Reciente

martes, 28 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 128

Capítulo 128. Seol Jihu (5)


Incluso sin mirar, podía decir de dónde provenía el sonido. El Campeón Orco había movido su hacha en el momento en que Seol Jihu perdió el equilibrio.

Un disco apenas logró bloquear la cuchilla, pero la onda expansiva hizo que el cabello de Seol Jihu volara hacia atrás. Los fuertes vientos atravesaron los discos, y enfrentándose a la despiadada presión del viento que asolaba su cara, Seol Jihu cerró los ojos.

Cuando los abrió de nuevo, se dio cuenta de que su cuerpo estaba en el aire. Voló como un coche que conduce frenéticamente en reversa, hasta que finalmente golpeó la pared.

¡Thud!

"¡Puhup!"

La sangre brotó de la boca de Seol Jihu cuando sufrió daños internos. Con su visión borrosa, pudo ver al Campeón Orco golpeando con su hacha de guerra.

Fue entonces... ¡Click, click! Sonidos agudos de una secuencia de disparos en cadena hacia el cuello del monstruo. Justo cuando una guadaña encadenada estaba a punto de golpear su cuello, el Campeón Orco la golpeó con su brazo sin siquiera mirar atrás.

"... Chet." Un gigante chasqueó su lengua y tiró de la cadena de la guadaña hacia atrás. Una decena de flechas siguieron inmediatamente.

El Campeón Orco, que estaba a punto de acabar con la vida del insignificante insecto, no pudo evitar apretar los dientes y retroceder. ¿Pero de dónde habían salido todos estos refuerzos?

¿Krrrr?

Su nariz se movió, y luego rápidamente escudriñó su retaguardia. Después de observar que el viejo Orco había sido decapitado, finalmente se dio cuenta de la causa del inusual cambio. El Chamán Orco había sido asesinado mientras estaba concentrado en el débil que erróneamente pensaba que era fuerte.

Cuando el Campeón Orco vio a Kazuki alejarse corriendo de donde el Chamán Orco solía estar parado, soltó un resoplido de ira.

"¡Apúrate y llévatelo!" El hombre gigante que movía su cadena en círculo gritó.

Lara Wolff entró corriendo mientras era cubierta por otros. Ella agarró las piernas del joven que convulsionaba esporádicamente y tiró de él frenéticamente.

Por supuesto, Seol Jihu no podía reconocer nada de lo que pasaba a su alrededor. Estaba en un estado de completo desconcierto, como una pantalla de TV llena de señales diversas.

"Conmoción cerebral y convulsiones... ¡Necesita tratamiento inmediato...!"

Podía distinguir unas pocas palabras.

"El poder del Campeón Orco supera mis expectativas. ¿Puedes hacer algo al respecto?"

"Lo siento. No puedo usar el poder más allá de un Alto Ranker mientras esté dentro del Banquete".

"¡Aunque hayas usado un Deseo Divino...!"

"La gente que ha despejado el Banquete no puede volver a entrar en él. Pude torcer las reglas usando un Deseo Divino, pero se ha puesto una restricción a mis habilidades..."

Una conversación que no podía entender fluía.

"Primero".

Sintió un suave toque que envolvía su cara. Una sensación de calor fluyó en su cuerpo, y su visión se enfocó. Seol Jihu abrió los ojos y vio la cara de Kazuki.

"¿Estás bien?"

Seol Jihu se levantó de nuevo. Su cuerpo estaba empapado. Al principio, pensó que era sangre, pero luego se dio cuenta de que se trataba de sudor.

Cuando bajó la cabeza, el sudor frío goteó. También se sintió un poco agotado. Aunque la batalla fue corta, esto demostraba que había sido acorralado y gastado mucha energía mental.

Su mano se deslizó por el suelo, buscando su lanza. Al ver esto, Kazuki abrió la boca.

"No te preocupes. El hombre que salvaste es sorprendentemente hábil. Está aguantando con una táctica de golpear y moverse."

Seol Jihu rápidamente comprendió cómo se desarrollaba la batalla. El espíritu de lucha de los Orcos se había apagado en gran medida. Sus ojos carmesí también habían vuelto a su color original.

Lo más importante que sucedió era que el viejo Orco en la parte trasera había sido asesinado. Se preguntaba por qué Kazuki no lo apoyaba. Parecía que había ido a asesinar al Chamán Orco.

Kazuki puso su mano en el hombro del joven.

"Buen trabajo. Lo has hecho muy bien, de verdad. Gracias a ti, ahora estamos en una posición ventajosa."

No eran palabras vacías. Aunque la Sacerdote jugó un gran papel, Seol Jihu fue el que llamó la atención del Campeón Orco y luchó directamente. Gracias a él, Kazuki pudo asesinar al Chamán Orco sin que el Campeón Orco se enterara.

Pero era demasiado pronto para celebrar. La mayoría de los Guerreros Orcos estaban vivos, y el Campeón Orco todavía estaba corriendo. El gigante y los otros seis apenas mantenían al Campeón Orco bajo control con el apoyo de los Sacerdotes.

El poder del Campeón Orco era realmente increíble. Y en realidad, su poder físico superaba al de la mayoría de los de Altos Rankers. Un 'verdadero' Alto Ranker como Oh Rahee podría ser necesaria para luchar contra él.

Incluso entonces, había una posibilidad de que ella perdiera. La victoria no estaba garantizada.

Kazuki no podía negar que Seol Jihu hizo un buen trabajo. Sin embargo, la gente espera mucho más de él, mucho más de lo que sería capaz cualquier otro Guerrero de Nivel 3.

"¿Crees que puedes continuar?"

Kazuki eligió sus palabras con cuidado, ya que sabía lo abrumador que era enfrentarse a los ataques del Campeón Orco.

Seol Jihu tembló. Todos los humanos poseían un miedo primitivo. Seol Jihu no era diferente.

Los consecutivos ataques con hacha del Campeón Orco, su habilidad para usar el viento y su poder de ataque... Como alguien que los había experimentado todos, el miedo se arrastró dentro de Seol Jihu.

Una parte de él quería dejarlo todo en manos de Kazuki. Desde que empezó su labor hasta ahora, quiso dejar las cosas a otros y huir.

Pero sabía que no podía. Si lo hacía, no sería diferente de Audrey Basler.

Fue él quien convenció a la gente para que entrara en este lugar. También fue el que aceptó enviar a Chohong, su luchador más fuerte, a otro equipo.

Independientemente del proceso, fue el que condujo a 110 personas a este lugar como resultado. Por lo tanto...

"Señor Kazuki".

Tenía que 'devolver' lo que había recibido.

"No puedo luchar contra él por mucho tiempo. Tenemos que resolverlo de una sola vez".

Seol Jihu admitió interiormente, que por su cuenta era incapaz de manejar este monstruo. Tuvo que pedir prestada la fuerza de otros.

"¿Quieres ir a matar en un solo intercambio?"

"Sí. ¿Puedes crear una apertura?"

Kazuki asintió antes de girarse hacia el Campeón Orco. Seol Jihu parecía haber recuperado la compostura mientras miraba tranquilamente al Campeón Orco, preparando su postura.

"... Puedo hacerlo una vez."

Kazuki tiró su ballesta y sacó un arco largo de color púrpura.

"Utilicé dos disparos para matar al Chamán Orco. Así que sólo me queda uno." Murmuró mientras colocaba una flecha en el largo arco.

Mientras charlaban, varias personas arriesgaban sus vidas para que Seol Jihu tuviera tiempo de recuperarse. No había tiempo para dudar o perder.

"Vámonos".

Kazuki apuntó su arco.

Seol Jihu se mordió el labio inferior. Mirando hacia atrás, había estado demasiado indefenso. Era cierto que el Campeón Orco era poderoso, pero no pudo sacar todo su potencial debido al miedo. Desde el momento en que cruzaron las armas por primera vez, se intimidó demasiado y estuvo ocupado huyendo.


|No lo olvides. El entrenamiento es una batalla.|


'Señor'.

Seol Jihu recordó las palabras de Jang Maldong y apretó su lanza. Suprimió el maná que parpadeaba salvajemente a su alrededor.

"¡Adelante!"

¡Ping! En el momento en que Kazuki soltó la cuerda del arco, Seol Jihu se lanzó hacia adelante como un rayo de luz. La flecha dibujó un arco en el aire antes de descender como un ave.

El Campeón Orco ya estaba furioso hasta el límite. No importaba cuántas moscas se reunieran, al final, sólo eran moscas. Pero cada vez que el Campeón Orco intentaba hacer algo, las barreras en forma de disco bloqueaban sus ataques, frustrándolo sin cesar.

¡Swish! Con un sonido de algo cortando el aire, una energía escalofriante lo alcanzó. El Campeón Orco levantó la vista antes de saltar instantáneamente hacia atrás. De un vistazo, parecía que el Campeón Orco estaba tratando de salir del alcance de la flecha.

Desde el punto de vista del sentido común, era imposible que una flecha disparada cambiara su curso. Sin embargo, los Altos Rankers tenían el poder de alterar el sentido común.

La flecha que se dirigía hacia abajo se movió como una criatura viviente justo antes de tocar el suelo. Luego, como una golondrina que sube, la flecha dibujó un arco claro y persiguió al enemigo que huía.

Después de alcanzarlo, la flecha rozó el tendón de Aquiles del Campeón Orco, y Kazuki inmediatamente se abalanzó hacia el Campeón Orco mientras le cortaba la pantorilla derecha. Se había acercado mientras la atención del enemigo se centraba en la flecha y realizó un ataque perfectamente sincronizado.

Claramente, había planeado todo el movimiento para restringir el movimiento del Campeón Orco.

Pensando que lo había conseguido, Kazuki se giró para comprobarlo. Sin embargo, el Campeón Orco no prestaba atención a Kazuki ni a la flecha. Sólo miraba fijamente al frente, aturdido.

Kazuki examinó al monstruo una vez más. Ahora que lo pensaba, sentía que la flecha había errado su marca por un ligero margen, e incluso su daga sólo le había cortado ligeramente.

A continuación, cuando vio el resplandor de la bestia del Campeón Orco, Kazuki dijo "¡Ah!"

El Campeón Orco no había corrido para esquivar la flecha. Fue todo lo contrario. Sabiendo que Seol Jihu estaba apuntando a él, había retrocedido hábilmente para ganar impulso y reducir el daño recibido.

El Campeón Orco pisó con su pie derecho, casi como si dijera con desprecio: '¿Acabas de descubrirlo?' Entonces, avanzó con fuerza del suelo.

Viendo al Campeón Orco saltar hacia adelante como si fuera un salto de longitud, Kazuki se dio cuenta de que había tomado una decisión equivocada.

No debería haber matado al Chamán Orco. Aunque el Campeón Orco hubiera sido más fuerte, era mucho mejor tenerlo en un estado de locura. Ahora, aunque su destreza física se había reducido, había recuperado su inteligencia.

Esa no fue la peor parte. Si una monstruosidad como el Campeón Orco se hubiera dado cuenta del plan de Kazuki, seguramente habría calculado sus siguientes movimientos. Como para probarlo, ya había superado la barrera normal de un Sacerdote. Ahora, sólo los discos podían proteger a Seol Jihu.

Pero el Campeón Orco había sido molestado por los discos todo el tiempo. ¿Cómo no los había puesto en sus cálculos?

Kazuki estaba lleno de desesperación. En el momento en que Seol Jihu entrara en el campo de ataque del Campeón Orco, moriría sin duda alguna.

"¡¡¡RETROCEDE!!!"

Kazuki gritó a todo pulmón, pero Seol Jihu estaba avanzando desde el momento en que Kazuki disparó su flecha. Incluso había usado la última carga del Pendiente Festina.

Pero cuando el Campeón Orco dejó de retirarse y de repente se precipitó hacia delante, Seol Jihu se quedó atónito. Planeó perseguirlo y hacerle un agujero en el pecho con una estocada infundida de Aura. Sin embargo, el Campeón Orco había cerrado la distancia entre ellos con una sonrisa siniestra.

Como si supiera lo que Seol Jihu planeaba hacer, estaba claramente dispuesto a acabar con él.

Para cuando Seol Jihu se dio cuenta, el Campeón Orco ya estaba haciendo su movimiento. Observó cuidadosamente dónde se creaban los discos blancos y dejó un margen de maniobra para cambiar de rumbo.

Seol Jihu aún no podía leer sus ataques. Sin embargo, podía adivinar lo que pasaría después debido a la devastadora presión del viento que golpeaba contra él.

Su cabeza se quedó en blanco, y sus ojos también se quedaron vacíos.

"Ah..."

Justo cuando pensó, 'Esto es todo...'


|No lo olvides. El entrenamiento es una batalla.|


Una voz calmada pasó por su cabeza.


|Escucha, mocoso. Deja de intentar hacer cosas sin un plan y usa tu cabeza.|

|Te dije que no te movieras de ese lugar. Pero nunca te dije que no te movieras en absoluto.|


Viendo el brazo derecho del Campeón Orco balanceándose hacia abajo, Seol Jihu se agachó a la izquierda.


|Eso es todo.|


Una sensación punzante y aguda pasó a su lado. El Campeón Orco todavía tenía la misma mirada aburrida que antes. Después de todo, tenía más de un arma. Y como si dijera, '¿Cuál es el sentido de esquivar?', bajó su otra hacha hacia el insecto que se estaba agachando.

En realidad, Seol Jihu ni siquiera sabía que apenas había esquivado el primer ataque. Y esta vez, ni siquiera tuvo la oportunidad de mirar el brazo del Campeón Orco.

Pero intuitivamente sabía que el ataque del Campeón Orco no había terminado. Después de todo, podía ver a Kazuki corriendo hacia él con una cara de miedo y, lo que es más importante, sentía una clara sensación de pinchazo en el cuello.

La cabeza de Seol Jihu estaba vacía. Perocomo había aprendido y según sus instintos lo guiaban. Seol Jihu puso instantáneamente su espalda hasta la mitad y se agachó a la derecha en un acto reflejo.

¡Swish!

¿Podría ser esto lo que se siente tener una sierra pasando ferozmente por encima de uno mismo?


|Buen trabajo.|


Mientras los escalofríos corrían por las espaldas de todos los que miraban, Kazuki dejó de correr. Una mirada de shock se extendió por su cara, lo suficiente para hacer que se olvidara de todo.

"Que...."

El primer ataque fue una cosa, pero el segundo ataque debería haber sido un jaque mate. No importa cómo lo viera, debería haber sido imposible de evitar.

El Campeón Orco no sólo lo cronometró perfectamente, sino que a menos que uno tuviera ojos detrás de la cabeza, no había forma de saber de qué dirección venía.

Sin embargo, el joven lo había esquivado. Había pasado con un movimiento acrobático y evitó el ataque por un margen muy estrecho.

Kazuki presenció toda la escena, pero aún así estaba lleno de dudas.

Era como si el joven se hubiera movido 'intuitivamente'...

"¿Podría ser?"

La mandíbula de Kazuki cayó.

'¿Él aprendió Intuición?'

Incluso esquivando los troncos de madera de Jang Maldong diez mil veces puede que no se obtenga esta habilidad. Incluso entre los superdotados, se decía que sólo una pequeña minoría podía obtener esta maravillosa habilidad.

Si los espectadores se sorprendieron tanto, ¿Qué tan sorprendidos estarían los involucrados?

El Campeón Orco, que ahora tenía los brazos cruzados hacia abajo, parecía confundido. Su primer ataque había sido una finta para sacar el disco blanco. Ni siquiera había considerado esquivar al insecto que tenía delante.

Mientras los compañeros y el enemigo estaban en estado de incredulidad, Seol Jihu también estaba envuelto en una extraña sensación. Para ser precisos, sentía el viento que lo tocaba mientras esquivaba las hachas del Campeón Orco.

Al igual que cuando flotaba en el lago y sentía el flujo del agua, se concentró sin pensar en la corriente de viento que pasaba por delante de él.


|Paso Flash es una técnica en la que te mueves instantáneamente usando la elasticidad que proviene de doblar el cuerpo como un arco.... Ya que usa todo tu cuerpo, puedes decir que está más cerca de una técnica corporal que de una técnica de pies|


Casualmente, su cuerpo estaba doblado.


|La clave es consumir la mínima energía.|


Como si estuviera preocupado de que esta sensación desapareciera, Seol Jihu despertó su maná y lo controló subconscientemente.

Dividiendo una gran corriente en docenas de corrientes más pequeñas, las esparció uniformemente a través de sus venas y meridianos. Pronto, cuando los arroyos se conectaron como una telaraña bien tejida, la cabeza de Seol Jihu se levantó.

Más allá de sus gotas de sudor, pudo ver al Campeón Orco mirándolo. Una refinada luz parpadeó en los ojos de Seol Jihu mientras enderezaba su espalda doblada.

¡Boom!

Con un sonido explosivo, la lanza que Seol Jihu extendió. No, todo su cuerpo se disparó hacia adelante.

¡Kkudeeeeeuk!

La Lanza de Hielo penetró en la armadura del Campeón Orco y se clavó en su costado. La mandíbula del monstruo se abrió.

Pendiente de Festina y la explosividad de Paso Flash. Como el ataque vino de tan corta distancia, ni siquiera el Campeón Orco pudo reaccionar inmediatamente.

Cuando un dolor agudo se extendió por su cuerpo, el monstruo apretó los dientes en lugar de gritar.

Todavía no. Aunque ocurrió un incidente inesperado, no había perdido. Podía soportar una lesión de este nivel. Todavía se aferraba a sus armas, y el enemigo estaba a su alcance. Un debilucho como un humano debería convertirse en pasta de carne si sólo mueve su hacha.

El Campeón Orco intentó levantar su hacha de guerra, pero su brazo se quedó atrás. Antes de que se diera cuenta, el hombre gigante la había envuelto con su cadena y estaba tirando de él.

¡Keeeeeeeeu!

Negándose a rendirse, el Campeón Orco tiró el hacha con su mano derecha y agarró la lanza clavada en su cuerpo.

Fue entonces... De repente, una lanza azul llenó su visión.

¡BOOM!

La sangre brotaba de su nariz. La Lanza de Maná de Seol Jihu había inclinado su barbilla hacia arriba, tanto que su yelmo salió volando.

El Campeón Orco incluso soltó la lanza que tenía en su mano. Con un resoplido casi mortal, el monstruo bajó su cabeza.

En el momento siguiente, el Campeón Orco vio la Lanza de Hielo parpadeando con flamas azules.

La Estocada.

Una estocada  verdaderamente limpia y hermosa.

¡Psssh!

La punta de la lanza atravesó el plexo solar del Campeón Orco y salió por su espalda. El cuello del monstruo se retorció, y la sangre brotó de su boca.

La fuerza escapó de la parte inferior de su cuerpo. Aunque sus piernas se doblaban, sus ojos feroces seguían vivos. Ya no miraba fijamente al joven como un debilucho. Casi como para grabar el rostro de la existencia que marcaba su fin, el Campeón Orco miró a Seol Jihu blandiendo su lanza.

Pronto.

Su cabeza se separó de su cuerpo, lanzándose al aire y luego rodando por el suelo.

Seol Jihu respiró hondo mientras miraba el cadáver que se derrumbaba lentamente con los ojos abiertos.

¡Thud!

El musculoso cuerpo cayó al suelo y creó un pequeño estruendo. El Campeón Orco finalmente había caído.

Y...

Confirmando la muerte de uno de sus comandantes, los Guerreros Orcos se desorganizaron. Esto no se podía evitar. Había una clara diferencia entre los Guerreros Orcos y los Campeones Orcos. Comparados con el ejército de una nación, eran soldados de infantería y generales, respectivamente.

Pero el general que recibía su absoluta confianza acababa de ser ejecutado por un simple comandante de mil hombres... No, de cien hombres. ¿Cómo no se sorprendieron?

No sólo retrocedieron vacilantes, sino que algunos incluso dejaron caer sus armas.

Kazuki apretó los puños. En el momento en que Seol Jihu había esquivado el segundo ataque del Campeón Orco, se le puso la piel de gallina en todo el cuerpo y ya no pudo contenerse.

"¡Seol...!"

Levantó la mano.

"¡¡¡Seol Jihu de Carpe Diem ha derrotado al Campeón Orco!!!"

Y gritó en voz alta.