Reciente

viernes, 10 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 62

Capítulo 62. El Primer Punto de Inflexión (1)


La Fortaleza Arden no había caído todavía. Aún se estaba defendiendo amargamente. Después de recibir el mensaje de Dylan, Teresa Hussey presionó a sus soldados aún más y aumentó la velocidad de la marcha.

Mientras subían la empinada cuesta, pronto fueron recibidos por la parte de la montaña que se erguía sola. Era la cima de la montaña, teñida de color carmesí por el sol poniente. Era el Pico del Amanecer.

De repente, la atmósfera había cambiado. Seol Jihu había estado corriendo hacia adelante en silencio hasta entonces, y cuando pasó por cierto 'límite' intangible, sintió que el aire se volvía mucho más caliente que antes.

Resultaba un poco difícil expresarlo con palabras, pero le costaba más respirar y su cuerpo también se sentía letárgico. Era como si estuviera sintiendo inconscientemente la presencia de algo más allá del pico.

Se detuvo momentáneamente y eso lo retrasó sólo por alrededor de un segundo. Cuando llegó a la cima, encontró a Dylan sacudiendo la cabeza mientras miraba el horizonte.

"Es un mar de 'Insectos'. Las cucarachas están volando por todas partes, e... incluso una 'Medusa' está presente."

"¿Una Medusa?"

La cara de Chohong se arrugó en un instante. Seol Jihu se escabulló hacia el pico y se asomó por el borde, sólo para congelarse en su lugar. Su mandíbula cayó al suelo por el puro asombro.

"Oh, Dios mío".

"¿Qué demonios...?"

Ese fue el lamento de alguien que captó perfectamente los sentimientos de todos los presentes.

La fortaleza fue construida a lo largo del lecho de roca ondulado y era una enorme estructura que ostentaba muros de hasta ocho metros de altura, pero en este momento, su estado actual había caído en el lamentable y devastado caparazón de su antigua gloria.

Los muros que una vez fueron lisos ahora estaban destruidos en varios lugares. Lo más notable, la puerta principal, o lo que quedaba de ella, estaba chamuscada y había sido dividida en innumerables fragmentos, lo que dificultaba saber lo que había sucedido.

Aunque estaba borroso, puntos negros estaban en medio de un intento de pasar a toda prisa por la ahora abierta puerta. Además de eso, también se podían observar innumerables grandes criaturas voladoras esparcidas por todas partes de la fortaleza para acelerar su destrucción o simplemente para volar por los alrededores en medio de la confusión.

En esta confusión, los soldados de la fortaleza defendían desesperadamente la puerta con todo lo que tenían.

Cada segundo importaba en este punto.

"Te lo digo. ¡¡No puedes!!"

Fue entonces cuando el repentino grito de Teresa Hussey entró en los oídos de Seol Jihu. Ella fue la primera en llegar a la cima, y ahora, estaba tratando de convencer a los Terrícolas.

"¡La fortaleza no ha caído aún en manos de los enemigos! Todavía la están defendiendo. Definitivamente podemos salvarlos".

"No, aunque digas eso..."

Un hombre detuvo el final de su sentencia y evitó furtivamente su mirada. El rostro de Teresa se enrojeció aún más. Hizo todo lo posible por reprimir su creciente ira y continuó con una voz relativamente tranquila.

"Hicimos todo lo posible por venir lo antes posible, pero los muros de la fortaleza han sido destruidos. Están en medio de una batalla, así que no hay garantía de que podamos entrar en la fortaleza a salvo."

"Tienes razón, pero..."

"Por eso debemos atacar a la Medusa por la espalda. Como el enemigo está concentrado en este ataque total, se puede notar que no hay muchos que la protejan."

"Pero, eso es..."

El hombre mostró una expresión reacia.

"Parece que Su Alteza no se da cuenta, pero bueno, tanto los Insectos como las Cucarachas nacen del cuerpo materno de la Medusa. Sin mencionar que la Medusa es la forma evolucionada final dentro de la clase media".

"Por eso digo..."

"Lo más importante es que los Parásitos tienen la característica de obedecer absolutamente a la entidad de mayor rango. ¿Cómo reaccionarán cuando su 'madre' sea atacada? Cada uno de esos bastardos se abalanzará sobre nosotros, con sus ojos hambrientos de sangre".

Teresa miró fijamente al hombre, su expresión facial implicaba claramente '¿Crees que no lo sé?'

"... Sólo hay una entidad de alto rango presente. Mientras ataquemos a hurtadillas y acabemos rápidamente con la Medusa, deberíamos ser capaces de salir victoriosos en poco tiempo".

"Pero eso no significa que la Medusa esté completamente desprotegida. Un solo error llevará al fracaso. En otras palabras, todos terminarán muriendo."

A pesar de que Teresa lo pidió desesperadamente, el hombre aún rechazó decididamente su idea.

"Entonces, ¿Qué tal si hacemos las cosas de esta manera, princesa? Forme una fuerza separada de su ejército y ataque a escondidas a la Medusa. Mientras tanto, las fuerzas restantes aseguran un camino de escape y evacuan a la gente del interior de la fortaleza."

'¡Este loco bastardo!'

Las maldiciones se arrastraban hasta la parte superior de su garganta, pero Teresa se las arregló para tragarlas de nuevo, al igual que cuando tragó saliva. ¿Estos bastardos vinieron aquí como espectadores o para luchar en una guerra? Ella no podía entenderlo en absoluto.

"Lo que está sugiriendo es básicamente abandonar la fortaleza."

"Llamémoslo una retirada táctica, Princesa. Puedes reunir una fuerza mayor para recuperarla más adelante o, bueno, ahora que las cosas han salido de esta manera, no parece tan mala idea reducir tus pérdidas".

Fue precisamente en este punto en el que Teresa renunció a hablar con este hombre. Incluso mientras perdían el tiempo de esta manera, sus preciosos soldados estaban muriendo ahí abajo. Ya no tenía sentido prolongar esta reunión estratégica improductiva.

Ella dirigió su mirada hacia Dylan con esperanza, pero incluso él eligió permanecer en silencio. Teresa se mordió el labio inferior y habló con cierta determinación.

"Eso, no lo vamos a hacer. Simplemente continuaremos con la estrategia como se discutió anteriormente."

El hombre inmediatamente mostró signos de insatisfacción.

"¿Estás ignorando nuestras opiniones otra vez? Tratando de hacer lo que quieras, ¿No?"

Teresa miró a sus soldados que esperaban en silencio. Aunque sólo había unos pocos cientos de ellos, cada uno de ellos era un veterano experimentado que había luchado y sobrevivido varios años de guerra constante. Los miró con ojos de disculpa, su voz sonaba impotente.

"Mis soldados y yo nos pondremos al frente para abrir un camino. Mientras tanto, concentren su poder de fuego en la Medusa".

"Bueno, ciertamente podemos hacer eso, apoyándote desde la retaguardia."

"Guao. Estoy tan agradecida que podría derrumbarme y empezar a llorar."

Teresa finalmente expresó su propia insatisfacción y se dio vuelta. Chohong había estado mirándola con los ojos entrecerrados hasta entonces, pero de repente buscó a alguien.

Seol Jihu seguía mirando la fortaleza mientras se arrodillaba.

"... ¿Seol?"

Cuando ella miró un poco más de cerca, su condición no parecía tan buena. Estaba sudando a chorros, y su respiración también estaba agitada. No sólo eso, sus cejas también estaban levantadas.

'... ¿Podría ser?'

De vez en cuando, se encontraba gente como él.

La guerra es fundamentalmente un reino diferente comparado con las exploraciones o expediciones. Una batalla sangrienta y desordenada hasta el final, donde diferentes razas con diferentes puntos de vista ponen sus vidas en riesgo sólo para matar al otro lado. Sin embargo, hay quienes no se dan cuenta de este hecho y participan, sólo para asustarse por la brutalidad de todo y mostrar algunas reacciones psicológicas inquietantes.

'Entonces, ¿Por qué nos ha seguido hasta aquí?'

Chohong se apresuró a caminar hasta donde estaba y con cautela puso su mano en el hombro de Seol Jihu.

"Oye, Seol."

Aunque alguien le habló, Seol Jihu no pudo apartar los ojos del campo de batalla.

El humo negro se elevaba al cielo. Ni siquiera estaba cerca, pero el olor a quemado y el metálico olor a sangre parecían llenar el aire.

'Otra vez...'

Seol Jihu miró como si hubiera sido hechizado antes de poner suavemente su mano sobre su pecho. Su corazón, que tanto se esforzó por calmar, volvía a latir con fuerza, incluso más fuerte y rápido que cuando conoció a Teresa Hussey por primera vez.

"¿Te sientes bien?"

"Esto no puede continuar".

"¿Qué? ¿Qué es lo que no puede continuar?"

Chohong había hablado por preocupación, pero se estremeció un poco y se echó atrás. Seol Jihu se levantó abruptamente.

'La fortaleza no debe caer'.

No sabía por qué, pero esta fue la sensación que tuvo. Al igual que cuando conoció a Kim Hannah por primera vez mientras ella intentaba engañarlo, sus emociones se oponían violentamente a esto. Le estaban diciendo que hiciera algo. Cualquier cosa.

Apenas, podía recordar algo. Sus párpados temblaban. Su respiración se aceleró, y el casi olvidado déjà vu comenzó a afectarlo poco a poco de nuevo. Giró la cabeza, pero no miraba a Chohong.

Poco después.

Mientras miraba fijamente la espalda totalmente desolada de Teresa...

"... Ah."

Los sentimientos que estaban en el abismo de repente se precipitaron y causaron que su pecho se derrumbara. Su cuerpo se estremeció físicamente, tanto como sus emociones.

Instintivamente activó sus 'Nueve Ojos' y lanzó su mirada abajo una vez más. La ruinosa Fortaleza Arden brillaba con el color dorado.

'El Mandamiento Dorado'.

Ahora lo entendía.

Una vez, antes de que se enfrentara al Gaekgwi en el auditorio.

Otra, al pasar por el segundo piso de la escuela...

Y finalmente...


[Su habilidad innata, 'Visión Futura' ha sido activada.]


Los ojos de Seol Jihu comenzaron a brillar con fuerza.

"Espera, por favor."

Los pasos de Teresa se detuvieron. Su rostro afligido se giró para mirar al joven. Seol Jihu pasó por delante de los ojos de todos y se acercó rápidamente con sus pasos.

"Esa táctica es demasiado peligrosa".

La expresión de Teresa se arrugó como si quisiera insinuar, '¡No, otra vez esto no!'

"¡Maldita sea! ¡Yo también lo sé! ¡Pero no podemos permitirnos perder más tiempo!"

"Entiendo que te sientes presionada, pero..."

Seol Jihu continuó con calma.

"Incluso si tiene éxito, sus fuerzas de combate sufrirán pérdidas significativas. Lo mismo ocurrirá con usted, Princesa."

"... ¿Qué has dicho?"

La frente de Teresa se arrugó. En lugar de enfadarse, era más como si no pudiera creer realmente lo que estaba escuchando.

El hombre que se estaba riendo en secreto abrió la boca con rabia ante la repentina intrusión de este obstáculo.

"Otra vez tú, ¿Quién demonios eres?"

"Detente".

Ian levantó la mano. Puede que no sea de Alto Ranker, pero aún así, era un mago de Nivel 4. No sólo eso, también era alguien que podía ejercer cierta autoridad dentro de los grupos tanto de los Terrícolas como de los Paradisíacos.

"Seol, por la forma en que lo dices, debes haber pensado en un plan mejor."

"He pensado en algo."

"En ese caso, permíteme hacerte una pregunta."

Ian preguntó en voz baja.

"La guerra es una bestia muy diferente a las expediciones. Como estratega, arriesgas cientos y miles de vidas si hablamos de una escala pequeña. Por otra parte, cientos de miles, incluso millones, si hablamos de un conflicto de mayor escala. ¿Estás ofreciendo esta estrategia, plenamente consciente de las implicaciones?"

"Sí".

La expresión de Ian se atenuó ligeramente. Después de un momento de silencio que duró 4, tal vez 5 segundos, continuó.

"... He sido testigo de tus capacidades con mis propios ojos, pero todavía tengo que preguntarte de nuevo. ¿Realmente crees que tu plan vale la pena intentarlo?"

"Antes de responder, me gustaría preguntarle una cosa también. Maestro Ian, por casualidad, ¿Es usted capaz de usar este hechizo?"

"¿Hechizo?"

Cuando Seol Jihu respondió con una pregunta, Ian asintió lentamente con la cabeza.

"Debería ser capaz de realizarlo. Si puedes darme suficiente tiempo para memorizarlo, así como para preparar las pociones, entonces, bueno.... Espera un minuto."

De repente, empezó a parpadear sin parar.

"Amigo, ¿Podrías estar pensando en...?"

"Es un alivio. Si realmente puedes usarlo, entonces podremos diezmar más de la mitad de las fuerzas enemigas sin sacrificar a nadie de nuestro lado. Siempre y cuando todo se desarrolle de acuerdo al plan."

Ian dejó escapar un suave suspiro.

"Me gustaría escuchar ese plan tuyo ahora."

"Princesa, ¿Tiene el mapa del valle?"

Ante la repentina pregunta del joven, Teresa dudó un poco. Sólo ahora reconoció a este joven como el Guerrero de Nivel 1 que conoció en la encrucijada.

En este momento, cada segundo y cada minuto era precioso para ella, pero la reacción de Ian lo decía todo. Incluso Dylan, que había mantenido una postura neutral hasta ahora, se acercaba con cierto interés en su cara.

¿Quién es este Terrícola?

"Si es un mapa, obviamente lo tengo."

Teresa estaba atascada en un dilema, pero al final, sacó el mapa. Si había una manera de no sacrificar a ninguno de sus hombres, pero aún así reducir las fuerzas del enemigo a la mitad, entonces no pediría nada más. Sin embargo, ¿Podría haber un método tan maravilloso como ese?

Teresa desplegó el mapa y lo extendió. Mientras tanto, Seol Jihu rápidamente escudriñó la tierra a su alrededor. La topografía circundante estaba llena de varias cuestas precipitadas que realmente merecían la denominación de 'valle'; en el terreno, se podían ver muchos senderos estrechos, con innumerables caminos más pequeños que se extendían desde ellos como una telaraña.

"¿Cuántos caminos hay desde el Pico del Amanecer hasta la fortaleza?"

"Eso..."

Teresa señaló varios puntos en el mapa. Seol Jihu asintió con la cabeza y explicó rápidamente su plan. Cuando terminó, todos lo miraron aturdidos.

"¡Jajajajaja! ¡Eso es una mierda!"

El Terrícola se rió a carcajadas.

"Estaba preguntándome qué tipo de táctica se le podría ocurrir, pero si eso califica como un plan, entonces yo...."

"Disculpe, amigo. ¿Sabes lo que es un huevo de Colón?"

La pregunta de Ian hizo que el hombre ruidoso vacilara.

"¿Uh-uhm? ¿Perdón?"

"Bueno, si no sabes lo que es, entonces detente."

Ian fácilmente silenció al hombre, luego dirigió su mirada hacia Teresa y Dylan. Teresa estaba reflexionando profundamente sobre algo, mientras que Dylan inclinaba su cabeza de un lado a otro.

"El plan en sí mismo es bastante simple. Como los Parásitos no saben que ya estamos aquí, deberíamos usar ese hecho como un arma, lo entiendo. Sin embargo, incluso entonces, las probabilidades de éxito son casi nulas".

"Pero creo que vale la pena intentarlo".

Teresa levantó rápidamente la voz.

"Dylan. ¿Seguirá siendo imposible aunque seas tú?"

"Sí, totalmente. Si te refieres a un Arquero Alto Ranker que elevó su agilidad al límite, entonces podría ser factible, pero con toda honestidad, no sólo el terreno del valle es demasiado escarpado, las Cucarachas también pueden volar. Podrán atrapar a cualquiera en poco tiempo".

La negativa inmediata de Dylan estaba a punto de llevar a Teresa a la desesperación, pero...

"Lo haré".

Seol Jihu levantó su mano.

"¡¿Q... Qué dijiste?!"

Los ojos de Chohong se abrieron de par en par debido a que se asustó.

"¡Eh, tú! ¡No puedes hacer eso!"

Hugo también mostró una reacción similar.

"Seol, la valentía y la temeridad es..."

Ian habló como si suspirara, pero sus palabras se detuvieron. Porque Seol Jihu señalaba con el pulgar el único pendiente que tenía en el lóbulo de su oreja izquierda.

"... Mmmmm. Sin embargo, todavía no puedes controlarlo apropiadamente."

"Si voy en línea recta, es posible. Me viste anoche."

"¡¡Hey!!"

Como si no pudiera soportar más escuchar estas tonterías, Chohong se agarró bruscamente el cuello.

"¡¿De verdad, en serio estás intentando matarte aquí?! ¿Ja?"

"Chohong".

"¿Qué? ¿Por qué estás...?"

"Déjame ir".

Chohong se estremeció, entonces.

Había un claro indicio de molestia en los ojos de Seol Jihu. Era como si le dijera que no se interpusiera en su camino.

"¡¿Tú, tú...?!"

En ese momento, Chohong se dio cuenta del hecho chocante de que este joven se sentía como un total extraño para ella. No, era como si se hubiera convertido en alguien completamente diferente. Sus ojos profundamente tranquilos eran muy similares a cuando se estaba enfrentando a Clara dentro de la tumba. Una ráfaga de amargura inexplicable la llenó.

"¡Haz lo que quieras! ¡Maldito hijo de perra!"

Al final, Chohong se enfureció y soltó su cuello antes de darse la vuelta. Como un bono adicional, incluso exclamó, "¡Muere o sobrevive, no me importa!"

Aparentemente sin importarle nada, Seol Jihu volvió a mirar a Teresa Hussey.

Su cara mostró lo nerviosa que estaba. Le parecía increíble que un Terrícola se hubiera ofrecido como voluntario para una misión tan peligrosa, pero tampoco podía creer que este joven fuera capaz de desempeñar el papel que incluso un Arquero Alto Ranker decía que sería casi imposible de llevar a cabo.

Al final, decidió dejarlo a criterio de Ian. Pensó que estos dos hombres se conocían lo suficiente.

"Si apilas el Boost hasta tres veces, entonces... Mmmmm...."

Ian se lamió los labios un poco antes de abrirlos con un poco de indecisión.

"Ciertamente hay una posibilidad de éxito."

"¿Verdaderamente?"

"Pero".

Los complicados ojos de Ian aterrizaron en Seol Jihu. Se preguntó a sí mismo, '¿Qué pasa si algo sale mal?'

No, las probabilidades de que algo saliera mal eran mucho mayores que cualquier otra cosa. Cuando eso sucediera, seguro que se lamentaría. Las acciones del joven en el Bosque de la Negación dejaron mucha impresión en el Mago, y el potencial mostrado por el chico en ese entonces fue notable.

Por otro lado, no podía evitar sentir que su expectativa se elevaba.

"Princesa, no nos queda mucho tiempo."

Seol Jihu la instó.

"Es cierto, es cierto, pero..."

Teresa seguía perdida, pero finalmente, habló con voz seria como si finalmente se hubiera decidido.

"¿Puedo... ¿Puedo confiar en ti de verdad?"

"Por supuesto".

Seol Jihu sonrió refrescantemente. Se suponía que ella era una completa extraña para él, pero por alguna razón, Seol Jihu no la sentía como una desconocida. Escucharla preguntar si podía creer en él inexplicablemente le quitó un peso invisible de su pecho. No tenía ni idea de por qué.

"La decisión está tomada. Me prepararé, entonces."

Ian se levantó inestablemente. Sin embargo, aún no parecía muy convencido.

"Princesa, debemos permanecer sin ser descubiertos".

"Sí, lo sé".

Teresa asintió con la cabeza.

"Seol, soy muy consciente de que ese artefacto es increíble, pero ¿No quieres reconsiderarlo?"

Dylan y Hugo hacían todo lo posible para disuadir al joven, y sorprendentemente, Seol Jihu estaba de acuerdo con ellos. Algo así.

"Sí, sé que será muy difícil para mí."

"¡Bien! Así que..."

"Por eso me gustaría darle a Dylan la oportunidad de pagar sus deuddas de la expedición".

La astuta sugerencia de Seol Jihu hizo que la expresión de Dylan se endureciera instantáneamente.

"Oh, Dios mío. Me gustaría declinar la oportunidad de morir contigo".

"No es eso. Sólo dame fuego de cobertura desde un punto de vista adecuado. Además, con la ayuda de Dylan, las probabilidades de que la operación tenga éxito y salga de allí con vida aumentarán sustancialmente, ¿No estás de acuerdo?"

"…."

Si fuera la princesa quien se lo pidiera, Dylan se habría negado de inmediato. Sin embargo, el joven frente a sus ojos era una historia completamente diferente. El joven ya había salvado su vida dos veces.

Durante un rato, Dylan se tocó ligeramente la cabeza antes de que un suspiro indefenso se escapara de su boca.

"... Está bien. Cuéntame. Lo decidiré después de escucharte."


**


La operación comenzó.

Después de bajar de la cima, Dylan y Seol Jihu se escondieron detrás de una colina.

"Mi destino está en tus manos, Dylan".

"No te preocupes por eso. Cuando estés listo, adelante. Voy a coincidir con tu ritmo."

Seol Jihu sonrió ante esas palabras de confianza y volvió a revisar sus bolas de hechizo, así como el arco y la flecha que recibió de los soldados de Teresa.

Dándose cuenta de que no había ni un solo rastro de que el joven estuviera tenso por mucho que mirara, Dylan sólo pudo reírse irónicamente. No podía evitarlo, ya que no sabía nada sobre la 'Visión Futura'. No es de extrañar que encontrara al joven bastante desconcertante.

"Ser capaz de pensar en la dirección, también. Es un plan mucho más complejo de lo que parece".

"Estoy haciendo todo lo que puedo".

"Así parece."

"Bueno, ya me voy."

Dylan estaba a punto de sacar una larga flecha, pero se detuvo y le preguntó a Seol Jihu que se iba.

"Oye, Seol... Esta podría ser la última vez que nos veamos, así que, ¿Está bien si te pregunto sobre algo?"

Al escuchar el tono de voz alegre de Dylan, Seol Jihu asintió con la cabeza.

"Creo que Hugo te preguntó esto antes. Pero bueno... ¿Qué hacías en la Tierra antes de venir aquí?"

"... Uhm..."

Seol Jihu se rascó la mejilla, pareciendo un poco inquieto, antes de que una amarga sonrisa se formara en sus labios.

"Yo era un apostador".

Dylan se rió sin hacer ruido.

"Bien. Creo que ahora entiendo qué clase de hombre eres".

"Aunque lo dejé."

"Te creo. Rezaré por tu éxito."

Dylan extendió su puño. Seol Jihu chocó los puños con él, y mientras se mantenía muy agachado en la colina.

Con cada segundo que pasaba, se acercaba más a la fortaleza. El olor acre y los ruidos ensordecedores se hicieron cada vez más fuertes; la distancia restante no representaba más que un proverbial gran salto.

Y finalmente, llegó a su destino.

'Insectos...'

Lo primero que observó fue un insecto tipo crustáceo del tamaño de un hombre adulto con una boca como de cocodrilo y ocho patas, ocupado metiéndose en las ruinas desmoronadas de la entrada principal de la fortaleza.

Sin embargo, la concentración de Seol Jihu se centraba únicamente en una sola criatura.

'... Medusa'.

Cuando la vio por primera vez, pensó que era una estructura de más de cuatro metros de largo.

Pero cuando miró mucho más de cerca, se mezclaron unas piernas bestiales entre las extremidades humanas que salían de su cuerpo principal; observando un grueso tono verde, mezclándose entre sí para crear una forma de enredo que se enroscaba hacia arriba, y en el torso se encontraban partes de una hembra.

Y rodeando a esta extraña criatura había varios insectos que se asemejaban a cucarachas de gran tamaño.

Quería echar un vistazo aún más de cerca, pero no quedaba más tiempo. Podía ser descubierto en cualquier momento, y lo más importante, la desesperada resistencia de los soldados atrapados dentro de la fortaleza estaba cerca de su fin.

Sin embargo, había una cosa extraña, de hecho; no sentía miedo en absoluto. En cambio, estaba emocionado. Si lograba salvar esta fortaleza, ¿Qué clase de repercusión tendría eso en el futuro?

Cuando lo pensó, las cosas siempre fueron iguales; 'Visión Futura' le hizo guiarse por sus emociones, no por la lógica. Era como si esa supuesta 'habilidad' lo empujara por detrás, diciéndole que lo hiciera. Siendo honesto consigo mismo, entonces esta supuesta 'habilidad' sólo parecía aumentar su confianza infundada, pero lo importante era que siempre se las arregló para lograrlo.

'Tal vez...'


[¡Su Habilidad Innata, Visión Futura, está respondiendo al despertar de la nueva habilidad!]


'... ¿Podría ser que mis dos Habilidades Innatas estén conectadas entre sí?'

Como una brújula que lo guiaba para cambiar el futuro.

Seol Jihu sacudió su cabeza, recordando los mensajes que vio en el auditorio cuando sus 'Nueve Ojos' se despertaron. Sabía que la respuesta que buscaba sólo se aclararía después de desbloquear la dirección restante de 'Nueve Ojos'.

Para que eso ocurriera, sin embargo, sólo tenía que salvar esta fortaleza y volver a Haramark, vivo.

Seol Jihu exhaló profundamente y rápidamente levantó su cuerpo. Entonces, lanzó una de las dos bolas de hechizo que tenía en sus manos. Seol Jihu miró silenciosamente la bola que contenía un hechizo mágico mientras volaba hacia su objetivo.

"¿Keeruk?"

Tal vez sintiendo que algo estaba mal, la cabeza de la Medusa se elevó hacia el cielo. La bola de hechizo que giraba en el aire emitió repentinamente una luz brillante, y luego se transformó en un gran montón de líquido que se estrelló contra la tierra.

¡¡SPLASH!!

La Medusa se empapó en un instante, y en el momento en que reflexivamente echó un vistazo a sus alrededores...

¡Pzzzzzt!

Un hilo de electricidad que entraba como un rayo de luz atravesó la parte femenina del pecho de la criatura.