Reciente

miércoles, 15 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 69

Capítulo 69. Un Líder de Nivel 2 (2)


"¿Qué es lo que quieren? ¿Qué ha pasado?"

Chohong sonaba agresiva mientras subía las escaleras. Los miembros de Sicilia simplemente la miraron y se hicieron a un lado sin decir una palabra.

Una vez que ella y Seol Jihu entraron en la oficina del tercer piso, se encontraron con mucha gente adentro, tanto que el pequeño espacio parecía aún más reducido. Tres personas estaban sentadas en los sofás; dos sentados en un sofá eran Dylan y Hugo, mientras que una solitaria mujer se sentaba en el lado opuesto. Además, había 5 o 6 personas paradas rígidamente detrás de ella.

"¿Finalmente viniste, Chung Chohong?"

La mujer que llevaba un grueso abrigo giró la cabeza para saludar al dúo recién llegado. Su largo cabello tenía el color de una cascada sangrienta. Sus ojos carmesí parecían brillar peligrosamente como una feroz bestia salvaje. Seol Jihu vio la clara cicatriz que se extendía desde su frente hasta su mejilla y finalmente reconoció quién era.

"¿Oh? ¿Eres tú, novato?"

La 'directora general' de la Zona Neutral de Marzo de este año, y la jefa de Sicilia, la organización más poderosa de Haramark. No era otra que Cinzia.

"¿Qué te trae por aquí, Noonim?"

Chohong se adelantó sin miedo y preguntó mientras se colocaba al lado de Cinzia. Gracias a eso, Seol Jihu no tenía donde sentarse ahora, así que se quedó parado detrás de Dylan y Hugo.

"Obviamente, sólo puede haber una razón por la que vine a hablar con ustedes. Es trabajo."

"¿Trabajo? ¿Qué tipo de trabajo?"

"Ya lo hemos discutido. Lo siento, no estás invitada esta vez."

"¿De qué estaban hablando?"

Mientras Chohong y Cinzia continuaban conversando de forma bastante amistosa, Seol Jihu comenzó a observar a la multitud detrás de ellas. No sabía el motivo de la repentina visita de los Sicilianos, pero no importaba, esperaba encontrar a alguien que conociera en el grupo.

Como Leorda Salvatore, o...

"¿Ehh?"

Fue entonces cuando cierta mujer de pie, alta y silenciosa, justo detrás de Cinzia, llamó su atención. Su cabello color limón recogido en una cola de caballo, así como un par de gafas que llevaba sobre sus afilados y penetrantes ojos resultaban especialmente llamativos. Seol Jihu confirmó tardíamente su inconfundible traje. Sus ojos se abrieron más, y comenzó a mostrar un poco de felicidad excesiva al verla de nuevo.

"¡Señorita Ag...!"

Estaba a punto de terminar de decir "...nes" pero se apresuró a cerrar la boca a tiempo. No fue tan estúpido como para no darse cuenta de la atmósfera actual de la oficina.

"¿...?"

¿Tal vez ella sintió su mirada? Agnes había mantenido hasta entonces la fría y estricta expresión facial de la empleada doméstica de la famosa casa aristócrata. Pero comenzó a echar una mirada furtiva al joven del lado opuesto. Cuando sus miradas se encontraron, empezó a sonreír inocentemente y a agitar la mano.

Como había demasiados ojos mirando, Agnes fingió no haberlo notado. Su silenciosa indiferencia aparentemente resultó en que Seol Jihu recibiera un poderoso golpe en las tripas. Seol Jihu la miró aturdido con ojos borrosos durante un rato, antes de que su mano se desplomara impotente a su lado. Más allá de parecer triste, incluso parecía como si se revolcara en los pozos de la desesperación y el desánimo.

"…."

Al final, Agnes dejó escapar un suspiro sin sonido de sus labios. Luego asintió ligeramente una vez y agitó furtivamente su mano. Todo sucedió en un corto período de tiempo, pero fue más que suficiente para devolver el vigor a la conducta de Seol Jihu, sus ojos volvieron a brillar.

"Keuk-"

Cinzia observó el intercambio entre ambos en su característica posición sentada con las piernas cruzadas con una expresión de gato astuto antes de que su cabeza descendiera aún más. Sus hombros también temblaban notablemente. Se rió mientras mantenía el cigarrillo pegado a sus labios como si encontrara algo insoportablemente divertido. Pasó un tiempo antes de que se recuperara lo suficiente como para abrir la boca.

"Bueno. Incluso la infame leona Siciliana se ablandaría delante de su propio cachorro, ¿Es eso?"

"Keuk".

El color del cuello de Agnes cambió repentinamente de pálido a rojo remolacha. Sus ojos ensanchados mostraban puñales a Seol Jihu.

'¡¿Por qué tuviste que hacer algo innecesario?!'

Esos ojos reprobadores le estaban culpando claramente por todo lo que acaba de pasar.

"En cualquier caso, he dicho lo que vine a decir, así que, ¿Por qué no nos vamos ahora?"

Cinzia se levantó del sofá, lo que hizo que Dylan y Hugo se levantaran también. Chohong hizo pucheros al darse cuenta de que la estaban dejando fuera y levantó la voz.

"¿Dylan? ¿Qué está pasando aquí?"

"Mm, bueno... Te diré lo esencial después de que regresemos. No nos iremos por mucho tiempo."

Dylan habló con voz solemne y dirigió su atención a Seol Jihu.

"¿Y Seol?"

"¿Sí?"

"Me gustaría hablar contigo después de mi regreso. ¿Te parece bien?"

"Por supuesto".

No sabía de qué se trataría esa charla, pero Seol Jihu accedió a hacerlo de todas formas. Cinzia seguía sonriendo mientras emitía una nueva orden.

"Agnes, no tienes que venir."

"¿Perdón?"

"Ya lo sabes todo, ¿Hay alguna razón para que participes en la reunión? Ha pasado un tiempo desde que se vieron, así que ¿Por qué no 'desahogan' sus corazones un poco? Estoy segura de que pueden compartir una copa o dos para ponerse al día con los viejos tiempos, ¿No?"

"¡¿Pero, Jefa?!"

"Es una orden".

Agnes se vio obligada a cerrar la boca. Mientras tanto, Cinzia se rió y se dio la vuelta para irse.

"Vámonos. Dylan, Hugo. Estoy segura de que todos ya nos están esperando".

*

Y así, Seol Jihu pudo disfrutar de la tarde con Agnes, todo gracias a la consideración de Cinzia. Guió a Agnes y a su rostro rígido a 'Come, Bebe y Disfruta'. Sin embargo, en su camino, se encontraron con varios sucesos extraños.

"¡¿Ughk?!"

Los hombres que caminaban hacia ellos desde la dirección opuesta, cayeron de repente sobre sus traseros, con un claro aspecto de temor a algo. O...

"¡¡Uaaaahhh-!!"

... Algunos otros incluso dieron la vuelta y huyeron apresuradamente, con la cara más pálida que una hoja de papel blanco.

Fue la misma historia incluso después de entrar en el bar en cuestión. Tan pronto como Agnes entró en el establecimiento, el bullicioso interior se quedó en completo silencio.

Poco tiempo después, alguien jadeó, "¡¿Hiick?!" Eso marcó el comienzo de la estampida masiva de clientes que salieron del bar, todos ellos aparentemente corriendo por sus vidas. No pasó mucho tiempo para que el bar, una vez lleno hasta el tope de clientes, quedara totalmente desierto.

A Agnes no parecía importarle de una forma u otra. Caminó galantemente a lo largo de la larga barra y le tiró algo al barman congelado que se apoyaba en los estantes de alcohol.

¡Ting!

La moneda de color cobre golpeó con precisión la frente del tembloroso barman ocupado en recitar el Padre Nuestro.

"¿Barman? Tráigame una botella de ron, y..."

Agnes miró detrás de ella. Seol Jihu estaba ahí parado, atónito por todo lo que había pasado hasta ahora, y necesitaba un poco de tiempo para reponerse, incluso tardó en decir que quería tomar hidromiel. El barman sacó dos botellas a la velocidad del rayo.

<< Nota: Hidromiel -  es una bebida alcohólica hecha con miel y agua. >>

"¿Por qué, eh, otras personas están reaccionando a ti de esa manera?"

"Yo también me pregunto lo mismo."

"Ah, ahaha... Bueno, en cualquier caso. Me alegro de verte de nuevo, Señorita Agnes."

"Estoy segura que sí."

Agnes respondió desinteresadamente y tomó un sorbo directamente de la botella. Se limpió despreocupadamente las comisuras de su boca, pero sus ojos estudiando a Seol Jihu seguían siendo complicados.

¿Cómo debería decirlo? Obviamente, no odiaba al tipo que estaba delante de ella. Desafortunadamente para ella, conocer a alguien de forma informal es una situación muy incómoda. Se le dijo que se 'desahogara', pero no tenía ni idea por dónde empezar, ni sabía cómo iniciar una conversación. Lo que naturalmente significaba que sus palabras se volvían rígidas y poco amigables.

"Lamento haberla retrasado de esta manera, aunque debe estar muy ocupada. Pero, en realidad, he estado en un aprieto con algo últimamente, y puede que necesite tu ayuda."

"¿Un aprieto, dices?"

"Sí. Estoy teniendo problemas con mi entrenamiento en este momento."

¿Entrenamiento? Si ellos iban a discutir eso, entonces las cosas cambiaban un poco. Agnes sintió conscientemente que sus músculos faciales rígidos como una roca se relajaban lentamente.

"¿Qué parte te está dando problemas?"

Seol Jihu le confesó sus problemas con el régimen de entrenamiento de maná. Agnes se sorprendió brevemente por la revelación de que Seol Jihu ya había alcanzado el nivel 2, pero rápidamente recobró la calma para expresar su opinión.

"Ya veo. Aún así, no hay nada de lo que preocuparse tanto."

Seol Jihu rápidamente tragó saliva. Se sintió tranquilizado por la forma en que sonaba Agnes.

"En primer lugar, debes recordar que esta ya no es la Zona Neutral."

Agnes se ajustó las gafas y siguió adelante.

"El Paraíso no fue creado para adaptarse a un régimen de entrenamiento como lo hacía la Zona Neutral. Si quieres aprender algo, entonces a menudo se requiere que salgas adelante con tus propias habilidades. ¿Entiendes?"

"Sí".

"Y en segundo lugar... Dijiste 'Lanza de Maná', ¿No?"

"Sí".

"¿Cuánto sabes sobre el arte del lanzamiento de jabalina?"

Seol Jihu había estado repitiendo obedientemente "sí, sí", pero su abrupta e inesperada pregunta lo dejó completamente sin palabras.

"¿Conoces los orígenes del lanzamiento de jabalina? ¿Qué hay de las técnicas involucradas en ello? Por ejemplo, las posturas correctas que debes asumir desde el principio hasta el final cuando se lanza una jabalina estando quieto o cuando se lanza después de una carrera?"

Sólo entonces Seol Jihu se dio cuenta de lo que Agnes estaba tratando de decir.

"Ya veo. Fui demasiado apresurado en mi enfoque."

"En efecto. No sabes nada de lanzar jabalinas, pero deseas manipular tu maná para imitar las acciones al respecto. Es obvio que hasta ahora has fallado en tus intentos. Es lo mismo que correr, aunque todavía no sepas caminar".

Aunque ella lo regañaba seriamente, él sentía que sus ojos se abrían ahora.

"Sé de dónde sacas tu confianza. Te volviste competente en la aplicación del maná muy rápidamente. Sin embargo, aprender nuevas habilidades por tu propia cuenta nunca es una tarea fácil. No, lo normal es que sea así de difícil y complicado".

"…."

"Es la misma historia para la Circulación de Maná. Puede que lleve algún tiempo, pero aún así recomiendo que te familiarices primero con los conocimientos básicos".

Seol Jihu se sintió avergonzado de sí mismo y aceptó su recomendación. No podía negar que, con seguridad, se tomó todo esto muy a la ligera. Se puso nervioso alrededor de la botella de hidromiel con una mirada amarga en su rostro, obligando a Agnes a toser una vez para romper la atmósfera sombría.

"Aún así, estoy impresionada."

"¿Perdón?"

"He escuchado hablar de sus hazañas hasta ahora. Habrías aprendido fácilmente cualquier habilidad que quisieras con tus actuales puntos de logro, pero... Es admirable que hayas resistido la tentación y aún así hayas intentado dar lo mejor de ti cada día."

En realidad, ella se adelantó y lo elogió. Incluso en la Zona Neutral, casi nunca lo alababa, así que esto tenía que ser algo raro. Seol Jihu sonrió avergonzado.

"Bueno, al escuchar tu consejo, sé que me despertaré con oro bajo mi almohada".

"No sé lo que eso significa, pero de todas formas, continúa haciendo lo mejor que puedas. Definitivamente cosecharás las recompensas en el futuro cuando tu nivel haya subido lo suficiente, así como cuando tus habilidades experimenten una evolución fundamental".

Agnes formó una sonrisa imperceptible. Luego hizo un par de sugerencias más antes de vaciar la excepcional botella de ron y se levantó de su asiento. Seol Jihu se entristeció al verla irse tan pronto, pero era innegablemente un Terrícola como él. No podía retenerla cuando claramente tenía un montón de cosas que hacer.

Agnes prometió aparecer de vez en cuando para comprobar su progreso antes de darse la vuelta para irse. Se despidieron a la entrada del bar. Pero, mientras la miraba alejarse cada vez más, Seol Jihu dijo "¡Ups!" después de darse cuenta de que olvidó decirle algo importante.

"¡Señorita Agnes!"

Agnes detuvo sus pasos en la distancia y se giró para mirarlo. Él rápidamente agitó su mano y le gritó.

"¡Gracias por todo!"

Agnes asintió con la cabeza una vez y se volteó de nuevo. Fue entonces cuando Seol Jihu gritó lo suficientemente fuerte como para despertar a los muertos.

"Y también, saluda al Señor Osito de..."

"¡¡Te mataré!!"

¡Swish!

Agnes cerró la distancia en un parpadeo y se abalanzó locamente sobre él. Seol Jihu fue tomado por sorpresa por ese explosivo cambio de velocidad, pero aún así se las arregló para sonreír con satisfacción. Fue golpeado por ella tantas veces, lo que significaba que esperaba una respuesta similar de todos modos.

'¡Esta vez no!'

Rápidamente sacó su lanza y asumió una postura defensiva. Desafortunadamente, en el momento siguiente, su mano se soltó fácilmente de su empuñadura, como si no tuviera la lanza en su mano, y ella le dio un golpe en la cara como una serpiente enloquecida.

"Te dije que te detuvieras, ¿No?"

¡SLAP!

"¡Kuk!"

Sólo después de que fuera golpeado hasta quedar negro y azul, Seol Jihu finalmente se enteró de que Agnes era una espantosa Arquera tipo asesina de Nivel 6, que estaba a medio paso de convertirse en un Ranker Único.


*


Después de separarse de Agnes, Seol Jihu arrastró su cuerpo golpeado hasta un herrero. El dueño de la herrería casi se asustó por el estado de la cara del joven, pero aún así, se ocuparon rápidamente del asunto concerniente a ese lugar. Cuando regresó a la oficina de Carpe Diem, Dylan y Hugo lo estaban esperando.

"¿Dónde has estado? ¿Y qué es eso?"

"Lanzando lanzas".

"Oh. Estás tratando de practicar los lanzamientos de lanza... Espera un momento. ¡¿Qué le paso a tu cara?! ¿Alguien te golpeó?"

Dylan preguntó apresuradamente. Seol Jihu trató de ocultarlo con una risa vergonzosa, pero Hugo se puso muy nervioso.

"¡Seol! ¡¿Qué hijo de puta fue?! ¡¿Cómo se atreve alguien a tocar a un miembro de Carpe Diem?!"

"No, está bien, así que no te preocupes."

"Dime quién ha sido el responsable. No te preocupes, ¡Le romperé las dos piernas!"

"Fue la señorita Agnes".

Hugo estaba ansioso por irse, sus grandes manos agarrando la alabarda con fuerza, pero entonces, de repente se congeló en el lugar.

"¿Quién?"

"Señorita Agnes".

"¿Te refieres a Agnes Claire?"

"Sí, ella. Pero no hagas nada. Estaba equivocado desde el principio."

"¿Realmente? Si tú lo dices, entonces no hay nada que hacer, supongo."

Hugo tosió en voz alta y silenciosamente bajó la alabarda antes de desaparecer rápidamente de la vista. Dylan sonrió tranquilamente mientras disfrutaba del aroma de su té.

"Estoy muy sorprendido. No sólo conoces a Agnes, sino que incluso puedes sobrevivir a sus ataques."

"Jajajaja. Eso no importa. ¿No tenías algo de lo que querías hablarme?"

Seol Jihu quería cambiar el tema de todos modos, así que puso las lanzas en el suelo e hizo la pregunta.

"Mmm... ¿Quieres una taza?"

"Estoy bien".

Seol Jihu rechazó con tacto el ofrecimiento y se sentó en el sofá. Dylan tomó otro sorbo de su té y abrió la boca.

"Recibimos una comisión".

"¿De Sicilia?"

"Eso es algo para mí y Hugo. Verás, no hace mucho tiempo, la realeza emitió una misión de alto secreto. Contactaron con Sicilia, pero les faltaba personal, así que nos pidieron que les ayudáramos."

"Si es una misión para la que ni siquiera Sicilia tiene suficiente gente, entonces..."

"Sólo tienes que saber que es una misión en la que sólo pueden participar los Altos Rankers y superiores. En realidad, fue difícil tratar de convencerlos de que dejaran entrar a Hugo. Sólo lo permitieron después de que les dijera que, como soy un Arquero, necesitaría un Guerrero familiar que me cubriera las espaldas."

Eso significaba que Seol Jihu y Chohong no podían participar aunque quisieran.

"Supongo que Chohong y yo podemos disfrutar de unas vacaciones repentinas, entonces."

"Bueno, la cosa es que tenemos otro trabajo del que ocuparnos. Es una misión emitida por la Aldea de Ramman."

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de par en par por la simple mención de 'misión'. Si el trabajo en cuestión estuviera relacionado con la entrega de algo, no habría necesidad de una reunión como esta.

"¿Cuánto sabes de la Aldea de Ramman?"

"Situado al sureste de Haramark, la distancia de medio día de viaje. Una aldea poblado por unos pocos cientos de Paradisíacos. Eso es todo lo que sé."

Dylan asintió con la cabeza.

"Parece que conoces la información básica. No andaré con rodeos. Es una solicitud de exterminio de monstruos".

"¿Exterminación?"

"Verás, Ramman sufre un brote periódico de monstruos. Y como resultado de ello, se realizan misiones parecidas a menudo."

Seol Jihu inclinó su cabeza.

"Cuando dices que es algo periódico, ¿No implica que hay una colonia o un nido de monstruos cerca?"

"El asunto es ese".

Dylan se dio una ligera palmada en la rodilla para señalar que el joven había señalado con precisión el punto crucial del problema.

"Los monstruos ya han sido vencidos docenas de veces. El reino incluso formó fuerzas de subyugación varias veces. Fuimos capaces de derrotar a las hordas sin mucho problema, pero eso es todo. Buscamos por todas partes pero nunca encontramos de dónde venían. Esto simplemente no tiene ningún sentido".

"¿No significa eso que los monstruos volverán en el futuro aunque los exterminemos esta vez?"

"Aún así tenemos que deshacernos de los monstruos que aparecen. En realidad, la aldea de Ramman quiere que rescatemos a los aldeanos desaparecidos y encontremos la causa del brote de monstruos mientras estamos en ello. Pero, no es estrictamente necesario ir tan lejos. ¿Qué te parece?"

"¿Qué dijo Chohong?"

"Seol, te estoy preguntando a ti".

Dylan bajó ligeramente la voz.

"Si estás dispuesto, estoy pensando en dejarte a cargo de esta misión".

"Pero ni siquiera soy un Arquero".

"Un Arquero actúa como el cabecilla del equipo. Por supuesto, muchos asumen el trabajo de ser tanto el cabecilla como el líder. Pero también es normal que diferentes personas asuman esos dos roles."

El papel de un cabecilla consistía en guiar a su equipo en la dirección correcta durante las expediciones. En cuanto al líder, ese título se le daba a alguien encargado de supervisar cada faceta de una expedición, como la planificación de la propia expedición para hacer los preparativos adecuados, entre otras cosas...

"Pensé que sólo se podía formar un equipo de expedición una vez que se llegara al nivel 4... ¿Y no necesitas también el permiso de la familia real?"

"Esto no es una expedición, sino una exploración. Estás más que calificado para manejar esto".

Cuando Seol Jihu mostró una sorprendente falta de confianza, Dylan formó una amplia sonrisa y continuó.

"Pensé que querías formar tu propio equipo en el futuro... ¿Estaba equivocado?"

"¡¿Ah?! ¿Me has descubierto?"

"Jejeje. En ese caso, creo que esta misión será una oportunidad perfecta para eso. Puede parecer un trabajo sencillo, pero una vez que lo asumas, aprenderás muchas cosas. A mí también me pasó lo mismo".

Dylan colocó la taza de té en la mesa.

"Entonces, ¿Qué te parece? ¿Te interesa?"

Seol Jihu respondió inmediatamente.

"Por supuesto".


*


Consiguió liderar su primera misión.

La misión no era tan difícil como explorar el Bosque de la Negación o defender la Fortaleza Arden, pero incluso entonces, Seol Jihu estaba muy motivado por el hecho de que sería el líder por primera vez.

Como no se trataba de una 'expedición' sino de una 'exploración', no debería haber nada demasiado complicado. Por un lado, no tenía que preocuparse por conseguir suministros ya que podían establecer una base de operaciones en la propia aldea de Ramman. También, los porteadores y los carruajes podían ser simplemente alquilados en ese lugar.

El verdadero problema radicaba en reclutar a otros miembros para el equipo. Ya había dos Guerreros, así que solo necesitaban uno más, además de que encontrar un Arquero dispuesto no sería tan difícil. Encontrar un Mago era una hazaña imposible para empezar, así que esa parte del proceso de reclutamiento ni siquiera fue considerada.

No, el problema real estaba relacionado con la contratación de un Sacerdote. No importaba si se formaba una expedición o un equipo improvisado de inadaptados, un Sacerdote es una presencia imprescindible.

"Maldición, ¿Qué espera de nosotros?"

Chohong refunfuñó infelizmente, con un cigarrillo colgando de sus labios. Terminó siendo emparejada con Seol Jihu y su situación actual la hizo sentirse impotente.

"Oye, ¿Realmente necesitamos un Sacerdote? Quiero decir, puedo ocuparme de esos monstruos por mi cuenta."

Los irritados gruñidos de Chohong provocaron una sonrisa irónica en la cara de Seol Jihu. Si estuvieran presionados por el tiempo, seguro, podrían hacerlo. Pero eso causaría que la calidad del equipo fuese peor.

A menos que estuvieran hablando de Terrícolas desesperados que vivieran de sueldo en sueldo, ¿Qué Guerrero o Arquero hábil querría unirse a un equipo sin un Sacerdote entre ellos? ¿En un mundo en el que un momento de descuido puede resultar en la muerte?

Lo más importante, es que este sería el primer papel de liderazgo de Seol Jihu. Quería asegurarse de que todo terminara con un éxito rotundo. No quería permitirse ninguna holgura o ser demasiado aventurero si podía evitarlo.

'Sólo un equipo con un Sacerdote atraerá a miembros de calidad.'

Los pensamientos de Seol Jihu finalmente llegaron a ese punto, y se levantó del sofá.

"¿A dónde vas?"

"A reclutar un Sacerdote".

"¿Lo harás? ¿Cómo?"

"Lo intentaré. Todavía tenemos tiempo, ¿Verdad? Si todo esto falla, lo haremos como tú dices".

Seol Jihu dejó atrás a Chohong y sus ojos abiertos para entrar en el dormitorio. Sacó el cristal de comunicación pensando que podría mantener su promesa y recibir consejos de 'ella'.

Poco después...

—La aldea de Ramman, ¿Verdad?

"Sí. Llegó una misión".

—Ohhh. Así que quieres dirigirte tanto hacia el sur.

"No te preocupes tanto. No es por la región fronteriza. Y además, no se puede seguir haciendo lo que se quiere todo el tiempo."

Seol Jihu juntó sus manos y le suplicó a Kim Hannah. Ella resopló infelizmente pero no dijo que le estaba prohibido hacerlo.

—Hmm. Así que, estás buscando un Sacerdote... Será muy difícil encontrar uno, eso es seguro. Si fuera todo el Carpe Diem participando, entonces sería una historia diferente. Pero si sólo son tú y Chung Chohong, será difícil confiar en la fama de tu equipo.

"Por eso te estoy pidiendo consejo. ¿No hay una buena manera de salir de esto?"

—Bueno, no es que no haya ninguna.

"¿En serio? ¿Hay una manera?"

La expresión de Seol Jihu se iluminó después de escuchar las palabras de Kim Hannah. Pero, cuando ella explicó lentamente, él terminó frunciendo un poco el ceño.

"¿Ella estaba en la ciudad?"

—¿No te lo dije antes? Su base está en Haramark.

"¿Lo hiciste? En cualquier caso, no estoy seguro de si ella estaría dispuesta a ayudar. Todavía hay una vieja deuda por resolver."

—Estoy segura de que ya lo sabes, ya que hiciste un trato anteriormente con ella. Pero bueno, es una mujer muy calculadora y materialista.

Seol Jihu inmediatamente estuvo de acuerdo con esa opinión.

"Es cierto, pero tener que gastar monedas de plata para una exploración de esta escala, es un poco..."

—No deberías pensar que estás malgastando tu dinero. El único punto negativo de Carpe Diem es que no tienen un Sacerdote entre ustedes. ¿Tienen idea de cuánto dolor y sufrimiento deben soportar otros equipos para encontrar un Sacerdote adecuado cuando planean expediciones?

Ella rápidamente siguió adelante.

—Y no olvidemos que será difícil encontrar un sacerdote tan hábil como ella. Así que aprovecha esta oportunidad para construir una conexión personal con ella. Estoy segura de que, tan pronto como se dé cuenta de que trabajar con ustedes será beneficioso para ella, firmará con ustedes en el acto.

Seol Jihu entendió lo que estaba diciendo. Un Sacerdote es casi tan difícil de conseguir como un Mago, y ella le decía que invirtiera en uno ahora mismo por el bien de su propio futuro. Él asintió lentamente con la cabeza.

"Bien, entendido. Debería ir a hablar con ella, entonces. No tengo nada que perder, de todos modos."

—Exactamente. Estoy bastante confiada en que aceptará, a menos que ocurra algo. Después de todo, es una de las pocas que conoce tu verdadero valor. Al menos, no te cerrará la puerta en la cara.

"Me has ayudado mucho. Gracias, mamá."

—No te preocupes por eso. Si surge algo más... Oye, ¿Cómo me acabas de llamar?

Seol Jihu terminó rápidamente la comunicación. El resplandor del cristal se atenuó pero luego, sólo un segundo después, comenzó a brillar de nuevo. Simplemente se rió para sí mismo y salió de la oficina de Carpe Diem.


*


El templo de Luxuria era la siguiente parada de Seol Jihu. Habló con alguien en la recepción y esperó un rato. Una dama se acercó pronto a él y le pidió que la siguiera. Ella lo guió a través de la zona residencial dentro del edificio del templo y finalmente, llegaron frente a una puerta entre muchas otras alineadas en el silencioso pasillo. Curiosamente, en cuanto llamó a la puerta, la guía... salió corriendo.

La puerta se abrió bruscamente poco después, mostrando a una joven de baja estatura que se tambaleaba inestablemente sobre sus pies. Su brillante cabello rubio estaba despeinado y muy desordenado; sólo llevaba una camisa blanca de gran tamaño; sus ojos hundidos se notaban más por su piel pálida.

Era María.

Lo miró fijamente sin decir una palabra antes de señalar su habitación.

"... Pasa."

Su habitación estaba hecha un chiquero. La iluminación era excelente y el interior estaba muy iluminado como resultado, pero bueno, eso sólo servía para resaltar las terribles condiciones del basurero que era su habitación.

Todo el lugar parecía demasiado... 'triste' para llamarlo desordenado, ahora que le echó otro vistazo. Seol Jihu se sintió abrumado por un sentimiento de parentesco cuando observó un cenicero lleno de colillas de cigarrillos quemadas. Incluso se parecía a un erizo, de alguna manera. Pero entonces, vio las quemaduras de cigarrillos adornando las paredes y las sábanas, por supuesto, casi se asustó en ese momento. Demonios, las botellas de licor que rodaban por el suelo parecían lindas en comparación.

"¿Y qué trae a su señoría a mi humilde morada? He escuchado que eres una persona interesante hoy en día."

María se rascó su cabello despeinado como un hombre, luego, se mordió los labios y escudriñó su entorno.

"Bueno.... siéntate en cualquier sitio. ¿Quieres algo de beber? ¿Qué te parece algo de alcohol? No tengo nada más que ofrecer".

"No, estoy bien. ¿Estabas durmiendo?"

"Sí, lo estaba. Ayer bebí un poco de más... Euh, euh.... maldita sea, esta resaca me está matando."

María cogió una de las muchas botellas del suelo y la sacudió. Slosh, slosh... No dudó ni un segundo antes de verter el contenido en su garganta. La piel blanca de su cuello se movió un par de veces, y cuando por fin terminó, se estremeció ligeramente al formarse una sonrisa en su cara.

"Urgh. Ahora me siento como una persona viva otra vez."

"¿Estás bien?"

"¿Qué? ¿Te refieres a mi cuerpo? Está mucho mejor que cuando hice la ceremonia".

Se sentó en la esquina de la cama y procedió a mirar al joven con un par de ojos desorientados.

"Entonces, ¿Qué te trae por aquí? Si has venido a pagar la deuda, te recibo con los brazos abiertos."

"Vine a pedirte un...."

"Ah, joder".

Ni siquiera terminó su frase, pero ella ya estaba bajando la cabeza, un largo suspiro se escapaba de su boca. Entonces le habló en esa postura.

"No me vas a pedir otra ceremonia, ¿Verdad?"

"De ninguna manera. Diría que es más como... una oferta esta vez."

Ella agarró la botella por el cuello, lo que hizo que Seol Jihu explicara rápidamente sus intenciones.

"¿Una oferta?"

María levantó lentamente la cabeza. Había un indicio de interés en su expresión, así que no perdió más tiempo y siguió con su verdadera intención de venir aquí; pedirle que le acompañara a la aldea de Ramman.

"Hmm....."

Como esperaba, la reacción de María estuvo poco entusiasta. Su cabeza se inclinó un poco hacia un lado; luego, como si ya hubiera terminado de pensar en ello, la sacudió de lado a lado.

"Entiendo lo que quieres de mí, pero no quiero. No veo ningún mérito en seguirte".

"Ya veo".

Seol Jihu estuvo de acuerdo con ella y eso hizo que lo mirara fijamente con ojos desconfiados. Ella sonrió un poco.

"Oh, dios. ¿El rumor que escuché sobre ti es mentira? O, ¿El Paraíso finalmente te afectó a ti también?"

"Todavía estoy agradecido por la ayuda de la última vez."

"No tienes que mencionarlo. Tendré mi debida recompensa tarde o temprano de todos modos."

"Por supuesto."

Tal vez su clara actitud causó una impresión favorable en ella porque cruzó los brazos y abrió la boca como si lo hiciera todo para su beneficio.

"Has venido hasta aquí para verme, así que supongo que es un poco grosero darte la espalda quedándote con las manos vacías de esta manera. Entonces, ¿Qué te parece esto? Conozco algunos aprendices, y puedo pedirle a uno de ellos que te siga si quieres. Claro, puede que no sea tanto, pero sabes muy bien que tener un Sacerdote en tu grupo marca una gran diferencia, ¿No?"

Esa sugerencia tampoco sonaba muy mal. Probablemente no recomendaría a alguien totalmente incapaz, ya que parecía sincera. Sin embargo, Kim Hannah le 'aconsejó' firmemente que se acercara a María, incluso si eso significaba gastar una buena cantidad de dinero en el proceso. Pensó que intentar hacerlo ahora no terminaría en una pérdida para él.

"Gracias por su amable oferta, pero aún así preferiría que fuera usted, Señorita María."

María resopló, con una expresión de asombro.

"Oye, pensé que estabas conciente de tu situación."

"Lo estoy".

"Dices que sí, ¿Entonces por qué insistes en eso? Déjame dejar esto claro. ¿Por qué alguien de mi calibre te seguiría en una misión tan patética?"

"Bueno, ganarás puntos de experiencia y también recompensas".

"Diablos, no. ¿Crees que esa lamentable cantidad de puntos me ayudará en mi nivel actual? ¿Y qué es lo otro? ¿Recompensas? Las recompensas de las que hablas ni siquiera me comprarán un día de licor, ¿Sabes? ¿Honestamente crees que iré contigo sólo para ganar una miseria como esa?"

La forma áspera de hablar de María no había cambiado ni un poco. Seol Jihu sonrió refrescantemente y metió la mano en su bolsillo interior. Esperaba que ella reaccionara de esa manera, así que ahora había llegado el momento de sacar sus cartas de triunfo.

"¿Ahora me entiendes? No hay razón para que yo..."

Clunk.

Dejó de hablar inmediatamente en cuanto se colocó una pequeña bolsa de monedas sobre la mesa blanca.

"¿Qué es esto?"

"Cinco monedas de plata. ¿Qué te parece?"

"Tú..."

María frunció el ceño profundamente.

"¿Cómo te diste cuenta de que me gustan este tipo de cosas? Te lo preguntaré por simple preocupación por tu bienestar, ¿Tienes idea de cuánto vale una sola moneda de plata?"

"Una moneda de cobre cuesta alrededor de 500 won. Una moneda de plata son mil monedas de cobre, así que son unos 500 mil won. Cinco monedas de plata equivalen a 2.5 millones de won."

"¿Ohhh? Supongo que ahora te estás revolcando en la riqueza, ¿Eh?"

El final de la frase de María se prolongó de forma bastante misteriosa. Su lengua serpenteó y lentamente se lamió los labios.

"Bueno, veo lo sincero que eres, pero... todavía no estoy segura."

Antes de que María tuviera la oportunidad de continuar, Seol Jihu sacó cinco monedas de plata más. Comenzó a colocarlas dentro de la bolsa de monedas en la mesa, una a la vez. María parpadeó los ojos sin parar.

"... ¿Puedo hacerte una pregunta?"

"Por favor, adelante".

"No puedo entender por qué, en tu nivel actual, tiene tantas monedas de plata... No, no importa eso. Vale, ¿Por qué te esfuerzas tanto en contratarme?"

"Porque creo que eres digna de confianza".

"No estás planeando hacer de esto una compensación por la deuda que me debes, ¿Verdad?"

"No. Una cosa, no tiene que ver con la otra."

María soltó un resoplido cuando las esquinas de sus labios se enroscaron. Su actitud había cambiado definitivamente en comparación con la de hace un minuto. Si fuera un Sacerdote Alto Ranker, Seol Jihu tendría que pagar diez veces la cantidad actual, pero sólo estaba en el Nivel 4. Su riqueza actual bastaba para soportar este tipo de impacto financiero.

"Así que vas a pagarme por adelantado. ¿Es eso cierto?"

"Sólo a usted, Señorita María. Nadie más."

"Bien, ¿Qué te parece si dividimos el botín? ¿Las recompensas?"

"¿Hay necesidad de preguntar eso? Lo dividimos en partes iguales, por supuesto."

María comenzó a reflexionar seriamente en este momento. El pago por adelantado de diez monedas de plata y sin condiciones especiales al dividir el botín. Teniendo en cuenta el tipo de misión y la distancia necesaria para viajar, era una cantidad más que generosa. Empezó a mirar a hurtadillas un par de veces a Seol Jihu antes de parlotear repentinamente mientras enrollaba su cabello con los dedos.

"Bueno, supongo que no es tan malo. Pero, la cuestión es la siguiente. No importa cuál sea el trabajo, alguien de mi nivel suele necesitar unos 6.5 millones de won antes de que seamos tentados a la acción~"

Su forma de hablar, antes rígida y varonil, ahora estaba llena de aegyo. Sin decir una palabra más, Seol Jihu puso cinco monedas más en la bolsa. En ese momento, María estaba prácticamente babeando de su boca.

<< Nota: Aegyo - en coreano significa comportarse de forma dulce y coqueta. >>

"¡Oooh, Guaoo! Este oppa es mucho más genial de lo que parece, ¿No?"

"¿Será esto suficiente para que me convierta en su amigo, Señorita María?"

"¿Qué ha sido eso?"

María tartamudeó sorprendida por esas palabras tan inesperadas. Una leve sonrisa se formó en sus labios después de observar la reacción de ella.

"¿Amigos?"

Después de estallar en un ataque de risa, María abrió bien los ojos para mirarlo directamente. Una brillante sonrisa permaneció en su rostro.

"Me preguntaba qué te había pasado. Pero, ahora lo entiendo. Estabas planeando atraparme, ¿No es así?"

"Sí".

"¡Oh, Dios mío! Pero, ¿Qué hago ahora? No soy tan fácil de atrapar, ¿Sabes? ¿No has escuchado los rumores? No podrás contar el número de equipos que se rindieron al tratar de convencerme, ¡Porque son demasiados!"

Esta fue la primera vez que Seol Jihu la escuchó, pero simplemente se encogió de hombros de manera indiferente.

"¿Estás dentro o fuera?"

"Qué interesante".

María se levantó de la cama. Dio varios pasos para acercarse, antes de coger la bolsa de monedas. Luego gritó en voz alta.

"¡Estoy dentro!"