Reciente

lunes, 20 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 83

Capítulo 83. Un Trozo de Esperanza Sacado del Pantano


'Si'.

La palabra 'si' denotaba esos casos inesperados que pueden o no suceder. En los diccionarios, se usaba a menudo en suposiciones, y los seres humanos añadían 'sólo' después para expresar su esperanza o arrepentimiento.

Podría haber una posibilidad entre diez mil de que ese futuro se haga realidad. Llegar antes de que sea demasiado tarde... No, por lo menos, llegar justo antes de que algo terrible les ocurriera a los cautivos... los miembros del equipo de rescate habrían estado soñando con ese futuro.

Sin embargo, no tenía sentido decir esas cosas cuando las cosas habían llegado tan lejos.

El Paraíso es la realidad. No es ni un dibujo animado, ni una novela de la web, ni una película. Definitivamente no es un juego de ordenador en el que podías guardar tus progresos mientras te sentabas en tu cómoda silla. Una vez que algo sucedía, no se podía deshacer.

Cuando las cosas llegaron hasta este punto, cosas como 'si sólo' o 'uno en diez mil' eran todas suposiciones inútiles. Al final, llegarías al 'Por si acaso' o 'Tal vez' que representaban la abnegación.

El 'rescate', tal y como lo dijo Ayase Kazuki, no se refería simplemente al rescate físico de los cautivos. No, estaba mucho más cerca de 'salvarlos'. Seol Jihu no lo consideró necesariamente como algo malo. En cambio, tener la determinación de encontrar sin dudarlo la mejor respuesta posible a cualquier situación era digno de un Terrícola pragmático y realista.

Incluso entonces...

Seol Jihu no podía desechar las fibras de esperanza que ardían en su corazón; aunque sentía que su cuerpo se hundía cada vez más en un pantano ineludible cuanto más bajaba las escaleras, seguía buscando ese rayo de luz enterrado en algún lugar de las turbias profundidades. Incluso si se trataba de un solo rayo, un pequeño trozo; siempre y cuando pudiera rescatar otro.

Pero entonces, llegaron al final de las escaleras y el fuego de una vela que ardía débilmente en su corazón se estremeció violentamente por el espectáculo que se presentaba ante sus ojos.

"Oh, Dios mío..."

Mary Rhine se cubrió rápidamente la boca.

"…."

Incluso Ayase Kazuki se quedó sin palabras.

¡Un verdadero infierno en la tierra!

La luz carmesí iluminaba este espacio como si fuera un distrito de luces rojas; espectáculos verdaderamente horrendos se extendían por todas partes, y apenas podían mantener los ojos abiertos. Incluso las llamadas ciudades de la depravación, Sodoma y Gomorra, no habrían sido tan atroces. El surgimiento del infierno viviente en la humanidad se parecería un poco a este lugar.

<< Nota: Sodoma y Gomorra - según la Biblia, son dos ciudades que habrían sido destruidas por Dios con fuego y azufre caídos del cielo, debido a la práctica de actos inmorales. >>

"Es la primera vez que veo un criadero tan desagradable en mi maldita vida".

Kazuki murmuró para sí mismo en voz baja antes de sacar el papel con las instrucciones escritas en él. Sin embargo, comenzó a formarse una expresión de confusión. En primer lugar, sus ojos ya podían visualizar más de mil de ellos. Un número que le adormecía la mente.

"¿Qué harás?"

Mary Rhine comenzó a morder sus uñas. Kazuki susurró, "Espera", y continuó escudriñando el papel, antes de olfatear el aire. Estaban de pie junto a la entrada, pero había un olor dulce y demasiado fuerte que llegaba de alguna parte. Sólo rozó sus sentidos olfativos, pero sintió un ligero mareo.

"¿Este olor...?"

Sus agudos ojos se desplazaron rápidamente hacia la izquierda. El segundo piso subterráneo también estaba dividido en dos distritos, pero no estaba separado como en el primer piso.

"Por el momento, vamos a la zona de experimentación."

No detectaron casi ningún movimiento. Kazuki prestó mucha atención a lo que le rodeaba mientras se abría camino. El lugar adonde el Arquero los llevó era una estructura con paredes rojizas. Cuanto más se acercaban, más fuerte se hacía ese enfermizo y dulce olor.

El interior de esta pequeña estructura situada junto a la planta de incubación también tenía una vista bastante extraña. Sólo había un único Orco mutado en el interior, pero había docenas y docenas de ollas, lo suficientemente grandes para que una persona se sentara dentro. Encima de ellas, había un número igual de cuerdas colgando del techo.

La fuente del olor era, sin duda, este edificio. El dulce olor se había vuelto tan pesado que casi les hacía sentir náuseas. Kazuki se puso de pie para mirar dentro de la olla más cercana antes de que su expresión se arrugara un poco.

La olla estaba llena de un líquido pegajoso pero claro. Con cautela, mojó su dedo índice antes de retirarlo. Un pequeño hilo se adhirió a la punta de su dedo antes de soltarse, lo que demuestra la poca viscosidad de este líquido.

"¿Esto es...?"

El Arquero inclinó su cabeza y la acercó aún más para mirar más profundamente, sólo para que su fría cara se arrugara en un instante.

"¡Keuk!"

Apartó su torso superior apresuradamente y rápidamente dio varios pasos hacia atrás. Seol Jihu rápidamente brindó su ayuda. Kazuki respiró hondo para recuperarse antes de escupir al suelo con cara de asco.

"¡Maldita sea! ¡Es un afrodisíaco!"

'... Afrodisíaco???'

Aunque las cosas estaban un poco caóticas en este momento, Seol Jihu todavía formó una expresión bastante aturdida. Se dio cuenta de que todas estas docenas de enormes ollas estaban llenas del mismo líquido.

Su mirada se dirigió entonces hacia ese solitario Orco mutante que estaba quieto, inmóvil. Su experiencia le dijo que la criatura no estaba parada en este sitio sin razón. Ahora que podía notar, la cuerda que entraba en la olla de enfrente estaba tensa.

Recordó cómo el Orco mutado bajó a Hugo del techo, así que fue capaz de localizar rápidamente un dispositivo parecido a una polea cerca.

A pesar de que no estaba seguro, corrió rápidamente hacia allí y giró la manija. Creak, Creak... la cuerda fue tirada hacia arriba mientras se enrollaba alrededor de la polea. Splash, Splash... Los sonidos del líquido cayendo se podían escuchar a continuación.

Finalmente, una persona con todo el cuerpo envuelto en la cuerda salió de repente de la olla. Las gotas de líquido cayeron del cuerpo aceitoso, aparentemente desnudo. Al observar el empapado pero aún abundante cabello rojo, debe haber sido una mujer. Fue en este punto que Mary Rhine comenzó a enloquecer.

"¡Hermana mayor!"

Kazuki se movió rápidamente. Saltó en el aire, cortó la cuerda y atrapó a la mujer antes de aterrizar en el suelo. Seol Jihu frunció el ceño inmediatamente; todos sus miembros estaban intactos, pero una vez que estuvo en el suelo, se dio cuenta de que sus piernas y brazos estaban doblados en ángulos terribles.

"Maldición, ¿Se ahogó?"

"No, no puede ser eso".

Mary Rhine hablaba con una cara pálida.

"La hermana mayor, Erica, aprendió la habilidad de respirar bajo el agua. No hay forma de que se ahogue".

Kazuki rápidamente presionó su mano cerca de la nariz de la mujer inconsciente. Sintió su respiración. Incluso su pecho comenzó a subir y bajar, aunque débilmente.

De repente, los ojos de la mujer se abrieron de par en par. Sus borrosos iris miraban al techo, y entonces...

"¡¡Ahh-ahck!!"

Flop, flap...

Comenzó a agitar su cuerpo de esta manera y de aquella. Olvídate de los habituales gemidos de dolor, estaba ocupada emitiendo gritos de horror ahora mismo.

'Esta persona es...'

Ella no era otra que el Caballero Imperial de Nivel 6, Erica Lawrence, un poderoso individuo a la par de Agnes.

"Ah-ah-ehuk... ¡¡Aaaaaahrgh!!"

Mientras Erica Lawrence respiraba y jadeaba de dolor, el Arquero rápidamente buscó signos de infección y el Sacerdote lanzó su divino hechizo de sanación.

Poco después, Kazuki se levantó y se dirigió a Mary Rhine.

"Llévala de vuelta".

Eso significaba que Erica Lawrence no estaba infectada.

"Entendido. Tengan cuidado, ustedes dos".

Mary Rhine no dijo nada innecesario y respaldó a Erica Lawrence. Su salida fue lo suficientemente rápida como para sorprender ligeramente a los demás.

La segunda persona fue rescatada. Ahora, sólo quedaban dos.

Revisaron otras ollas para asegurarse, y todas estaban vacías. Kazuki se puso en cuclillas y miró al suelo. Seol Jihu no lo presionó. Todo lo que había visto del japonés decía que este tipo era un Terrícola confiable. Si no se estaba moviendo, entonces debe haber una buena razón para ello.

"Seol".

Kazuki abrió la boca.

"Será extremadamente difícil buscar en este lugar con el tiempo que nos queda."

Eso era cierto. Incluso Seol Jihu había estado ocultando su frustración. No se trataba sólo de uno o dos edificios en el área de experimentación, y no hay que olvidar que el criadero mismo era enorme, además había demasiadas víctimas aquí.

"Así que, tenemos que..."

¿Estaba tratando de decir que necesitaban retirarse ahora?

"... Tengo que pensar en esto."

Lo que dijo a continuación fue algo inesperado para Seol Jihu.

"Tanto Dylan como Ali fueron infectados, sus miembros fueron cortados. Lo que los bastardos trataban de hacerles es evidente: agotar su resistencia, infectarlos y crear más Orcos mutantes. Usar algunas partes de los cuerpos como sustento, usar el resto para crear más soldados, y también usarlos como reproductores".

'... ¿Usar como sustento?'

Por un momento, Seol Jihu recordó la puerta que Chohong le impidió entrar antes.

"Sin embargo, no le pasó lo mismo a Erica Lawrence. Sus miembros podrían haberse roto, pero no estaba infectada. No, sólo la dejaron dentro de la olla de afrodisíaco. Probablemente significa que estaban tratando de quebrarla mentalmente. Seguramente sabían que nadie sería capaz de sobrevivir a los horrores del criadero por mucho tiempo."

Los murmullos de Kazuki sonaban más como si tratara de organizar sus pensamientos en lugar de hablar con otra persona.

"Significa que los cautivos han sido separados por su sexo."

"¿Significa eso que las posibilidades de que las dos restantes no se infecten son..."

"No, espera. No es eso."

Kazuki agitó la cabeza.

"No es que no estén infectadas, es simplemente que no hay necesidad. Ser violadas por los Orcos mutados las infectará naturalmente, de todas formas."

Kazuki continuó.

"Erica Lawrence ha estado luchando. Al igual que Hugo."

Si esa afirmación se daba vuelta, entonces los dos cautivos que no estaban aquí significaban que no pudieron aguantar. Fue entonces cuando los ojos de Kazuki ardieron brillantemente.

"Lo encontré".

"¿...?"

"Es el rastro de alguien siendo arrastrado. Parece que también es relativamente reciente".

"¿Hay dos personas?"

"No, sólo una."

Kazuki también parecía confundido.

"Si mi teoría es correcta, entonces debería haber dos, pero... Ayase Yui, Teresa Hussey... No sé quién podría ser entre las dos, pero sólo puedo encontrar una."

"Vamos a echar un vistazo de todos modos."

Los dos hombres salieron rápidamente del edificio. Pero los pasos de Kazuki fueron gradualmente más lentos.

"Maldita sea... ¿Por qué hay tantos rastros ahora?"

Sin embargo, eso era inevitable. No es que este lugar tuviera poco o ningún tráfico de peatones; cualquiera podría deducir, sin mirar demasiado, que los viejos rastros serían tapados por otros nuevos que se pondrían encima cada día, ya que toda esta área estaba repleta de todo tipo de razas y seres. Incluso si fuera un Gran Explorador, estaría impotente ante este caso.

"Dime cualquier característica distintiva de tu hermana."

"Hay un lunar cerca de su ojo izquierdo. Su color de cabello es negro y su físico es pequeño. Y es linda".

Seol Jihu buscó diligentemente en sus alrededores. No importaba cuántas veces mirara, todo este lugar representaba vistas insoportables una tras otra. Incontables mujeres fueron atadas a varios pilares y paredes con cadenas y cuerdas. Además, un número similar de Orcos mutantes estaban parados en varios puntos dentro de incubación o se mantenían incómodamente cerca de esas hembras atadas.

El problema aquí estaba relacionado con el hecho de que las hembras no eran sólo de la raza humana. Prestó más atención a cierta figura porque parecía ser humana a simple vista, pero resultó que sus orejas eran demasiado puntiagudas; seres cuadrúpedos de aspecto animal que se parecían a un lobo; incluso seres de origen botánico y monstruos que nunca había visto antes, habían sido capturados en masa. Es decir, a los Parásitos no les importaba lo que capturaban mientras las víctimas tuvieran la capacidad de dar a luz.

Al contemplar esta visión espantosa, pudo intuir cómo los Parásitos, que se supone que son una raza alienígena, pensaban en los humanos y en otras razas que viven en este planeta. Al darse cuenta de ello, una poderosa rabia hirvió en lo más profundo de su corazón.

'Hijos de perra'.

Para los Parásitos, los machos sólo servían para la comida o como escudos de carne desechables. En cuanto a las hembras, no eran diferentes al ganado. Seol Jihu mordió su labio inferior casi hasta el punto de sacar sangre y agarró su lanza con fuerza. Dependía de una sola hebra de energía fría del arma para suprimir su corazón listo para explotar de ira. Entonces sucedió.

"¿Yui?"

Kazuki se abalanzó abruptamente hacia adelante como un rayo. Seol Jihu lo persiguió rápidamente, pero sus pasos se detuvieron poco después. Encontró al Arquero parado como una estatua de piedra, con una expresión de pura estupefacción.

Había una mujer en cuclillas en el suelo, con las dos muñecas atadas al pilar que estaba detrás de ella. También había una sonrisa vacía en su rostro. Tal como Kazuki había dicho antes, era una joven muy guapa. Todo su cuerpo mostraba la evidencia de toda la violencia que le habían hecho.

"Eh..."

A pesar de que su hermano estaba de pie ante sus propios ojos, mantuvo esa sonrisa sin rumbo y espeluznante. Él miró fijamente a su hermana sin decir nada. Sniff. Resopló ruidosamente y con el puño cerrado, se limpió los ojos. Luego se arrodilló sobre una rodilla y presionó su frente contra la de ella.

"... Lo siento."

La despedida fue breve. Kazuki se levantó y agarró su espada larga. Seol Jihu dio un grito de sorpresa.

"¡¿Kazuki?!"

"Es demasiado tarde".

"¿Demasiado tarde? ¿Pero...?"

"Sólo se ve bien por fuera. No hay necesidad de mirar más a fondo. Su interior ya debe haber cambiado".

Kazuki miró a Seol Jihu con ojos tristes.

"¿Vas a intervenir esta vez también?"

"..."

"Eres libre de intervenir, pero recuerda esto, si lo haces disminuirás el tiempo que tenemos para encontrar a la Princesa".

Seol Jihu fue incapaz de decir algo.

Eventualmente, el cuello de Ayase Yui fue limpiamente separado de su cuerpo. Kazuki procedió a incinerar su cuerpo y tiró del joven que estaba parado aturdido.

"Vamos. Todavía tenemos que encontrar a una persona más."

Seol Jihu miró al hombre mayor con mucho asombro. Como corresponde a un Arquero reconocido por Dylan, fue capaz de controlar sus emociones en un punto extremo y se centró en sus deberes primero. Esta calma ayudó a calmar la ira de Seol Jihu que continuó causando estragos en su mente desde que bajó al segundo piso. Entonces se sintió avergonzado por su conducta anterior.

'Necesito concentrarme en la misión'.

Gracias a que encontraron dos damas más rápido de lo que se esperaba, el tiempo perdido arriba se repuso un poco.

Más decidido que nunca, miró a cada rincón para encontrar a Teresa Hussey. Sin embargo, no pudo detectar a nadie que se pareciera a ella ni remotamente. Lo cual resultaba extraño, porque sus características únicas ciertamente se destacaban de la multitud. El tiempo seguía corriendo, pero ese cabello único de color rosa no se veía desde ninguna parte.

Incluso recurrió a usar más del valioso rudium por si acaso, pero eso tampoco funcionó. Ordenó a los Orcos mutantes de la zona que le guiaran hasta un humano traído recientemente e incluso añadió los rasgos distintivos de Teresa Hussey por si acaso, pero las malditas cosas no querían ni siquiera moverse.

"¿Ya has visto algún rastro de la Princesa?"

"No me quedaría parado si hubiera encontrado un rastro".

Kazuki se mordió los labios antes de agarrarse la oreja. El cristal de comunicación que colgaba cerca del lóbulo de su oreja emitía un suave y puro brillo.

—¿Dónde está Seol?"

La voz pertenecía a Chohong.

"Él está conmigo, todavía está buscando. ¿Qué hay de tu lado?"

—Las trampas han sido colocadas, y todos han regresado a salvo. ¿Aún no has encontrado a los otros dos?

"Ayase Yui se infectó y yo me ocupé de ella. No he encontrado a Teresa Hussey todavía."

—Te quedan menos de diez minutos. No tientes a la suerte y vuelve. Si todo lo demás falla, podemos intentarlo de nuevo en 72 horas, ¿Verdad?

"Lo tengo. No te preocupes."

El brillo del cristal desapareció. Los dos hombres no dijeron nada más después y pasaron otro minuto buscando en los alrededores, pero de nuevo, no había nada que mostrar por sus esfuerzos. Finalmente, Kazuki suspiró exasperado.

"Seol".

"¿Sí?"

"Vuelve primero".

Kazuki continuó rápidamente.

"No puedo estar seguro, todavía. Pero, aún queda algo de tiempo, así que intentaré buscar por mi cuenta."

Kazuki es un Arquero Alto Ranker. Su velocidad de carrera era muy rápida, así que aunque empleara un poco más de tiempo, seguiría siendo capaz de hacerlo, eso es lo que quería decir. Seol Jihu sabía que estaba siendo considerado, por supuesto. Pero el joven coreano rechazó la oferta a pesar de todo.

"De ninguna manera. Yo también ayudaré. Tengo mucha confianza cuando se trata de correr."

"¿Mm?"

"Tengo a esta cosa, ¿Recuerdas?"

Seol Jihu señaló su oreja izquierda. Kazuki vio el Pendiente Festina y comenzó a pensar en algo. Los miembros del equipo de rescate habían compartido tanta información como estuvieron dispuestos a hacerlo antes de que la misión comenzara, así que sabía la utilidad de ese pendiente.

"¿No dijiste que aún no puedes controlarlo adecuadamente?"

"Correr en línea recta está bien. Incluso llevé a los Parásitos a ese peligroso cañón, así que correr a lo largo del primer piso no debería ser tan difícil."

Eso tiene sentido. Considerando que el primer piso subterráneo era básicamente una línea recta, su confianza no estaba injustificada. Además, si el efecto se apilaba tres veces, sería capaz de correr 100 metros en 3, tal vez 4 segundos. La velocidad que sería capaz de exhibir durante ese minuto sería el doble de la velocidad máxima de carrera de Kazuki.

"Bien. Lo haremos de esta manera."

Kazuki asintió con la cabeza y entregó otro cristal de comunicación unido a un pendiente.

"Tú también llevas uno. Iremos por caminos separados para buscar. Cuando el contacto se haga, regresaremos, sin hacer preguntas."

"Entiendo".

"Me quedaré cuatro minutos y 25 segundos antes de regresar. No deberías pasar de la marca de seis minutos y 40 segundos. No intentes alejarte demasiado y regresa al menos antes del último minuto. ¿Entiendes?"

Luego añadió que contactaría con Seol Jihu antes de volver, y los dos hombres tomaron caminos separados.

Seol Jihu comenzó a contar internamente mientras cruzaba el criadero. Sin embargo, aún no pudo localizar a Teresa Hussey.

'Princesa... Princesa...'

Seol Jihu había estado caminando cada vez más profundo antes de darse cuenta abruptamente de que el entorno había cambiado un poco. No pudo observar ningún pilar o cadena aquí. Lo que ahora los reemplazaba eran varias estructuras que se asemejaban a ranchos.

Seol Jihu comenzó a fruncir el ceño. Se preguntaba por qué había cada vez menos Orcos mutantes, pero ahora podía entender por qué; vio varios Orcos mutantes de menor tamaño deambulando por estos 'ranchos'. Parecían ser cachorros y no adultos completamente desarrollados.

Las hembras de varias especies estaban acostadas sobre pastos secos, gimiendo y jadeando laboriosamente. Asquerosos olores a sangre y todo tipo de suciedad flotaban en el aire.

"... ¡Ah!"

De la nada, sus pasos se detuvieron. Mientras escudriñaba atentamente el área, finalmente captó el color distintivo que había estado esperando encontrar. Aunque sucio, no había duda de que estaba viendo el cabello rosado.

La hembra estaba acostada como si estuviera muerta, su vientre estaba tan hinchado que parecía una bola. Sus rotos y desalmados ojos borrosos parpadeaban esporádicamente, suaves jadeos de "Ah, ah..." saliendo de su boca. Su corazón casi se desplomó hasta la boca del estómago.

"¡Princesa Teresa!"

Seol Jihu corrió apresuradamente hacia allí y estaba a punto de agarrar su hombro, pero sus acciones se detuvieron repentinamente. No era Teresa Hussey. Su color de cabello era el mismo pero esta mujer pertenecía a otra raza. Vio las alas negras desplegadas brotando de su espalda y estaba seguro de sus conclusiones.

Se sintió aliviado, pero al mismo tiempo, no pudo evitar suspirar. La hora de volver se acercaba rápidamente.

'¿Debería volver?'

En realidad, no tenía el deber de encontrarla a toda costa. Sin embargo, Teresa Hussey era una Paradisíaca. Si muriera ahora, eso sería todo para ella. No, aunque dejara de lado ese punto, todavía recordaba esa poderosa atracción que sintió al conocerla por primera vez.

'Es como si la hubiera conocido antes en algún lugar'.

Podría haberse equivocado en eso. Pero sabía que si se rendía y volvía, se arrepentiría el resto de su vida. De hecho, tenía que hacer lo mejor hasta el final para que su arrepentimiento no fuera tan grave después.

No es que no le quedara tiempo, ¿Verdad? Seol Jihu sacudió la cabeza. Cierto, aún es demasiado pronto.

'Esto no va a funcionar'.

Andar por ahí así, sin un plan, no era una solución. Necesitaba pensar como Kazuki.

'¿Quizás ni siquiera estaba en el criadero?'

Hasta ahora, había estado vagando por el criadero debido a la teoría del cabecilla. Pero como no se encontraba en ningún sitio, esa teoría podría no ser aplicable a Teresa Hussey. Seol Jihu cambió rápidamente su proceso de pensamiento.

'¿Cuál es la diferencia entre la Princesa y los otros cautivos?'

Ella era una Paradisíaca, mientras que otros eran Terrícolas. Seol Jihu reflexionó profundamente hasta que de repente, una nueva posibilidad apareció en su cabeza. Sólo la había probado en alrededor de cuatro objetivos antes, así que el conjunto de muestras era pequeño, pero aún así, su idea surgió del hecho de que los Orcos mutantes no conocían el paradero de Teresa Hussey.

'Tal vez, el valor de la Princesa como cautiva es diferente de los otros?'

Lo que significa que tenía otro propósito que simplemente ser usada como reproductora. La mayor fuerza de combate de la humanidad eran los Terrícolas, pero en realidad, se podría argumentar que el verdadero núcleo son los siete dioses. La primera persona con la que estos dioses contactaron fue un Paradisíaco. No solo eso, una realeza.

'¡El Juramento Real!'

Considerando ese punto, ¿Podría ser posible que la princesa de la Familia Real de Haramark recibiera un trato diferente al de los demás? Por ejemplo, ¿Podría ser llevada a otro lugar para que los Parásitos pudieran aprender los secretos de los siete dioses?

A menos que se refiriera a la Reina Parásito que incluso devoraba a un dios; la estructura de mando de los Parásitos sólo podía 'controlar', pero no constituía una red omnipotente. Además, un humano se convertiría instantáneamente en una marioneta sin mente en el momento en que fuera infectado. Así, la princesa que tenía información valiosa no se convertiría descuidadamente en un huésped.

No estaba seguro, por supuesto. Pero su teoría sonaba creíble. Había una posibilidad de que fuera demasiado optimista sobre esto, pero no le importaba agarrarse de un clavo en la situación actual si le ayudaba de alguna manera.

En cualquier caso, la conclusión fue que había una buena posibilidad de que no estuviera en el criadero en absoluto.

'En ese caso...'

Se había adentrado bastante en el segundo piso del subterráneo. Tal vez esa era la razón por la que no había tantos Orcos mutantes. En el lado más alejado a su izquierda, podía observar el área de experimentación.

Si se la hubieran llevado por encima del suelo, entonces no habría nada que pudiera hacer, pero de nuevo, podría estar en esa zona de experimentación.

'¿En cuál debería entrar primero?'

No sólo había uno o dos edificios allí. Pensó que podría tener que buscar en todos y cada uno de ellos si no se le ocurría una buena idea, pero entonces, decidió activar primero Nueve Ojos, por si acaso. Todos los lugares se transformaron en un mar amarillo, con la única excepción de una estructura.

'¿Es eso naranja?'

Significaba 'No Acercarse'. Además del hecho de que fue construido con ladrillos, se asemejaba a una estructura similar a un contenedor con una sola ventana pequeña.

No tenía tiempo para preocuparse. Seol Jihu se abrió paso rápidamente y se apoyó en la pared de la estructura. La puerta estaba cerrada, así que no podía mirar el interior. Presionó su oreja contra la pared, pero todo estaba muy tranquilo. No parecía haber ninguna señal de movimiento.

Pero debe haber habido una razón por la que fuera 'No Acercarse'. Originalmente, ni siquiera debería pensar en entrar, pero había una posibilidad de encontrarla aquí.

'Por si acaso'.

Agarró el rudium. Tenía una forma de evitar el peligro, así que no hay razón para correr el riesgo.

"Abre la puerta tan silenciosamente como sea posible. Si ves seres de la misma raza adentro, finge que cometiste un error y sal de inmediato".

Usó el rudium para controlar un Orco mutado cercano y lo envió delante de él. Creak... La puerta se abrió y se reveló una parte del interior.

'Parece una cámara de tortura'.

Seol Jihu permaneció presionando contra la pared mientras enviaba otra orden.

'Asiente con la cabeza si hay una mujer humana dentro'.

El Orco mutado asintió con la cabeza. Seol Jihu abrió más los ojos. Entonces se olvidó de respirar por un momento. El monstruo no salió de la estructura, lo que significaba que, al menos, no había criaturas infectadas por Parásitos en movimiento dentro.

Seol Jihu no dudó y entró en la estructura inmediatamente. Y cuando echó un buen vistazo al interior, tuvo que cerrar los ojos ante la enorme euforia. Sus puños se cerraron automáticamente por sí solos. Pudo confirmar que usar el valioso rudium no es una pérdida de tiempo.

Abrió los ojos de nuevo y rápidamente avanzó. Cierta mujer estaba atada a un marco de madera en forma de X, sostenida por cuerdas que le ataban las muñecas y los tobillos. Su cara estaba oscurecida por su cabeza baja. Sin embargo, su cascada de cabello color rosa era definitivamente una vista familiar para él.

Seol Jihu colocó la lanza de hielo en su axila y lentamente extendió su mano. Cepilló su cabello y tocó su mejilla aún suave. Su palma sintió que ella se estremecía enormemente.

"... ¡Keuk!"

*Temblar* *Temblar*

Su cuello comenzó a temblar. Incluso la escuchó rechinar los dientes.

"¡Mátame!"

Qué voz tan familiar. En lugar de responderle, sin embargo, puso su mano en el cristal de comunicación pegado a su oído. Brillaba suavemente cuando inyectaba su maná.

"Nunca me someteré a..."

—¿Qué está pasando?

La voz de Kazuki hizo que la mujer de cabello rosado dejara de quejarse.

Y entonces...

"... ¿Eh?"

Su cabeza se elevó. Vio a cierto joven hablando con voz tranquila, con la mano pegada al oído.

"Encontré a la Princesa Teresa Hussey. Volveré tan pronto como la libere."

Los ojos de Teresa Hussey se deslumbraron cuando miró fijamente a Seol Jihu.