Reciente

lunes, 6 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 58

Capítulo 58. Buena Voluntad con Buena Voluntad, Malicia con Malicia (1)


'¿Mm?'

Realmente sucedió sin ninguna advertencia. Al menos, pareció que todo ocurrió como un relámpago para Seol Jihu, que había estado observando a sus compañeros de equipo empacando cautelosamente los objetos hasta entonces.

La cámara que había sido una mezcla de verde y amarillo cambió repentinamente a un sutil tono de rojo. Entonces, como si el dueño de la tumba se enfadara cada vez más, todo el espacio comenzó a teñirse de un tono rojo más intenso.

Totalmente sorprendido por este suceso, Seol Jihu se dio la vuelta, entonces encontró a Alex y Clara en medio de los objetos funerarios que se encontraban en el sarcófago izquierdo.

Para ser más precisos, Alex estaba tocando ese mismo objeto como si hubiera sido hechizado, mientras que Clara estaba ocupada acariciando un brillante collar con gemas azules incrustadas en su interior con un rostro embelesado.

No había tiempo para pensar en nada.

"¡¿Qué están haciendo ustedes dos?!"

Las dos personas se estremecieron mucho. Alex rápidamente retiró su mano, pero Clara miró al joven con una expresión de molestia en su rostro y agarró el collar sin dudarlo más. Inmediatamente, la cámara se tiñó del color de la sangre.

"¡Clara!"

"Argh, ¿Qué? ¿No puedo echar un vistazo...?"

Cuando Alex intentó detenerla tardíamente, Clara mostró su disgusto antes de que su expresión se tornara aturdida por lo que pasó después. Seol Jihu corrió sin decir palabra hacia ella y le arrebató el collar. Rápidamente colocó el collar de nuevo en la cubierta, provocando que Clara escupiera un gruñido. Entonces comenzó a reírse con incredulidad.

"¿Qué demonios crees que estás haciendo?"

"Eso es lo que quiero preguntarte."

El tono de voz de Seol Jihu no sonaba nada amistoso. Claro, todavía hablaba de manera cortés como antes, pero su voz definitivamente contenía un rastro de ira.

"¿No has visto el contenido de ese papel hace un momento?"

"¿Y qué?"

"¿Entonces por qué?"

"Lo he visto, ¿Y qué pasa?"

Clara respondió. Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron en una rendija.

"Oye, tú... ¿No crees que te estás volviendo demasiado engreído?"

Clara cruzó sus brazos y una sonrisa burlona se formó en sus labios.

"Parece que te equivocas en algo. Samuel dijo que, aunque el resultado de la ceremonia no fuera bueno, deberías seguir su sugerencia. No dijo nada sobre seguir lo que saliera en el papel aunque los resultados fueran buenos. Lo mismo aplica en mi caso, así como para los demás."

"... Quieres morir así de mal, eh."

"Lárgate de aquí. ¿Cómo puedes estar tan seguro? ¿Cómo carajo sabes si la perra enterrada bajo esa tapa es fuerte o no?"

El agudo tono de voz de Clara hizo que Seol Jihu la mirara fijamente.

"Así que no estás satisfecha con lo que hay en las paredes... ¿Es eso?"

"Bien. No lo estoy. Si no tienes nada más que decir, sal de mi camino. Oh, y un consejo para ti. Conocer tu lugar será bueno para tu salud en el futuro".

Ella tampoco retrocedió y lo miró fijamenteantes de dar grandes zancadas hacia él. Ella lo empujó y pasó de largo.

"Qué perdedor. ¿Tienes idea de cuánto puedes ganar vendiendo esa cosa? Un artículo del Imperio se venderá..."

Justo cuando extendió su mano derecha hacia el collar, Seol Jihu la agarró y le jaló la muñeca.

"... Será mejor que me dejes ir."

Los ojos llenos de codicia de Clara se dirigieron hacia él.

"¿Quieres probar? ¿Es eso?"

"No lo toques."

La propia voz de Seol Jihu se volvió helada.

"Hmph", Clara resopló y su mano izquierda se extendió hacia el collar. En ese momento, los ojos de Seol Jihu comenzaron a brillar peligrosamente.

"¡Dije que no lo toques!"

Su furioso rugido reverberó en la cámara, y al mismo tiempo...

"¡¿Aaaahkk?!"

Clara fue arrojada con fuerza, y se estrelló contra el suelo.

"¡¡TÚ!!"

El hombro y la espalda baja de Clara chocaron fuertemente contra el suelo. Ella frunció el ceño profundamente, enseguida, ella se levantó de nuevo con indignación.

"¿Qué están haciendo ustedes dos? ¡Detente, Seol, Clara!"

Alex se asustó mucho e intentó intervenir.

"¿Qué está pasando aquí?"

Otros miembros de la expedición se centraron en ellos ahora. Pero, a pesar de todo eso...

"¡¿Has perdido la maldita cabeza?! ¡Cómo te atreves a tocarme!"

"Cierra la boca".

"¿Qué... realmente quieres probarme? ¡Bien!"

Clara soltó esas palabras con pura ira, luego extendió la mano a su espalda para sacar su arco y colocó una flecha.

"¡Cálmate, Clara!"

Alucinando ahora, Alex agitó sus brazos impotentemente. Y, justo cuando Clara apuntó a Seol Jihu y tiró de la cuerda hacia atrás...

*Retumbar*

La cámara funeraria de repente empezó a temblar ruidosamente. La vista a través de 'Nueve Ojos' comenzó a parpadear en cuatro colores: amarillo, naranja, rojo y negro. Nunca antes había ocurrido un momento como éste en el que varios colores aparecieran simultáneamente.

"¿Qué es esto? ¿De dónde viene este sonido?"

Dylan estaba a punto de intervenir entre las dos personas, pero se detuvo en su camino para echar un vistazo cauteloso. Seol Jihu miró detrás de él, y palideció de miedo inmediatamente. Pudo apreciar que el sarcófago izquierdo vibraba como un teléfono inteligente.

En ese momento, por alguna razón inexplicable... Seol Jihu colocó suavemente su mano en la tapa, inconscientemente.

'Lo siento'.

Tal vez, estaba simpatizando con las circunstancias de esta mujer. Por supuesto, las experiencias por las que pasaron los dos, fueron completamente diferentes. Sin embargo, aún compartían un destino similar, y ese sería el de ser expulsados por sus respectivas familias, ya sea por sus propias acciones o por las de otros.

Seol Jihu había sentido que ya no tenía un lugar donde quedarse en la Tierra, y quizás por eso, podía empatizar con el estado mental de esta mujer, aunque fuera un poco. Más importante aún, ella había calmado su ira y mostrado su buena voluntad sólo porque él tuvo un patético gesto de apaciguamiento, así que no había forma de que traicionara sus expectativas.

'No dejaré que nadie lo toque'.

Fue entonces cuando algo misterioso sucedió. Tal vez los pensamientos de Seol Jihu fueron escuchados porque la tapa vibratoria del ataúd que se detuvo gradualmente.

Miró fijamente al sarcófago durante un rato más antes de darse la vuelta. Clara y su cara algo sorprendida habían estado apuntando al sarcófago hasta entonces, pero rápidamente cambió su objetivo hacia él.

"Qué buen momento. Oye, chico, deja de presumir y aléjate de ahí."

"¿No tienes ningún respeto por los muertos?"

"Dame un respiro. Has estado hablando sin parar, pero al final, ¿Esa es tu verdadera razón?"

Clara sonrió burlonamente antes de que sus expresiones se volvieran serias.

"Mantén tu alta y poderosa moralidad lejos del Paraíso. Ahora aléjate de allí si no quieres que te golpeen."

"¿Y qué pasa si no lo hago?"

"En ese caso, no se puede evitar. Tú empezaste esto, así que no me culpes si mueres."

Mientras su discurso y conducta empeoraban, Seol Jihu soltó una risita hueca.

"... Bien."

Su lanza mágica puede estar rota, pero aún así tenía otra.

"Si realmente lo quieres, entonces trata de tomarlo sobre mi cadáver."

Sacó su lanza y apuntó a Clara también. Su maná comenzó a surgir dentro de él. Cuando el joven bajó ligeramente su postura mientras se preparaba para luchar de verdad contra ella, Clara empezó a apretar los dientes.

Fue entonces.

"Ya es suficiente".

Samuel se interpuso rápidamente entre los dos e intentó difundir la volátil situación.

"Clara, baja tu arco".

"¿S-Samuel? ¡Pero, ese bastardo empezó!"

"Fueron tú y Alex los que actuaron como idiotas primero. Ahora sabes que hay un espíritu vengativo aquí, así que ¿Quién te dijo que tocaras lo que te apeteciera? ¿Cómo planeabas ocuparte de las secuelas?"

Clara mordió su labio inferior. Poco después, bajó su arco, pero se notaba claramente lo indignada que estaba.

"Seol, por favor baja tu lanza también".

Después de confirmar que había bajado su arma, Samuel le pidió a Seol que fuera el siguiente. Seol Jihu también bajó su lanza pero no se alejó del sarcófago. Samuel puso sus manos en su cintura.

"Fuuuu..."

Dejó escapar un gran suspiro y abrió suavemente la boca.

"Seré sincero contigo. En realidad, estoy de acuerdo con Clara."

"Samuel".

"Sí, sé que lo que tuvo que pasar esa dama fue terrible. Pero, eso es todo. Al final del día, somos Terrícolas".

"Y ella es una Paradisíaca".

Samuel estudió en silencio al joven que reaccionó con frialdad.

"... Ahora que lo pienso, ¿Cuánto tiempo dijiste que llevabas en el Paraíso?"

"Eso no tiene nada que ver con esto".

"¿Por casualidad sabes por qué este lugar se llama Paraíso?"

Esa fue una pregunta repentina e inesperada. Seol Jihu sacudió su cabeza.

"Es simple. Sólo unos pocos elegidos pueden venir aquí, y las oportunidades se encuentran esperando en casi todas partes."

"Oportunidades, ¿Verdad?"

"Hablo de los bienes funerarios que están detrás de ti, los que están en el ataúd. Si mis ojos no me engañan, entonces son del Imperio".

Justo cuando Seol Jihu trató de abrir la boca, Samuel levantó su mano ligeramente primero.

"Estoy seguro de que querías preguntarme esto; si esas cosas son tan increíbles. De hecho, son increíbles. No, son más que increíbles. El Imperio pudo haber caído en manos de los Parásitos, pero aún así, el nivel de la ciencia mágica de la que presumían era el mayor de todo el Paraíso. Las cosas de los reinos ni siquiera se pueden comparar con ellos".

Aún así, Seol Jihu no mostró ningún signo de movimiento.

"¿No lo entiendes? Déjame ser sincero contigo una vez más. Sólo un artículo de ahí, y todos podremos ser increíblemente ricos."

"¿No crees que tu avaricia se está volviendo excesiva?"

Samuel pensó por un breve segundo, antes de que una amarga sonrisa se formara en sus labios.

"¿La avaricia? Si querías preguntar si no tengo miedo a morir, entonces sí, pero estoy preparado para arriesgarme. No estoy bromeando. Olvídate del bronce o la plata, podemos conseguir monedas de oro gracias a este lugar. ¿Sabes cuánto dinero de la Tierra puedes obtener de una sola moneda de oro?"

"No, no lo sé. Tampoco me interesa saberlo".

Samuel se mordió los labios después de darse cuenta de que Seol Jihu no se iba a convencer de esta manera.

"Honestamente hablando, me gustaría hacer caso a tu voluntad si fuera cualquier otra circunstancia. Claro, las cosas de las paredes son muy buenas, pero los artículos del ataúd exceden enormemente su valor."

"Lo que significa que te los llevarás sin importar lo que pase."

"Escucha hasta el final, por favor. Lo que intentas decir es que, aunque estoy dispuesto a arriesgarme y tomar esos artículos, quieres marcharte sólo con lo que se nos permite tomar. Considero que ambos no estamos equivocados en esta cuestión".

¿A dónde quería llegar? Seol Jihu no bajó la guardia y se quedó mirando a Samuel.

"Así que, propongo que lo hagamos de esta manera. Decidamos con votos."

"¿Un voto?"

"Bien. Como ninguno de nosotros está realmente equivocado, dejemos que la mayoría decida".

"¿Y si no quiero seguir el resultado de la votación?"

"Eso no será permitido".

Samuel sacudió gravemente su cabeza.

"Mientras sigas siendo parte de esta expedición, debemos actuar como uno, te guste o no. Hay momentos en que tendrás que hacer cosas que no quieres, sin importar tus principios. Si sigues insistiendo en hacer lo que quieras, entonces ya no podré reconocerte como miembro de la expedición."

Samuel apartó su mirada del joven como para indicar que no escucharía más las opiniones de Seol y escudriñó a su alrededor.

"Seol está obviamente en contra, y bueno, Clara, tú definitivamente estás votando 'a favor', ¿Estoy en lo cierto?"

"Por supuesto".

La cara de Clara ya se había iluminado considerablemente, e inclinó la cabeza hacia atrás como si quisiera regocijarse.

"Un voto a favor y otro en contra. Empecemos. Estoy a favor."

Samuel inmediatamente votó por el sí.

"Uhm... yo también voto por el sí".

Alex levantó su mano y evitó rápidamente encontrarse con la mirada de Seol mientras murmuraba tímidamente.

"Lo siento por esto, Seol. Pero, yo..."

Luego abrió y cerró sus labios un par de veces antes de bajar la mirada por completo.

"Bueno, ya que Samuel quiere, yo también voto por el sí."

Grace se encogió de hombros tranquilamente.

"Cuatro votos a favor y un voto en contra".

Sólo un voto más para el 'sí' determinaría el resultado final de esta situación. Samuel miró a las cuatro personas que aún no habían emitido sus votos.

Seol Jihu cerró los ojos mientras la situación se acercaba a la inevitable conclusión. Todo tipo de pensamientos entraron y salieron de su mente. ¿Debería luchar o escapar solo? ¿Debería revelar la verdad de 'Nueve Ojos' y tratar de cambiar sus opiniones? Cualquiera que fuera el caso, necesitaba decidir rápidamente.

"Estoy en contra de ello".

Fue entonces cuando una voz masculina resonó. Era Hugo.

"¿En contra?"

"No quiero tocar el ataúd de esa mujer si puedo evitarlo. Eso es todo".

Cuando Clara le preguntó con un tono de voz incrédulo, Hugo respondió con brusquedad. Fue una respuesta lo suficientemente breve que se ajustaba perfectamente a su personalidad.

"Hmm".

Dylan se acarició la barbilla un poco antes de expresar en voz baja su opinión.

"En contra".

Las cejas de Samuel temblaron ligeramente.

"Dylan, tú... ¿Estás en contra?"

"Mm. Entiendo tu punto de vista, pero estoy de acuerdo con la deducción que Seol hizo en el exterior de la tumba. Cuando pienso en el destino del equipo de Kahn, es la idea correcta no tocar el ataúd."

Cuando Dylan expuso claramente su argumento, Chohong se rascó impotentemente la cabeza.

"... Esto está muy jodido. Hablando en serio."

Sus ojos se quedaron en el ataúd por un tiempo, antes de mirar a Seol Jihu. Se lamió los labios por un rato, antes de gruñir su voto.

"... Ey, maldición. Yo también voto en contra."

Entonces, cuatro votos a favor y cuatro en contra. Todos los miembros de Carpe Diem se habían puesto del lado de Seol Jihu. Sin anticipar este resultado, los miembros del equipo de Samuel se pusieron visiblemente nerviosos.

Sólo quedaba un voto.

Ian permaneció en silencio hasta entonces, antes de abrir lentamente la boca.

"En el exterior, este amigo habló sobre el cálculo inverso. Puedo empatizar con él hasta cierto punto, pero se basa en mi hipótesis y por lo tanto, no puede ser considerado como un hecho comprobado. "

Luego, miró fijamente a Samuel.

"Sin embargo, Samuel..."

"¿Sí?"

"¿Es usted consciente del hecho de que varias veces durante esta expedición, reveló cuánto apuro tenía?"

"¿Yo...?"

Samuel parpadeó los ojos varias veces.

"Una vez, antes de la batalla con los Lioners, y justo después. Luego, cuando se usó la Pluma de Conciencia Fluyente, y finalmente, cuando tuvo una acalorada discusión con este joven amigo."

"No, sólo estaba..."

"En lugar de juzgarte a ti mismo, los demás juzgan tus decisiones y son mucho más precisos generalmente."

Habló de la verdad. El tono de voz serio y grave de Ian continuó.

"Reflexioné un largo rato, preguntándome si debería mencionar esto o no. La razón por la que mantuve la boca cerrada hasta ahora fue, en primer lugar, que respetaba la autoridad del líder de la expedición. En segundo lugar, no quería arrebatarle esa autoridad, y finalmente, porque conocía sus circunstancias."

Cuando se mencionaron las 'circunstancias', Samuel se quedó completamente sin palabras.

"De hecho, lo que sucedió fue realmente un asunto lamentable. Simpatizo con sus esfuerzos para revitalizar su equipo ya que están pasando por aguas muy agitadas. Sin embargo, desde mi punto de vista, parece que no han aprendido nada de 'su' muerte y están tratando de repetir el error del pasado".

"…."

"No te aburriré más. Creo que podemos volver con lo que hemos conseguido hasta ahora y estar muy satisfechos con las recompensas que nos esperan en casa. No hay razón para asumir más riesgos. Y por lo tanto, mi respuesta es en contra."

"Mae... Maestro Ian".

"Habrá otras expediciones en el futuro. Rezo para que no lo apuestes todo en esta."

Eso fue algo que Seol Jihu escuchó decir a Samuel hace un rato.

Samuel apretó el puño con fuerza y se dio vuelta lentamente. Clara se veía totalmente consternada, mientras que un profundo dolor se reflejaba en la cara de Alex. Sin embargo, a Grace no parecía importarle de ninguna manera.

Samuel sostuvo su mirada por un rato antes de bajar lentamente la cabeza.

"... Lo entiendo."

Sólo entonces Ian formó una sonrisa agradable.

"Un líder digno de confianza es un líder que sabe cuándo retirarse. Hiciste la elección correcta."

Una débil sonrisa luchó por aparecer en los labios de Samuel.

"Salgamos de aquí. Hemos recogido todos los bienes funerarios en las paredes, después de todo."

"Mmm".

Samuel e Ian se dirigieron hacia la salida con pasos rápidos. Los otros miembros de la expedición se dieron la vuelta uno por uno para salir, pero Seol Jihu se quedó hasta el final y mantuvo su posición.

No podía estar seguro de que alguien pudiera tener otra idea. Pensaba irse el último después de confirmar que todos se hubieran retirado primero.

"Debes ser muy feliz ahora."

Clara apretó los dientes y se burló de él. Seol Jihu no podía entender por qué estaba tan enojada.

"Sí, debes estar muy feliz ahora que puedes mantener ese mezquino principio tuyo."

"Escucha. Ya es suficiente de tu parte".

Cuando una maza vino repentinamente volando a su cara, Clara se asustó y rápidamente dio varios pasos hacia atrás.

"¿Chohong? ¿Incluso tú?"

"La decisión ya está tomada. Deja de discutir."

"¡¿Por qué sólo te metes conmigo?!"

"Porque sigues creando problemas".

Chohong comenzó a emitir ese brillo frío único de ella.

Seol Jihu abrió lentamente su boca.

"Chohong. Por favor, detente."

“No, espera. Sólo estaba..."

"Lo sé. Lo sé, pero no vale la pena que te esfuerces".

Después de escuchar algo bastante inesperado viniendo del joven, los ojos de Chohong se abrieron de par en par.

"¿Qué acabas de decir? ¡¿Crees que no te convertirás en alguien como yo más tarde?!"

Al recibir un comentario mordaz, la expresión de Clara se arrugó y comenzó a quejarse con rabia.

"Sólo espera y verás. Dos años, no, un año, y definitivamente te arrepentirás amargamente de este día. Recuerda mis palabras".

"Si estás haciendo predicciones, entonces yo también haré una."

Seol Jihu formó una sonrisa burlona.

"Tú, si continúas actuando de esta manera idiota, sin saber, morirás antes de lo que crees."

"¡¿Qu-qué?!"

"Deberías agradecer a Samuel cuando tengas la oportunidad. Ahora mismo, no puedo entender por qué un tipo así deja una molestia como tú a su alrededor."

Después de escuchar palabras muy ofensivas, Clara comenzó a tartamudear como si estuviera muy agitada.

"¡Deja de hacerme reír! ¡¿Qué demonios sabes?! ¡Sólo eres un novato de Nivel 1!"

"Me preguntaba sobre eso. Pensé que había contribuido mucho más que tú en esta expedición".

Las palabras de Seol Jihu permanecieron frígidas. Tanto que incluso Chohong se sorprendió también. Siempre pensó que el joven era un chico de buen corazón y buen comportamiento. Era la primera vez que veía una expresión así de Seol.

"... ¡Keuk!"

Casi instantáneamente, los ojos de Clara se humedecieron y salió corriendo enojada por la salida. Seol Jihu dejó escapar lentamente un suspiro de su boca.

"Hey, tú..."

"Chohong".

"¿Uh?"

"Gracias".

"Uh, uh, uh, bueno, yo, uh..."

Chohong solo hizo un, "Hmph", en agradecimiento al joven, y se dio la vuelta. Mientras se alejaba lentamente, echó una mirada furtiva y vio su espalda mientras él miraba el sarcófago.

'¿También tenía ese tipo de lado?'

Chohong inclinó la cabeza de un lado a otro, antes de poner sus manos en la zona del cuello. Por alguna razón, esa área se sentía inusualmente más caliente que antes.

'Ya está hecho'.

Con esto, había cumplido su promesa con el espíritu de la mujer.

Seol Jihu corrigió el collar que se había desubicado ligeramente cuando tuvo que devolverlo apresuradamente. Incluso procedió a limpiar cuidadosamente la capa de polvo acumulado en la tapa y se dio la vuelta para irse.

"Lamento toda la conmoción... Si encuentro otra oportunidad en el futuro, vendré de visita otra vez."

Se fue con esas palabras de despedida; comenzó a sonreír suavemente al sentir que se había quitado un peso de encima.

No es que no pudiera entender lo que Samuel estaba diciendo. Pero, aparte de la seguridad que da el color de la cámara visto a través de 'Nueve Ojos', terminar las cosas de esta manera le pareció mucho mejor.

¿Dinero y fama? Por supuesto, sonaban bien.

Sin embargo, ninguno de ellos se comparaba con su propia confianza que había recuperado después de semejante lucha.

Plop.

El sonido de algo cayendo vino de detrás de él, pero Seol no lo escuchó y sólo cerró la puerta de salida.