusa es una evolución definitiva entre los Parásitos de nivel medio, pero aún así, si fuera honesta, son más como los líderes de los matones locales. Sólo cuando aparecen cosas como el Nosferatus puedes decir, 'Oh, los Parásitos van en serio esta vez.'"

"¿Nosferatus?"

"Son los guardias de élite personales de la Reina. De todas formas..."

Teresa respondió con una respuesta corta y escudriñó el suelo. Se pudieron encontrar tipos de fragmentos similares en varias partes. Parecía completamente perdida por lo que vio.

"Extraño, ¿Por qué están estas cosas aquí?"


|Ya lo hemos pensado. La Federación fue la que nos dio la información para empezar, así que deben estar manejando sus propios escuadrones de infiltración, pero...|


Seol Jihu recordó lo que Ian le dijo antes y habló.

"¿Podría haber venido alguien de la Federación y destruir este lugar? Con lo de los Truenos."

"Las circunstancias actuales sugieren que podría ser el caso..."

Teresa cruzó sus brazos sobre su pecho. Esa posibilidad ciertamente tenía sentido.

Dado que eran capaces de volar desde el momento en que nacieron, sería comparativamente más fácil para ellos hacer su aproximación.

"Aunque no suena muy convincente".

"¿En qué sentido?"

"Durante la primera misión, me di cuenta de la importancia que los Parásitos le daban a este lugar. Si no fuera por Agnes, no hubiéramos llegado a ningún lugar."

Teresa continuó.

"Además, aunque el Trueno es realmente, muy poderoso, tienes que dejar caer docenas de ellos en el mismo lugar y en el mismo momento para crear una destrucción de esta escala. No estoy segura de cómo pudo haber sucedido eso cuando los Parásitos han estado vigilando este lugar día y noche sin descanso..."

Ella no terminó su frase, pero Seol Jihu pudo más o menos decir lo que ella quería decir. Este 'Trueno' podría ser un elemento que destroza la tierra, pero para poder usarlo, primero había que estar en las cercanías del laboratorio.

"El asunto es que el perímetro de defensa establecido por los Parásitos alrededor de este lugar era casi perfecto en todos los sentidos. No importaba si se fuera por aire o tierra. Estaban vigilando muy de cerca por si había algún intruso".

Además, los Parásitos habrían aumentado su seguridad después de que el primer intento de infiltración terminó en fracaso. Cuanto más tiempo lo pensaba, más profundo se sentía como si se estuviera hundiendo en un pantano.

"Yo tampoco sé qué decirte".

Se encogió de hombros, y luego no pudo evitar gritar brevemente en voz alta. Ella lo vio sufrir de dolor y se echó a reír. Intentó levantarse, pero entonces...

"¡Ay! ¡Eso pica!"

Echó la cabeza hacia atrás y gritó. La cota de malla había pellizcado su piel.

"Urgh... En cualquier caso, eso no es importante para nosotros ahora."

Estaba en lo cierto. No tenían ni idea de lo que había pasado aquí, pero lo importante es que el laboratorio había sido aplastado. Además, no había terminado su prueba sólo porque se las arreglaron para salir a rastras.

Lograron superar el primer obstáculo con una suerte inesperada, pero seguían atrapados en medio del territorio enemigo.

"Vamos, mi príncipe".

Teresa presentó abruptamente su mano. Mi príncipe, dijo. Para Seol Jihu eso no sonó tan mal por alguna razón. Seol Jihu también extendió la mano tímidamente.

Dos de ellos se tomaron de la mano y comenzaron a mirar en la misma dirección. Fue en dirección a Haramark.

"Volvamos a casa con vida".

Ella le susurró y él asintió con la cabeza con determinación.

La fuga recién comenzaba.