Reciente

lunes, 27 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 125

Capítulo 125. Seol Jihu (2)


La facción minoritaria representaba alrededor del treinta por ciento de los participantes restantes. Además estaba compuesta por dos tipos: los que entraron solos en el banquete y los que entraron en equipo, pero se quedaron solos.

Aunque fueron tratados como débiles en el Banquete, mirando desde un punto de vista objetivo, no eran tan débiles como para ser tratados como escoria. Sólo el hecho de que lograran entrar era una prueba de sus habilidades. Después de todo, habrían tenido que defenderse de docenas y docenas de competidores.

En realidad, no habría sido extraño que algunos de los equipos fuertes trataran de reclutar a algunos de ellos para la Etapa.

Pero el problema fue que las primeras personas reclutadas se convirtieron en corderos de sacrificio. Y cuando el mismo incidente ocurrió unas horas más tarde, la gota había derramado el vaso.

En lugar de entrar en un equipo fuerte y temer por sus vidas, eligieron permanecer con personas en la misma situación. Por supuesto, el problema radicaba en que ningún lugar era seguro.

Después de llegar al campamento de la facción minoritaria, Seol Jihu sintió varias miradas penetrantes que se le clavaron como balas. Estaban tan llenas de hostilidad y recelo que no bastaba con describirlas como 'poco acogedoras'.

'Sería más fácil si pudiera hablar con alguien que conociera...'

Seol Jihu miró lentamente alrededor del campamento antes de observar a la chica de la diadema blanca y a su hermano mayor a lo lejos. El gigante todavía parecía intimidante, pero parecía que sus heridas habían sido curadas, ya que su cara se veía mejor.

Cuando la chica agitó su mano, Seol Jihu los saludó. Mientras tanto, el gigante lo miraba fijamente sin una sola reacción. Debe recordar que fue ayudado, ya que no reveló ningún signo de hostilidad. Sin embargo, su mirada tampoco parecía amistosa.

"Ah". En ese momento, alguien murmuró como si conociera a Seol Jihu.

Seol Jihu se giró en la dirección del sonido e instantáneamente vio a una chica con cabello corto. Era Lara Wolff, la Arquera que conoció en la Etapa 1.

"Tú eres..."

"Hola", Seol Jihu dobló su cintura y la saludó, "No sabía que estabas aquí".

"Oh, um... No pude encontrar a mis camaradas cuando entré en la Etapa 2," Lara habló rascándose el cabello corto. Luego, cuando vio a Seol Jihu diciendo "Ah", rápidamente sonrió. "Está bien. Ellos podrían haber sido eliminados. De todas formas, ¿Por qué estás aquí?"

Agradeciéndole por cambiar de tema, Seol Jihu se puso manos a la obra. "Hay algo que necesito decir".

"Ah, entonces iré contigo..."

Lara trató de acercarse más. Después de pensar por un momento, Seol Jihu sacudió su cabeza.

Después de que los traidores murieron, a la facción minoritaria le faltaba alguien que llamara a un representante. Lara claramente no podía ser el portavoz del grupo.

"No".

"¿Eh?"

"Yo... lo diré aquí."

Lara hizo una pausa, y sus músculos faciales se congelaron. Declarar que hablaría aquí, cuando todo el mundo estaba mirando, significaba que había venido a hablar con todo el mundo, no sólo con ella.

"... De acuerdo. Adelante."

No era como si tuviera autoridad para decidir el asunto, pero de todas formas dio su consentimiento. Aunque la situación había resultado de esta manera, ella todavía recordaba el acto de bondad que mostró durante la Etapa 1.

Siendo completamente honesta, una parte de ella esperaba que Seol Jihu viniera a salvarla como lo hizo en la Etapa 1. Podría parecer que ella estaba siendo desvergonzada, pero no era la única que lo esperaba.

La gente de la minoría no se mostraba antagónica con Seol Jihu. En parte porque había salvado al hermano y a la hermana no hace mucho tiempo, pero al mismo tiempo, también porque esperaban que alguien viniera a salvarlos.

Sintiendo la atmósfera, Seol Jihu sintió que su corazón se hundía. Nunca pensó que tener expectativas sobre sus hombros sería tan pesado y abrumador.

"…."

¿Cómo debería decirlo? Seol Jihu dudó durante mucho tiempo antes de darse cuenta de que no tenía sentido.

Deberían saber la situación en la que se encontraban mejor que nadie.

Por lo tanto...

"No me andaré con rodeos". Fue al grano. "Necesito la cooperación de todos".

"…."

"Sé que será difícil. Pero me gustaría que participaran en la conquista de la Plaza del Sacrificio."

Tan pronto como levantó el punto principal, los suspiros resonaron en su entorno.

"... Lo sé."

Lara Wolff sonrió amargamente. Ninguno de los presentes eran tontos. Sabían que era la única manera.

"Lo sé, pero..."

Lara Wolff levantó ambas manos, moviendo los dedos como si tuviera algo que decir. Sin embargo, al parecer incapaz de encontrar las palabras correctas, las volvió a bajar.

"... Ya sabes..."

Kazuki los había llamado 'la gente sin elección'. Como sus palabras sugerían, su destino consistía en entrar en la Plaza del Sacrificio y convertirse en escudos de carne.

No importaba el camino que eligieran, la muerte sería lo único que les esperaba. Fueron realmente llevados a una esquina sin ningún lugar a donde ir. Al principio, fueron forzados por la gente. Ahora, fueron forzados por las circunstancias.

"Me convertiré en su escudo".

"¿...?"

Lara inclinó la cabeza. No les estaba pidiendo que se convirtieran en escudos sino diciendo que él mismo se convertiría en uno.

A continuación, Seol Jihu explicó sus pensamientos alto y claro para que todos lo escucharan.

"Entiendo lo que dices, pero..."

Incluso después de que la explicación terminara, Lara no parecía tan emocionada.

"Quiero decir, tienes razón, pero..."

No dejaba de borrar el final de su discurso. Casi como si no quisiera enfadar al joven, escogió cada palabra con sumo cuidado.

Seol Jihu la esperó pacientemente.

"... ¿Podemos confiar en ti?"

Al final, volvieron al problema de los principios.

Es algo que tenían que abordar. Sin embargo, la confianza no es algo que se pudiera observar, y el abismo de la desconfianza se ha vuelto demasiado profundo para que las palabras hagan algún efecto.

Pero era la naturaleza humana querer escuchar, incluso si las palabras estaban vacías. Lara Wolff debe haber preguntado precisamente por esta razón.

Seol Jihu respondió con calma, "No te pediré que confíes en mí en este momento".

"... ¿Eh?"

Lara parpadeó sus ojos abiertos. Como hizo una petición de principios, esperaba recibir una respuesta de principios. O, en el peor de los casos, esperaba una persuasión adornada con grandiosidad.

<< Nota: Petición de Principio - es cuando decir la verdad es antónimo de mentir. Un ejemplo sería decir, 'yo nunca miento', puede ser verdadero o falso. Lo más probable es que sea falso, pero da la impresión de ser cierto. >>

"Me gustaría que me dieras una oportunidad." Sin embargo, las palabras del joven eran tan limpias y directas.

Además, el hombre que estaba delante de ella pertenecía a un equipo poderoso que competía por la primera posición incluso entre los equipos de la facción fuerte. Su desesperado y grave rostro, extrañamente atrajo las cuerdas de su corazón.

Fue hasta el punto de que...

"Apostaré mi nombre en ello".

Quería arriesgarse...

"Me gustaría que me dieras la oportunidad de hacer que confíes en mí".

Y confiar en él sólo una vez.


*


Se organizó una conferencia.

No fue sólo una reunión de los representantes, sino de las 110 personas restantes.

Otra cosa digna de mención fue que los miembros de la facción minoritaria se sentaron con el equipo de la alianza de Carpe Diem y Umi Tsubame. Fue un espectáculo bastante extraño para la facción mayoritaria, que se había mantenido en silencio y no estaba agresiva.

El primero en hablar fue el hombre que convocó la conferencia: Kazuki. Sin embargo, no dijo nada especial. Sólo contó la situación en la que se encontraban y describió la dirección general en la que tenían que ir.

En pocas palabras, estaba preparando el escenario para que Seol Jihu hablara.

"Así que", Oh Rahee, que estaba escuchando con una cara indiferente, finalmente abrió la boca. "Creo que ya es hora de que digas tu punto de vista."

Kazuki debe haber pensado que esto era suficiente mientras lentamente se iba acercando a su punto. Al terminar, Seol Jihu intercambió miradas con cada uno de sus camaradas.

Chohong asintió ligeramente con la cabeza, y Hugo levantó el pulgar en silencio. María parecía impasible, mientras que la Sacerdote, parecía estar mirándole con preocupación.

Él se sintió tranquilizado.

Pronto se levantó de su asiento después de intercambiar miradas con Kazuki. Las miradas curiosas cayeron naturalmente sobre los dos hombres.

'Es diferente'.

Frente a docenas de miradas, Seol Jihu sintió una presión diferente a la de antes. Pudo observar a varios Altos Rankers incluyendo a Oh Rahee, así como a Ojos de Serpiente, o mejor dicho Audrey Basler. Cada uno de ellos se sentaba con confianza y con tranquilidad. Sin embargo, esta actitud lo ponía de los nervios.

Mientras tanto, Oh Rahee se movía por las puntas de su cabello y sonreía.

"¿Quién es él?"

"¿Puede el comentarista de las noticias locales irse a la mierda?" Oh Rahee respondió a la pregunta de alguien. El hombre que habló hizo una expresión amarga.

"¿Quién demonios...? No, señora. Es sólo que necesitamos saber quién es...."

"Hnng". Oh Rahee asintió con la cabeza y se rió. "¿Dijiste que eras Seol de Haramark?"

*Murmurar*, *Murmurar*. Se produjo una pequeña conmoción. Seol Jihu pudo escuchar varias versiones de, '¿Él es él?' o '¿Carpe Diem?'

Viendo que el interés de la gente por él crecía, Seol Jihu abrió la boca y fue al grano. "Hace poco tiempo, las 32 personas de la minoría, que previamente se negaron a participar en la conquista de la Plaza del Sacrificio, expresaron su intención de participar."

La conmoción se calmó. Seol Jihu no estaba tan nervioso como pensaba. Sólo pensó que estaba haciendo lo que necesitaba.

"Por eso, sugiero que organicemos varios equipos entre las 110 personas."

Los 70 o más personas del lado mayoritario intercambiaron miradas. Que la facción minoritaria participara era algo que habían estado pidiendo. Pero incluso si el otro lado hacía una concesión, pedir reorganizar nuevos equipos era un poco...

"Como hay siete puertas dentro de la Plaza del Sacrificio, dividiremos a todos en siete equipos."

Seol Jihu sugirió formar equipos de 15~16 personas para manejar cada una de las siete puertas. El problema radicaba en su declaración de reorganizar los equipos. Dijo que los miembros de los equipos deberían poder moverse si la situación lo requería, y lo más importante, los 32 miembros de la minoría debían ser distribuidos equitativamente.

En otras palabras, le estaba diciendo a la parte mayoritaria que hiciera una concesión.

Los de la mayoría podrían no aprobarlo en sus cabezas, pero sabían que no era algo erróneo pedirlo desde un punto de vista lógico.

Sin embargo, saber algo en sus cabezas y aceptarlo en sus corazones es completamente diferente.

"Vaya". Alguien expresó su queja en voz alta.

"Bueno, ¿No eres un malcriado?" La dueña de la voz no era otra que Audrey Basler.

"¿Por qué no te callas?"

Cuando estaba a punto de meterse, alguien más intervino. Basler se dio la vuelta con una cara que parecía decir: '¿Quién se atreve?'. Entonces, vio a un hombre corpulento mirándola fijamente.

"¿Quién demonios eres...?" Basler habló de forma provocativa, pero cuando vio a seis hombres parados detrás del hombre corpulento con las manos a la espalda, se detuvo.

"Ooh~ Actuando todo aterrador~ Así que es el joven señor de las Tríadas~"

"…."

"Está bien, está bien, lo entiendo. Deja de mirarme así, ¿Sí? Yo sólo..."

"He dicho que te calles". Hao Win continuó con una mirada condescendiente, "¿No ves que sigues hablando?"

"Vaya". Basler se encogió de hombros y se mordió los labios. "¿Cómo puede la gente sin respaldo sobrevivir en este mundo cruel?"

Después de lograr que Ojos de Serpiente se callara, Hao Win se volteó hacia el frente. Seol Jihu y Oh Rahee estaban en medio de una conversación.

"No".

"¿No?"

"Cada vez que vencemos a la Plaza del Sacrificio, necesitamos enviar seis personas a la Plaza del Deseo Disonante. Esto es un deber".

"¿Por qué?"

"Como saben, el número de participantes restantes disminuirá a medida que la lucha continúe."

"Eso es verdad". Oh Rahee estuvo de acuerdo por ahora. Sabía que era poco realista esperar que nadie muriera durante las 19 batallas.

Aunque los participantes habían conquistado fácilmente la Plaza del Sacrificio cuando tenían 140 personas, esperar lo mismo con 110 personas era ser demasiado ambicioso. Como la dificultad de la plaza es estática, resulta obvio que tener menos gente haría más difícil vencerla.

"Así que tendremos que encontrar un método para reforzar nuestro poder de lucha."

"¿Y eso es entrar en la Plaza del Deseo Disonante?"

"Entrar y salir, para ser precisos". Seol Jihu la corrigió. "Es sólo una suposición, pero ¿No están todos deseando salir de la Etapa 2?"

La luz parpadeó en los ojos de Oh Rahee. Ella finalmente entendió a lo que se refería el joven.

De hecho, la recompensa de la Etapa 2 es conceder los deseos de los participantes, incluso si son anormales. Es la recompensa más esperada de los Terrícolas, y lo que más atraía gente al Banquete.

Después de todo, podrían recibir una recompensa increíble con sólo pasar la Etapa 2.

Conectando estos dos puntos, el plan de Seol Jihu tenía sentido. Ya sea un arma de alta calidad, una armadura, una poción o un pergamino, incluso si un pequeño número de los 110 participantes pudiera obtener lo anterior, su fuerza total sin duda aumentaría.

Tal vez tendrían suerte y verían un aumento explosivo también.

"Lo que dices tiene sentido..." Oh Rahee golpeó su rodilla con su dedo índice. "Pero sabes lo que eso implica, ¿Verdad?"

"Sí".

"Bien. Entonces dime cómo vas a seleccionar a las seis personas y cómo te asegurarás de que regresen sin salir por el portal".

"Las seis personas serán elegidas por los representantes de los siete equipos."

"¿Por equipo? Sólo pueden entrar seis personas. Ya que hay siete equipos, elegir uno de cada equipo es imposible."

"No haremos eso". Seol Jihu agitó la cabeza. "Seguiremos una regla estricta para seleccionarlos."

"¿Regla?"

"Es simple". Seol Jihu continuó: "Escogeremos cuatro de los 78 y dos de los 32".

Había 78 en el lado de la mayoría y 32 en el de la minoría.

"Excepto que los seis elegidos no deben estar relacionados de ninguna manera."

Siendo una pensadora rápida, Oh Rahee entendió lo que quería decir y dijo "Ah". Escogiendo a cuatro personas con igual fuerza para mantenerse bajo control. Aunque tuvieran una idea diferente, tendrían que volver a la Etapa 2 donde estaban el resto de sus compañeros. De lo contrario, serían culpables por asociación.

Por supuesto, sería difícil aplicar la culpabilidad por asociación a los miembros de la minoría. Sin embargo, no podrían moverse tan fácilmente con cuatro del lado de la mayoría mirando como halcones.

"Hm..." Oh Rahee bajó la cabeza y se quedó pensativa. Los dos terminaron hablando del plan, pero todos los demás seguramente los habrán escuchado.

Seol Jihu apartó los ojos de Oh Rahee y miró a su alrededor. Nadie había hablado en oposición. Sabiendo que el plan suponía un buen compromiso, todos lo pensaron cuidadosamente.

Sería genial si todo funcionara, pero Seol Jihu no esperaba que las cosas fueran tan fáciles. Después de todo, Kazuki garantizó que alguien se opondría.

"¡No, no, no! ¡Escuchen!"

Después de todo, resultaba difícil que no hubieran locos entre los 78.

"No puedo soportar escuchar esta farsa por más tiempo."

Era Audrey Basler. Como si todo esto le pareciera insoportablemente divertido, sus venenosos y serpenteantes ojos se enroscaron con maldad.

"¡Qué broma!" Cuando Seol Jihu la miró fijamente, ella hizo pucheros con su labio inferior y murmuró: "Para ser honesta, no puedo entender a esos sujetos participando en este momento".

"¿Qué es lo que no puedes entender?"

"Quiero decir... ¿No es obvio?" Basler se rió. "No hicieron nada cuando les dijimos 'hagan esto' o 'hagan aquello'. Ahora que la situación se ha convertido en esto, se aferran al príncipe. Son unas malditas sanguijuelas, ¿No?"

Ella pronunció implacablemente palabras venenosas. "Es lo mismo con la formación de equipos. Seamos francos. ¿Cooperación? ¡Nos está diciendo que protejamos a esos debiluchos! ¿No es así?"

Basler pidió un acuerdo, pero cuando Seol Jihu abrió la boca, ella estrechó su mano y continuó hablando.

"Aaah, por supuesto, sé lo que quieres decir. Nos dices que no los presionemos demasiado porque son lamentables. Ahora que las cosas resultaron de esta manera, quieres que nos tomemos de la mano y trabajemos juntos, ¿Verdad?"

Seol Jihu se rió, preguntándose cómo podría haber interpretado sus palabras de esa manera.

"Seré honesta. Si hiciéramos lo que dices, cada equipo tendrá que aceptar 5 o 6 personas. Lo siento, pero a diferencia de ti, no es mi pasatiempo hacer trabajo voluntario".

Seol Jihu preguntó con calma, "¿Qué estás tratando de decir?"

"¡Jajaja! ¡Sabía que eras astuto!" Audrey Basler se rió aún más. "Bueno, no soy tan buena con las palabras, así que lo diré sin rodeos".

Habló sin vergüenza mientras miraba a un lado. "No hay nada que podamos hacer sobre la Etapa 3...""

"…."

"Pero que esos tipos renuncien a los 32 Deseos Disonantes".

Fue una petición absurda.

"En cuanto a cómo distribuirlos entre nosotros, podemos resolver eso más tarde. Si están de acuerdo, creo que estamos llegando a alguna parte."

"No". Seol Jihu se negó inmediatamente. "No es como si no estuvieran haciendo nada. No podemos hacerlo cuando están participando activamente en la conquista de esta Etapa."

Ojos de Serpiente cerró su boca y parpadeó sus ojos. Su expresión desagradable le hizo querer matarla a golpes.

"Eso es lo que piensas, maldito retardado".

Sonrió, y con un largo suspiro, se levantó el flequillo.