Reciente

lunes, 20 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 85

Capítulo 85. Pánico en la Habitación


"¡¡Uwaaaah-!!"

Chohong gritó. Consiguió apartar a Kazuki que la sujetaba, luego salió corriendo, sólo para chocar con alguien más y caer sobre su trasero. Cinzia, con un cigarrillo en los labios, la miraba con ojos algo sorprendidos. En otras palabras, habían regresado.

"¿Qué es...?"

Cinzia cerró rápidamente la boca. Un total de siete personas habían regresado. Seis personas fueron inicialmente, así que al menos, significaba que el equipo había logrado rescatar a una persona.

"¡Lawrence! ¡Es Erica Lawrence!"

"¡Richard Hugo también está ahí!"

El contingente de gente que esperaba descubrió a los cautivos rescatados y gritó de alegría. Sin embargo, sus vítores no continuaron por mucho tiempo.

Desde el principio, la tasa de éxito de esta misión se consideró baja. Sin embargo, la atmósfera del equipo que había rescatado a dos cautivos estaba especialmente deprimente, más de lo esperado. Era como si se viera a un montón de gente aturdida y desalmada.

Los ojos de Cinzia, mientras tanto, se desviaron hacia la cara empapada de sudor de Ian, ahora distorsionada con una triste expresión de derrota mientras se desvanecía sin aliento. Sólo entonces se dio cuenta de que al equipo de rescate le faltaba alguien.

"¡Ian! ¡Iaaaaan!"

Chohong había estado sentada sobre su trasero, con aspecto aturdido, antes de recuperar el ingenio para correr hacia el Mago.

"¡Deprisa! ¡Deprisa y reactiva el círculo mágico! ¡Ahooraaaa!"

En el momento en que ella lo agarró por el cuello, Ian se desplomó. Fue porque había agotado todo su poder mental manteniendo el círculo mágico.

"¡Levántate! ¡Tienes que levantarte!"

Chohong gritó desesperadamente. La gente de alrededor comenzó a murmurar inestablemente. Cinzia entró rápidamente en los límites del círculo mágico y suprimió a Chohong por la fuerza. Lanzó una pregunta mientras empujaba a la mujer que se resistía locamente.

"Ayase Kazuki, ¿Qué ha pasado?"

El japonés no pudo abrir la boca por un tiempo. Era famoso por su comportamiento frío y tranquilo, pero ahora mismo, parecía tan confundido como todos los demás.

"... En primer lugar."

Kazuki finalmente rompió su largo silencio, habló en voz baja y tranquila.

"Fuimos capaces de llegar hasta aquí en la misión de rescate gracias a ese joven. Desde el principio hasta el final."

Cinzia supo inmediatamente a quién hacía referencia con ese 'joven'.

"Ya lo sé".

"No queríamos rendirnos. Él y yo nos quedamos hasta el final del tiempo asignado, buscando por todas partes. Gracias a eso, pudimos rescatar a Richard Hugo y Erica Lawrence. Ademas, pudimos salvar a Ayase Yui, Ibrahim Ali y Edward Dylan a tiempo."

Esto significó que los Terrícolas fueron rescatados de una forma u otra.

"¿Qué hay de Teresa Hussey?"

"La Princesa..."

Kazuki vaciló en sus palabras y no pudo continuar.

"... ¿Él no pudo detener la búsqueda de ella, aunque no estuviera en ningún lugar y se pasó del límite de tiempo?"

"No".

La conjetura de Cinzia fue recibida con una refutación innecesariamente brusca por parte de Kazuki.

"Parecía que la Princesa estaba siendo retenida como prisionera por un Parásito de alto rango."

"Un prisionera, ¿Es cierto?"

"Sí. Sin embargo, se las arregló para rescatarla con éxito. Aunque fue descubierto en medio de su fuga, de alguna manera rompió su red de seguridad y logró salir del bloque de la prisión."

"Había un Parásito de alto rango presente. No, espera. ¿Fue descubierto pero aún así logró escapar?"

Cinzia parpadeó sus ojos. Sólo estaba medio convencida cuando se enteró del incidente del Valle Arden, pero como Kazuki era tan serio, no tuvo más remedio que creerlo.

"Entonces, ¿Qué pasó? Si ha escapado, ¿Por qué no está aquí?"

Kazuki agitó indefenso su cabeza.

"... No estoy seguro."

"¿Qué?"

"¡Maldita sea! Realmente no sé qué pasó. Sí, estuvo muy cerca, estaba seguro de que lo lograría. Volamos el puente aéreo, retrasamos la persecución del enemigo y disparamos a todas las criaturas voladoras. Y cuando él estaba a punto de entrar en el escondite con seguridad..."

"¡Maldita sea! Realmente no sé qué pasó. Sí, estuvo muy cerca, estaba seguro de que lo lograría. Volamos el puente aéreo, retrasamos la persecución del enemigo y disparamos a todas las criaturas voladoras. Y cuando él estaba a punto de entrar en el escondite con seguridad..."

Kazuki levantó el cabello que cubría su frente, estaba empapada de sudor.

"Estaba a punto de hacerlo, ¿Qué pasó después?"

Fue Agnes la que hizo la siguiente pregunta. La expresión de Kazuki se quedó perpleja mientras le respondía.

"Lo que vi fue... Seol estaba corriendo mientras llevaba a la Princesa en sus brazos antes de que de repente vacilara."

"¿Estás diciendo que se cayó?"

"No, no parecía que se tropezara y cayera. Si se hubiera tropezado con algo, el impulso de su velocidad de carrera todavía aseguraría que... ¡Ah!"

Los ojos de Kazuki se entrecerraron en una rendija, luego continuó con una expresión medio convencida y medio insegura en su rostro.

"Justo antes de entrar en la habitación, creo que escuché un sonido similar a un disparo."

"¿Un disparo?"

"Eso es lo mejor que puedo hacer para describirlo. Ni siquiera yo puedo estar seguro de esto".

Al escuchar la palabra 'disparo', Cinzia echó un vistazo a Agnes.

Antes de que nadie se diera cuenta, los alrededores se habían quedado mortalmente en silencio. No, Chohong seguía gritando a todo pulmón. Y también...

"….."

Agnes cerró los ojos en silencio.


*


Él los añoraba. No, ¿Debería decir que simplemente desaparecieron sin dejar rastro?

Con toda honestidad, un puñado de ganado escapando no es algo preocupante, en lo que respecta al Parásito de alto rango. Sin embargo, era una historia totalmente diferente cuando se trataba de Teresa Hussey. Pertenecía a la realeza de Haramark, uno de los siete reinos que jugaba un papel fundamental en la facción humana. Y lo más importante, también tenía un contrato con los siete dioses.

Una vez, la Reina Parásito perdió su guerra en cierto planeta. Luchó contra un poderoso dios y fue totalmente derrotada. Apenas pudo escapar con vida y de alguna manera terminó en el Paraíso donde estableció una nueva base. Luego expandió rápidamente su influencia y devoró a la Deidad Principal de este mundo para restaurar una parte de sus poderes.

Sin embargo, eso estaba lejos de ser suficiente. Buscó la perfección absoluta por el bien de la venganza, y como resultado, anhelaba más poder. Para facilitar su objetivo, quería absorber más dioses. Era bastante obvio que tenía curiosidad por los siete dioses restantes del Paraíso y por devorarlos también.

En otras palabras, los secretos que Teresa Hussey poseía eran una especie de tributo para la reina. Incluso si el secreto resultaba ser inútil, aún podía convertirse en una prueba del valor de este Parásito de alto rango. Si las cosas salían bien, podría tener la oportunidad de evolucionar hacia un ser aún más elevado.

Bajo el impulso decidido de no dejarla escapar, movilizó no sólo a las fuerzas subterráneas, sino también a las criaturas de élite que custodiaban la superficie para localizarla. Según sus cálculos, ya debería haber sido capturada por la horda de Parásitos que inundaban el primer piso subterráneo.

Desafortunadamente, su velocidad de escape fue más allá de sus expectativas, y sus acciones terminaron convirtiéndose en un desperdicio de energía. Reflexionó sobre su error, sabiendo que debería haber sido presentada ante la Reina en su captura inicial. El deseo de evolucionar cegó a la criatura, haciendo que mantuviera a la mujer humana como cautiva para extraer información de ella. Nunca soñó con que las cosas salieran de esta manera.

"Grrrrr...."

El Parásito desconocido cruzó el puente aéreo restaurado y entró en el área de investigación. Después de aplaudir en el escondite, ya no pudo ocultar su furia.

"¡¡¡Kuuuuuaa!!!"

No podía entender cómo las ratas se las arreglaron para infiltrarse en la base, pero esto...

Este laboratorio situado en el antiguo Ducado de Delpinion era un punto estratégico crítico. Además, una base militar para la futura invasión de la facción humana. Sin embargo, lo más importante es que el plan de producción en masa comenzó realmente en este lugar, por lo que se podría decir que este es el cuartel general de todas las instalaciones de producción en masa.

Para llegar al sótano, uno simplemente tenía que atravesar la superficie primero. Y por eso la superficie estaba siendo estrictamente vigilada, pero ahora...

"¡Malditas ratas! ¡¿Cómo os atrevéis a recurrir a trucos como este?!"

El Parásito de alto rango se enfureció antes de descubrir un charco de sangre cerca de la estantería. El ataque parecía haber tenido éxito, pero nadie parecía saber lo que pasó después. Lo que era seguro, sin embargo, era que no había nada que encontrar cerca de aquí.

"¡Encuéntrenla! Pongan este lugar patas arriba y tráiganmela!"

Como los que custodiaban la superficie habían bajado al piso del sótano, apenas quedaba espacio para moverse, pero bajo esa orden, se dispersaron ruidosamente por todos los rincones de la instalación.

El Parásito de alto rango respiró enfadado durante un rato antes de pisar el altar en medio del escondite.

¡¡CRACK!!

Justo cuando el círculo mágico se convirtió en polvo fino...

*Retumbar*

De repente, el interior del escondite tembló un poco.

No, eso no parecía correcto.

"¿...?"

El Parásito de alto rango elevó su mirada hasta el techo. Podría no haber sido nada, pero el techo parecía haber temblado un poco justo ahora.

"... ¡Keuk!"

Sin embargo, esta criatura pronto volvió a prestar atención a la caza del hombre. Giró sobre sus talones y abandonó el escondite.


*


Retrocediendo un poco en el tiempo, justo después de que Seol Jihu fuera atacado.

"¡Ah-aahk!"

*Caer*

Teresa Hussey fue arrojada sin ninguna advertencia. Obviamente, ella estaba completamente aturdida por este acontecimiento.

No entendió lo que pasó. El objetivo final estaba casi al alcance de la mano, pero entonces, su cuerpo se elevó de repente antes de estrellarse contra una pared. Era difícil pensar que la persona que la llevaba simplemente había tropezado y caído porque sintió algo parecido a una gran fuerza de impacto en el momento en que se elevó.

"Ouch..."

De alguna manera recuperó su ingenio pero se asustó de nuevo después cuando vio al joven colapsar en el suelo, temblando intermitentemente con su brazo extendiendo su mano hacia el vacío.

"¡¿Estás bien?!"

Se arrastró hasta donde él estaba y respiró fríamente después de descubrir su estado actual. No estaba segura de qué lo golpeó, pero una gran cantidad de sangre brotaba de algún lugar debajo de su torso.

"¡¡Un sanador!!"

Miró reflexivamente al escondite antes de quedar totalmente aturdida. Esas personas, gesticulando salvajemente a los dos para que llegaran rápidamente sólo hasta hace un par de segundos, ya no estaban allí. El círculo mágico tampoco emitía ninguna luz. No hay forma de que la hayan abandonado a ella y a Seol cuando los dos estaban justo delante de ellos, así que esto podría significar...

'Espera, tenían prisa, ¿Verdad?'

Debe haber habido una razón de la que ella no estaba consciente. Los pensamientos de Teresa Hussey llegaron a esa conclusión y en lugar de estar perdida, decidió actuar. Tenía que hacer algo, cualquier cosa, en lugar de quedarse aturdida.

Primero, arrastró el cuerpo tembloroso del joven lejos de la línea de visión del enemigo. Luego, frotó suavemente el lugar de la hemorragia con la lanza que rezumaba un frío glacial. El hielo se extendió en un instante para cubrir su herida.

A continuación, ella agarró firme pero suavemente la cabeza de Seol Jihu con ambas manos y lo miró directamente a los ojos. Sus pupilas temblaban como una hoja solitaria contra los vientos tormentosos. Jadeaba repetidamente como si no pudiera respirar, y sus oscuros ojos trataban de subir, mostrando los blancos sanguinolentos de abajo. Era el signo revelador de que estaba en shock. Lo más probable es que no estuviera entendiendo su situación actual.

"¿Seol? Necesito que me escuches."

Acercó su cara a su oído y le habló, asegurándose de enunciar cada palabra con claridad.

"Parece que no hemos podido escapar. Sin embargo, llegamos hasta aquí y no pienso morir así. Por favor, ¡Vuelve a mí! ¡Despierta!"

El caótico temblor de sus confusos ojos disminuyó gradualmente. La miró aturdido antes de toser un bocado de sangre.

"¡Seol!"

"¡Keuh... Keu-reuhk...!"

Aunque le salían burbujas de sangre de la boca, empezó a buscar por todas partes. Teresa lo vio hurgando en sus bolsillos y rápidamente metió su mano en uno de ellos. Ahí es donde encontró un trozo de papel doblado por la mitad.

Lo sacó para encontrar un mapa. Su mano temblorosa se dirigió a cierto punto y, con un dedo tembloroso, dibujó una línea inestable. La línea sinuosa y sangrienta se detuvo en un punto diferente del mapa.

"¿Tonto?"

Justo al lado de donde su dedo se detuvo, había un par de líneas sobre cómo entrar en este espacio. Los ojos de Teresa Hussey brillaban intensamente. Por alguna razón, se sentía como si le estuviera diciendo que fuera allí.

No había tiempo que perder. Incluso si el puente aéreo había sido cortado, todavía estaban en medio del campo enemigo. Era bastante obvio que vendrían muy pronto.

'Este lugar es donde estamos actualmente, y...'

"¡Keuk!"

Mientras agarraba el mapa con fuerza, usó la pared detrás de ella como apoyo para empujarse a sí misma. Aunque le costaba controlar su propio cuerpo en este momento, no planeaba dejar a este joven atrás.

'Por mi culpa, él...'

De alguna manera, logrando ayudarlo a levantarse, Teresa Hussey comenzó a dar laboriosos pasos adelante, un paso a la vez.


*


"Es un escondite ficticio".

El jefe de la aldea se frotó la nariz.

"¿Qué quieres decir con un escondite ficticio?"

"Ya te lo dije antes, ¿No? Soy una persona meticulosa".

El jefe de la aldea sonrió con confianza.

"El día que dieron la orden de cerrar el laboratorio, fui inmediatamente expulsado de la investigación misma."

"Me dijiste que eras la oposición contraria más fuerte."

"Así es. Fingían ignorarme, pero estoy seguro de que me marcaron como alguien a quien vigilar."

El jefe de la aldea continuó.

"Volvamos al tema principal, ¿Sí? El escondite que vas a usar será un poco estrecho. En realidad, es un poco ambiguo llamar a esa habitación un escondite, para empezar. Sin embargo, el escondite ficticio es una historia completamente diferente."

"¿...?"

"Sólo su ubicación, se encuentra en un lugar de tanta profundidad como un tercer piso subterráneo. El procedimiento de entrada es complicado, y ha sido diseñado para soportar un fuerte impacto. Estoy bastante seguro de que puede incluso soportar el Trueno de los Enanos. Realmente presté mucha atención a esa habitación".

"Pero, ¿Trabajaste tanto en un simple escondite ficticio?"

"No es 'simple', joven."

El hombre mayor sacudió la cabeza.

"Así es como se consigue engañar perfectamente a los demás. Creé ese lugar pensando que sería descubierto eventualmente. Sin embargo, si el escondite es demasiado simple, ¿Qué pensarán los que lo descubran?"

"Mm... ¿Te preocupaba que sospecharan?"

"Así es. Se supone que soy un Mago famoso, así que si hiciera las cosas a medias, sospecharían aún más de mí. Por eso decidí usar ese estereotipo contra ellos".

"Ahh. Algo así como otro espacio que pueda ser un escondite, ¿Verdad?"

Seol Jihu dejó escapar un asombroso jadeo.

"En efecto. Ahora, piénsalo. ¿Quién imaginaría que un Mago conocido por ser meticuloso en su planificación se adelantara y creara un escondite justo detrás de su propia estantería, un lugar delante de las narices de todos?"

El jefe del pueblo sonrió de nuevo.

"Eso no es todo. Además de engañar a los demás, también necesitaba un segundo escondite. Bueno, escapar no es el final de la historia, ¿Verdad?"

"¿Estás hablando de una posible persecución?"

"Bien. En resumen, el segundo escondite también tiene un círculo mágico de transferencia."

Los ojos de Seol Jihu brillaban intensamente.

"Sin embargo, será mejor que no uses ese."

"Pero, ¿Por qué no?"

"Está conectado a algún lugar en el centro del Imperio. Si quieres una audiencia con la Reina Parásito, puedes usarlo."

El lugar al que escapó el jefe de la aldea fue la vecindad de Haramark. En otras palabras, el escondite ficticio tenía un truco más para engañar a los potenciales perseguidores.

"... Realmente te has preparado a fondo para todos los eventos, ¿No es así?"

"Contra el Imperio y el Ducado, sí, hacer eso era una obligación. En ese momento, incluso pensé que podría no ser suficiente."

Seol Jihu sonrió irónicamente en respuesta.

"En cualquier caso.. Te lo cuento por si acaso, pero rezaré para que no tengas que usar ese escondite durante tu misión".

El jefe de la aldea habló en términos muy claros.

"En el momento en que cierres la puerta, ese escondite se convertirá en un espacio completamente aislado. No hay ninguna ruta de escape para salir de allí. Es un lugar totalmente inútil durante su misión, ¿Entiende?"

"No tienes que preocuparte. 30 minutos ya es bastante."

El jefe de la aldea asintió distraídamente y se mordió los labios un poco antes de murmurar con una voz ligeramente más grave.

"... En efecto. Probablemente no tengas razón para ir allí, a menos que te encuentres en la peor situación posible."


*


¿Cuánto tiempo había pasado?

Abrió sus párpados, su visión borrosa e indistinta. Se sintió mareado como si cosas oscuras y blancas bailaran alrededor de los bordes de sus ojos.

Al final, volvió a cerrar los ojos. Su cuello, espalda, trasero y pantorrillas; la sensación del suelo que apoyaba esos cuatro puntos era fría y dura como la piedra.

De alguna manera, agarrando el delgado tejido de la conciencia vacilante, Seol Jihu se despertó, sólo para que su expresión se arrugara en un instante. El enorme dolor es una cosa, pero su cuerpo también se sentía bastante diferente comparado con anterioridad.

"¡Keuk, keuh...!"

Trató de enfocar su mente y terminó jadeando por todo el dolor que atacaba su cuerpo. De repente recordó la sensación que tuvo momentos antes de entrar en el escondite. No estaba seguro de lo que le pasó, pero demonios, pensó que su hombro había sido volado en ese momento.

Sin embargo, sentía como si el loco dolor se hubiera suavizado un poco ahora. Específicamente, la articulación del hombro y la cintura de su lado izquierdo se sentían bastante frías en este momento. Era como si bolsas de hielo fueran presionadas en esas zonas para luego ser retiradas. Sin embargo, las partes de su cuerpo estaban siendo presionadas por algo suave y cálido. Un calor inexplicable se le estaba transmitiendo.

Era frío pero cálido... ¿Cuál podría ser la razón de que estas sensaciones completamente contradictorias existieran juntas?

Sólo pudo volver a abrir los ojos mucho tiempo después. La sed que le rascaba la garganta hizo que Seol Jihu moviera lentamente sus ojos de un lado a otro. Sólo entonces comenzó a preguntarse, '¿Dónde estoy?'

Lo último que pudo recordar fue el rostro de Teresa Hussey. Reunió toda su fuerza de voluntad para señalar el segundo escondite... Y, no podía recordar lo que pasó después. Debe haberse desmayado.

'¿Qué diablos pasó aquí?'

¿Dónde ocurrió esto? ¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Estaban siquiera vivos? Una vez que se acostumbró al dolor hasta cierto punto, las preguntas empezaron a surgir una a una.

Una de las primeras cosas que captaron sus ojos borrosos fue su armadura parcialmente destruida a un lado. Le sirvió tan bien desde que la compró en la Zona Neutral, pero ahora... Lo siguiente fue la cota de malla pequeña, visiblemente ensangrentada y con un enorme agujero en el lateral. De repente, se sintió temeroso de observar el estado de su propio cuerpo.

'Espera'.

¿Su armadura estaba fuera de su cuerpo?

Seol Jihu gimió de dolor. Quería comprobar su situación actual, pero temía que al moverse sólo un poco se sometiera a un inimaginable torrente de dolor. Además, su lado izquierdo también se sentía pesado, como si estuviera siendo limitado por algo.

'¿Soy un prisionero?'

Su respiración era poco profunda y forzaba sus párpados medio cerrados a abrirse. Su visión borrosa se aclaró casi instantáneamente.

Seol Jihu bajó lentamente su mirada. Y vio su cuerpo desnudo, con la única excepción de su ropa interior. La ropa que llevaba debajo de la cota de malla se había usado como vendas alrededor de su hombro izquierdo y su cuerpo.

"Los Parásitos no detendrían la hemorragia de sus prisioneros ahora, ¿Verdad?

"M-mng...."

Fue entonces cuando escuchó un sonido nasal que le hacía cosquillas en el cuerpo y dirigió su mirada hacia su lado izquierdo. Su rostro desconcertado pronto se transformó en uno de pura perplejidad.

"…."

Estaba hay la razón por la que se sentía tan pesado. No era su imaginación; el cuerpo desnudo de Teresa Hussey lo abrazaba fuertemente.

Aunque estaba un poco distraído por las sensaciones de los picos voluminosos gemelos, así como su atractiva suavidad, pronto recuperó la calma. Ella estaba haciendo esto por el bien de compartir el calor corporal. Por todas las partes de su cuerpo que gritaban de dolor, podía adivinar fácilmente que había sido herido de forma bastante horrible.

'Lo que significa que este tratamiento de emergencia fue hecho por...'

Finalmente, pudo averiguar cuál era su situación actual. No estaba ni muerto ni capturado por el enemigo. Lo que significa que Teresa Hussey había llegado con éxito al segundo escondite. Junto con Seol Jihu a remolque.

'Uf...'

No importaba cuántas veces lo pensara, no tenía sentido. Ya casi lo había logrado, sin embargo, ¿Qué fue lo que salió mal?

Seol Jihu se lamió sus labios secos antes de intentar calmar su agitación.

Seguramente, la perspectiva de futuro era todavía sombría. Sin embargo, se las arregló para sobrevivir. Y parecía que los Parásitos tampoco habían descubierto este lugar.

Seol Jihu se sintió aliviado por el momento y agradeció al jefe de la aldea en su mente. Entonces, le susurró en voz baja a Teresa Hussey.

"¿Princesa?"

"Hng... ¿Mm?"

Teresa Hussey abrió los ojos.