Reciente

jueves, 9 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 87

Capítulo 87. La Partida De Heinley (2)




El Príncipe Heinley se separó de la Emperatriz, e inmediatamente fue a encontrarse con Sovieshu para darle las noticias.

"¿Regresas a tu país?"

Cuando Sovieshu escuchó el informe, miró al Príncipe Heinley y luego murmuró para sí mismo por un momento.

"Y el Gran Duque también..."

El Príncipe Heinley no dijo nada. Destruir el futuro para demostrar el amor de uno era una acción que los niños emocionales de cinco o seis años harían. La atmósfera se endureció cuando los dos hombres se observaron durante un rato. Después de un breve momento, Sovieshu sonrió.

"Muy bien. Que tengas un regreso seguro."

Más tarde, el Príncipe buscó al Duque Elgy, pero ya había alguien más con él.

"Voy a hacerlo por ti."

Una voz familiar provenía de la habitación del Duque.

"Definitivamente... muchas gracias."

Era la voz de una mujer. Heinley se escondió y esperó a que su amigo estuviera solo y tan pronto como se abrió la puerta, Rashta salió.

"No se preocupe, Señorita."

Después de que el sonido de pequeños pasos se desvaneciera, Heinley salió de detrás del pilar y caminó hacia el Duque.

"Estaba esperando que salieras."

Elgy sonrió, a pesar de que el príncipe había aparecido de la nada.

"Siempre te estás escondiendo aquí y allá."

"Vine aquí para hablar contigo."

"¿Regresas a casa?"

"Se trata de otra cosa."

"¿Qué quieres decir?"

En lugar de hablar, el Príncipe Heinley señaló la puerta abierta, y ambos hombres entraron en la habitación e inmediatamente después de que la puerta se cerrara tras ellos, Heinley habló.

***

Cuando desperté a la mañana siguiente, el Príncipe Heinley ya se había ido. El portador de las sombrías noticias fue Sir Artina, quien me informó que se había ido rápidamente al amanecer.

"Ya veo."

Me despedí ayer, pero si hubiera sabido que era nuestra última reunión, habría dicho algunas palabras más. Asumí que lo vería de nuevo al día siguiente.

Aunque tuvimos un comienzo extraño, habíamos logrado convertirnos en buenos amigos. Debí haberle dicho eso. Pero no fueron solo el Príncipe Heinley y Reina quienes me dejaron.

Fui al palacio central a trabajar, pero estaba tan deprimida que volví al palacio del oeste para almorzar con mis damas de compañía. Allí me dieron noticias inesperadas.

"Su Majestad, la Duquesa Tuania está dejando la capital."

"¿Está dejando la capital? ¿Entonces el divorcio—?"

"El juez debe haber fallado a favor del Conde debido al Vizconde Langdel."

"¡Entonces…!"

Sentí una punzada de culpa. Había logrado salvar al Vizconde Langdel, pero la información que encontró ya estaba enterrada, lo que puso a la Duquesa Tuania en desventaja en el juicio.

"..."

Mientras me reprochaba, Laura sacudió la cabeza.

"No esté tan triste, la Duquesa Tuania quería agradecerle a Su Majestad."

"¿La Duquesa Tuania?"

La Condesa Eliza sacó una pequeña carta de su bolsillo interior.

"Ella me pidió que le entregara esto."

Después de que las damas de compañía se fueron al terminar la comida, saqué la carta y la abrí.

— Sé lo que hizo por el Vizconde Langdel. Gracias por su bondad. Sé que se culpará, así que le dejo esta carta.

'Duquesa…'

— Decidí seguir al Vizconde Langdel. Trató de dar su vida por mí, y ahora quiero estar con él. Sería mejor si todo esto no sucediera, pero en el futuro, si tiene alguna dificultad, sin duda se lo pagaré. Por favor, queme esta carta después de leerla.

Aunque no había firma, reconocí la letra de la Duquesa Tuania. Miré el papel por un momento, luego encendí una vela y quemé la carta.

'El amor puro del Vizconde Langdel por ella, finalmente atrajo su corazón...'

La Duquesa Tuania era una mujer sabia y superaría cualquier cosa.

La carta pareció arder lentamente primero, pero pronto la llama rápidamente consumió el papel. Finalmente, todo lo que quedaba era una pequeña punta entre mis dedos. La puse sobre la mesa y apagué la vela.

El Príncipe Heinley, Reina y la Duquesa Tuania. Se habían ido tres personas. Dos muy lejos, y el destino de una era desconocido.

Caí en una depresión. Esa noche, esperé a que Reina tocara la ventana con su pico, pero todo permaneció en silencio. Abrí la ventana y entró la brisa, hacía tanto frío ahora, que se me puso la piel de gallina.

– ¿No hace frío?

La pregunta del Príncipe Heinley ayer pareció ser traída por el viento.

"Hace frío."

Di una respuesta tardía y dejé la ventana abierta mientras me acurrucaba dentro de mis mantas. No había rastro de Reina a la mañana siguiente.

***

"¡Achú!"

"Oh, no. Debe estar resfriada, Su Majestad."

La Condesa Eliza, que vino a atenderme por la mañana, se sorprendió cuando estornudé. Me soné la nariz y asentí avergonzada.

"Supongo que sí."

Lo más probable es que fuera porque dormí con las ventanas abiertas.

"¿Debo cancelar la agenda de hoy?"

La Condesa me miró ansiosa. Revisé mi agenda y le pedí que lo hiciera.

"Y llama al doctor del palacio."

Un resfriado leve no importaría, pero algo más serio sería un problema. No podía sonarme la nariz ruidosamente delante de las personas y los ministros con los que tenía que mantener conversaciones serias.

"Por favor, tráeme algo cómodo para ponerme."

Cuando la Condesa Eliza se fue para llamar al doctor del palacio, otra dama de compañía vino para ayudarme a ponerme un vestido cálido y grueso. No me puse ningún otro adorno. Más tarde, Laura trajo una sopa ligera y yo desayuné sola.

Aproximadamente media hora después, la Condesa Eliza regresó con el doctor del palacio. Después de recomendarme reposo en cama, el doctor me diagnosticó un resfriado leve, me dijo que no me esforzara y luego me recetó un medicamento. Tan pronto como lo tomé, cerré los ojos.

Cuando los abrí de nuevo, ya era mediodía. Una dama de compañía aún no había retirado el recipiente de la medicina  y la ventana estaba firmemente cerrada. Miré la ventana cerrada y me levanté para abrirla de nuevo por costumbre. Quizás Reina viniera mientras dormía...

La Condesa Eliza, que entró con una toalla y una gran palangana, me vio e inmediatamente comenzó a reprenderme.

"Oh no. Hay un fuerte viento helado y no puede dejar las ventanas abiertas, Su Majestad."

Puso la palangana al lado de la cama y cerró la ventana. Quería abrirla de nuevo, pero no quería discutir cuando estaba preocupada por mí.

'Mientras esté en la habitación y esté despierta, todo estará bien.'

Entonces podría abrirle la ventana a Reina.

Vi como la Condesa sumergía la toalla mojada en el agua caliente y la estrujaba, luego la usaba para calentarme las manos y los pies.

"Necesita recuperarse pronto."

"Lo haré."

"Ah, y en mi camino para encontrar al doctor del palacio, escuché que el Señor Koshar pronto llegará a la capital."

"¿Mi hermano mayor?"

Primero me sobrevino la alegría, y luego la ansiedad. Koshar era un buen hermano para mí... pero era un poco bruto. No comenzaría peleas, pero una vez que hubiera una discusión, a veces se volvía violento. Cuando me convertí en emperatriz, a mi padre le preocupaba que mi hermano causara algún problema que dañara mi reputación y rápidamente lo envió a una región lejana.

'¿Mi hermano podría quedarse quieto cuando se entere que Rashta está embarazada...?'