Reciente

martes, 28 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 129

Capítulo 129. La Verdadera Intención del Banquete


Seol Jihu todavía tenía los ojos abiertos. Pronto, la feroz luz de sus ojos se apagó, y cayó en un aturdimiento.

'¿Gané?'

Lo comprobó una vez más. Tal vez porque había exprimido cada onza de su fuerza para blandir su lanza, la cabeza del Campeón Orco había volado lejos y su cuerpo estaba tendido boca abajo en la plaza.

'¿Gané de verdad?'

No podía creerlo, no importaba cuántas veces lo confirmara. Seol Jihu estaba mirando fijamente al aire cuando encontró una ventana de mensajes flotando allí.


[Habilidad de Clase, 'Paso Flash (Bajo)', ha sido creada.]


'... Ya veo. Aprendí el Paso de Flash...'

Seol Jihu dio un suspiro de alivio y volvió a mirar al frente. El Campeón Orco había caído. Él personalmente le había cortado el cuello.

Seol Jihu tuvo que hacer un gran esfuerzo para evitar que sus ojos se cerraran. En el momento en que perdió la concentración, sintió como si las lágrimas se derramaran.

'¿Acaso lloro con tanta facilidad?'.

Se dio cuenta de que había estado llorando a menudo desde que entró en el Paraíso. Lo sabía, pero aún así quería llorar.

No creía que fuera a ganar. Pensó que moriría. En verdad.

En ese momento, un fuerte grito llegó a sus oídos. El llorón Seol Jihu se sorprendió y miró a su alrededor. La plaza resonaba con los rugidos de los humanos. Los Orcos habían perdido su espíritu de lucha y estaban empezando a ser repelidos.

Después de observar todo esto con una mirada aturdida, Seol Jihu salió y puso fuerza en sus entumecidas piernas.

La guerra aún no había terminado.


*


Seol Jihu subió al campo de hierba apoyado por Kazuki. Había exprimido cada gramo de su fuerza para luchar contra el Campeón Orco, y como continuó luchando después en un estado de aturdimiento, ahora estaba completamente exhausto.

Pero el resultado hablaba por sí mismo. Los 110 participantes habían salido vivos. Por supuesto, la mayoría de ellos estaban heridos de alguna manera, pero el resultado seguía siendo fantástico.

Había dos razones para este éxito. La primera fue el rápido asesinato del Chamán Orco por parte de Kazuki, y la segunda, más importante, fue que Seol Jihu derrotó al Campeón Orco desde el principio.

Para ser precisos, habían usado el sistema militar de los Orcos contra ellos. Cuando un Orco de clase comandante fue derrotado, la moral de los Orcos se desplomó y más de la mitad de los Guerreros Orcos se debilitó notablemente.

Al notar este cambio, Kazuki inmediatamente aprovechó el impulso y apoyó a los Chohong que estaban luchando. Una vez derrotado el Campeón Orco restante, el resto fue fácil.

Al principio, pensó que no tenían suerte de que los enemigos se movieran en una estructura organizada. Pero aprendió que esto también podía ser algo bueno.

Una vez que la lucha terminó, los sacerdotes corrieron de un lado para otro. Los que tenían heridas más leves bebían pociones curativas, y los que tenían heridas severas tenían un Sacerdote que los sanaba.

La atmósfera no era mala. Por lo menos, había una gran mejora con respecto a cuando cada lado estaba en alerta máxima y se miraban con ojos asesinos.

'Todavía no'.

Sin embargo, Seol Jihu no se ha relajado todavía. En primer lugar, el Banquete no era un lugar para relajarse. Tendría que esperar hasta que el maldito Banquete terminara y volviera al Paraíso antes de poder dormir tranquilamente.

Con una mirada preocupada, Seol Jihu encaró la Plaza del Deseo Disonante. No podía ver a las seis personas que se habían adelantado.

No le había tomado horas al grupo de Seol Jihu terminar de conquistar la Plaza del Sacrificio, pero esperaba que el grupo de Oh Rahee ya hubiera salido.

"No parezcas nervioso."

Viendo a Seol Jihu vagando por el hoyo, Kazuki susurró.

"Sólo siéntate frente a ella y finge que esperas en el tiempo libre."

No era 'esperar' sino 'fingir que se espera'. Seol Jihu inclinó su cabeza ante esta distinción, pero como sonaba como un consejo, se sentó en silencio.

Pronto, el ansioso Seol Jihu escuchó el sonido de una puerta abriéndose. Dejó la poción curativa que estaba bebiendo y se levantó. Habría corrido hacia delante si hubiera podido, pero recordando las palabras de Kazuki, sólo miró fijamente al mismo sitio.

La gente empezó a salir de la Plaza del Deseo Disonante.

'Uno, dos, tres, cuatro...'

Seis. Exactamente seis personas caminaron hacia adelante mientras cargaban artículos grandes y pequeños envueltos en tela. Seol Jihu respiró un suspiro de alivio, pero luego se dio cuenta de que un aire extraño fluía entre ellos.

Oh Rahee se veía infeliz por algo, mientras Hugo tenía la boca cerrada por el agotamiento. Las dos personas elegidas de la facción minoritaria también tenían sus espíritus abatidos.

Incluso sin que dijeran una palabra, Seol Jihu podía notar que algo había sucedido.

Seol Jihu sonrió amargamente. Estaba feliz de que todos salieran con vida, pero la atmósfera de la Etapa 2 solía mantenerse de esa manera.

Incluso el grupo que entró en la Plaza del Sacrificio mostraba signos de retornar a esta atmósfera. Era tonto esperar que unieran sus manos y rieran sólo porque una vez lograron salir de la Plaza del Sacrificio.

"Hugo".

"Uh, uh... ¿Por qué te ves tan cansado? ¿Estás bien?"

"Estoy bien. En vez de eso, ¿Por qué tardaron tanto?"

"Oh, ya ves..." Hugo miró a Oh Rahee y exhaló un suspiro. "Estaba muy lejos".

"¿Lejos?"

"Sí. El camino a la habitación donde podías reclamar la recompensa era más largo de lo que esperábamos. Y una vez que llegamos, había varias habitaciones para elegir..."

Hugo sacudió la cabeza.

"Maldición. Encontrar tu habitación lleva tiempo, pero no sólo tuvimos que movernos los seis juntos, sino que también tuvimos que observarnos mutuamente... ¡Ugh!"

Se estremeció como si el solo hecho de pensar en ello lo asustara.

Entonces, Chohong se metió a hurtadillas, "Deja de exagerar. ¿De qué te quejas después de una buena comida gratis?"

"Vamos, durante todo el tiempo, ni siquiera podía hablar a menos que se me permitieran, la gente podría haber huido en cualquier momento, y un demonio aterrador con una espada estaba detrás de mí. ¿Sabes lo difícil que fue tratar de no prestar atención? ¡Pensé que iba a morir de que me succionaran toda mi energía!"

Sonaba como si Oh Rahee los intimidara más de lo necesario. Seol Jihu podía imaginar lo siniestra que debía ser la atmósfera.

"Lo que sea. Entonces, ¿Qué conseguiste?"

"Joder".

"¿Qué?"

"No preguntes. Voy a llorar."

Hugo agitó su mano. Chohong se rió.

"¿Qué, te jodieron?"

"Sólo mira esta cosa. Este lugar tiene que estar haciéndome una broma pesada..."

Hugo desenvolvió la tela mientras se quejaba. Después de comprobar el contenido, Seol Jihu comenzó a observar el espacio a su alrededor.

Finalmente había llegado hasta aquí. Unió con fuerza a las 110 personas, se desempeñó mejor de lo esperado en la primera conquista de la Plaza del Sacrificio, e hizo que las seis personas regresaran vivas de la Plaza del Deseo Disonante.

Él estaba al 80% del camino. Sería estupendo que el resto funcionara por sí solo, pero Seol Jihu pensó que había pocas posibilidades de que eso ocurriera.

Se dio cuenta de esto con sólo recordar cómo progresó la Etapa 1. Había persuadido a todos a trabajar juntos, pero después de un tiempo, Oh Rahee sugirió que abandonaran a las demás.

De manera similar, aunque las cosas estaban progresando bien ahora, no había garantía de que todo terminara bien. Ya sea grande o pequeño, alguien estaba obligado a quejarse de alguna manera, y Seol Jihu esperaba que por lo menos surgiera un incidente más.

Entonces, ¿Qué podía hacer para evitarlo?

Seol Jihu encontró la respuesta al hacer del Banquete un banquete. Cuando vio a Oh Rahee caminando por el campo, sus ojos parpadearon.

"Señorita Oh Rahee".

No se detuvo. Tal vez estaba demasiado lejos para escucharlo.

"¡Señorita Oh Rahee!"

Levantó la voz, pero ella seguía imperturbable. No estaba seguro de si ella no podía escucharlo o si lo estaba ignorando, pero a juzgar por la forma en que tenía los brazos cruzados y caminaba con orgullo, supuso que se trataba de lo último.

Seol Jihu aclaró su garganta y levantó su brazo. Luego, gritó a todo pulmón.

"¡OH RAAAAAAAHEEEEE!"

Oh Rahee se detuvo. Crujió la cabeza hacia un lado espantosamente, y Seol Jihu inmediatamente añadió, "¡Señorita!"

En el siguiente momento, Seol Jihu encaró a Oh Rahee.

"¿Qué dijiste?"

Era la primera vez que la veía tan emotiva, así que rápidamente abrió la boca.

"Aaah, ese es su nombre, ¿Verdad, Señorita Oh Rahee?"

"Mi apellido. Bueno, supongo que podrías haber sabido de Kazuki o de alguien más. De todas formas, ¿Me llamaste por mi nombre?"

"Sí. Te llamé varias veces, pero no te diste la vuelta, así que..."

"…."

Oh Rahee entrecerró los ojos. Inclinó la cabeza. Después de un momento de vacilación, dejó escapar un corto suspiro.

"De todas formas, escuché que derrotaste al Campeón Orco."

"¿Eh? Ah, sí."

Seol Jihu se rascó la cabeza.

'¿Ya se ha extendido?'

"No lo hice solo. Sólo fue posible gracias al apoyo de mi equipo".

"¿No es evidente? ¿Quién creería que has derrotado a un Campeón Orco solo? Ni siquiera yo tengo confianza en hacer eso."

Su tono no sonaba condescendiente o burlón de ninguna manera. Así es como hablaba. Su tono en realidad estaba más cerca de la sorpresa.

"Qué misterioso..."

Murmuró para sí misma mientras enviaba extrañas miradas a Seol Jihu.

"De todas formas, ¿Qué pasa?"

Seol Jihu estaba a punto de preguntar: '¿Qué has conseguido?'. Pero cuando vio lo que ella tenía en la mano, cambió su pregunta.

"¿Quería un arma?" Él preguntó mientras Oh Rahee sostenía algo largo y grande envuelto en un paño.

"... Sí." Oh Rahee asintió débilmente. Cuando desató el nudo de la tela, una gran hacha larga de dos manos se reveló.

El símbolo de la flor grabado en la cabeza del hacha armonizaba bien con la delicada luz blanca que fluía hasta la empuñadura, dándole al arma un aspecto hermoso y sagrado.

"¿Un hacha?"

"Gracioso, ¿No?" Oh Rahee parecía más que un poco decepcionada.

En el Paraíso, encontrar un arma o armadura de alta calidad es difícil. Una parte del motivo se debía a la caída del Imperio, pero la mayor de ese motivo radicaba en la severa falta de material causada por la larga e interminable guerra.

Esta es la razón por la que el precio del equipamiento se disparaba por dígitos cada vez que uno subía de nivel. Además, era casi imposible encontrar un arma adecuada para un Alto Ranker.

Oh Rahee habría estado extasiada si hubiera recibido una espada larga al mismo nivel que esta hacha; pero esto no lo pudo evitar. Después de todo, la recompensa de la Etapa 2 se supone que concedía el deseo de los participantes en forma 'disonante'.

"Si has terminado, ¿Puedo irme?"

"No".

"¿Qué?"

"Espera". Seol Jihu arrastró a Hugo. 

Seol Jihu sonrió brillantemente y aumentó a propósito el tono de su voz.

"¿Quieren cambiar?"

"¿...?"

"¿Eh?"

Oh Rahee parecía que se estaba preguntando, '¿De qué estás hablando de repente?' Pero cuando vio el color rojo sangre en la mano de Hugo, parpadeó aturdida y dijo "Ah".

Los ojos de Hugo también se abrieron cuando vio el hacha en la mano de Oh Rahee.

"¿Puedo... puedo verla?" Oh Rahee preguntó primero.

"Yo también". Hugo asintió.

El dúo comenzó entonces a examinar el arma que intercambiaron.

"¿No confirmaron lo que tenían?"

"Te lo dije. No nos dijimos ni una palabra."

Cuando Seol Jihu preguntó, Hugo respondió con un nivel de concentración inusual.

"No tuvimos tiempo de..." Hugo murmuró en un aturdimiento.

'Tiene sentido', pensó Seol Jihu. Considerando lo cautelosos que eran entre ellos, preguntar '¿Puedo ver lo que tienes?' era probablemente imposible.

En cualquier caso, a juzgar por la cara de fascinación de Hugo, parecía que le gustaba el hacha.

Sucedió lo mismo con Oh Rahee. Ella escudriñó cuidadosamente el estoque rojo sangre emitiendo un aura siniestra y demoníaca como una espada. Por la forma en que la comisura de su boca estaba acurrucada, se podía ver lo satisfecha que estaba.

Las dos armas no parecían diferir demasiado en cuanto a su funcionalidad. E incluso si lo fuera, el intercambio sería justo siempre y cuando ambas partes estuvieran de acuerdo.

"Mi primera impresión sobre ti fue terrible... Pero me ha encantado todo lo que haces".

"¿Perdón?"

"No, nada". Oh Rahee sacudió su cabeza. Mirando a Hugo, ella preguntó, "Escucha, tú".

"¿Eh?"

"¿Qué te parece?"

Hugo levantó los dos pulgares hacia arriba como si no necesitara pensar en la respuesta.

"¡Perfecto!"

"Bien".

El intercambio se había completado.

Oh Rahee giró el estoque en su mano antes de acariciar la cuchilla con su mano y sonreír. Hugo corrió alrededor mientras balanceaba el hacha, como un niño que había recibido su regalo de Navidad.

Al ver esto, las cuatro personas que entraron con ellos a la Plaza del Deseo Disonante no se quedaron quietas. En caso de que alguien tuviera un artículo que valiera la pena cambiar, comenzaron a desenvolver su tela.

Luego, otras personas comenzaron a reunirse. Cuando vieron las recompensas que recibieron las seis personas, no pudieron evitar maravillarse con ellas.

La recompensa más buscada entre los Terrícolas.

El banquete que satisfacía magníficamente su interés.

Pronto...

"Um". Una persona se tragó y preguntó: "¿Cuándo vamos a seleccionar el siguiente grupo de participantes?"

Al escuchar esto, Seol Jihu sonrió con satisfacción.


*


La conquista de la Plaza del Sacrificio se aceleró.

El segundo intento terminó sin que nadie muriera, principalmente debido a que Oh Rahee jugó un papel activo. Ella mató más enemigos que nadie, y como uno podría esperar, no fue por una razón altruista.

Resulta que el estoque se hacía más fuerte e incluso podía restaurar la resistencia de su usuario bebiendo sangre. Cuando Seol Jihu lo descubrió, estaba convencido de que el estoque era una espada demoníaca de algún tipo.

En cualquier caso, los participantes pudieron conquistar la Plaza del Sacrificio cuatro veces ese día, y seis veces al día siguiente. Habían avanzado más de la mitad en sólo dos días.

Y en la sexta noche...

"Asombroso".

Kazuki murmuró asombrado después de conquistar de nuevo la Plaza del Sacrificio por sexta vez en un solo día.

"Nunca imaginé algo como esto el primer día."

Era tarde en la noche, pero docenas de personas se reunieron en el campo de hierba.

Gente que simplemente miraba, gente que detenía a los comerciantes desinteresados tratando de persuadirlos, gente que se preguntaba si debían aceptar el negocio, gente que regateaba...

Todo el campo estaba alborotado. Por la forma en que la gente se reunía alrededor de una gran hoguera, Kazuki sentía que estaba viendo un festival.

"Sabes, ni siquiera consideré el comercio."

No es que no pudiera. No lo hizo.

Cuando Kazuki se rió, Seol Jihu también se rió.

"No es nada asombroso, de verdad."

"Lo sorprendente es que consideraste esta posibilidad en esa situación."

Kazuki no se equivocó en esto. Mientras todos los demás estaban obsesionados con sacrificar a otros para escapar, Seol Jihu solo tenía la idea de convertir el Deseo Disonante en el Deseo Armonioso.

"Bueno, me preguntaba por qué este lugar recibió el nombre de Banquete cuando se abrió por primera vez." Seol Jihu continuó: "Se supone que los banquetes son divertidos".

Originalmente, un banquete es una fiesta donde muchos se reunían para celebrar o felicitar. Seol Jihu había interpretado esto de una manera Paradisíaca.

"Pensé en el motivo por el que se repartían los Deseos Disonantes... Y llegué a la conclusión que era para que la gente interactuara entre sí y se acercara más..."

Seol Jihu difuminó el final de su discurso antes de ponerse en cuclillas con un suspiro. Kazuki inclinó la cabeza.

"¿Por qué el suspiro?"

"Porque es difícil".

"¿Aunque las cosas fueron de acuerdo a tu plan?"

"Eso es cierto, pero..." Seol Jihu se mordió los labios. "Para ser honesto, tuve suerte."

"¿Suerte?"

"Sí. Pude forzar la situación gracias a que se cumplieron varias condiciones. Si nuestro equipo aliado no fuera la fuerza más fuerte aquí..."

En realidad, el plan inicial de Seol Jihu consistía en persuadir a otros diciéndoles sobre el comercio. Pero después de observar cómo funcionaban las cosas, usó un enfoque más convincente. Sólo había sacado la carta de los intercambios después. De lo contrario, nada de lo que dijera habría tenido peso.

Kazuki se encogió de hombros.

"Si fueras del tipo de orador elocuente o del tipo de estratega astuto, las cosas podrían haber salido como esperabas. Lo mismo puede decirse si tuvieras un carisma que pudiera hipnotizar a la gente a primera vista."

"Si realmente hay gente así, estoy celoso."

"Pero no creo que te hayas equivocado. No necesitas culparte a ti mismo."

"Yo también creo lo mismo."

Con eso, la conversación entre los dos se detuvo. Fue Seol Jihu quien rompió el silencio.

"De todas formas, ¿Qué conseguiste?"

"¿Yo? Ya sabes... ¿Qué hay de ti?" Kazuki le preguntó mientras glosaba la respuesta.

Seol Jihu respondió claramente, "Competencia".

Los ojos de Kazuki se abrieron de par en par y se echó a reír.

"Jajaja. Eres una verdadera pieza de entrenamiento. ¿Qué clase de deseo...?"

De repente, inclinó la cabeza como si algo fuera extraño y murmuró seriamente.

"Espera, tu recompensa debería haber sido 'disonante'... Pero no parece que lo haya sido".

"¿Verdad?"

"¿Puedes mostrármela?"

Seol Jihu agitó la cabeza.

"No la tengo".

"¿No?"

"La cambié".

¿Seol Jihu había renunciado a la competencia? Kazuki encontró esto difícil de creer.

"No sé qué eficacia tenía. Pero dudo que fuera mala. ¿Por qué la cambiaste?"

Seol Jihu sonrió.

"Eso es un secreto".

Kazuki parecía haber recibido un buen golpe.

"Tú tampoco me lo dijiste."

"…."

Kazuki levantó las dos manos y se fue con una sonrisa. Viendo a Kazuki caminar hacia la gente absorta en el comercio, Seol Jihu se levantó y regresó.

Se dirigió al campamento. Al entrar en la tienda, vio a María, que se había dormido después de terminar de sanar a los heridos, y a Hugo, que estaba sentado con el ceño fruncido.

Viendo a Hugo refunfuñar mientras sostenía la hacha de guerra que intercambió con Oh Rahee, Seol Jihu chasqueó su lengua.

'Esa arma es realmente asombrosa'.

Seol Jihu sabía la razón de la cara de descontento de Hugo. Aunque el arma era perfecta en otros aspectos...

¡Pzzzt!

"Aaaak".

Se resistía cada vez que Hugo intentaba infundir su maná.

Según Kazuki, rara vez había armas inteligentes que eligieran a sus usuarios. En otras palabras, el hacha de guerra rechazaba la disposición de Hugo y se negaba a aceptar a Hugo como su maestro.

"Ehh..."

Viendo a Hugo suspirar como si fuera el fin del mundo, Seol Jihu le dio una palmadita en la espalda.

"¿Sigue siendo igual?"

Hugo asintió abatido. Había estado hablando con el hacha durante los últimos cuatro días, tratándola como si fuera un objeto divino, pero parecía que no era suficiente para cambiar la mente del arma.

Después de gruñir con fuerza, Hugo explotó de rabia.

"¡Joder! Debo estar loco, haciendo toda esta mierda."

"¿Por qué no la cambias por otra? Nunca se sabe si alguien tiene un hacha mejor. Además, hay gente que aún no ha entrado".

Seol Jihu tenía razón, pero Hugo sacudió la cabeza con firmeza.

"No, voy a usar esta. ¡Lo haré!"

Seol Jihu pensó que Hugo se había dado por vencido, pero en cambio resultó estar ardiendo en deseos.

"Quiero decir, ¿No es sólo un trozo de metal al final del día?"

"Bueno..."

"¿Esta pequeña perra quiere elegir a su maestro? Ya que nació como un arma, debería agradecerme por querer usarla!"

¡Woong! El hacha de guerra brilló con fuerza. Parecía estar enfadada.

"¿Eh? Esta perra... Hey, hacha de tonta. ¿Me odias tanto?"

¡Woong!

"¿Oh? Guao... Sabes, soy un caballero cuando estoy con mi pareja, pero no lo seré contigo. Ya que no puedes entender con palabras, te voy a romper."

Seol Jihu estaba mirando con interés antes de empezar a dudar de sus ojos.

Hugo de repente golpeó el hacha y se arrojó sobre ella con su sucio trasero. Se sentó con las piernas cruzadas y habló con la cara de disgusto.

"Esta es la última oportunidad. Planeo usarte sin importar lo que pase. ¿Todavía quieres hacerte la dura?"

¡Woong! ¡Woong!

"Ooookay. Bien. Será mejor que no te arrepientas."

Hugo apretó los dientes antes de abrir de repente los ojos. Luego soltó un corto "¡Haat!"

¡Psh! Una bomba detonó. No, eso es lo que Seol Jihu pensó antes de que viera el trasero de Hugo saltar.

Incluso María se despertó aturdida.

"¿Qué... qué? ¿¡Qué pasó!?"

Con la cara adormecida, se giró a la izquierda y a la derecha antes de olfatear el aire. Cuando un mal olor entró en su nariz, frunció el ceño.

"¡AH, MIERDA!"

Gritó antes de taparse la nariz y salir corriendo de la tienda. Seol Jihu podía escucharla gritar "¡HIJO DE PERRA!" mientras vomitaba.

"Jaja, está exagerando. A mí me huele bien".

Hugo se rió con satisfacción mientras se frotaba el culo en el hacha de guerra.

"¿Qué te parece? ¿Hm? Es un pedo envejecido durante cuatro días! "

¡Woooooooooong!

Viendo la hacha de guerra vibrando de horror, Seol Jihu se disculpó interiormente y entró en silencio en su saco de dormir.

'Mañana'.

La Etapa 2 terminaría. Y tal vez este agotador Banquete llegaría a su fin también.

Seol Jihu miró al techo, y luego metió su mano en su bolsillo. Después de mirar el artículo que sacó, sonrió.

'¿Quién hubiera pensado que algo así existía?'

La Competencia que obtuvo tenía una eficacia increíble. Naturalmente, había agonizado por la decisión. Pero después de deliberar durante mucho tiempo, Seol Jihu eligió intercambiar. Creía que este artículo tenía un valor mucho mayor en términos de utilidad.

'Espero que sea feliz'.

Recordando visitar el Bosque de la Negación después de regresar al Paraíso, Seol Jihu cerró los ojos, mientras usaba los sonidos de desesperación del hacha de guerra como una canción de cuna.

La noche pasó, y a la mañana siguiente amaneció.

Los participantes despejaron los cuatro intentos restantes al instante. Una vez que lograron despejar la Plaza del Sacrificio 20 veces, la Plaza del Deseo Disonante se abrió permanentemente.

La Etapa 2 había llegado finalmente a su fin.