Reciente

jueves, 9 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 90

Capítulo 90. La Propuesta Del Gran Duque (1)



Las palabras que Sovieshu dijo ayer permanecieron en mi mente. El frío de la mañana me puso la piel de gallina, pero no enfrió el fuego dentro de mí. El sonido de los pájaros me recordó a Reina y solo sirvió para deprimirme más.

El hijo de una concubina no puede ser un príncipe o una princesa. Y, sin embargo, Sovieshu sugirió que si no podíamos concebir un hijo juntos, tal vez lo adoptaría...

No me gustó.

Era preferible tener otro bebé que uno nacido entre Sovieshu y Rashta. No importa cuánto lo haya pensado, no creí que pudiera amar al bebé. No, estaba bastante segura de que no lo haría.

"Su Majestad."

La voz de la Condesa Eliza rompió mi ensueño, y aparté la mirada de la ventana. Estaba tan perdida en mis pensamientos que ni siquiera me di cuenta de que estaba cerca.

"¿Qué pasa?"

Traté de parecer casual, y ella me habló en voz baja.

"El Gran Duque Kapmen está aquí."

"¿Él?"

"Sí."

Entré en la sala y encontré al Gran Duque Kapmen de pie con su sombrero en una mano. Era la primera vez que lo veía desde que golpeó a Sovieshu. Eché un vistazo a su mano para ver si estaba bien, pero no parecía estar lastimado.

"Está bien. Gracias por su preocupación."

¿Se dio cuenta de mi mirada? El Gran Duque respondió sin rodeos mientras agitaba brevemente su mano. Fue entonces cuando me di cuenta de repente.

"La poción ha desaparecido."

Lo miré con asombro, pero cuando respondió, su voz era fría.

"Parece como si estuvieras esperando que nos separáramos. ¿Quieres que me vaya?"

Lo miré sorprendida; él suspiró y se disculpó.

"...Lo siento, estoy en un estado emocional inestable. Es por eso que tergiversé lo que dijiste. Espero que entiendas."

"Ah. ¿Entonces la poción sigue...?"

"Sí."

Cuando lo observé más de cerca, noté que su mano, que sostenía su sombrero temblaba. Más preocupaciones surgieron en mi mente.

"¿La droga suele durar tanto?"

"Eso es lo que me preocupa."

El Gran Duque Kapmen volvió a suspirar. Al mismo tiempo, ajustó el espacio entre sus pies y los míos. Parecía querer mantener cierta distancia de mí.

"Dijiste que la creaste, ¿verdad?"

"Quería hacer algo para el mercado negro cuando era estudiante de la academia... la poción no suele funcionar así."

El Gran Duque suspiró una vez más y jugueteó con su mano.

"¿Qué tan efectiva es usualmente?"

"Es solo el sentimiento de cuando te enamoras por primera vez. No se supone que dure tanto, y el antídoto debería haber funcionado."

"¿Lo has usado alguna vez en una persona?"

"Por supuesto. Por eso te lo di."

Suspiró por tercera vez.

"La droga ya existía desde hace algunos años. Si hubiera funcionado así de poderosamente en primer lugar, ya se habría extendido enormemente."

Eso era verdad. Los síntomas que mostraba el Gran Duque Kapmen no eran de un simple enamoramiento, sino de una abrumadora y febril pasión. Tal droga ... tendría muchos usos.

"¿Quizás es un efecto secundario?"

Lo miré con ansiedad, pero no respondió mi pregunta.

"...Me voy del imperio."

Esta vez, él estaba aquí para decir adiós.

En ese momento, mis ojos comenzaron a ponerse borrosos. No estaba tan cerca del Gran Duque Kapmen como lo estaba del Príncipe Heinley, Reina o la Duquesa Tuania, pero mi corazón estaba sufriendo por estas repetidas despedidas. Empecé a divagar antes de darme cuenta.

"¿Qué pasa con el comercio? ¿Qué pasa con las relaciones diplomáticas? Todavía está en progreso. Si te vas—"

"El emperador no lo quiere."

"Yo estoy a cargo de eso."

"Pero mientras esté relacionado con asuntos estatales, no se pueden hacer tratos sin la aprobación final de su esposo."

Mi corazón latía con fuerza, pero por una razón diferente. Estaba enojada. Estaba enojada porque todo mi esfuerzo por establecer relaciones diplomáticas con Rwibt se había desmoronado como un castillo de arena, todo por los sentimientos de Sovieshu.

Me quedé allí con los labios cerrados y Kapmen apretó su mano.

"No te enojes."

"..."

"Por favor. Si estás molesta, siento que me duele mucho el corazón. Por favor..."

Presionó su pecho, luciendo angustiado. Forcé una sonrisa, pero no parecía funcionar, así que dirigí mis palabras hacia otra dirección.

"¿Entonces la relación diplomática ha terminado por completo?"

El Gran Duque Kapmen levantó cautelosamente su mano de su pecho, como para verificar si su intento de reprimir sus sentimientos funcionó.

"Ya que no puedo crear una alianza con el Imperio Oriental, buscaré en otros países. No importa cuáles."

"...Ya veo."

Me tragué el nudo en la garganta y le di una sonrisa hueca mientras me inclinaba.

"Gracias por decirme las circunstancias."

"Buscaré en otros países para descubrir cómo eliminar los efectos de la droga."

Cuando terminó de hablar, mantuvo sus ojos en mí y le di mi renuente bendición.

"Yo... espero que tus alianzas vayan bien."

Sabía que estaba trabajando duro y deseaba que encontrara un mejor socio comercial. Por otro lado, tampoco quería eso para él. Mi estómago pareció revolverse.

"...aunque solo estoy siendo medio sincera."

El Gran Duque Kapmen abrió enormemente los ojos, y luego se echó a reír. Se rió tanto que tuvo que limpiarse las lágrimas de los ojos. ¿La poción de amor aumentó su respuesta a mis palabras? No sabía por qué se estaba riendo, pero lo estaba haciendo tanto que empecé a sentir vergüenza. Sentí como si hubiera traicionado un deseo obvio.

'Él podría burlarse a mis espaldas.'

"Está bien. Fue muy lindo."

"¿Qué?"

Ofreció una sonrisa silenciosa, y no supe qué decir. A veces, la forma en que hablaba... era como si estuviera respondiendo a los pensamientos en mi mente. Me movía torpemente.

Kapmen abrió la boca para volver a hablar, pero luego se detuvo. ¿No iba a decir adiós? ¿Le dolía decirlo? ¿Sería mejor si me despidiera primero?

Lo recordaría como la persona que me mostró lo que se siente ser amada. No era tan querido para mí como el Príncipe Heinley, pero disfruté conocerlo durante el tiempo que compartimos. Intenté despedirme primero, cuando el Gran Duque me hizo una propuesta inesperada.

"Vámonos juntos."

"¡!"

"Quiero que vengas conmigo. Me encantaría que lo hicieras."

Lo miré con asombro. ¿Qué? Estaba congelada, y él se llevó el sombrero al pecho.

"Tu corazón solo se pudrirá si te quedas aquí. Vámonos al continente Hwa. Vivirás sin dolor y estarás rodeada de todas las cosas buenas del mundo."

"Gran Duque..."

¿Era la poción hablando de nuevo? Pero aunque esperé, él no corrigió sus palabras. Mientras me miraba a los ojos, extendió una mano temblorosa hacia mí.

"Haré todos los preparativos si me lo permites."