Reciente

viernes, 24 de abril de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 103

Capítulo 103. Los Hilos de los Vínculos se Unen (5)


[Bien hecho.]

Gula habló con una voz rara y alegre.

[No sólo detuviste el plan de los Parásitos, sino que también le diste un golpe considerable a sus fuerzas. Incluso la Reina Parásito no debería tener otra opción que flaquear por eso.]

Sonaba como si lo estuviera alabando. Para confirmarlo, Seol Jihu se inclinó e inmediatamente sintió un suave toque acariciando su cabello. ¿Fue porque se trataba de la mano de una diosa? Le gustaba lo cálido que era.

[Bien hecho. Nos has ganado mucho tiempo.]

'¿Tiempo?'

[Sí, este evento servirá como un robusto rompeolas para cuando saltes completamente al flujo del destino en el futuro.]

Estaba feliz de ser alabado pero no tanto con sus acertijos.

'Diosa Gula, puedo sonar impertinente, pero ¿Puedes ser un poco más directa?'

[¿Qué quieres decir?]

'Directa. Siempre pareces decir las cosas de una manera poco precisa'.

[….]

'Por ejemplo, las Cinco W; quién, qué, cuándo, dónde, por qué. Si al menos pudieras explicar las cosas de esta manera, ¿No sería más fácil para los dos?'

<< Nota: Cinco W - es una técnica para transmitir mensajes de forma eficiente. En inglés las palabras son: who, what, when, where, why. >>

Su atrevida pregunta detuvo la mano de Gula, y Seol Jihu sintió un suave golpe en su cabeza; casi como si Gula estuviera contemplando, '¿Qué debo hacer con este niño?'

[¿No te lo dije antes? Revelar secretos profundos afectaría en gran medida la ley de la causalidad.]

'¿Tan importante es no afectar la ley de la causalidad?'

[Por supuesto que sí. Puedes lograr el efecto deseado interfiriendo con la causa. Pero la ley de la causalidad es siempre imparcial.]

La suave y consoladora voz continuó.

[Aunque puedas hacer que la balanza se incline hacia un lado, la ley de la causalidad siempre la equilibrará.]

'¿Quieres decir que si influyes en la causa para obtener un efecto favorable, a la otra parte se le dará una causa y efecto similar?'

[Eso es. Y si no tenemos cuidado, podría anular todo lo que hemos hecho hasta ahora.]

'Entonces supongo que no puedo molestarte con eso...'

Seol Jihu aceptó en silencio. Gula debió sentirse mal al observar su mirada abatida. Su voz sonó.

[No es que no tenga cosas que quiero decir. Afortunadamente hay algunas posibilidades por delante, así que por el momento, ten paciencia y céntrate en tu crecimiento. Preocuparse demasiado por esto ahora sería lo mismo que poner la carreta delante del caballo.]

Los oídos de Seol Jihu se animaron después de escuchar que había un método para evitar el efecto equilibrador de la ley de causalidad. Sin embargo, no insistió en una explicación más allá de lo necesario.

El tono serio de Gula le hizo sentir que no debía investigar más el asunto. Aunque su curiosidad no había sido satisfecha, decidió seguir adelante y terminar lo que había venido a hacer.

La situación con su nivel era exactamente como Seol Jihu esperaba que fuera. Al participar en la misión de rescate, había acumulado bastante experiencia y mérito. Su participación indirecta en la destrucción del laboratorio y su posterior supervivencia contra todo pronóstico le dio una gran cantidad de puntos de contribución.

Era tanto que...

[En nombre de Gula, de ahora en adelante le otorgaré a Seol Jihu el título de Lancero de Maná de Nivel 3. ¡Espero de ti grandes hazañas dignas de la Clase Única!]

... Le sobraron puntos de experiencia después de que subió de nivel.

'¿Qué?'

Seol Jihu levantó rápidamente su cabeza, su emoción desapareció cuando una mirada de horror apareció en su cara.

[¿Qué sucede?]

'El nombre de la clase'.

[Es Lancero de Maná.]

La mandíbula de Seol Jihu cayó ante la firme respuesta de Gula, y luego se deprimió rápidamente. Después de dudar un momento, abrió los ojos y murmuró en su cabeza, 'Eso es demasiado cruel'.

[¿...?]

'¿Qué diablos es un Lancero de Maná...?'

[¿Qué quieres decir?]

'Quiero decir, ¿No tienes nombres de clase más geniales? Me da vergüenza decirle a la gente mi nombre de clase'.

[Pequeño mocoso.]

Seol Jihu sintió más fuerza en la mano que le acariciaba la cabeza. Preguntó rápidamente antes de ser golpeado.

'Gula-nim, hay algo que quiero preguntar'.

[Habla.]

'¿Sería posible que despertaras sólo uno de los colores del lado derecho?'

[No es ni remotamente posible.]

Justo como esperaba, Gula se negó rotundamente. Seol Jihu se frotaba las manos con una sonrisa suplicante, pero tan pronto como escuchó la respuesta de Gula, su expresión se volvió fría.

[Ni siquiera lo sueñes. Los tres colores del lado derecho están unidos y necesitan ser despertados simultáneamente. Como te dije la última vez, esto requiere una gran cantidad de puntos de contribución.]

Al escuchar esta respuesta, Seol Jihu se quejó interiormente: 'Eres una diosa, ¿Así que debes ser tan tacaña? Por lo menos, ¿No puedes cambiar el nombre de mi clase? Tu sentido del nombre apesta'. Se quejó de todas las maneras posibles.

[¡Impertinente!]

Thwack. Al final, Gula lo golpeó.

'¡Che!'

Seol Jihu se frotó su cabeza humeante y resopló.

'¡Espera y verás!'

Recordó haber escuchado que Luxuria, la diosa de la lujuria, es como una amable hermana mayor, que te daría un cálido abrazo. Además, se decía que su voz era sensual.

Seol Jihu prometió empezar a ir al templo de Luxuria de ahora en adelante, en lugar de venir aquí.

[Uf...]

Mientras Gula suspiraba como si estuviera decepcionada, Seol Jihu confirmó las nuevas habilidades que podía despertar. La Lanza de Maná podría evolucionar en 'Lanza de Maná - Múltiples', por ahora planeaba aprenderla él mismo.

También estaba el 'Aura', que amplificaba el poder de corte y el poder destructivo de su lanza. Cuando pensó en cómo aprendió esta habilidad durante el entrenamiento de Jang Maldong, una risa aturdida se le escapó de la boca. El aura es una habilidad que se puede aprender en el Nivel 3 y es extremadamente difícil de aprender en el Nivel 2.

El viejo Maldong sólo trataba de ayudarlo a aprender cómo materializar su maná. Pero una cosa que Jang Maldong había pasado por alto es la anormalmente alta estadística de maná de Seol Jihu, que fácilmente se enfrentaba a los 'Altos Rankers'. Fue capaz de aprender Aura rápidamente con la ayuda de la Circulación de Maná, que tenía un rango de competencia más alto comparado con su nivel, y el efecto de las Lágrimas de Psychi.

La cara del anciano en ese momento fue todo un espectáculo.

En cualquier caso, la habilidad que quedaba se llamaba 'Paso Flash', que sonaba vagamente familiar.

'Algún tipo de técnica de movimiento...'

Sentía que lo había visto antes en las novelas de artes marciales, pero eso era todo. Una mirada de preocupación apareció en su cara. Obviamente pensaba, '¿Cómo diablos se supone que voy a aprender esto?'

[Veo que estás preocupado.]

'No, es sólo que...'

Seol Jihu sacudió la cabeza, pero al darse cuenta de que Gula podía leer su mente, se rió débilmente.

[Fufu, estás preocupado por nada.]

'¿Preocupado por nada?'

[No tienes que preocuparte acerca de lo que está por venir. Mientras que no elijas huir o no hacer nada. Después de todo, has estado tejiendo los hilos de los vínculos uno por uno.]

'Ah, aquí vas de nuevo con sus enigmáticos acertijos'.

[Los hilos atados a ti están tratando de atar nuevos vínculos. Así que ten paciencia y espera.]

No tenía ni idea de lo que ella quería decir con hilos o vínculos. Tampoco le gustaba la palabra 'atar', ya que sonaba como si estuviera forzando a la gente. Pero el mensaje en su conjunto parecía ser bueno.

Seol Jihu asintió con la cabeza. Sabía que si contestaba sólo terminaría recibiendo un golpe. Más importante aún, su mente estaba llena de pensamientos sobre el Paso Flash.


*


Jang Maldong debió estar exhausto, mientras estaba tendido en el sofá. Ya había reunido a todos los que necesitaba, y quería volver. Pero la gente seguía visitándolo sin parar.

No es que le disgustara. De hecho, estaba bastante agradecido de que lo recordaran. Pero incluso las cosas buenas tenían que ser con moderación.

Además, había muchas personas que esperaban que saliera de su retiro y regresara al Paraíso. También, resultaba laborioso tener conversaciones profundas.

Y eso no era todo. Si había un tema que escuchaba más que su retiro, sería sobre el novato. Todos con quienes estuvo en contacto mencionaban al novato, tanto que empezaba a molestarse. Pero de nuevo, su interés se despertó.

'Espera, ¿Cómo se llamaba ese tipo...? ¡Ah, no!'

No terminó su pensamiento. Estaba retirado. No quería involucrarse más.

"Tendré que volver pronto. Si me quedo más tiempo que este..."

Jang Maldong recogió su corbata y su abrigo antes de que nadie más pudiera venir a molestarlo. Pero los cielos no fueron tan amables.

Toc, toc. Antes de que pudiera ponerse la corbata, sonaron los golpes en la puerta. Jang Maldong emitió un gemido antes de caer en el sofá y presionarse las sienes.

"... Entra, la puerta está abierta."

La puerta se abrió. ¿Quién sería esta vez? Jang Maldong entrecerró los ojos y miró hacia la puerta, sólo para ser sorprendido.

"¿Hay alguien aquí?"

Una voz vieja sonó. El visitante parecía tan viejo como Jang Maldong. Lo importante es que se trataba de alguien que Jang Maldong nunca había visto antes. El viejo visitante miró a Jang Maldong y preguntó en voz baja.

"Disculpe, ¿Hay un Terrícola llamado Seol aquí?"

'Bien, es Seol... Espera, Terrícola...'

La gente de la Tierra raramente se refería a sí misma como Terrícolas. En primer lugar, la palabra se utilizaba para distinguir entre Terrícolas y Paradisíacos, por lo que a menudo era utilizada por los Paradisíacos.

"Parece estar fuera... Ah, entra."

"Ya veo. Discúlpame entonces, te estaré molestando un poco."

El anciano visitante entró y se sentó en el sofá frente a Jang Maldong. Como el anciano visitante parecía tener la misma edad que él, Jang Maldong habló educadamente, "¿Te gustaría tomar un poco de té mientras esperas?"

El anciano visitante habló con la misma cordialidad.

"No, estoy bien. Además, no soy un Terrícola."

"¿Importa si eres Terrícola o Paradisíaco? Jaja".

Jang Maldong se rió entre dientes antes de preparar dos tazas de té y entregar una al anciano visitante.

"Gracias".

"No hay problema. Es un té coreano tradicional hecho con hojas de té que se encuentran en la Tierra. Es dulce aunque no tenga nada de azúcar".

El viejo visitante tomó cuidadosamente un sorbo antes de asentir con la cabeza.

"¡Sabe maravilloso!"

"Estoy feliz de que te guste. Si quieres, puedo darte algo para que te lo lleves a casa."

Al observar a Jang Maldong reírse, el anciano visitante se quedó un poco sorprendido. Parecía como si no supiera qué hacer con el inesperado trato.

Después de tomar unos cuantos sorbos más, Jang Maldong finalmente preguntó lo que estaba pensando.

"Disculpe, pero ¿Quién es usted? ¿Por qué está tratando de encontrar a ese joven?" Lo preguntó educadamente.

Como el antiguo visitante estaba acostumbrado a ser tratado como un NPC, no pudo evitar mirar a Jang Maldong bajo una luz diferente. Rápidamente fijó su postura para parecer un caballero antes de abrir la boca.

"Soy el jefe de la Aldea Ramman. He venido a darle las gracias en nombre de la aldea".

"¿Perdón?"

Jang Maldong fue tomado por sorpresa por la inesperada razón del anciano visitante. Fue entonces. Kiik. La puerta se abrió de golpe. Dos pares de ojos se giraron hacia ese sitio simultáneamente y encontraron a un joven entrando desanimado.

"¿Eh?"

Seol Jihu debe haber visto al jefe de la aldea mientras hablaba con sorpresa.

"¿Jefe de la aldea?"

Sólo entonces el jefe de la aldea mostró una amable sonrisa.

"Ha pasado un tiempo".


*


Seol Jihu y el jefe de la aldea conversaron cordialmente durante mucho tiempo. La atmósfera era muy agradable, como se podía esperar, dada la gran ayuda que se habían prestado mutuamente.

Después de ser relegado a un espectador, Jang Maldong escuchó atentamente su conversación.

"Debes ser un tonto, diciéndole al rey que use el lingote de oro que ganaste para nuestra aldea. ¿Sabes lo sorprendido que estaba al escuchar eso?"

'¿Qué?'

Jang Maldong estaba escuchando con la barbilla en la mano cuando escuchó lo que el jefe de la aldea dijo y levantó la cabeza.

¿Se ganó qué? ¿Cómo lo usó?

"Recuerdo que dijo que quería mudarse a la ciudad. No me gusta tener deudas sobre mis hombros."

"Esa es una forma de pagar tus deudas. ¿Cómo te las arreglaste para convencer al rey? Dudo que accediera fácilmente."

"Estaba preocupado al principio, así que tuve que contarle sobre su invaluable contribución para que la misión de rescate fuera un éxito. Ah, también me aseguré de explicarle sus circunstancias, para que no tengas que preocuparte por ser molestado por él."

"¡Por favor! Ya vino a verme personalmente e indirectamente me pidió que le echara una mano a la familia real."

"¿Huuh?"

"Bueno, no te preocupes demasiado por eso. Dijo que no mencionaría mi pasado, y le dije que lo pensaría".

A pesar de lo que decía, el jefe de la aldea parecía feliz de que el rey haya ido personalmente a reclutarlo. En ese momento, Seol Jihu recordó de repente las palabras de Gula sobre 'atar' a otros con vínculos. Pero rápidamente se olvidó de ello y felicitó al anciano.

El jefe de la aldea soltó una tos seca. Fue entonces cuando vio a Jang Maldong sentado aturdido y dijo: "Ah". Se dio cuenta de que había sido arrastrado por la situación y terminó hablando demasiado.

"Ah, él es..."

Cuando Seol Jihu trató de presentarlo, Jang Maldong abrió la boca: "Soy Jang Maldong, un aldeano insignificante".

"¿Jang Maldong?"

El jefe de la aldea mostró signos de estar asustado.

"¿Podría ser el famoso maestro de artes marciales de Haramark...?"

"Es una falsa reputación".

El jefe de la aldea sacudió la cabeza.

"¿Falsa reputación? Veo que eres humilde. Incluso entre los Paradisíacos, hay pocos que no hayan escuchado el nombre de Jang Maldong."

Después de decir eso, el jefe de la aldea extendió su mano, "Este insignificante aldeano se llama Arbor Muto. ¿Puedo tener el honor?"

"Me da vergüenza tomar tu mano".

"No lo estés. Sé muy bien cuánto has hecho por el Paraíso hasta ahora. Ya que hasta el jefe de una aldea remota sabe de ti, ¿Qué más hay que decir?"

Una vez que el jefe de la aldea lo dijo de esa manera, a Jang Maldong le resultó más difícil negarse. Seol Jihu vio a los dos ancianos darse la mano y sonrió con asombro.

'¡El anciano Maldong es realmente asombroso!'

Después de estrechar la mano, el jefe de la aldea, no, Arbor Muto se levantó. Jang Maldong lo siguió a toda prisa.

"¿Por qué no te quedas un poco más?"

"Está bien. Verás, la aldea entera ha estado muy ocupada preparándose para la migración".

Jang Maldong no pudo decir mucho una vez que escuchó esto. Arbor Muto miró de un lado a otro entre Jang Maldong y Seol Jihu antes de sonreír felizmente.

"Estaba pensando que este hombre es diferente... Parece que todo es gracias a ti. Mm, es normal que un maestro valiente fomente a un discípulo valiente."

"No..."

"Entonces debo agradecerle también. Ayudaste a salvar las vidas de cientos de aldeanos."

Jang Maldong estaba nervioso. Arbor Muto parecía estar equivocado sobre algo. Sin embargo, Arbor Muto continuó imperturbable.

"Tienes un excelente discípulo. Me da envidia".

En ese momento, los ojos de Jang Maldong se abrieron de par en par. Parecía aturdido, como si le hubieran golpeado en la cabeza con un martillo.

"Te acompaño a la salida". Mencionó Seol.

"Por favor, no. Me sentiré incómodo si lo haces."

Arbor Muto caminó hacia la puerta antes de detenerse repentinamente.

"Ah, en realidad hay una cosa que olvidé mencionar. Bueno, es más bien una solicitud."

"Por favor, adelante". 

Arbor Muto hurgó en sus bolsillos antes de sacar un papel doblado.

"¿Has escuchado de la Gran Montaña Rocosa?"

Seol Jihu inclinó su cabeza. No tenía ni idea, pero este es un lugar con el que Jang Maldong estaba familiarizado. Después de todo, ahí estaban enterrados innumerables recuerdos de cuando estaba en la flor de la vida. Por otra parte, representa un lugar de pesadillas para Chohong y Hugo.

Seol Jihu tomó el papel doblado y preguntó.

"¿Qué es esto?"

"Es un mapa de mi escondite en esa montaña".

"¿Perdón?"

"¿De qué te sorprendes tanto?"

"... ¿Cuántos escondites tienes?"

Arbor Muto se detuvo un momento antes de responder: "¿Veintidós?"

"…."

"Los inteligentes siempre están cavando túneles para escapar cuando lo necesitan."

Después de reírse como un niño, continuó: "De todas formas, está cerca de Haramark. Sólo llevará un día en carruaje".

"¿Qué quieres que haga?"

"No mucho. Debería haber algunos equipos desgastados y libros por ahí. Todo lo que tienes que hacer es traérmelos".

"Eso suena fácil".

"Debería serlo. Pero, te recomiendo que tengas cuidado. Hace tiempo que nadie visita ese lugar, y como construí el escondite en una cueva, no sé qué podría estar habitando en él ahora."

"Sí, lo entiendo".

Seol Jihu asintió con la cabeza lentamente.

"¿Cuándo los necesitas?"

"Puedes tomarte tu tiempo. Como sabes, he estado un poco ocupado últimamente. Puedes hacerlo cuando te aburras y quieras tomar un poco de aire fresco".

"Así que parece que tengo tiempo". Seol Jihu sonrió brillantemente.

"También..."

Arbor Muto hizo una sonrisa furtiva.

"Planeo pagar con lo que hay dentro del escondite. ¿Está bien así?"

"¿Con lo que hay dentro del escondite?"

"Sí, debería haber artículos y pociones en el interior. No son nada grandioso, así que puedo entender si prefieres recibir dinero".

"No, me parece bien". Seol Jihu estuvo de acuerdo inmediatamente, recordando que el jefe de la aldea era un distinguido Mago en su día.

"De todas formas, puedes ir cuando tengas tiempo." Con eso, Arbor Muto dejó la oficina.

"¿Qué clase de persona es él?" Jang Maldong finalmente salió de su aturdimiento y preguntó tan pronto como la puerta se cerró. Seol Jihu dudó como si le resultara difícil responderle.

"No parece el tipo de hombre que pertenece a una aldea remota."

"¿Cómo lo supiste?"

"No parece simple, y puedo entenderlo fácilmente por su conversación. Si el rey le hizo personalmente una oferta, no debería ser un viejo ordinario".

"Ah... eso es verdad."

"Está bien. Puedo guardar secretos".

Seol Jihu se rascó la mejilla y abrió la boca como si no tuviera elección.

"Entró en reclusión, pero una vez fue un famoso mago en el Ducado de Delphinion."

"Ducado de Delphinion", exclamó Jang Maldong sorprendido.

"Un Mago del Imperio. Es un hombre aún más grande de lo que imaginé".

"¿El Imperio? Pero es del Ducado de Delphinion".

"El Ducado de Delphinion fue uno de los ducados de las familias de duques del Imperio."

Habiendo escuchado esto por primera vez, los ojos de Seol Jihu se abrieron de par en par.

"Pero a ese anciano le gusta hacer las cosas de forma indirecta. Podría habértelo dicho directamente. En lugar de eso, lo hace una solicitud..."

Jang Maldong se rió antes de levantar repentinamente su brazo con una cara suave y poner su mano en el hombro del joven.

"Gracias".

Tap, tap. Le dio un par de suaves golpes en los hombros y sonrió. Esta fue la primera sonrisa que vio Seol Jihu.


*


A pesar de decir que se iría lo antes posible, Jang Maldong se quedó un día más con el pretexto de que vería a Chohong y Hugo una vez más. Por supuesto, su verdadera razón era otra cosa.

No podía quitarse de la cabeza la reunión con Arbor Muto. No pudo olvidar las palabras que le dijeron. Una sensación refrescante surgía constantemente dentro de él, sin querer desaparecer.

Había estado lleno de quejas, pero ahora quería quedarse en el Paraíso.

Por supuesto, quedarse en el Paraíso implicaba el riesgo de tener que encontrarse con alguien. Y la intuición de Jang Maldong fue acertada.

"¡Maldong!"

Ian vino a visitarlo una vez más. Jang Maldong mostró claros indicios de estar cansado, pero después de ser convencido por las palabras de Ian de que esta podría ser la última oportunidad para que bebieran juntos, se dirigió a Come, Bebe y Disfruta.

"Pensé que ya te habrías ido. Estoy sorprendido."

"Me voy pronto".

"Vamos, ¿Realmente tienes que hacerlo?"

"Por supuesto, no seré bienvenido si me quedo de todos modos."

"¡Jajaja! ¿Quién en el Paraíso no te dará la bienvenida? ¿Quién?"

Ian escupió un poco de saliva mientras protestaba fuertemente.

"¿Piénsalo, amigo, hm? ¡Haramark todavía te necesita!"

En realidad, Ian Denzel es una de las personas con las que Jang Maldong se sentía más incómodo. Eso es porque Ian era uno de sus amigos más cercanos que deseaba fervientemente su regreso.

"Uf..."

Viendo a Jang Maldong permanecer en silencio, Ian suspiró profundamente. Debe haber bebido mucho mientras el olor a alcohol salía de su boca.

"Roger, Garp, Sengoku... No quedan muchos que conozcan el viejo Paraíso".

<< Nota: Roger, Garp, Sengoku - hace referencia a personajes del anime de One Piece. >>

"Han pasado docenas de años. Es obvio..."

Jang Maldong asentía con la cabeza cuando... "¿Qué? Ro... ¿Quién?"

Frunció el ceño y preguntó. Ian bajó la cabeza antes de estallar en una risa incontrolable.

"¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza! ¡Esperaba que estuvieras amargamente de acuerdo con lo que dije!"

Jang Maldong chasqueó su lengua con una mirada atónita.

"Veo que no has perdido tu hábito de decir tonterías. ¿Todavía ves esas animaciones?"

"Por supuesto que sí. Deberías verlos también. El anime es divertido."

"¿A mi edad? Incluso tú deberías mirar con moderación. No te regañaré por mirarlas, pero ¿No es vergonzoso decir tonterías como esas?"

"¿Consejo de un amigo? ¡Bien! No las veré de ahora en adelante."

Tak. Ian golpeó la mesa, sus ojos parpadeaban con la luz.

"Así que deberías regresar al Paraíso".

Jang Maldong puso una expresión de cansancio ante el intento de Ian.

"Seguro que eres persistente, te concedo eso. ¿No te cansas?"

"¿Sabes por qué no me rindo y te molesto hasta el final?"

Su pregunta fue respondida con otra pregunta.

"Yo no".

"Es porque sé que tienes remordimientos".

Jang Maldong estaba a punto de vaciar un vaso cuando se detuvo y miró a Ian solemnemente.

"El Jang Maldong que conozco está seguro de atar y cortar las conexiones, pero sus visitas de vez en cuando significa que todavía tiene sentimientos persistentes del Paraíso." Ian enfatizó su punto.

Jang Maldong bajó lentamente su vaso.

"¿Qué es lo que sabes?"

"Dudo que haya alguien en el Paraíso que te conozca mejor que yo."

"…."

"No ayudar a la Alianza de Hombres Bestia. Las revueltas y los conflictos internos. Los innumerables Paradisíacos que murieron como resultado."

"…."

"No creo que nada de eso sea culpa tuya."

"... Tienes razón", Jang Maldong estuvo de acuerdo.

"Pero creo que, al menos, yo tuve un papel en eso. No debería haberles dado poder con tanta facilidad."

Su voz estaba llena de arrepentimiento.

"Cómo cambian los humanos una vez que obtienen el poder. Nunca me he arrepentido tanto de mi profesión en mi vida."

"Si eso es lo que realmente piensas, entonces no te detendré".

Ian se encogió de hombros.

"Pero el Jang Maldong que conozco no es alguien que olvidaría su error y lo abandonaría. Es del tipo que lo arregla y lo compensa."

"Dejemos de hablar de esto".

Jang Maldong reveló su malestar.

"No hay razón para que me quede en el Paraíso".

"No".

Sin embargo, Ian no se detuvo.

"Hay una. Todavía tienes un sueño que alcanzar."

"Es un sueño inalcanzable".

Jang Maldong comentó amargamente.

"Es demasiado tarde. El Paraíso ya está..."

"No, te equivocas." Ian lo refutó antes de que pudiera siquiera terminar su pensamiento.

"Creo que la vida es como las cuatro estaciones. Cuando pasa la primavera, llega el verano. Cuando el verano se va, el otoño llama a la puerta. Y cuando el otoño se va, entra el invierno."

"Basta de acertijos ambiguos. Si hay algo que quieras decir, dilo claramente."

"Es Seol".

Ian sacó a relucir su punto principal.

"¿Qué pasa con él?"

"Creo que el cambio ya ha comenzado."

"Haces que suene como si fuera a devolver el Paraíso a lo que solía ser."

"No estoy mintiendo. Sé que sucederá, y estoy deseando que ocurra".

Jang Maldong podía decir por los ojos de Ian que hablaba completamente en serio. Podía sentir que cada palabra que decía tenía un peso detrás.

"Cada vez que pensamos que no se puede hacer, cada vez que pensamos que es imposible, Seol lo hace realidad. Cuando escuché que había regresado de la misión de rescate con vida, me convencí. Puede que haya tenido suerte las dos primeras veces, pero no la tercera. Seol tiene un poder especial."

Jang Maldong cerró los ojos. Un largo suspiro se escapó de su boca.

"Ese tipo... sé que es especial. Reconozco que es bueno. Pero..."

Jang Maldong dudó, y luego se torció los labios.

"Pero nunca se sabe. ¿Quién sabe si cambiará en el futuro como el resto de ellos?"

"Por eso te necesita."

Ian habló como si hubiera estado esperando este momento exacto.

"Seol necesita alguien que lo guíe, alguien que lo mantenga en el camino correcto."

Lo expresó como si estuviera cansado de tener que decir cosas tan obvias. Jang Maldong no dijo nada. Sólo jugueteó con su vaso de alcohol. Desde el exterior, parecía que estaba pensando en algo.

Ian inclinó su propio vaso, aunque su cara estaba enrojecida.

"Maldong".

Su lengua se arrastraba, pero las palabras que decía eran claras.

"En las cuatro estaciones de la vida, la primavera no vendrá sólo por esperar."

"…."

"Tienes que soportar el frío amargo y luchar para atravesar la tierra congelada. Sólo entonces podrás ver la luz del día y dar la bienvenida a la primavera."

"…."

"No te estoy diciendo que hagas nada. No te estoy diciendo que vuelvas al frente. Ambos hemos fracasado una vez, y hemos envejecido."

Después de decir eso...

"Pero si todavía te aferras al sueño que una vez tuvimos..." Continuó con una sinceridad y seriedad que no existía antes.

"Entonces al menos saca tus últimas fichas. Como un último aliento, apuesta a la carta que puede cambiar la marea de..."

¡Koong! Ian arrastró las últimas palabras antes de que su cabeza golpeara la mesa. Durante los siguientes momentos, hubo un largo silencio. Jang Maldong escuchó los murmullos ebrios de Ian, y luego sonrió amargamente.

"Es fácil de decir, maldito."

Levantó el vaso en su mano y se lo llevó a la boca.


*


No fue hasta tarde en la noche que Jang Maldong dejó el bar. Después de decirle al dueño que tirara a Ian en algún lugar a un lado de la calle, se dirigió de nuevo a la oficina de Carpe Diem. Tal vez porque estaba borracho, sus pies se tambaleaban de un lado a otro.

Los pasos de Jang Maldong se detuvieron frente a la puerta de la oficina. Ahora que lo pensaba, no tenía ninguna razón para entrar. Sólo tenía que dar la vuelta y dejar el Paraíso. Entonces, todo habría terminado.

Después de dudar durante algún tiempo, Jang Maldong echó un vistazo dentro. "Hoh". Luego, inconscientemente exclamó con asombro.

En el primer piso, un joven estaba entrenando arduamente. Aunque era tarde, trabajaba tan duro como el primer día que lo conoció.

Al mirarlo, varias declaraciones aparecieron en su mente.


|¿Puedes creerlo? Consoló un alma. ¡Un alma!|

|Eso fue muy gracioso. Se paró allí y dijo: 'Si quieres tomarlo, hazlo sobre mi cadáver'. Dios, todavía lo recuerdo claramente.|

|Es un idiota. ¿Sabes por qué se ofreció como voluntario para ser el cebo durante la batalla de la Fortaleza Arden? ¡Dijo que no quería que el ejército real sufriera ningún daño!|

|Es un Terrícola un poco único. ¿Cómo debería decir esto...? El rey dijo que parece que no está tratando el Paraíso como un juego. Teresa se enamoró de él, lo cual lo dice todo.|


Lo más importante...


|Tienes un excelente discípulo.|


Las palabras que Muto le dijo lo hicieron temblar. Había escuchado las mismas palabras varias veces para los incontables Terrícolas que entrenó. Sin embargo, esta fue la primera vez que recibió este sentimiento.

Después de todo, incluso las mismas palabras podían tener diferentes significados.

Cuanto más lo pensaba, un hilo apretado parecía atar su pierna, diciéndole que se quedara.


|Sé que todavía te arrepientes.|


Jang Maldong suspiró.

"No tenía remordimientos, sólo aparecieron ahora, bastardo."

Después de murmurar para sí mismo, miró fijamente al joven con ojos complicados.

'Si tan sólo fuera un genio...'

Por lo que pudo deducir durante el corto tiempo que lo entrenó, el cuerpo físico del joven era increíble para su nivel. Sin embargo, sus talentos eran estrictamente promedio.

No es del tipo que sorprende a nadie si se le deja solo, pero tampoco es del tipo que decepciona a nadie.

Si no fuera exactamente como así, habría sido capaz de irse sin dudarlo. Eso es lo que lamentaba.

Si pudiera enseñarle esto, si pudiera enseñarle aquello...

En otras palabras, Seol Jihu podría hacerlo si supiera cómo.

'¿Por qué tenía que aparecer ahora entre todos estos tiempos?'

Jang Maldong presionó su sombrero de fieltro. Luego, caminó lentamente hacia adelante.


*


Seol Jihu estaba feliz. Eso se debía a que Agnes acababa de contactarlo, diciéndole que vendría a visitarlo pronto. Aunque dijo que podría llegar tarde, él sabía que Agnes cumplía sus promesas.

Emocionado por preguntarle sobre el Paso Flash en el momento en que llegó, entrenó por sí mismo mientras esperaba.

Fue entonces...

"Hoh".

Seol Jihu se dio la vuelta al escuchar que la puerta se abría. Luego parpadeó los ojos con sorpresa.

"¿Anciano Jang Maldong?"

"¿Dijiste que tu nombre era Seol?"

Dejando a un lado el hecho de que Jang Maldong entró sin anunciarse, Seol se sorprendió más al llamarle por su nombre por primera vez.

"Hay algo que quiero preguntarle."

Curioso por su repentina declaración, bajó tranquilamente de la máquina de ejercicios.

"¿Cuál es la razón por la que vienes al Paraíso?"

La cara de Seol Jihu se contorsionó. No pudo determinar la intención detrás de la pregunta. Olía un poco de alcohol proveniente de él. Sus gentiles ojos parecían estar ardiendo con llamas invisibles.

"Quiero saber por qué vienes al Paraíso".

Sintiendo que algo no estaba bien, Seol Jihu reflexionó cuidadosamente sobre la pregunta antes de abrir la boca.

"Porque me gusta este lugar".

"No, no algo simple como eso."

El anciano preguntó de nuevo.

"Sé más concreto. ¡Dinero y fama! ¡Beneficios o libertad! ¡Cosas así!"

Seol Jihu agitó la cabeza.

"Um... no es nada de eso."

"¿No lo es?"

El anciano preguntó bruscamente.

"¿No te gusta el dinero y la fama?"

"No, no es que los odie. En primer lugar, no creo que haya nada malo en que me gusten."

"Eso es verdad".

"Pero no vengo al Paraíso por ellos."

"¿Entonces por qué?"

"Porque este es el lugar al que pertenezco".

Seol Jihu se rascó la mejilla.

"También es el lugar que me dio un nuevo comienzo..."

Hizo una expresión de preocupación antes de sonreír.

"No se me ocurre nada más que decir aparte de que me gusta estar aquí."

El anciano mantuvo sus ojos fijos en él todo el tiempo. Como para no perderse ni el más mínimo movimiento de sus músculos faciales, examinó cada fibra de su cabello y reflexionó sobre cada palabra que dijo.

Después de un breve momento de silencio, el anciano comenzó a hablar una vez más.

"Entonces".

"¿...?"

"Estarás triste si el Paraíso desaparece."

"Por supuesto".

Seol Jihu respondió con una gran agitación. ¿El Paraíso está desapareciendo? Finalmente había encontrado su lugar para estar. Ni siquiera quería imaginar algo así.

De hecho, no sabía por qué estaba diciendo semejante frase en primer lugar. Así que cuando le dio al anciano una mirada confusa, su expresión feroz se suavizó.

"... ¿Es eso cierto?"

Su voz ronca también se suavizó.

"Sí".

Seol Jihu inclinó su cabeza y respondió claramente.

"¿Pero por qué me preguntas eso?"

Aunque hizo esta pregunta, el anciano no respondió. Su bastón de madera, que había estado constantemente golpeando el suelo, finalmente se detuvo.

"Maldito mocoso".

De repente maldijo.

"10 años... no, si tan sólo hubieras llegado 5 años antes."

Incluso apretó los dientes.

"¡Apareciendo ahora de todos los tiempos...!"

Se mordió los labios antes de darse la vuelta y pisotear.

'¿Hice algo malo?'

Como si le hubiera alcanzado un rayo bajo un cielo claro, Seol Jihu hizo un puchero.

Jang Maldong bajó al sótano y abrió el armario de hierro. El armario estaba lleno de ropa que solía usar en el pasado. Con los ojos sedientos, se quitó bruscamente el abrigo. Procedió a quitarse la camisa y los pantalones antes de ponerse la ropa de entrenamiento.

Cuando se vio en el espejo, una sensación de frescura surgió en su interior.

Pronto, llevando su palo de madera, Jang Maldong subió las escaleras.

El creador de las leyendas.

El Creador de Reyes del Paraíso finalmente había regresado.