Reciente

domingo, 26 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 111

Capítulo 111. La Razón Por La Que Ella Está Aquí (2)


Para cuando Seol Jihu logró recuperarse, Kim Hannah y Jang Maldong estaban hablando alegremente.

—A veces, incluso me despierto por la noche, preocupándome de si está comiendo o vistiendo la ropa correctamente.

"Entiendo. Participar en la misión de rescate sin decírtelo fue culpa de ese mocoso, al cien por ciento."

—Es lo mismo con el Banquete. Puede ir después de que gane más experiencia y fuerza. No ha pasado ni un año desde que entró en el Paraíso, pero siempre se muere por ir a lugares llenos de peligro. ¿Me estoy preocupando demasiado por él?

"Por supuesto que no. Es tu socio de contrato. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Pero, como alguien que lo ha instruido durante el último mes, hay algo que me gustaría decir.

—¿Oh?

Kim Hannah retrocedió un poco, haciéndose pasar por una chica sorprendida e inocente cuando en realidad era una zorra astuta.

—¿Lo instruyó personalmente, Maestro Jang? Entonces, ¿Podría haber estado en la Gran Montaña Rocosa?

"¿Lo sabías?"

—Así que por eso su cara estaba... ¡Ah, por supuesto! ¡Es la montaña hogar de los Altos Rankers!

"Jajajaja", la montaña hogar, ¿No? Eso es muy halagador."

—No, no, hablo en serio.

Kim Hannah sonrió modestamente. Seol Jihu siguió sus instintos y se llevó una bolsa de papel a la boca.

Mientras el joven vomitaba tranquilamente en el fondo, Jang Maldong la convenció con una voz tranquila. Cuando le contó su plan inicial de convertirlo en un Arquero que apoyaría al equipo desde atrás, y hacer que se fuera durante la Etapa 2, Kim Hannah asintió con la cabeza.

"Pero este mocoso se negó obstinadamente a asumir el papel de un Arquero. Dijo que quería ser un Guerrero sin importar lo que pasara".

—Oh, Dios, Dios. ¿Así que lo dejaste en paz?

"Estaba enojado al principio. Así que lo llevé a la Gran Montaña Rocosa bajo dos condiciones."

—¿Condiciones?

"Le dije que lo echaría del equipo si no podía seguir con mi entrenamiento, y aunque pasara, le dije que se le prohibiría participar en el Banquete si no cumplía con mis expectativas".

Kim Hannah entrecerró los ojos y miró a un lado. Vio a Seol Jihu con su cara metida en una bolsa de papel llena de vómito.

'¿Realmente vomitó? ¡Ese bastardo!'

Kim Hannah estaba a punto de apretar los dientes pero rápidamente volvió a controlar su expresión.

"Quería darle una lección, pero en realidad terminé recibiendo un duro golpe. Se mantuvo como un loco con un espíritu inquebrantable."

Una mirada contemplativa apareció en la cara de Kim Hannah. Jang Maldong aclaró su garganta. "Este anciano ha hablado demasiado. Siento haberla molestado."

Mantuvo un tono educado y cortés todo el tiempo. Puede que sea un tigre durante los entrenamientos, pero siempre mantuvo un nivel de respeto con aquellos con los que no estaba familiarizado.

—No, en absoluto.

Kim Hannah no sabía qué hacer cuando un anciano decenas de años mayor que ella la trataba con tanto respeto. Seol Jihu estudió a Jang Maldong cuidadosamente, y no parecía que estuviera mintiendo ni un poco.

Pronto, Jang Maldong golpeó los hombros de Seol Jihu antes de salir por la puerta.

—Vaya.

Kim Hannah exhaló como si la reunión de hace un momento le hubiera quitado diez años de su vida. Seol Jihu miró fijamente al cristal.

—Supongo que no tengo elección. No es alguien que diría algo así sin una razón. Puedes ir. Sólo ten cuidado, ¿De acuerdo?

Dio su consentimiento, pero cuando el joven siguió mirándola, su cuello se enrojeció.

—No me mires tanto. Tiene la edad de mi abuelo. Además, no es que esté siempre irritada y con ganas de discutir.

"... Claro." Seol Jihu respondió con una sonrisa irónica.

—Pero no era necesario vomitar.

Kim Hannah reveló una amarga sonrisa, y luego aflojó los botones de su cuello.

—De todas formas, gracias.

"¿Por qué?"

—La Señorita Seo Yuhui y ahora el Maestro Jang. Pude conocer dos de las leyendas del Paraíso, gracias a ti. Nunca se sabe qué nuevas conexiones puede traer alguien.

"¿Es eso algo para agradecerme?"

—Por supuesto. Hay una gran diferencia entre ser un completo extraño y ser un extraño que ha hablado con ellos.

Ya que lo dijo de esa manera, parecía ser el caso. Seol Jihu recuperó la calma y sonrió.

"Si estás agradecida, entonces invítame a cenar."

—¿Cena?

"Un almuerzo también funciona. Verás, pasaré por Scheherazade mañana."

—¿Por qué?

"Necesito comprar un nuevo equipamiento. Escuché que Scheherazade tiene la mejor calidad, y también tienen la mayor casa de subastas."

—Es verdad, pero... Hm, espera. Dijiste que ahora eres un Nivel 3, ¿Verdad?"

Cuando Seol Jihu respondió "Sí", Kim Hannah puso los ojos en blanco como si estuviera reflexionando sobre un asunto importante. Pronto, murmuró, "Supongo que está bien", antes de abrir la boca.

—Bien. Me beneficié gracias a ti, y también puede servir como una celebración. Seré generosa. Quédate allí y espera.

"¿Quedarme aquí?"

Cuando Seol Jihu pidió una aclaración, Kim Hannah guiñó un ojo.

—Lo sabrás en dos días.


*


Dos días después.

Mientras Seol Jihu estaba ocupado leyendo un libro que había tomado prestado de la biblioteca sobre el Banquete, un paquete llegó a la oficina de Carpe Diem. El remitente era Kim Hannah, y una vez que Seol Jihu confirmó el contenido del paquete, se sorprendió.

Pudo ver partes de una armadura apiladas una encima de la otra. Lo primero que le llamó la atención fue un brigandine con un revestimiento dorado. Venía con un gorjal para proteger su cuello y una coraza para proteger su pecho. El diseño de la armadura resultaba fácil de montar, y Seol Jihu podía decir que estaba hecha para ser cómoda.

<< Nota: Brigandine - es una armadura corporal de la Edad Media, hecha de cuero, lona o telas pesadas, forrada con pequeñas placas de acero. Gorjal - armadura de placas que se ajustan al cuello para su defensa. >>

También encontró una pequeña cota de malla para llevar debajo. Era un poco más larga que la que había comprado en la Zona Neutral, y estaba hecha de un metal blanco desconocido en lugar de acero.

Eso no era todo. También había una chaqueta de cuero de alta calidad de color marfil, pantalones de cuero marrón rojizo y botas marrones con cordones.

Después de observar los cinco artículos, Seol Jihu dejó caer su mandíbula con asombro. Aunque no conocía el equipamiento, podía decir incluso a simple vista que estos artículos valían más que docenas de monedas de plata.

La cota de malla y el brigandine se veían especialmente extraordinarios. Adivinó que debían ser al menos varios cientos de monedas de plata.

'Ella no necesitaba ir tan lejos...'

Puede que lo pensara, pero ya se los estaba poniendo con una sonrisa feliz en su cara. Ya que consiguió un equipamiento de alta calidad sin gastar una sola moneda de plata, ¿Cómo no iba a estar eufórico?

Por supuesto, no se olvidó de llamarla para darle las gracias.


*


Cuatro días antes de la aparición de las entradas del Banquete, Kazuki visitó la oficina.

"Lo siento mucho".

Sólo había una razón para que Kazuki se disculpara. Tuvo que haber fallado en el reclutamiento de un Sacerdote.

La presencia de un Sacerdote es un factor de vida o muerte en una expedición. Como el banquete es especialmente volátil e impredecible, tener un sacerdote sanador resultaba una necesidad absoluta.

El hecho de no haber podido encontrar un Sacerdote significaba que debían reconsiderar su participación en el Banquete.

"Parece que Tsuji Yuki va en serio con esto."

Jang Maldong murmuró. Kazuki no negó ni confirmó la declaración, pero su rostro rígido estaba lleno de una rabia profunda.

"Me puse en contacto con mis contactos en Haramark así como en otras ciudades, pero..."

Kazuki se enfadó hasta el punto de no poder terminar su frase. No es de extrañar que un Arquero del calibre de Kazuki tuviera muchas conexiones. No tenía ningún sentido para él no conocer a algunos Sacerdotes.

Si no podía encontrar a nadie a pesar de esto...

"¿Otras ciudades también?"

"Sí. Casi como si se hubieran puesto de acuerdo en las palabras de antemano, todos me dijeron que se iban a unir a otro equipo."

Entonces sólo tenía sentido creer que la Federación de Negocios de Japón los había obstruido.

"Haa".

Jang Maldong sacudió su cabeza con un suspiro. Fue desafortunado, pero es una regla no escrita del Paraíso no interferir en las disputas internas. La Federación de Negocios de Japón probablemente estaba descontenta con Carpe Diem por formar un equipo junto a Kazuki.

En cualquier caso, les quedaban dos opciones; renunciar al Banquete o hacer que Carpe Diem encontrara un Sacerdote.

La Federación de Negocios de Japón no tenía justificación para interferir en las actividades de Carpe Diem. Pero el problema radicaba en que ni Hugo ni Chohong tenían conexiones con un Sacerdote.

Jang Maldong se había retirado del Paraíso en el pasado, así que no quería involucrarse en problemas externos. Por supuesto, podía encontrar a alguien si realmente quisiera, pero no estaba seguro de lo que la otra parte le pediría.

Al final, la mirada de todos se posó sobre una persona.

"Seol". Hugo abrió cuidadosamente la boca. "¿Puedes preguntarle a María?"

"¿Maria Yeriel?"

Cuando Kazuki le preguntó, Hugo asintió con la cabeza.

"Seol la reclutó personalmente para la misión en la Aldea de Ramman."

"Estoy bien si es ella. Es amable y hábil". Jang Maldong asintió con la cabeza.

Los ojos de Kazuki también brillaron. "Seol, por favor, estoy listo para agarrarme a esa cuerda."

'¿María es... amable?' Seol Jihu inclinó su cabeza antes de hacer una expresión de preocupación.

"No es difícil preguntarle, pero..." Desenfocó el final de su sentencia y luego sacudió la cabeza. "Dudo que ella esté de acuerdo".

En la misión anterior, había pasado por un peligro mortal y perdió su precioso artefacto. La imagen de María llorando y declarando que nunca más lo seguiría estaba aún viva en su mente.

Kazuki continuó como si eso no importara.

"No estoy sugiriendo que seas nuestra única esperanza. Tengo algo que podría probar, pero me gustaría que lo hicieras por si acaso."

Intentarlo no sería difícil. Sólo dudaba porque sabía cómo reaccionaría María. Por supuesto, sabía que no estaba en posición de sentarse y no hacer nada, así que aceptó de forma reacia.

"¿Cuál es tu otro plan?"

Al escuchar la pregunta de Chohong, Kazuki miró por la ventana.

"Iré a verla".

"¿Quién?... Ah."

Chohong pensó inmediatamente en alguien.

"Bueno, ya que ella te ayudó, al menos no te ignorará."

"Fue sólo por poco tiempo, pero me ayudó mucho."

Kazuki parecía poco dispuesto, pero de una manera ansiosa.

"Le explicaré nuestra circunstancia y le pediré ayuda. Puede que sea desvergonzado por mi parte, pero no estamos en posición de ser quisquillosos."

Kazuki sacó una bola de cristal de su bolsillo.

"Dime cómo te va con María, Seol."

"Sí, te lo haré saber de inmediato."

Seol Jihu se levantó de su asiento y tomó el cristal.


*


A la misma hora, en un lugar diferente.

"¡Achoo!"

María estornudó fuerte en su habitación del templo.

"Joder... ¿Por qué hace tanto frío?"

Estornudó mientras mantenía su cuerpo compacto ante el repentino frío.


*


Seol Jihu fue al templo de Luxuria y visitó a María.

"Me niego".

Reunirse con ella no tardó mucho, pero tampoco su respuesta.

"Porque yo, María, me preocupo más por mi vida que por el dinero. ¿Cuánto vale el dinero si mueres y no puedes usarlo? ¿Verdad?"

Puso las manos en sus caderas y declaró con autoridad. Seol Jihu frenó su deseo de pinchar sus gordas mejillas hinchadas de bebé y abrió la boca.

"Señorita María".

"Cállate. Vete antes de que llame a alguien. ¡Fuera!"

María lo ahuyentó como si no quisiera relacionarse más con él. Por supuesto, Seol Jihu no vino sin un plan. Había traído el crucifijo que había conseguido del almacén de la familia real para usarlo como cebo. Sin embargo, surgió un problema inesperado.

El mismo crucifijo colgaba del cuello de María. Parecía que de alguna manera encontró uno idéntico.

Viendo que Seol Jihu no tenía planes de irse, María bajó la cabeza.

"... Bueno, reconozco que su equipo es muy fuerte. Ya que dos de los mejores equipos de Haramark se unieron, no puede ser más potente."

"¿Entonces por qué?"

"¿Necesitas preguntar? La Federación de Negocios de Japón. Las Tríadas. Odio involucrarme en relaciones complicadas. Estoy más que feliz viendo un fuego arder desde el otro lado del río, pero nunca saltaría dentro del fuego por mi cuenta".

Seol Jihu no sabía qué decir ya que estaba siendo tan inflexible.

"Supongo que no tengo otra opción".

Al final, decidió renunciar a persuadirla. La María que Seol Jihu conocía era una sacerdotisa que se movía sólo por el beneficio. Parecía que necesitaba cambiar su estrategia.

Seol Jihu puso su mano en su bolsillo.

"De todas formas, ya es suficiente de tu parte."

¡Clang! El sonido de los objetos metálicos que chocaban sonó. María se detuvo y levantó la vista. Cuando vio a Seol Jihu poniendo una bolsa en la mesa, sonrió.

"Guaoo~ Eres gracioso... Bien, echaré un vistazo ya que insistes."

Abrió la bolsa ligeramente, y una esquina de su boca se dobló hacia arriba.

"¿Diez monedas de plata? Estás bromeando, ¿Verdad?"

Ella inclinó su cabeza hacia arriba, luego  cruzó sus brazos y piernas.

"Te seguí a la Aldea de Ramman por 15 monedas de plata, aunque terminé siendo engañada. De todas formas, esto no está ni siquiera cerca de conseguir que te siga hasta el..."

¡Clang! Antes de que pudiera terminar su discurso, se colocó una segunda bolsa sobre la mesa. María entrecerró los ojos.

"20…. Ahh, vete mientras sigo siendo amable."

¡Clang!

"Ya sabes. Aquí tienes un poco de vodka. Bebe esto y haz que tu mente trabaje correctamente. No estoy tratando de negociar contigo. Realmente no quiero..."

¡Clang!

40 monedas de plata. María se mordió los labios como si fueran de cereza.

¡Clang!

Llegó otro ataque. María levantó su trasero hasta la mitad antes de volver a sentarse rápidamente. Se presionó las sienes y gimió.

"Keuk. Si tan sólo no gastara todo mi dinero para conseguir este artefacto... Ah, no, ¡No te dejes tentar!"

Tomó varias respiraciones antes de decidirse con firmeza.

"Es obvio cómo se desarrollará esto. Voy a terminar rodando en el barro de nuevo. ¡Sería una tonta si me engañaran por segunda vez!"

Viendo que los ojos de María temblaban, Seol Jihu resopló y lanzó otra bolsa.

¡Clang!

María gritó conmocionada: "¡Detente! ¿¡Qué estás haciendo!?"

"…."

"¿Estás loco? ¿Cómo puedes gastar docenas de monedas de plata para contratar a un Sacerdote que ni siquiera es de alto rango?"

¡Clang!

"¡Tú, demonio! ¡Eres un demonio!"

"…."

"¡Haz lo que quieras! ¿Crees que cederé con sólo esto?"

¡Clang!

"¡AH!"

María gritó antes de poner una mirada de enfado. Luego...

"¡Oppa~!"

Se acercó corriendo y agarró las ocho bolsas antes de abrazarlas.

"¿Cómo puedes tirar el dinero así? ¡Pobres bebés!"

De un huésped no deseado a un diablo, luego de un diablo a un oppa, todo lo que se necesitó fueron 80 monedas de plata.

"Estoy deseando trabajar contigo."

"¡Hmph! ¡Te odio, Oppa!"

Incluso empezó a hablar con una voz extraña. Seol Jihu vio felizmente a la loca María frotando sus mejillas en las bolsas.

'El dinero es bueno, eh'.

Aunque tuvo que usar 80 monedas de plata, difícilmente lo consideró una pérdida. Tenía más de 900 monedas de 'plata' e incluso tenía muchos artículos de valor como una pieza de oro y la Prueba de Castidad. Además, terminó salvando el crucifijo.

Después de reclutar a María, Seol Jihu dejó el templo y sacó el cristal de comunicación que recibió de Kazuki.

—¿Seol?

"Señor Kazuki".

Tan pronto como lo recogió, Seol Jihu hizo un signo V con sus manos.

"La recluté".

—Recluté a alguien.

Tanto el joven como el hombre tenían expresiones aturdidas.