Reciente

sábado, 18 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 78

Capítulo 78. "No Quiero Vivir De Esa Manera" (2)


Una escena un poco interesante se desarrollaba en el tercer piso de la oficina de Carpe Diem. Seol Jihu y su cuchillo afilado preguntando continuamente por la verdad; Chohong seriamente entrando en pánico y agitando sus manos en negación. Cualquier Terrícola que conociera su verdadera personalidad, aquella que hizo que la eligieran como una de las tres mejores de las Seis Locas, viera este espectáculo, entonces esa persona probablemente se habría derrumbado por el shock mental al que estaría sometido.

Poco después, Seol Jihu finalmente dejó de interrogarla y sus cejas arqueadas se suavizaron un poco.

"Así que, definitivamente estás diciendo que no es un problema serio, ¿Verdad?"

"¡Eso es! Te lo digo, no es fácil subir a los altos rangos."

"Incluso entonces, me siento un poco abandonado en este lugar, ¿Sabes? Quiero decir, al menos, podríamos intentar resolverlo juntos. Es más fácil resolver un problema con dos cabezas."

"Vamos, tengo que pensar en mi orgullo. Es un poco vergonzoso pedir ayuda sólo porque no puedo resolver un rompecabezas de un juego. Se supone que soy un Nivel 4, después de todo."

Chohong se rió y apresuradamente añadió algo extra.

"Y además, sólo quería hacer esto con mi propio poder. De esa manera, puedo enderezar mi espalda y actuar con algo de orgullo cuando me convierta en un Alto Ranker. Así que no seas así y sé más comprensivo, ¿Vale?"

Ella se rió y lo golpeó suavemente en la espalda. La palabra 'juego' lo puso nervioso por alguna razón, pero mantuvo la boca cerrada. No le creyó, pero ahora que ella estaba diciendo eso, no tenía mucho que decir.

"... Lo entiendo."

Al final, Seol Jihu eligió dar un paso atrás. Chohong parecía notablemente aliviada.

"Aún así, si es muy difícil, cuéntame, ¿De acuerdo? ¿Quién sabe? Puede que haya algo en lo que pueda ayudarte."

"Déjame probar mi suerte por un poco más de tiempo. Si no puedo resolverlo, entonces te lo pediré. Bueno, como dijiste, es más fácil resolver un problema con dos.... eh, ¿Cómo era?"

"Es más fácil resolver un problema con dos cabezas."

Seol Jihu formó una amarga sonrisa.

"Bien... Oh."

Chohong se rascó un lado de la cabeza antes de hacerle una pregunta completamente fuera de lugar.

"Oye, ¿No te vas a ir a casa pronto?"

"¿Casa? ¿Por qué hablas de mi casa de repente?"

"Ya sabes... ¿No es hora de que vayas a revisar lo que ha pasado hasta ahora en casa?"

"No, en absoluto. No quiero hacerlo. No voy a ir".

Seol Jihu sacudió la cabeza como si no hubiera razón para pensar en este asunto. Chohong lo miró fijamente durante un rato y suspiró suavemente en voz baja.

"... Lo entiendo."


*


Al día siguiente.

Por primera vez en un tiempo, Chohong mostró una actitud bastante relajada a la mañana siguiente. Desayunaron juntos, e incluso participó en su rutina de entrenamiento matutino. Era como si ella estuviera pensando al menos un poco en él.

Sin embargo, eso sólo duró un corto tiempo. En algún momento de la tarde, recibió una llamada a través de su cristal de comunicación personal y salió corriendo de la oficina. Ni siquiera mencionó a dónde iba. De hecho, estaba tan apurada que Seol Jihu ni siquiera pensó en detenerla y preguntarle.

'Definitivamente está ocultando algo'.

Estaba en medio de su rutina habitual de la tarde, pero decidió dejar de entrenar en ese momento. Necesitaba toda su atención en el entrenamiento de sus habilidades y de su maná. Ya resultaba difícil conseguir cualquier tipo de mejora incluso después de enfocar cada pequeña fibra de su ser, pero ahora estaba atascado en todo tipo de pensamientos distractores y, por lo tanto, era imposible entrenar a este ritmo.

'¿Debería visitar a María para desearle lo mejor?'

De todas formas, se sentía bastante desenfocado. Aunque un poco, se sentía un poco culpable con respecto a su situación. Rápidamente ordenó el primer piso y salió de la oficina.

'Parece que casi han terminado de construir ese lugar'.

Cuando estaba a punto de irse, notó que los trabajos de construcción estaban casi terminados.

Seol Jihu se detuvo en un restaurante local para comprar un montón de comida y bebidas, luego se dirigió al templo de Luxuria. Cuando pidió permiso para visitar a uno de los pacientes que tenían, la dama que trabajaba en el mostrador mostró una expresión de profundo asombro.

"¿Viniste a visitar a quién?"

"Maria Yeriel".

"... Eso es tan descabellado. Alguien como ella también puede tener una visita. Vaya."

La elegante mujer que llevaba la vestimenta blanca de Sacerdote murmuró para sí misma y levantó la mano en alto. Un sacerdote en prueba ocupado en barrer la entrada dejó la escoba y se acercó al mostrador.

"Escoltarás a este caballero a donde la Señorita Mierda está residiendo actualmente"

"¿Mierda? No, quiere decir, ¿la Señorita María? Entiendo."

El Sacerdote masculino a prueba respondió cortésmente y guió a Seol Jihu.

La ruta que tomaron fue diferente a la de la última vez; no se dirigieron a la zona residencial. En su lugar, entraron más profundamente en los terrenos del templo donde el tráfico peatonal se hizo cada vez menor. Después de llegar a un oscuro pasillo, el sacerdote masculino confirmó cuál era la habitación y tocó con precaución antes de salir corriendo.

"…."

Lo mismo sucedió cuando Seol Jihu fue escoltado a la zona residencial. ¿Por qué huían todos después de llamar a la puerta? ¿Había una cultura para tocar la puerta aquí? Seol Jihu pensó en todo tipo de tonterías mientras levantaba la voz.

"¿Señorita María? Soy yo, Seol."

No escuchó ninguna respuesta. Sólo escuchó un suave y sutil sonido de chik, chik de más allá de la puerta. Esperó un poco antes de abrir la puerta con cautela.

"Voy a entrar".

Kiik... Abrir la puerta lo llevó a una habitación inesperadamente espaciosa. Estaba tan limpia y ordenada que casi se sintió culpable al tratar de comparar este lugar con la antigua habitación de María. Entonces, sus ojos se dirigieron a la cama blanca y a una chica pequeña respirando pesadamente sobre ella.

"¿Señorita María?"

Seol Jihu fue tomado por sorpresa y rápidamente se acercó a ella para encontrar su cabello dorado completamente empapado en sudor. Había una toalla blanca en su frente, y ella apenas logró abrir sus párpados para mirarlo desde las esquinas de sus ojos.

"¿Seol...?"

"¿Estás bien? ¿Te duele mucho?"

"¿Qué te trae... aquí? No, no puede ser... ¿Otro favor...?"

"Por supuesto que no. Sólo quería hacerte una visita y desearte lo mejor. Eso es todo."

"... ¿Desearme lo mejor?"

La voz de María, que sonaba como si se balanceara precariamente en el borde de la vida y la muerte hace sólo un segundo, mejoró repentinamente en gran medida. Además luego, cuando vio la comida que trajo Seol Jihu, la luz de sus ojos se transformó inmediatamente.

"¡Ah, estaba preocupado por nada!"

¡Swish! María agarró y tiró la toalla de su frente, luego se sentó rápidamente de nuevo en posición erguida. Se secó la cara con las mangas y luego le arrebató el cesto de la comida en las manos.

Justo cuando la expresión del joven se aturdió al descubrir el agua en una mesa cerca de la cama, María dejó de buscar en la cesta de la comida y le preguntó.

"¿Dónde está mi bebida? ¿No me has traído una?"

"Estás pasando por una recuperación. Así que nada de alcohol para ti. Aunque he traído una botella de jugo de fruta".

"Eyy, ¿Te parezco un niña? ¡¿Dónde está tu sentido común?!"

"Pero, uh, pensé que eras una niñ?"

"¡Deja de joder! ¡Estoy en la edad madura de dieciocho años, quiero que lo sepas! ¿A quién diablos llamas niña?"

Seol Jihu pensó momentáneamente, 'Eh, así que ella tenía dieciocho años. Entonces, todavía es una estudiante de secundaria'. Ella equivalía a un estudiante de segundo año de secundaria en el sistema educativo de Corea del Sur, sin embargo, pero bebía como un maldito marinero.

"Tal vez, ¿Es porque eres extranjera?"

"¿De qué demonios estás hablando ahora?"

Ella esopló infelizmente y mordió un trozo de pan de forma agresiva. Viéndola agarrar ese pan con ambas manos y sólo mover su cabeza de un lado a otro para arrancarlo, de alguna manera le recordó a Seol Jihu a una nutria comiendo una almeja, por lo que pensó que se veía bastante adorable en ese momento.

Nom, nom... Las mejillas de María se hincharon cuando abrió la boca para hablar.

"Bueno, todavía tengo que felicitarte. Quiero decir, te molestaste en venir a verme así cuando debes estar muy ocupado."

"¿Eh? Uhm, yo... Bueno, sólo vine, ya sabes, por otras cosas..."

Quiso decir que vino a desearle lo mejor durante su recuperación y también a construir una relación más amistosa con ella.

"Eh, por otras cosas, ¿Verdad?"

María sonrió mientras continuaba masticando.

"Espero que no me hayas venido a visitarme como una idea de último momento."

"No, en absoluto. No quise decir eso."

"Bueno, supongo que no se puede evitar. Quiero decir, Carpe Diem debe estar pasando por un infierno ahora mismo, de todas maneras... Nom. Anímate, ¿Vale?"

¿De qué estaba hablando de repente? La cara de Seol Jihu se desvaneció en un instante. Sin embargo, María estaba demasiado concentrada comiendo el delicioso pan para notar el cambio en su cara.

"Ya que te molestaste en traer esto, lo aceptaré con gratitud. Ya estoy bien, así que deberías irte. Vi la cara de Chohong antes, y no parece algo simple, te lo aseguro."

¿Chohong? ¿Ella estuvo aquí? Seol Jihu estaba a punto de preguntar de qué hablaba María, pero sus pensamientos encajaron en un instante. Podía atreverse a suponer y decir que María sabía lo que él no sabía. Ella parecía estar equivocada en otra cosa también.

"... Ahh, bueno, vinimos por separado. Se supone que nos encontraríamos en algún lugar de aquí. Por casualidad, ¿Sabes dónde podría encontrarla?"

"Probablemente esté en la última habitación de este pasillo".

Parecía que Chohong estaba bastante cerca. Seol Jihu se despidió mientras decía que debía irse ahora. María simplemente levantó su mano y la agitó. Sin embargo, en el momento en que salió de su habitación, sus pasos se hicieron más urgentes.

'La última habitación de este pasillo'.

La última habitación situada a la izquierda del pasillo tenía la puerta ligeramente entreabierta, y una brizna de luz se filtraba por el hueco abierto. Siguiendo su intuición, suprimió el sonido de sus pasos y echó un vistazo al interior de la habitación. En primer lugar, observó a algunas personas dentro.

Suaves murmullos de personas entraban y salían de su oído. Pero sus ojos errantes estaban fijos en un solo lugar. En cierta mujer que estaba acostada en la cama del paciente. Quizás sintió la mirada sobre ella porque su ojo izquierdo se desplazó y se fijó en los de Seol Jihu. En ese momento, se olvidó de respirar.

"¿Mm? ¿Agnes?"

Cinzia vio que Agnes miraba en silencio a la puerta y movió sus propios ojos en esa dirección. En ese momento, la puerta emitió sonidos de ser abierta. La atención de la multitud se dirigió inmediatamente hacia allí. Chohong, de pie a un lado, se sorprendió.

"¡¿Qué?!"

"¡Señorita Agnes!"

Seol Jihu avanzó sin dudarlo y se detuvo ante la postrada Agnes.

Su estado era verdaderamente miserable. Sin embargo, el olor metálico y amargo de la sangre flotaba fuertemente en el aire, haciendo que esa simple descripción fuera totalmente inadecuada para la situación. Se encontraron toallas empapadas de sangre alrededor de la cama, y todo el cuerpo de Agnes estaba envuelto en gruesas vendas. No sólo eso, incluso su cara, con la única excepción de su ojo izquierdo, estaba fuertemente envuelta. Si no fuera por eso, no la habría reconocido.

¿Qué demonios le había pasado? Agnes es una poderosa asesina de Nivel 6 de la clase de los Arqueros, a un paso de ser un Ranker Único. Era una de las más grandes figuras del Paraíso, e incluso Kim Hannah la elogió personalmente.

"Señorita Agnes... Señorita Agnes...."

Como un robot roto, Seol Jihu repetía las mismas palabras una y otra vez. Sólo con mirar, uno podía saber lo que sentía en ese momento, así que Agnes apartó la mirada y dejó escapar un suspiro de su boca. Sólo se había movido un poco, pero las vendas que tenía alrededor del cuello se tiñeron de rojo carmesí en poco tiempo.

"¿Quién diablos es este bastardo?"

"Detente. No es un extraño. Este amigo también es miembro de Carpe Diem."

Esta última voz también pertenecía a otra persona conocida. Se trataba de Ian, actualmente acostado en otra cama similar a la de Agnes. Levantó la parte superior de su cuerpo y lentamente se acarició la barba con una expresión amarga.

Ian tampoco se veía muy bien. Sólo se veía mejor comparado con Agnes.

"Maestro Ian".

"¿Cómo has estado? Entonces, ¿Conseguiste resolver el misterio?"

Ian guiñó un ojo. Seol Jihu se sentía muy confundido en este momento. No podía entender qué demonios pasó. Mientras tanto, Chohong estaba mordiendo su labio inferior con una mirada complicada en su cara. La miró de forma silenciosa por un segundo o dos antes de cambiar sus ojos a otro lugar. Esperaba que alguien, cualquiera, le diera una pista.

Después de un momento de pesado silencio, Cinzia, de pie, con los brazos cruzados y sus dedos índices golpeando ligeramente sus brazos, dejó escapar de su boca un largo suspiro.

"Parece que una disculpa es necesaria."

¿Una disculpa? Era sólo una palabra, pero Seol Jihu se sintió inmediatamente abrumado por un presentimiento siniestro.

"Chohong no deseaba que te involucraras en este asunto, pero yo..."

"¡Noonim!"

"Calla, Chohong. Este chico también tiene derecho a saber".

Cinzia la reprendió con un leve grito y estudió a Seol Jihu con un par de ojos salvajes. Él se dirigió a ella inmediatamente.

"Por favor, dime qué pasó".


*


Hace varios días, en el tercer piso de la oficina de Carpe Diem.

"¿Un Ogro mutado?"

Dylan se congeló mientras levantaba su taza de té.

"Correcto. Las noticias vinieron de la Federación."

"Es la primera vez que escucho sobre esto. ¿No fue aniquilada la raza Ogro?"

"Esta es una noticia de última hora. No me lo puedo creer, pero bueno, dicen que su situación ha empeorado mucho debido a la aparición del Ogro mutado. He escuchado que no pudieron defender su posición y tuvieron que abandonar la Fortaleza Tigol al final."

¡Tap!

Dylan dejó la taza de té.

"No puedo creerlo".

Abrió la boca con sorpresa, lo cual resultaba bastante raro en él.

"¿No es la Fortaleza Tigol uno de los puntos estratégicos más importantes para la Federación? ¿Se rindieron tan fácilmente?"

"Eso sólo demuestra lo poderoso que es ese Ogro mutado".

"Qué demonios. ¿Cómo llegaron las cosas a esa situación?"

Los Parásitos fueron una raza que fundamentalmente sobrevivió parasitando otras formas de vida. No importaba si se trataba de un cadáver o no; dependían de tomar el control de los cuerpos para reforzar sus fuerzas de combate.

Tanto la Federación como los humanos no eran idiotas. Una vez que la Alianza de Hombres Bestia fue destruida, o más correctamente, después de que los Parásitos usaran sus cadáveres para parasitar y proliferar en grandes cantidades, las dos fuerzas restantes idearon una nueva estrategia. Consistía en incinerar cualquier resto, ya fuera de aliados o enemigos. Eligieron quemarlos todos porque se convertirían en la fuerza de combate del enemigo en caso de que se les dejara solos.

Sin embargo, la Reina Parásito no estaba sentada sin hacer nada. Como para ridiculizar los esfuerzos de las dos fuerzas, creó unas existencias llamadas Nidos.

Originalmente, el Parásito como especie carecía de la capacidad de concebir y dar a luz. Nadie sabía qué tipo de brujería estaba involucrada en todo esto, pero los Nidos actuando como madres embarazadas y los nuevos tipos de Parásitos naciendo de esa habilidad crearon una increíble conmoción en las fuerzas opositoras.

Eso ya representaba una enorme fuente de dolor de cabeza, pero ahora, la supuesta raza aniquilada de Ogros también hizo su aparición.

"Esa puta parásita probablemente nos está diciendo que no se va a sentar a observar el desarrollo de la situación actual".

Huuu... Cinzia exhaló el humo del cigarrillo y continuó.

"Esa perra probablemente esté preocupada por una cosa. Que nosotros y la Federación nos demos la mano."

Eso sonó razonable. La Federación podría haber acogido a las Hadas de las Cavernas en su coalición, pero aún así, apenas pudieron resistir el ataque concertado de los Parásitos. El delicado equilibrio se inclinaba a su favor debido a la entrada del Ogro mutante.

Sin embargo, la historia podría cambiar si la Federación y los humanos decidieran unir sus fuerzas. Aunque la humanidad fuese la más débil de todos, estaban respaldados por los siete dioses que representaban a los Siete Pecados. Junto con la aparición masiva de los Terrícolas, ya no se les podía despreciar fácilmente.

Pero, viendo que la situación se había vuelto así...

"Parece que esa perra está segura de ello después del incidente de la Fortaleza Arden. Ella ha demostrado una nueva solución a su problema."

"Esta sería la primera vez que no quiero escuchar sobre una solución."

La fingida debilidad de Dylan provocó una rápida risa de Cinzia, pero ella siguió adelante a pesar de todo.

"La Federación cree que la aparición del Ogro mutado anuncia algún tipo de evolución en la capacidad de los Parásitos para dar a luz a una nueva vida."

"¿Puedo tomar esas palabras como que el número de Nidos aumentará en el futuro y aparecerán nuevos tipos de Parásitos?"

"Lo último es correcto, pero no lo primero".

Cinzia sacudió la cabeza.

"Dylan. El tipo de 'evolución' del que hablo no mejora los rasgos innatos ya existentes de una especie".

"Bien, entonces, ¿Qué es?"

"Es el cambio en el método mismo."

Dylan inclinó su cabeza como si no pudiera entenderlo.

"Los Nidos son vistos como un recurso invaluable por los Parásitos ya que incluso las Medusas, la llamada evolución final de su especie, nacen de esas cosas. Nunca ha aparecido un Nido en un campo de batalla, y como dicen los rumores, no hay tantos para empezar. ¿Sabes por qué es así?"

"No, no lo sé".

"Así es. Nadie lo sabe. Sin embargo, hay una razón para todo. Tal vez experimentan algún tipo de pérdidas desconocidas. Sea cual sea el caso, hay algo que aún no sabemos. De lo contrario, los Nidos habrían aparecido como un maldito ejército y nos hubieran eliminado hace mucho tiempo".

"…."

"¿La conclusión? Los Nidos no pueden ser producidos en masa. Sin embargo, ¿Qué pasaría si la Reina Parásito comenzara a pensar en ese problema?"

La voz de Cinzia se hizo un poco más alta mientras hablaba sobre este tema.

"¿Es realmente necesario aumentar el número de Nidos mientras se sufren pérdidas desconocidas?"

"¿Mm?"

"Si hablas de la capacidad de dar a luz, puedes pedir prestados los cuerpos de otras especies, ¿No?"

La expresión de Dylan se congeló casi instantáneamente.

"Cinzia, no hay manera."

"¿Por qué no? La capacidad de dar a luz..."

Cinzia formó una sutil sonrisa y puso una mano sobre su pecho.

"La poseo".

Luego señaló a Agnes que estaba de pie detrás de ella.

"Agnes también la posee. E incluso si no son hembras humanas, estoy bastante seguro de que el Paraíso está prácticamente desbordado de hembras fértiles. ¿No estás de acuerdo?"

Dylan sacudió la cabeza.

"Eso no tiene sentido".

"¿Por qué piensas eso?"

"La principal fuerza de combate de los Parásitos es el ejército de los cadáveres. Lo sabemos. Esas cosas se apoderan de un cuerpo y empiezan a controlarlo, se convierten en un maldito zombi. ¿Pero estás diciendo que parte de sus órganos internos siguen funcionando?"

"¿Qué pasa si te atrapan mientras estás vivo?"

Las palabras de negación de Dylan se detuvieron abruptamente. Cinzia apagó el cigarrillo y continuó en silencio.

"Por ejemplo, ser tomado como prisionero".

"¿Estás diciendo que hay prisioneros vivos?"

"Dylan, deberías parar con tu proceso de pensamiento absurdo. El Imperio, la Alianza de los Hombres Bestia... el número de naciones destruidas por los Parásitos no son sólo una o dos. El número de especies, no podrás contarlas en absoluto. Y bueno, no creo que la Reina Parásito sea una tonta que no conozca el concepto de tomar prisioneros cuando es lo suficientemente capaz de devorar a la Deidad Principal de este mundo".

"Aún así, es difícil de creer."

Dylan parecía estar perdido ahora.

"Incluso si decimos que tu suposición es correcta, todavía necesitas...."

"También deberías descartar la idea de que los prisioneros sean sólo mujeres."

Cinzia habló, su tono casi entrando en el territorio del sarcasmo. Dylan ahora parecía como si no tuviera nada más que decir.

"Y así..."

Capturar ambos sexos vivos, infectarlos con parásitos, y transformar sus entrañas en lo que ellos quisieran. Y luego...

"Extraer todo el semen del macho hasta que esté muerto. En cuanto a las hembras, impregnarlas repetidamente y hacerlas parir... Vaya, sólo imaginarlo me da escalofríos. Esta crisis es mucho peor de lo que cualquiera puede esperar".

"Así es. Supongo que es hora de llegar al punto de mi visita".

Cinzia descruzó sus piernas y se inclinó hacia adelante.

"La Federación nos ha proporcionado esta información. La solución que se le ocurrió a la Reina Parásito esta vez no es un solo Ogro mutado. Son los Orcos mutados".

"¿Orcos mutados?"

"Bien. A diferencia de los Ogros, puedes producir en masa la raza de los Orcos. Para colmo, pueden convertirse en una fuerza de combate viable muy rápidamente".

"¿De qué diablos se trata ahora?"

"Escúchame. El ejército Parásito que se ha apoderado de la Fortaleza Tigol eligió no aprovechar su ventaja. Eligieron quedarse y esperar el momento oportuno. No sólo eso, incluso desviaron a bastantes de su número hacia las regiones que limitan con el territorio humano. Sin embargo, no han invadido todavía. ¿Qué significa esto?"

"... Joder."

Dylan cerró los ojos.

"La Federación cree que el enemigo ya posee la capacidad de producir en masa. Si nos sentamos y no hacemos nada, pronto veremos la torrencial avalancha de Orcos mutados en números verdaderamente disparatados invadiendo esta misma tierra".

Fortalecer sus fuerzas militares cambiando su método anterior; si semejante plan se hace realidad, no tendría sentido que la Federación y la humanidad se unieran. No, incluso se podría decir que todos los sueños y esperanzas se perderían por completo.

"Y una cosa más. Las instalaciones para producir en masa sus soldados están repartidas uniformemente por nuestras fronteras. Así que, ahora. ¿Puedes finalmente adivinar a dónde voy con esto?"

Simplemente, producirían en masa los Orcos mutados prescindibles e invadirían a los humanos con ellos, mientras que la principal fuerza de los Parásitos se centraría en la Federación. Fue en este punto en el que Dylan se dio cuenta del propósito de la visita de Cinzia.

"Entonces, ¿Qué han decidido hacer los siete reinos?"

"Ya están haciendo su movimiento. Haramark no es la excepción. Necesitamos destruir una de las instalaciones".

"¿Y el ejército?"

"¿No lo dije antes? Los parásitos han reubicado algunas de sus principales fuerzas de combate y las han colocado en varios lugares cerca de la nuestra. En el momento en que el ejército de Haramark intente algo, serán devorados en poco tiempo."

"¿Y cuál es la conclusión?"

"Escoger Terrícolas hábiles para formar un pequeño escuadrón de élite e infiltrarse en su campamento. Eso es todo".

Dylan se frotó la cara.

"Demonios. Me gustaría involucrarme en una misión que no ponga en peligro la vida de vez en cuando".

"Jejeje. Me siento exactamente igual. En cualquier caso. Como este asunto requiere nuestra prisa, Agnes ha sido elegida para actuar como cabecilla. Por parte de la familia real, participarán el viejo y Rosa Lascivo. También...

Dylan, que escuchaba en silencio hasta entonces, abrió la boca.

"Por casualidad, ¿Puede Hugo participar también?"

"¿Hugo?"

"Estaba pensando que podría necesitar un guerrero con el que esté sincronizado".

"Bueno... Supongo que con el nivel de Hugo, debería estar bien. Haz lo que quieras".

Cinzia se encogió de hombros.

"Oh, y también..."

Dylan finalmente levantó la taza de té frío de nuevo y lanzó otra pregunta.

"¿Dónde se encuentra esa instalación?"


*


"En fin, de alguna manera evitaron el patrullaje y se acercaron a su objetivo, pero..."

Cinzia finalmente terminó su larga explicación y dio una larga bocanada al cigarrillo mientras miraba a Agnes en la cama.

"En resumen, la misión fue un espléndido fracaso. Sólo dos personas lograron regresar. Eso es lo que pasó".

Seol Jihu esperaba que todo saliera mejor. Los rostros de Dylan, Hugo y Teresa Hussey aparecieron en su mente. Sintió que su corazón se derrumbaba y preguntó con indecisión.

"Lo que significa..."

"No podemos llegar a esa conclusión todavía".

Ian intervino en ese momento.

"Lo he visto con mis propios ojos. Los Orcos Mutados estaban vagando por ahí. Eso significa que el enemigo posee una facilidad para producir en masa..."

Ian difuminó el final de su frase, pero Seol Jihu no necesitó escuchar el resto para entenderlo.

"Podrían ser retenidos como prisioneros".

"... No puedo estar completamente seguro de ello, pero parece ser el caso."

Ian formó una expresión irónica.

El equipo de la expedición estaba cerca de su destino pero fue descubierto durante su infiltración y tuvo que luchar para salir del asedio de las fuerzas enemigas que aparentemente se precipitaban por todos lados. La única razón por la que Ian logró volver con vida ha sido gracias a Agnes. Si no fuera por su desesperada lucha, estos dos no habrían sido capaces de romper el asedio ni de librarse de la persecución del enemigo.

Sin embargo, Agnes seguía siendo un humano después de todo y no había mucho que pudiera hacer. Ya estaban luchando contra las probabilidades abrumadoras, y ella simplemente carecía de la capacidad de rescatar a todos los demás cuando los miembros del equipo de la expedición se habían separado.

Un breve momento de silencio más tarde, Seol Jihu expresó su opinión.

"Necesitamos rescatarlos, ¿No es así?"

"Estamos aquí para discutir ese problema".

Ian respondió primero.

"Incluso dejando de lado la misión, obviamente queremos rescatarlos de alguna manera".

"Pero, entonces por qué...."

"¿Pero cómo?"

La cabeza de Ian se tambaleó cuando una expresión indescriptible nubló su rostro.

"Formamos el mejor equipo posible en Haramark y, sin embargo, aún así fracasamos. Como nos descubrieron, su seguridad debería haberse reforzado aún más. A menos que nos arriesguemos a la aniquilación total y vayamos a un asalto frontal, estimamos que las probabilidades de rescatarlos son casi nulas".

Incluso el asalto frontal planteaba un problema. La diferencia entre atacar y defender es tan grande como el cielo y la tierra.

Los humanos nunca habían tomado la iniciativa de atacar primero desde que comenzó la invasión. No sólo eso, ya estaban en un aprieto tratando de defenderse. Pero ahora, ¿Iban a atacar el campamento enemigo? Ya se desconocía si el asalto se concretaría, e incluso si lo hicieran, no sería muy diferente de entregarse a la mandíbula abierta del tigre de todos modos.

"¿Qué hay de la cooperación con la Federación?"

"Ya lo hemos pensado. La Federación fue la que nos dio la información para empezar, así que deben estar manejando sus propios escuadrones de infiltración, pero..."

Ian reflexionó profundamente durante un tiempo, antes de sacudir la cabeza.

"Lo más probable es que hayan sufrido tremendas pérdidas tratando de defenderse hasta ahora. Y lo que es más importante, a juzgar por el hecho de que tuvieron que abandonar la Fortaleza Tigol, debemos considerar que la Federación también lo está pasando muy mal".

Seol Jihu inconscientemente apretó sus puños con más fuerza.

En esta medida... ¿Eran tan grandes las diferencias de fuerzas? ¿Significaba que no tenía otra opción que mirar desde afuera?

"La noción de una roca nunca se sintió más acertada en mi vida. Todavía estamos tratando de encontrar un camino, pero parece que no podemos encontrar una respuesta."

'¿Qué debo hacer?' Seol Jihu buscó desesperadamente en sus recuerdos. Desafortunadamente, no había forma de que recordara el contenido de un sueño que tuvo hace tanto tiempo.

'Debí haber anotado todo tan pronto como desperté'.

"Si tan sólo alguien como Sung Shihyun estuviera todavía..."

El abatido Ian se lamentaba con una voz sin energía.

Fue entonces cuando Seol Jihu abrió su boca de nuevo.

"¿Dónde?"

"¿Mm?"

"Esa instalación. ¿Dónde se encuentra?"

Ian no respondió inmediatamente pero eligió buscar la respuesta en Chohong. Sin embargo, aunque parecía muy infeliz en este momento, no dijo nada. Simplemente hizo una mueca y evitó hacer contacto visual. Ian adivinó lo que estaba en su mente y habló con cautela.

"Seol, debo enfatizar que este no es un asunto en el que puedas interferir. No es posible, y no debería serlo."

"Maestro Ian".

"Por favor, no me malinterpretes. No estoy menospreciando sus capacidades. Sin embargo, tanto los eventos del Bosque de la Negación como la defensa de la Fortaleza Arden fueron un juego de niños comparado con esto. No, lo más importante, este asunto podría ser el evento que cambie la época y que decida el flujo de la historia a partir de ahora."

"Todavía puedes decirme la ubicación, ¿No?"

Ian se lamió un poco los labios. Se tomó un poco de tiempo para decidir, antes de...

"... Bueno, si es sólo la ubicación."

Habló con una expresión de impotencia.

"Está en el Ducado de Delpinion".

Y, en ese momento...

"Es el laboratorio real".

... Los ojos de Seol Jihu brillaron intensamente.