Reciente

jueves, 9 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 61

Capítulo 61. Princesa Caballero (2)


Seol Jihu miró la marcha de cientos de bestias mientras levantaban una poderosa tormenta de polvo en el escarpado terreno.

"¡¡A~quí!!"

Ian levantó su mano y la agitó mientras gritaba. Alguien de la marcha también levantó una mano como para responder. Cuando eso sucedió, la caballería disminuyó lentamente su marcha.

Una bestia de gran tamaño se acercó al lugar donde se encontraba el equipo de la expedición. Poco después, la bestia se detuvo frente a Ian.

Cuando el jinete tiró con fuerza de las riendas, la criatura parecida a un caballo gruñó y se levantó sobre sus patas traseras.

"No esperaba que llegaras antes que nosotros, Ian."

Una voz que sonaba ligera y enérgica pero también refinada sonó desde arriba de la bestia.

Ian respondió con una corta reverencia y una sonrisa.

"¿Qué caballero se atreve a llegar tarde cuando es invitado por la Princesa Teresa Hussey?"

"Gracias por sus amables palabras. Me preocupaba que pudieras ignorar la invitación".

Teresa sonrió antes de apartar la barbilla para gritar a sus hombres.

"¡Tomaremos un pequeño descanso aquí! Con la excepción de los soldados que entrarán en el Valle de Arden, el resto se preparará de inmediato para volver a Haramark con los carruajes y los Horuses!!"

<< Nota: Horuses - parece que hace referencia a las bestias de ese mundo, que son parecidas a los caballos >>

Instantáneamente, mucha actividad estalló detrás de ella.

Ian se frotó lentamente la barba.

"¿Pero no hay un camino que conduce a la fortaleza? Cabalgando en los Horuses, deberíamos llegar mucho más rápido comparado con correr por nuestra cuenta."

"Bueno, la comunicación con los centinelas puestos en el camino a la fortaleza ha sido cortada también."

Teresa respondió con una voz clara y elegantemente desmontó de su Horus. Cuando sus pies aterrizaron en el suelo, resonó un fuerte sonido metálico.

"Lo que significa..."

"Es obvio. Los puestos de centinela ya se han perdido. Y no sabemos si hay una emboscada que nos espera. En lugar de correr el riesgo, será mejor subir al Pico del Amanecer para estudiar la situación primero."

Ian asintió con la cabeza como si entendiera su intención.

Con una mirada fatigada en su rostro, Teresa Hussey escudriñó sus alrededores, y al encontrar al equipo de Carpe Diem silenciosamente a un lado, les guiñó un ojo.

"Ha pasado un tiempo, Dylan, Chohong, Hugo."

Dylan se inclinó ligeramente para saludarla, mientras Hugo levantaba la mano y la agitaba. Un aura fría rezumaba de Chohong mientras ella evitaba deliberadamente la mirada de la princesa.

A continuación, la mirada desinteresada de Teresa se dirigió a un joven desconocido que la miraba fijamente; en ese momento parecía un poco aturdido.

"... ¿Y este caballero es?"

"Es un Terrícola que se graduó en la Zona Neutral en marzo de este año. Es un camarada que participó en la exploración del Bosque de la Negación con nosotros."

"Oh... Espera un momento. Espere un momento. Si estás hablando de este año, ¿Entonces sólo es Nivel 1?"

Sin darse cuenta, Dylan le echó un vistazo a Seol Jihu. Y luego, no abrió más la boca.

El joven simplemente miraba, completamente estupefacto a la hermosa mujer, que tenía una pálida y suave piel que parecía haber evitado la luz del sol hasta ahora.

De repente, hubo una ráfaga de viento.

Como no llevaba un yelmo, el cabello de Teresa se movió como una cascada bailando en el aire. Su cabello de color rosa pálido se agitaba juguetonamente, esparciendo al mismo tiempo destellos dorados y rojizos.

Cuando Seol Jihu miró a sus profundos ojos que parecían un diamante Estrella Rosa y que emitían el mismo tono dorado que su cabello, finalmente fue capaz de recuperar sus sentidos.

La luz del sol se reflejaba en su maravillosa armadura de plata y platino, haciendo difícil mantener sus ojos abiertos.

Seol Jihu puso su mano sobre su pecho.

Thump, thump – su corazón latía salvajemente.

'¿Pero por qué?'

No pudo ocultar su estado de agitación.

En el momento en que la vio, fue invadido por una emoción inexplicable. Aunque no se desató violentamente en su cabeza, se sintió abrumado por esta inexplicable sensación de déjà vu.

'... Bien. Debe ser...'

"¡Argh! Vamos a charlar después de sentarnos primero. No he pegado un ojo en los últimos dos días, así que... Ouch, incluso me duele el trasero."

Teresa le quitó la mirada con un "¡Ups!", y como si estuviera haciendo una rutina de ejercicios ligeros, empezó a girar para aflojar su mitad inferior. Luego, después de encontrar una roca del tamaño adecuado, se acercó y se dejó caer sobre ella.

Incluso hizo señas a otros para que se unieran a ella.

Ian abrió la boca primero.

"Es verdaderamente admirable que te hayas puesto en marcha tan pronto como fue posible con un contingente de tropas de élite, pero los Parásitos se han burlado de nuestras expectativas en todo momento. Si están usando interferencias de ondas de radio para bloquear la comunicación, entonces tenemos que apresurarnos, aunque debemos considerar la posibilidad de que la fortaleza ya haya caído".

"Ya lo sé. Por eso subiremos primero al Pico del Amanecer".

"En ese caso, te seguiré. Sin embargo, ¿Cuáles son sus planes si se trata de esta última situación?"

"¿Quieres decir, si la fortaleza ya ha caído? Pensar en una situación tan mala... ¡¡Cough, Cough!! Argh, ¡maldita sea!"

¡¡Kaahk, ptooi!!

Los ojos bastante bellos de Teresa se estrecharon repentinamente en una rendija; escupió bruscamente en el suelo antes de tomar varios tragos grandes de agua de una botella.

"Oops, perdóname. Me dolía un poco la garganta, por andar rápido y duro sobre la arena seca del desierto."

Teresa se cubrió la boca y sonrió brillantemente. A otros no les importó en absoluto, pero la cara de Seol Jihu parecía como si se hubiera quedado mudo por un enorme shock mental.

'El infierno...'

Su apariencia exterior de un caballero digno era una fantasía épica de la vieja escuela, pero la forma en que actuaba era una fantasía de esos gamberros de la calle.

'¿Es esto lo que quiso decir?'

Seol Jihu recordó lo que Ian había dicho hace poco y se aconsejó a sí mismo que intentara ser más comprensivo.

Bueno, siguiendo el ejemplo de Maria y Chohong, debería ser capaz de acostumbrarse a esto también.

"En ese caso, volvemos a casa. ¿Qué más podemos hacer? Sin embargo, creo que la posibilidad de que la fortaleza caiga en manos enemigas es muy baja. La Fortaleza Arden es una estructura defensiva que desafía al cielo. Simplemente utilizando bien la topografía circundante, el personal de la fortaleza puede defenderse de un ejército varias veces más grande."

"Pero ni siquiera está terminada, sabes."

"Bueno, está casi terminada."

Cuando Chohong habló con una voz helada, Teresa devolvió elocuentemente la respuesta. Luego, cruzó los brazos y frunció el ceño ligeramente.

"Sin embargo, algo no tiene sentido. Definitivamente tenía un montón de centinelas ubicados por todas partes, así que ¿Cómo se las arregló el enemigo para emboscarnos...?"

"Tengo algo que reportar al respecto".

Ian le informó de manera rápida pero bien organizada sobre el resultado de la exploración del Bosque de la Negación. Los ojos de Teresa se entrecerraron en una fina rendija cuando llegaron a la parte de la emboscada de los Lioners.

"Eso es imposible. ¿Cómo pudieron los bastardos que llaman a las montañas del otro lado su hogar entrar al Bosque de la Negación?"

"Si ofreciera una opinión, entonces creo que fueron ahuyentados."

"¿Expulsadoa?"

Teresa rápidamente soltó "¡Ah!" después de eso.

"Eso ciertamente tiene sentido. Al sentir la presencia de los exploradores, los Parásitos atravesaron la ladera de la montaña junto al bosque, y los Lioners terminaron huyendo hacia el Bosque de la Negación después de sentir el peligro que se acercaba... Demonios. Debí haber encargado antes la exploración de ese maldito bosque".

"Y también..."

Ian entonces hizo un breve reporte sobre la aniquilación de los equipos de Samuel y Kahn. Teresa escondió su cara mientras parecía profundamente infeliz.

"Al diablo con esto. Perder a Vanessa ya dolió como el infierno, pero ahora, los equipos de Kahn y Samuel están aniquilados. Ahora que cada Alto Ranker es importante."

"Entiendo su preocupación, pero la situación actual es demasiado urgente. En este momento, los soldados de la Fortaleza Arden podrían estar encerrados en una amarga batalla de desgaste, creyendo sólo en la llegada oportuna del apoyo del reino."

Teresa asintió con la cabeza sin decir nada. Dejó escapar un suave gemido y se frotó las mejillas antes de dirigir su mirada a Dylan.

Una de las razones por las que el ejército decidió detenerse aquí, a pesar de la urgencia de la situación, fue para tomar un breve descanso. Pero, también había otra razón mucho más importante.

"Ehh... Dylan, ¿Qué piensas?"

Dylan esperó silenciosamente a que ella terminara.

"Estoy muy consciente de que estás cansado de la exploración del Bosque de la Negación. Sin embargo, me sentiría mucho más tranquila con un confiable Arquero Tirador y dos experimentados guerreros cuidando mi espalda."

Ella emitió una invitación mientras evaluaba la posición de la otra parte. Sin embargo, Dylan permaneció impasible mientras abría la boca.

"¿Cuántos Terrícolas atendieron la llamada de reclutamiento?"

"... Ni siquiera 100."

"Seguramente, deberías saber el número exacto de ellos."

"Es 68. Doce Niveles 4, Cincuenta y seis Niveles 3. Ian es el único Mago, mientras que nosotros tenemos cuatro Sacerdotes."

"Eso es muy poco".

Tan pronto como Dylan mostró signos de duda, Teresa cerró los ojos.

Chohong resopló fuerte.

"Por supuesto que sólo hay unos pocos. ¿No son estas las consecuencias de tus acciones?"

"¿Consecuencias?"

Chohong había estado esperando este momento, así que cuando Teresa contestó bruscamente, tuvo un ataque sarcástico.

"Ya sabes de lo que estoy hablando. Consiguieron que esto estallara a la fuerza, así que todos pensamos que tenían la confianza para ocuparse de las cosas por su cuenta. Por lo que he escuchado, nadie respondió a su aviso de reclutamiento, ¿Verdad?"

"Si realmente pensaste así, estoy decepcionada."

Teresa respondió con un tono de voz que parecía insinuar que Chohong no conoce la situación.

"¿Cuántas veces tenemos que decirlo antes de que finalmente lo entiendas? Esto es algo que simplemente teníamos que hacer. Una vez completado, tendremos una robusta fortaleza que abarcará toda la cordillera".

"Dame un respiro. ¿Honestamente pensaste que los Parásitos se sentarían y dejarían que eso pasara? ¡Mira, ya han venido a invadirnos! ¿Por qué tuviste que...?"

"Pero eso no es tan malo".

Teresa interrumpió a Chohong.

"... ¿Qué?"

"Como mínimo, estaríamos ayudando indirectamente".

"¿Y a quién ayudaríamos ahora?"

"¿A quién crees? La Federación, obviamente".

Chohong formó una expresión de sorpresa.

"Ni siquiera me atrevo a llamarte idiota de cabeza dura. ¿Has olvidado el hecho de que el núcleo de la Federación está formado por las razas extranjeras que invadieron el Paraíso en primer lugar?"

"Por supuesto que me acuerdo. Yo misma luché contra ellos varias veces".

Teresa respondió despreocupadamente y comenzó su explicación.

"Actualmente, la guerra entre la Federación y los Parásitos se está volviendo mucho más intensa".

"Ya lo sé".

"Reconozco mi descuido al no considerar la posibilidad de que los Parásitos atraviesen el terreno escarpado y hostil de la cordillera cercana. Sin embargo, es innegable que logramos desviar su atención construyendo una fortaleza. E incluso nos atacaron a nosotros también".

"Oh, así que quieres dividir su enfoque, ¿Verdad?"

"Así es. La Federación ha estado gastando todo su poderío militar para luchar contra los Parásitos, pero con nosotros haciendo esto, deberían sentirse menos presionados ahora. Por supuesto, no sería más que derramar un par de tazas de agua en la hoguera".

"Oh, vaya... ¿Debes sentirte muy cómoda con tu vida ahora? Preocupándote por la gente de la Federación y todo eso".

"No deberías tomarte este asunto tan a la ligera."

Ian ofreció cautelosamente su opinión, habiendo estado escuchando tranquilamente el intercambio de opiniones entre las dos damas.

"No sé qué piensas, pero estoy de acuerdo con la opinión de la princesa."

Ian se acarició lentamente la barba y continuó.

"Hace mucho tiempo, la Alianza de Hombres Bestia se jactaba de ser la segunda mayor potencia de esta tierra, pero finalmente, no pudieron soportar la ofensiva de los Parásitos y terminaron siendo destruidos. Mientras tanto, nosotros los humanos nos quedamos al margen y no hicimos nada. El resultado final fue que sólo sobrevivieron unos pocos restos de los gloriosos Hombres Bestia y tuvieron que entrar en la Federación para sobrevivir".

"Y como resultado de eso, el frente de batalla con el que tenemos que lidiar se duplicó. Sin mencionar que el ejército Parásito se fortaleció aún más después de aprovecharse de los cadáveres de los Hombres Bestia."

Teresa se enredó un mechón de su atractivo cabello alrededor de su dedo índice mientras murmuraba impotente. Ian, también, parecía bastante amargado por eso.

"Todos ustedes han escuchado que las Hadas de las Cavernas se han unido a la Federación recientemente. Para ser más específicos, han entrado en la Federación como las Hadas del Cielo entraron primero".

Ahora que Seol Jihu lo pensó, podría recordar a Dylan e Ian discutiendo ese mismo asunto antes.

"Esos dos podrían haber venido de los mismos ancestros, seguro. Lo importante es que estas dos fuerzas opuestas que han estado en constante conflicto durante siglos, no, milenios, están uniendo sus manos. Quiero que piensen detenidamente en lo presionada y desesperada que debe haber estado la Federación para que se produzca una situación así".

Seol Jihu escuchó esas palabras y en silencio estuvo de acuerdo con ellas.

Era como el proverbio, 'sin labios los dientes se sentirán fríos'. En este momento, los humanos y la Federación tenían una relación similar de dependencia.

'Tiene sentido'.

Era una historia bastante simple.

¿Qué pasaría si se quedaran al margen una vez más mientras la Federación caía?

"Escúchenme. Si la realeza realmente quisiera hacer lo que deseara, habría intentado invadir el territorio Parásito. Después de todo, eso dejaría claro de qué lado estamos. Pero eso no es lo que hicimos. Simplemente construimos una fortaleza. Mientras eso se complete, tendríamos una fortaleza confiable en la que apoyarnos".

Teresa de repente empezó a suplicar al grupo, sonando bastante seria ahora.

Chohong se giró y apartó la cabeza, pero mantuvo la boca cerrada como si no se le ocurriese nada inteligente que decir.

"Por eso, por favor ayúdenos. Ya lo sabes. Aunque soy una Alto Ranker, los Terrícolas no responden bien a las directivas emitidas por las familias reales."

"…."

"Dylan, no sólo eres un Alto Ranker, sino que también eres el líder del famoso Carpe Diem. Creo que serás capaz de controlarlos."

"Debo pensar primero en mis camaradas. Se suponía que íbamos a regresar a Haramark, pero esto... Además, este amigo aquí es todavía sólo un Nivel 1."

Cuando Dylan señaló a Seol Jihu, Teresa sacudió la cabeza.

"No soy una perra desvergonzada y descarada. Haré que regrese junto a los carruajes y los Horuses".

"Hmm..."

"Dylan~ Puedes ganar puntos de experiencia en las batallas, y también ganarás muchos puntos de logro al participar en la guerra. Como la familia real también dará recompensas adecuadas, será como matar tres pájaros de un solo tiro. ¿Qué hay que pensar? Nunca te hemos defraudado en lo que respecta a las recompensas, ¿Verdad?"

Teresa habló mientras doblaba sus dedos pulgar, índice y medio uno a uno. Incluso entonces, Dylan no mostró ni un solo rastro de estar convencido. Dejó escapar un largo suspiro y levantó la cabeza hacia el cielo.

Fue un poco de la nada, pero Seol Jihu encontró su cuello bastante bonito y pálido a la vista.

Poco después, Teresa habló con una voz impotente.

"... Lo entiendo. No te pediré nada excesivo. Lo prometo. No te ordenaré precipitadamente que empieces a pelear, así que por favor, protege a Ian, por lo menos."

"Podemos hacerlo".

Finalmente, Dylan estuvo de acuerdo.

Como si todos estuvieran esperando eso...

La boca de Hugo se abrió y se cerró varias veces. En cuanto a Chohong, parecía totalmente insatisfecha pero aún así, no dijo nada. Parecía que Dylan había tenido una charla con esos dos antes.

"Gracias".

Como si se sintiera aliviada por esto, Teresa expresó su gratitud con una voz suave y finalmente, se levantó bastante letárgica.

"Partiremos de nuevo en cinco minutos. Desearía que pudiéramos descansar un poco más, pero la situación sigue siendo demasiado urgente. Por favor, perdónenme."

Ella entonces se alejó.

Seol Jihu la vio marcharse mientras avanzaba y activó 'Nueve Ojos'.

"Seol, ahora que la situación se ha reducido a esto, me gustaría pedirte un importante favor."

Dylan habló de repente con el joven.

"¿Un favor?"

"Mm. Te agradeceríamos que volvieras a Haramark y custodiaras nuestro botín. Hasta que volvamos, por supuesto".

Ian reveló una sonrisa de dientes. Era una clara señal de que Dylan estaba cuidando del joven. Pero entonces, Seol Jihu miró detrás de él otra vez a la espalda distante de la princesa.

"... ¿Seol?"

"Me gustaría ir contigo."

"No".

Dylan se negó de inmediato.

"Si estás pensando en tu lealtad al equipo o en tus sentimientos, entonces déjame decirte esto, ya has hecho más que suficiente. Eres un Nivel 1. No hay necesidad de que participes en una guerra todavía."

"¿Voy a ser un estorbo?"

¿Fue una pregunta inesperada para ellos?

Dylan rápidamente agitó su mano.

"No, en absoluto. Incluso conseguiste mantenerte firme contra un femenino Lioner cuya fuerza debería haber superado la de un guerrero de Nivel 4. No importa tus habilidades, ese tipo de valentía significa que serás útil en cualquier situación".

"Es un alivio. En ese caso, déjame ir contigo."

"Mira a este chico. Oye, ¿Estás diciendo eso en serio?"

A la pregunta de Chohong, Seol Jihu simplemente asintió con la cabeza.

"Lo quiera o no, estoy obligado a involucrarme en la guerra de todas formas. Me imaginé que no sería tan malo experimentarla de primera mano en este momento."

Por supuesto, esa fue sólo la explicación superficial. Había otra razón por la que Seol Jihu quería participar en la guerra.

Teresa Hussey, la persona por la que sintió una desconocida pero poderosa atracción desde el momento en que la miró. Sentía curiosidad por la razón de esto.

Incluso pensó que, si la dejaba escapar de sus dedos aquí, no encontraría otra oportunidad de volver a verla.

En otras palabras, se movía de acuerdo a sus emociones.

"Mmm... Si eso es lo que quieres, no intentaré detenerte. Parece que tendremos que añadir una persona más a la lista de los que protegemos".

"Sabes, no deberías estar actuando así."

Dylan se encogió de hombros y habló, mientras que Chohong se masajeó la frente como si ya se hubiera rendido.

"Les agradezco que quieran protegerme, pero ¿No significa eso que tengo que pagarles algo?"

"No, en absoluto. Todavía no te hemos pagado."

Dylan se rió suavemente.

Sea cual sea el caso, este joven era un Terrícola que salvó sus vidas unas cuantas veces en el Bosque de la Negación. Por alguna razón, hizo que otros tuvieran grandes expectativas de él.

"¡Por eso me agradas tanto, Seol!"

Hugo se abalanzó sobre Seol Jihu de repente.

Seol Jihu hizo todo lo posible para alejar al negro calvo y musculoso de él y miró a Teresa una vez más.

Sus 'Nueve Ojos' no vieron un color en ella.


**


La expedición se unió a los refuerzos liderados por Teresa Hussey e inmediatamente se dirigió hacia el Valle de Arden.

Aunque ya estaba previsto en cierta medida, el camino que conducía al Pico del Amanecer era difícil de recorrer, con peñascos y rocas irregulares de diversos tamaños esparcidos por todas partes.

No hay que olvidar que marchaban hacia adelante a un ritmo vertiginoso, por lo que también hubo algunos casos de Sacerdotes quedándose atrás. Por supuesto, eso no significaba que el ejército los abandonara, así que los guerreros tenían que volver y llevarlos a cuesta.

Al poco tiempo, el sol estaba a punto de caer bajo el horizonte; el crepúsculo que se desvanecía dibujaba sombras, en varios lugares de la escarpada ladera.

Mientras estaba siendo llevado en la espalda de Hugo, Ian manipulaba incansablemente el cristal de comunicación para ponerse en contacto con la fortaleza.

Durante un tiempo, estos cristales de comunicación desempeñaron el importante papel estratégico de transmitir rápidamente el desarrollo de la situación a otros lugares. Pero eso fue sólo hasta que la Reina Parásito desarrolló la habilidad de emitir una interferencia que interrumpiera la comunicación.

Con eso, los Parásitos también cambiaron la forma en que atacaban.

En las etapas iniciales del conflicto, avanzaron con números absolutamente abrumadores, pero hoy en día, los Parásitos comenzaron a realizar ataques furtivos después de interferir con la comunicación primero.

Desde la perspectiva de la alianza humana, este fue un desarrollo verdaderamente enloquecedor, pero aún así, no podían dejar de usar los cristales para comunicarse entre sí.

Cuando la distancia entre dos cristales se acortaba, la fuerza del maná que se transmite entre los dos, sin mencionar la cantidad de tiempo que los dos permanecen conectados, mejoraba enormemente. Lo que significaba que se podía romper la interferencia.

Eso fue precisamente por lo que Ian hizo todo lo posible para comunicarse con la fortaleza, incluso ahora. Mientras no hubieran caído, cuanto más se acercara el ejército de refuerzo, mayores serían las probabilidades de llegar a la fortaleza.

¡Pzzzzzt!

Los ojos de Ian se abrieron de par en par. Una ruidosa descarga de energía vino del cristal.

"¡Si! ¡Funcionó!"

Ian gritó fuertemente.

Su grito fue tan fuerte que incluso tomó a Seol Jihu por sorpresa cuando estaba corriendo sin aliento por la empinada ladera.

"Este esfuerzo no es en vano. ¡Al menos, no es el peor de los casos!"

Ian lo declaró, y apresuradamente vertió más maná en el cristal. Casi de inmediato, empezó a emitir un montón de ruidos que contenían todo tipo de zumbidos y crepitaciones.

Dylan abrió la boca.

"Maestro Ian. ¿Debo hablar con la princesa y detener la marcha?"

"¡No! Está bien. Continuaré conectándome con ellos mientras estamos en movimiento."

Ian acercó su cara al cristal.

"¿Pueden escucharme? ¡Este es el Mago Ian al servicio directo de la familia real de Haramark!"

—¿Ian?

Tzzzt, tzzzt.

Tal vez porque no había superado completamente la interferencia, el ruido ocasionado por la misma sonaba todavía bastante severo, pero aún así, se podía escuchar la urgente voz que provenía.

Demonios, los oyentes podían incluso sentir la desesperación en la voz.

—¡Espera un segundo! Si vas a venir, entonces....

"Tan pronto como se cortaron todas las comunicaciones con la Fortaleza Arden, convocamos a los Terrícolas y salimos de Haramark con tropas de élite. Estamos en camino a la fortaleza".

—Pero, la interferencia....

Al escuchar esa voz incrédula, Ian comenzó a explicar cuidadosamente la situación.

"Ya hemos entrado en el Valle Arden a primera hora de la tarde."

—¿De verdad? ¿La familia real de Haramark realmente se dio cuenta de la situación en este lado y envió refuerzos? ¿Tan rápido?

"Sí, lo han hecho. Su Majestad Teresa Hussey está personalmente al frente de las tropas."

—¿La Princesa está dirigiendo personalmente las tropas?!

Fue entonces cuando se escuchó una fuerte ovación que provenía del cristal.

—¡¡Waaaah!!

Eso no pudo haber sido hecho por sólo una o dos personas. Deben haber estado eufóricos porque había un par de voces llorosas mezcladas también.

Los sonidos de cosas explotando intermitentemente, así como extraños rugidos bestiales en el fondo, eran simplemente un plus adicional.

"¿Cómo se ve la situación?"

—¡Estamos dando todo lo que tenemos para defendernos de la horda enemiga, pero su número es demasiado abrumador! ¡La línea defensiva caerá en cualquier momento!

"¡Sólo esperen un poco más! ¡Llegaremos al Pico del Amanecer pronto! ¡Alcanzar la fortaleza será sólo cuestión de tiempo!"

—¡Gracias! ¡¡Te lo ruego, por favor, apresúrense!!

El hombre gritó con una voz eufórica y emocionada.

En el momento en que se dieron cuenta de que la familia real no había abandonado la Fortaleza Arden, el espíritu de lucha que se estaba apagando peligrosamente se había encendido de nuevo.

"¿Puedes decirnos el número del enemigo?"

—¡Entendido! Los parásitos invasores son....

¡¡Pzzzzzzt!!

Otra onda de interferencia terminó abruptamente la comunicación. Ian chasqueó su lengua, vertió más maná en el cristal y gritó.

"¡Dylan! ¡Por favor, ve a informar a la Princesa!"

Dylan corrió hacia adelante con fuerza como si hubiera desplegado un par de alas.

Mientras tanto, Seol Jihu tragó saliva nerviosamente.

Durante esta marcha apresurada hacia adelante, todo se sentía insoportable, y sólo deseaba que pudieran llegar pronto. Pero, ahora que escuchó la comunicación, su tensión se desbordó.

Esas personas, ¿En qué situación desesperada se encontraban en este momento?

Los ojos de Seol Jihu se dirigieron hacia arriba.

Estaban a punto de llegar al Pico del Amanecer.