Reciente

domingo, 19 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 82

Capítulo 82. La Diferencia de Temperatura entre la Esperanza y la Realidad (2)


Debido a que Seol Jihu estaba presionado por el tiempo, casi lo pasa por alto. Ya estaba débilmente iluminado en este lugar, y debido a su piel oscura, el hombre de ahí arriba apenas se veía.

Pero, una vez de cerca, era mucho más claro verlo. Un hombre con la cabeza hacia abajo estaba colgando en medio del aire. Y parecía que el Orco mutado estaba en medio de alcanzar al hombre antes de que su acción se detuviera.

"¡Hugo!"

Seol Jihu gritó en voz alta e incluso sin darse cuenta, terminó tocando el pie de Hugo.

"Ku-ahh..."

En el momento en que su cuerpo se estremeció ligeramente, Hugo echó la cabeza hacia atrás y gritó. No, su voz ronca sonaba mucho más cerca de un gemido de dolor que de un grito real.

Sólo entonces Seol Jihu se dio cuenta de que Hugo estaba suspendido en el aire con un gancho que le atravesaba la espalda.

"¡¿Qu-qué demonios?! ¿Qué está pasando?"

Yasser Rahdi también descubrió a Hugo arriba. Estaba colgado muy alto y no podían tocarlo descuidadamente. Seol Jihu mordió su labio inferior antes de mirar el rudium, todavía emitiendo ese humo negro. Su tamaño se había reducido notablemente, pero si era sólo por un rato, debería estar bien.

'Bajar a Hugo con la mayor seguridad posible'.

Cuando dio esa orden, cuatro Orcos mutantes comenzaron a moverse a la vez. Uno de ellos desapareció en la oscuridad y no mucho después, los sonidos chirriantes de una polea giratoria resonaron en la cámara. El gancho descendió lentamente. Dos de ellos agarraron a Hugo por ambos lados, y el último extrajo cautelosamente el gancho de la espalda del humano.

"Keuh..."

"¡Hugo!"

Una vez que su restricción fue removida, Hugo se derrumbó y Seol Jihu lo atrapó rápidamente. El gran hombre debe haber recuperado su conciencia de alguna manera porque luchó contra el dolor y forzó a sus ojos a abrirse. Sus ojos borrosos tenían un ligero brillo, un indicio de vida en ellos.

"Euh, uh... Euh uh...."

Su boca se abrió como si quisiera decir algo, pero sólo salieron sonidos extraños. Una sola mirada fue suficiente para decir que estaba completamente debilitado. Seol Jihu abrazó su cabeza y susurró suavemente.

"Todo estará bien. Vinimos a rescatarte. Todo va a estar bien."

Hugo debe haber escuchado esas palabras porque, aunque parecía aturdido y desenfocado, las comisuras de sus labios se arqueaban. Cerró los ojos de nuevo y se desplomó impotente en los brazos de Seol Jihu.

"¿Hugo?"

"Mira, hombre".

Yasser Rahdi habló rápidamente.

"Cinco minutos pueden haber pasado ya. Entiendo cómo te sientes, pero tenemos que irnos ahora. Sólo podemos sanarlo después de reunirnos con todos los demás".

"Ah, claro. Está bien."

Aunque sus palabras eran lógicas, su voz sonaba llena de inquietud. Por supuesto, no estaba equivocado, así que Seol Jihu levantó rápidamente a Hugo.

Antes de regresar por donde vinieron, se detuvo brevemente para echar un vistazo detrás.

'¿Por qué Hugo es el único aquí?'

Su cabeza podría estar llena de preguntas, pero no dejó de avanzar. Lo importante era que Hugo había sido encontrado y de alguna manera aún respiraba. No se sabía si debía agradecer esta hazaña a su robusta constitución, pero definitivamente estaba vivo. Eso solo bastaba para que ellos agradecieran a la suerte.

Los dos hombres llevaron a Hugo a la intersección. Sin embargo, el equipo que se dirigió al pasillo de la izquierda no había regresado todavía. Esperaron durante casi un minuto completo, pero no había ni una sola sombra. Cuanto más tiempo pasaba, más se agitaba Yasser Rahdi.

"¡Maldita sea! ¿Por qué no están aquí?"

"¿Podría haberles pasado algo malo?"

"Escucha. ¡¿No puedes ser más positivo en tu forma de pensar?! Has estado diciendo todas estas cosas negativas."

"Mm...."

Seol Jihu bajó a Hugo con cautela.

"Yo iré".

"¿Qué significa eso?"

"No podemos esperar aquí para siempre. Iré a echar un vistazo."

Yasser Rahdi no parecía convencido en absoluto. Se sentía muy nervioso en este momento. En las películas que muestran situaciones similares, uno de los dos moriría con seguridad. ¿No dijo alguien que esto es como una 'bandera de la muerte' o algo así? Pero incluso él sabía que quedarse quieto y no hacer nada era una mala decisión.

"Maldición. Vuelve rápido, ¿Me escuchaste?"

Seol Jihu comenzó a correr de inmediato. El pasillo de la izquierda es igual al de la derecha, y las celdas de la prisión se alineaban a ambos lados de las paredes. Echó varias miradas mientras corría, pero como pensaba, no pudo encontrar a ningún cautivo dentro.

Pronto, sin embargo, fue capaz de ver tres siluetas en la distancia. Cuanto más se acercaba a ellas, más frío se hizo el aire y le pinchó la piel.

No estaba seguro de lo que pasó, pero la atmósfera entre los tres estaba bastante deprimida. Ayase Kazuki llevaba una cara pálida y completamente enferma, mientras que Chohong parecía estar agonizando por algo. Mientras tanto, Mary Rhine estaba tirada en el suelo para...

"¡¡¡Bleurgh-!!!"

... Para vomitar sus pulmones. Incluso lloraba sin parar.

Tal vez la presencia de Seol Jihu lo despertó, Kazuki abrió rápidamente la boca.

"Tú... ¿Qué estás haciendo aquí?"

"Ustedes no aparecieron aunque los estábamos esperando."

Kazuki se quedó sin aliento, "Maldita sea", dijo desesperado. Rápidamente agarró el costado de Mary Rhine y trató de ponerla de pie por la fuerza.

"¿Qué ha pasado? ¿Qué está pasando?"

"Detuvimos nuestra búsqueda".

"¿Se detuvieron? ¿Por qué?"

Ahora que Seol Jihu miró más allá del trío, pudo observar una puerta de piedra de algún tipo. Hebras blanquecinas de aire frío se filtraban por el hueco ligeramente abierto. Finalmente entendió por qué se sentía muy frío. El aire helado y mordaz se filtraba desde el interior de esa puerta abierta.

"No tiene sentido buscar más allá de esta área. Incluso si encontramos a alguien, no tiene sentido."

Sonaba anormalmente tranquilo. Un sentimiento sombrío se abrió paso de repente en Seol Jihu. ¿Fue por el aire frío o por la forma en que el cabecilla dijo esas palabras?

"¿Qué están...?"

... Estaba a punto de terminar su frase e intentó abrir la puerta de piedra, pero entonces...

¡Slam!

Chohong la empujó con rabia para cerrarla.

"No mires dentro".

Su voz puede haber sonado un poco emocional, pero aún así, fue bastante contundente cuando expresó su opinión. Seol Jihu se estremeció un poco. Chohong lo miraba con ojos llenos de una inesperada frialdad. No, cuando Seol Jihu la miró más de cerca, ella pareció fruncir el ceño para contener sus lágrimas.

"... ¿Chohong?"

"Podrías terminar con un trauma mental. Por lo tanto, nunca mires más allá de esta puerta."

Chohong incluso se paró frente a la puerta de piedra para bloquearla. Mientras tanto, Kazuki hizo una pregunta.

"¿Qué pasó en tu extremo?"

Seol Jihu se había sorprendido por esa reacción inesperada, pero apenas recuperó el ingenio para dar su respuesta.

"Encontramos uno".

"¿Encontraste a alguien?"

"Sí, encontramos a Hugo. Todavía está vivo."

Chohong levantó abruptamente la cabeza. Y entonces, sin decir nada más, salió volando por el pasillo. Kazuki miró con preocupación su salida antes de mirar a Mary Rhine.

"¿Ya te has calmado? ¿Puedes moverte ahora?"

"Sí. Lo siento. Intenté contenerme, pero..."

Se las arregló para asentir de alguna manera.

"Vale, nosotros también deberíamos irnos. Ah, mientras regresamos, ¿Puedes decirme qué viste? ¿Viste a alguien más? ¿Cómo era la situación en ese lado?"

Como el mismo Seol Jihu estaba desconcertado por varias cosas, decidió describir lo que vio en detalle y obtener algunas explicaciones de esa manera mientras corrían de regreso por donde vinieron.

"Es la 'infección'."

Kazuki asintió con la cabeza como si pensara en algo. Seol Jihu lo miró fijamente, así que el japonés lo explicó.

"¿Has escuchado antes que la 'infección' también tiene una tasa de éxito?"

Nunca había escuchado esta historia antes.

"Verás, un Parásito no es mucho sobre lo que escribir. Es como una larva y es patéticamente débil. Si el huésped es un cadáver, entonces lo infectará al 100% sin problema, pero si el huésped sigue vivo, la historia cambia drásticamente."

Kazuki siguió adelante.

"Cuanto más fuerte es la constitución del huésped, más difícil es infectar a esa persona. Por eso el huésped se queda colgado en los ganchos. Sólo para agotar toda su resistencia."

Seol Jihu sintió que su corazón cayó hasta la boca de su estómago. Sólo Hugo fue encontrado colgado en esos ganchos. Lo que significaba que los otros estaban...

"Hugo usó su fuerza física y resistencia como un auténtico idiota. Y eso le salvó la vida".

Kazuki habló en un tono de voz amargo. Seol Jihu le preguntó cautelosamente.

"¿Significa eso que las otras personas...?"

"... Quién sabe. Al menos, no están muertos todavía. Después de todo, para que este plan de producción en masa funcione, necesitan infectar a los huéspedes vivos."

Los Orcos Mutados también podrían fabricarse a partir de cadáveres infectados, pero en última instancia el número total sería limitado. Sin embargo, si el huésped infectado no perdía su capacidad de reproducción, entonces los números podrían ser producidos indefinidamente; eso es lo que quiso decir. No importa cuántas veces se pensara en ello, todo esto seguía siendo un plan repugnante de principio a fin.

"Hugo tuvo suerte en esto. Si otros ya han sido infectados... Entonces, no podemos hacer nada por ellos. Será mejor matarlos en su lugar".

"¿Es completamente imposible salvar a un huésped infectado?"

"No es completamente imposible. Depende de lo avanzada que esté la infección o de qué parte del cuerpo se haya apoderado, ese tipo de cosas. Sin embargo, nueve de cada diez veces, no puedes salvarlos. No es por nada que tenemos que incinerar todos los cadáveres."

Aunque seguía explicando las cosas, Kazuki parecía estar intentando leer la reacción del miembro de su equipo. Seol Jihu se sintió profundamente incómodo, pero hizo lo posible por no mostrarlo.

Poco después, los tres llegaron a la intersección. Mary Rhine inmediatamente lanzó un hechizo divino de sanación en el momento en que vio a Hugo.

"Sanar Heridas Masivas".

La luz blanca pura envolvió el cuerpo de Hugo y su condición mejoró visiblemente ante sus ojos.

"Bien. Nos las arreglamos para encontrar una persona".

Kazuki revisó el rudium, ahora un quinto más pequeño que antes, y dirigió su mirada hacia Chohong con su cara pálida de color azul. Luego miró a Seol Jihu, que estaba comparativamente en un estado más tranquilo, y abrió la boca.

"Chung Chohong. Lleva a Hugo de vuelta al círculo mágico."

"¿Qué?"

"¿Qué quieres decir con qué? ¿No acordamos que cada vez que rescatáramos a alguien, una persona lo llevaría de vuelta siempre que la situación lo permitiera?"

Había varias razones para esta decisión, pero la más importante estaba relacionada con asegurar que los cautivos rescatados regresaran sanos y salvos. Después de todo, nadie sabía lo que podría pasar durante la misión. Además, si el número de personas que el rudium necesitaba proteger disminuía, su consumo también disminuiría ligeramente.

"¡Ya lo sé! Pero, ¡¿Por qué yo?!"

"Porque te convertirás en un obstáculo para la misión".

La fría y tranquila voz de Kazuki la interrumpió.

"Y además, es miembro original de tu equipo. El resto de los cautivos no los conoces mejor que los demás miembros de este equipo".

'Pero, ¿Qué pasa con Dylan?'

Seol Jihu inclinó su cabeza ligeramente antes de entender este razonamiento. Después de todo, había dos miembros del Carpe Diem presentes aquí.

"No te digo que regreses y no hagas nada, tampoco. Sabes lo importante que es el papel que desempeña la primera persona que regresa, ¿Verdad?"

Eso tiene sentido. Resultaba preocupante dejar a Ian solo durante demasiado tiempo, había que abrir una línea de comunicación, y en caso de emergencia, también instalar trampas para asegurar su retirada segura.

"Esta es una orden del cabecilla. Sabes que cuanto más tiempo nos hagas perder, mayor será el problema que nos causes."

Chohong no podía quedarse parada después de escuchar esas palabras. Estaba furiosa, pero al final, cogió a Hugo y se dio la vuelta para irse. Seol Jihu le habló.

"Ten cuidado".

La expresión de Chohong era sombría y oscura, pero no dijo nada fuera de lugar.

"... Tú también. Si puedes evitarlo, regresa, ¿De acuerdo?"

Con esas palabras de despedida, se fue con Hugo a cuestas. Kazuki señaló rápidamente al frente.

"Seguimos adelante y continuamos con nuestra búsqueda. Si no encontramos a nadie, entonces bajamos al segundo piso subterráneo."

El pasillo de enfrente era diferente de los otros dos y no tenía celdas de prisión. En su lugar, la brumosa luz tenue se estaba volviendo gradualmente más clara y brillante.

Cuando el pasillo finalmente llegó a su fin, Kazuki se acercó a la pared.

"No siento que nada se mueva, pero..."

De repente dejó de hablar, entonces. Seol Jihu estaba muy cerca del Arquero, así que no se le escapó el hecho de que los hombros del hombre se estremecieron en este momento.

Al instante siguiente, escuchó el sonido de alguien respirando con fuerza. Miró hacia atrás, pero Yasser Rahdi ya estaba corriendo hacia adelante a toda velocidad. Kazuki extendió la mano para detenerla, pero sólo pudo morderse el labio inferior antes de entrar en la habitación que estaba más allá de él.

El espacio en el que entraron era una enorme cámara que recordaba a un laboratorio. Varias 'mesas' de madera estaban dispuestas en un orden algo desordenado, y lo que parecía ser un equipo de algún tipo se colocaron también en filas.

Seol Jihu miró a los Orcos mutantes parados y congelados en medio de lo que estaban haciendo antes de que su atención se desviara del sonido de un lamento. Yasser Rahdi se apoyaba en una de esas mesas mientras un torrente de lágrimas brotaba de sus ojos.

"¡Oh, hermano! ¿Qué significa esto? ¡Trabajamos juntos hasta el final y apenas...! ¡Pero esto....!"

Seol Jihu escaneó la mesa en la que se apoyaba el hombre que lloraba antes de que su mandíbula casi tocara el suelo. Había una persona acostada encima de ella.

... No, no estaba seguro de si esa 'cosa' podía ser clasificada como una persona. La cara, el torso, y hasta sus caderas, eran todos rasgos de un humano. Sin embargo, sus brazos y piernas, fueron reemplazados por un montón de tentáculos que se movían de manera desagradable. Como si algo o alguien hubiera pegado un montón de tentáculos de calamar en el cuerpo de una persona.

'¿Qué diablos es esto...?'

Fue justo en ese momento que sus ojos se fijaron en el lugar donde varios Orcos mutantes se habían reunido. Y más allá de ellos, vio otra mesa de madera. Se abrió paso hasta ese sitio como si estuviera hechizado por algo, y lo primero que percibió fue el acre olor a sangre.

Sus ojos temblaban; sus manos temblaban incontrolablemente. La emoción de la incredulidad se extendió por todo su cuerpo en un instante.

"¡Dylan!"

Seol Jihu pasó por delante de los Orcos mutantes inmóviles y se apresuró a acercarse. Sin embargo, cuanto más se acercaba, más difícil se hacía negar la realidad. Como la persona anterior, estaba Dylan, tendido sobre una mesa, sin sus miembros.

"Oh Dios, Dylan, Dylan..."

Sus manos temblorosas se extendieron y de la nada se dio cuenta de que la superficie de la mesa estaba empapada. Hubo una sensación de picor en la punta de sus dedos antes de que se entumecieran por completo. Vio un cubo lleno de una sustancia líquida clara situada al final de la mesa.

"Es un sedante. Uno realmente poderoso..."

Su voz sonaba apagada, silenciosa. Kazuki se había acercado con el ceño fruncido en la cara.

"Dylan... Dylan...."

Dylan estaba simplemente mirando al techo, con los ojos bien abiertos. Parecía como si ya estuviera muerto.

Cada pensamiento en la cabeza de Seol Jihu se enredó en un instante. No podía pensar, y no sabía qué hacer. Mary Rhine lo miró con cierta cantidad de lástima, pero cuando sus ojos se fijaron en el otro, de repente sintió como si su mente se hubiera aclarado finalmente.

"¡Un hechizo divino! ¡Por favor, cúralo...!"

Kazuki estaba a punto de decir algo para detenerla, pero ella sacó su crucifijo y se acercó.

"Por si acaso".

"¿Qué quieres decir?"

"Sólo hay dos personas aquí. El estado de Dylan no es tan avanzado como el de Ali. Él podría saber el paradero de las otras tres".

Kazuki no parecía muy convencido pero no intentó detenerla. Él chasqueó la lengua con ira y se acercó al todavía llorón Yasser Rahdi.

"Espera. Iré a buscar las extremidades primero..."

Seol Jihu buscó rápidamente para encontrar los miembros que faltaban, pero la Sacerdote no lo esperó y lanzó su hechizo.

"¡Espera, espera!"

La luz blanca y brillante envolvió el cuerpo de Dylan. Se estremeció un poco, justo después. Sus ojos, una vez aturdidos y distantes, comenzaron a parpadear de nuevo. Seol Jihu corrió apresuradamente y bloqueó la vista del techo, haciendo que Dylan abriera los labios.

"... ¿Seol?"

"¡¡Dylan!!"

"Oh... Dios mío..."

Dylan soltó una risita superficial y sacudió la cabeza.

"¿Sigo... soñando?"

"No, esto no es un sueño. Hemos venido a rescatarte. ¡Estamos aquí para salvarte!"

Seol Jihu se puso a llorar en un instante. Para él, Dylan siempre se veía confiado y con la cabeza fría. Siempre. Sin embargo, al mirar esta visión desgarradora, las lágrimas querían brotar de sus ojos.

"¿Qué pasa con Hugo?"

Dylan parecía haber recuperado completamente sus facultades ahora.

"Lo rescatamos. Chohong se lo llevó de vuelta."

"Muy bien".

Una lánguida sonrisa se deslizó en los labios de Dylan. Sus ojos se movieron como si quisiera entender la situación actual antes de fijar su mirada en la Sacerdote.

"¿No eres Mary Rhine? ¿También estás aquí para salvarnos?"

"Tengo algo que preguntarte".

Habló con una voz tranquila.

"Puede sonar confuso, pero aún así, escúchame. Tanto la Señorita Agnes como el Señor Ian regresaron sanos y salvos. También rescatamos a Hugo. Entonces, en cuanto a usted e Ibrahim Ali, bueno... eh, mm..."

"Si quieres saber sobre los tres restantes, yo tampoco lo sé."

Como se esperaba de Dylan, inmediatamente captó lo que ella quería preguntar y le respondió.

"... Ya veo. Entiendo. Bien, entonces. Vamos a...."

No se atrevió a terminar su frase. Dylan asintió con la cabeza.

"¿Puedes darme un minuto?"

"Lo siento, pero no podemos. Tenemos un límite de tiempo de 30 minutos y ya hemos usado la mitad de eso. Tenemos que encontrar otros también, y considerando el tiempo que podríamos necesitar para volver, no hay suficiente tiempo."

"Está bien. No conozco la historia completa, pero si tú lo dices, debe ser verdad."

Seol Jihu alternó aturdidamente su mirada entre estas dos personas. ¿De qué estaban hablando? Todo estaría bien si lo trajeran de vuelta a la base, ¿No?

"Dylan, sé que has pasado por un infierno. Gracias por sobrevivir hasta ahora. De acuerdo, nosotros..."

Justo cuando Seol Jihu extendió la mano, Mary Rhine le agarró el brazo. Luego, sin decir nada, sacudió la cabeza.

"Pero, ¿Por qué? ¡Él todavía está vivo!"

"Lo sé".

"Entonces, ¿Por qué?"

"Ya es demasiado tarde".

Señaló a Dylan. Había docenas de larvas parecidas a gusanos moviéndose dentro y fuera de las heridas donde sus miembros deberían haber estado.

"Mierda como esto es..."

Trató de arrancar esas larvas, pero la Sacerdote hizo todo lo posible para no soltarlo.

"No las toques. Las cosas podrían complicarse si lo haces."

"... 30 segundos."

Seol Jihu iba a gritar en voz alta, pero Dylan habló primero y lo detuvo.

"Sólo danos 30 segundos. Haré que comprenda."

"…."

"Tienes que entender. Este amigo es un poco blando con este tipo de cosas. Pero, tiene grandes habilidades y tiene una buena cabeza sobre sus hombros. Así que no lo culpes".

"... Lo sé."

Mary Rhine dejó escapar un suspiro de impotencia.

"Si no fuera por este tipo, ni siquiera podríamos venir aquí en primer lugar."

"Oh, ¿En serio?"

Dylan parecía como si su interés se hubiera despertado. Pero eso sólo duró un momento demasiado breve. Permaneció acostado de espaldas mientras miraba al joven que no parecía saber qué hacer y sudaba a chorros del pánico.

"Seol, si tienes un poco de agua, ¿Puedo tomar un sorbo? Tengo un poco de sed."

Seol Jihu sacó rápidamente la cantimplora llena de agua. La puso en los labios de Dylan y la inclinó con cautela. Este último engulló y engulló un poco más, claramente disfrutando del refrescante líquido. ¡Keuh! Dylan exclamó suavemente.

"Gracias. Cuando estaba colgado en los ganchos, cada gota era preciosa."

"No tienes que preocuparte por eso. Una vez que regresemos, puedes beber todo lo que quieras."

Dylan sonrió sin hacer ruido.

"Mm... ¿Seol?"

Luego siguió adelante.

"En primer lugar... Gracias."

"Dylan, te escucho, así que apurémonos y..."

"Para ser honesto, esperaba que el rescate llegara. ¿Sabías que cuando estás atrapado en un pozo de desesperación, todo tipo de cosas raras aparecen en tu cabeza? Incluso soñé que vendrías a rescatarme".

"Siento llegar tarde, pero lo más importante es que..."

"En realidad, no tenía miedo de morir. Pero, cuando pensé que no estaría ni vivo ni muerto, me asusté."

Seol Jihu dejó de hablar, entonces. ¿Ni vivo ni muerto?

"Casi me di por vencido, pero entonces, apareciste. Estoy muy agradecido de que lo hicieras. Es como si supiera que vendrías por nosotros, de alguna manera. Jajaja..."

Dos hombres a la distancia se acercaban. Dylan les envió una mirada de conocimiento y volvió su mirada sobre su cabeza.

"Entonces, lo que estoy diciendo es..."

"Dylan".

"¿Puedes ayudarme a morir?"

"¿Qué es eso?"

De repente, el olor de algo ardiendo asaltó sus sentidos. Seol Jihu se volteó a mirar y encontró a Ibrahim Ali, con la cabeza separada del torso, ardiendo en llamas.

"Pero, por qué, por qué morir..."

Seol Jihu tartamudeó. Dylan simplemente formó una sonrisa refrescante.

"Hey, Kazuki."

"Ha pasado un tiempo, senpai."

Kazuki inclinó su cintura inteligentemente.

"¿Eres la cabecilla del equipo de rescate?"

"Sí, senpai".

"Es un alivio. Un Explorador de tu calidad se asegurará de que todo vaya bien."

"Me estás sobreestimando".

"Sobreestimando nada. En cualquier caso, date prisa y termina esto, para que puedas ponerte en marcha. Escuché que ustedes tienen un límite de tiempo-"

Kazuki formó una expresión complicada.

"Entendido. Gracias por tu comprensión."

Luego agarró con fuerza la empuñadura de su espada.

"¡¡Dylan!!"

En un instante, alguien agarró los hombros de Seol Jihu y lo empujó hacia abajo. Tanto Yasser Rahdi como Mary Rhine se aferraron a su cuerpo y lo bloquearon.

"¡¡No, no lo mates!!"

Seol Jihu se asustó. Sus brazos se agitaron, y dio una lucha frenética. Aún así, fue forzado a mantenerse sobre su trasero. Incluso entonces, no dejó de gritar.

"¡No puedes matarlo, no!"

"No, debemos matarlo."

"¡Espera! Yo no entiendo..."

"No hay tiempo para explicar. Y tú ya sabes esto. O, al menos, tienes un presentimiento. Simplemente no quieres aceptarlo".

Kazuki habló fríamente. Seol Jihu comenzó a balbucear lo que le venía a la mente.

"Por favor, sólo escúchame. Todo lo que digo es que no lo matemos ahora mismo. ¿Y si hay un parásito de alto rango en algún lugar que empieza a sospechar algo?"

"Ambos no han sido tomados completamente."

Kazuki lo refutó.

"Esta es la realidad de la situación. Matarlos ahora es por el bien de ambos."

"¡Pero!"

"Detente..."

Fue entonces cuando escuchó a alguien más sollozando a su lado. Seol Jihu se estremeció y se detuvo después de sentir el líquido caliente caer sobre su mejilla.

"Sé cómo te sientes, de acuerdo... Lo sé, pero... Nosotros, tenemos que salvar a otros también..."

Yasser Rahdi estaba llorando. Su rostro estaba distorsionado con gruesas lágrimas cayendo de sus ojos.

Dylan habló con un tono de voz digno.

"Kazuki. Date prisa. Seol no puede matarme. Él es alguien de ese estilo. Por lo tanto, deberías actuar como un cabecilla."

Kazuki levantó su espada en alto después de escuchar eso.

"Todavía estoy agradecido por ese asunto de hace tres años."

"No lo menciones. Digamos que estamos a mano contigo haciendo esto por mí."

"Si eres tú, senpai, deberías superar fácilmente la pena de muerte."

"Bueno, debería ser mejor que convertirse en una marioneta de los Parásitos, incapaz de volver a casa."

Dylan se rió.

"Oye, Seol... Gracias. Por venir aquí a rescatarme. Lo digo en serio."

Habló con un rostro aliviado.

"Y también, despídete de los otros dos por mí, ¿De acuerdo?"

Luego sonrió. Al mismo tiempo, la cuchilla se movió hacia abajo.

"¡Dyyylan!"

En el siguiente momento, todo se ralentizó hasta arrastrarse.

|No te preocupes si el té sabe un poco desabrido, ¿Vale? He estado practicando la preparación del té últimamente, pero parece que no puedo mejorar.|

Él no podía creer que esto estuviera pasando.

|Mm. Entiendo tu punto de vista, pero estoy de acuerdo con la deducción que Seol hizo en el exterior de la tumba.|

Esto tenía que ser una mentira.

|No te preocupes por eso. Cuando estés listo, adelante. Voy a coincidir con tu ritmo.|

Esto fue demasiado rápido.

|Escucha. Se supone que soy el líder del Carpe Diem. Pero incluso yo encuentro bastante difícil tratar de controlar a estos dos idiotas. Por eso, ¿Te gustaría prestarme ayuda para hacer eso?|

Deberían hablar un poco más.

|Jejeje. En ese caso, creo que esta misión será una oportunidad perfecta para eso. Puede parecer un trabajo sencillo, pero una vez que lo asumas, aprenderás muchas cosas. A mí también me pasó lo mismo.|

Todas las lágrimas que retenía se derramaron.

"¡¡Uwaaaah!!"

Seol Jihu se puso de pie y levantó su lanza de hielo. Estaba a punto de dar un golpe salvaje a uno de los Orcos mutantes, pero Kazuki lo detuvo a tiempo. ¡Tumble! Cayó desgarbado al suelo.

Un corto período de silencio después...

"... No pienses de esa manera."

Kazuki envainó su espada, su complexión extremadamente sombría.

"Ya he dicho esto antes, ¿No?... Si la infección estaba en las primeras etapas, bien, pero... Dylan estaba en las etapas medias. Ali estaba cerca del final. Más de la mitad de su cuerpo ya había sido tomado. Aunque la Hija de Luxuria estuviera aquí, dudo que pudiera salvarse".

Seol Jihu no respondió. No podía, ya que todo lo que podía hacer era derramar sus lágrimas mientras se ahogaba, los ruidos de la asfixia salían de su boca.

Él lo sabía. Pensó que estaba preparado para la peor posibilidad.

Pero, sinceramente, sus esperanzas se elevaron cuando encontró a Hugo. Simplemente deseaba que Dylan estuviera vivo, eso era todo. Simplemente no esperaba que las cosas salieran de esta manera. Esto era como tener la peor de las peores pesadillas imaginables.

"¿No es mejor dejarlo morir en paz? Por lo menos, él sería capaz de volver a la Tierra y..."

Kazuki habló hasta aquí y prendió fuego a los restos. Viendo a Dylan convertirse lentamente en cenizas, Seol Jihu golpeó su cabeza contra el suelo.

Un grito de dolor, parecido al aullido de una bestia salvaje, resonó en esta cámara.

Kazuki siguió mirando, con los ojos abatidos y sin energía, antes de que sus hombros se hundieran aún más.

"Yasser Rahdi, lleva a Seol de vuelta al círculo, por favor."

Este equipo se formó con el fin de salvar a los cautivos. Sin embargo, la sensación de pérdida que nace al darse cuenta de que los cautivos ya no están vivos es indescriptible. Tomó esta decisión porque entendía bien este punto. Llevar por la fuerza a alguien con el corazón roto sólo sería un obstáculo más adelante.

"... Lo entendí. Lo siento por esto."

Yasser Rahdi trató de ayudar al joven a levantarse. Pero, Seol Jihu no quiso ceder.

"Seol, no tenemos tiempo para esto. Date prisa, y dame el rudium..."

"... Iré."

"¿Qué quieres decir?"

"... Iremos, juntos."

Seol Jihu pronunció sus palabras brevemente antes de levantarse del suelo de forma inestable.

Dylan estaba muerto. Sus emociones no se habían calmado todavía. Sus lágrimas no habían dejado de fluir ni había aceptado esta maldita realidad.

Sin embargo, todavía había gente esperando ser rescatada. Ese propósito estaba forzando a su cuerpo a moverse de nuevo.

"No se puede permitir. Tu estado actual sólo será un obstáculo. Conozco la cara de la Princesa, así que no tienes que preocuparte y debes regresar primero."

"Yo también conozco la cara de la Princesa."

"Mira, hombre".

"Quedan tres cautivos. Necesitamos al menos tres personas".

Esas palabras no estaban equivocadas. Kazuki miró tranquilamente al joven, antes de masajearle la frente.

"Yasser Rahdi, ¿Qué hay de ti?"

"Lo siento... No puedo. Ya no tengo la confianza..."

"Bien. Deberías volver. Nosotros tres iremos abajo."

Yasser Rahdi asintió con la cabeza sin mucha energía y se dio la vuelta para irse.

"... Vámonos."

Poco después...

Una persona desapareció por la puerta por la que entró, mientras que las otras tres se desplazaron por la escalera que lleva al segundo piso subterráneo.

'... Princesa.'

Mientras sus pasos lo llevaban al piso inferior, las frías llamas ardían ferozmente en los ojos de Seol Jihu.