Reciente

martes, 28 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 130

Capítulo 130. Bailando con Lobos (1)


Una vez que la Etapa 2 terminó, Seol Jihu se relajó un poco más. Con su nuevo tiempo libre, naturalmente comenzó a sentir curiosidad por cosas a las que no podía prestar atención antes.

'¿Quién organizó el Banquete?'

Hubo una razón por la que la pregunta cambió de 'cómo' se organizó el banquete, a 'quién' lo organizó. Mirando hacia atrás, había más de uno o dos elementos sospechosos. El reciente 'intercambio' fue un buen ejemplo.

Pensó que sería imposible que todos estuvieran satisfechos con el intercambio. Aunque algunos podrían encontrar artículos que les interesaran y comerciar con éxito por ellos, Seol Jihu creía que habría muchas personas que no lo lograron. De las 100 personas restantes, predijo que al menos la mitad fracasaría.

Sin embargo, en realidad, casi todos excepto tres o cuatro personas pudieron comerciar con éxito. Las recompensas que los Terrícolas querían estaban limitadas en su alcance - armas, armaduras y demás -, pero los deseos de cada uno tenían que ser diferentes aunque fuera un poco.

Entonces, ¿Cómo pudo tanta gente hacer negocios exitosos? Era casi como si las recompensas estuvieran diseñadas para ser así.

Por supuesto, todavía podría ser una coincidencia. Después de todo, hubo más de cien personas que recibieron recompensas. Aún así, sin algún tipo de fuerza externa que ayudara a crear esta situación, parecía casi imposible.

Seol Jihu tenía una fuerte corazonada de que una existencia desconocida interfería en el asunto, y claramente, esta existencia tenía que ser la anfitriona del Banquete.

Hasta ese punto llegó. Como Ian mencionó, mientras no tuviera una prueba definitiva, cualquier deducción creíble sería sólo una hipótesis.

Sentía que podía encontrar pistas para confirmar sus sospechas si podía entrar en la Etapa 3, pero no sabía cómo. Seol Jihu suspiró con frustración.

Luego, fue a buscar a cierta Sacerdote que estaba descansando. Aunque conquistar la Plaza del Sacrificio se hizo más fácil a medida que más gente regresaba con el Deseo Disonante, eso no significaba que de repente se convirtiera en un paseo. Como Seol Jihu siempre luchó en el frente, hubo más de un par de veces en que su vida estuvo en peligro.

La persona que lo salvó cada vez fue la Sacerdote invitada por Kazuki.

Era de sentido común que un Sacerdote apoyara a un Guerrero durante la batalla, pero Seol Jihu sintió que le prestaba atención en un nivel casi excesivo. Por supuesto, es muy posible que estuviera equivocado. Pero si no fuera así, no tenía sentido que los hechizos de sanación o de protección entraran siempre en los momentos críticos.

Además, el Sacerdote era sospechoso en varios aspectos. El hecho de que no quisiera revelar su identidad podría haber sido por una razón de privacidad, como dijo Kazuki, pero definitivamente había algo más.

Los hechizos de un Sacerdote no son infinitos. Es normal que un Sacerdote se quedara sin hechizos guardados en sucesivas batallas o en una lucha prolongada.

Cuando María usaba sus ocho hechizos guardados, tenía que restaurarlos haciendo ofrendas, y jadeaba cuando se le agotaban después de su decimosexto hechizo.

Pero esta misteriosa Sacerdote era extraña. Derramó un hechizo sagrado tras otro cuando se trataba de Seol Jihu, pero no mostró ninguna señal de haberse quedado sin ellos. Y debido a que usó una voz inusual, Seol Jihu no pudo captar ninguna pista de su voz.

Todo en ella estaba envuelto en un velo. Basándose únicamente en las habilidades que había mostrado, Seol Jihu no dudaría en creer que se trataba de un Ranker Único.

De repente, Seol Jihu recordó el suave toque que recibió cuando perdió el conocimiento durante su batalla con el Campeón Orco.

'¿Quién es ella?'

Para ser honesto...

'... ¿Quién es ella para preocuparse tanto por mí...?'

Cada vez que percibía su mirada bajo su capucha, se sentía como una madre ave que observaba con preocupación a su hijo que acababa de aprender a volar.

Una parte de él quería acercarse a ella y bajarle la capucha. Aunque sería increíblemente grosero, tenía la sensación infundada de que ella lo perdonaría. Por supuesto, no podía hacer semejante cosa a su benefactor, así que simplemente expresó su gratitud.

"Gracias por cuidarme".

En respuesta a la cortés reverencia de Seol Jihu, la Sacerdote de la túnica asintió en silencio con la cabeza y extendió la mano como si fuera a acariciarle la cabeza. Al ver esto, Seol Jihu se inclinó inconscientemente.

Se detuvo instantáneamente y parpadeó los ojos.

Inconscientemente había tratado de poner su cabeza contra la mano de ella. Le pareció extraño cómo su cuerpo reaccionó automáticamente.

Seol Jihu miró fijamente a la Sacerdote con una mirada nerviosa. Viendo cómo la Sacerdote había retraído su mano y daba pequeños pasos hacia atrás, parecía que ella también estaba nerviosa.

"Hm, hm." Ella luego soltó una tos baja antes de darse la vuelta. Tal vez incómoda con la mirada fija del joven, hizo una ligera reverencia antes de irse rápidamente.

"…."

Viendo a la Sacerdote alejarse, Seol Jihu se frotó el pecho con una mirada de decepción. Sólo se conocían un poco, así que, ¿Por qué se sentía tan triste?

Seol Jihu no lo sabía.


*


Una vez que llegó la tarde, sólo la mitad de los participantes se quedaron en el campo. Con la apertura permanente de la Plaza del Deseo Disonante, los que no tenían razón de quedarse se habían ido, ya sea al Paraíso o a la Etapa 3.

El equipo de la Alianza no se precipitó, ya que entrar en la Etapa 3 no se basaba en el orden de llegada. Pero como estaban cansados del Banquete, una parte de ellos quería volver al Paraíso lo antes posible.

Kazuki terminó de recoger el campamento y recordó a todos lo que debían hacer al salir de la Etapa 2. Sólo entonces se dirigió a la Plaza del Deseo Disonante.

Cuando pasaron por el largo camino y la habitación de la recompensa, finalmente llegaron a su destino; una habitación que tenía un portal rojo circular en lo alto de un altar.

Kazuki se detuvo y miró al equipo.

"No diré buen trabajo todavía."

Las cosas no terminaban hasta que salieran del Banquete. Les recordaba que no debían bajar la guardia.

"En caso de que alguien logre entrar en la Etapa 3, el resto de nosotros estaremos esperando afuera, así que no se preocupen por eso..."

Kazuki frunció el ceño en medio de su discurso. Le molestaba Hugo, que sonreía mientras se metía su hacha de guerra en los pantalones.

De todas formas, ya había dicho lo mismo antes de venir. Sacudiendo la cabeza, Kazuki se giró.

A continuación, cuando entró en el portal, sintió que su cuerpo se hundía.

¡Splash!

El sonido del agua salpicando sonó, y Kazuki se dio cuenta inmediatamente de lo que había pasado.

"¡Puha!" Escupiendo el agua y poniéndose de pie, justo como esperaba, se encontraba de nuevo en el oasis que usó para entrar en la Etapa 1. Había regresado al Paraíso.

La amargura brillaba en su cara mientras se peinaba su cabello empapado.

'La tercera vez es lo mismo, eh...'

Pronto, sonaron más salpicaduras. Kazuki se dio la vuelta y realizó un recuento de cabezas. Seis personas habían entrado en el portal rojo.

'Uno, dos...'

"¡Has vuelto! ¡Has vuelto! ¡Kazuki Hyung-nim!"

Mientras Kazuki contaba, una voz familiar llegó a sus oídos.

Sakamoto Jun agitaba su mano desde fuera del oasis.

"Tú..." Kazuki preguntó en un momento de inquietud: "¿Estabas vivo?"

"¡Sí! ¡Me eliminaron en la Etapa 1! ¡Pensé que moriría mientras esperaba!"

Sakamoto Jun gritó con orgullo. Bueno, era bueno que estuviera vivo...

Los ojos de Kazuki se entrecerraron. El equipo de la Alianza tenía un total de siete personas, pero faltaban dos. No importa cuánto tiempo esperara, no aparecieron.


*


Seol Jihu fortaleció su mente desde el momento en que entró en el portal. Recordando cómo había sido al entrar en el Banquete, se preparó para el impacto tan pronto como su visión se tornó roja.

Sin embargo, el impacto que esperaba no llegó. En su lugar, olió un aire algo salado.

'¿...?'

Los ojos cerrados de Seol Jihu se abrieron lentamente. Cuando se dio cuenta de que había sido transportado a otra área, su mandíbula cayó inmediatamente.

Había escuchado que si era enviado de vuelta al Paraíso, volvería al lugar de donde entró. Sin embargo, el lugar en el que se encontraba no era el oasis del Desierto de Sal. Además, el olor salado del aire llevaba el aroma del océano.

Inmediatamente después de levantar su lanza, se mantuvo alerta. No podía sentir a nadie cerca, pero examinó la habitación nerviosamente. Sólo después de examinar cuidadosamente el lugar varias veces, bajó lentamente su lanza.

Estaba en una habitación con un escritorio y una cama. Más allá de la pequeña ventana en la pared, podía observar un mar abierto. Al darse cuenta de que probablemente era el misterioso barco que señalaba la llegada del Banquete, Seol Jihu se convenció.

Había entrado en la Etapa 3 en su primer intento; la misma Etapa en la que Kazuki y Dylan fallaron dos veces en el pasado.

El problema radicaba en que no podía encontrar la puerta de salida.

Pero como había experimentado algo similar en la Etapa 1, decidió esperar con calma.

'He leído que la Etapa 3 es una batalla real...'

<< Nota: Batalla real o  Battle royale - hace referencia a una batalla de supervivencia donde gana el último jugador en pie. >>

Estaba pensando en todo tipo de cosas cuando observó un plato con pan en la mesa. Incluso un vaso de vino fue colocado a su lado.

Ahora que lo pensaba, no había almorzado todavía. Siendo un glotón, Seol Jihu se regocijó, extendió la mano hacia el pan antes de decir "¡Ah!" y retractarse. Aunque parecía sabroso, no podía comer algo tan sospechoso.

Sacó algo de carne seca del cinturón negro que Teresa le había dado en secreto. El hambre y la sed que experimentó mientras escapaba del laboratorio permanecieron como un trauma, haciendo que desarrollara el hábito de llevar abundante comida y agua dondequiera que fuera.

'Sabroso'.

Seol Jihu miró alrededor de la habitación mientras masticaba la carne seca. Al darse cuenta de que no había nada más, se sentó en la cama y comenzó a esperar.

¿Cuánto tiempo pasó?

Splash- Splash... Mientras sólo sonaba el sonido de las olas chocando contra el barco.

¡Click! Un sonido familiar sonó.

Una parte de las paredes planas de madera se separó ligeramente. Ahora parecía una puerta giratoria.

Mientras se cansaba de esperar, Seol Jihu se levantó de la cama emocionado.

Fue entonces...

'¿Hm?'

La puerta comenzó a girar por su cuenta.

Cuando giró 180 grados y apareció el otro lado de la pared... Seol Jihu se estremeció al observar los enormes caracteres escritos en la pared.

Nunca antes había visto estos caracteres. Pero la sincronización parecía estar teniendo lugar, ya que comenzaron a retorcerse en el siguiente momento.

Poco después, los extraños caracteres se convirtieron en una palabra reconocible y Seol Jihu pudo leer fácilmente lo que decía.

'¿Qué...?'

Justo cuando leyó las palabras que se habían convertido en coreanas...

¡Sparkle! La palabra brilló de repente.

Viendo una luz brillante por un instante, los ojos de Seol Jihu se oscurecieron. Parecía como si estuviera en trance, y sus brazos también cayeron.

"…."

Seol Jihu dejó la habitación en un aturdimiento.

Caminando como una marioneta, se abrió paso a través del oscuro barco. Abriendo la puerta al final del pasillo, bajó la escalera que le seguía.

Casi como alguien a quien le han succionado el alma, caminó sin parar.

No fue hasta que llegó al final de la escalera que se detuvo.

¡Click!

Otro clic sonó, y la luz volvió a sus oscuros ojos.

"... Ah."

Saliendo de su aturdimiento, Seol Jihu parpadeó varias veces. Sintió que había perdido la conciencia después de leer los caracteres, pero no pudo recordarlos bien.

Sintió como si tuviera un sueño.

'¿Qué pasó?'

Seol Jihu miró la escalera con una mirada confusa. Parecía como si hubiera bajado a un sótano, pero no podía ver la puerta al final de la escalera.

Debe haber desaparecido inmediatamente.

La única salida era una puerta que estaba delante de él.

El misterioso poder que lo trajo hasta aquí obviamente le decía que la abriera.

A pesar de entenderlo, no saber qué había más allá de la puerta le hizo dudar. Pero obviamente no podía quedarse en el mismo lugar para siempre.

Después de dudar durante mucho tiempo, Seol Jihu caminó hacia la puerta. Respirando profundamente, extendió su mano izquierda hacia adelante. Despertando su maná para activar la Bendición del Círculo si fuera necesario, empujó lentamente la puerta con su lanza.

Y cuando entró con cuidado...

¡Zing-! Un poderoso y agudo dolor golpeó su cerebro.

"¡Keuk!"

Sus ojos se abrieron automáticamente, y su cintura se dobló hacia atrás. Luchando contra el poderoso dolor, Seol Jihu se agarró la cabeza.

Era información.

Al igual que cuando experimentó la sincronización y al igual que cuando vio la estela de piedra en la Etapa 2, nueva información estaba siendo introducida en este cerebro.

Y como siempre, el dolor pronto desapareció. Pero Seol Jihu no enderezó su espalda y se quedó congelado.

Estaba en shock total por las reglas de la Etapa 3.

'¿Qué... qué?'

Las reglas esta vez no eran tan complicadas como antes, pero eran mucho más impactantes.

En ese momento, sonó un crujido. Seol Jihu levantó la cabeza, y nueve puertas entraron en su visión. Incluyendo la puerta que había usado para entrar, había diez en total.

Y delante de cada puerta había una persona quejándose mientras se masajeaban las sienes.

Parecía que también se habían dado cuenta de la situación, mientras miraban alrededor de la habitación y fijaban su postura.

Pronto, un total de diez personas se reunieron en un lugar.