Reciente

sábado, 25 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 107

Capítulo 107. En Ciernes


Como su nombre lo sugiere, la Gran Montaña Rocosa es extremadamente escabrosa por todas las rocas que cubren su superficie. También tenía varios picos que atravesaban las nubes hasta los cielos.

"¡Huk, huk! ¡Huk, huk!"

Además, la palabra 'áspero' no comenzaba a describir sus caminos. Las crestas salvajemente curvadas de la montaña estaban llenas de rocas puntiagudas que causaban más que unas pocas dificultades al correr.

"¡Uuaaaaah!"

No habían pasado ni cinco minutos desde que Seol Jihu empezó a correr, pero ya estaba gritando cuando sus pies se desprendieron del suelo. La pendiente hacia la cima de la montaña no era diferente. En todo caso, la inclinación añadida sólo empeoró la situación, exacerbando enormemente la carga de sus muslos y pantorrillas.

'¡Esto no es correr...!'

Era prácticamente imposible refrenar las palabras de maldición, pero estaba demasiado ocupado jadeando para dejarlas escapar de su boca. Sólo mover una pierna hacia adelante le llevó dos segundos. Es más apropiado decir que estaba escalando la montaña en lugar de correr sobre ella.

Eso no era todo. Como no sabía cuándo un monstruo o una bestia salvaje saldría del bosque...

"¡...!"

¿Perdió la concentración por un momento? Justo cuando estaba a punto de llegar a la cima de la montaña, perdió el equilibrio y se resbaló.

"¡Aaaah!"

Las manos que extendió para equilibrarse se agarraron a una roca. Se subió a la cima agarrando esta roca como si fuera un pitillo, y luego, finalmente, exhaló el aliento que había estado conteniendo.

Era tan terriblemente agotador. Jadeaba rápidamente como si estuviera a punto de tomar su último aliento. Cuando se dio la vuelta con su respiración ronca, su mirada atravesó las nubes de niebla a su alrededor y aterrizó en el punto de partida en la distancia.

La cara de Seol Jihu se retorció. Se mordió el labio inferior lo suficientemente fuerte como para dejar una marca clara, y luego comenzó a bajar.

La gente que escalaba por diversión decía lo mismo, que el descenso es mucho más difícil que el ascenso. En otras palabras, Seol Jihu no podía disminuir su ritmo sólo porque estaba bajando.

Debido a la inclinación de la pendiente, aceleró de forma natural. Acelerar en un terreno escarpado no es diferente de cometer un suicidio. Normalmente uno tendría que controlarse para no ganar mucha velocidad, pero el actual Seol Jihu encontró extremadamente difícil hacerlo.

"¡Keeeu!"

Cada vez que pisaba el suelo y suprimía con fuerza su impulso, sus pies se sentían como si estuvieran en llamas. Debido a que estaban sucediendo demasiadas cosas simultáneamente, perdió la concentración y cayó hacia delante por el peso de su cuerpo.

Afortunadamente, pudo volver a levantarse sin heridas graves, pero no pudo hacer nada con sus temblorosas piernas.

Seol Jihu se cayó y rodó por el suelo varias veces más antes de que finalmente lograra volver al punto de partida. En este punto, estaba medio delirante. Sin embargo, Jang Maldong sólo lo miraba en silencio y Seol Jihu tuvo que darse la vuelta como si una fuerte presión lo empujara hacia delante.

Una, dos, tres veces... Cuantos más viajes hacía de ida y vuelta, más lesiones tenía en su cuerpo. El sudor brotaba de cada poro de su cuerpo, y su corazón latía como si fuera a estallar en cualquier momento.

Estaba al límite.

'No'.

Por alguna razón, sintió que algo estaba mal con este entrenamiento. Sin embargo, Jang Maldong habló claramente, como un juez que dicta un castigo al acusado.

"Quedan cuarenta y cinco".

Instantáneamente, Seol Jihu sintió que sus piernas se debilitaban. ¿Es así como se siente ser un criminal sentenciado a muerte? Ya había sufrido tanto sólo para completar cinco viajes, ¿Pero debía hacer cuarenta y cinco más?

Ni siquiera estaba a medio camino, pero la desesperación comenzó a aparecer. Así de doloroso y brutal fue este entrenamiento.

"¿Por qué no estás corriendo? ¿Qué, ya lo estás abandonando?"

Viendo a Seol Jihu dudar, una orden ardiente descendió.

"No descanses. A la velocidad que vas, no terminarás hasta la mañana."

"Pero..."

"Pero... Dijiste que querías ser un guerrero, ¿No?"

Jang Maldong habló con indiferencia.

"A menos que quieras admitir que estás hablando sin nada que demostrar, sigue corriendo en el siguiente segundo."

"Señor".

"Haz las maletas".

Jang Maldong se dio la vuelta. Seol Jihu apretó los dientes y pateó el suelo.

Al final, corrió todo el día antes de completar los 50 viajes. Cuando volvió a la cueva, ya había amanecido. Aunque la cena estaba preparada para él, se desplomó antes de que la idea de comer incluso rozara su mente.

¡Chwaaa! De repente, el agua fría cayó sobre su cara. Cuando abrió los ojos en un parpadeo, vio a Jang Maldong de pie con una cubeta.

"Maldito mocoso, ¿Por qué no estás levantado? ¡Pensé que estabas muerto!"

"¿Huh?"

"¡Sal de aquí! ¡El sol ya ha salido! ¿Cuánto tiempo piensas seguir durmiendo?"

Seol Jihu miró hacia adelante en un aturdimiento. La serena luz del sol matutino iluminaba la entrada de la cueva.

'No puede ser'.

Sintió como si hubiera cerrado los ojos hace un segundo. Sin embargo, escuchó a Jang Maldong gritándole que saliera.

"Keu..."

Estaba dolorido y tieso por todas partes. Cuando dio un paso, incluso le dolía el pie. Tenía que ser un desastre lleno de ampollas reventadas.

No tuvo el valor de echar un vistazo. Cuando salió tambaleándose por la entrada, sus sacos de arena y la Lanza de Hielo vinieron volando hacia él.

"Diez mil veces".

"¿...?"

"Realiza el Empuje, Golpe y Corte diez mil veces cada uno."

Seol Jihu se estaba poniendo sus sacos de arena uno por uno pero se detuvo cuando escuchó esto. No fueron diez mil veces en total, sino diez mil veces cada uno. En otras palabras, tenía que realizar las técnicas treinta mil veces.

"Y cuando termines, corre como lo hiciste ayer, excepto que esta vez, serán 100 veces."

"Uuk".

Casi vomita sólo por escuchar esto. Su entrenamiento se había más que duplicado en un solo día. Seol Jihu se cubrió la boca y soltó un gemido de dolor.


*


Pasó un día, luego otro. Al tercer día, cayó una fuerte lluvia.

Sin embargo, el entrenamiento continuó sin problemas. Incluso cuando fue golpeado por la lluvia, Seol Jihu desesperadamente dio estocadas, golpeó y cortó.

"No lo entiendo".

Agnes, que miraba tranquilamente a la entrada de la caverna, abrió la boca.

"Este entrenamiento le hará daño a su cuerpo. Deberías al menos dejarle comer alimentos nutritivos..."

"Si estás hablando del desayuno, ya se lo he dado."

Jang Maldong murmuró mientras masticaba las verduras que cosechaba en la montaña. Como ambos se respetaban mucho, la forma en que hablaban era extremadamente educada.

"Bueno, sin embargo, terminó vomitando todo durante el entrenamiento".

"Si me permite la impertinencia, me gustaría preguntarle por qué lo presiona tanto. No es propio de usted, Maestro Jang."

Era raro ver a Agnes tan preocupada. Sin embargo, no se le podía culpar, ya que la condición de Seol Jihu se dirigía hacia lo peor.

Sus brillantes ojos se habían vuelto inertes y la sonrisa había desaparecido de su rostro. Por la forma en que se tambaleaba Seol Jihu, parecía que era un hombre muerto caminando.

"No tengo otra opción".

Jang Maldong respondió con calma.

"Creo que él mismo se da cuenta, pero actualmente está completamente retorcido. Su mente, su técnica y su cuerpo. Todo ello".

Kazuki y Hugo parecían no poder entenderlo. Sin embargo, Agnes, que tenía experiencia en la enseñanza de Seol Jihu, tenía una mirada complicada.

"¿Estás hablando de la incongruencia en su mente, técnica y cuerpo?"

"No es tan simple."

Jang Maldong sacudió la cabeza con seriedad.

"Para él, estos tres elementos fundamentales están retorcidos. Su talento es extremadamente promedio, pero su mente es incomprensiblemente caótica; su técnica parece ser de alto nivel, pero no puede usarla apropiadamente; es lo mismo con su cuerpo; tiene una poderosa fuerza oculta, pero su cuerpo físico no puede manejarla."

Jang Maldong entendió completamente el dilema de Seol Jihu. Comparándolo con una forma geométrica, era como un extraño polígono con uno o dos ángulos que sobresalen anormalmente.

Cuando Jang Maldong lo vio por primera vez, pensó, '¿Qué diablos es él?' Y no tenía la menor idea de cómo arreglarlo.

"Antes de discutir la desarmonía en estos tres elementos, tenemos que corregir las partes que están deformadas..."

Si el joven continuara creciendo de esa manera, sería irreversible. Se convertiría en un verdadero caos.

"Entonces..."

"Hay tres maneras de arreglarlo".

Jang Maldong frunció las cejas como si el problema le diera dolor de cabeza.

"El primer método es abandonar la mente y el cuerpo, para centrarse en el entrenamiento de la técnica hasta el límite."

"¿Quieres decir que hay que trazar una línea en su potencial de crecimiento?"

"Entiendo por qué te sentirías mal, pero incluso así, al menos se convertirá en un Alto Ranker. Si hubiera elegido el camino del Mago, podría incluso haber llegado a Ranker Único."

'¿Tanto?'

Una pizca de incredulidad surgió en el rostro de Agnes. Jang Maldong insinuaba que eventualmente llegaría a un límite, pero que este límite tendría un techo anormalmente alto.

Agnes sabía lo especial que es la Ventana de Estado del joven desde que estuvo en la Zona Neutral. Pero la palabra 'Ranker Único' no es una que pudiera ser decir fácilmente.

"El segundo método es suprimir el crecimiento de su técnica hasta el límite mientras mejora su mente y su cuerpo hasta que los tres elementos estén parejos."

"Quieres decir corregirlo equilibrando su mente, su técnica y su cuerpo".

"Llevará tiempo, pero esta es la forma más segura de hacerlo".

Sin embargo, Seol Jihu se negó a ello.

Sólo quedaba un método, y era combinar el primer método con el segundo. Más precisamente, consistía en no limitar el crecimiento de la técnica, llevar la mente y el cuerpo al mismo nivel de la técnica, así como solucionar las partes deformadas de los tres elementos. Todo esto debía hacerse en armonía.

Como había más de dos cosas que debían hacerse simultáneamente, resultaba obvio que la dificultad se disparaba.

'¿Sería capaz de hacerlo?' Agnes pensó por un momento antes de sacudir la cabeza.

"Hay un límite para la fuerza de voluntad de uno. Eso no es algo de lo que un 'humano' sea capaz."

"Estoy de acuerdo".

Jang Maldong también estuvo de acuerdo. El método no podría describirse simplemente como 'difícil'. Se necesitaba una verdadera fuerza de voluntad que trascendiera el reino humano para poder incluso intentarlo.

"Así que él mismo tiene que aceptarlo."

Al escuchar esto, Agnes finalmente se dio cuenta del por qué Jang Maldong hacía que Seol Jihu repitiera un régimen de entrenamiento tan descabellado. Era para decirle al joven que si no se detenía ahora, las cosas se pondrían mucho más difíciles en el futuro.

"En cualquier caso, esto es una gran sorpresa. No esperaba que usted, Señorita Agnes, se preocupara tanto por él."

"Ah, eso es..."

Cuando Jang Maldong sacó el tema, Agnes le dijo que le enseñó a Seol Jihu en la Zona Neutral. Jang Maldong puso una mirada de sorpresa.

"Así que eso es lo que pasó... ¿Manejó bien tu entrenamiento?"

"Lo completó de manera sobresaliente".

"Ya veo... Bueno, no estarías aquí si no lo hiciera, fufu."

Jang Maldong se rió y se levantó como si finalmente entendiera.

"Pensaba que estaba durando mucho tiempo. Tiene sentido que se haya entrenado bajo la infame Instructora Demoníaca. Gracias por la buena información."

Jang Maldong sonrió.


*


Cuarto día.

La lluvia se detuvo. Como si el aguacero del día anterior fuera una mentira, la luz del sol ardiente azotó.

El entrenamiento también cambió. La intensidad subió, y se añadió un nuevo entrenamiento.

El entrenamiento comenzó de la misma manera que siempre, realizando treinta mil técnicas de lanza en el aire. Tan pronto como esto terminó, Jang Maldong hizo que Seol Jihu se pusiera los doce sacos de arena, y hoy, dijo que cambiaría el curso de la carrera.

Dijo que hiciera los picos de la montaña a la izquierda y a la derecha como puntos intermedios. En otras palabras, en lugar de correr en línea recta de un lado a otro, Seol Jihu ahora tenía que correr en zigzag.

Cuando finalmente se acostumbró al camino recto, este cambio le golpeó como un relámpago del cielo.

Eso no fue todo. Cada vez que completaba diez viajes, se le hacía realizar la Estocada, Golpe y Corte mil veces cada uno. Lo que más le dolió fue que Jang Maldong comenzó a intervenir activamente en el entrenamiento.

No le dio a Seol Jihu ni el más mínimo descanso entre cada ejercicio. En sólo diez minutos, Seol Jihu tuvo que completar tres series de burpees y kettlebell swings.

Y cuando estaba a punto de colapsar al final de todo...

¡Tak, tak, tak, tak!

"¿Quién te dijo que te desmayaras? ¡Levántate!"

"Aak... Aak...."

Jang Maldong balanceó brutalmente su bastón.

Al final, Seol Jihu tuvo que apretar los dientes y girar sus pasos hacia la cima de la montaña.


*


Quinto día.

Jang Maldong no siempre estaba con Seol Jihu cuando estaba entrenando. Había veces que se iba para saber cómo iban los demás, pero eso no significaba que nadie estuviera viendo a Seol Jihu.

Hoy, Kazuki vino como reemplazo.

Después de que Seol Jihu completara su trigésimo viaje y repitiera la Estocada, Golpe y Corte...

"¡Wuuuuek!"

El vómito salió repentinamente de su boca. Su estómago había sido incapaz de digerir el almuerzo que había metido dentro.

Sin embargo, sólo vaciló por un momento. Inmediatamente volvió a realizar la estocada, sin preocuparse siquiera de limpiarse la boca.

"... No deberías exagerar." Kazuki lo estuvo observando en silencio hasta ahora, pero finalmente abrió la boca.

"Nadie ha visto nunca el final del banquete en su primera vez."

Seol Jihu no dijo nada. Kazuki pudo ver que estaba escuchando por la forma en que su mirada cambió, pero el joven no abrió la boca. No se pudo evitar, ya que el actual Seol Jihu fue empujado hasta el punto de que cada respiración era valiosa.

"Sigues siendo un Nivel 3. Puedes intentarlo de nuevo dos años después cuando estés en el Nivel 4 o superior."

La cara de Seol Jihu se contorsionó. A veces, la preocupación de la cuñada parecía más molesta que la de la suegra. Ya estaba exhausto y a punto de derrumbarse, así que se enfadó por las palabras entrometidas de Kazuki.

"Si es por el Maestro Jang, no tienes que preocuparte. Está esperando que te des cuenta por ti mismo. Claro, puede que te grite, pero ya que has llegado tan lejos..."

¡Swish! El final de la lanza de Seol Jihu se dirigió repentinamente hacia Kazuki. Aunque se detuvo antes de llegar a su cuello, la hoja desafilada recuperó su filo momentáneamente.

Le estaba diciendo que se callara a menos que fuera a ayudarle.

Los ojos de Kazuki se entrecerraron en una rendija.

"¿Qué significa esto? ¿Estás buscando pelea?"

"... No me molestes."

Una voz ronca sonó. Las cejas de Kazuki se movieron.

"¿Qué?"

"Te digo que no me molestes. No sé qué haré en mi estado actual".

Seol Jihu retiró su Lanza de Hielo mientras miraba a Kazuki con sus ojos oscuros. Luego, volvió a realizar la Estocada.

Kazuki se frotó el cuello y apretó los dientes.

"¿De verdad vas a ser terco?"

"Cállate. Sé lo que quieres decir, ¡Así que cállate!"

Seol Jihu gruñó. Fue empujado a una esquina y no tuvo la tranquilidad de comportarse normalmente.

"No lo entiendo. ¿Qué tiene de malo que un lancero tire una lanza?"

"¿Quién dijo que no lo haría?"

¡PANG!

Estocada. En un instante, el sonido de la explosión de aire sonó desde la punta de la lanza. Asustado por el ruido, Kazuki dudó de sus oídos tardíamente.

"¿Q-Qué?"

"¡Lo haré! Lo haré, pero..."

¡PANG! ¡PANG!

Su Golpe y Corte comenzaron a llevar las mismas ondas de choque que su Estocada. Sin embargo, Seol Jihu permaneció inconsciente y gritó sin descanso.

"¡Estoy diciendo que no quiero sólo lanzar mi lanza!"

"¿Pero por qué?"

"¿Y si hay una situación en la que la Lanza de Maná no funciona?"

"Tienes razón, eso puede pasar. Si hay una situación como esa, deja que nos ocupemos nosotros. Hay una razón por la que los Terrícolas se mueven en equipos".

"¿Y si el equipo tiene problemas cuando mi Lanza de Maná no funcione?"

"¿Estamos jugando a las 21 preguntas?"

Seol Jihu se rió. Era una risa clara y burlona.

"¿¡Quieres saber lo que escuché!? ¡Escuché que el Banquete está lleno de incertidumbres y aleatoriedad!"

Kazuki se quedó sin palabras.

"¿Puedes garantizar lo que acabas de decir?"

"…."

"¡No puedes!"

"…."

"¡Nadie puede estar seguro de nada! Entonces, ¿Qué hay de malo en querer prepararse para esa oportunidad entre diez mil?"

Seol Jihu rugió como si estuviera gritando su agonía.

"¡No quiero quedarme ahí parado sin poder hacer nada, como aquella vez que Chohong se desplomó...!"

Por la forma en que balbuceaba, parecía que se había vuelto loco. Kazuki se mordió los labios y dejó escapar un largo suspiro.

"... Tonto loco."

Tonto loco. ¿Parezco un tonto loco para los demás?
Bien, pueden llamarme loco todo lo que quieran.

Después de terminar sus 3000 Estocadas, Golpes y Cortes, Seol Jihu tiró su lanza y comenzó a correr como un loco.

Así como así, el quinto día pasó al igual que el sexto. Finalmente, el séptimo día amaneció.

Ese fue también el primer día en que un toque de amargura apareció en la cara de Jang Maldong.


*


Hubo un tiempo en el que pensó esto. Que su destino era venir al Paraíso.

No se le puede culpar. Tenía una Marca de Oro y dos Habilidades Innatas, ninguna de las cuales nadie más parecía tener. Además, todo lo que hizo fue una travesía tranquila. Recordaba que se reía, pensando que si un protagonista existía en el Paraíso, tenía que ser él.

Sin embargo, este pensamiento comenzó a desmoronarse cuando dejó la Zona Neutral. Seol Jihu no era el protagonista. Él lo sintió.

Cuando miró a su alrededor, vio a gente mil veces más fuerte que él. Debido a que siempre se puso en misiones que excedían sus capacidades, casi perdió la vida varias veces.

Sobrevivió lamentablemente y desesperadamente. No se parecía en nada a como se vería el protagonista.

Lo mismo ocurría con el hecho de hacerse más fuerte. Los protagonistas de las novelas se fortalecían fácilmente encontrando tesoros y teniendo encuentros fortuitos.

Pero no sucedía en su caso. Su talento era promedio, y aunque estaba dando todo de sí, no veía mucho progreso.

Y ahora, incluso las habilidades que lo hacían especial estaban empezando a estrangularlo. Sólo era culpa suya.

Sólo podía llegar a una conclusión: esforzarse.

En el momento en que el joven se dio cuenta de que no era especial, lo único que podía hacer era realizar un esfuerzo meticuloso y espeluznante.

Esta fue la razón por la que Seol Jihu no abandonó este entrenamiento infernal.

De repente, su escape del laboratorio del Ducado de Delphinion apareció en su mente. Cuando tuvo hambre al principio, todo tipo de comida rondaba por su cabeza. Luego, de repente pensó en el refrescante sabor de la Coca-Cola, pero al final deseó agua.

Para ser más preciso, su cuerpo comenzó a desear agua. Su cerebro, su cabeza, sus órganos, cada célula de su cuerpo la buscaba.

Lo mismo ocurría con el entrenamiento.

Al principio, se le acercaron todo tipo de tentaciones: tomar un descanso, descansar cuando nadie está mirando, o tomar un sorbo de agua y fumar un cigarrillo.

La tentación le decía, '¿Por qué no te lo tomas con calma?'

Pero una vez que pasó esta fase, se volvió reacio a ceder. Incluso si quería tomárselo con calma, lo dio todo porque no quería desperdiciar todo lo que había intentado antes.

A partir de ese momento, ningún pensamiento entró en su mente, y su cuerpo se movió por sí mismo.

Pero como dijo Agnes, incluso la fuerza de voluntad más fuerte tenía su límite.

En una noche silenciosa. Seol Jihu no había podido completar el entrenamiento de ese día debido a su agotamiento acumulado y se quedó solo para terminarlo.

'... ¿En qué número estaba yo...?'

¿Era la cuarenta?

Miró a la cima de la montaña con los ojos medio cerrados. Se tambaleó de lado a lado como si fuera a caer en cualquier momento. Entonces, sintió que algo estallando en su cabeza.

'¿Eh?'

Cuando abrió los ojos, vio el suelo. Estaba a punto de escalar la ladera de la montaña, así que ¿Por qué estaba viendo tierra?

'... Ah'.

Su boca se abrió. Parecía haber perdido el conocimiento por un par de segundos. Sin embargo, no le importó.

'... El fin...'

Sintió que la fuerza que sostenía su cuerpo se iba.

'... ¿Debo acostarme?'

Está bien. Sólo tengo que desmayarme.

'No voy a dejarlo'.

Es que no tengo más remedio que desmayarme.

Cierto, es un régimen de entrenamiento imposible desde el principio.

Kazuki también lo dijo. Que este entrenamiento fue diseñado para hacerme renunciar.

'Recostémonos. Hice más que suficiente'.

Lentamente, se acercó a la tierra llena de arañas. Una delgada sonrisa surgió de su boca ensanchada.

'Sólo tengo que cerrar los ojos'.

Se sentirá como el cielo cuando me acueste en la tierra húmeda. Enfriará mi cuerpo caliente y me abrazará suavemente.

'Será cómodo...'

Como hay algo que bloquea mi camino como un muro, no es que pueda correr de todas formas...

'... ¿Muro?'

La fuerza entró en sus ojos sin vida. Incluso en este momento, se estaba acercando al suelo. Por un lado, sentía una extraña sensación de déjà vu. Casi como si lo hubiera experimentado una vez antes...

Justo cuando su cara estaba a punto de tocar el suelo, la complexión del joven fue repentinamente capturada por su conflicto mental.

Quiero acostarme. Quiero acostarme y cerrar los ojos...

"¡...!"

¡Kwak!

Sus manos tocaron el suelo un poco.

'¡Muro!'

¡El muro! El muro finalmente había venido por él. En el momento anterior a su colapso, finalmente vio el límite que podía superar.

¿Y ahora qué?

'Tengo que superarlo'.

Concentró la fuerza en sus brazos y se levantó. Se dirigió a la ladera de la montaña con sus piernas clamando. Y así...

"¡Uwaaaaaah!"

Seol Jihu comenzó a correr una vez más.


*


'Loco'.

Esa fue la evaluación que Jang Maldong dio después de observar a Seol Jihu alcanzar la cima de la montaña. Pensó que el joven finalmente se derrumbaría, pero extendió sus brazos en el último momento y se levantó. Entonces se las arregló para correr a su destino.

'Tú...'

En realidad, nunca esperó que siguiera su entrenamiento. En términos de juego, es como si hubiera derrotado a un jefe que no podía ser asesinado al causarle daño. En términos de guerra, se abrió camino a través de las minas de la serie PMD, las minas M16, las minas Claymore, los cables trampa e incluso las minas antitanque.

'¿Qué e...?'

En este punto, no se trataba de una simple cuestión de ser terco o tenaz. El cuerpo humano es más honesto de lo que uno podría pensar. Incluso si alguien intentaba aferrarse a su fuerza de voluntad, el cerebro cortaba todas las señales si las cosas parecían peligrosas.

Pero el hecho de que llegara tan lejos...

'¿Qué eres tú?'

... Significaba que había soportado un dolor que excedía ese entrenamiento. Aunque el entrenamiento de Jang Maldong buscaba poner su vida en riesgo, todavía se trataba de un riesgo simulado. El joven se había enfrentado claramente a múltiples experiencias reales que amenazaban su vida.

Mientras Jang Maldong estaba de pie en estado de shock, Seol Jihu corrió hacia la otra cima de la montaña, dejando sólo una única colina detrás.

Un paso, y luego el siguiente. Pronto, disminuyó la velocidad y vaciló.

Jang Maldong lo miró nervioso antes de parpadear sorprendido.

"Tú..."

Él estaba llorando. ¿Por qué estaba tan frustrado? Sus ojos aún estaban en blanco, pero estaba apretando los dientes para seguir escalando.

Jang Maldong estaba a punto de bajar inconscientemente pero se detuvo. Se mordió el labio inferior antes de abrir la boca, "... ¡Queda una!"

Cuando el joven se tambaleó y casi se cayó, Jang Maldong frunció el ceño y golpeó el suelo con su bastón.

"¡Date prisa! ¿¡Vas a rendirte ahora que casi has terminado!?"

Twitch. Seol Jihu se estremeció.

"Uuk... heuk..."

¡Apretó los dientes y contuvo sus lágrimas antes de finalmente lograr volver al punto de partida, con sus temblorosas extremidades! 

Crash. Un sonido de caída sonó en el momento en que llegó. Pronto, su cuerpo tembloroso se desplomó.

Después de un momento de silencio, Jang Maldong abrió la boca.

"¿Cuál es la razón?"

"…."

"He vivido una larga vida, pero nunca he visto a nadie como tú. ¿Cuál es la razón por la que vas tan lejos sólo para participar en el Banquete? ¡Mocoso loco!"

"... Zona Neutral..."

Parecía que no se había desmayado todavía, ya que los murmullos salían junto con sus jadeos.

"Me quedé ciego... sin ninguna preparación... esqueletos..."

"¿...?"

"Casi muero... así que... juré..."

De su boca salieron palabras difíciles de entender.

"... Veo tu determinación."

Con un corto suspiro, Jang Maldong lanzó lo que tenía en la mano. Tk. Una bolsa del tamaño de un puño aterrizó a su lado.

"Es Competencia".

Los ojos de Seol Jihu brillaban. ¿Había Competencia entre la medicina del jefe de la aldea? No, ¿El Paraíso tenía Competencia?

"¿Competencia...?"

"¿Qué tiene de sorprendente? La mayoría de los artículos de la Zona Neutral fueron hechos en el Paraíso".

Ahora que lo pensó, realmente es así. Lágrimas de Psychi es algo que un Paradisíaco también inventó.

"Bueno, tampoco pensé que lo vería aquí. Después de todo, su método de elaboración desapareció cuando el Imperio cayó."

"…."

"Debido a su rareza, debería tener un buen precio... ¿Quieres venderlo?"

Seol Jihu agitó su cabeza con firmeza. ¿Por qué lo vendería cuando lo quería desesperadamente? Jang Maldong abrió la boca como si lo hubiera predicho.

"Entonces, a partir de hoy, bebe una botella antes de empezar tu entrenamiento. La calidad del entrenamiento aumentará a partir de mañana. Podrás lograrlo si te bebes esa competencia."

Cuando Seol Jihu abrió la bolsa y vio botellas llenas de líquido lechoso, su cabeza se levantó.

"... ¿Perdón?"

"Nada ha cambiado".

Jang Maldong refunfuñó con una voz algo solemne.

"Lo que importa es que duraste otro día. Haré las maletas en cuanto te vea holgazaneando, ¿Entendido?"

Jang Maldong se dio la vuelta. Hizo una pausa en sus pasos antes de volver a la caverna y habló con una expresión más suave.

"... Descansa. Sólo se hará más difícil a partir de mañana."

No, quizás sea más apropiado describir su expresión como 'perdí'. Si Ian lo supiera, seguramente caería de espaldas en estado de shock. Después de todo, el joven había derrotado al anciano que era conocido por su terquedad.

"Ve a ducharte también antes de volver. Hueles horrible."

Hmph. Con un resoplido, Jang Maldong desapareció lentamente dentro de la cueva.

Seol Jihu permaneció colapsado en el suelo durante un tiempo antes de que se tambalease. Cuando sostuvo la bolsa en su mano, su expresión de cansancio se tornó confusa. Había estado demasiado desorientado como para notarlo antes, pero unas cuantas ventanas de mensajes flotaban en el aire.


[Se ha creado el rasgo 'Tenacidad'.]

[El rasgo 'Paciencia' ha evolucionado a 'Autocomando'.]

[Su estadística de estamina aumentó de 'Bajo (Alto)' a 'Intermedia (Bajo)'.]


Lo había hecho. Tener un cambio en las estadísticas no es algo fácil de hacer. No sólo requería más puntos para aumentarlos artificialmente, sino que también había una gran diferencia entre Bajo e Intermedio.

Lo que importaba era que Seol Jihu no usaba puntos para subir el nivel. A menos que uno fuera un atleta que entrenara regularmente, las estadísticas de Fuerza y Estamina son extremadamente difíciles de mejorar con el entrenamiento. Sin embargo, Seol Jihu se las arregló para tener éxito.

'No aumentó durante mucho tiempo'.

Como suponía. Aunque Seol Jihu nunca se había saltado el entrenamiento hasta ahora, nunca se había esforzado al máximo. Por eso sus estadísticas mantenían su rango actual sin subir.

Pero el duro entrenamiento de la semana pasada se había combinado con lo que había construido hasta ahora, resultando en este aumento de la resistencia. Una vez que dejara que su cuerpo se recuperara, sería capaz de sentir la diferencia.

Seol Jihu se levantó con una cara alegre. No pudo evitar sentirse extasiado. Durante los últimos siete días, tuvo que luchar constantemente sin descanso.

Por supuesto, como antiguo adicto al juego, no es la primera vez que luchaba consigo mismo. Sin embargo, sólo había perdido hasta ahora.

Pero hoy...

"... Jejejeje."

Había conseguido su primera victoria. Entonces, ¿Cómo no iba a estar feliz?