Reciente

martes, 28 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 126

Capítulo 126. Seol Jihu (3)


El silencio llenó el aire. Los espectadores miraban con expresiones variadas; los camaradas de Seol Jihu con caras rígidas, los 32 miembros de la minoría con nerviosismo, y los 78 miembros de la mayoría con curiosidad.

El silencio de la mayoría podía ser visto como un acuerdo tácito de las palabras de Audrey Basler. Aunque no estaban de acuerdo con ella abiertamente, lo que dijo debe haberles llamado la atención.

Así es como funcionaba la mente humana. En el momento en que se involucraban directamente en un problema, la justicia de la situación ya no importaba. Sólo las ganancias y las pérdidas eran importantes.

"No pienses mal de mí".

Audrey Basler lo sabía muy bien.

"Pregúntales si quieres... ¡Ah! Por supuesto, pueden sentirse asqueados ya que tienen que renunciar a sus recompensas, pero en el fondo, estoy segura de que están felices de tener una oportunidad de sobrevivir".

Ella decía lo que quería...

"De todas formas, hablen entre ustedes y tomen una decisión."

Y presentó los términos del acuerdo por su cuenta.

Seol Jihu la miró fijamente. Ojos de Serpiente sonrió ferozmente, y preguntó, "¿Qué pasa con esos ojos?"

"…."

"¿Por qué me miras así?"

"... Las 78 personas del lado de la mayoría y las 32 del lado de la minoría necesitan una relación de simbiosis." Seol Jihu finalmente abrió la boca. "Con un lado faltante, el otro lado no puede conquistar la Etapa."

"Mm~"

Basler prolongó el final de su sentencia y sonrió con sus ojos. Un sentimiento siniestro se apoderó de Seol Jihu, y su humor se hundió rápidamente. No estaba seguro de si Basler lo hacía a propósito o si se trataba sólo de su personalidad. En cualquier caso, parecía ser una provocadora innata.

"¿De verdad?"

Seol Jihu estaba a punto de preguntar, '¿Qué quieres decir?' Sin embargo, su rostro se endureció rápidamente. Se dio cuenta de la causa de su anterior sentimiento ominoso.

Lo que sucedió después no es algo que deba decirse en este lugar. Sin embargo, la boca de Audrey Basler no se detuvo.

"Puede que lo descubras... mañana temprano."

... Al final, ella lo dijo. Riéndose entre dientes, mientras miraba fijamente a los 32 miembros de la minoría.

"…."

Ella no debería haber dicho eso.

Si sabía cómo se sentían las 32 personas, incluidas las víctimas del incidente anterior. Si sabía por qué se convocó esta conferencia, no debería haberlo dicho ni siquiera en broma.

Después de todo, eso equivalía a echar por la borda la posibilidad a la que apenas se aferraban.

Seol Jihu inclinó lentamente su cabeza hacia arriba y miró al cielo.

"¡Kekekeke! ¿Eh? ¿Estás loco?"

¿Realmente pensó eso? ¿O lo hizo a propósito, sabiendo las consecuencias de sus palabras?

|¿Dónde están todos los asesinatos y las puñaladas traicioneras, ya sabes, las cosas divertidas? ¡Tiene que ser más extremo que esto!|

Tal vez, era ambas cosas. Considerando la Ventana de Estado que vio en la Etapa 1, ella es más que capaz de hacerlo.

|Puedo garantizarte una cosa.|

De repente...

|Aunque no hagas nada, habrá gente que te maldiga. Cuanto más famoso seas, más odio recibirás. Algunas personas incluso estarán resentidas contigo. Eso no es el final de todo. Habrá un montón de gente que tratará de usarte.|

Las palabras que había escuchado en el pasado pasaron por su cabeza.

|Porque estás tratando de avanzar.|

A pesar de lo horrible que era, Seol Jihu aún pensaba que valía la pena intentar guiarla.

Aunque falló magníficamente la primera vez, trató de aprender de ello y buscó una manera de mejorar. Sin embargo, fue lo mismo en la Etapa 2.

"Oye, ¿Estás loco?"

En realidad, él sabía la razón. Como dijo Kim Hannah, el mundo no era tan simple y transparente. Y se dio cuenta de esto a través del Banquete.

"Ey, ¿Qué vamos a hacer? Nuestro Príncipe está muy enojado..."

Dar algo no garantiza recibirlo.

"Vale, fui demasiado dura. Deja de estar tan enojado. ¡Aquí! Vamos a darnos la mano."

Lo mismo ocurría con las relaciones humanas. Había quienes expresaban gratitud por una muestra de buena voluntad, pero también había quienes lo consideraban un derecho. Hubo gente como Oh Rahee, que fue rápida en entender, y gente como Audrey Basler, que ignoró todo.

"¿Príncipe?"

Por lo tanto, el mundo no es una Regla de Oro. Si el mundo operara bajo la ley de intercambio equivalente, entonces estaría teñido de oro.

"¿Me estás ignorando?"

Entonces, ¿Qué debería hacer? Si las palabras no servían de nada, ¿Qué método debería usar?

"¿Por qué estás tan preocupado?"

La respuesta era simple. Después de todo, lo observaba todos los días.

"Es fácil. Sólo tienes que tomar una decisión para mañana temprano, y podremos hacer las cosas a tu manera."

Él no debería estar esperando o buscando la Regla de Oro...

"Me entiendes, ¿Verdad?"

Él tenía que convertirse en la Regla de Oro.

"¿Lo has entendido?"

No tenía intención de hacer el papel de 'aliado de la justicia'. No intentaba convertirse en alguien que fuera fuerte contra los fuertes, y débil contra los débiles.

"Ah, este cabrón me está ignorando como un perro callejero."

Era sólo que... si el mundo era así... el mundo en el que vivía...

"Qué aburrido".

Aunque podría ser tarde, tendría que adaptarse a ello adecuadamente.

"Sin emociones, sin diversión, estoy fuera."

Antes de que se diera cuenta, el cielo del vasto campo brillaba con una luz dorada.

'El Mandamiento Dorado'.

... Claro. Todo de acuerdo con el Mandamiento Dorado.


[Su 'caótico' nivel de cognición...]


Y así.


[... cambia a la 'Regla de Oro'.]

[Moderado (Las acciones y los pensamientos son sensatos; trabaja duro) / Despertar / Regla de Oro (Tratar a los demás como te han tratado a ti)]


En el momento en que se estableció su estándar...

"Siéntate".

Seol Jihu se quitó la máscara.

"... ¿Hm?"

Los pasos de Audrey Basler se detuvieron.

"No he terminado de hablar".

Se dio la vuelta. Una mirada de éxtasis se extendió por su cara, casi como si pensara, 'Por fin está reaccionando'.

Sin duda, ella estaba disfrutando de la situación. Bien. Entonces él tenía que disfrutarla también.

"Oooh~ Se está volviendo agresivo, ¿Eh?"

"He dicho que te sientes".

Cuando Seol Jihu caminó hacia adelante, la cabeza de Audrey Basler se inclinó lentamente hacia arriba. El joven se detuvo justo delante de ella. Cuando bajó la mirada, los ojos serpenteantes de Audrey Basler se curvaron como lunas crecientes.

"Aterrador, aterrador. ¿Vas a pegarme?"

"No lo diré por tercera vez", dijo Seol Jihu en voz baja.

"¡Kik!" Basler parpadeó dos veces antes de resoplar: "¡No quiero!"

Como si encontrara al joven gracioso, su cara se distorsionó venenosamente. Ella gritó, "Iba a dejarlo pasar, pero debes estar realmente loco".

Fue entonces.

"¿Quién diablos eres tú para decirme qué...?"

¡Thwack! Basler se desplomó repentinamente cuando sus ojos se abrieron de par en par. Incapaz de soportar el impacto instantáneo, cayó sobre su trasero y se apretó las sienes ante el dolor que la invadía.

Mirando hacia arriba con el ceño fruncido, vio el puño del joven. Sólo entonces se dio cuenta de lo que había pasado.

Se puso nerviosa sólo por un momento.

"¡Hey!"

"¡Ese bastardo...!"

Algunos de sus camaradas intentaron dar un paso adelante pero se detuvieron cuando Basler les hizo una señal con la mano.

"Vaya..." Con el trasero aún tocando el suelo, abrió lentamente la boca: "Confiado, ¿Eh, Príncipe? ¡Debe ser agradable tener tantos amigos!"

La sonrisa nunca dejó su cara. "Finalmente mostraste tus verdaderos colores. Bien, ladraré como tú quieres que lo haga. No veo por qué no."

"…."

"¿Qué? ¿Quieres que mueva la cola también? ¿Así?" Se puso de rodillas y comenzó a sacudir su trasero.

"La minoría tiene que hacer esto para sobrevivir..." Se burló mientras enfatizaba la palabra 'minoría'.

"¿Esto no es suficiente? ¿No estás satisfecho? ¿Realmente quieres que ladre?" Luego abrió y cerró la boca repetidamente, fingiendo ladrar.

Sabiendo por qué lo hacía, Seol Jihu respondió con una sonrisa tranquila, "Suena bien. Hazlo."

"¿Eh?"

"Bark, Bark".

Los ojos de Audrey Basler se abrieron de par en par.

"Ya que estamos haciendo esto, hagámoslo bien. Ah, ¿Qué te parece si tú también orinas? Con una pierna levantada, por supuesto".

"... ¿Qué?"

Para cada problema, había un resultado que no podía ser cruzado. El rostro travieso de Audrey Basler se retorció indescriptiblemente.

"¡Jajaja!" Ella se detuvo completamente. Luego bajó la cabeza y se levantó lentamente. "Hiyaa... ¡Tienes muy buen gusto!"

"Querías actuar como un perro, ¿No? Sólo estoy dando buenas sugerencias."

"Debes pensar que eres algo especial porque te sigo llamando Príncipe... Escucha." La alegría desapareció de su expresión. Una de sus cejas se levantó. "¿Estás seguro de que puedes manejarlo?"

"¿...?"

"Parece que estás muy equivocado. No nos quedamos quietos porque te tenemos miedo. Les tememos a ellos: a las Tríadas, a Umi Tsubame y a Carpe Diem. ¿Entendido?"

Seol Jihu sonrió.

"¿Eh? ¿Crees que es gracioso? Claro, adelante, ríete todo lo que quieras. Pero las cosas serán diferentes una vez que regresemos al Paraíso."

"¿En serio?" Seol Jihu cruzó sus brazos tranquilamente. "Si sólo eres tú, creo que yo soy más que suficiente."

"¿Oh?" Basler se regocijó como si hubiera estado esperando estas palabras. "¿Ese es su orgullo como hombre? Parece que tienes pelotas. Entonces, ¿Quieres pelear? Sin que nadie se meta en nuestros equipos, por supuesto".

Ella se distanció sigilosamente y levantó la guardia como un boxeador. Viendo esto con una mirada vacía, Seol Jihu tiró su Lanza de Hielo y se sacudió ligeramente las manos.

"Jajajaja".

Audrey Basler se rió.

"¡Debes haber visto un montón de pe..." Rápidamente bajó la parte superior de su cuerpo y terminó, "...lículas!"

Entonces, ella abruptamente corrió a un lado antes de avanzar hacia adelante en una emboscada.

Avanzó como un rayo de luz, pero al momento siguiente, su orgulloso rostro se quedó en blanco. Junto con el sonido del aire que estallaba, el joven, que había estado de pie en un estado indefenso, se precipitó instantáneamente.

'¿Cuándo...?'

¡Thwack! Con un sonido claro y contundente, la cabeza de Basler se giró con fuerza. Su cuerpo también se inclinó y giró en el aire. Pero antes de que pudiera murmurar un solo grito, su ojo izquierdo se puso ardiente.

"¡Keuk!"

Como se esperaba de un Arquero de alto nivel, ella no se cayó. Sin embargo, ya había perdido el equilibrio.

"Espe..."

A continuación, otro golpe sordo golpeó su cabeza. Un corto grito sonó. Al final, tropezó una vez más.

Rápidamente perdió la compostura. Con la cabeza caída, cayó en la desesperación. No podía creer lo que estaba pasando. Sabía que el joven era fuerte, pero ¿Cómo podría un Arquero perder en velocidad con un Guerrero del mismo nivel?

Eso era simplemente imposible.

"¡Tú...!"

Como si no pudiera aceptar el resultado, cayó y se llevó una mano a su muslo.

¡Pang! El sonido de la explosión de aire sonó de nuevo. Seol Jihu avanzó dos veces más rápido que antes y pateó su mano, que estaba sacando una daga.

La mano pateada se agitó en el aire, y pudo ver a Seol Jihu con su mano derecha tirando hacia atrás.

"¡Kyaaak!"

Cuando su golpe aterrizó, Basler cubrió sus ojos como si su visión se hubiera enturbiado.

A pesar de todo...

"Si, como dices, sacrificamos..."

Seol Jihu habló con calma y no dejó de golpear.

"Las 32 personas..."

Su nariz fue aplastada, causando que la sangre saliera a chorros.

"Sólo 30 de las 78 personas pueden irse".

Sus pómulos se hundieron...

"Y los 48 restantes tendrán que luchar de nuevo... ¿Y qué?"

Y la sangre fresca fluía de sus labios reventados.

"¿Lo averiguaré por la mañana?"

Un golpe con la derecha lleno de rabia salió disparado. Le rompió la boca, haciendo que tres o cuatro dientes cayeran.

"¿Qué coño se supone que significa eso?"

Viendo su cabeza caída, Seol Jihu le golpeó la cabeza. Basler cayó al suelo una vez más.

Parecía que no había perdido la conciencia mientras se tambaleaba. Sin embargo, tropezó con sus propios pies y cayó de nuevo sobre su trasero.

"Auu... auuuuu..."

Los camaradas de Basler, que pensaban que sólo estaba jugando, se dieron cuenta de la gravedad de la situación. Intercambiaron rápidas miradas entre ellos.

"¡Eh! Eso es sufi..."

"Mhm, eso es suficiente para ti también."

Al escuchar una voz que interfería desde una distancia cercana, el hombre que sacaba su arma se congeló. Pudo sentir a alguien envolviendo su brazo alrededor de su cuello.

Cuando volteó la cabeza hacia atrás, vio a un hombre bien vestido mordiendo un cigarrillo.

"¿No crees que interferir en una pelea de uno contra uno es hacer trampa?"

Antes de que se diera cuenta, los miembros de las Tríadas se habían reunido todos detrás de él.

"¿No estás de acuerdo, amigo?"

Hao Win le guiñó un ojo al hombre que tenía alrededor de su brazo y exhaló un humo. El hombre frunció el ceño.

"Pero él va demasiado..."

"¿Ahh?"

En ese momento, algo negro atravesó el humo blanco y se detuvo justo frente a su cara.

"¿Qué fue eso?"

Hugo había acercado su cara con la mano sobre la oreja. Crack. Cuando escuchó al hombre apretar los dientes, asintió con la cabeza y exclamó.

"¡Ajá! ¿Quieres que te den una paliza?"

¡Hic! El hombre tiene hipo. Hugo y las Tríadas eran famosos por su crueldad.

"¡Ka, Kazuki!"

Llamó a Ayase Kazuki, que normalmente ocupaba una posición moderada.

"¿Hm?"

Pero cuando vio a Kazuki cargando su ballesta con pernos, no pudo evitar cerrar la boca.

Como resultado, Seol Jihu fue capaz de hacer lo que tenía que hacer sin ninguna interferencia.

"Levántate".

"Huaaa..."

Salió un sonido agudo. Debido a que Seol Jihu había golpeado repetidamente su cara, su cabello estaba despeinado y su cara estaba cubierta de sangre.

"Levántate. No quiero escucharte poniendo excusas después, como si te hubieras tropezado o algo así."

"Keu... Keuhuhu..."

"¿No te vas a levantar?"

Seol Jihu dio un paso adelante y la levantó por su cola de caballo.

"¡Auuuu!"

Después de cogerla por el cabello con fuerza, empujó ligeramente su cuerpo. Ojos de Serpiente se movió hacia adelante y hacia atrás antes de que diera unos pasos.

Esta vez, no fue para distanciarse de la batalla. Fue por completo miedo.

¡Thwack!

"Kuk-"

Cuando golpeó la parte trasera de su cuello, se escuchó un sonido que cortaba la respiración. Basler ya no recordaba cuántas veces se había caído.

"Levántate".

Su cuerpo derribado se movió. Cuando los pasos del joven se acercaron, sus brazos y piernas se agitaron en la desesperación.

Basler nadó a través del campo de hierba antes de apenas lograr darse la vuelta y abrazar el tobillo de Seol Jihu.

"Sph... spre yo..."

Debido a sus dientes rotos, el sonido de una flauta sonó con sus palabras.

"Lo sirrnto... lo sirrnto... espra..."

Con sus ojos teñidos de moretones rojo-azulados, suplicó por su vida mientras apestaba a sangre.

Seol Jihu habló con calma, "Levántate".

Al escuchar su fría voz, Basler hizo una mueca. Lágrimas de sangre continuaron cayendo de sus ojos.

"Yo... te haré ssahay... sho... spera..."

"…."

"¡Barw! ¡Yo Barw! ¡Wan! ¡Wan, wan! ¡Wan, wan, wan!"

Incluso ladró de verdad.

Seol Jihu estaba a punto de recogerla del cuello cuando una luz llamativa llamó su atención.

'¡Su color...!'

Cuando comprobó su color en la Etapa 1, ella había sido amarilla, Atención Requerida. Permaneció igual hasta ahora, cuando de repente empezó a cambiar.

De amarilla a incolora.

No era la primera vez que el color de alguien cambiaba. Había visto el color de Teresa cambiar de incoloro a dorado.

Sin embargo, esta era la primera vez que veía cambiar un color de peligro.

Mirando hacia abajo con una mirada fija, Seol Jihu se puso en cuclillas. Levantó su barbilla con su dedo índice hasta que se encontraron con los ojos.

Viendo que los ojos sucumbían completamente al miedo, pudo adivinar por qué el color cambió.

"¿Era esto realmente necesario para hacerte entender?"

"…."

"¿Por qué no pudiste escuchar cuando te hablé amablemente?"

"…."

"No es que te haya dicho que vayas a morir sola."

"…."

"Era para que todos pudieran vivir".

Basler temblaba intensamente y apenas lograba mirarlo a los ojos. Pero cuando escuchó la calma de su voz, se le puso la piel de gallina de repente en su cuerpo. No podía creer que estaba mirando al mismo joven que vio en la Etapa 1.

"Seamos honestos. Tú también lo sabías."

Ciertamente no hablaba sólo con Audrey Basler. Viendo a Ojos de Serpiente asintiendo con la cabeza locamente, Seol Jihu se puso de pie.

"Permítanme agregar una condición más".

Miró a la facción mayoritaria y se limpió el sudor de su frente. Debido a la sangre y la carne que cubría su mano, se dibujó una línea de sangre en su frente.

"Audrey Basler y sus cinco compañeros de equipo. Los consideraremos como parte de la facción minoritaria cuando formemos los equipos".

Básicamente decía que separaría a Ojos de Serpiente y a su equipo para que no tuvieran otras intenciones.

"También..." Seol Jihu continuó, "Si alguien tiene una mejor idea, estoy abierto a la discusión".

Les decía que hablaran ahora si tenían algún problema.

De repente, sonó una carcajada apagada. Oh Rahee tenía la cabeza agachada con la mano sobre la boca. Sus hombros temblaron por un rato antes de que finalmente se levantara. Caminó hacia el joven con pasos ligeros antes de escudriñarlo de arriba a abajo.

Cuando ella siguió mirándolo, Seol Jihu abrió la boca primero.

"¿Hay algún problema?"

"No, no, no se trata de eso."

"Hnnng". Con un largo tarareo, Oh Rahee se encogió de hombros.

"Quiero estar en el primer equipo que entre en la Plaza del Deseo Disonante. ¿Está bien eso?"

Mirando a Audrey Basler, que temblaba como un bicho, se echó a reír.

"Estoy segura de que ha escuchado el dicho de que el primer botón debe ser abrochado correctamente. A cambio de entrar primero, me aseguraré de sacarlos todos".

Seol Jihuh respiró profundamente. Con su declaración, la conferencia había tomado una decisión. Con Oh Rahee, uno de los miembros más fuertes de la facción mayoritaria de acuerdo, la balanza se había inclinado a su favor.

"Podemos decidir durante la conferencia del equipo."

Parecía estar completamente de acuerdo con todas sus condiciones. Y mientras no violara ninguna regla, Seol Jihu no tenía ningún reparo en dejarla ir primero.

"¿Debería llevarla?" Oh Rahee preguntó mientras miraba a Ojos de Serpiente. Parecía estar diciendo que la vigilaría. Seguramente, era una señal de buena voluntad.

"No".

Sin embargo, Seol Jihu sacudió la cabeza. Confiar en Basler sólo porque su color cambió sería una tontería.

"Nos llevaremos a Audrey Basler".

"¿Estás seguro?"

"¡Por supuesto. Chohong!"

Chohong levantó la mano como si hubiera estado esperando este momento. Se acercó rápidamente a ellos mientras arrastraba su intimidante Espina de Acero por el campo de hierba.

"Por favor".

"Sí, sí. Sólo tengo que cuidarla hasta el final del banquete, ¿Verdad?"

Como Seol Jihu ya había pedido ayuda, aceptó de inmediato. Tomó su maza y la apoyó en su hombro antes de mirar a Basler que aún estaba en el suelo.

"¿Por qué carajo me miras así? Quita esos".

Viendo a Ojos de Serpiente morderse los labios, Chohong soltó una risita antes de ponerse seria de repente.

"Escucha".

"…."

"Quita esa mirada, maldita perra. ¿Quieres que te vuele la cabeza?"

Los locos a menudo se reconocen entre sí. Sintiendo el aura escalofriante y loca de Chohong, Basler engulló con fuerza.

Pronto, bajó la mirada junto con la cabeza.

Chohong sonrió.

"Lo espero con ansia. Me ocuparé personalmente de ti hasta que el Banquete termine".

Chohong arrastró el cuerpo caído de Audrey Basler. Habiendo visto la escena de principio a fin con gran interés, Oh Rahee preguntó con una sonrisa significativa.

"¿Cuál es tu apellido?"

"... ¿No te lo dije?"

"Sólo me dijiste tu nombre de pila. ¿Y qué? ¿Kim Seol? ¿Yi Seol?"

Los ojos de Seol Jihu giraron ante la abrupta pregunta. Luego dio un largo suspiro antes de abrir la boca.

"No".

"¿...?"

"Seol es mi apellido".

"Mi nombre es..."

Después de recoger la Lanza de Hielo, Seol Jihu echó un vistazo a su alrededor. La mayoría de la gente no se había levantado de sus asientos.

Otra cosa que cambió fue la atmósfera.

Kazuki con la cara tranquila, los 32 miembros de la minoría con expresiones nerviosas como si no pensaran que Seol Jihu llegaría tan lejos, y la mayoría de 78 con la mirada perdida.

"Mi nombre es..."

Frente a las numerosas miradas que apuntaban hacia él.

"Jihu".

El joven sonrió con ligereza.

"Soy Seol Jihu".