Reciente

miércoles, 29 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 135

Capítulo 135. ¡Adiós, Santa Fantasma! (1)


Después de despedirse de Ian, Seol Jihu se dirigió a una tienda de comestibles dirigida por un Terrícola.

Después de seleccionar y comprar cuidadosamente los ingredientes de los alimentos, fue a los establos para alquilar un carruaje. Sin embargo, cuando mencionó el Bosque de la Negación, la mayoría de los cocheros se negaron a ir. Sólo después de sobornarlos con dinero extra, finalmente hubo un voluntario dispuesto a llevarlo.

Inmediatamente después de contratar un carruaje, Seol Jihu regresó a la oficina para prepararse para otro viaje.

"Te irás tan pronto como llegues."

Jang Maldong chasqueó su lengua mientras sacudía la cabeza. Seol Jihu acababa de regresar de un evento agotador, así que verle marcharse de nuevo sin descansar, por no hablar de ducharse, hizo que Jang Maldong sintiera pena por él.

Seol Jihu, que estaba haciendo su equipaje cuidadosamente, sonrió.

"Me sentiré incómodo si sigo impulsando esto. Sin mencionar que es algo que eventualmente tendría que hacer. Y de todas formas, sólo me iré por un corto tiempo."

Jang Maldong resopló al escuchar a Seol Jihu haciendo que pareciera que se iba de vacaciones.

"Definitivamente eres el único que puede hacer que un viaje al Bosque de la Negación suene como un paseo por el parque."

A pesar de decir esto, sabía de dónde provenía la confianza de Seol Jihu en ir solo.

Tener la protección de un espíritu maligno de siglos de antigüedad lo suficientemente fuerte como para eliminar instantáneamente cientos de Parásitos, ciertamente garantizaba la vida de Seol Jihu, al menos dentro del Bosque de la Negación.

"De todas formas, ¿Por qué estás empacando tanto? La bolsa va a explotar a ese ritmo, sinvergüenza."

"Ah. Es un regalo de despedida."

"¿Un regalo de despedida?"

Jang Maldong dejó de comentar. Fue porque vio una expresión triste revolotear por la cara de Seol Jihu.

Cambió de tema.

"¿Cuánto tiempo crees que tardarás?"

"Cuatro días deberían ser suficientes. Cinco días como mucho".

"Cinco días eh. No debería ser un problema entonces. De todos modos, no diré mucho a alguien que ha logrado salir vivo del territorio de los Parásitos, pero asegúrate de tener cuidado, ¿De acuerdo?"

Escuchando el preocupado trasfondo, Seol Jihu, que estaba haciendo su equipaje, se detuvo. Pensando en ello, hacía tiempo que alguien no se preocupaba por él de verdad.

Fue un poco embarazoso, pero Jang Maldong se sentía como su abuelo.

'Entonces, ¿Soy un nieto?'

"Quita esa asquerosa mirada en este instante".

Jang Maldong dijo cuando sintió la mirada de Seol.

"No hay nada de qué preocuparse."

Seol Jihu señaló su pendiente.

"Si encuentro un problema, puedo activar mi Pendiente Festina y escapar."

"Alguien ciertamente está hablando a lo grande. ¿Quién es el que se jactaba de entrenar para no volver a huir?"

Jang Maldong comentó sarcásticamente. Después de una risa incómoda, Seol Jihu levantó su bolsa.

"Bueno, entonces me voy."

"Está bien".

Seol Jihu dejó la oficina de Carpe Diem después de dejar unas palabras de despedida.


|Eso tampoco es todo. Dicen que, como si no bastara con voltear la mesa de la ceremonia cuidadosamente preparada, también rechazó el altar.|

|La cuestión es que nadie sabía qué había salido mal. Sin mencionar que no había forma de comunicarse, era un caos total. No es que alguien tocara algo o fuera irrespetuoso...|

|Pero supuestamente no se les negó la entrada. No había signos de rechazo, y al principio, el humo negro parecía que se movía con entusiasmo alrededor de los asistentes. Luego, de repente...|

|Bueno. Según la Princesa Teresa, parecía una niña haciendo un berrinche porque no le gustaba su regalo.|


Ian expresó su opinión sobre si el espíritu había perdido finalmente su ego y se había transformado en un completo espíritu maligno, pero Seol Jihu pensaba de otra manera.

No podía negar que el pobre espíritu nació de una gran cantidad de resentimiento, pero aún así era un espíritu puro con una conciencia clara.

Lo más importante, si se hubiera transformado completamente en un espíritu maligno, entonces todos los que habían entrado en el Bosque de la Negación habrían sido masacrados.

Pero el hecho es que ninguno de ellos murió.

Por lo tanto, debe haber habido una razón para sus acciones. Una razón por la que la Santa Fantasma tuvo un ataque.

'¿Qué la hizo hacer eso?'

En cierto modo, la Santa Fantasma fue un ejemplo extremo del Mandamiento Dorado.

Sería tan cruel como una bruja con los que dañan su tumba, pero tan generosa como una santa con los que muestran respeto.

No sabía por qué se enfadó esta vez.

Pero desde que se decidió a vivir según el Mandamiento Dorado, Seol Jihu nunca consideró la opción de no visitarla. Necesitaba devolverle el favor de salvarle la vida.

Seol Jihu colocó cuidadosamente las cosas que tenía en su bolsa y aceleró su ritmo.


*


Seol Jihu entró sin dudarlo en el Bosque de la Negación después de bajarse en la Colina de Nepal. Como ya había venido aquí en varias ocasiones, conocía el camino a la tumba como la palma de su mano.

Excluyendo el momento en que sintió que quería negar la existencia de su hermana, el viaje fue relativamente tranquilo. Tan pronto como su destino estuvo a la vista, Seol Jihu abrió la boca.

"¡Señorita Santa!"

"¡Soy yo! ¡Estoy aquí!"

Pero a pesar de levantar la voz para gritar varias veces, la puerta no se abrió como suele hacerlo. No hubo ninguna reacción.

Teniendo en cuenta que ella siempre acudía apresuradamente cuando Seol Jihu llamaba anteriormente, esto definitivamente no era una buena señal.

Un momento después, Seol Jihu llegó a la tumba aislada en medio del Bosque de la Negación.

El área cerca de la tumba estaba completamente en silencio. Era un lugar donde incluso los monstruos dudaban en acercarse. La tumba estaba cubierta de una atmósfera sombría y siniestra.

"¿Señorita Santa?"

No ocurrió nada cuando tocó cuidadosamente la entrada después de gritar una vez más.

'Eso es extraño...'

¿Por qué no hubo ninguna señal de rechazo pero al mismo tiempo, ninguna respuesta? Después de dudar un poco, Seol Jihu extendió su brazo.

"Disculpa. Voy a entrar."

Y en el momento en que iba a abrir la puerta...

'¿Eh?'

Una expresión de incredulidad surgió en el rostro de Seol Jihu.

'¿No se abre?'

La puerta no se movió. No importa cuánto la haya forzado, la puerta no mostró signos de abrirse.

Finalmente, después de un largo tiempo de lucha con la puerta, se retiró sin resultados.

'¿Qué pasó...?'

Tal vez sólo tuvo mala suerte. Pensando que la Santa podría haber dado un paseo fuera, se arrojó sobre la hierba para esperar su regreso.

Dijeron que el humo negro estaba presente la última vez que vinieron. En este punto, su imaginación comenzó a desbocarse, pensando que ella podría estar tratando con los Parásitos que volvieron para vengarse.

Después de esperar por más de una hora, Seol Jihu soltó un profundo suspiro.

'Supongo que no hay nada que pueda hacer al respecto'.

No podía esperar tontamente aquí día y noche. Finalmente, se levantó lentamente.

Fue entonces cuando...

Flick.

Mientras Seol Jihu inclinaba su cuerpo para levantar su bolsa, una piedra del tamaño de un frijol, golpeó su cabeza. Pero incapaz de sentirlo, Seol Jihu giró su cuerpo.

[Eeek.]

¡Flick!

"¡...!"

Seol Jihu se estremeció. Se tocó el cuello con la mano.

"... ¿Una piedra?"

Frotando un pequeño trozo de roca entre su pulgar e índice, él miró rápidamente alrededor de la tumba.

[¡...!]

Pudo verlo claramente. El humo negro escondido detrás de la tumba.

Los ojos de Seol Jihu se hicieron tan anchos como linternas.

"¿Santa?"

Corriendo hacia el otro lado, había una nube de humo negro en un rincón, como esperaba. Como si estuviera escondida.

"¿Estabas allí?"

[... ¡Hmph!]

"¿Por qué te escondes aquí..."

[¡Hmph!]

Una Santa Fantasma que hace pucheros.

Mientras Seol Jihu se sentía preocupado, el humo parecía tratar de alejarse de él.

[¡Hmmmph!]

No se olvidó de dejar un resoplido antes de irse.

"¡Espera un segundo!"

Seol Jihu vaciló después de extender su brazo hacia adelante por reflejo. Intentaba evitar que se fuera, pero el humo no tenía una forma física. No podía ser atrapado.

... Sí. Obviamente era así.

[¡Noooooo! ¡Suéltame!]

¿Quedó atrapada?

Para ser precisos, el humo se detuvo en su lugar tan pronto como sus manos lo tocaron.

Seol Jihu se frotó los ojos repetidamente ante la increíble vista.

Era lógicamente imposible. Moviendo la mano, estaba seguro de que sus manos pasaban a través del humo.

[¡Suéltame!]

Pero le dijo que la soltara.

Incapaz de saludar debido a su confusión, Seol Jihu se tambaleó hacia atrás. El humo se dio la vuelta y se escabulló.

'¡Oh!'

Apenas recuperó el sentido común, Seol Jihu se apresuró a perseguir el humo.

'¿Se detuvo el humo intencionalmente?'

Este pensamiento le vino a la mente de repente, pero no tenía importancia en este momento. Se dijo a sí mismo que como el humo negro era el alma de la Santa Fantasma, podía tener propiedades diferentes a la de los gases.

Pero lo que aún no podía entender era por qué la puerta que había estado cerrada todo este tiempo estaba ahora abierta de par en par.

Seol Jihu gritó desesperadamente, irrumpiendo en la entrada.

"¡Santa!"

El humo negro estaba acurrucado en un rincón. Seol Jihu se acercó cautelosamente como un cazador que acecha a su presa.

"Escuché, que ahuyentaste a la gente que te visitaba."

¡Swish!

Tan pronto como dijo eso, la parte superior del humo se giró hacia los lados. ¿Era una ilusión o parecía que giraba la cabeza?

Seol Jihu continuó hablando como si estuviera calmando a una niña que hacía pucheros.

"No creo que estés enfadada sin una razón."

[….]

"¿Puedo saber por qué?"

Como si su actitud cortés se hubiera transmitido, el humo comenzó a moverse. Seol Jihu se sentó cautelosamente a su lado. Empezó a esperar pacientemente, ya que no parecía que intentara escapar de nuevo.

Después de un minuto o dos, se pudo escuchar una voz desde la inquieta nube de humo.

[¡Cabello rosa!]

"Cabello rosa... ¿La Princesa?"

[Mmm... Sí... Ella me irritó...]

"¿Qué dijo la Princesa Teresa?"

[No lo sé.]

"¿Tú... no lo sabes?"

Vamos a resumir.

Teresa había hablado mal y causó que la Santa Fantasma se irritara. Entonces, cuando Seol Jihu le preguntó qué le había dicho, ella respondió con un 'no lo sé'.

'¿Qué...'

Seol Jihu se frotó la cara con ambas manos.

'¿Qué demonios se supone que debo hacer?'

Seol Jihu cerró los ojos en silencio. De repente recordó una acalorada discusión que tuvo con Yoo Seonhwa.


|Jihu. La gente es capaz de pensar lógicamente, pero también son criaturas emocionales.|

|¡Viva la lógica!|

|La simpatía también es importante. ¿Cómo puede una persona permanecer siempre racional?|

|¡Viva la razón!|

|¡Oye! No estoy bromeando. Sé serio.|

|No sé. Abrázame.|

|¿Ves? Actúas tan malcriado cuando te apetece, e incluso cuando te equivocas, ¡Siempre eres tan exigente!|

|Pero me dejas.|

|Sí, bien. Puedes ser así conmigo. Porque me gustas. Pero...|

|Tan suave y amortiguado...|

|¿¡Hey!?|


'Yo era feliz entonces...'

Ignorando su humillante pasado, Seol Jihu permaneció inmerso en sus recuerdos, sólo regresando a la realidad cuando un sonido resonó en su mente.

[No pude encontrarte. Pero ella siguió parloteando así que me irrité...]

¿Qué?

Seol Jihu dejó de intentar comprender. Aunque estaba seguro de que la Princesa Teresa nunca haría eso, y que tenía que escuchar a ambas partes para juzgar, decidió ponerse del lado de la Santa Fantasma por ahora.

"La Princesa estaba equivocada".

[¿...?]

"Debería haber mantenido sus modales cuando visitó tu tumba. Habría sido mejor si se hubiera quedado callada."

[¿Sí?]

"Por supuesto".

[¿Tú también lo crees? Me decepcionó tanto que no vinieras cuando te estuve esperando tanto tiempo. Pero no dejaba de decir que estabas ocupado y no podías venir, que tenía que entender, y ¡Ughh! ¡Casi pensé que estaba poniendo excusas como tu esposa o algo así!]

La Santa Fantasma comenzó a parlotear sin parar como si nunca se hubiera enfadado. Seol Jihu agradeció en silencio a Yoo Seonhwa.

"De todas formas, todo fue culpa de la Princesa Teresa."

[Si, si. Tienes razón.]

Como si estar del lado de ella la hiciera feliz, el humo negro rebotó de arriba a abajo. Parecía que se sentía mejor, así que era hora de pasar al acto principal.

"Santa. ¿No tienes hambre?"

[¿Eh?]

"Espera un momento".

Seol Jihu comenzó a sacar los ingredientes que había empacado uno por uno. Luego encendió un fuego y colocó una olla sobre él.

Sonrió al escuchar el sonido del agua hirviendo.

"Te cocinaré una comida."

Lo que Seol Jihu preparó como regalo de despedida fue su comida personal. Se llamaba buddae-jjigae.

<< Nota: Buddae-jjigae - es una sopa coreana. >>

El Buddae-jjigae era definitivamente inusual en el Paraíso, pero como la mayoría de los ingredientes estaban permitidos para la entrada, no resultó difícil conseguirlos.

De todas formas, su larga experiencia viviendo solo le hizo confiar en su cocina, y sobre todo, quería mostrarle a la Santa Fantasma un sabor de su tierra natal.

[Jejeje.]

La Santa Fantasma comenzó a flotar a su alrededor como si estuviera mostrando interés.

[¿Qué es esto?]

"Es ramen".

[¿Y esto?]

"Es ají picante". 

<< Nota: Ají Picante - Creo que en algunos países le dicen 'Chile' o 'Guindilla'. >>

[¿¡Qué!?]

"No. ¡Espera!"

[¡Pervertido!]

"¡Eso no es lo que quería decir!"

Una Santa Fantasma chillona y problemática. Mientras bromeaban, el plato que Seol Jihu cocinó con cuidado finalmente se hizo.

Según sus preferencias habituales, cortó en rodajas el ají y las cebollas verdes, también espolvoreó mucho ají en polvo...

Pronto, la tumba se llenó de un aroma picante y apetitoso.

"Mmmm".

Seol Jihu tomó un sorbo y se estremeció, demostrando su satisfacción con su plato. A su lado, la Santa Fantasma que había estado esperando tragó saliva.

Como ella lo había molestado continuamente durante el proceso de cocción, Seol Jihu le entregó un cucharón muy grande de buddae-jjigae.

"Puedes probarlo ahora".

[¿Puedo?]

"Sí. Pero está caliente, así que sopla antes de hacerlo".

Mientras decía eso, el humo soltó pequeñas bocanadas de aire.

[Fuu- Fuu-.]

Seol Jihu estalló en risas después de observar lo que parecían ser labios dentro del humo.

[Slurp...]

En el momento en que el humo tocó la sopa...

[¿¡....!?]

Se escuchó un chillido agudo.

"¿Cómo está?"

En lugar de una respuesta, un chorro de aire salía del humo.

[¡Mmph!]

"... ¿Santa?"

[¡Wah! ¡Wah!]

Como un lanzallamas, un chorro de aire caliente salió del humo.

[¡Picaannteeee!]

Finalmente se dio cuenta de que la Santa Fantasma estaba pidiendo agua a gritos. Su preferencia habitual debe haber sido demasiado para que ella pudiera soportarla.

Seol Jihu sacó rápidamente una botella de agua y la roció. El humo negro inmediatamente alcanzó el charco de agua en el suelo.

[Hnnng...]

Ver al espíritu retorciéndose en el charco hizo que Seol Jihu no supiera qué hacer, pero escuchar su gemido lo hizo reírse a carcajadas.

¿Cómo debería decirlo? Era como un cachorro lamiendo el agua, y era demasiado lindo para mirarlo.

*Gruñir*

Fue recibido con una intensa mirada. Trató de cubrir su risa, pero era demasiado tarde. El humo negro comenzó a humear y después de balancearse un poco, se dirigió hacia él.

"Ack".

Golpeado por el impulso abrumador, Seol Jihu fue derribado sin una pizca de resistencia.

[¡Malvado!]

"¡Perdón! ¡Aak! ¡Lo siento! ¡Aak!"

[¡Lo hiciste a propósito! ¡Para burlarte de mí!]

"¡No, no, no! Juro que... Aak... ¡¡No lo hice!!"

Seol Jihu fue mordido en la cabeza y sus orejas fueron estiradas.

Comparado con cuando el cuello del intruso había sido torcido o cuando los Parásitos fueron cortados en pedazos, este fue un castigo mucho más ligero.

"¡Duele, pfft! ¡Duele, pffft!"

[¡Deja de reírte!]

Durante un tiempo, la tumba estuvo llena de una escena inusual de un joven y un espíritu luchando entre sí.